«El Premio» Paula y Montse. Por Teo

PaulaVip.com

FECHA DE LA EXPERIENCIA:Marzo 2009
NOMBRE DE LA ESCORT:Paula y Marien
NOMBRE DE LA AGENCIA/PISO/CLUB:-
WEB: http://www.girlsbcn.net/girls_archivos/gbmarien.htm http://www.paulavip.com/
DIRECCIÓN:Les Corts
TELÉFONO DE CONTACTO:617-586-738 y 692-061-407
TARIFAS APLICADAS: 700€
DETALLES DE LA AGENCIA/PISO/CLUB:Piso exquisitamente decorado.Inspiraba el lugar para recrear el ambiente de alguna novela.
DETALLES DE LAs ESCORTS: Se dan en la narración.
VALRORACION ESTETICA DE 1 A 10: Notable alto
VALORACI0N DEl SERVICO DE 1 A 10: Excelente. Si pongo un «10» me dirán que exagero, pero si la cita hubiera sido un ejercicio de gimnasia, se diría que el trabajo era impecable y no cabría menor nota.

Dos comentarios que me quedaron en el tintero:

1) Éste sí es un triunvirato sólido, y no el del «Gobern».
2) Para poner un «pero» al encuentro: yo me habría quedado otro par de horas… Guiño

 

La lluvia me obligó a modificar mi ruta de viaje, así que tuve que adentrarme en el subsuelo de la ciudad para llegar a mi destino. Cómo no, las Fuerzas del Mal andaban ociosas en esa desapacible tarde, y decidieron hacer rodar mi brújula, con la finalidad de que nunca arribara a la meta. Casi lo consiguieron, puesto que hasta por tres veces, tomé la dirección contraria a la que debía. Muy cercano ya al apartamento donde me esperaban ellas, (y tras recibir una llamada donde se me reclamaba con urgencia), Belzebú se alió con el Dios del viento, doblando por unos segundos mi paraguas, cosa que me obligó a encapucharme, siendo en esos momentos, el vivo retrato de un manifestante antisistema.

Tras unos veinte minutos de retraso, al fin me hallaba en la dirección requerida. Pulsado el timbre del interfono, aún quedaban obstáculos por solventar: el primero, una doble puerta que daba acceso al edificio, y cómo no, mi primera decisión estuvo exenta de éxito. La que abría era la de la izquierda, no la diestra; después, tocaba padecer la nula celeridad de un adormecido ascensor que parecía no querer llegar nunca. Sopesé la idea de subir andando, pero a saber dónde me hubieran dirigido esos peldaños.

Llamé a la puerta, sorprendido quizás de no estar tan alterado como en otras ocasiones, puede porque la última vez que entré a comprar en una tienda, la dependienta, muy amable, me indicó que no podía atenderme. Allí estaban mis benefactoras: Marien con su traje chaqueta, altísima y luciendo unas manos y un cutis tan cuidados como si fuera una escultura de mármol italiano recién esculpida. Y Paula, algo agazapada, con un atuendo similar al de su amiga, delgada, sonriente, recreando a la perfección la típica imagen de la oficinista que sin vestir de forma llamativa, te provoca con el mínimo gesto.

 

Empezamos a charlar de manera distendida, ayudándonos de un aliado: Pedro Ximénez. «El vino dulce las vuelve locas», me había comentado hace años un experto conquistador. No sé si fué la bebida, o el poder de atracción de un servidor, pero ya en la pista donde debía celebrarse la partida, fuí consciente de lo que se me avecinaba: estaba sentado en una terraza de una heladería y había pedido el «especial»: cuatro bolas de helado, barquillos, caramelo, sirope de fresa, chocolate caliente, almendra rallada, nata, sombrilla, y evidentemente, en medio, una fruta tropical del mismo color que los taxis de nuestra ciudad. ¿Podía yo hacer frente a ese mayúsculo pedido?

 

Mientras la displicente Marien disponía unas toallas en el baño para que pasara a la ducha, Paula, con discretos movimientos había topado conmigo, iniciando los primeros tanteos. Los escarceos de su lengua no incluían ningún «Stop», y en seguida, nuestras manos empezaron a subir como una enredadera trepa por la pared de una casa. Marien nos sorprendió flirteando, y no tardó en unirse a esa piña. Ahí estaba yo, entre dos mujeres espectaculares que me asediaban y besaban como sorbe uno con fruición el caldo sobrante de una macedonia. Por fin sé cómo se siente una mortadela entre dos rebanadas de pan de molde. Tras el secado, aún cubierto por un pedazo de tela blanca que ocultaba mi intimidad, esperaba como un cóndor a sus presas, a mis acompañantes, tendidas en la cama, con sugerente y esmerada lencería. Alguien debía dar el primer paso, así que me despojé de la toalla, y me coloqué en medio de ellas. Ni cabe decir que mi personal goboya, (serpiente brasileña), había mostrado su curiosidad por conocerlas, e hizo acto de presencia en busca de mimos y cariños que no tardaron en llegar.

 

La grácil Paula, volviose más atrevida y gritona de lo que pensaba, mientras Marien, algo más calmada, sabía la manera de estimular mis puntos que conectaban directamente con el éxtasis. Ambas estaban lampiñas en sus zonas más personales, y me vino a la cabeza una rotunda frase del compañero Kaiser:«Yo cuando me como un c… me gusta ponerme el babero». Uno me hubiera sido menester, efluvios femeninos embadurnaban mis mejillas, como empapan las de un bebé al que se le da una papilla en la tronera. En un par de ocasiones, corrí peligro de asfixia, una por cada «partener», y es que uno se implica mucho en lo que hace, aunque sea sorber horchata con una cañita.

 

En esa incómoda postura que adoptamos los hombres para brindarles placer a ellas, recibí un trabajo desconocido por mí, en una zona que produce controversia y debate entre los hombres. Volviendo a estar estirado, (al día siguiente mi cuerpo pagó el haber adoptado durante minutos algunas extrañas posiciones; evoqué mi época de niño cuando me pasaba el verano trajinando en los hombros sacos enteros de girasoles), tocaba seguir jugando con el micrófono de teo. Las dos se peleaban por asirlo y cantar, así que al final optaron acertadamente por hacer un dúo. Escogieron de su repertorio una canción que recomiendo: «La cremallera».

 

La función siguió repasando el texto sin prisas, palpando cada milímetro de esos cuerpos femeninos que me arrollaban. En ocasiones tuve la sensación de ser un producto que se mueve por la cinta transportadora de una máquina de una fábrica, y que va recibiendo constantes retoques a medida que va avanzando. No podía atenderlas a las dos, me faltaban brazos, así que después de realizar algunos ejercicios de hípica, se produjo una detonación. Nos habíamos excedido del tiempo pactado, y los tres estábamos tan impregnados de líquidos, como si hubiéramos estado vagando por las calles, donde por cierto, la lluvia persistía. Fué una tarde magnífica, una opción inmejorable para distraerse. Lo malo es que cuando uno prueba algo excelente, lo demás ya le parece poco. Gracias a Paula y a Montse por su franca simpatía, espontaneidad y por las horas que pasamos juntos. Habría que repetirlo.

Un beso, teo.

 http://foro.forosx.com/el-premio-t14830.html

http://www.paulavip.com/content/view/30/34/

Share

¿Cuatro son mejor que dos?

Desgraciadamente este amigo (después colega) en el apellido llevaba la penitencia Lunar y como buen freudiano, todo estaba relacionado con el sexo.

Lo conocí por alguien, que no recuerdo bien, un día como cualquier otro en mi ajetreada vida laborar, quién podría imaginarse que un día compartiríamos secretos de alcoba…

Resulta que una pareja me pidió un servicio especial, una fantasía ¡aja!, si ya era para mí bastante extraño compartir la habitación con el Sr. Fulano de tal delante de su esposa la Sra. Fulana de tal, ahora seríamos cuatro.

Un día la señora despertó con las ganas de ser ella también la que participara en una especie de sexo colectivo o una pequeña bacanal.

No voy por la vida con pretensiones de ser proxeneta de nadie y menos de mi querido amigo, sólo buscaba expandir sus horizontes y ampliar sus expectativas laborales y económicas además de darle un plus a este putesco mundo.

El origen de la prostitución sagrada está ligado a ritos de la fertilidad muy frecuentes en el antiguo Oriente. Originalmente la prostitución sagrada se encuentra en Babilonia, cercana en el tercer milenio como una de las formas de culto a Ishtar. En el gran templo de Ishtar en Babilonia, cercano al Gran Esagifa, moraban las sacerdotisas que se dedican al servicio de la diosa, es decir a efectuar actos de fornicación con los que pagan el precio del rito con que se ingresa en la caja del Templo

Hay placas de terracota cocida, que datan de principios del segundo milenio, que representan escenas de actividades sexuales y otras que representan órganos genitales femeninos y masculinos, usados probablemente como amuletos.

El primer escritor que describe el sexo ritual o la prostitución ritual es Heródoto en el siglo V A.C., cuando describe el centro religioso de la gran ciudad de Babilonia, y anota las costumbres poco usuales para un griego. Luciano de Samosata en el siglo II, A.C., también describe el mismo rito, pero esta vez en la ciudad de Biblos en el Líbano, en un templo de Astarté.

Quería por eso contar mi propia historia, de este hombre que después del sexo y de la culpa, me vio sólo como su tutora en los submundos del comercio de la carne.
La prostitución es un servicio que puede ser ofrecido por hombres y mujeres a solicitud de ambos, pero lo más común en todas las sociedades es la prostitución de mujeres o de hombres a solicitud de hombres. (Aquellos que salen a dar caminatas nocturnas por la Alameda).

La prostitución es un servicio que aunque no ha evolucionado en la forma, y solo cambia en los motivos que llevan a la prostitución, hoy en nuestros días, las formas de prostitución son muy variadas. Empezando por ellas hay que distinguir entre prostitución femenina y masculina, ya que aunque automáticamente cuando se habla de prostitución se piensa en el sexo femenino, también en la actualidad se está produciendo un constante aumento de la prostitución masculina.

Dicen que me burlo de todo, me río de todo, porque me burlo de ellos y me río de ellos, y ellos creen ser todo. Pero la realidad es que para mi en este negocio: “la palabra imposible no debe estar en mi vocabulario”. Clientes complacidos, clientes satisfechos.

http://www.vanguardia.com.mx/diario/noticia/semanario/coahuila/%C2%BFcuatro_son_mejor_que_dos?/437396

Share

Me gustan los hombres y las mujeres

Chicos con chicos, chicas con chicas y unos con otros. La bisexualidad es como llegar a un bufet y comer lo que más te guste en ese momento. Es una elección y una orientación sexual más, tan estable y tan capaz para tener una relación estable como la heterosexualidad o la homosexualidad. No existe ningún rasgo físico, cultural o social que los distinga de los homosexuales o de los heteros. Pero son muy pocas las personas que buscan un acercamiento a ambos sexos. “La bisexualidad no implica la renuncia al propio sexo ni la  negación del rol que posee como hombre o como mujer”. Antoni Bolinches, vocal de la Federación Española de Sociedades de Sexología, reconoce que la bisexualidad es un mecanismo psicológico en el que se entrelazan los sentimientos, el amor y la búsqueda de nuevas experiencias. Aunque las teorías no se ponen de acuerdo.

 

Algunas encuestas apuntan que entre el 2 y el 6% de la población es bisexual. Otros dicen que sólo el 20% de la población es homosexual o heterosexual en exclusiva. El 80% restante se mueve en el terreno de la bisexualidad, aunque la sociedad obligue a elegir entre un sexo u otro. Pero solo uno. Para Bolinches, el 92% de la población es hetero, un 7% se declara homosexual y sólo uno de cada cien se siente bisexual.

 

La mujer tiene menos inhibiciones a la hora de besar a otra mujer o en alabar su belleza. A veces los deseos bisexuales son transitorios y siguen siendo poco conocidos. Hombres y mujeres parecen diferir en la frecuencia de las atracciones bisexuales. Dentro del mundo bisexual, Bolinches dice que “siete de cada diez bisexuales son mujeres”, comenta Bolinches. Son personas heterosexuales que se enamoran de “alguien” de su mismo sexo. Pero sólo de ese alguien. “Las mujeres son más flexibles a la hora de elegir. Se enamoran de un sujeto, ya sea varón o hembra, porque no son homofóbicas.

 

La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que todas las personas podrían ser bisexuales si no fuera por la condena, la represión, el asco y la negación social a la que serían sometidos. Cuando el que habla es el bisexual, reconoce que se deja llevar por un sentimiento, por una verdadera atracción, sin importar el género de la otra persona.

 

La diferencia más marcada entre la ‘bi’ y la homosexualidad es que el bisexual suele esconder su faceta para no ver mermada su cara heterosexual. El homosexual tiene demasiado clara y definida su sexualidad: practican única y exclusivamente con personas de su mismo sexo. No les interesa lo más mínimo una relación heterosexual. Casi todos los homosexuales dicen su condición. Todo lo contrario de los bisexuales.

 

Hay quien piensa que los bisexuales son unos obsesos del sexo. Quienes lo practican, disfrutan al descubrir el placer con alguien del sexo contrario y, a la vez, con alguien de su mismo sexo. Una cosa parece que está clara: “la bisexualidad existe y hay personas capaces de enamorarse y de disfrutar del sexo tanto con hombres como mujeres”, comenta Bolinches. Sólo queda por resolver si la bisexualidad está dentro de cada uno o sólo es cosa de unos pocos.

http://www.elconfidencial.com/salud/bisexuales-hombres-mujeres-20091130.html

Share

La pesadilla de «sufrir» hasta 300 orgasmos al día

Nunca tener tantos orgasmos fue tan poco placentero. Por lo menos en el caso de la británica Michelle Thompson, de 43 años, que asegura que poder experimentar hasta 300 orgasmos en un día se convirtió en una pesadilla para ella. El mundo está mal repartido hasta para esto.

Mientras que a algunas mujeres les cuesta mucho alcanzar el clímax, Michelle asegura en una entrevista al tabloide News of the World que no puede parar de experimentarlos a cualquier hora y en cualquier sitio y , aunque parezca mentira, le ha supuesto un problema hasta ahora. Hasta el ruido de las máquinas de la fábrica de galletas donde trabajaba le provocaban orgasmos. Este «don» o «desgracia», según como se mire, le había hecho perder a sus anteriores parejas, a las que les era imposible seguir el ritmo de la joven.

El caso de esta mujer es poco frecuente y lo han bautizado como Síndrome de Excitación Sexual Permanente. Pero después de muchos fracasos «sexuales», Michelle ha encontrado a un hombre que responde a su demanda. Su vecino Andrew Carr,de 32 años, es el responsable de la felicidad actual de esta mujer con la que practica sexo 10 veces al día.
«Sé que tengo suerte de tener tantos orgasmos porque hay mujeres que nunca han tenido uno, pero esta condición ha arruinado mi vida amorosa», dice la «perjudicada». Sin embargo, tras conocer a su alma gemela, sexualmente hablando, Michelle asegura que su vida ha cambiado y que ya no busca cura para sus orgasmos porque la ha encontrado en Andrew.

Un caso muy atípico

Casos como el de Michelle son muy poco comunes. El psicólogo y sexólogo Antoni Bolinches, vocal de la Federación Española de Sociedades de Sexología explica que una mujer, ante un estímulo erótico persistente y teniendo un buen potencial sexual, puede experimentar orgasmos sin necesidad de una estimulación física, pero no es común que esta circunstancia se prolongue en el tiempo. «Puede pasar, por ejemplo, cuando la mujer tiene una nueva pareja que le resulta muy excitante. Hay cantidad de mujeres que tienen orgasmos pensando en hombres porque la excitación les provoca la contracción del músculo pubocogicio que les genera el orgasmo. Pero si esta circunstancia se prolonga con los años sería digna de estudio».
El psicólogo y sexólogo cree que estamos más bien ante lo más parecido a un caso de ninfomanía, un síndrome minoritario que padece aproximadamente un 1 por ciento de la población y que se basa en una excitación permanente y una necesidad sexual insaciable. «Es un disfunción de la fase de deseo que le hace estar permanentemente excitada. Es lo que se conoce como hipersexualidad». De lo que sí que duda Bolinches es de que la actual pareja de esta mujer, su vecino Andrew, pueda tener 10 orgasmos al día. «A no ser que haya dado con el otro 1 por ciento de la población masculina hipersexual».
Share

Postales de prostitución por Navidad

Los vecinos del barrio barcelonés del Raval no se rinden y prosiguen su lucha contra la prostitución en sus calles. La última iniciativa: enviar a las autoridades postales con imágenes de sus calles por Navidad.

«Deben ayudarnos a conseguir un barrio digno. Nosotros solos no lo vamos a conseguir», afirma un vecino. Para reclamar la atención de las autoridades esta vez han cambiado a Papa Noel, el Portal de Belén o los Reyes Magos por prostitutas y drogadictos por las calles de su barrio.

Han impreso más de 500 postales que ellos mismos han pagado de su bolsillo. Los destinatarios serán el Alcalde, la Policía y los partidos políticos. Quieren recordarles que esto es lo que siguen viendo cada día.

«Que la cuelguen en su árbol de Navidad y que las vean sus hijos. Como lo ve el mío y los hijos de los demás vecinos», protesta otra vecina.

Este barrio ya tiene sus calles empapeladas de carteles contra la degradación de sus calles y hace un mes invitaron al alcalde a pasar un fin de semana con ellos. Esta amble invitación todavía no tiene respuesta. Ahora quieren felicitarle la Navidad para que no olvide sus peticiones.

http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/noticia/100012594/Postales+de+prostitucion+por+Navidad+raval

Share

Cuando eyacular es imposible

Uno de los momentos álgidos de esta ‘Cama redonda’, al menos por lo que a visitas respecta, fue el ‘post’ dedicado a desmontar el mito que afirma que sólo las mujeres pueden fingir orgasmos. Los hombres también podemos. Tres empujones más fuertes de lo normal, un par de gemidos y asunto concluido. Además, el uso del preservativo favorece sobremanera este tipo de comportamiento condenable. Todos los manuales de urbanidad sexual coinciden. No hay que dejar de lado los aspectos comunicativos de la sexualidad, hay que aprender a decir las cosas, con mentiras no se va a ningún lado y bla, bla, bla. Sin embargo, a veces no te queda otra. En alguna ocasión, muchos (al menos a mí no me duelen prendas en reconocerlo) nos hemos visto en la obligación de fingir y terminar de una vez con el tema. Muchos de estos orgasmos falsos son fruto de la necesidad de ‘cumplir’ con que a veces nos entregamos al acto sexual. Puede sucederte con tu pareja o con un rollo de una noche, da lo mismo. Sin embargo, hay un problema que aqueja a algunos hombres y que no se arregla tan fácilmente.

Se trata de la eyaculación retardada, es decir, la dificultad o imposibilidad de eyacular a pesar de sentir una fuerte excitación sexual y sin que se presenten problemas de erección adicionales. El ansia o la aflicción que genera la eyaculación retardada en un hombre le afecta en todas su relaciones, y no sólo meramente sexuales. De hecho, ante un problema así, la pareja puede llegar a la conclusión precipitada y equivocada de sentirse responsable o culpable de esa ausencia de orgasmo. ‘No le gusto lo suficiente’, ‘no lo hago bien’… En el caso del protagonista de la disfunción, es muy probable que la ansiedad que le provoca el acto sexual acabe por hacerle evitar todo tipo de contacto carnal, con tal de evitarse el mal trago.

En alguna ocasión todos los hombres hemos sufrido algún que otro episodio de eyaculación retardada. Sucede lo mismo que con las crisis puntuales en la erección: el popular y temido gatillazo. El ‘modus operandi’ suele ser el mismo. Surge de la manera más inesperada y normalmente en la situación más inapropiada. A veces, el hecho de haber conseguido acostarnos con alguien a quien consideramos ‘el polvo de nuestra vida’ puede generar tal dosis de electricidad y tensión sexual que se pueden llegar a fundir los plomos. En otros casos, la ingesta de determinadas drogas, como el alcohol o la cocaína, pueden acarrear serios problemas a la hora de eyacular, convirtiendo la experiencia sexual en una especie de mantra tibetano o un disco de rock sinfónico (de esos en los que una canción duraba toda la cara de un vinilo). Vamos, que nunca se acaba. O, como se decía antes, y venga la burra al trigo.

En estos casos hay que aclarar que se trata de bloqueos a los que tampoco hay que dar excesiva importancia, a no ser que se repitan de manera continuada, claro. Lo mejor es dar por concluida la partida, sin necesidad de psicodramas y golpes de pecho y esperar una mejor ocasión. Que la eyaculación está muy sobrevalorada, como dice una amiga mía. .

¿Hacemos un sudoku juntos?¿Hacemos un sudoku juntos?

Los hombres aquejados de eyaculación retardada, la de verdad, suelen eyacular con algunas parejas y con otras no. En ocasiones no tienen ninguna dificultad a la hora de eyacular mediante la masturbación y, en cambio, no lo consiguen mediante el coito u otras prácticas sexuales. Algunos tienen poluciones nocturnas cuando están durmiendo y en cambio son incapaces de eyacular durante el acto sexual. En menor número nos encontramos con casos en los que la eyaculación nunca se presenta. Esta diversidad de comportamientos se debe a las diferentes causas que provocan la eyaculación retardada. Por un lado, tenemos las razones físicas que ocasionan el uso de medicamentos que inhiben el reflejo eyaculatorio, como sucede con algunos antidepresivos, neurolépticos o hipotensores. También puede provocar un cuadro de eyaculación retardada haber sufrido operaciones quirúrgicas en la próstata o la vejiga urinaria, así como presentar algún tipo de disfunción endocrina. En cuanto a las causas psicológicas, que son las más habituales, nos encontramos con una amalgama de situaciones que pueden provocar el miedo o el rechazo inconsciente de la eyaculación: haber sufrido algún trauma sexual (como ser reprendido o ridiculizado al ser sorprendido en prácticas masturbatorias durante la adolescencia), haber crecido en un ambiente represivo hacia la sexualidad, obsesionarse con la atención desmesurada hacia la pareja sexual o uno mismo, miedo a la intimidad o al compromiso, negación de la propia homosexualidad… Un sinfín de posibilidades que, como siempre que abordamos estas cuestiones, sólo se pueden resolver con la ayuda de un profesional de la medicina.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/30/camaredonda/1259571854.html

Share

Acostarse con una puta en Sevilla puede costarle el sueldo

El Ayuntamiento de Sevilla lanza un plan para abolir la prostitución.

La sanción puede oscilar entre los 750 y los 3000 euros

Se multará a los clientes de prostitución y los locales que se lucren

El Ayuntamiento de Sevilla ha decidido erradicar la prostitución rascando los bolsillos. El plan para abolir la prostitución en la ciudad contempla sanciones a los clientes de entre 750 y 3.000 euros -si hay menores presentes o existe reincidencia- y la revocación de licencias de apertura a locales que se lucren con este negocio, incluidos sex shops o clubes de alterne.

Alfredo Sánchez Monteseirín, alcalde de Sevilla:

«La prostitución es la forma de esclavitud más antigua del mundo y una variante más de violencia de género».

El plan no contempla multas para las prostitutas. De hecho, se les ayudará con recursos de apoyo al empleo si desean dejar la actividad puesto que la mayoría son jóvenes inmigrantes e irregulares que tienen cargas familiares.

(Agencias)

 

http://www.periodistadigital.com/politica/autonomias/2009/11/27/plan-prostitucion-sevilla-ayuntamiento-700-3000-euros.shtml

Share

¿Soportarías ser pareja de un/a trabajador/a del sexo?

Dentro del recientemente celebrado Lesgaicinemad 2009 quiero destacar el documental Greek Pete, que sigue la vida íntima de un rent boy londinense.

Así, la cámara se mete en su cama, en las cenas con sus amigos y en las fiestas donde abundan las drogas.

Además, vemos cómo ofrece sus servicios por internet (de hecho, Pete contactó con el director del documental a través de la web gaydar), le llaman sus clientes y algunos hasta dan la cara cuando le reciben en sus casas.

Para mí lo más curioso del documental es el retrato del novio de Pete, que soporta estoicamente el modo de ganarse la vida de su pareja.

Así, Pete le pide a su chico no sólo que abandone la cama que comparten porque va a llegar un cliente, sino que incluso se oculte, no haga ruidos y no vaya al baño contiguo al dormitorio para no asustar o espantar a los clientes.

Ciertamente si los celos son terribles, en casos así la cosa puede llegar a ser demencial.

La película, como digo, sigue al Pete del título, un chico que no se acuesta con mujeres, que luce un gran juguete entre las piernas -que muestra orgulloso en la cinta-, y que fue premiado como el mejor scort del mundo (por votación popular a través de internet: ¿sus votantes han sido clientes suyos y de sus rivales, por eso de comparar?) en Los Ángeles el año pasado: como véis hay premios para todo…

http://www.canaltcm.com/doctora-amor/post/2009/11/10/aasoportaraaas-ser-pareja-un-a-trabajador-a-del-sexo

Share

El padre de la meretriz estrella en Inglaterra reconoce que se ha acostado con 150 de ellas

Belle de Jour se hizo famosa por un blog y un libro

El domingo se descubrió su verdadera identidad

Paul Magnanti cree que su relación con las mujeres llevó a su hija a la prostitución

Ahora la famosa doctora asegura que su padre «ayudaba a las mujeres»

El padre Belle de Jour, la meretriz más famosa de Reino Unido, ha reconocido que ha estado con 150 prostitutas y que cuando su hija lo descubrió rompió su relación con él. En declaraciones al Daily Telegraph, Paul Magnanti sostiene que este hecho ha podido llevar a la doctora Brooke Magnanti a sacarse un sobre sueldo como chica de compañía.

Mr Magnanti, a los 60 años de edad, ha admitido que tras su divorcio pagó por mantener sexo con 150 prostitutas. Cuando su hija, Belle de Jour, la doctora que en su tiempo libre era señorita de compañía y que ha inspirado un blog, un libro y hasta una serie de televisión, lo descubrió tras el divorcio de sus padres decidió romper la relación con su progenitor.

Ahora su padre explica en declaraciones al Daily Telegraph que cree que el uso que él hizo de los servicios de estas mujeres pudo llevar a la doctora Brooke Magnanti ha ganarse un dinero extra como prostituta.

«No puedo decirlo con certeza hasta que no hable con mi hija pero supongo que mi hija llegó a la conclusión de que las prostitutas son buenas personas», relata Mr Magnanti. «Son personas con buen corazón y que han tenido problemas en su vida, con su familia, con la pareja o bien ha sufrido la violencia y su autoestima está por los suelos», añade.

Cuando Belle de Jour desveló su identidad este fin de semana tuvo unas palabras críticas para su padre. Lo describió como alguien que «ayuda a las mujeres».

Mr Magnanti explica que su divorcio, cuando la doctora Brooke Magnanti, empezó la universidad, fue muy duro para él. Entonces, «empecé a verme con prostitutas, con alguna mantuve relaciones estables; quería que dejaran las drogas y la calle». 

Este jardinero de Florida no quiere hablar de su relación con su hija. «Me rompió el corazón», sentencia para añadir que se sintió muy orgulloso de ellas cuando se doctoró. «Es muy inteligente».

Mr Magnanti asegura ahora que le habría gustado que las circunstancias hubiesen sido otras, aunque puntualiza que es su hija quien decide cómo vivir su vida.

http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/noticia/100011921/Belle+de+Jours+rompio+su+relacion+con+su+padre+al+descubrir+que+iba+con+prostitutas

Share

Cómo tener sexo oral seguro con barreras de látex

Con las barreras de látex, unas delgadas mallas de este material que usan por lo general los odontólogos, es posible tener sexo oral seguro.

Para algunos les parecerá raro y nada excitante usar sentir artículo en lugar del calor directo de los labios  de su pareja, pero para quien realiza el sexo oral resulta más higiénico y seguro. Pero igualmente lo es para quien recibe el estímulo.

 

barreras de latex

Ahora, las claves para usar barreras de látex de la forma correcta para que protejan de las enfermedades venéreas y se puede disfrutar lo más posible del sexo oral son:

Marca uno de los lados: las barreras de látex son iguales a los lados, por lo tanto si se te cae no vas a saber qué lado estaba en contacto con tu boca y cuál con los genitales  de tu pareja. Esto se soluciona simplemente haciéndole una pequeña marca en una esquina a uno de los lados.

Usa lubricante: para incrementar la sensibilidad de tu pareja, aplícale lubricante en la zona donde le vas a practicar sexo oral. Esto puede ser parte de los juegos previos. Hay que ingeniárselas para obtener placer de cada momento.

Mantén la barrera en su sitio: estira la barrera de ambos lados –no tan fuerte– para que la barrera esté fija en un lugar y no se vaya a deslizar durante el acto.

Concéntrate en la acción: no estés pensando que estás besando la barrera sino a tu pareja, pon a trabajar lengua y labios, disfruta de la humedad y el calor de tu pareja, así ni sentirás que tienen la barrera de látex entre tu boca y el cuerpo de ella.

http://www.sexologia.net/30-11-2009/enfermedades-de-transmicion-sexual/como-tener-sexo-oral-seguro-con-barreras-de-latex

Share