Desafueros de la libido

Los casos del cineasta Roman Polanski, el ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterrand, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, nos muestran el eclipse de toda moral

El cineasta Roman Polanski fue detenido en Zúrich, durante un Festival de Cine que le rendía un homenaje, por la policía suiza, a pedido de la justicia de Estados Unidos, debido a una violación cometida en 1977 (hace 32 años) en Hollywood, delito que el propio Polanski reconoció, antes de fugarse de California en pleno proceso cuando el tribunal que lo juzgaba aún no había pronunciado sentencia. Ahora, mientras espera que Suiza decida si acepta el pedido de extradición, se multiplican las protestas de cineastas, actores, actrices, intelectuales y escritores de Europa y América por el «atropello», exigiendo su liberación. La moral de la historia es clara: emboscar, emborrachar, drogar y violar a una niña de 13 años, que es lo que hizo Polanski con su víctima, Samantha Geimer, a la que atrajo a la casa deshabitada de Jack Nicholson con el pretexto de fotografiarla, es tolerable si quien comete el desafuero no es un hombrecillo del montón sino un creador de probado talento (Polanski lo es, sin la menor duda)

Uno de los defensores más ruidosos del cineasta polaco-francés (tiene ambas nacionalidades) ha sido el ministro de Cultura de Francia, señor Frédéric Mitterrand, sobrino del presidente François Mitterrand y ex socialista que abandonó las filas de este partido cuando el presidente Nicolas Sarkozy lo llamó a formar parte de su Gobierno. No sospechaba el ministro que poco después de formular aquella enérgica protesta se vería en el corazón de una tormenta mediática parecida a la del realizador de El cuchillo en el agua y El pianista.

En efecto, hace pocos días, la hija del líder del Front Nacional, Jean Marie Le Pen, Marine Le Pen, inició una ofensiva política contra el ministro Mitterrand, recordando que en 2005 éste publicó un libro autobiográfico, La Mauvaise vie (La mala vida), en el que confesaba haber viajado a Tailandia en pos de los chicos jóvenes de los prostíbulos de Patpong, en Bangkok. La confesión, muy explícita, venía adornada de consideraciones inquietantes, por decir lo menos, sobre los efectos turbadores que la industria sexual de adolescentes en el país asiático provocaba en el autor: «Todo ese ritual de feria de efebos, de mercado de esclavos, me excita enormemente». La hija del líder ultra francés, y algunos diputados socialistas, unidos por una vez con este motivo, se preguntaban si era adecuado que fuera ministro de Cultura de Francia alguien que, con su conducta, desmentía de manera categórica los declarados empeños del Gobierno francés por erradicar de Europa el «turismo sexual» hacia los países del Tercer Mundo como Tailandia donde la prostitución infantil, una verdadera plaga, golpea de manera inmisericorde sobre todo a los pobres.

El ministro Mitterrand, sin dejarse arredrar por lo que él y sus defensores consideran una conjura de la extrema derecha fascista y un puñado de resentidos del Partido Socialista, compareció en la hora punta de la Televisión Francesa. Explicó que «había cometido un error, no un delito» y que, naturalmente, no pensaba renunciar porque «recibir barro de la ultraderecha es un honor». Aseguró que no practica la pedofilia y que los chicos tailandeses de cuyos servicios sexuales disfrutó ya no eran niños. «¿Y cómo sabía usted, señor ministro, que no eran menores de edad?», le preguntó la entrevistadora. Desconcertado, el señor Frédéric Mitterrand optó por explicar a los televidentes la diferencia semántica entre homosexualidad y pedofilia.

La defensa que han hecho políticos e intelectuales franceses del ministro de Cultura se parece mucho a la que ha cerrado filas detrás de Polanski, y hermana también, cosa significativa, como a los críticos, a gente de la derecha y la izquierda. Se recuerda que, cuando el libro salió, el propio presidente Sarkozy alabó la franqueza con que el señor Mitterrand exponía a la luz pública los caprichos de su libido, y afirmó: «Es un libro valiente y escrito con talento». Con todo este chisporroteo periodístico en torno a él, es seguro que La Mauvaise vie (La mala vida) se convertirá pronto en un best-seller. Tal vez no obtenga el Prix Goncourt, pero quién puede poner en duda que lo leerán hasta las piedras. Nadie parece haberse preguntado, en todo este trajín dialéctico, qué pensarían en Francia de un ministro tailandés que confesara su predilección por los adolescentes franceses a los que vendría a sodomizar (o a ser sodomizado por ellos) de vez en cuando en las calles y antros pecaminosos de la Ciudad Luz. Moral de la historia: está bien practicar la pedofilia y fantasías equivalentes siempre que se trate de un escritor franco y talentoso y los chicos en cuestión sean exóticos y subdesarrollados.

Comparado con el cineasta Polanski y el ministro Mitterrand, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, es, en materia sexual, un ortodoxo y un patriota. A él lo que le gusta, tratándose de la cama, son las mujeres hechas y derechas y sus compatriotas, es decir, que sean italianas. Él ha hecho algo que de alguna manera lo emparienta con los 12 Césares de la decadencia y sus extravagancias descritas por Suetonio: llenar de profesionales del sexo no sólo su suntuosa residencia de Cerdeña llamada Villa Certosa sino, también, el Palacio que es la residencia oficial de la jefatura de Gobierno, en Roma. Los entreveros sexuales colectivos y seudo paganos que propicia han dado la vuelta al mundo gracias al fotógrafo Antonello Zappadu, que los documentó y vendió por doquier. Al estadista le gustaba disfrutar en compañía y en una de esas extraordinarias fotografías de Villa Certosa ha quedado inmortalizado el ex primer ministro checo, Mirek Topolanek, quien, de visita en Italia, fue invitado por su anfitrión a una de aquellas bacanales, donde aparece dando un salto simiesco, desnudo como un pez y con sus atributos viriles en furibundo estado de erección (¿lanzaba al mismo tiempo el alarido de Tarzán?), entre dos ninfas, también en cueros. ¿La moraleja en este caso? Que si usted es uno de los hombres más ricos de Italia, dueño de un imperio mediático, y un político que ha ganado tres elecciones con mayorías inequívocas, puede darse el lujo de hacer lo que a sus gónadas les dé la reverendísima gana.

Hablar de escándalo en estos tres casos sería impropio. Sólo hay escándalo cuando existe un sistema moral vulnerado por el hecho escandaloso. Eso es lo que subleva a toda o parte de la sociedad. Lo que vemos, en estos episodios, es más bien el eclipse de toda moral, simples espectáculos, utilizados, por quienes los defienden o los condenan, no en nombre de principios y valores sobre los que existiría alguna forma de consenso social, sino de intereses políticos, reflejos condicionados ideológicos, frivolidad y una chismografía mediática que los redime de toda connotación ética y los convierte en diversión para el gran público. Para la cultura imperante, sólo es lícito condenarlos desde un punto de vista estético y sostener, sin caer en el ridículo, que es una vulgaridad violar niñas, ir a Tailandia como hace la plebe a alquilar muchachos y contratar hetairas para las fiestas palaciegas ¡y luego hacerlas candidatas al Parlamento Europeo! Todo eso revela mal gusto, una imaginación sexual burda y cochambrosa.

La generación a la que pertenezco dio varias batallas: por la revolución, el comunismo, la emancipación de la mujer, la libertad religiosa y la libertad sexual. Parecía que, habiendo perdido todas las otras, por lo menos en Occidente habíamos ganado esta última. Episodios como los que resumo en esta nota muestran que creer semejante cosa es una ilusión. ¿Qué clase de libertad sexual hay detrás de las villanías de este trío? Abusar de una niña de 13 años, gozar con adolescentes que son esclavos sexuales por culpa del hambre y la violencia y convertir en un burdel el poder al que se ha llegado mediante el voto de millones de ingenuos, son acciones que hacen escarnio de la libertad que precisamente clama porque en la vida sexual desaparezca esa relación de amo y esclavo que, en estos tres casos, se manifiesta de manera flagrante. La libertad sexual es en ellos una patente de corso que permite a quienes tienen fama, dinero o poder, materializar de manera impune sus deseos degradando a los más débiles. Apuesto mi cabeza que los tres héroes de estas historias reprobaron escandalizados las violaciones y abusos sexuales de niños en los colegios religiosos que han llevado al borde de la ruina a la Iglesia Católica en países como Estados Unidos e Irlanda, por las sumas enormes con que han debido compensar a las víctimas. Ni ellos ni sus defensores parecen conscientes de que sus proezas son todavía menos excusables que las de los curas pedófilos por la posición de privilegio que tienen y de la que abusaron, envileciendo con sus actos la noción misma de libertad. Cuánta razón tenía Georges Bataille cuando pronosticaba que la supuesta sociedad «permisiva» serviría para acabar con el erotismo pero no con la brutalidad sexual.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Desafueros/libido/elpepuopi/20091018elpepiopi_11/Tes

Share

Vibrador de oro, juguete sexual recomendado

Estaba dudando si ponerle “recomendado” al título de este post, pues la barbaridad que cuesta este vibrador no es lo más recomendable para tu economía.

Este vibrador de lujo bañado en oro de 18 quilates, fabricado por  LELO, cuesta la friolera de 7 500 euros.  Vaya, vaya…

 

lelo gold

LELO es un fabricante de juguetes sexuales que se caracteriza por sus productos finos y de buena calidad, aunque esta vez se fueron hasta las nubes.

Además del baño en oro, este vibrador te ofrece vibraciones casi silenciosas, cinco modos de estimulación preprogramadas, una elegante caja, una bolsa de satén, un manual y 1 año de garantía de LELO.

Y como dicen que “lo mejor bien en frasco chico”, este vibrador le hace honor a la frase con sus escasos 174 X 35 X 29 mm y 225 gramos de peso. En fin, para todos los gustos y bolsillos hay…

http://www.sexologia.net/17-10-2009/mujer/vibrador-de-oro-juguete-sexual-recomendado

Share

El orgasmo femenino y sus distintas fases

Aprende a reconocer cada una de ellas y algunos consejos para alcanzarlo

No todas las mujeres alcanzan el orgasmo No todas las mujeres alcanzan el orgasmo 

El orgasmo femenino, es un tanto más complejo de entender y de experimentar que el masculino; tanto que muchas mujeres dicen no haberlo sentido nunca.

Y es que el orgasmo, es todo un aprendizaje para la mujer, un aprendizaje que requiere de mucha práctica, paciencia y de autoconocimiento. Para que el orgasmo femenino se produzca, tienen que existir tres condiciones básicas: deseo, excitación y lubricación de la vagina, por lo que si alguno de estos elementos falla, es imposible que se pueda sentir un orgasmo.

Es muy conocido el hecho de que muchas veces las mujeres “fingen un orgasmo” o lo han tenido que hacer en algún momento de sus vidas, para no desanimar a sus parejas, y esta debe ser una de las situaciones más frustrantes que exista.

Para llegar a entender el orgasmo femenino, es importante saber que éste es un reflejo que se produce luego de una correcta estimulación y saber que además, está compuesto por cuatro fases:

-Primera fase (excitación): puede durar desde varios segundos, hasta varios minutos luego de iniciada la estimulación erótica, en esta etapa, la mujer experimenta aumento de lubricación vaginal, los labios de la vagina se hinchan, los senos y el clítoris se entumecen, se acelera el pulso, la respiración y los latidos cardíacos y se eleva la presión arterial.

-Segunda fase (meseta): las características antes descritas se intensifican, las paredes vaginales y el clítoris, se llenan de sangre, cambian de color, los músculos de las nalgas, muslos, caderas y manos, se tensan y se puede producir un rubor en la piel de la cara, de los hombros y del pecho.

-Tercera fase (orgasmo): es la más corta, con una duración de unos segundos, se producen contracciones involuntarias de la vagina y útero y una sensación de placer. Se mantiene acelerada la respiración y el pulso, la contracción de los músculos se hace más intensa.

-Cuarta fase (resolución): puede durar de 5 a 60 minutos. Los genitales regresan a su estado normal y se produce la relajación de los músculos.

Si eres de las que nunca ha tenido esa maravillosa sensación de plenitud, o no estás segura de haberla tenido o de tenerla, puedes poner en práctica algunos consejos.

Por ejemplo, para iniciarte en el aprendizaje de conseguir un orgasmo, los especialistas recomiendan practicarlo en solitario, mediante la autoexploración del propio cuerpo y de sus respuestas ante un estímulo sexual, mediante la masturbación.

Esto sumado a una buena comunicación con tu pareja, pueden ayudarte a vivir tu sexualidad de forma más plena y a alcanzar el tan deseado orgasmo.

Foto: Chica en cama por Luis Barretto en Flickr

http://www.educasexo.com/sexo/el-orgasmo-femenino-y-sus-distintas-fases.html

Share

PUTICLUB (Y II)

Defensores y detractores del único comercio carnal que no admite la técnica del congelado, provocan un engorroso debate que saca lo peor que cada moralista lleva dentro, y lo más obvio que cada libertino intenta exhibir fuera. Señoras que quieren hacer de sus encantos un negocio propio de la economía liberal, y señoras y caballeros que quieren ordenar el uso de los encantos de esas señoras, según su estricto sentido de la moral, forman una parte mínima del dilema vital que, el pobre de Shakespeare, redujo a un mero asunto de ontología existencial: ser o no ser.
¿Se puede o no se puede ser prostituta? ¿Se debe o no se debe ejercer la prostitución? ¿Era don Marcelino Menéndez Pelayo, un sabio de la más rancia derechona, adicto al puterío? ¿Murió o no murió el general Primo de Rivera con las botas puestas? ¿O se trata del general Custer? Éstas y otras dudas de mayor calado, continúan alimentando la polémica en torno a la licitud, prohibición o indiferencia que suscita la prostitución, a la que no suele aplicarse la lógica elemental de Perogrullo, que hoy deseo ensayar, con la intención de arrojar un modesto rayo de luz sobre el dilema.
Imagine, por lo tanto, el lector, que ya es imaginar, que soy una apetecible y necesitada señora, sumida en la más negra miseria, y decido poner precio, con IVA, a mis encantos. No lo publicito, pero lo sugiero, y, con absoluta discreción, consigo hacerme con una clientela que requiere mis servicios con la fidelidad del individuo que no puede renunciar a un plato de gambas a la plancha, o a una ración de almejas de Carril. Me cuido -por supuesto-, paso las oportunas revisiones sanitarias, hago algún curso de reciclaje, y cotizo, como autónoma, a la Seguridad Social, consciente de que, llegadas a una edad, en esta profesión, hay que retirarse a tiempo para poner una mercería o ingresar en una buena residencia, donde pueda alegrar la vida a los ancianos. Soy consciente de que tendré que renunciar, como en otros trabajos, a formar una familia y a tener hijos. Al igual que otras señoras que venden sus habilidades contables o financieras a un «jefe» muy celoso de cualquier tipo de infidelidad a su empresa.
Sigamos suponiendo -aunque ya me estoy cansando de este travestismo- que, como empleada pública del placer, exijo, a cambio de mis labores y el pago puntual de mis impuestos, la correspondiente protección estatal y la tajante persecución de macarras y proxenetas, que, para la buena marcha del oficio, son tan detestables como las mafias que cobran porcentaje o «protección» a los currantes sin papeles o a los dueños de las pescaderías. Derechos que hago extensivos, por supuesto, a los talleres donde mis colegas quieran colectivizar sus faenas, en torno a una «barra americana», una «mesa de camilla», presidida por la fotografía del Dr. Fleming y su penicilina, o en una sala de masajes orientales. Todo esto escrupulosamente regulado por el Ministerio de Trabajo, el Derecho Laboral y el amparo de la Ley. O sea, con luz y taquígrafos, y no bajo el amparo, débil, de una farola, y la sonrisa irónica de un «poli» corrupto.
Me quedaría, tan solo, el estigma impuesto por la rigidez moral de esas personas bienpensantes que no dan la más mínima importancia a prostituir sus ideas, a vender su dignidad por un «rolex», o a mentir como un bellaco desde la impunidad que otorga un puñado de votos. Y tendría que escuchar cosas parecidas a «vaya tía furcia», «menuda pelandusca» o «niño, no mires a esa degenerada que, de eso, ya se encarga tu padre». Pero, a falta del desempeño de una cátedra en la universidad «Pompeu Fabra», que sería el empleo de mi vida, tendría el estómago lleno, no escandalizaría al personal exhibiéndome en paños menores en espacios públicos -con el consiguiente riesgo a las pulmonías- y soñaría, al igual que cualquier honesta señorita de la burguesía, con la llegada de un príncipe azul, aunque, en mi caso, tendría que limitarse al salido -con perdón- del cuento de «Pretty woman».
Yo no sé si, con estas lucubraciones, he contribuido a solucionar el debate de la prostitución. Ahora bien, el esfuerzo de ponerme en el lugar de una chica de la vida, me ha dejado tan fatigado, y con tantas ganas de mandar a freír espárragos a tanto filósofo hipócrita, que voy a prepararme, ya lo saben, un Dry Martini doble.

http://www.diarioinformacion.com/dominical/2009/10/18/puticlub-ii/942052.html

Share

PUTICLUB

Establecimientos propios de las grandes urbes, o de los parajes rurales próximos a las carreteras, los puticlubs modernos y con neones, son herederos de una rancia tradición del comercio carnal que tiene sus orígenes en multitud de babilonias bíblicas e historias del Egipto o la Roma antigua. Putas, ibas, rabizas y colipoterras, han existido desde que el mundo es mundo, y desde que las hijas de Eva comprendieron que era mucho más codiciada una manzana, en el ámbito venal del intercambio, que -permítasenos la vulgaridad- un boniato, como especie vegetal, también surgida en el Paraíso.
En mi pueblo del secano, por ejemplo, no tenemos, que yo sepa, puticlub alguno. Existen, eso sí, vestigios arqueológicos, extramuros del villorrio, que debieron cumplir tal función, en años de mayor bonanza y relajación moral. Nada que ver con la tradición, ininterrumpida, de otras poblaciones y aledaños cuyas mancebías, burdeles, o casas de lenocinio, sirvieron para estimular la economía, aliviar los ímpetus sexuales del mocerío e inspirar los sermones de los curas trabucaires. Locales que servían también, como es lógico, para dar de comer, de cuando en cuando, a unas pobres mujeres que, de no ser por estos negocios, además de oficiar de putas gratis para sus legítimos, hubieran tenido que acarrear leña como un burro, criar a una prole de descarriados, y hacer la colada en los fríos lavaderos del lugar.
Como historiador, yo sé muchas cosas de mancebías y casas similares, un poco por la vida, y las más leídas en libros como el de don Carlo María Cipolla en su obra titulada «Historia económica de la Europa preindustrial». En ella, el ilustre profesor y maestro, trazó un cuadro vivísimo del puticlub antiguo, entre los siglos XVI y XVII. Desde siempre, la puta fue piedra angular de una empresa, en ocasiones, muy rentable. Alimentó una próspera economía que, en manos de la «madame», produjo beneficios para el macarra o rufián y para toda una compleja jerarquía de alcahuetas, correveidiles, mozos de zafa y taberneros que vivían de su esfuerzo. Bajo la tutela de los municipios, muchas veces, estos establecimientos, propiciaron buenas rentas para sus arcas, y no fue raro que, parte de los beneficios de la «puta rica y arrepentida», fuesen a parar a la iglesia en forma subvenciones para capellanías, medias raciones, obras pías o la generosa restauración de algún retablo.
Hoy día, en Bellvei (Tarragona), localidad de 2.000 habitantes, el prostíbulo Club Estel, sito, con gran acierto de la administración local, en su polígono industrial, ha recuperado la antigua costumbre de la beneficencia. Según leo, en las páginas de «Público», colabora con el Ayuntamiento en la subvención de las fiestas del pueblo y surte, gratuitamente, de material deportivo, al equipo de fútbol base -integrado por niños de 3 a 5 años- de la localidad, que luce, en el chándal, el nombre del negocio, sin especificar su cometido. A eso se le llama, discreción. El alcalde considera al Club Estel como «una empresa ejemplar». Un ciudadano ha llegado a comentar a ese diario que «todo el país debería tener locales como éste; las chicas se evitarían la calle y dispondrían de asistencia médica. Y el sexo es necesario tanto para los solteros y los viudos, que caray».
Pero nunca llueve a gusto de todos y, otros políticos del pueblo, solo ven el problema «moral» del asunto, ya que nada se dice sobre el lado perverso de la prostitución, explotando brutalmente a las mujeres por parte de las mafias, y su estado rayano en la esclavitud. A determinados políticos -pienso yo- no les gusta, pura y simplemente, que las putas se metan a financiar eventos culturales y deportivos, porque lo mismo acaban presidiendo la procesión, haciendo el «saque de honor» en la final de fútbol sala de Bellvei, o, quien sabe, presentando un libro en su Casa de Cultura, y dejando sin trabajo al concejal del ramo.
Yo no sé si detrás de todo esto hay gato encerrado. La idea de un puticlub ejemplar y solidario no me desagrada, si anda ausente la violencia de la coacción y reina el libre albedrío en las señoras ¿Y si resulta que, además, se sirven en su barra, correctamente, los Dry Martinis? Por el momento, tal y como está el patio del rigorismo moral en el país, el prestigio que gozan los «sepulcros blanqueados» y la absoluta falta de ganas de los gobernantes para arreglar el viejo problema, no me pronuncio sobre la cuestión. Entre otras cosas porque nunca he creído que, a pesar del caso de Bellvei, en los infiernos que jalean los justos, haya un rayo de luz que proceda del purgatorio.

http://www.diarioinformacion.com/dominical/2009/10/18/puticlub/939756.html

Share

SEXO EN EL MUSEO

Fui no hace mucho al Marq a ver la exposición sobre la belleza del cuerpo -por cierto, aprovechen que se acaba ya-, y entre esculturas y cerámicas, de pronto oímos un: «Mamá, ¿qué le pasa en la colita a este hombre?» procedente de un niño de unos tres o cuatro años que, alarmado, señalaba una de las imágenes sexuales pintadas de forma bien explícita en una crátera griega con lo que se supone que era un fauno refocilándose con varias ninfas con el pene, más largo que su brazo, mirando al cielo. Desde luego, el contenido de muchas de las obras de arte jamás sería apto para menores si no fuera por eso, porque es arte, así que los padres vamos tan felices a los museos con nuestros retoños que, a partir de cierta edad, aprovechan para documentarse con cara de angelitos y para cuchichear entre ellos sobre las mujeres desnudas y las escenas de sexo de espaldas a sus padres y a los guías. Aún me acuerdo, cuando era una cría y aún vivía Franco, que lo que estaba absolutamente prohibido e impensable, como ver el cuerpo desnudo de una mujer, se convertía en algo normal y recomendable en cuanto pisabas un museo. Recuerdo la primera vez que fui al Prado con mis padres y lo que me conmocionó ver cuadros en los que se veía los pechos de las mujeres sin que nadie se escandalizara ni intentara alejarme de aquello. Ahora, obviamente, nadie se va a asustar por ver dos tetas, pero resulta divertido observar que la reacción de los niños mayorcitos ante las imágenes de contenido sexual en un museo, son las mismas que tuvimos nosotros a su edad, y tampoco deben entender muy bien por qué los mandamos a dormir cuando sale una escena de sexo en la tele y, sin embargo, les animamos a estudiar una vasija en la que claramente se muestra a un grupo de personas fornicando.

http://www.diarioinformacion.com/dominical/2009/10/18/sexo-museo/939764.html

Share

Seducir con la voz

El modo de hablar de una persona no sólo muestra sus emociones y ánimo, además es un indicio de su capacidad de seducción

Algunas investigaciones recientes indican que la voz humana es mucho más que «el sonido que produce el aire expelido de los pulmones al salir de la laringe y hacer que vibren las cuerdas vocales». Si «los ojos son el espejo del alma», como reza el proverbio, la voz bien podría considerarse como uno de los mejores reflejos de la sexualidad y el atractivo de una persona.
El catedrático de Lingüística de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, Andrew Linn, y el ingeniero de sonido Shannon Harris, teclista del cantante británico Rod Stewart han elaborado una fórmula científica de una voz humana «perfecta y atractiva». Pretenden desentrañar el secreto e identificar una serie de características matemáticas comunes a todas ellas, las cuales a juicio de los investigadores, representan las características principales que debe tener la «voz perfecta». Para resultar atractiva una persona debe pronunciar un máximo de 164 palabras por minuto y emitir pausas de 0,48 segundos entre las frases, las cuales han de expresarse con distinta entonación, la cual debe ser de carácter decreciente, mientras que su frecuencia de sonido debe oscilar entre los 34,5 Hz (hercios o ciclos por segundo) y los 12,2 Hz, lo cual genera un tono agradable, que no es ni demasiado grave ni excesivamente agudo. Asimismo, este trabajo muestra que características de la personalidad de quien se expresa, como son la seguridad en sí mismo y la confianza en las demás personas, influyen positivamente en su habla y en el atractivo de su voz.
Otra investigación, efectuada en la Universidad Estatal de Nueva York, en Albany, ha mostrado que la voz de una mujer se vuelve más seductora cuando está en su período más fértil del mes, es decir durante los días en que se halla en su etapa ovulatoria. Las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y gestágenos) pueden alterar la laringe, produciendo modificaciones muy sutiles que los hombres son capaces de detectar . De ese modo, podrían encontrar a una mujer en su período fértil más atractiva que otra que no lo está, sin saber porqué les atrae más.

http://www.diarioinformacion.com/dominical/2009/10/18/seducir-voz/939763.html

Share

La protección real a las víctimas, igual que antes del Plan contra la Trata

La protección y asistencia a las víctimas de explotación sexual sigue siendo igual a la aprobación hace casi un año del Plan Nacional contra la Trata de Seres Humanos, aunque sí ha crecido el presupuesto para programas de ayuda a estas personas.

Con motivo hoy del Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, algunas asociaciones que trabajan con estas mujeres coinciden a EFE en que es prematuro esperar un impacto real del Plan, que prevé dar ayudas a las víctimas de trata y se compromete a no expulsarlas del país durante un periodo (mientras se deciden a denunciar).

Según la coordinadora de Proyecto Esperanza, Marta González, muchas de las medidas recogidas en el Plan están pendientes de modificaciones legislativas, sobre todo de la Ley de Extranjería y la de Asilo, esta última aprobada en el Congreso el pasado día 15.

Por ello, las asociaciones han urgido en una reciente reunión con el Ministerio de Igualdad a acelerar su aplicación, ha añadido la coordinadora del Proyecto Esperanza, una iniciativa de la Congregación de Religiosas Adoratrices.

Entre las medidas que faltan por desarrollar figura un protocolo de identificación y derivación de víctimas -esencial para poder acceder a los recursos-, establecer un periodo de reflexión mientras las mujeres deciden denunciar y la garantía de asistencia a las víctimas de forma homogénea en todo el país.

Igualdad está realizando actualmente un mapa de recursos de asistencia a estas mujeres y ha mejorado el aspecto presupuestario; hace solo unos días ha seleccionado 36 de los 50 proyectos presentados por las ONGs para optar a los dos millones de euros en subvenciones que destina a estos programas.

El Proyecto Esparanza, que trabaja con las víctimas desde hace diez años, atiende cada año entre 50 y 70 casos nuevos y dispone del teléfono de emergencia 607.54.25.15. Además, ofrece un millar de plazas de acogida y un programa de ayuda integral (psicológico, laboral, social).

En similares términos, María Tejada, de la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM), cree que el plan nacional contra la Trata, que considera positivo, se encuentra aún en fase de desarrollo y necesita de las modificaciones de la Ley de Extranjería (actulamente en tramitación parlamentaria), de Asilo y del Código Penal.

La reforma del Código Penal pretende distinguir entre la Trata y el Tráfico de seres humanos.

También es importante la financiación para poder desplegar dispositivos de emergencia y asistencia legal o psicológia, añade Tejada, cuya ONG también proporciona atención y acogida a refugiados e inmigrantes.

Por otro lado, la directora de la Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAM), Rocío Nieto, explica que el 89 por ciento de las mujeres no quieren ejercer la prostitución.

«Todas vienen desde su país de origen engañadas por una red y, aunque ellas digan lo contrario, no se dedican a la prostitución por voluntad propia. Es muy fácil entrar en esto y muy difícil salir», añade.

APRAM, con sedes en Denia, Badajoz, Murcia, Avilés, Madrid Salamanca y Sevilla, tiene en la capital española una unidad móvil que recibe entre 250 y 280 consultas diarias.

Entre sus colaboradoras, cuenta con mujeres que han vivido la misma situación y brindan su ayuda desde la experiencia anterior.

De 2008 y hasta la fecha, APRAM ha logrado que siete mujeres hayan abandonado la prostitución.

http://www.adn.es/sociedad/20091018/NWS-0109-Trata-Plan-proteccion-victimas-igual.html

Share

Eraldatzen propone una charla sobre ‘Prostitución: trabajo o explotación’

Será impartida por Amaia Lasheras, de Aukera Elkartea, el jueves en la casa de cultura En el marco de las jornadas de DD. HH y mujer

DV. La asociación pro-mujer Eraldatzen propone para el próximo jueves una charla sobre Prostitución: trabajo o explotación. La misma, que comenzará a las 19.00 horas en la casa de cultura Zelai Arizti, correrá a cargo de Amaia Lasheras, de Aukera elkartea. También habrá debate.
Esta conferencia se enmarca en la tercera jornada del ciclo sobre derechos y humanos y mujer que viene organizando Eraldatzen y que finalizará el próximo mes de diciembre con la celebración del Día Internacional por los derechos humanos.
Este jueves también tendrá lugar un vídeo-forum. Se proyectará la película Princesas, dirigida por Fernando León de Aranoa en 2005. Será a las 22.00 horas, en la casa de cultura de Urretxu.
Las actividades en torno a los derechos humanos y mujer no son las únicas que Eraldatzen llevará a cabo este mes. De hecho, el día 29 tendrá lugar un taller de desarrollo personal que tendrá lugar a las 18.30 horas, en la casa de cultura de Urretxu. «El taller de desarrollo personal continúa abriendo un espacio para la formación en género, la comunicación, la reflexión y el intercambio de opiniones en torno a temas que atañen a todas las mujeres. Invitamos a acudir a mujeres que deseen incorporarse a este grupo que funciona hace ya dos años y medio», dicen desde Eraldatzen.
La asociación celebrará en noviembre el VII Foro de Igualdad entre mujeres y hombres. «La igualdad es nuestro principal fin y por ello en el foro incorporaremos nuevamente el tema de las masculinidades, la sexualidad en los diferentes ciclos vitales y las relaciones de poder que se dan en ese terreno».
Share

El Parlamento pidea los medios que supriman los anuncios sobre prostitución

– NaBai se abstuvo, pese a que Aralar exige en Euskadi que se cumpla la ley vasca que prohíbe este tipo de publicidad

El Parlamento de Navarra pide a los medios de comunicación que rechacen o supriman «cualquier tipo de publicidad de actividades relacionadas con la prostitución y con el menoscabo de los derechos de las personas que dicha actividad produce, como lo han hecho ya los principales medios de todo el mundo».

 

El pleno de la Cámara foral solicita a los medios que, «en el marco de sus códigos deontológicos, se planteen la renuncia a la publicidad relacionada con el comercio sexual, para impedir el negocio de las organizaciones mafiosas dedicadas al comercio sexual».

Esta propuesta, que llevó UPN al debate sobre el estado de la Comunidad, contó con el voto a favor de todos los grupos, menos de NaBai, que se abstuvo.

Diario de Navarra es el único periódico de la Comunidad foral y uno de los pocos en España que no admite este tipo de publicidad y los ingresos económicos que genera, por considerar que atenta contra la dignidad de la mujer.

En la defensa de la propuesta, el portavoz de UPN, Carlos García Adanero, destacó que tanto el Gobierno central como otras comunidades españolas han puesto en marcha iniciativas similares a la que ayer debatió y aprobó el Parlamento navarro.

El portavoz de la coalición nacionalista Maiorga Ramírez argumentó a la abstención de su grupo que reducir «exclusivamente» la prostitución a los términos expresados en la propuesta de UPN «es frivolizar mucho sobre el asunto». «Es necesario un debate más sosegado y hay que estudiar las consecuencias que conllevaría el llevar a terrenos absolutamente opacos este tipo de actividad, que se seguiría desarrollando», agregó el portavoz de NaBai.

Sin embargo, se da la circunstancia de que en Euskadi, Aralar ha exigido vía parlamentaria al Gobierno vasco que cumpla la Ley de Igualdad de esa comunidad que prohíbe estos anuncios «que la propia Defensoría de Mujeres y Hombres ha dicho que incurren en discriminación por razones de sexo», señaló este partido en el comunicado en el que explicaba su iniciativa parlamentaria. En esa nota que hizo pública en el País Vasco, Aralar, además, destacó que en Italia esta publicidad ya se ha eliminado y que en Francia la ley dice que «si alguien promueve la prostitución mediante la difusión de mensajes destinados a un público no determinado, puede ser considerado proxeneta».

http://www.diariodenavarra.es/20091017/navarra/el-parlamento-pidea-medios-supriman-anuncios-prostitucion.html?not=2009101702225910&idnot=2009101702225910&dia=20091017&seccion=navarra&seccion2=politica&chnl=10

Share