Cae una red de explotación sexual.

El Cuerpo Nacional de Policía acaba de desarticular una amplia red organizada que había hecho de la diversidad delictiva toda una fuente de negocio. Igual proveía de a , que asaltaba un establecimiento hostelero, clonaba tarjetas de crédito o falsificaba cualquier tipo de documento identificativo.
Son algunas de las acciones ilícitas que se imputan a los trece detenidos, todos ellos de nacionalidad rumana, en una operación policial desarrollada en los últimos días en la Región de Murcia y la provincia de Alicante, según ha podido saber este diario. Los implicados estaban siendo vigilados, desde hace semanas, por los servicios de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsificación (Ucrif). La intervención de los especialistas del Cuerpo Nacional de Policía abarcó los municipios de Santomera, Alicante, Elche, Orihuela y Torrevieja.
Los registros practicados, dentro de la llamada ‘Operación Bares’, significaron la incautación de armas de fuego y munición, dinero en metálico y documentación que supuestamente prueba la actividad criminal de los detenidos. Al parecer, los cabecillas del grupo tenían bajo su control a chicas obligadas a ejercer la prostitución en y a entregar a los gran parte del dinero recaudado.
Otros miembros presuntamente integraban una célula especializada en desvalijar empresas y viviendas. Un tercer grupito se ocupaba de fabricar tarjetas de crédito con los datos auténticos sustraídos a los legítimos titulares, según fuentes cercanas al caso. La Policía Nacional mantiene abiertas las investigaciones a fin de esclarecer los hechos.
Los apresados ya han quedado a disposición judicial, acusados de los delitos de falsificación de moneda y documental, relativos a la prostitución y contra el patrimonio, entre otros.
Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario