Swingers, parejas liberales

Swinger, parejas liberales. La actividad swinger proviene de una relación estable en la que los prejuicios no tienen cabida y la sexualidad no tiene límites.

Puede comenzar como una mera fantasía y llegar a extenderse al hecho de buscar la primera experiencia sexual junto a otra pareja.

Swingers, parejas liberales

Los swingers buscan diversas formas de satisfacción sexual, algunas de estas son:

•    Observar a otros teniendo sexo
•    Ser observados mientras tienen sexo
•    Tener sexo, besar o tocar a otras personas mientras se tiene sexo
•    Intercambiar parejas

Se puede decir que hay dos clases de swingers, los que dicen serlo pero no poseen una pareja estable y disfrutan del sexo solo en el momento en que se produce, y los que en verdad son swingers porque tienen una pareja estable y construyen fantasías eróticas en torno al intercambio sexual con otros.

Pero dentro del ambiente swinger, la igualdad de la entrega entre ambas parejas es crucial para formar la fantasía erótica de todos. Estas parejas no dudan en afirmar que el amor y la confianza mutua no se ven alterada por el sexo compartido, y que la “pareja como institución” se mantiene en pie a pesar de que en el lecho haya más de dos cuerpos.

http://www.sexologia.net/02-02-2010/pareja/swingers-parejas-liberales

Share

Kamasutra: postura la unión del elefante

Si te preocupa brindarle placer total a tu mujer, la unión del elefante es la postura del kamasutra para lograrlo: penetración profunda, estimulación  del clítoris, y la cercanía de tu cuerpo abrazándola y acariciándola. Genial para una noche de sexo apasionado y para los hombres que les preocupa el tamaño de su pene.

El hombre tiene que sentarse con las piernas abiertas, la mujer se sienta entre las piernas de él la espalda, pero aún no debe ocurrir la penetración. Primero debe haber jugueteo previo: el hombre abraza con un brazo a su mujer por las caderas y con la mano empieza a estimular su vagina.

union elefante

Cuando ella esté lo suficientemente excitada recién ahí el hombre puede penetrarla. Si el hombre alcanza el orgasmo antes que ella, puede recurrir de nuevo a  sus manos para hacer la perfecta unión del elefante para la mujer que goza con la estimulación en el clítoris.

Mientras él la acaricia, ella va llevando el ritmo del coito, moviendo su cuerpo a la velocidad e intensidad que más placer le da.  Puede moverse hacia adelante, hacia, hacia la derecha o la izquierda, o rotar alrededor del pene de su compañero.

Que lo disfrutes…

http://www.sexologia.net/02-02-2010/kamasutra/posiciones-kamasutra/kamasutra-postura-la-union-del-elefante

Share

El sexo sigue vendiendo en Cuatro

Si hace una semana Samanta Villar batía records gracias su especial 21 días en la industria porno, anoche Rafa Méndez, el profesor de Fama, ¡a bailar!, conseguía debutar con un buen dato en el late night de los lunes con su programa After Hours.  El programa dedicado al sexo marcó un 10,6% mientras que después, La guía sexual del siglo XXI, subía hasta un 13,8%.

En el prime time El Internado volvió a recuperar el trono perdido y ganó la noche del lunes por segunda semana consecutiva tras el final de La Señora. La serie de misterios de Antena 3 sedujo a un excelente 17,6% y 3.024.000 espectadores.

Por su parte CSI Miami obtuvo un buen 15% mientras que el especial de Amar en tiempos revueltos en La 1 marcó un 15,9% y 3.265.000 espectadores.

En laSexta Generación Ni-Ni siguió marcando lamentables datos con un 5,1% y 990.000 espectadores, un punto por debajo de El cine de La 2: El secreto de Anthony Zimmer. Callejeros Viajeros en Cuatro se quedó con un débil 7,9% de share.

http://www.elconfidencial.com/audiencias/cuatro-vende-sexo-20100202.html

Share

‘La guía sexual del siglo XXI’: desde ya, un hito

Se emite en Cuatro la serie estrenada en Reino Unido en 2006

Cuatro acaba de marcar un hito estrenando durante su noche de sexo de los lunes (sí, también habrá crítica de ‘After Hours’), un programa que recibe el poco orientativo título de ‘La guía sexual del siglo XXI’, en el que al amparo de una doctora llamada Catherine Hood, vemos cuán avanzada va esto de la ciencia en el estudio de cosas tan interesantes como el desarrollo de la gonorrea en un ojo o las grandes posibilidades técnicas del nuevo mundo audiovisual, por ejemplo, colocando cámaras dentro de la vagina o en la base del pene para filmar el coito desde dentro, algo que consideran imprescindible para la sociedad nueve de cada diez expertos. También se revelan grandes secretos de la humanidad del siglo XXI (que no del XX), como que las lesbianas a veces son femeninas y utilizan consoladores.
Este formato tipo documental que nos ha repetido en una televisión generalista un plano de un pene entrando y saliendo de una vagina desde dentro unas diecinueve veces, eyaculación incluida, viene de Reino Unido. Unos expertos muy peripuestos, en versión original pero con dobladores por encima para dar más credibilidad y seriedad, nos hablan sobre las maravillas de realizar un misionero o sobre la masturbación femenina mientras una señorita muy sacrificada se realiza una ídem en el interior de una simpática y aseada piscina.

El programa, que también se emitía en Reino Unido el día de la semana de mayor estrés, cuenta con pequeños reportajes aparentemente presentados sin ningún orden ni relación de los unos con los otros: de un especial posturas pasamos a un especial cómo follan los gordos y de ahí a un especial cómo follan las lesbianas. Y si bien este último olía un poco a morbo gratuito (¡¡no!!) para heteros realizado por actrices porno muy profesionales, el de la obesidad ha dejado a la altura del betún cualquier intención sociológica que haya creído tener el ‘Gran hermano’ alguna vez, como podéis comprobar en la imagen (la protagonista se jacta de ligar de lo lindo porque los hombres la ven “como una nubecilla”).

La serie, que consta de 8 episodios, se emitió originalmente en 2006, y la próxima semana llegará a España el segundo, en que veremos por ejemplo cómo alargar un pene o cómo reconstruir un pene que ha sido amputado con sangre chorreando de verdad por todos los lados. Olvídate de ‘Hostel’ y otras películas para nenazas. Contamos ya las horas: quedan 160.

http://jenesaispop.com/2010/02/02/la-guia-sexual-del-siglo-xxi-desde-ya-un-hito/

Share

Detenido el médico de Lugo que practicó abortos a prostitutas

El ginecólogo lucense Juan Carlos Abuín Mosteiriz permanece detenido desde el sábado por la tarde, pendiente de pasar a disposición de la juez Pilar de Lara, que desenmaraña la red delictiva tejida sobre varios burdeles de Lugo. La titular del Juzgado de Instrucción número 1 ya había dictado a finales de noviembre prisión provisional para este médico, que supuestamente había practicado un aborto a una prostituta que no quería perder el niño, pero a mediados de diciembre Abuín salió de la cárcel de Bonxe. La Audiencia Provincial revocó el auto de prisión desoyendo los informes en contra tanto de la juez como del fiscal, porque entendía que el ginecólogo no había tenido nada que ver con las amenazas de muerte que había sufrido la joven brasileña para ser obligada a abortar.

Sin embargo, según fuentes próximas al caso, hace unos días se presentó en el juzgado otra ex trabajadora del mismo club de alterne, el Queen’s, que volvió a incidir sobre el papel del ginecólogo dentro de la trama mafiosa. Esta mujer, nuevamente extranjera, habría declarado ante la juez que abortó bajo presión y que Abuín mantenía una relación estrecha con uno de los responsables de su club. Y además habría descrito una escena de quirófano tan truculenta como la que ya había relatado la anterior prostituta por la que el médico fue a prisión. Una consulta ginecológica donde los aparatos estaban averiados o funcionaban a duras penas. Donde el aspirador vaginal se atoraba y solamente volvía a arrancar a base de golpes. «Una auténtica carnicería, totalmente tercermundista», calificaban ayer personas cercanas a la Operación Carioca.

La declaración de la segunda empleada del club Queen’s, cuartel general de esa mafia que se extendía también por el Eros, el Volvoreta y el Colina, desembocó además el sábado en la detención del supuesto compañero sentimental de la chica. Al cumplirse el plazo máximo de 72 horas de permanencia en los calabozos es previsible que tanto este hombre como el ginecólogo prestarán hoy declaración ante la juez.

Carlos Abuín, de 62 años, ejercía hasta hace poco tiempo como médico de familia en un centro del Sergas, el del barrio de A Milagrosa, y mantiene abierta una clínica de ginecología y obstetricia en la rúa Xoán Montes, en pleno corazón de Lugo. Ayer, la Xunta se negó a dar información sobre la licencia de actividad de la clínica o las obligadas inspecciones que debería haber recibido este negocio, pero incluso la Audiencia Provincial dejaba en entredicho en su auto exculpatorio de diciembre la salubridad de las instalaciones.

Después de que el ginecólogo cumpliese tres semanas en la penitenciaría de Bonxe, la Audiencia dictó por sorpresa su salida porque, a su entender, de las declaraciones de la primera de las mujeres no se podía concluir que el médico actuase sabiendo que la paciente abortaba forzada. No obstante, en el auto se reconocía que la interrupción del embarazo «resultó un tanto anómala e incluso primitiva por carente de asepsia y garantías de buena praxis». Y, en otro párrafo, la misma resolución del 17 de diciembre recomendaba que para «preservar la salud pública» sería «preciso comunicar al colegio médico la existencia de una consulta en la que el recurrente realiza actividades médicas que no parecen ajustarse a la praxis médica mínima».

Un mes más tarde, la Audiencia de Lugo también liberaba a Ricardo Luis Lago Torres, que permanecía encarcelado en la misma cárcel de Bonxe desde primeros de noviembre. Este exitoso empresario lucense de la construcción había ingresado por un presunto delito de inducción al aborto. Al parecer, era cliente habitual del Queen’s, el discreto burdel estratégicamente situado en las inmediaciones de O Ceao, y estaba especialmente interesado en que no llegase a nacer la criatura que estaba gestando la primera prostituta que denunció el mal estado de la clínica abortista. La mafia de los prostíbulos resolvió el problema de Lago amenazando a la joven y contactando con Abuín.

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/Detenido/medico/Lugo/practico/abortos/prostitutas/elpepuespgal/20100202elpgal_10/Tes

Share

Ahora dicen que el punto G sí existe

Los hombres del mundo respiraron aliviados hace tres semanas cuando una investigación británica aseguró que el punto G podía ser un mito. Ahora, en Francia cuestionaron -en duros términos- ese trabajo y dijeron que el 60% de las mujeres sí lo tienen.

En una conferencia de ginecólogos que tuvo lugar la semana pasada en París, su organizador, Sylvain Mimoun, dio a conocer esa cifra y dijo que una adecuada «interacción» con el punto G lo podía hacer cada vez más «funcional».

«El estudio del King’s College es una falta de respeto a lo que dicen las mujeres», aseguró el cirujano francés Pierre Foldes, en el marco del llamado «Día-G».

A principios de enero, una investigación de ese centro británico, la mayor realizada hasta ahora (participaron 1.800 mujeres), no encontró ninguna prueba de la existencia de esta zona erógena.

Según el equipo del King’s College de Londres, el punto G podría ser un producto de la imaginación de las mujeres, estimulado por las revistas y los terapeutas sexuales.

«Las conclusiones fueron completamente erróneas porque se basan únicamente en observaciones genéticas. Es evidente que en la sexualidad femenina hay una variabilidad», agregó Foldes, experto en reconstrucción del clítoris.

En tanto, la ginecóloga Odile Buisson agregó: «Creo que el carácter anglosajón, liberal, protestante, significa que son muy pragmáticos. Tiene que haber una causa para todo, un gen para todo. Es totalitario».

«Irresponsable»

Andrea Burri, parte de la investigación del King’s College, había asegurado que era «bastante irresponsable reivindicar la existencia de una entidad que nunca ha sido probada y poner presión sobre las mujeres y los hombres».

Por su parte, Petra Boyne del University College of London, le dijo a la BBC: «Está bien que una mujer intente buscar su punto G, pero no se tiene que preocupar si no lo encuentra».

«No debería ser el único foco. Todas las personas somos diferentes», agregó.

El punto G fue bautizado así en honor al ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg quien lo describió hace más de 50 años y dijo que estaba situado en la parte frontal de la vagina a una altura de entre 2 y 5 centímetros.

El año pasado, científicos italianos afirmaron haber localizado el punto G utilizando el ultrasonido.

http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2010/02/100201_puntog_francia_estudio_jp.shtml

Share

Ser prostituta y transexual en la avenida Libertador

VENEZUELA | Abuso policial, drogas y discriminación

  • Jóvenes transexuales huyen de sus casas para prostituirse en Caracas
  • Soportan las palizas de la policía y los insultos de los conductores
  • Sufren la doble discriminación que supone ser prostituta y transexual
  • Caen en las drogas para soportar la violencia y las humillaciones
  • Cae la noche y la concurrida avenida Libertador, en pleno centro de Caracas, se transforma en la pasarela de las transexuales que se dedican a la prostitución como única salida frente a un mercado laboral que les cierra todas las puertas. Sobre imposibles tacones y casi desnudas van a la caza del cliente y soportan madrugada tras madrugada las palizas de la policía, los insultos desde los autos y la doble discriminación que supone ser prostituta y transexual.

    La cronología se repite en casi todos los casos. Niños que se sienten niñas y que ante el rechazo de la familia en un país sumamente machista huyen de casa con una mano delante y otra detrás a muy temprana edad. Después de eso pasan un par de años vagabundeando en la calle, persiguiendo su sueño de que les vean como se sienten.

    Luego llegan las minifaldas, los sostenes con relleno, el maquillaje para tapar la inminente barba, las cejas depiladas. Y su única salida laboral además del estilismo: la prostitución y la inevitable caída en las drogas para soportar la violencia y las humillaciones que caen sobre sus espaldas como los objetos que les arrojan mientras hacen su trabajo.

    Jay tiene 23 años, lleva 10 en la calle, cinco en la prostitución y bajo su mínimo y ajustado vestido asoman los hierros que le sujetan los huesos de una pierna rota a golpes. Apoyada sobre una muleta, cuenta que ha vivido todas las etapas a las que están avocadas las transexuales: prostitución, drogadicción, comer de la basura. Pero para Jay, «lo más fuerte de todo es la soledad, la discriminación y la lucha diaria. No hallas cómo ser una mujer y eso es frustrante. Hace falta voluntad y luchar».

    Jay habita ahora en un centro de atención integral de la Misión Negra Hipólita, a través de la cual el gobierno venezolano se ocupa de las personas que viven en la calle. Allí también se encuentra Jade, que a sus 24 años y después de 11 ejerciendo se ha retirado de la avenida Libertador porque está cansada de que los policías le roben y le tiroteen.

    Asegura que en su cuerpo se pueden contar tres disparos y morados que aún testifican las palizas a las que la sometieron tanto en Caracas como en su Barquisimeto natal. «Es una vida muy tremenda. Te sientes basura, un perro de la calle y a veces hasta te hacen olvidar que eres un ser humano», lamenta.

    Naomi también dejó su ciudad natal a los 14 años para buscar el anonimato de la gran urbe caraqueña. Desde entonces vende su cuerpo de 1,80 de estatura en la Libertador, donde encontró en el resto de las muchachas una familia que sustituyese a la que le dio la espalda. Confiesa que ya ha dejado las drogas que la tenían atrapada. «Consumía para pasar la noche y aguantar los golpes y el maltrato de la policía y del hampa», revela Naomi, que llegó a vivir en las inmediaciones del río Guaire.

    También Dayana vivió en el Guaire. Y una noche la arrojaron a sus aguas. Pero cuando de verdad se le enjuagan los ojos es cuando recuerda el escopetazo de un cliente que le arrebato uno de sus brazos casi a la altura del hombro. Dayana lleva desde los 12 años prostituyéndose y recuerda cuando la internaron en un centro cristiano y le intentaron cortar su largo y trenzado pelo. «Como si así, de la noche a la mañana, fuera a ser más macho», manifiesta

    ‘En la calle sólo sobreviven las más fuertes’

    Las enfermedades de transmisión sexual afectan a la mayoría de este gremio, que empieza temprano a vivir de su cuerpo y muere joven por la violencia, las enfermedades venéreas y las drogas. «El rechazo y la discriminación de la familia y la sociedad te empujan a la calle y ahí, amiga, sobreviven las más fuertes«, sentencia Vanesa de Almeida, 12 años en la Libertador, dos tiros en su cuerpo, uno de los cuales casi la mata, y que ha desarrollado junto a su pareja una asociación de prevención del contagio de ETS.

    Un buen ejemplo de la fortaleza de las que quedan es el caso de Yhajaira, una de las transexuales cuya vida recoge el documental de Argelia Bravo ‘Pasarelas Libertadoras’, y a la que la artista también ha dedicado una exposición que recorre las huellas que la violencia ha dejado en la geografía física de Yhajaira.

    Yhajaira se ha prostituido desde los 13 años. Un tiro en el ojo por parte de la policía la dejó tuerta, tampoco ha podido recuperar los dientes que los agentes le arrancaron con un bate, no se le han curado las marcas de los mordiscos de perros ni han cesado las amenazas de muerte por ser testigo del asesinato de una de sus compañeras. «En este punto lo que tienes es miedo a la gente», dice en un momento del documental.

    «No hay informes ni registros porque si una transexual muere en situación de calle no tiene documentos o, en su defecto, aparece en la prensa como hombre», cuenta Argelia Bravo, quien lamenta que cinco de las protagonistas de su documental ya han muerto debido a distintas razones.

    «Mira, chama, esto no se lo deseo ni a peor enemiga», dice en el documental ‘La Modelito’, acostada en la arena junto a otras compañeras, y en las que encuentran el refugio, la comprensión y la compañía ante la discriminación a la que se ven sometidas.

    Con puntos de sutura en el ojo y un cardenal que intenta disimular con maquillaje, otra de las protagonistas de ‘Pasarelas Libertarias’ explica cómo los policías las detienen, las golpean, las humillan, les roban, las obligan a mantener relaciones con ellos y las dejan tiradas en zonas marginales. «En ésas lo que toca es levantarse para recuperar lo que le han robado a una. Es que nos tratan tan feo por ser como somos…«.

    http://www.elmundo.es/america/2010/02/01/noticias/1265042588.html

    Share