Si fueras un dibujo animado, ¿quién serías?


Si fueras un dibujo animado, ¿quién serías?
¿Sabía que cada personaje de cómics responde a un tipo de conducta o personalidad diferente? Complete este sencillo test y sepa cuál es el suyo.

En esta lista con los personajes más famosos, seleccione su favorito y anótelo.

Única regla: NO hacer trampas. Elija sólo uno y no lea el final hasta haberlo anotado.

*Mickey Mouse
*Pluto
*Donald
*Porky
*Silvestre
*Pantera Rosa
*Piolin
*Bugs Bunny
*Elmer
*Gardfield
*El Coyote
*El Correcaminos
*El pato Lucas
*Taz (Demonio de Tasmania)
*Goku
*Gallo Claudio
*Marvin
*Bart Simpsom
*Pepe Le Fou

¿Está seguro que ya lo anotó?

¡Cuéntenos qué eligió haciendo click al final de la página en Contáctenos!.

Haremos una encuesta (completamente anónima) para descubirir quién es el personaje más popular entre nuestros lectores. Podrá leer los resultados en los próximos días en esta misma página.

Los resultados

MICKEY MOUSE: Eres una persona amena, amigable, sabes buscar tus diversiones. Te gustan las relaciones estables y «tratas» de ser fiel a tu pareja. Te gustan los dulces y canciones bailables. Por lo general son risueños. Sexualmente aspiras a la perfección, te preocupas mucho en los detalles y de tu alrededor, buscas estar cómodo en todo sentido.

PLUTO: Eres algo distraído y un poco confiado, eres fiel a tu trabajo pero no a tu pareja. Eres muy activo(a) sexualmente, pero pierdes la concentración con facilidad. Cuando algo te aburre no lo soportas mucho tiempo y cambias de rumbos.

DONALD: Temperamental, irritable, te gusta salirte con la tuya, no tienes pelos en la lengua para expresar tus opiniones y te gusta tener siempre la razón. En el sexo te gustan las coosas simples y que tu pareja tenga siempre las iniciativas, en otras palabras a ti te gusta que te hagan todo.

PORKY : Eres receloso, muy desconfiado, tiendes a observar mucho el comportamiento de los demás. No te gusta que invadan tu espacio. En el sexo eres algo tímido, pero si te sueltas te sueltas!!!!

SILVESTRE: Eres una persona vehemente, te gusta conseguir lo que quieres ya!, eres impulsivo y andas a la defensiva, cuando quieres algo no reparas hasta conseguirlo. Sueles tener pocas amistades, pero no te gusta estar solo. Te gusta el cine y tienes cualidades artísticas. Eres apasionado y ciertamente sexy. Tienes estratégias muy peculiares para llegar al sexo opuesto y obtener lo que tú quieres!!

PANTERA ROSA: Debes definir tu sexualidad! ya que sientes ciertos impulsos homosexuales, no son malos pero tienes que definir de que lado vas a estar, eres inteligente pero algo inseguro, y si te gusta patear con ambos pies… bueno sigue adelante

PIOLIN: Eres una persona activa y ágil. Eres inteligente y te gusta manipular a las personas y saber hasta donde llegas con ellas. Eres alegre y extrovertido(a), pero algo sarcástico(a). En la cama te gusta amar con frecuencia y no pones peros a las nuevas experiencias, simplemente las recibes, disfrutas y las asimilas.

BUGS BUNNY: La inteligencia y la viveza es una característica especial en tu comportamiento cotidiano, tienes un gran poder de convencimiento y cualidades de líder. Sin embargo, no es muy constante y tu estado de ánimo varía repentinamente, es muy cambiante. En el sexo eres ardiente pero no siempre te entregas del todo. Sabes que podría ser mejor…

ELMER: Por favor, deja de renegar tanto, la vida no es sólo insultos por aquí y por allá, a tu alrededor hay otras personas. No seas duro contigo mismo, y deja salir a esa persona tierna y dulce que hay dentro. Rompe ese muro de apariencias que haz construido frente a ti y que afecta también tu sexualidad.

GARDFIELD: Hombre machista. Mujer feminista. Te gusta la vida fácil, odias trabajar o estudiar (no significa que no lo hagas! sino que si no tuvieras que hacerlo estarías tranquilo(a), no te gusta levantarte temprano, te gusta ser atendido(a) y que te entiendan. Eres romántico(a), te gusta la buena comida, en un buen lugar y una bebida fina. Tienes gran poder de convencimiento y ciertos rasgos manipuladores, que conoces y sabes utilizar muy bien… No te gustan los campings por que sencillamente no hay suficientes comodidades para ti (Prefieres un Hotel). En el sexo, prefieres lo tradicional, aunque de vez en cuando das rienda suelta a tus impulsos y tu imaginación.

EL COYOTE: Eres una persona metódica, pero algo distraída. Tienes muy claras tus metas y eres cosntante. Debes controlar en ciertas ocasiones tu vehemencia. Piensas mejor cuando estas tranquilo(a). Te gusta el cine y los paseos fuera de la ciudad. Te estresas con facilidad. Hombres: frecuentes eyaculadores precoces. Mujeres : Frigidez espontánea.

EL CORRECAMINOS: Persona trabajadora, inteligente, busca alcanzar efectividad en sus labores cotidianas y busca el ahorrar tiempo. Eres narciso, te preocupa mucho el qué dirán así como tu apariencia física. Fanático del orden y la limpieza Hombres : Seductores . Mujeres : Coquetas, pero no concretas.

EL PATO LUCAS: Por qué reprimes tanto tus deseos sexuales?, libérate open your mind, si tu pareja no comulga con tus deseos entonces no serás feliz nunca. Tu temperamento es casi impredecible, lo que te hace una persona un poco misteriosa y muy interesante. Así que aprovecha esas armas y sácales el jugo. Encuentras cierta atracción por los juegos de azar.

TAZ : Eres una persona que realmente le gusta vivir pase lo que pase, no te importa el qué dirán, haces lo que quieres, te gusta la aventura los viajes y conocer gente nueva. No puedes estar quieto(a) eres hiperactivo(a). Si trabajas eres muy rápido en tus labores y reativo(a). En el sexo eres ardiente e insaciable. No te importa dónde y te excitan los lugares diferentes. Mmmmm, Guauuuuu!!!!

GOKU: Si elegiste este personaje y eres mayor de 14 años estas en serios problemas. Eres una persona muy soñadora e infantil. Te gusta hacer poses de niño, y que te engrían, buscas siempre un gran apoyo en tu pareja y un refugio de protección. Eres sincero, romántico y algo tímido. Pero tienes que tener cuidado, en la vida no todo es fácil tienes que pisar tierra y ser un poco más responsable. En la cama por favor acuérdate que ya no tienes 14 años!!!!

GALLO CLAUDIO: Persona habladora, algo temperamental y ciertamente problemática. Te gusta meterte en todo y donde no te llaman, te encantan los chismes. A pesar de eso, tienes muchas amistades y te gusta jugar al cupido. Eres pasivo en tus diversiones y tienes pasatiempos como leer, escribir cartas o hablar por teléfono. No al deporte! Sexo estable y muy normal.

MARVIN : Eres muy analítico y desconfiado, tardas mucho en tomar tus decisiones. Te apasionan los deportes. Sexo, realmente de otro planeta, te gusta experimentar y sientes un gran interés hacia todo lo desconocido y lo esotérico. Eres dormilón(ona). Persona con hábitos de ahorro.

BART SIMPSON: Te gusta gastarle bromas a los demás, pero algunas veces tu humor es demasiado negro. Eres sarcástico y muy voluble. Te gusta reír a costa de los demás. Eres buen demagogo(a), pero no aceptas derrotas. Eres algo recentido(a) y no tienes corea. Pero tienes un 6to. sentido e intuición para los negocios, que te ayuda mucho. Sexualmente eres muy creativo(a). Mmmmm!!!!

PEPE Le FOU : Definitivamente odias el agua, te acercas a ella lo sagradamente necesario, eres de esas personas que van a playa y se quedan tendidas en la arena y no pisan el mar, aquellas que se duchan sólo una vez al día en Verano, esas que se bañan en perfumes finos para postergar el inevitable paso por la ducha. Sin embargo, te gusta la buena vida, comer bien y asistir a grandes fiestas. Eres de una sola pareja y la fidelidad es muy importante para ti. Eres romántico(a) y sexualmente algo… pervertido(a).

Bueno, ¿ahora qué me dicen? la respuesta de porqué te simpatiza un personaje más que otro, es por que tú mismo te identificas con él, encuentras cosas de él en tí y viceversa. Los rasgos de carácter son un ejemplo e incluso hay personas que tienen un cierto parecido físico, en gestos o algunas de sus facciones a estos personajes y como si fuera poco, otros se identifican tanto que hasta los imitan (muecas, voces).

http://seduciendoconpalabras.blogspot.com/2009/02/si-fuera-un-personaje-de-historieta.html

Share

La masturbación de la A a la Z


En el libro “Sexo solitario” (Thomas W. Laqueur, Fondo de Cultura Económica) ofrece un amplio recorrido por la historia a través de su manera de ver la mastubación, y nos ayuda a entender nuestra evolución cultural desde la perspectiva sexual.

Autocontrol. Según Laqueur, la masturbación es el “primer campo de batalla entre la civilización y la libido”. Pero en lugar de ser el Estado el opresor, es la misma sociedad civil. A partir del siglo XVIII cuando el concepto masturbación se convierte en tema , el cuerpo era un símbolo del lugar donde ni siquiera la sociedad como intermediaria del Estado podía llegar y por eso debía ser “domado”. Hasta que a fines del siglo pasado la discusión evolucionó al simbolizar la capacidad de autogobierno y autocontrol.

Bakunin, Mijail. Anarquista ruso y modelo teórico para jóvenes okupas. Le reconoció al crítico Vissarion Berlinsli ser un masturbador que entró al vicio por leer poesía a los 19 años y todo su cuerpo se “sacudía con fiebres y calores”. Lo solucionó dosificando las sesiones hasta una vez al año; el crítico, que algo sabía del tema, lo felicitó y se hicieron amigos.

Clítoris. “[Al acariciarlo] la niña no se masturbaría a sí misma, sino más bien a su equivalente del pene”, señaló la combativa ensayista (y feminista) Luce Irigaray a mediados de los ochenta. Para ella, esto era una construcción del erotismo femenino desde el discurso masculino del amo. También señala que nadie puede prohibir la masturbación en las mujeres, considerando que “sus genitales están formados por dos labios en continuo contacto”.

Diógenes, el Cínico. Personaje citado por Galeno en “De locis affectis”. “El más continente y temperado de los hombres”, pero que aun así necesitaba como todos evacuar el exceso de fluidos corporales que se producen en la vida. “Y es que los hombres moderados apelan al coito no por placer, sino porque desean curar su perturbación aunque sea sin placer”.

Elders, Jocelyn. Cirujana y ministra de Salud durante la administración Clinton. Fue despedida en 1994 por aproximarse a un “sí” cuando le preguntaron si sería adecuado enseñar masturbación en la clase de educación sexual en las high schools (ella sólo usó pícaramente la letra “M” en una fastidiosa rueda de prensa donde la presionaban a definirse). Según el ex Mandatario después sorprendido en clases de expresión oral con una becaria , fue “por diferencias con la política de Gobierno y con mis propias convicciones”. Un columnista del “NY Times” señaló que el despido, en verdad, se debe a que “el Presidente sabe que cualquiera que necesite lecciones para masturbarse no está en condiciones de demostrar la inteligencia mínima requerida para estar en la escuela”.

Freud, Sigmund. El impulso sexual, para él, no estaba naturalmente orientado a la reproducción o el sexo opuesto, y la civilización es la lucha por reducirla a las tareas anteriores. Así, la masturbación es la respuesta como casi todos los fenómenos a la represión sexual que se tuvo en la niñez.

Fricción. Según Aristóteles, en un discurso sobre la pubertad, “quienes tratan de provocar semen por fricción tienen tendencia a sentir dolor tanto como placer”. Aunque el padre de la lógica apenas le da estos párrafos al tema.

Galeno. El más influyente de los médicos antiguos. Creyó que “la excesiva secreción seminal” lleva a desórdenes cerebrales.

Good Vibrations. Cadena de juguetes sexuales y consoladores. Una de las más antiguas (1977) y que traspasó el underground de San Francisco, Estados Unidos.

Jacks-off club. Versión moderna de las antiguas y masturbatorias “casas de baño” presentes en el mundo antiguo. De preferencia gay.

Kant, Immanuel. Filósofo alemán y figura central del Iluminismo, el período en que comienza el interés por la masturbación. Señala que es “peor que el suicidio” porque en lugar de romper la ley de preservación individual se burla de ésta. “El hombre llega a ella no por un objeto real, sino por la imaginación del objeto”. Triste.

Lesbian Nation (1973). Ensayo de la feminista Jill Johanson que señala irónicamente que el orgasmo vaginal es más maduro que el clitorial, no por reemplazar la mano por el pene, sino precisamente porque usa un consolador o banana en su reemplazo.

Los viajes de Gulliver (1726, Jonathan Swift). Se repiten en el primer capítulo las referencias de carácter picaresco, a un tal “Mr. Bates” (homofonía de mastúrbate).

Masters y Johnson. Matrimonio de sexólogos que publicaron el clásico estudio “Respuesta sexual humana” (1966), donde se analizaban las etapas de la excitación, el sexo en pareja y desmentían que la mujer abandonaba la masturbación en su edad adulta. Se dice que se separaron por “problemas sexuales”.

Mastúrbese, no viole. Insólita campaña del Gobierno sudafricano para combatir la salvaje tradición colonialista europea con los africanos, lanzada a fines de los setenta. “Únase al Arm Struggle juego de palabras con Armed Struggle, es decir batalla contra el apartheid y deje de violar a nuestras madres, esposas e hijas”.

Onania. Texto fundacional editado en Inglaterra alrededor de 1712. Es el primero en mencionar la masturbación como enfermedad y además la posiciona como tema público, aprovechando su autor anónimo que la ataca y un “médico” también anónimo que luego promociona productos para combartirla. El título completo es “Onania, o el atroz pecado de la autopolución y sus terribles consecuencias, indagando en ambos SEXOS con consejos espirituales y físicos para aquellos que se han dañado con esta abominable práctica. Y una provechosa admonición a la juventud de la nación de ambos SEXOS…”.

Onanismo (1760). Hit en Europa que le debe todo a “Onania”, incluyendo el título. Su autor, Samuel Auguste David Tissot, más que vender remedios, se dedicaba a teorizar sobre esta “enfermedad”, influyendo a gente como Voltaire y Rousseau (que luego escribió “Emilio”, una historia de un joven que despierta a los placeres prohibidos)

Onán. Personaje de la tradición judeo-cristiana que se niega a embarazar a la esposa de su hermano muerto, prefiriendo lanzar su semilla a la tierra. Dios lo mata. Se puede leer en Génesis 39.

Pornografía (1973). Texto del mismísimo Gore Vidal que defiende el autoerotísmo porque está “ligado al poder de imaginar, crear y tener sexo en potencia”. Según el insólito político-gurú sexual, con la masturbación “el teatro de la mente se convierte en un festival dionisíaco”.

Uria Heep. Personaje de Dickens en “David Copperfield” (1850). Espinillento, de ojos saltones y poco confiable. Se dice que cristaliza la estigmatización entre médica y moral del masturbador (aunque después la ciencia demostró que los pelos en las manos es puro mito). Una banda de hard rock se inspiró en éste y trató de competir con él sin éxito a sus compatriotas de Deep Purple.

Zimmermann, Johan Georg. Médico suizo contemporáneo a Tissot, quien señaló un impactante descubrimiento: la masturbación femenina es aún más detestable y peligrosa que la masculina.

http://historiadelsexo.marqueze.net/2009/03/la-masturbacion-de-la-a-a-la-z/

Share

Acaríciame


Acariciar es un arte, es muy importante aprender a acariciarse y a dejarse acariciar. No se debe concentrar únicamente en las zonas erógenas comunes, ya que su piel está compuesta de una infinidad de puntos sensibles que deber descubrir día tras día.

Cabellos El estímulo del cuero cabelludo produce un relax muy placentero al comienzo de la relación.

Orejas El lóbulo de la oreja, la cavidad del pabellón auricular y la zona de detrás de la oreja aumentan su sensibilidad durante la excitación sexual, pero también como prólogo resultan muy sensibles a la estimulación oral.

Ojos Los nervios parasimpáticos de los párpados pueden ser estimulados con algunos besos suaves sobre los ojos cerrados, produciendo una relajación que hace más sensible la relación.

Boca y lengua La sensibilidad de los labios aumenta con la excitación haciéndolos muy sensibles al roce y la caricia de otros labios. La lengua permite un juego activo con las diferentes zonas del cuerpo.

Nuca, cuello y hombros Con las manos o la boca se pueden estimular estas zonas de especial sensibilidad produciendo los placenteros escalofríos. Zona axilar y cara interna del antebrazo La estimulación manual suave resulta placentera en esta zona, pero siempre que se evite producir cosquillas. Como extensión de la línea mamaria requiere una estimulación muy suave.

Dedos Su receptividad nerviosa es utilizada continuamente para sentir las texturas, formas y rugosidades de las cosas. Esta sensibilidad los convierte en un medio muy adecuado para sentir el cuerpo de la pareja.

Parte interna del codo De carácter secundario y muy lento tiene utilidad en combinación con otras zonas, pero no de forma independiente.

Cintura y cadera Acariciando suavemente toda la superficie de estas partes se produce una estimulación suave que puede combinarse con otras de mayor intensidad.

Espalda A los lados de la columna vertebral se localizan una serie de nervios que pueden estimularse de forma muy efectiva por medio oral o manual, siempre en sentido ascendente o descendente. Frente al hueso sacro existe una zona más sensible que el resto.

Perineo La zona comprendida entre los órganos genitales y el ano resulta sensible a la estimulación manual.

Ano De gran sensibilidad tanto en el hombre como en la mujer, su estimulación sensibiliza toda la plataforma orgásmica.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=21932

Share

Masturbarse es Sanísimo


Desde épocas Victorianas, siglo XIX e inicios del siglo XX, la masturbación ha sido vista como algo perverso, inmoral, sucio y dañino para la salud. Incluso, se relacionó este acto con enfermedades como la tuberculosis, la locura, la parálisis, la perdida del cabello y la ceguera.

Debido a estas creencias, en tiempos antiguos, se condenaba todo acto relacionado con la masturbación e incluso se idearon aparatos y métodos que evitaban que los jóvenes, hombres y mujeres practicaran la masturbación.

Por ejemplo, las mujeres eran obligadas a utilizar guantes hechos de un material sumamente áspero y los hombres, correas de castidad que impedían la erección del pene. En esos tiempos, una persona que era sorprendida masturbándose recibía castigos físicos para persuadirla de no practicar la masturbación.

Felizmente, a través del último siglo, la ciencia médica, la psiquiatría y la psicología se han encargado de desmentir estas aseveraciones. Hoy en día sabemos que la masturbación es un acto normal y saludable en cualquier ser humano, el cual no causa ningún tipo de daño físico o psicológico.

Es mas, la masturbación, a solas, claro está, es 100% sexo seguro, ya que no transmite enfermedades de transmisión sexual y no existe el riesgo de embarazo.

Otro punto importante es que a través de la masturbación aprendemos a conocer nuestro cuerpo y a explorar nuestra sexualidad, lo cual nos ayuda a funcionar mejor sexualmente con nuestra pareja.

Sin embargo, aún con este cambio de actitud en nuestra sociedad, persisten varios mitos sobre la masturbación, los cuales preocupan a padres de familia e incluso a los mismos practicantes de la masturbación.

Conozcamos algunos de los mitos relacionados a la masturbación.

La masturbación causa daños físicos: FALSO, la masturbación es un acto normal y saludable y NO causa: acné, ceguera, perdida del cabello, tuberculosis, parálisis, pelos en las manos, disminución en la potencia sexual, infertilidad reducción o aumento del tamaño del pene. Conclusión, no causa cambios físicos en la persona.

La masturbación causa daños psicológicos: FALSO, la masturbación es un acto normal y saludable y NO causa: locura, una personalidad antisocial, u otros cambios a la personalidad o salud mental.

Sólo las personas sin pareja sexual se masturban: FALSO, no es raro que las parejas se masturben, inclusive muchas parejas de esposos lo hacen.

La masturbación es solo otra forma de expresión sexual y el practicarlo no significa que se esta insatisfecho con al rendimiento sexual de su pareja.

Además, la masturbación ayuda a que la pareja aprenda a reconocer los estímulos necesarios para lograr el orgasmo, de esta manera mejorando la calidad de la relación sexual. ¿Si uno mismo no sabe lo que le gusta, cómo puede esperar que lo sepa su pareja?

La masturbación es practicada sólo por personas jóvenes e inmaduras: FALSO, si bien es cierto que la masturbación alcanza su máxima expresión en la adolescencia, esta se sigue practicando durante la adultez.

Sólo los hombres se masturban: FALSO, estudios realizados en diferentes países demuestran que el 90% de los hombres y el 54% de las mujeres lo han practicado en alguna época de su vida.

La masturbación, especialmente en exceso es dañina: FALSO, no existen consecuencias negativas, siempre y cuando:

• la masturbación no interfiera la actividad sexual de pareja, es decir, que la persona prefiere masturbarse después del coito porque siente que no logró el placer deseado.

• la masturbación no impida sus actividades sociales

Como podemos ver, la masturbación es sólo otra forma de expresión sexual y una práctica totalmente normal y saludable en cualquier individuo, sea este niño, joven, adulto, hombre o mujer.

Share

Coito Profundo


Los dos sexos se acarician el uno al otro, sin que los cuerpos tengan que moverse, como ocurre en la relación sexual clásica en donde predomina el movimiento de va-y-ven del pene en la vagina.

Como realizarlo Basta con que el pene penetre en la vagina sin moverse. Para ello, es necesario desearse mutuamente, para obtener al mismo tiempo una erección y lubrificación vaginal. La caricia se realiza mediante un movimiento interior de los sexos: el pene se mueve cuando el hombre contrae los músculos de su perineo, por lo que se levanta y acaricia el interior de la vagina. La mujer aprieta su vagina alrededor del sexo de su pareja. Y los dos movimientos se responden el uno al otro.

La posición más propicia para la caricia interior es la siguiente: acostados los dos de lado, tu espalda contra su vientre. Podéis permanecer bastante tiempo así, sin cansaros. Si deseáis practicar juntos, es indispensable comentarlo antes. Si no, tu pareja te preguntará por qué, de repente, no quieres moverte.

Consejos Prácticos Tómate todo el tiempo, ya que es necesario para experimentar y descubrir los movimientos adecuados. Las sensaciones obtenidas son extremadamente agradables y para apreciarlas completamente, hay que aprender a percibir el placer de unas caricias mucho más suaves que los movimientos de va-y-ven. Es algo que se consigue con la práctica. Piensa que si tus sensaciones son poco interesantes es, sin duda, porque vuestros perineos carecen de musculatura suficiente, signo de que no trabajan demasiado. El movimiento del pene es entonces muy pequeño y la contracción de la vagina muy débil, de ahí la poca intensidad de las sensaciones. En este caso, un poco de musculación ayudaría a trabajar a estos músculos y, por consiguiente, a aumentar vuestro placer.

Ventajas Son muchas. A demás de variar los placeres, algo que siempre resulta agradable, la práctica de la caricia interior puede ayudar a los hombres que tienen tendencia a eyacular demasiado rápido, a conseguir que el placer dure. Su estimulación física, al ser más ligera, consigue contener más la excitación. El placer femenino, al ser sensible a la lentitud y a la presión, se encuentra rápidamente muy a gusto. Por ello, suele ser un agradable y sensual descubrimiento para la mujer. Además, cada movimiento conduce a una emoción: si el va-y-ven rápido se corresponde con la excitación, la presión lenta de la caricia interior se corresponde más bien con la sensación de amor tierno. Es por tanto, una manera de abrirse a los sentimientos asociados al acto sexual.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=21990

Share

Las mejores Posturas para alcanzar el Orgasmo


La cantidad de posturas sexuales que existen son infinitas, tal es así que existen famosos libros -El Kamasutra, por ejemplo- explicando muchas de ellas.

En una entrevista para Terra las hermanas Jennifer y Laura Berman, uróloga y sexóloga respectivamente, quienes tenían su propio programa sobre sexualidad femenina en Discovery Health, dijeron que sí existen esas “posturas mágicas” que ayudan a que la mujer a llegue al mejor clímax.

“Hicimos un show sobre este tema que tuvo mucho éxito, donde hablamos de las 10 posiciones que ayudan a la mujer alcanzar el orgasmo y estimulación para ambos miembros de la pareja”, explicaron las expertas.

Estímulo directo

Para que la mujer alcance el orgasmo, necesita estímulo directo en el clítoris, por lo cual, cualquier posición que facilite la fricción en este órgano la ayudará a alcanzarlo.

La única función que se conoce científicamente del clítoris es puramente sexual, pues este órgano es el que la estimula y la hace llegar sexualmente. Por otra parte, el órgano, no tiene nada que ver con la acción de orinar o la menstruación.

Las posturas

La super conocida misionero: el hombre encima y la mujer debajo empujando las caderas hacia arriba. Para facilitar esta postura, el hombre debería aguantar su peso sobre las manos y con las rodillas.

La mujer encima: esto facilita que ella se mueva a su antojo con lo que le facilitará tremendamente alcanzar el orgasmo, ya que notará qué fricción la estimula más permitiendo que se concentre en ese movimiento.

Piernas cerradas: el hombre encima y ella con las piernas cerradas. Esto facilitará otro tipo de roce menos agresivo y ejercerá más presión sobre el clítoris.

Sexo oral: obviamente, una de las preferidas. Es importante que la mujer –o el hombre- le diga la presión y el movimiento de lengua que más le guste.

Perrito: la mujer de rodillas con la espalda hacia él y el hombre puede estar de rodillas o de pie (si ella se encuentra al borde de la cama). Esta es una penetración que ayuda alcanzar el punto G. Hay que tener cuidado, porque no a todas las mujeres les gusta esta posición, ya que a veces la penetración es muy fuerte y puede hacer daño.
Para finalizar, las hermanas aseguraron que para tener una relación sexual satisfactoria, tanto la mujer como el hombre, tienen que explicarse mutuamente lo que les gusta.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=24228

Share

Mi Boca y tu Sexo


El sexo oral, es una práctica sexual muy placentera y gratificante, pero debe soportar muchos tabús y prejuicios, hay personas a las que les desagrada el sexo oral pero desde luego, no es el caso de muchos otros.

Para practicar tanto una felación como un cunnilingus, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta, como por ejemplo: Mucho cuidado con los dientes.

No están invitados a esta juerga. Permíteles, como mucho, algún roce muy, muy delicado.

A medida que notes que aumenta su excitación, incrementa tú también el vigor de tus caricias. Presta atención a sus gestos. Te indicarán qué es lo que más le excita y, por consiguiente, dónde debes insistir.

ELLAS A ELLOS

Felación. Forma una ‘O’ con los labios, ponlos cuidadosamente en la punta de su miembro y mueve la cabeza en círculos diminutos.

Coloca los labios ajustándolos al tronco y recórrelo, primero a un lado y después al otro. Coge la punta de su pene suavemente entre tus labios, con giros rápidos, besándolo tiernamente y tirando hacia atrás de su suave piel.

Permite que el glande se deslice completamente en tu boca y presiona el tronco firmemente entre tus labios. Sostén la presión un momento antes de soltar. Forma de nuevo un círculo con tus labios y besa a todo lo largo de su longitud, succionando y besando al mismo tiempo. Mientras besas, permite que tu lengua «aletee» por todo su pene acabando en el extremo. Golpeando con ella repetidamente la sensible punta del glande.

Permite que su miembro penetre en tu boca tan profundamente como te sea posible (sin ahogarte, mujer), presionándolo y chupándolo.

No le soples nunca dentro en el pene. Puede ocasionar una infección. También puedes acariciar y besar sus testículos. No consientas que te digan otra cosa: La decisión es tuya.

Puedes permitir o no llegar hasta el final y que él eyacule en tu boca. Igual que puedes tragarlo o no, según te agrade o no su sabor.

ELLOS A ELLAS

Cunnilingus. Con las yemas de los dedos, juega con su vello público, pellizca los labios mayores, juntándolos y besándolos lentamente.

Ábrete paso separando sus labios suavemente con tu nariz y permite que tu lengua acaricie su sexo. Forma círculos lentamente con tu nariz, labios y barbilla.

Afirma tus labios a los de ella. Bésala profundamente. Mordisquea y chupa suavemente el clítoris. Intenta tomar su clítoris entre tus labios. Cuando notes su sexo muy húmedo, sopla suavemente. Provoca una sensación muy agradable.

Forma una «U» con la lengua y propíciale largas y suaves lamidas, comenzando en el clítoris y acabando en la entrada de su vagina. Endurece tu lengua (como cuando haces burlas) y juega con ella en la entrada de su vagina, intentando introducirla dentro. Si optas por introducir un dedo en su vagina, no lo hagas desde el principio.

El placer que provoca el dedo «distrae» al que obtiene de tu lengua, (mucho más sensual pero menos intenso). Algunas mujeres cuando llegan al orgasmo, y durante corto espacio de tiempo, no soportan que les acaricien el clítoris. Asegúrate que no sea el caso de tu pareja.

Su boca y tu boca lamiendo tu sexo y su sexo, respectivamente, en una perfecta conjunción donde el sudor, amor, pasión y deseo aumentan y crecen hasta estrellarse en los muros del placer máximo llamado orgasmo. El 69 Como habréis supuesto el 69 no es otra cosa que ambos amantes se hagan mutuamente una felación y un cunnilingus. Es una experiencia alucinante. El sexo oral es una de las variantes más deliciosas del amor… y para llevarla a cabo se sólo necesita: limpieza en el cuerpo, sobre todo en los genitales, manos y boca; un poco de osadía condimentada con una pizca de imaginación y muchas… ¡muchas ganas de gozar!

SIGNIFICADO, TÉRMINOS: CUNNILINGUS Y FELACIÓN

EL CUNNILINGUS, el acto de usar la lengua y la boca para chupar y lamer la zona vaginal y el clítoris, es una de las acciones más excitantes. Según estadísticas realizadas en 1994 en América, sobre una muestra representativa de la población, el 68% de las mujeres con edades entre 18 y 44 años encuentra atractiva la idea del sexo oral, frente a sólo un 40% en el grupo de las de 45 a 59 años. Las mujeres que disfrutan con el sexo oral generan un vínculo emocional gracias a la intimidad del acto, además de sensaciones muy placenteras. Técnica Es importante diferenciar qué es lo que más excita a la mujer durante este acto. La estimulación del clítoris suele proporcionar las sensaciones más intensas, pero sin olvidar el contacto con los labios y otras zonas, que resultan muy sugestivas. Una de las mejores posturas, para esta acción, es en la que el hombre sitúa su cabeza entre los muslos de su pareja. Colocando un cojín o con las manos, el hombre puede levantar las nalgas de ella mientras esta está estirada, así el hombre tendrá una mayor facilidad para acceder sin problemas a la vulva de su pareja .

LA FELACIÓN resulta muy placentera para la mayoría de los hombres. Según un reciente estudio, el 74,5% de los hombres ha recibido sexo oral alguna vez. Algunas mujeres se muestran contrariadas ante esta actividad, y otras lo consideran un tema tabú. Pero muchas mujeres disfrutan mediante este acto de sensaciones de poder e intimidad con su pareja Es muy importante que los dos conozcan sus preferencias, una buena actitud es la de crear una serie de normas para dejar clara la situación. Para casi todas las mujeres es muy importante la limpieza. Si la mujer no quiere que su compañero le eyacule en la boca, es bueno que los dos acuerden una señal previa para poder retirar el pene a tiempo. Con la práctica, la mujer descubrirá que no la hace falta sujetar el pene, dejándola las manos libres para estimular otras partes de su pareja.

SABOR DEL SEMEN

El semen o esperma es el líquido que secretan las glándulas genitales masculinas, su sabor es algo insípido y su textura viscosa. En cada eyaculación puede eliminarse una cantidad de 3 a 5 cm3, aproximadamente y contiene por término medio de 200 a 300 millones de espermatozoides, es decir 60 mil células masculinas, por milímetro cúbico, capaces de fecundar al óvulo. Durante el sexo oral no necesariamente tienes que tragarte el semen, pero si por algún motivo lo tragas, no te causará ningún daño y mucho menos quedarás embarazada. Este es un acto sexual que te puede producir una gran excitación a ti como a tú pareja, no lo entiendas nunca como una obligación para él, sino lo tienes que entender como una excitación muy grande para ti, todo ese semen corriéndote por tú boca, por tus senos, o por tus nalgas te causará importantes sensaciones.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=22036

Share

Felación, Placer de Dos

Para que una felación sea un éxito, lo más importante es pensar que se trata de un contacto agradable, excitante.

En ningún caso debe tratarse de un acto obligado. No debes sentirte forzada, sino resultará un verdadero fracaso. Acariciar o besar a alguien cuando no se tienen ganas de hacerlo, no resulta agradable para ninguna de las partes, ya que la persona que lo recibe se da cuenta de esta falta de deseo.

Nadie puede convertirse en una experta de la felación, la primera vez que la practica. Además, la finalidad no debe ser alcanzar la perfección.

No olvidemos, que el efecto de una caricia, sea cual sea, viene más de la emoción compartida que del acto en sí mismo. Por ello, hay que olvidarse de los complejos, una caricia, aunque torpe, cuando es realizada con el deseo de procurar placer, de descubrir al otro, siempre será bien apreciada.

Lo fundamental, antes de lanzarse, es una limpieza irreprochable. La mayoría de los hombres, lo saben. Y en caso contrario, hay que mentalizarles. Darse juntos una ducha antes de pasar al acto, y por qué no, comenzar a acariciarse bajo la ducha para lavarse juntos todas las partes del cuerpo, es una muy buena manera de empezar.

Para Comenzar

Acariciar el sexo masculino, cuando empieza la vida sexual o cuando se tiene una primera relación con el hombre amado, puede intimidar e incluso inquietar. El tacto por la boca no resulta espontáneo para toda la gente. Por ello, hay que acostumbrarse. Empezar por posar los labios, besarlo, ya es muy excitante, puesto que el sexo suele reaccionar a estos contactos mediante una erección más afirmada. Por ello, a veces no merece la pena ir más allá.

Evidentemente, tu enamorado deseará ir más lejos, pero la espera de caricias más marcadas, estimulará a la vez su deseo y su placer. Por ello, ¿porqué forzarte a ir más rápido si no te sientes capaz o preparada para hacerlo? Deja que las cosas vengan progresivamente y sobre todo, déjate guiar por tus propios deseos.

Zonas Sensibles

En un pene, los lugares para besar, acariciar o mordisquear son muy diversos. El más receptivo es el glande, zona de mucosa rosa, muy rico en captadores de placer. La hipersensibilidad se sitúa a la altura de la corona del glande, ese contorno que le separa de tronco del pene, encima del freno. Es en este lugar donde puedes insistir para procurar mayor placer.

El gesto Clásico

Una felación imita una relación sexual de penetración. Se trata de tomar el pene en la boca y reproducir los movimientos de va-y-ven de la relación sexual clásica. Lo esencial (según todos los hombres) es no utilizar los dientes (¡hacen daño!’), sino hacerlo con mucha suavidad (¡es muy sensible!). El movimiento puede ser rápido o lento, profundo o más superficial. Por ello, lo ideal es preguntarle lo que prefiere. Algunos hombres prefieren la lentitud y otros la rapidez. Unos prefieren las presiones marcadas y otros la ligereza… En cualquier caso, siempre puedes hacer prueba de inventiva y seguir tu inspiración del momento.

¿Tragar o no?

La idea de tener esperma en la boca puede resultar excitante… o repugnante. Si no sientes especial atracción, no debes, en ningún caso, sentirte obligada a hacerlo. Ya que si lo hicieses sin estar convencida, podría acabar provocándote un rechazo total. Un hombre siempre puede retirarse a tiempo y siempre sentirá placer.

También puedes dejarle eyacular y después escupir… En cualquier caso, el esperma no mancha.


http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=22072

Share

El sexo tántrico


No hay nadie a quien no le interese el sexo. Es uno de los temas que a través de milenios ha suscitado una mayor e imperecedera fascinación, llegando incluso a la obsesión.

Redefinición de la sexualidad

Es fácil percatarse de inmediato cuando el sexo es el tema central de una conversación; en estos casos, las cabezas se juntan en un gesto de confidencialidad, los silencios se hacen expresivos y los rostros adquieren un cierto aire picaresco.

Por eso, cuando las personas se sienten temerosas o avergonzadas de hablar abiertamente de sexo y de su naturaleza ´animal´, es que entre ellas existe un evidente sentimiento de separación o un ambiente de aislamiento y tensión.

Pero, ya se aborden o no las cuestiones sexuales, se expresen o se repriman, o sean placenteras o soportables, lo cierto es que constituyen el más importante aspecto de nuestra vida. El sexo es algo que siempre está en nuestra mente; es, sin duda alguna, un visitante asiduo, principal y distinguido de nuestros pensamientos y fantasías. Forma parte, además, de nuestra propia química, ya que cada criatura sensible de este planeta debe su nacimiento a un acto sexual en el que hubo una unión de células masculinas y femeninas.

Nuestro encuentro con el sexo se realiza a una edad muy temprana cuando de una manera natural, y con inocente deleite, nos acariciamos los genitales.

Y, tras este encuentro, ya no hay ruptura, toda vez que la sexualidad nos acompaña durante toda la vida en diferentes fases de desarrollo y expresión. La sexualidad, por otra parte, es causa de dolor y de placer, de consuelo y de desconsuelo.

Muchas veces es la determinante de nuestra felicidad o infelicidad, de nuestro éxtasis o de nuestra agonía. Actos tan sencillos como pintarse los labios o las uñas de los pies, o aplicarse un perfume o una loción para después del afeitado, no tienen otra finalidad que provocar una atracción erótica. En nuestros días, esto de utilizar el sexo como señuelo es práctica corriente; la prueba está en que continuamente llegan a nuestros ojos y a nuestros oídos imágenes y palabras saturadas de erotismo.

Los medios de comunicación se sirven del sexo para vender, denigrar o escandalizar; mientras que las personas lo utilizan para controlar, tentar, abusar o abandonar.

Nuestro obsesionante interés por ir a la moda y por presentar una buena imagen tiene mucho que ver con la cuestión sexual. El hecho de comprobar que alguien nos considera atractivo o atractiva es suficiente para darnos vitalidad y confianza, incluso aunque ese alguien no tenga nada en particular que sea de nuestro agrado. Cuando el deseo es mutuo y compartido, nace en nosotros la esperanza del amor; esperanza que nos llena de dicha porque vemos cercana la posibilidad de que se cumpla uno de nuestros grandes deseos que es amar y ser amado.

No hay nada que pueda reemplazar al amor; así que, cuando éste se materializa en alguien, el sexo se convierte en el mejor medio para expresarlo.
El sexo puede también presentar su lado oscuro; esto ocurre cuando es motivo de violencia, discusión y descontento.

Se dice que los hombres tienen un pensamiento erótico aproximadamente cada tres minutos, mientras que las mujeres lo tienen cada seis o siete.
Cualquiera que sea la frecuencia, la realidad es que somos seres humanos y, por consiguiente, estamos, nos guste o no, constantemente mediatizados por el sexo.

Energía sexual y fuerza vital

Puesto que es la fuerza misma de la vida, no hay modo alguno de que podamos controlar la energía sexual. Aun cuando a menudo intentamos separar en nuestro pensamiento la energía sexual de las “ otras “ energías, la verdad es que todas forman una sola unidad, todas son la misma cosa. La energía es sólo eso: energía.

La inherente capacidad dinámica de esta energía o fuerza vital la hace moverse y expresarse a través del sexo o la supervivencia, en el arte, en los deportes o en la música. Y, por mucho que lo intentásemos, nunca podríamos reprimir esta energía o desentendernos de ella; por lo que lo único que podemos hacer en este caso es canalizarla de la manera más inteligente y edificante posible.

A pesar de lo extendido que está el juego sexual, es rara la persona que obtiene de su práctica una satisfacción plena o una gran sublimación del amor. Las más modernas investigaciones sobre el fenómeno del orgasmo nos dicen que una persona sexualmente activa de tipo medio experimenta éxtasis orgásmico durante veinte segundos a la semana, noventa segundos al mes y, por tanto, dieciocho minutos al año.

Las anteriores cifras han sido establecidas tomando como base un orgasmo de una duración de diez segundos; aunque, si lo pensamos bien, conseguir un orgasmo de esta duración es toda una proeza.

Si proyectásemos estos cálculos a toda una vida, nos enteraríamos de que en cincuenta años de actividad sexual habríamos tenido el privilegio de disfrutar de un tiempo total de éxtasis orgásmico cercano a las quince horas. Estos resultados sorprenden, e incluso llegan a producir desagrado, cuando nos paramos a pensar en el gran número de veces que hemos practicado el coito y en el tiempo adicional que hemos pasado soñando con las delicias del amor o angustiándonos por ellas.

Es obvio que para la mayoría de nosotros tanto el amor como el sexo no presentan un estado satisfactorio. El sexo, cuando se le despoja de todo romanticismo literario, no es esa fuerza espiritual, orgásmica e inocente que nos transporta a un mundo de amor y de auténtica pasión.

El sexo no llega a satisfacernos plenamente ni nos da la suficiente fortaleza para afrontar con entusiasmo nuestro quehacer diario; como tampoco tiene el poder de ayudarnos a superar las presiones o limitaciones que nos impone la vida cotidiana.

Lo normal es que entre hombres y mujeres existan problemas motivados por la cuestión sexual como son, entre otros, la violación, la frigidez, la ambivalencia, la eyaculación precoz, la impotencia y el desinterés por el sexo.

Sexo e inteligencia

Para darle la vuelta a todo lo que hasta ahora llevamos dicho, así como para encontrar esa profundidad de satisfacción sexual que buscamos, debemos comenzar por dar cabida a la inteligencia en el concepto que tenemos del sexo. Con esto, queremos empezar a mirarlo dentro de un nuevo contexto o a verlo desde una perspectiva distinta.

Para ello, tenemos que remontarnos por encima de lo que el sexo tiene de mera acción reproductora o de placer físico inmediato.

Este nuevo enfoque nos permitirá ahondar en el conocimiento de la energía sexual, ver cómo mejor responde esta energía, y utilizar el sexo como un medio perenne de creación de amor entre hombres y mujeres.

Algo muy favorable para nuestros propósitos y que, además, nos reconforta, es el hecho de que el sexo sea una fuerza extremadamente saludable y vigorosa que podemos utilizar para nuestro disfrute y beneficio personal.

El sexo en su más elevada expresión posee un componente divino, o ¿ qué otra cosa, sino divinidad, podría ser esa fuerza que sólo en un instante te transporta hasta la misma gloria? Es un instante en que todo está en su sitio, en que todo encaja perfectamente.

Se trata de un éxtasis orgásmico y biológico que dimana de un recíproco juego dinámico entre dos fuerzas opuestas y que constituye un alimento para el espíritu.
Es de lamentar que haya muchas personas con convicciones religiosas que creen que el sexo constituye una desviación en el camino que conduce hasta Dios. “ No caigáis en la tentación de la carne “, nos han advertido hasta la saciedad; y ello, aun a sabiendas de que si hacíamos caso de este aviso pasaríamos noches enteras soñando con el sexo o pensando obsesivamente en él durante el día.

La renuncia al sexo es una gran equivocación y una dolorosa pérdida para la humanidad.
Si el sexo se circunscribe a su función reproductora y al placer del instante, dejándose así de lado su indudable índole espiritual, estamos disipando nuestra energía vital y, en consecuencia, perturbando nuestra mente, cuerpo y espíritu.

Con el tantra, representante del equilibrio cósmico de las energías masculina y femenina, del yin y el yang, de lo positivo y lo negativo, y de lo dinámico y lo receptivo, podemos introducir amor y espiritualidad dentro y fuera de nuestras vidas, así como aprender a vivir libres de las limitaciones de la simple biología.
Con esta práctica hindú, se nos ofrece la oportunidad de retornar a nuestra propia naturaleza como hombres y mujeres y de encontrar el lenguaje espiritual del amor a través del acto físico del coito. Se trata de una noción del sexo muy distinta de aquella que recibimos como herencia de nuestros padres.

De este modo, el tantra nos proporciona unas ideas y una visión del sexo y sus funciones completamente diferentes.

Fases de la energía sexual

La energía sexual en los seres humanos, además de efectuar un movimiento circular a través de los canales internos del organismo, realiza dos fases perfectamente diferenciadas.

La primera fase, que representa el ímpetu inicial de la energía sexual, comienza en el cerebro y, tras ejecutar un recorrido circular, termina en los genitales.
Para expresar lo anterior en términos fisiológicos, diremos que la región hipotalámica-pituitaria y la glándula pineal, alojadas ambas en el cerebro, segregan hormonas que controlan el sistema endocrino del organismo del que forman parte las glándulas genitales (ovarios y testículos).

Dichas hormonas garantizan la funcionalidad de los mecanismos sexuales y los preparan para que realicen debidamente la acción de copular. Esta primera mitad del círculo, conocida como la fase biológica o reproductora de la energía sexual, empieza, como ya hemos visto, en el cerebro y desciende hasta los genitales.
Y es en esta fase donde invariablemente liberamos, a través del orgasmo o la eyaculación, la energía sexual creada durante el juego erótico.

El secreto del tantra, y también su principal interés, está en que la energía sexual no salga del cuerpo, sino que sea retenida dentro de él; es decir, que no sea habitualmente liberada mediante el orgasmo o la eyaculación.
Si esta energía permanece dentro del cuerpo e inicia un nuevo recorrido circular, desarrollaremos plenamente nuestro potencial orgásmico.
En efecto, en la fase ascendente, que transcurre por la segunda mitad del círculo, se le da a la energía sexual la oportunidad de seguir su recorrido circular hasta terminar en el cerebro, su lugar de origen. Con esto se revitalizan y nutren las glándulas “ maestras “ (la pineal y la pituitaria) de nuestro organismo que, como se sabe, tienen mucho que ver con el estado de salud de nuestro cuerpo.

Con la actividad sexual se liberan muchos factores hormonales que afectan de manera positiva al cuerpo y a la conducta, por lo que desde muy antiguo el sexo ha sido asociado a la longevidad y a la iluminación espiritual.
Desde el momento en que se permite que la energía sexual se reabsorba y se recicle, el sexo se convierte en una fuerza revitalizadora y energética.

Estamos hablando, pues, de lo que se conoce como la fase espiritual o generativa del sexo; fase en la que los genitales son considerados como órganos generativos.

El acceso a esta segunda fase de nuestra energía sexual se consigue no permitiendo que esta energía se escape definitivamente de nuestro organismo y propiciando que, en lugar de esto, vuelva y realice un recorrido ascendente hasta el cerebro.
Esto es, ni más ni menos, lo que propugna el tantra en su deseo de demostrar que el sexo puede ser encauzado de forma que no se limite a crear otras vidas, sino también más vida. Se entra en la fase espiritual de la energía sexual cuando hombres y mujeres aprenden a relajarse juntos durante la copulación.

Esta forma de abordar el sexo es diametralmente opuesta a la noción popular que se tiene de ella, ya que para la mayoría de las personas la actividad sexual entraña siempre esfuerzos, tensiones y presiones. Normalmente se cree que cuanto más violento y movido sea el acto sexual mayor será el goce y la satisfacción que de él se obtengan. A pocas personas se les ocurre pensar que el coito sea un episodio tranquilo.

A nadie se le pasa por la cabeza que el auténtico éxtasis sexual esté íntimamente emparentado con la relajación física. Nadie piensa que cuanto más nos relajemos, más numerosas e intensas serán nuestras sensaciones.

Fácilmente se aprecia que el éxtasis y la tensión son, en este caso, conceptos completamente antagónicos. La tensión genera calor e inquietud, mientras que el éxtasis surge del frío y la paz interior. La tensión oprime y contrae, mientras que la relajación abre y expande. La tensión crea picos y la relajación crea valles.

La tensión propicia el desprendimiento, mientras que la relajación favorece la absorción.
La relajación constituye el eje central del tantra.
Por eso nos asegura que cuando nos relajamos en honor de nuestra energía sexual, en vez de elevarla hasta una cúspide para luego liberarla, lo que hacemos es no desprendernos de ella y reencauzarla por un tranquilo valle, con lo cual conseguimos más energía vital y más amor. Si reencauzamos la energía sexual por medio de la relajación, podremos dirigirla hacia nuestro interior para que, una vez dentro, inicie una trayectoria ascendente; durante este proceso la energía sexual es automáticamente reabsorbida por el cuerpo y puesta de nuevo en circulación.

El tantra equipara esta acción con el acto de colocar un pie en el primer peldaño de una escalera interior de desarrollo o crecimiento.

En su momento, un relegado sendero de energía se activará a todo lo largo del núcleo central de nuestro cuerpo y experimentaremos, desde los genitales hacia arriba, una sublime, gloriosa, dorada y luminosa sensación producida por una fluida corriente electromagnética.

Si en vez de imposibilitarla, como hacemos por ignorancia, nos preocupásemos de darle a la fase espiritual la importancia que se merece, el simple acto de hacer el amor se convertiría en una experiencia divina compuesta de las más excelsas maravillas.

Puntos clave

La energía sexual es la propia fuerza vital que circula a través de todos nosotros.
Mediante el equilibrio de nuestras energías masculina y femenina podemos disfrutar de unas relaciones sexuales saludables y fortalecedoras.

Podemos encauzar la energía sexual mediante la forma usual que es el orgasmo, o bien podemos reencauzarla para que nos proporcione más energía o más amor.
Ayudándonos de la creatividad, podemos transformar el sexo en una experiencia verdaderamente gratificante .

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=24549

Share

Todo Sobre Sexo


La sexualidad, fuente de placer y bienestar, nos permite, entre otras cosas, disfrutar de una privilegiada forma de comunicar sentimientos y sensaciones con otra persona.

Aquí van algunos principios básicos para disfrutarla.

– De un modo u otro la sexualidad está presente en cada persona, a lo largo de toda la vida. Somos seres sexuados.

– Con independencia de su faceta reproductiva, la sexualidad tiene un componente de disfrute y de satisfacción importantísimo para el propio equilibrio personal y social.

– En la sexualidad no hay más norma que atender a los propios deseos respetando al otro.

– La sexualidad presenta diversos matices individuales y diferenciadores entre unas personas y otras.

– Quien viva plenamente su sexualidad será más feliz y, con ello, también quienes le rodean, sobre todo cuanto más flexible y respetuoso sea con otras formas de vivir la sexualidad, aunque no coincidan con la suya.

– Explore su propio modelo de satisfacción sexual. Cuanto mejor conozca su cuerpo, sus genitales, los matices de su respuesta sexual, en mejor disposición se encontrará para disfrutar del placer sexual.

– Recuerde que la ignorancia, las falsas creencias, los mitos y la mala información sexual, pueden ser la causa de muchos problemas sexuales.

– No se examine sobre su capacidad sexual. Los procesos implicados en la respuesta sexual se desencadenan de manera automática y refleja. Se pueden bloquear si estamos demasiado preocupados por nuestro rendimiento. Deje fluir los acontecimientos fisiológicos que se producen de manera natural.

– Sea exigente consigo mismo en el mantenimiento de adecuados hábitos de higiene corporal.

– Cuide su cuerpo, es su tarjeta de presentación, haga ejercicio físico con moderación y de manera regular.

– Adopte unos hábitos de vida saludables: No fume y si toma alcohol hágalo con moderación.

– No consuma drogas, afectan al rendimiento sexual.

No es fácil separar en la pareja las cuestiones sexuales de las afectivas, difícilmente se disfrutará en la cama si en el trato cotidiano no hay buena relación.

– Dedique tiempo al sexo. Para practicarlo se requiere tiempo y sosiego; a veces no resulta fácil, dadas las exigencias de la vida moderna.

– Mantenga activo y ejercitado su cuerpo. Es saludable tocarse y reconocer las diferentes sensaciones que nos transmite nuestro cuerpo, así como nuestros órganos genitales. Tanto las relaciones sexuales como la masturbación propician nuestra salud.

– La masturbación ha sido históricamente mal entendida y rechazada. En realidad es la vía para el autoconocimiento de nuestro cuerpo y la debida atención a nuestra frecuencia de excitación y orgásmica.

– Si disfruta, practique sexo con la frecuencia que le apetezca.

– La masturbación es una opción sexual muy saludable.

– Compruebe que vale la pena estar descansado para practicar sexo. Las horas de madrugada, después de opíparas cenas y tras ingerir alcohol de forma generosa, no son el mejor momento para celebrar un encuentro sexual.

– Evite el estrés y el exceso de trabajo. Generan ansiedad y múltiples trastornos sexuales, de pareja y familiares.

– Si tiene alguna enfermedad siga los debidos controles médicos, estará en mejor disposición de disfrutar más de su sexualidad.

– Si tiene dificultades sexuales no se autoexamine. Consulte con un profesional de la sexología. En cualquier caso, su médico de familia también le podrá orientar.

– En España, los profesionales de la sexología expertos en tratar problemas sexuales son médicos o psicólogos que han adquirido formación en sexología mediante cursos master de postgrado. Infórmese en las sociedades científicas y colegios profesionales.

– Si la valora, cuide su relación de pareja adoptando una actitud de afecto, ternura, complicidad y buena disposición hacia su pareja.

– En pareja no se pueden separar las cuestiones sexuales de las afectivas. Difícilmente se disfrutará en la cama si en el trato cotidiano no hay buena relación entre ambos.

– Si hay diferencias o conflictos en la pareja, abórdenlos y resuélvanlos antes de que les causen serios problemas, también sexuales. Si necesitan ayuda, en la consulta de sexología les pueden orientar.

– Si no conoce bien a su pareja sexual, tome las debidas precauciones, entre las que destaca el uso correcto del preservativo. No podemos olvidar que la promiscuidad incrementa el riesgo de contagio de las enfermedades de transmisión sexual.

– Si conoce bien a su pareja, y lo requiere, tome asimismo las debidas precauciones, entre las que destaca el uso correcto del preservativo. No ponga en riesgo su salud por evitar conflictos que usted sabe que existen, aunque evite hablar de ello. Demasiadas mujeres se contagian en Europa del VIH-sida por evitar enfrentarse a un marido al que saben promiscuo.

– Si su pareja sexual o usted pueden haber entrado en contacto con algún agente infeccioso causante de cualquier enfermedad de transmisión sexual, tomen las debidas precauciones para evitar contagiarse y acudan a su médico por si es necesario tratarse.

– Sorprenda a su pareja agradablemente y a menudo.

– Acepte la negativa de su pareja a tener actividad sexual. No la fuerce a ello si no es su deseo. ¡Otro día será!

– No se exija, ni exija, obligaciones sexuales absolutas, como llegar siempre al orgasmo o realizar prácticas sexuales excesivas e irreales.

– Comunique sus deseos sexuales a su pareja y sea totalmente receptivo a los de ella, pero si algo de lo que le proponen le desagrada no tenga miedo de decirlo igualmente.

– Comience siempre sus relaciones de una manera pausada. Incluso el acicalado mutuo -conducta de cortejo más común entre los primates- tiene un fuerte contenido erótico. Las caricias, los besos y toda forma de juegos cómplices son esenciales para el disfrute sexual mutuo.

– Abandónese durante la actividad sexual. La relación sexual entre dos personas precisa de un aprendizaje, pero nunca debe tomarse como un proceso mecánico de «teclas a tocar obligatoriamente». Hay que saber perderse, olvidar lo aprendido y dejar que los cuerpos fluyan y creen su propia relación.

– No descuide a su pareja, acompáñela a lo largo de todo el encuentro sexual.

– El coito no tiene por qué ser siempre el objetivo final de la actividad sexual. El sexo no coital puede ser muy estimulante.

– Vigile sus prejuicios. Seguramente disfrutará más si también se permite explorar sus fronteras. Las prácticas sexuales pueden ser tan variadas como ambos miembros de la pareja decidan libremente y de mutuo acuerdo, con las limitaciones de la seguridad física y del mantenimiento de unas adecuadas normas de higiene y salubridad.

– Cuidado con la rutina, gran enemigo de las relaciones sexuales en las parejas estables. Asuma una actitud creativa, lúdica, tratando de que no sea siempre la misma persona quien tome la iniciativa, variando los lugares, cambiando el ritmo y la cadencia de las sesiones amorosas, aunque todo vaya bien entre los dos.

– No siempre hay que esperar a que nos llegue «la inspiración». A veces no estamos muy animados en iniciar la actividad sexual y progresando en ella, acaba resultándonos especialmente placentera.

– Sea tolerante consigo mismo y con su pareja si un día todo no sale bien, tómeselo con sentido del humor. Todos tenemos altibajos. Seguro que en otra ocasión resultará mejor.

– Si tiene usted dificultades sexuales o su pareja, tenga claro que son problemas de ambos y que de un modo u otro influyen en los dos, están en el mismo barco. Ayudándole se ayudará usted mismo. Para resolver el trastorno, resulta muy útil la comunicación entre ambos y contar con el apoyo de un experto sexólogo, si es necesario.

– No culpabilice a su pareja ni se culpabilice usted si tienen dificultades sexuales. Ser positivo es la mitad de la resolución del problema; céntrese en buscar soluciones y, si lo requiere busque ayuda profesional, en lugar de caer en el círculo de las recriminaciones.

El placer sexual no tiene edad de jubilación.

Si cuida su salud y atiende sus auténticas necesidades nunca dejará de disfrutarlo.

– El sexo también tiene un sentido lúdico, permítase jugar. En el sentido primigenio del juego como cuando somos niños, donde importa el proceso -estar jugando- y no el producto -ganar- como ocurre demasiado en el mundo de los adultos. El placer bien entendido es un juego, algo que disfrutamos sin estar pendientes de ningún otro objetivo.

– Las fantasías sexuales pueden ser un buen recurso para activar su sexualidad. Permítase fantasear y, si tiene pareja, explore el posible disfrute cómplice de elaborar fantasías compartidas con ella.

– El sexo y la risa están muy unidos, cultive el sentido del humor, reír con la pareja exalta el placer durante el juego sexual.

La complicidad íntima con humor refuerza el vínculo y aleja el fantasma de las preocupaciones sexuales.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=22141

Share