La escena de sexo peor narrada

Jonathan Littel, ganador del Goncourt 2006, se hace con el Bad Sex Award 2009

Las benévolas (2006), de Jonathan Littel, tiene 1.000 páginas dignas de uno los premios literarios franceses de más prestigio, el Goncourt. Pero, según la publicación británica Literary Review, fundada en 1979 por Anne Smith, también incluye la escena de sexo peor narrada en una novela y, por eso, se merece el Bad Sex Award 2009.

El libro cuenta la historia de Maximilien Aue, oficial de las SS durante la Segunda Guerra Mundial, que años más tarde describe y revive su participación en las masacres llevadas a cabo por las fuerzas del Tercer Reich.

Y los jueces del Bad Sex Award no le quitan mérito literario. De hecho, el pasado 30 de noviembre, durante la ceremonia de entrega del premio destacaron que «en parte, es la obra de un genio». Pero también subrayaron que una descripción erótica que dice: «tenía la vulva a la altura de mi cara. Los labios menores asomaban algo de la carne pálida y abombada. Aquel sexo me miraba, me espiaba como una cabeza de Gorgona, como un cíclope inmóvil cuyo ojo único no parpadea jamás. (…) Si por lo menos consiguiera empalmarme, pensaba, podía usar la picha como una estaca endurecida al fuego y cegar a aquel Polifemo que me convertía en Nadie. Pero mi verga seguía inerte y yo estaba como tocado de estupor», no es muy afortunada y se merecía el galardón.

«Esperamos que se lo tome con humor», afirmaron los responsables del premio. Pero el escritor franco-estadounidense, que competía con las líneas eróticas de Philip Roth, John Banville, Paul Theroux o el músico Nick Cave, no se dejó ver por el club militar del Saint James Square de Londres donde se celebraba. Su editora en Inglaterra, Alison Samuel, fue la que recogió el pie de yeso que le acredita como ganador del Bad Sex Award.

Según Jonathan Beckman, de The Literary Review, Las Benévolas, que ha vendido más de un millón de ejemplares en Europa, es la primera obra traducida que gana este premio creado por Auberon Waugh en 1993 para «llamar la atención sobre el crudo y, a menudo, desafortunado, mecánico y superficial uso de pasajes redundantes con descripciones de tinte sexual en la novela moderna.»

http://www.lavanguardia.es/gente-y-tv/noticias/20091215/53843929249/la-escena-de-sexo-peor-narrada.html

Share

Punto G masculino

Existe un punto G masculino, y se encuentra en la próstata. Es la zona de máximo placer sexual en el hombre, que si logras localizar y estimular te va a hacer experimentar sensaciones que nunca imaginaste.

Para tocar la próstata hay que introducir el dedo en el ano. Se introduce un dedo o condón lubricado en el esfínter anal para llegar al recto. A unos 4 a 5 cm de profundidad, en la pared interior que da para el pene, está un bulto muy pequeño  dividido en dos lóbulos por una línea vertical. ¡He ahí la próstata!

 

punto g hombre prostata

Introducir un dedo o un juguete sexual en el ano no es algo que de buenas a primeras un hombre acepte, por lo tanto si quieres tocarle el punto G a tu pareja tienen que conversar con ella. Cuéntale en qué consiste esta estimulación y por qué es bueno hacerla.

Cuando tocas el punto G masculino te darás con la sorpresa que el hombre tendrá una erección con facilidad. Pero esto no significa que su mente también lo esté, es un reflejo sexual.

Si estás en plena acción, con este masaje puedes hacer que su erección se haga más firme, lo que junto a la estimulación en el orificio anal incrementa de forma considerable el placer sexual en el hombre.

http://www.sexologia.net/15-12-2009/hombre/punto-g-masculino

Share

Juegos traseros

Cerca de un 50% de las parejas heterosexuales lo han probado por lo menos una vez, según diversas encuestas. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, el ano −al igual que la vagina− cuenta con innumerables terminaciones nerviosas altamente sensibles.

Las estadísticas resultan curiosamente alentadoras. Indican que este tipo de práctica goza de una cierta popularidad en nuestra sociedad. También observamos −para ser justos− que el sexo anal sigue siendo un tabú. Hay quienes lo consideran algo sucio, perverso y antinatural.

Puede consistir en un simple masaje por la zona perianal −se puede estimular el ano de la pareja durante el coito o mientras se manipulan sus genitales−. Es también una variante del coito, en la que el pene se introduce por vía anal. Además está el método bucogenital conocido como ‘rimming’ −masaje oral en la zona del ano−. Esto se realiza tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales.

Durante siglos se denominó ’sodomía’. Dicho término fue derivado de la Biblia: Sodoma es la ciudad mítica que, junto a Gomorra, fue destruida por Jehová debido a sus desenfrenos sexuales. El sexo anal ha sido considerado ‘contra natura’ por cuestiones religiosas. En ese contexto sólo el sexo con fines “puramente” reproductivos ha sido considerado natural. Ahí, todo lo que se sale de esos cánones es tachado de pecaminoso. Se dice, por ejemplo, que los pactos con el demonio eran sellados por medio del coito anal o de un beso en el culo −beso negro−.

Tampoco ha faltado la paja en el ojo ajeno. Algunos países atribuían el origen de dicha práctica a sus vecinos: los franceses hablaban del ‘vicio inglés’, los ingleses del ‘vicio francés’, los árabes del ‘vicio persa’ y viceversa… ¿Te suena aquello del ‘vicio invertido’?.

Las opiniones acerca del sexo anal son muchas y variadas, e incluso encontradas y contradictorias. Hipócritamente se ha empleado esta práctica para preservar ‘la virginidad’. También se ha utilizado a lo largo de la historia para evitar embarazos no deseados.

Incluir el ano como fuente de estímulo erótico es una opción, pero como toda práctica sexual placentera, debe ser siempre elegida y nunca fruto de imposición. El sexo anal, además, tiene su técnica. Mañana seguiremos hablando del tema y podrían ser ilustradoras vuestras propias experiencias.

M. Pérez, J. J. Borrás y X. y Zubieta

Contenido proporcionado por: Sexólogos Valencia y Psicólogos Valencia
Publicado en elmundo.es. Ilustración: Ricardo Fumanal
http://www.blog-sexo.com/juegos-traseros/
Share

El semen, descubre como usarlo en la cocina

Por sus propiedades nutritivas es apto para el consumo

¿Te animarías a usar semen en la cocina? ¿Te animarías a usar semen en la cocina? 

El sexo también está plagado de curiosidades y las noticias que nos llegan, no dejan de asombrarnos, algunas por ser bastantes insólitas.

Ya hemos visto las propiedades beneficiosas que tendría el semen sobre la piel, que sería capaz de humectarla, borrar las imperfecciones y hasta de rejuvenecerla.

También, hemos publicado un estudio, sobre la posible propiedad antidepresiva que tendría sobre las mujeres y cómo aquellas que no tendrían una exposición al semen, o si la misma sería esporádica, tendrían mayor tendencia a la baja autoestima y a la depresión.

Y así, como el caso del aloe vera, cada vez se le descubren más propiedades beneficiosas a este fluido masculino.

 

Tal es así, que el libroHarvest Natural”, de un autor llamado Paul Photenhauer, plantea el uso del semen, también en la cocina, para incorporarlo en las comidas como cualquier otro ingrediente.

Algo que podría sonar a broma para muchos, pero que según su autor, sus escritos están muy bien fundamentados.

Una de las afirmaciones al respecto, es que el semen es muy nutritivo, pero además de esto, destaca su textura y lo económico de este “ingrediente”, porque es muy fácil de producir y de conseguir ya que se encuentra disponible en casi todos los hogares.

En la foto que ilustra la tapa del libro, se puede apreciar un apetitoso flan, que en lugar de estar bañado en caramelo, lo estaría en semen, o una mezcla de éste y caramelo, para disimular un poco el sabor característico del esperma.

Imagino que más allá de todas estas propiedades, sería un muy buen afrodisíaco también y una alternativa para implementar en la cocina afrodisíaca.

El libro cuesta 25 dólares y su autor, a quien sus amigos apodaran “Fotie”, es un apasionado de la cocina y me imagino también que del sexo, por habérsele ocurrido semejante idea.

Aunque suene todo muy lindo y muy saludable, todavía nos cuesta pensar en el semen como algo comestible y hasta más de uno puede provocarle náuseas en solo pensar en la idea de colocar una gotas de semen en las comidas y créanme que no los culpo, pero justamente este libro, busca desterrar estas sensaciones y aprende a verlo como un alimento más, sugiriendo “tentadoras recetas”.

No sé si después de leer este artículo, decidan incorporar al semen en sus recetas de cocina, pero por lo menos, seguro que se entregarán con mayor devoción al sexo oral.

Será cuestión de animarse a emplearlo en alguna receta ¿no les parece?

Foto: cocina de Abacería del Sur en Flickr

http://www.educasexo.com/curiosidades/el-semen-descubre-como-usarlo-en-la-cocina.html

Share

El vino tinto y el deseo femenino

 

Al parecer muchos hombres estaban equivocados. Siempre ha existido el rumor que usando vino blanco en una cena la chica podría sentir burbujitas en salva sea la parte y así podrías conseguir llevártela a la cama. Pero ahora resulta que es todo lo contrario.

Es el vino tinto el que, tomado con moderación, no sólo “pone a tono” a las mujeres sino que facilita la lubricación vaginal, aumenta la excitación e incluso fomenta pensar en fantasías sexuales. Todo un descubrimiento para las mujeres de todas las edades.

 

Hace ya mucho años que se estudió el efecto positivo de la uva tinta en las mujeres menopaúsicas. Productos como el resveratrol han conseguido que muchas mujeres se beneficien de los efectos de los polifenoles para combatir los problemas hormonales típicos del citado periodo de la vida de la mujer.

Pero ninguna Universidad se había detenido a estudiar el efecto del vino en las mujeres. Ahora lo han hecho la de Florencia y la de Turín para llegar a la conclusión, tras analizar el comportamiento sexual de 780 mujeres, de que dos vasos de vino tinto al día fomentan la sexualidad femenina.

La conclusión ha sido clara, tras analizar a mujeres que bebían 1-2 vasos de vino, a abstemias y a bebedoras ocasionales, se les entregó un cuestionario para que explicaran los cambios que sentían. Las que bebían con moderación sentían mucha más excitación y pensaban más en el sexo que el resto.

Eso sí, aún no saben por qué el vino es capaz de producir estos efectos. No se explican la relación entre el deseo sexual y la lubricación vaginal con una bebida. Los polifenoles, los flavonoides y otras sustancias son los protagonistas indiscutibles, pero aún queda mucho camino por recorrer. Así que ya sabéis, una copita de vino tinto al día os podrá a tono y podréis disfrutar de una sexualidad mucho mejor.

Vía I El Mundo

http://www.hablamox.com/2048/vino-tinto-deseo-femenino.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+hablamox+%28Erotismo+y+sexo.+Hablamox%29&utm_content=Google+Feedfetcher

Share

Sexo en Noche Vieja

Normalmente la festividad del 31 de diciembre al 1 de enero suele estar rodeada por una serie de patrones culturales aceptados socialmente. En el hemisferio occidental, y más concretamente en España, la Noche Vieja se caracteriza por las cenas en familia, el reencuentro con los amigos de toda la vida. Después, de madrugada, los más animados optan por celebrar la entrada del nuevo año en los habituales cotillones que organizan los hoteles.

seressexuales14122009

creativecommons

La opción que te explicamos en este post es sólo para ti y tu pareja, a solas, a la luz de las velas, una cena afrodisiaca y posteriormente un encuentro sexual, placentero y sensual, para comenzar bien el año. A la hora de organizar este tipo de encuentros hay multitud de formas de llevarlo a cabo, pero nosotros te ofrecemos una noche tantrica.

Para aquellos que todavía no lo sepan el Tantra es una disciplina oriental que se caracteriza por saber manejar la energía que guardan nuestros cuerpos. Entre estas energías la sexual es una de las más poderosas. Cuando tenemos una noche de sexo tantrico parece como si desapareciera la variable tiempo y nos internamos en nuestras emociones y también en las emociones de nuestra pareja.

Quizás en una de esas noches tantricas lo mejor es comenzar con un baile sensual muy cercano a la biodanza. Danzaremos siguiendo la melodía de la música dejándonos llevar y permitiendo a nuestros cuerpos la mayor expresividad siguiendo las notas de la melodía. Esto ayudar a perder todas nuestras inhibiciones.

Después no estaría de más que os vayáis desnudando el uno al otro; sin prisa, poco a poco, disfrutando de las diferentes partes del cuerpo de tu pareja. Deleitándonos en cada movimiento que deja al descubierto toda nuestra anatomía corporal. Este desnudo mutuo es una de las experiencias más excitantes que se produce en los prolegómenos de la relación sexual.

Por último, antes de fundirnos en uno con nuestra pareja, quizás sea conveniente que os administréis un masaje sexual, que despierte la sensualidad del cuerpo ante la próxima relación sexual. Los músculos implicados en la cópula se verán tonificados y fortalecidos, lo que hará que la relación sexual sea más gratificante.

Fuente: Terra |    Imagen: yachtfan

http://seressexuales.com/sexo-en-noche-vieja/

Share

¿Te apetece una cerveza…erótica?

cerveza-erotica-hopf

La verdad es que hay gente que inventa de todo. Una de las últimas cosas, una cerveza erótica. Es la Erotik Vier, y su creador, Jürgen Hopf, un fabricante de cerveza de la zona de Baviera, asegura que su cerveza tiene más propiedades sexuales que la propia Viagra.

Entre las muchas virtudes de la Erotik Bier, están el aumento de la líbido, la fertilidad y la potencia sexual, gracias al hierro líquido del Kundalini de cebada. Y lo cierto es que en torno a esta peculiar cerveza ya se ha creado toda una leyenda.

Según la historia (¿sabremos algún día si esto es verdad o no?), una noche falló el sistema de automatizado de la cervecería y Jürgen Hopf fue a arreglarlo en boxers (no me preguntéis por qué no se vistió…) y como la máquina no iba bien, no le quedó de otra que batir la cerveza a mano.

Fue entonces cuando, al meterse desnudo en la sopa de cebada, se sintió “extraño” (sutil forma de decirlo) y se dio cuenta de que su cerveza sería diferente a cualquier otra… Y tanto.

Foto de la feria de la cerveza

http://www.desexualidad.com/%c2%bfte-apetece-una-cerveza-erotica/

Share

Vuelve la prostitución a Capitán Haya

Siguen presentes en Gran Vía y Casa de Campo

  • Se trata de mujeres originarias de Europa del Este
  • «Las fulanas no se van a marchar», dice un vecino de Gran Vía
  • Las calles de Madrid tienen memoria. Una vez que una vía ha soportado alguna actividad al margen de la ley parece que es muy difícil que pierda ese rol. Poco importan las protestas vecinales o el acoso de la policía, el problema persiste. Es el caso de las plazas donde se hace botellón, de los callejones en los que se trapichea con droga y , por supuesto, de los lugares de prostitución.

    Este axioma prueba su validez en la zona que rodea a la calle Capitán Haya. Un barrio que, con infalible regularidad, vuelve a poblarse una y otra vez de meretrices a pesar del rechazo de los residentes. Se trata de una historia vieja que no tiene visos de terminarse a corto plazo. En el año 2000, las prostitutas que frecuentaban la zona eran originarias del África subsahariana y solían colocarse cerca de la plaza de Cuzco. La presión ciudadana consiguió alejarlas. Sólo fue un paréntesis. Otras chicas distintas volvieron en el 2003 y luego en 2005. Por eso, no ha sorprendido a nadie que en 2009 estén de nuevo allí. Esta vez, se trata de mujeres originarias de Europa del Este que venden sus cuerpos en la calle Capitán Haya, Rosario Pino y Francisco Gervás. También ocupan el tramo del paseo de la Castellana que discurre entre la plaza de Cuzco y la de Castilla.

    Sus tarifas no son baratas: 40 euros como mínimo y sin posibilidad de negociación. Escarmentadas por las anteriores revueltas vecinales, ahora optan por practicar su oficio apartadas de la vista de los residentes, buscándose un apartamento donde llevar a sus clientes. Tampoco se dejan ver de día. Suelen comenzar su jornada laboral pasada la medianoche y se marchan antes del amanecer. Sin embargo, están ahí y los vecinos no las tragan.

    Algo parecido ocurre en los alrededores de la Gran Vía. La calle Montera, Ballesta y Desengaño son ya feudos inexpugnables del sexo de pago. La actividad, lejos de reducirse, goza de una envidiable salud tanto de día como de noche. En fin de semana llegan a ser más de un centenar de chicas. Todo un batallón de hetairas listas para satisfacer la libido de juerguistas y noctámbulos.

    Presencia de cámaras y policía

    Ni la instalación de cámaras de vigilancia, ni la constante presencia policial parece desanimar a unos clientes impenitentes que negocian, con toda tranquilidad, las tarifas a la vista de cientos de transeúntes que pasan por esta popular zona. Al final, por unos 25 euros suben junto a la chica elegida a unos pisos francos donde recibirán «un completo».

    Los residentes de la calle Ballesta y Desengaño ya parecen tener asumido que «las fulanas no se van a marchar». De momento, piden una mayor presencia policial para cortar las trifulcas entre prostitutas, proxenetas y borrachos, que se multiplican durante la madrugada.

    El único punto donde ha bajado la presencia de meretrices es en la Casa de Campo. Los cortes de tráfico han propiciado que muchas trabajadoras del sexo emigren al polígono Marconi, en Villaverde. «Ahora sólo quedamos las que somos legales. La policía nos conoce de vista y si ve a alguna nueva le pide la documentación», señaló una joven de origen ruso.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/15/madrid/1260866641.html

    Share