La cumbre del clima se calienta

danesas ofrecen gratis a los delegados mientras las reuniones de Copenhague naufragan en una «guerra de borradores»

El enfado de las prostitutas danesas con el Ayuntamiento de Copenhague fue ayer el hecho más destacado de la tercera jornada de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático. Las prostitutas han decidido ofrecer sexo gratis a los delegados asistentes a la reunión para protestar contra la intensa campaña municipal que incita a los participantes en la cumbre a evitar el comercio carnal. El emblema de la campaña son unas tarjetas postales en las que puede leerse: «Sé sostenible: no compres sexo».

A las prostitutas el chistecillo ecológico contra su medio de vida no les ha hecho ninguna gracia, y han decidido darle la vuelta, convirtiendo la tarjeta disuasoria en tarjeta de pago. Habrá sexo gratis para todo delegado que entre sus credenciales presente una de las postales del Ayuntamiento.

La portavoz de la Organización en Interés de los Trabajadores del Sexo (SIO), Susanne Miller, impulsora de la iniciativa, acusó a las autoridades de Copenhague de «pretender llamar la atención vendiéndose como una ciudad libre de prostitución. Debemos defendernos contra esta campaña discriminatoria», afirmó Miller, quien destacó que la iniciativa cuenta con gran respaldo entre las prostitutas de Dinamarca y ha recibido apoyos incluso desde Australia.

Mientras, la reunión sigue a la deriva, y su falta de rumbo es cada vez más evidente, dado el creciente enfrentamiento entre naciones ricas y pobres sobre la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero. El choque se reforzó con la filtración de un supuesto documento de la Presidencia danesa, interpretado como un intento de favorecer a los países más desarrollados en el reparto de cuotas de CO2.

La filtración recibió otra filtración como respuesta: la de un borrador atribuido a las países emergentes (Brasil, Rusia, India y China) en el que se pide que no se adopten medidas proteccionistas ni unilaterales contra los países en desarrollo.

En mitad de la «guerra de borradores», China reclamó a EE UU, Japón y la UE mayores recortes en sus emisiones de dióxido de carbono. Las propuestas de EE UU, Japón y la UE oscilan entre el 25% y el 40% de reducción en 2020 respecto a los niveles de 2005.

Por su parte, EE UU exigió a China que se comprometa a reducir sus emisiones, pero se opuso a que acceda a las ayudas destinadas a los países en desarrollo. Precisamente, será a estas ayudas a las que dedique buena parte de sus debates la cumbre de la UE que hoy y mañana se celebrará en Bruselas, y que marcará el cierre de la Presidencia semestral sueca. Estocolmo confía en que la cumbre logrará acordar una cifra concreta de ayudas para financiar acciones rápidas contra el cambio climático en los países en desarrollo, anunciaron ayer fuentes diplomáticas comunitarias.

http://www.lne.es/ultima/2009/12/10/cumbre-clima-calienta/845868.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario