Succionadores de pene

Los succionadores de pene son los juguetes sexuales más vendidos en el mundo entero, estos sex toys vibran y masturban a la vez, son simuladores del sexo oral con posibilidad de controlar el ritmo de la succión.

Funcionan gracias a una bomba de vacío que succiona el miembro masculino causando una gran sensación de placer, y los puedes conseguir con o sin vibrador.

succionadores de pene

Para usarlos solo tienes que colocar el succionador en la zona que deseas estimular apretando rítmicamente la bomba de vacío.

Otro beneficio de los succionadores de pene es que ayudan a endurecer y aumentar la erección, al concentrar más sangre en el cuerpo cavernoso del falo. Un uso divulgado pero no comprobado científicamente, es que sirven para alargar el pene.
Se los puede emplear además tanto por hombres como mujeres, ya que tienen la ventaja de ser excitantes para ambos sexos.

En cuanto a la seguridad, se trata de juguetes sexuales seguros mientras se los use con responsabilidad y conciencia. Si se los emplea de forma incorrecta pueden ocasionar lesiones en el pene como ruptura de capilares y venas.

Anímate a darte placer en solitario o a incluir un juguete sexual en tu relación de pareja, los succionadores de pene son una excelente opción para que ambos la pasen de mil maravillas.

http://www.sexologia.net/10-02-2010/juguetes-sexuales/succionadores-de-pene

Share

Trucos sexuales para mujeres

Si sientes que te quedaste sin recursos para seducir a tu hombre y recuperar su interés sexual en ti, pues aquí comparte estos trucos sexuales personales y de amigas a las que les ha ayudado mucho en su vida sexual.

Como tú bien sabes, todo entra por los ojos, y un buen recurso para atraer la mirada masculina es usar satén. Así es, lencería erótica de satén. El satén es una tela estimulante que invita al tacto y ayuda a  apreciar mejor el cuerpo.

trucos sexuales mujeres

No tienes que gastarte tus ahorros en prendas caras de Victoria’s Secret, tan solo ata un pañuelo de satén alrededor de tu muslo y pídele que te lo quite con los dientes. Una alternativa es meter tus medias de seda en la nevera durante media hora, el frío provocará sensaciones increíbles en su piel y en la tuya.

Bondage light. Si quieres experimentar algo diferente como el bondage pero tienes temor de hacerle daño a tu pareja, te aconsejo usar bondage tape, una cinta que no se pega al cuerpo con la que puedes atarlo a la cama y puedas darle un masaje erótico con Durex Massage Melt, un gel que se convierte en aceite al frotarlo en la piel.

Si eres apasionada y te encantan que te besen, al final de hacer el amor dile deja que él haga lo suyo y pídele que te dé un beso con lengua, pero no en los labios de arriba, sino en los de abajo. Será un sexo oral memorable.

¿Conoces otros turcos sexuales? Anímate a compartirlos con nosotros.

http://www.sexologia.net/10-02-2010/seduccion/tips-para-ellas/trucos-sexuales-para-mujeres

Share

Sexo y redes sociales

Las redes sociales están cada vez más de moda, de eso no hay ninguna duda. Cada vez somos más los que nos creamos un perfil y contamos en Facebook, Tuenti, Twitter o donde sea todas nuestras andanzas. Pero las redes sociales, que han vivido un auge impresionante en los últimos tiempos, todavía no están desarrolladas al cien por cien.

Por eso, cada vez van surgiendo nuevas cosas. Como por ejemplo, lo que han descubierto las estrellas del cine porno de segunda fila. Se han dado cuenta de que gracias a estas redes sociales es muy fácil para ellas contactar con fans y acostarse con ellos a cambio de dinero.

Sería algo así como “prostitución 2.0“, en la que tener un nombre es un seguro de éxito. Así, no son pocas las actrices que después de rodar una o dos películas porno, se dedican a la prostitución, ya que se han hecho con un nombre.

Desde la web, ofrecer servicios a los clientes no es difícil, y ademñas, las retribuciones que reciben son mucho más altas que las que conseguirían con una película.

http://www.desexualidad.com/sexo-y-redes-sociales/

Share

Parejas abiertas

Facebook ha revitalizado el término «en una relación abierta», ese clásico de los sesenta, aunque de momento no sea un estado civil reconocido. Angelina Jolie presumió recientemente de haber dejado atrás la monogamia, pero los practicantes de este estilo de vida van más allá de Hollywood. Varias parejas cuentan su experiencia.

Sólo hace falta echar un vistazo en Facebook. Abundan los usuarios que se declaran «en una relación abierta». ¿Cómo de abierta? La frontera entre la pareja liberal y la infidelidad mal escondida puede ser difusa.

Angelina Jolie está entre las practicantes de este estilo de vida, heredero del Verano del Amor de los sesenta. En diciembre declaró a un diario alemán que la fidelidad no es para ella clave de una relación. Desde entonces los tabloides han aireado sus supuestos amantes, peleas con Pitt e incluso acuerdos de separación. Ayer la pareja demandaba al británico News of the World por publicar lo último. Pero no desmentía que lo suyo sea una relación abierta.

Los Jolie-Pitt son una actualizaciónglamourosa de un estilo antes asociado con intelectuales como Jean Paul Sartrey Simone de Beauvoir, cuya (no) convivencia no fue el edén sexual e intelectual que parecían proyectar.

La realidad y el deseo

Miren Larrazábal, sexóloga, psicóloga clínica experta en pareja y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, cree que la relación abierta es otra fórmula más a medio camino entre dos pulsiones: «la tendencia hacia la seguridad afectiva y la atracción por la novedad sexual». Dicho de otro modo: «Si en el matrimonio se lucha contra el instinto de atracción hacia otra persona, en la pareja abierta, contra el deseo de exclusividad sexual, la creencia de que la persona que tengo en casa es sólo mía».

Según Larrazábal, la pareja abierta «fue un modelo que se empezó a fraguaren los sesenta, en plena ebullición del amor libre, pero que no ha acabado de fraguar». Elisabeth G. Iborra, autora de Sexmentiras, apunta una causa: «Hemos sido educados para creer en un tipo de pareja determinado y cerrado, y es difícil cambiar; siempre hay una parte notan preparada para saber que su amado tiene amantes».

«La clave para que una pareja así dure es que se negocien bien los límites. Aunque suele ser difícil de mantener en el tiempo. Conflictos, celos y rivalidad son comunes», sigue Larrazábal.

La sexóloga pone en duda que el ser humano sea monógamo. «En parejas de larga duración es raro que no haya algún pensamiento, sentimiento o acción hacia una tercera persona».

Según un estudio de Match.com, el 41 % de los españoles confiesa haber sido infiel. En España por cada cuatro nuevos matrimonios, tres se rompen. Entonces, ¿cuáles la solución? Larrazábal asegura que aún estamos » en busca de la fórmula inteligente de pareja». Pero apuesta por un modelo audaz: elliving apart together.Cada uno en su casa y con su vida, pero con una relación con otra persona. Iborra es partidaria de que cada cual elija, pero «que no se autoengañe pensando que es más liberal de lo que en el fondo es».

DOS FÓRMULAS DE CONVIVENCIA

«En una relación así ya no tienes nada que perder,¿qué vas a ocultar?»

Raúl, estilista madrileño de 28 años llevaba dos años con su chico, de 2 cuando se plantearon que lo único que fallaba en sus vidas es que no estaban preparados para una relación cerrada para toda la vida. Pero, a la vez, querían seguir juntos. «Veíamos que la tensión sexual iba a menos y que si seguíamos así acabaríamos rompiendo», rememora. Así que decidieron abrir un poco el rango, permitir entrar a terceras personas en sus vidas, airearse y evitar un ambiente que empezaba a estar un poco viciado.

De eso han pasado tres años y Raúl no se atreve a dar la cifra exacta de terceros con los que ha compartido parte de su tiempo, en este lapso de tiempo Los celos no han desaparecido, pese a lo reiterado de la práctica. «De hecho, yo preferiría que estuviéramos los dos juntos con un tercero, porque cuando se hace por separado y luego se cuenta inevitablemente sienta mal». Quizá para evitar males mayores, Raúl y su chico, que viven juntos hace cuatro años, tienen una especie de normas de convivencia: «No repetimos varias veces con la misma persona y las relaciones con terceros son esporádicas, para no descuidar la relación principal», resume.

Gracias a su nueva dinámica, Raúl asegura haber ganado confianza con su chico sin perder nada a cambio. «No por querer acostarte con otras personas quieres menos a tu pareja. No hay que confundir el sexo por el sexo con el querer», reivindica. Aunque Raúl asume que no todo el mundo comparta sus postulados, también asegura que «hay más parejas abiertas de lo que se cree, porque algunos lo ocultan». Sólo hay una cosa que él no perdonaría: la falta de sinceridad. «En una pareja así ya no tienes nada que perder, ¿qué vas a ocultar?»,

«Mi ex compañero creyó que podría afrontarlo, pero es monógamo»

Sofía es licenciada en una carrera sanitaria y vive en un país nórdico. Tiene 35 años y lleva ocho meses en una relación abierta, aunque lo suyo viene de lejos. «Desde que tuve mi primer novio a los 12 años entendí que no encajaba en el modelo establecido para tener relaciones», evoca Sofía por e-mail. Su «libertad» para tener relaciones le granjeó insultos de sus compañeros, hasta que «tras una lucha de muchos años a base de ensayo y error» decidió que la monogamia no entraba en sus planes. Su batalla empezó entonces para encontrar un compañero que aceptara su planteamiento.

Tras varias relaciones cortas estuvo 10 años con una misma persona, pero la cosa no funcionó. «Mi ex compañero creyó que podría afrontarlo, pero es monógamo y ha sufrido mucho durante el proceso», reconoce Sofía. Tras esa ruptura, en el momento actual, su pareja es abierta y está en la fase de descubrir «cuáles son los límites de la relación y cuánto puede dar de sí». Por de pronto, ambos mantienen una relación emocional muy cercana con sus respectivos ex sin ninguna polémica.

Sofía habla de pareja primaria y secundaria o de pareja oficial con soltura y ve claros los beneficios de su situación: «No tengo ninguna necesidad de mentir, me siento libre para iniciar otras relaciones sexuales y/o emocionales si llega el caso o para mantener las que ya he tenido durante muchos años».

Entiende que el camino de la monogamia habría sido más fácil, pero se alegra de haber elegido el difícil y estar hoy con otra persona «que comparte esos mismos principios, en vez de querer imponer los suyos, sean los que sean» . Aunque para ello haya tenido que salir de España: «En los países nórdicos impera la monogamia, pero hay mucho más espacio para la exploración personal».

CASOS CÉLEBRES

Libertad, aún a riesgo de «cadáveres»

«Es cierto que ex el amor, pero también hubo cadáveres». Henriette Nizan, amiga de Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, se refirió así a la que fue la pareja abierta más sonada del siglo XX. El filósofo y la escritora tuvieron decenas de amantes, ella de ambos sexos y llegaron a compartir a alguna. En una ocasión, firmaron un contrato por dos años comprometiéndose a la máxima intimidad que pudieran asumir.

Otra pareja de artistas, los autores de cómic Robert y Aline Crumb parecen haber hallado una fórmula menos dolorosa: forman un cuarteto armónico con sus sendos amantes. La actriz Tilda Swinton mantiene también una pareja abierta con su marido, John Byrne, al que compagina con otra pareja más joven.

Will y Jada Pinkett Smith han admitido en alguna ocasión tener un matrimonio abierto, aunque ella se retractó en una entrevista. La nominada actriz Mo’Nique y la cantante Dolly Parton también aplican políticas de puertas abiertas con sus parejas.

http://www.adn.es/lavida/20100210/NWS-0197-Parejas-abiertas.html

Share