En busca del orgasmo vaginal

¿Mito o realidad? Ahora que la noticia es que no se sabe con exactitud si existe o no el punto G, lugar donde se decía que con sólo rozarlo un poco llegábamos a un orgasmo de una intensidad,…nosotras os vamos a contar cómo trabajamos con nuestras pacientes para llegar al orgasmo vaginal, con o sin punto G. Ya hemos dicho muchas veces que no nace falta ir “en busca del arca perdida”, que tenemos todo un abecedario en nuestro cuerpo, que no es un favor reducirlo a la letra “G”.
¡Vamos ¡ Que existir existe el orgasmo vaginal. Y si no sois de las afortunadas que vinieron con él “de serie”, leer atentamente y a practicar. Y, chicos heteros, chicas lesbis, vosotros también que, a lo mejor vuestra churri no lo está leyendo y si una se lo pasa bien….va a querer repetir.
En la consulta trabajamos con vibradores bimotores, es decir que tienen un pene y un animalito que sobresale a un lateral del pene para estimular el clítoris.
Pues bien, después, y sólo después de haber trabajado el suelo pélvico, de haber ganado un tono muscular bueno con el uso continuado de las bolas chinas (os remitimos a nuestro post de bolas chinas) empezamos a usar el vibrador.
La técnica es muy sencilla: aproximaciones sucesivas.
– Ponemos el juguetito en marcha , pene y animalito, y cuando estemos a punto del orgasmo, apagamos el animalito, son bimotores, con lo que el pene sigue en marcha, y vemos si con esa estimulación llegamos ya al orgasmo. Si es así pasamos, otro día, al siguiente paso. Si no es así volvemos a intentarlo en ese mismo momento. Tres intentos en total.
– Empezamos igual y cuando estemos muy cerca del orgasmo, apagamos el animalito. Si todo ha ido bien, tercer paso, sino como antes, tres intentos y si no nos corremos ya con estimulo de clítoris.
– Igual, todo en marcha y cuando estemos muy muy excitadas fuera animalito. E igual que antes.
– Ahora, apagamos el animalito cuando estemos excitadas.
– Sólo ponemos el pene y sólo de vez en cuando el animalito.
– Sólo estímulo vaginal.
– Ahora ya con la pareja. Y si lo veis un salto importante este paso, usad a ratitos el animalito del vibrador Para en la siguiente ocasión no hacerlo. si todo va bien.
¿Qué os ha parecido? Lleva tiempo, claro, pero la recompensa es grande, sensibilizar nuestra vagina, pasároslo bien en el coito, no perder excitación, que no estéis deseando que vuestra pareja acabe….disfrutar al fin y al cabo.

Bueno pues así es la técnica, ¡a practicar!, que el finde llega y tendremos más tiempo. Un saludo.

http://blogs.elcorreodigital.com/estovadesexo/2010/1/22/en-busca-del-orgasmo-vaginal

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario