Kamasutra para onanistas

El Kamasutra sigue siendo hoy como el libro de referencia para temas sexuales. Aunque nadie lo consulta, porque luego todo depende del sitio y la pareja, sigue citándose mucho como una monografía fundamental para entender esto del sexo.

Pero claro, como no siempre podemos disfrutar del sexo en pareja y muchas veces no nos queda más remedio que masturbarnos pues ya se ha editado el Kamasutra para onanistas. Pero no penséis que sólo los hombres encontrarán aquí su postura adecuada, también hay para las mujeres.

 

Para los hombres se nos recomiendan clásicos como el melón en el microondas, el sentarse un rato sobre la mano izquierda para que se nos duerma (así parece que nos masturba otra persona) o meterla entre los dos cojines de un sofá. La verdad, no han descubierto nada nuevo.

Para las mujeres las apuestas son algo más arriesgadas. Desde el clásico centrifugado de la lavadora pasando pasando por montar a caballo desnuda para llegar a algo parecido a meterse el pico de la puerta del horno. Para no aburrirse.

Pero eso sí, todas las que conlleven salirse de “lo normal” han de practicarse con muchísimo cuidado, entre otras cosas porque podríais terminar en el hospital de manera casi inmediata. El tema de la masturbación da para muchos posts pero volvemos a lanzar el guante a nuestros lectores, ¿qué técnicas tenéis que no se hayan comentado aquí?, ¿algún consejo para masturbarse de manera distinta?. Esperamos vuestras sabias propuestas y que disfrutéis con la sana práctica de la masturbación.

http://www.hablamox.com/2029/kamasutra-onanistas.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+hablamox+%28Erotismo+y+sexo.+Hablamox%29&utm_content=Google+Feedfetcher

Share

El diario de la amante

LANZAMIENTO Las memorias de Clara Petacci, la concubina favorita de Mussolini, revelan que este era tan antijudío como Hitler y que tenía una voracidad sexual mayor que la de Berlusconi.

Según el diario, Mussolini dijo de Hitler “él sinceramente me adora”. El editor del libro explica que ‘il Duce’ se consideraba superior a su aliado alemán. Del generalísimo Franco pensaba que era un idiota y detestaba a Pío XI por sus posiciones: “¿Cómo puede decir que somos iguales a los semitas?”

En días pasados Patrizia D’Addario, la prostituta de lujo que escandalizó a Italia al revelar sus noches de pasión con Silvio Berlusconi, publicó su libro Disfrute, Primer Ministro. Allí asegura haber quedado estupefacta ante el insaciable apetito sexual de Il Cavaliere, capaz de pasar una noche con 20 mujeres dedicadas a satisfacerlo.

Pero Berlusconi no es el primer gobernante italiano tan obsesionado por el género femenino como por el poder. Lo ha recordado el diario íntimo de Clara Petacci, la inseparable compañera de Benito Mussolini, que acaba de salir a la luz. Algunos biógrafos calculan que sin tener la presencia de un don Juan, calvo, bajo de estatura y con una higiene personal dudosa, por la cama de Il Duce habrían pasado 5.000 mujeres: al menos una distinta cada noche, durante la mayor parte de su vida. Y es la preferida de sus amantes quien confirma tal poder de seducción a casi 65 años de su muerte.

Mauro Suttora, periodista del conglomerado italiano de medios Rizzoli Corriere della Sera editó los documentos que la mujer escribió entre 1932 y 1938 bajo el título ‘Mussolini secreto’, en 521 páginas que incluyen detalles explícitos de sus faenas de alcoba, sus fantasías eróticas y hasta reflexiones políticas de Mussolini sobre Hitler y la raza, que lo develan como un enemigo despiadado de los judíos.

El camino del diario ha sido largo: quizá presintiendo su final, Petacci le encomendó sus apuntes a su amiga la condesa Rina Cervis, quien los enterró en el jardín de su casa hasta cuando en 1950 fueron descubiertos por las autoridades. Suttora explicó a SEMANA que “su único heredero, Ferdinando Petacci, había estado pidiendo que se los entregaran, pero fueron secreto de Estado durante 70 años”. Ese es el plazo que, según las reglas italianas, se debe cumplir para hacer públicos documentos de importancia para la seguridad nacional. Por eso sólo recientemente se desclasificó la información.

“Clara quiso guardar copias de las cartas que le enviaba a Mussolini desde cuando lo conoció en 1932”, agrega Suttora. Cuando ese primer encuentro tuvo lugar, ella, hija del médico personal del Papa Pío XI, tenía 20 años, y Mussolini 49 y un matrimonio con cinco hijos. La joven siempre había sentido un gran respeto hacia el hombre que desde 1922 gobernaba Italia, y una tarde, durante un paseo con sus padres, su carro se cruzó con el Alfa Romeo del dictador. Ella lo reconoció y sacó la cabeza por la ventana mientras gritaba “Il Duce, Il Duce”. Ante tal prueba de devoción, Mussolini detuvo su auto para conversar con su admiradora. Al parecer, durante algunos años mantuvieron una relación platónica, tiempo en el cual ella se casó y se separó, hasta cuando se hicieron amantes en 1936. Desde entonces Claretta, como le decían cariñosamente, tuvo derecho a escoltas y a una habitación en el Palazzo Venezia, su sede oficial.

La Petacci transcribía en forma maniática cada conversación con su Ben, como lo llamaba en la intimidad, al punto de que en un solo año llenó más de 1.800 páginas de su diario. “Soy esclavo de tu carne. Siento un deseo febril por tu cuerpecito delicioso que me quiero comer entero a besos. Y tú tienes que adorar mi cuerpo, tu gigante”, registró ella una de las frases del mandatario.

Aunque Clara respetaba a Rachele, la esposa de Mussolini, no soportaba la idea de que él tuviera más mujeres. Lo celaba tanto, que en 1938, un año muy agitado para la política europea porque Hitler anexó Austria, y en el que se firmó el acuerdo de Munich que entregaba a la Alemania nazi parte de Checoslovaquia, a Il Duce le tocaba en promedio reportarse cada hora a su amante para comprobar que no estaba con otra. Sobraban motivos para dudar de la fidelidad del hombre.

El mismo Mussolini le confesó a ella que la idea de tener una sola conquista le parecía “inconcebible… Hubo una época en la que tuve 14 mujeres, y me acostaba con tres o cuatro cada noche, una tras otra…eso te dará una idea de mi sexualidad”. Además, en una especie de clase le explicó que “el orgasmo es muy bueno. Agudiza tus pensamientos, y ayuda al cerebro, lo hace fértil y brillante”. Ese apetito se habría desatado desde cuando perdió su virginidad, a los 17 años, con una prostituta, y aumentó en la cúspide del poder cuando le llovían cartas de damas ofreciéndosele. Como explicó al diario británico The Independent Nicholas Farrell, autor de Mussolini: A new life, hacía sus jugadas “a espaldas de Claretta”. El personal de seguridad clasificaba las misivas en mujeres conocidas o desconocidas. Luego el gobernante elegía entre las ‘nuevas’ las que le llamaran la atención para que se las llevaran al Palazzo como “visitantes fascistas”.

En su diario Claretta relata una de sus escenas de celos cuando lo pilló durmiendo con una ex novia llamada Alice de Fonseca Pallottelli, con quien habría tenido dos de sus hijos ilegítimos: “Está bien. Lo hice. No la había visto desde antes de Navidad. No creo que haya cometido un crimen. Sólo estuve 12 minutos con ella”, fue la manera de disculparse de Mussolini. “24 minutos”, lo corrigió ella. “Bien, 24, fue algo rápido. ¿A quién le importa? después de 17 años no hay nada de entusiasmo, es como cuando me acuesto con mi esposa”, concluyó él. En otra oportunidad le juró que nunca había amado a Romilda Ruspi, con quien habría tenido otro hijo: “Sólo fue algo físico, pura atracción sexual. Tenía relaciones con otras en frente de ella”. También le afirmó que durante un fin de semana en la playa la princesa María José de Bélgica, quien llegaría a ser reina de Italia y opositora del fascismo, se le insinuó, pero no pudo seducirlo. “Yo era como de palo. Ni un pelo de mi cuerpo estaba erecto… la encontré repulsiva”.

Sin embargo, el documento no sólo está causando polémica por su contenido sexual, sino porque acaba con la percepción popular de que Mussolini era un títere de Hitler que aprobó leyes contra los judíos por complacerlo. “He sido racista desde 1921. No sé por qué creen que soy un simple imitador de Hitler. Los italianos tendrían que tener más sentido de la raza, para no crear mestizos, que van a estropear nuestra belleza”, son palabras que Claretta pone en su boca, por los días en que salió el Manifiesto della razza, sobre la superioridad de la etnia itálica. Sin embargo, Mussolini reconocía que el líder nazi le agradaba: “Es una persona muy emocional. Cuando me vio hubo lágrimas en sus ojos”. Con el que no le iba muy bien era con Pío XI: “Si siguen así los del Vaticano, voy a romper relaciones con ellos. Prohibí los matrimonios mixtos y ahora el Papa me pide casar a un italiano con una negra”.

A los judíos se refería como “cerdos”, “reptiles”, “carroña”, y dijo que “habría que exterminarlos a todos. Voy a organizar una masacre”. También habló de “confinarlos en una pequeña isla”.

La que no está nada contenta con estas revelaciones es la nieta del fascista, la parlamentaria Alessandra Mussolini, quien ha dicho que “ni una sola palabra del diario es verdad” y que hoy Clara sería acusada de acoso. Pero, según Suttora, de lo que no se puede dudar es de “la autenticidad de los diarios, que fue certificada por el archivo estatal”. Por eso parece difícil controvertir que Il Duce le haya dicho a su amante “nací para ti y terminaré a tu lado”, como ella escribió. Más cuando juntos fueron ejecutados y colgados por los partisanos en abril de 1945.

http://www.semana.com/noticias-gente/diario-amante/132331.aspx

Share

¡Lencería de color rojo provoca más orgasmos!

*Un sondeo realizado por la principal y más importante compañía brasileña de lencería, Durolen, arrojó un dato que podría sorprender a más de uno.

Es sabido que los colores pueden provocar diversas reacciones en los seres humanos: aumentar la sensación de calma o alegría, alentar la ansiedad, reducir el estrés, incentivar los deseos. Un estudio reciente confirmó que, efectivamente, el uso de determinados colores no sólo puede ayudar a que las personas se sientan mejor, pero esta vez también en el ámbito sexual.

El sondeo realizado por la principal y más importante compañía brasileña de lencería, Durolen, arrojó un dato que podría sorprender a más de uno: las mujeres con ropa interior roja tienen más orgasmos que las que no usan este color.

«Para sorpresa de la compañía, las mujeres consultadas dijeron que el vestir ropa interior roja les hacía disfrutar más las experiencias sexuales, y particularmente, tener orgasmos más rápido y más fácil», dijo un portavoz de la firma a la agencia Reuters.

El estudio se hizo de la siguiente manera: se dividió en tres un grupo de 200 mujeres y a cada unas se les dio ropa interior de color blanco, negro y rojo. Una semana después respondieron un cuestionario.

¿Qué descubrieron? Que no había nada particularmente erótico, especial o enloquecedor en la ropa interior blanca o negra. Sin embargo, el rojo, al que los especialistas en cromoterapia le confieren valores como que mejora la circulación de la sangre y ayuda al tratamiento de la impotencia sexual, tuvo una respuesta muy positiva.

¿Cómo surge la cromoterapia? El doctor Albert Szent-Györgyi -premio Nobel en 1937 por descubrir la vitamina C- vio que algunas enzimas y hormonas tienen color y que si se estimulan por distintos colores pueden sufrir cambios moleculares que alteran sus funciones originales.

También, el doctor Darell Boyd Harmon comprobó que los escolares que estudiaban en aulas con falta de luz de día o sol tenían más problemas de salud y aprendizaje.

¿Cómo aplicarla a la ropa? La ropa interior del área superior se relaciona con la parte subconsciente del cuerpo emocional (Reflejan las situaciones emotivas o las condiciones en que nos gustaría vivir)

La ropa exterior del área superior se relaciona con la parte consciente del cuerpo emocional (la forma en la que nos expresamos, nos relacionamos con los demás, la habilidad de reflejar consciente o inconscientemente nuestro estado emocional y afectivo).

La ropa interior del área inferior del cuerpo se relaciona con la parte subconsciente del cuerpo físico.

La ropa exterior del área inferior del cuerpo se relaciona con la parte consciente del cuerpo físico (refleja nuestro yo físico y necesidades materiales).

Se dice, en general, que las prendas interiores se relacionan con el comportamiento sexual y el yo interior. Contienen la respuesta de nuestras necesidades emocionales y físicas, complejos, cero prejuicios o inhibiciones.

Con base en este cuadro, depende lo que quieras alentar, será el color que uses. Aquí la tabla de colores y su significado en el ámbito sexual: Rojo. Color energético. Sólo las personas que lo usan en la parte superior son aquellas intrépidas, osadas, dispuestas a la aventura y a vivir experiencias estimulantes. Estas personas transmiten fuerza y poder personal. Quienes usan ropa interior roja expresan gusto y capacidad de vivir la sexualidad libre, apasionada, sin prejuicios ni limitaciones.

Naranja. Color optimista, que da confianza, sensación de frescura, alegría y festividad. En la ropa interior expresa liberación de las tensiones sexuales, para dar paso a una sexualidad divertida, fresca y alegre. Las mujeres que no pueden embarazarse debido a presiones sicológicas, podrían usar el naranja en su ropa interior, pijama, sabanas o en algunos objetos en su recámara.

Azul. Es el color de la realeza e ideal para ejercer autoridad. En la ropa interior no es tan excitante, pero puede transmitir la sensación de tranquilidad, calma y clase.

Rosa. Un hombre podría tratar a su mujer de forma delicada debido a que este color despertará su lado protector.

También denota cierto romanticismo y sensualidad, hasta cierto punto, perversa (el juego de la ingenuidad).

Puede ser usado, combinado con negro por ejemplo, para realizar ciertos juegos o bailes como striptease para tu hombre.

Blanco. Comunica una sensación de pureza y limpieza en todo sentido. No es del todo sexy, pero puede transmitir sensación de transparencia de la persona que lo porta, de impecabilidad y limpieza.

Negro. Representa lo misterioso, lo sensual. Generalmente incrementa el estado de ánimo en que te encuentres: si te sientes mal y triste, te sentirás peor; pero si te sientes hermosa, bella y feliz, te veras radiante y elegante.

¿Tú crees en la cromoterapia? ¿Has usado los colores para tener más y mejor rendimiento sexual? ¿Te gustaría usarlos? ¿Cómo? ¡Cuéntanos!

Fuente:www.de10.com.mx

http://www.metronoticias.com.mx/id.pl?id=30434&relax=sexualidad&pub=Default

Share

Trío sexual, una de las más comunes fantasías

Tener un trío sexual, es la fantasía más frecuente sobre todo, en el público masculino. La popular frase derivada del francés, “menáge a trois”, define al acto sexual entre tres personas, por lo habitual, dos de un mismo sexo y la otra de distinto.

¿Y porque se dice que es la fantasía sexual preferida de los hombres?, porque muchos de ellos en alguna ocasión, fantasearon con tener sexo con dos chicas a la vez, y si estas son amigas, mucho mejor.

Pero también con seguridad, hay mujeres a las que se les ha cruzado por la cabeza, alguna vez en su vida, tener un trío amoroso, ya sea con dos hombres más, o con un hombre y una mujer, ¿o me equivoco?

La rutina, la curiosidad por experimentar nuevas sensaciones en el terreno sexual, pueden llevarte a pensar que un trío, sería una experiencia renovadora para tu pareja. Claro que muchas veces ni se te pasaría por la cabeza proponérselo seriamente al otro, porque sabes de antemano cual sería su respuesta.

Pero ¿y si sucede lo contrario?, ¿si a la otra persona también le parece una buena idea y quiere intentarlo? Quizá por dar sentado algo, te pierdes de vivir una experiencia que puede llegar a servirte a tí y a la relación.

No siempre querer sumar a alguien en la cama, es por falta de interés sexual hacia la persona con la cual se está, o por haberla dejado de querer, sino que responde justamente al hecho de querer explorar en la propia sexualidad y en la de la pareja, para reavivar la pasión.

La persona que se integre a la pareja, puede ser alguien totalmente desconocido para ambos, o por el contrario alguien muy cercano a la pareja. Esta segunda opción, me parece más comprometedora y arriesgada aún, ya que si las cosas salen mal, no sólo está en juego tu relación de pareja, sino también tu relación con esta tercera persona.

Por supuesto esta práctica sexual, no es para todo el mundo, un juego en el cual es necesario poner límites y reglas claras.

Me imagino que como toda importante decisión en el sexo, como también lo puede ser el intercambio de parejas, tiene que ser algo sumamente meditado en forma individual pero también muy conversado en el marco de la pareja, porque luego de convertir en realidad esta fantasía, nada puede llegar a ser igual, para bien o para mal.

Personalmente creo que hay otras opciones menos arriesgadas, para encender la pasión en la pareja, antes de recurrir a esta. ¿Tú qué opinas?, ¿te animarías a tener esta experiencia?

http://www.metronoticias.com.mx/id.pl?id=30620&relax=sexualidad&pub=Default

Share

La libido femenina: misterio y juego

Las consultas de disfunciones sexuales aumentan cada día en las clínicas de los profesionales de la sexualidad. ¿Motivos? Los varones, disfunción eréctil. Las mujeres, dolor durante el coito, incapacidad para tener un orgasmo e inapetencia sexual. ¿Soluciones? Bastantes, pero no suficientes. Porque quizá por haber estado considerado como un tema tabú, todo lo relacionado con la sexualidad no ha sido suficientemente estudiado. De hecho, la prestigiosa revista de la Asociación Médica Norteamericana, «JAMA», allá por el año 1999 reconoció que la medicina había pasado por alto esta problemática.

A partir de entonces, las compañías farmacéuticas, olfateando el filón de dinero que podían sacar con las posibles consumidoras de productos que mejoraran la sexualidad, se lanzaron a la fabricación de parches, óvulos, cremas y todo tipo de artilugios. Unos están en el mercado, como es el caso de Intrinsa, fármaco que contiene pequeñas dosis de testosterona y cuyo objetivo es mejorar la sexualidad en las mujeres menopáusicas, con gran disminución del deseo sexual. Otros en investigación y algunos de ellos a punto de ser comercializados. Sin ir más lejos, hace unos días, en Lyon (Francia), han sido presentados los resultados del ensayo que avalan la utilidad de la flibanserina, que, aunque originalmente se creó como antidepresivo, se ha visto que resulta muy eficaz para tratar la libido femenina. O sea, que este neurofármaco, sin apenas efectos secundarios -tan sólo cansancio y somnolencia- actúa sobre el sistema nervioso central, disminuyendo los efectos de la serotonina -inhibidor del apetito sexual- y potenciando los de dopamina, que es la que incrementa la motivación y el interés sexuales. Según estos investigadores, con tan sólo 100 miligramos, una vez al día, se obtienen mejoras significativas frente al deseo sexual de las mujeres en edad premenopáusica. El único inconveniente reside en que los primeros resultados no se comenzarán a notar hasta transcurridas cuatro a seis semanas de terapia.

Sin duda un gran avance todo lo relacionado con esta nueva estrategia farmacológica, que intentará solucionar el problema sexual que padecen tantas mujeres. Ahora bien, conviene recordar que la sexualidad femenina es muy compleja y va a estar influenciada por factores físicos, hormonales, psicológicos, socioculturales, biológicos?

Por eso, para qué vamos a engañarnos, la química por sí sola no va a poder controlar el apetito sexual femenino y es más que probable que se necesite atacar desde varios frentes los hasta ahora insondables misterios de la juguetona libido femenina.

http://www.lne.es/siglo-xxi/2009/12/06/libido-femenina-misterio-juego/844308.html

Share

El placer del sexo: arte y lascivia de un museo ideal

El sexo mueve el mundo. Podría escribirse una formidable historia de la humanidad desde la perspectiva del deseo. No es eso exactamente lo que ha hecho Jean-Manuel Traimond, sino concebir un museo del imaginario erótico en el espléndido libro 69 historias del deseo (Electa), que propone una viaje por el desarrollo de la sexualidad.

 

La odisea se prolonga desde el siglo VI antes de Cristo, cuando una vasija representaba pasajes explícitos de sexo oral y anal entre hombres, hasta nuestros días, en que la escultora Louise Bourgeois (insólita Premio Aragón-Goya) paseaba, en 1982, un enorme falo de metal con sus testículos ante la cámara de Robert Mapplethorpe.

 

Traimond, autor de una Guía erótica del Louvre y del Museo de Orsay, dice: «La Antigüedad representaba el placer sin mala conciencia, pero también estableció la separación entre cuerpo y espíritu, materia e idea. Exacerbada por el cristianismo, dicha separación hizo que todo el peso de la vergüenza recayera sobre el deseo». Y agrega que «atacado, ahogado, asediado por el pudor, el deseo occidental resurge una y otra vez oculto tras tantos y tan variados disfraces».

 

Quizá por ello, los pintores, los artistas en general, han visto estimulada su imaginación y han emprendido una suerte de «guerra de guerrillas contra el triste pudor». Una constatación clara del libro es que «al eterno retorno de las obsesiones masculinas se corresponde la escasez de las muestras de afecto femenino» y, por extensión, de ausencia de mujeres pintoras.

 

Se recuerda el paradójico caso de Georgia OKeefe, una voluptuosa artista que pintó flores como vulvas abiertas, como explícitas metáforas o alegorías del sexo femenino, y siempre dijo que ella no hacía pintura erótica.

 

Dentro de esas 69 piezas están todos los asuntos del amor y del deseo. Desde ese inicial canto griego a la homosexualidad y al destape de Afrodita, cuyos senos se alzan más allá del velo, también existen imágenes de las hetairas (las prostitutas de lujo) o una escena, en Pompeya, de otro mito: el de Príapo, al que le habían dedicado varias capillas, frecuentadas por hombres que tenían alguna enfermedad en el pene. Traimond escribe: «En cuanto a las mujeres, ya fueran profesionales o simples amateurs (?), colgaban del gran falo tantas guirnaldas como amantes habían tenido en el transcurso de la noche».

 

El libro aborda algunos casos de zoofilia, como la cópula entre Pan y una cabra, la sutil relación de Leda y el cisne (1598) recreada con absoluta maestría por Rubens o un cunnilingus de La bruja y el dragón (1515) de Hans Baldung Grien.

 

El Bosco mostró en El Jardín de las Delicias (1510) la homosexualidad, la masturbación e incluso una imagen más extraña: la de mujer que anda a gatas, semidesnuda, y por atrás avanza una pértiga que lleva una esponja en la punta.

La carne y el pecado

«Cuanto más nos resistimos a la carne, más se esfuerza en reaparecer», escribe Traimond a propósito de la pieza de Tiziano La Magdalena penitente (1530), que mezcla la vergüenza del pecado carnal y la exuberancia del ardor en forma de un envolvente cabello de fuego.

 

El cuadro La piel (1638), de Rubens, insiste en el elogio de la beldad y del hedonismo, igual que dos piezas de Fragonard: Las curiosas (1767-1771), una elipsis de la figura del mirón (exaltado en Una ojeada a través de la cerradura de Anton Felser, de 1895, que sería casi el positivo o el reverso de la anterior) y Los afortunados azares del columpio (1767), que es un canto al pie como apéndice sexual. Dice Traimond: «Hay mujeres que llegan al orgasmo pasándose el aspirador por las plantas de los pies».

 

No podía faltar el lienzo que sublima y normaliza como ningún otro la vagina: El origen del mundo (1866) de Courbet. Ni una flor de OKeefe, ni las mujeres pelirrojas de Klimt, ni esa sucesión de damas que tientan a Ulises o a distintos dioses y hombres, como el caso de las sabinas, raptadas y violadas por los romanos y pintadas por David. Rembrandt realizó un elocuente grabado de la felicidad conyugal en el tálamo en La cama a la francesa (1646). «¿Hay que decir algo que la sonrisa de la esposa penetrada no diga ya?», se pregunta Traimond. Leonor Fini se acercó a la homosexualidad femenina. El perverso y agudo Franz von Stuck es autor de El balancín (1898), sobre la masturbación de mujeres con un tronco; de Pornokrates (1878), acerca «del poder de la puta» que pasea a un cerdo, y de El pecado (1895). Aubrey Beardsley aborda la fuerza de la erección en Los embajadores lacedemonios (1896).

 

Una de las piezas más impresionantes, que figura en la exposición Las lágrimas de Eros del Museo Thyssen, de idéntico argumento, es La muerte de Jacinto (1804), un cuadro de Jean Broc, que fue el primero en cantar el amor homosexual a través de la figura de Apolo y del joven Jacinto, que se desploma sobre su hombro. Ese pintor y fotógrafo y contorsionista que era Pierre Molinier aborda la tragedia y la rebelión del travestido.

 

El tema del beso aparece en Hércules y Onfalia (1750), de Boucher, en Rodin y en Magritte, en esa obra tan famosa de los dos rostros cubiertos. El autor incorpora a Caravaggio, a Velázquez y La Venus del espejo (1651) -el sevillano retrató a una de sus amantes y reveló un secreto-, a Ingres, a Manet, a Marcel Duchamp y a Picasso, con una obra estupenda: Dora y el Minotauro. En el comentario a esta pieza, el autor realiza un recorrido por los grandes amores del pintor, quien, en el fondo, encarnaría a un minotauro humano y falaz.

 

En esta propuesta de Traimond hay pintura histórica, mitológica y de retrato, escultura y cómic y fotografía. Aborda una compleja casuística del sexo: la traición, el adulterio, los celos, la exaltación de la carne, la melancolía, la relación entre el amor y la muerte, la alegría del coito, las diversas formas de homosexualidad, el pecado, la picardía, el morbo, la sorpresa, el humor. Y se percibe, una y otra vez, la irreductible fascinación del erotismo, de la lascivia y de la sensualidad transformadas en obras de arte. El sexo excita el mundo y ha sido un estímulo permanente de creación.

http://www.heraldodesoria.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.36443/relcategoria.308

Share

«Es más fácil montar un prostíbulo en un piso que una academia de inglés»

vitoria. Javier Otaola se resiste a hablar de los ránkings de quejas. Sin embargo, el síndico admite que hay protestas reiterativas en Vitoria en torno a cuestiones como el ruido y el ocio nocturno, las obras o la prostitución en viviendas.

¿El ruido encabeza las quejas de los vitorianos?

Es un tema importante. El ocio nocturno mueve a miles de jóvenes y no tan jóvenes, afecta a cientos de hosteleros y a muchos vecinos. Por eso está siempre en medio del lío. Ahora parece ser que hay un consenso en torno a una ordenanza que regule esta materia. Siempre teniendo en cuenta que el interés más sagrado es el derecho al descanso.

¿Qué se logra con esa ordenanza?

Establece un escalonamiento de categorías, que lo que pretende es que haya muchos bares diurnos y pocos nocturnos pero de gran calidad. Lo que no podía ser era el absurdo de que hasta una degustación de café pudiera abrir hasta las 03.30 horas.

Pues la sensación de los amantes del ocio nocturno es que cada vez se puede salir menos…

Las sensaciones pueden ser muy subjetivas. A los hijos a menudo no los vemos en casa por la noche, y en algún sitio están.

Otro de los temas que abordó usted fueron las facilidades que había para que los menores compraran alcohol.

No es que hubiera facilidades, pero se sancionó a unos supermercados que vendían a sabiendas… Pero sí es cierto que hay cierta tolerancia social con el alcohol.

Y sobre la prostitución en pisos, ¿se han logrado avances?

Es un tema complicado. El Código Penal penaliza el proxenetismo, aunque sea consentido, pero si la víctima no se siente víctima es difícil llegar a la prueba… Así se da que en Vitoria hay en torno a 35 pisos con prostíbulos, sometidos a un régimen de absoluta libertad. Es más fácil poner un prostíbulo que una academia de inglés. Porque para ésta tienes que poner salida de emergencia, regular el aforo… pero el prostíbulo, como es alegal, puedes ponerlo donde quieras.

¿Cuál es la salida?

No hay salida si no se realiza algún tipo de reforma reglamentaria o la jurisprudencia se decide a perseguir el proxenetismo en serio. Al final sólo se puede actuar a través de acciones civiles. Como que la comunidad de propietarios presione a los arrendadores o colocar cámaras de vigilancia en el portal.

¿El Consistorio no puede actuar?

El Ayuntamiento tiene un dilema. Porque ve la prostitución, como mínimo, como una práctica indeseable, pero si se hace algún tipo de regulación parece que está bendiciendo el asunto. Es decir, que diciendo dónde no se pueden instalar prostíbulos parece decir también dónde sí pueden hacerlo. Pero, en mi opinión, si no regula, también le estás dando carta blanca. En cualquier caso, creo que se trata de un problema que afecta al Parlamento, que no se puede resolver de forma municipal, salvo que algún ayuntamiento se atreva a hacerlo. Bilbao ha dado ese paso regulando los prostíbulos en bajos, poniendo unas distancias, aforos, servicios… y así ha conseguido dispersar ese tipo de clubes. Pero también se ha producido otro efecto: que esa prostitución vaya a pisos, porque no han sido regulados.

Un tema que ha generado debate a pie de calle es la reordenación de las líneas de Tuvisa. ¿Ha registrado quejas en torno a este asunto?

No, porque la gente es consciente de que esa queja no puede prosperar. No es un argumento que ahora a una persona le venga mal una parada. La cuestión, al final, es qué funciona mejor para la ciudad.

Esta semana se ha conocido que los vecinos de calles afectadas por el tranvía deben pagar más por sus reformas exteriores porque deben colocar los andamios por la noche. ¿Cuál es su opinión?

Los vecinos piensan que bastante guerra les da el tranvía como para que, encima, les cueste más la reparación de la fachada porque tienen que hacer la obra de noche. Ahí creo que tienen razón. ¿Nadie les va a echar una mano?

¿Las obras en las calles son una queja endémica para una ciudad?

Todo el mundo se queja de las obras quizá para desahogarse. También cuando las tenemos en casa nos lamentamos. Porque siempre duran más, cuestan más y nunca salen tan bien como se pensaba.

¿Cómo valora la decisión tomada por el Consistorio en Los Tilos?

El Ayuntamiento nos ha hecho caso en parte. Pedimos un desagüe transversal para que no se acumule el agua y se ha colocado sólo uno. Antes, la calle tenía un dique natural, que eran los bordillos de las aceras; ahora, como se ha reformado y está a ras, a simple vista no da la misma seguridad que antes. El Consistorio dice que sí. Yo estaría más tranquilo con estas rejas transversales, que cuestan bastante poco…

La prueba del algodón serán las siguientes lluvias torrenciales.

Este invierno sabremos si el sistema es suficiente o no.

¿Usted está dispuesto después a abordar de nuevo el tema?

Por supuesto.

http://www.noticiasdealava.com/2009/12/06/vecinos/vitoria-gasteiz/es-mas-facil-montar-un-prostibulo-en-un-piso-que-una-academia-de-ingles

Share

El PP pide que se aproveche la consulta sobre la Diagonal para más asuntos

BARCELONA. Ya que se hará un «esfuerzo en movilización y publicidad» en la consulta de la próxima primavera sobre la transformación de la Avenida Diagonal, ¿Por qué no se aprovecha para preguntar sobre otros «temas de ciudad y de interés de los barceloneses»? Esa es la idea que planteó ayer el presidente del grupo municipal del PPC, Alberto Fernández.
El líder de los populares en Barcelona instó a que se pregunte a los mayores de 16 años y empadronados en Barcelona a 31 de diciembre de 2009 -requisitos indispensables para poder ejercer el derecho a voto- sobre si, por ejemplo, apoyan la prohibición de la prostitución en la vía pública, un problema tan visible y que, según las encuestas, ensombrece tanto la valoración de Barcelona entre los visitantes de la ciudad.
Prostitución, bicing, zoo… La propuesta de Fernández también incluye otras preguntas como la conveniencia de la restricción de la velocidad a 80 kilómetros hora en los alrededores de la ciudad, el «uso y abuso» del carril bici, construir una incineradora «sostenible y que abarataría la tasa de basuras», y si los barceloneses respaldan destinar 150 millones de euros a la construcción del futuro zoo marino. En resumen, algunos de los exhortos que plantea desde hace tiempo el líder municipal.
También sugirió que se puedan hacer preguntas en determinados distritos o ámbitos territoriales, como la recalificación del Mini Estadi, que siempre ha suscitado un fuerte rechazo vecinal. O como la construcción de narcosalas en diferentes barrios de la ciudad. Unos espacios que ya ha levantado polémica en el distrito de Ciutat Vella, como mostró este diario el pasado fin de semana.
El referéndum se celebrará la próxima primavera y preguntará a los ciudadanos cuál de las dos opciones de reforma de la vía -que servirán para prolongar el tranvía-, prefiere. También podrán votar que no quieren ninguna de las dos.
Share

Prostitutas sí, pero en la calle

La presidenta de la Asociación Isaac Peral reclama un local social para que las jóvenes extranjeras se ganen la vida con dignidad
Natividad Guerra relata cómo lucha por ayudar a las meretrices

«Aquella noche, todos en la asociación estábamos decididos a lograr pruebas de lo que ocurría en el barrio para que los políticos y la Policía reaccionaran. Así que, como si fuera una película, cogí un pasamontañas, una cámara de fotos y un casco y me fui con uno de los directivos a la calle. Me subí en su moto y fuimos directos a una esquina de la calle de Las Beatas. Rápido y con disimulo, disparé varias veces. Y las imágenes que tomé me demostraron a mí y a mucha gente que lo que estaba pasando en pleno centro de Cartagena no era ninguna película. Era pura realidad. La calle estaba a reventar de prostitutas, chulos, clientes… Así empezó la lucha que llevamos hasta ahora», relata Natividad Guerra.
Dos años después de aquella noche de invierno, Natividad aún recuerda el miedo que pasó, pero tan rápido como entonces apretó el disparador de la cámara, supera sus temores. Y cuenta a ‘La Verdad’ cómo se arma de valor a diario desde su cargo de presidenta de la Asociación de Vecinos Isaac Peral para luchar por la tranquilidad del casco histórico llamando la atención de las autoridades y con una estrategia más atípica y, quizás, más comprometida: ayudando a las meretrices.
La prostitución y las ventas de drogas son dos de los principales problemas que vienen sufriendo los vecinos de las calles San Fernando, Las Beatas, Plaza San Francisco o San Vicente. Ni las redadas esporádicas, ni la presencia policial diaria ha logrado erradicar la prostitución. Muchas mujeres, la mayoría jóvenes extranjeras, salen a la calle a captar a clientes. Algunas no tienen reparos en lanzar piropos, a plena luz del día, a los hombres que pasan por esas calles. Si pican, se los suben a algún piso cercano.
Silencio en San Fernando
Ante esta situación aparece la figura de esta mujer, «la reina de los mendigos», como asegura que la llaman vecinos y políticos. Una valiente heroína que, apoyada por la asociación ha comenzado a luchar contra la imagen degradante que deja la prostitución en Cartagena. Ayuda a todas estas mujeres que «lo único que hacen es ganarse la vida vendiendo su cuerpo», dice.
Esta imagen, cada vez más decadente en el centro, la viven a diario vecinos y comerciantes de la calle San Fernando. Están molestos porque cada vez hay más chicas que no sólo se colocan en la calle Las Beatas, centro neurálgico de la prostitución sino también más en el centro, como en esta calle. Pero ninguno de ellos quiere hablar de esta situación por miedo a que sus ventas caigan al hacerse público la situación que viven. No sólo por miedo a represalias de las chicas o las personas que las respaldan sino también por el temor de perderlas como clientes
Amenazas telefónicas
«Antes recibía muchas amenazas telefónicas. Vivía con miedo. Eso me hizo que un día me acercara a las chicas para preguntarles porqué me amenazaban. Ese fue el primer contacto con ellas», cuenta Natividad Guerra. A partir de ahí, los miembros de la asociación comenzaron a escucharlas, apoyarlas, darles comida y consuelo. «Muchas de ellas son del Este y vienen para que les enseñemos a rezar el rosario», explica Enrique Sánchez, secretario de la Asociación .
Quieren que el Ayuntamiento les habilite un local social para poder seguir ayudando a las prostitutas, mujeres maltratadas, drogodependientes o para tener un lugar donde los ancianos del barrio puedan pasar su tiempo libre. Mientras tanto, Natividad presta un piso de su propiedad en donde se reúnen con las meretrices. A ellas se les une el representante vecinal de Nueva Cartagena que les proporciona el centro social de la barriada para hacer reuniones.
Han pedido en numerosas ocasiones al Ayuntamiento y a Servicios Sociales que les presten atención. Natividad Guerra asegura, que la prostitución seguirá porque «ellas no piensa irse de la ciudad ya que tienen todos sus papeles en regla y necesitan trabajar para comer. Son chicas muy jóvenes, de entre 16 y 22 años que lo único que piden es un lugar donde poder estar juntas sin molestar al resto de la ciudad».
Miedo a las represalias
El camino que ha recorrido esta cartagenera no ha sido fácil. Muchas veces se ha sentido amenazada, incluso tuvo que cambiar de domicilio y marcharse de Cartagena por miedo a represalias. Ni el miedo ni las amenazas, ni la indiferencia que dicen recibir por parte del Ayuntamiento va ha frenar su labor social y su objetivo: lograr que el casco antiguo brille igual que lo hacen las principales calles de Cartagena.
Natividad Guerra trabaja como peluquera y es cartagenera hasta la médula. Estuvo en las misiones durante más de 18 años y eso de ayudar a los más necesitados lo lleva muy dentro. Ahora, junto a Enrique Sánchez, y otros doce miembros de la asociación de vecinos intentan llevar acabo una gran labor humanitaria, esquivando los baches que se les cruza por el camino, que como ella misma dice «no son pocas las dificultades que nos ponen».

Share