Detenida la líder de una red de prostitución después de ocho meses de fuga

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido en Almería a la presunta cabecilla de una red internacional de explotación sexual de mujeres que permanecía en busca y captura desde hacía ocho meses, cuando en una primera fase de esta operación fueron arrestadas en la provincia 17 personas.

Nieves Gloria R. S. L., sobre la que pesaba una orden nacional e internacional de detención, pudo ser localizada finalmente en su vivienda de Almería por la policía, que considera que la mujer, de 50 años, llevaba junto a su marido, José M. C., conocido como El Francés, las riendas de esta organización criminal de blanqueo de dinero vinculada con la explotación sexual de mujeres de nacionalidad rusa y brasileña.

La mujer, que ha ingresado en la prisión provincial del Acebuche por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de la capital, está acusada de delitos de asociación ilícita, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y relativos a la prostitución.

Blanqueo de capitales

Además, la presunta cabecilla de la organización ha sido imputada por blanqueo de capitales, puesto que los investigadores pudieron constatar que el matrimonio obtuvo en dos años hasta 12 millones de euros a través de 13 empresas instrumentales que, bajo la apariencia de desarrollar actividades legales, les permitieron ocultar la auténtica trama.

Esta organización, que mostraba una estructura jerárquica por la que ninguno de los miembros podía tomar decisión alguna sin someterse a la aprobación de los responsables, contaba además con la colaboración de un ex director bancario, que era el encargado de asesorar al grupo y de manejar directamente parte de sus cuentas para lograr eludir la detección de estos fondos por parte de las autoridades.

Durante la primera fase de la operación, que se desarrolló entre los días 20 y 22 de abril de este año, los agentes lograron liberar a 31 de las víctimas de este grupo, que eran introducidas clandestinamente en España o, en algunos casos, reclutadas en territorio nacional, para ejercer la prostitución en los siete locales que controlaba esta red, que fueron registrados y precintados.

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Detenida/lider/red/prostitucion/despues/meses/fuga/elpepuespand/20091224elpand_1/Tes

Share

Obliga a su hijo a acostarse con una puta por temor a que fuera gay

Le reclamó un condón usado como prueba del sexo

La prostituta aún no ha sido localizada

Un hombre en North Rockhampton, Australia, ha sido acusado de abusar de su hijo por obligarlo a tener sexo con una prostituta. El padre temía que su hijo, de catorce años, fuera homosexual y le llevó a un motel donde le hizo encontrarse con una prostituta.

Además, le exigió presentarle un condón usado como prueba de que realmente habían tenido sexo.

El padre ha sido acusado por violación a su hijo. La madre del joven:

«Al principio no quiso decirme nada. Luego reconoció que su padre lo llevó a un motel y que allí había una prostituta»

«No quería hablar y se puso a llorar»

La prostituta que supuestamente mantuvo relaciones con el menor no ha sido localizada.

http://www.periodistadigital.com/ocio-y-cultura/sucesos/2009/12/24/obliga-hijo-acostarse-puta-prostituta-temor-gay-australia.shtml

Share

Esclava de por vida

Secuestrada, violada, forzada a prostituirse, y rescatada. Ahora sufre el rechazo de su pueblo. Joshi representa a miles de mujeres nepalíes.

Joshi, joven nepalí de 17 años, rescatada de un burdel de Calcuta donde llegó secuestrada. (FOTO:EFE)

AJoshi la llaman bruja. Una mujer la acusa de haber provocado su esterilidad. Otra, de que su marido le haya sido infiel. Ambas, junto a la mayoría del poblado en el que vive, quieren expulsar a esta adolescente de 17 años, y parecen haberse embarcado en una campaña para hacer su vida aún más difícil. Justo cuando la joven pensaba que su pesadilla había concluido. Su delito es haber sido víctima del tráfico de personas destinado a la prostitución, una lacra que afecta cada año a miles de mujeres y niños en Nepal, uno de los países más pobres de Asia y emisor de mano de obra barata para la industria, el campo y el sector doméstico en toda la región.

Como muchas otras, Joshi, una de seis hermanas, fue engañada por un hombre que prometió darle un empleo digno en la capital del país, Katmandú. La metieron en un camión en el que viajó durante más de dos días. Terminó secuestrada en un burdel de Calcuta, India, en el que la violaron, la torturaron, y la obligaron a prostituirse durante dos años. Afortunadamente, fue rescatada durante una redada impulsada por una ONG local que cuenta con el respaldo de UNICEF, y está «limpia». Los análisis de sangre confirman que, a pesar de haber sido forzada a servir a más de quince hombres al día, la mayoría sin ningún tipo de protección, no hay rastro del sida. Cuando le dieron la noticia, y le aseguraron que la devolverían a su poblado, Joshi no pudo contener lágrimas de alegría.

Sin embargo, su pesadilla, que comenzó en agosto de 2004, posiblemente la acompañe durante el resto de su vida. El estigma de la prostitución es una losa de la que es imposible librarse. Más aún en la estricta sociedad nepalí, donde el sistema de castas y la religión todavía juegan un papel principal. Joshi regresó hace unos meses a Gorahi, su pueblo natal, en el centro oeste del país del Himalaya. Desde entonces, su vida se reduce a cuatro paredes de adobe. Cuando las abandona, los vecinos le lanzan piedras, incluso excrementos.

rechazo En un intento desesperado por mejorar su situación, un comité local de UNICEF trata de hacer entender a los habitantes del poblado de que ella nada tiene que ver con lo que sucede en sus vidas, pero no hay manera. «Una vez que ha perdido la virginidad y se ha convertido en prostituta, la salida más satisfactoria para ella es comenzar de nuevo en un lugar en el que nadie sepa de su vida», explica Ana Dahal, representante del comité. Pero Joshi se resiste. «No tengo a dónde ir. No he hecho nada malo. Resistiré y demostraré que yo no tengo la culpa de lo que le sucede a la gente».

Su caso se repite en la mayoría de localidades del país. «En casi todos hay familias que han perdido a sus hijos. Simplemente, han desaparecido. Algunos habían ido en busca de trabajo, otros fueron literalmente secuestrados», relata Dahal. Lo cierto es que han caído en manos de las mafias que comercian con mujeres y niños. Su destino principal es India, y el sector que más los demanda es el del sexo, aunque algunos también son utilizados en industrias locales. En total, cada año unas 225.000 personas son víctima de este tráfico. Pocos regresan, y la mayoría de los que lo consiguen han contraído el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual. Dahal lo tiene claro: «Es una pena de muerte».

http://www.deia.com/2009/12/24/mundo/esclava-de-por-vida

Share