La prostitución callejera aumenta y se extiende por los polígonos industriales

La ONG Médicos del Mundo calcula que 1.500 mujeres prestan servicios en las calles de Valencia

«Solo te pido 25 euros, es muy poco y más barato no puede ser». Este es el ruego que reclaman jóvenes a sus clientes en callejones oscuros y descampados de Valencia.
La prostitución callejera se ha disparado en la ciudad en este último año en casi un 20% y ya son 1.500 las mujeres que buscan de esta forma ganar dinero. La crisis económica ha obligado a muchas jóvenes de apenas 19 años a mantener a cambio de 25 euros, cuando hace unos años la media era de 40 o 50 euros. Pero la falta de trabajo y las pocas posibilidades que tienen para salir de la calle les obligan a continuar ejerciendo la prostitución, en condiciones muy precarias y en la mayoría de veces con agresiones físicas y psicológicas. Son muchas las que sufren una gran depresión.
Hasta ahora ejercían la prostitución en Pinedo, Nazaret y en el centro histórico, pero ante la constante presión policial estas jóvenes están concentrando su actividad en los polígonos industriales del entorno de Valencia como el de Silla o el de Quart de Poblet.
Estos días la prostitución vuelve a ser cuestionada con la campaña realizada por la actriz británica Emma Thompson que presentó la semana pasada en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid una campaña en contra de la trata de mujeres. Una acción muy realista, que llegaba a poner los pelos de punta. La exposición ‘El viaje’ reproduce las anécdotas de vida de Helena, víctima explotación .
En el interior de siete vagones instalados en el Parque del Retiro se podían escuchar los gritos y la violencia que sufren las mujeres como una joven originaria de República de Moldavia, (Moldova), país de la Europa Oriental, que con 18 años fue obligada a en Londres.
Thompson no ha dudado en prestar su imagen para frenar esta situación y reflejar el verdadero calvario por el que pasan estas chicas.
Campaña en Valencia
La campaña es tan impactante que la concejala de Bienestar Social, Marta Torrado, desea que esta también se realice en Valencia y con la presencia de la actriz británica. «Ya estamos haciendo gestiones para traer esta campaña a la ciudad. Me ha parecido muy impactante y muy efectiva y me encantaría que Emma Thompson quisiera venir a Valencia porque desgraciadamente aquí también ocurren este tipo de cosas», afirmó ayer la concejala.
De las 1.500 mujeres que ejercen la prostitución en la ciudad, la gran mayoría son subsaharianas que trabajan en la carretera de Nazaret y la Punta y acaban realizando los servicios en un coche o en plena calle. Situaciones extremas y por prácticamente unas tarifas regaladas de las cuales la mitad se las quedan los .
La dificultad para hablar español y la falta de documentación les condiciona para poder salir y quienes a diario les intentan ayudar es un equipo dentro del programa Jere Jere. «Les asesoramos para conseguir que obtengan un nuevo trabajo como chicas de limpieza o en cooperativas agrícolas, pero la falta de trabajo les está perjudicando mucho y es muy complicado, aún así continuamos trabajando», comentó ayer Vicens Sanz, responsable del programa Jere Jere de Cáritas.
Junto a las subsaharianas procedentes de Nigeria, también ejercen la calle jóvenes procedentes de los países del Este, sobre todo rumanas que se concentran la mayoría en el centro histórico, el popularmente llamado barrio chino.
A pesar de que trabajan en la calle tienen la compañía y la ayuda de los miembros de Médicos del Mundo que intentan informarles para evitar que no contraigan enfermedades de transmisión sexual o se queden embarazadas. «Les explicamos la forma de evitar contagios, pero desgraciadamente hay muchos clientes que les piden hacerlo sin preservativo y les convencen dándoles más dinero por servicio», afirmó ayer Javier González, coordinador autonómico de Médicos del Mundo.
Aunque la ONG intenta ayudarles y evitar problemas de salud, contagios se siguen produciendo y embarazos no deseados. «Cuando nos llegan casos así los trasladamos a las instituciones sanitarias competentes», aseguró González.
Con estos dos programas asistenciales, el Ayuntamiento controla esta situación, el oficio más antiguo del mundo.
Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario