Prostitución en la Unión Europea

Ha pasado un mes desde que El País publicó una serie “indecente” de fotos de prostitución en el mercado La Boquería, uno de los más afamados de Barcelona; aunque se dijo que era un “escándalo” lo cierto es que el en plena vía pública era y es común en muchas ciudades europeas.
Políticos, profesionales, periodistas y vecinos reavivaron el debate sobre la legalización o la prohibición de la prostitución que hasta ahora sigue en curso y que no encuentra salida alguna. La pregunta más frecuentes que se hizo fue: ¿Legalizar la prostitución es una posible solución?

El Economista, dijo: «No hay razón alguna para negarse a legalizar la prostitución». 20 minutos, precisó: «En España hay 300 mil –casi el 90% inmigrantes y víctimas de tráfico– en el limbo de la alegalidad y supeditadas a reglamentos municipales que “preservan el orden público”».

En la UE la legislación es ambigua y contradictoria, y no existe un acuerdo. Las posturas van desde considerarla un trabajo cualquiera, con subsidio de desempleo incluido (Holanda, Alemania o Hungría); o perseguirla con multas y penas de cárcel (Suecia, Irlanda o Rumania).

En Suecia, por ejemplo, se prohíbe comprar servicios pero no venderlos desde 1999 y, en los cinco primeros años de legislación, el número de prostitutas en Estocolmo se había reducido en dos tercios, el de clientes en un 80% y el comercio en las calles prácticamente había desaparecido.

En Holanda desde el año 2000 la prostitución se convirtió en una actividad laboral igual que las demás, pero contradictoriamente para 2003 sólo 921 de las 30.000 mujeres que ejercían la prostitución habían legalizado su actividad, por lo que se concluye que la legalización fracasó.

En España, Italia o Francia, la prostitución no está ni autorizada ni prohibida y todos los agentes implicados en el negocio se benefician de una serie de lagunas legales. Las asociaciones de apoyo a las prostitutas quieren regular la prostitución y otorgar derechos laborales a quienes la ejercen.

Según Vicky Montero (RTVE), hay cuatro caminos a elegir: abolicionismo, nuevo abolicionismo, prohibicionismo y reglamentarismo. (1) El modelo más común es el nuevo abolicionismo (32% de la UE), seguido por el reglamentarismo (28%), el abolicionismo (24%) y el prohibicionismo (16%).
Es también cierto que los mismos periódicos que denunciaban las “transacciones sexuales callejeras”, páginas después, “ofrecían” anuncios de “señoritas de ”. ¿Cómo se entiende eso?. Pues sencillamente que “negocios son negocios”, y si una mujer “ofrece” sus servicios…

Finalmente, hacemos eco de la opinión de Xavier Sala i Martín, en La Vanguardia, cuando dice: Existen dos argumentos poderosos a favor de la legalización: reducir el tráfico y proteger la salud de la cónyuge. ¿Cómo? Con control sanitario, impuestos, y que cada sea microempresaria.

_____________
(1) Ver los cuatro “modelos” en: http://www.rtve.es/noticias/20090929/prostitucion-europa-busca-soluciones/294261.shtml

http://www.losandes.com.pe/Sociedad/20091004/28001.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario