Barcelona: De la prohibición al indulto global



POR ÀLEX GUBERN

BARCELONA. Entre 2004 y 2005, el Ayuntamiento de Barcelona se consideró capaz de poner orden en las calles. En medio de la polémica por el incivismo, y cuando aún no se había apagado el debate entorno a la prostitución -caso Bailén 22, Scenic, presencia de mujeres en Sant Antoni…-, el equipo de gobierno municipal toma dos medidas fundamentales: aprueba la nueva ordenanza de Civismo y modifica la parte de la de Locales de Concurrencia Pública en lo que afecta a los locales de .

En uno y otro caso, la estrategia fue parecida, apostar por un texto de máximos, si bien el balance en uno y otro caso no puede ser más desigual. En el caso de la ordenanza de Civismo se ha dado a la Guardia Urbana un poderoso instrumento que se aplica a discreción, según el criterio de cada momento, ejerciendo más o menos presión según convenga.

Textos de máximos

Por contra, el mismo texto de máximos en cuanto a la prostitución se ha demostrado no sólo estéril, sino del todo contrario a la tesis inicial. De lo que debía ser una ordenanza de casi prohibición, se ha pasado a un apaño legal que al final llevará al indulto y a la legalización de los de la ciudad. En medio, cinco años perdidos en los que ni se ha avanzado en la defensa de los derechos de las ni se ha aplacado el enfado de los vecinos.

La prohibición de que entre un local y otro hubiese un mínimo de 200 metros, la misma distancia con respecto a una escuela y demás centros protegidos y, sobre todo, la no contigüidad con domicilios llevaba a la práctica a un cierre total. Según cálculos del Ayuntamiento, el grueso de los 300 prostíbulos en funcionamiento tenía imposible cumplir con la norma. La norma que ahora no afectará a los clubes ya en funcionamiento sigue vigente, por contra, para los de nueva creación.

Aplicando la ordenanza a rajatabla, lo que debía hacerse este pasado 1 de enero, se habría producido una migración incontrolada de prostitutas hacia pisos o a la calle, con el consiguiente impacto social. La pregunta que de inmediato se hizo al responsable de Urbanismo es si en su momento esto no se tuvo en cuenta. La respuesta fue más bien vaga, dando a entender que entonces el Ayuntamiento se dejó llevar por la presión vecinal, en unos años en los que el equipo de gobierno, con un Clos en sus peores momentos, era una marioneta incapaz de seguir un rumbo claro. «En ese momento había mucha sensibilidad social», se justificó el concejal García-Bragado.

Regulación laboral

La incapacidad para llevar adelante una normativa que de hecho era un texto prohibicionista fue advertida repetidamente tanto por los empresarios del sector como por los colectivos de ayuda a las mujeres, que ahora se felicitan por la rectificación. En el mismo pleno de 2003 en el que se aprobó inicialmente la modificación de normativa, los jefes de grupo de CiU -entonces Joan Puigdollers- y del PP -entonces Emilio Álvarez- ya advirtieron al gobierno de sus dudas con respecto a la voluntad municipal de aplicar el texto. Así ha sido.

Como entonces, cinco años después, las tesis siguen siendo las mismas. Los empresarios del sector agrupados en Anela insisten en que la regulación es necesaria, pero que esta no puede limitarse al interior de los locales y debe extenderse a la relación laboral. La misma tesis es defendida por colectivos de ayuda a las mujeres prostitutas como Genera, que lamentan la falta de valentía de la administración -en este caso la del Estado para fomentar una reforma laboral- para así avanzar en la protección de derechos de las prostitutas.

De fondo, prevalece la sensación de que el Ayuntamiento de Barcelona quiso levantar una bandera que no sólo no ha sido incapaz de sostener, sino que ha acabado por guardarla ahora en un cajón de manera clamorosa. La concejalía de Urbanismo, puesta en un brete, ha tenido que dar una marcha atrás histórica, rectificando una decisión heredada.

Fuente: http://www.abc.es/20090112/catalunya-catalunya/prohibicion-indulto-global-20090112.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario