«Una mujer me captó como prostituta en la cola de Asuntos Sociales»

Ex celebran el 25º aniversario de la asociación que las rescató

«Perdí mi trabajo de peluquera y acudí a la oficina de Asuntos Sociales. En la cola una señora se me acercó y me ofreció cuidar de su suegra como interna. Acepté, pero al llegar a la casa sólo vi guardaespaldas, mujeres en tacones y desnudas. Me puse muy nerviosa y me dieron un vaso de agua que me dejó inconsciente tres días. Cuando desperté me encontré con un matrimonio de colombianos y un brujo que me dijeron: ‘O lo aceptas por las buenas o te mandamos a que te estrenen’. El estreno significa que iba a ser violada hasta por el último integrante de la organización. Estuve dos años retenida».

Éste es el testimonio de Laura (nombre supuesto), brasileña de 32 años. Una mujer que consiguió zafarse de la red de prostitución en la que había caído gracias a la Asociación por la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), que ayer conmemoró su 25º aniversario. «He recuperado mi identidad, que para mí es lo más importante», celebra Laura.

Desde que en 1985 Rocío Nieto fundó la asociación, el perfil del tercer negocio clandestino más lucrativo del mundo, tras el tráfico de drogas y de armas, ha cambiado mucho. Hace 20 años el 93% de las mujeres atendidas en Madrid eran españolas; ahora ese porcentaje se ha reducido hasta el 8%. Brasileñas, paraguayas y rumanas son las mujeres que más acuden a APRAMP, «la mayoría, víctimas de explotación », apunta Nieto.

Marta, otra brasileña, de 36 años, también fue engañada. Le vendieron «un sueño» para traerla a España y acabó encerrada ocho meses en un . «La primera vez que vi una unidad móvil de APRAMP desconfié», comenta ahora que lleva dos años trabajando como mediadora lingüística en esa misma unidad.

Esa furgoneta, a la que acudió Laura cuando consiguió escapar y donde trabaja Marta, realizó el año pasado 2.700 asistencias a víctimas cada vez más jóvenes. «Actualmente, el mayor porcentaje es el de mujeres entre 18 y 25 años», indicó Nieto durante la conmemoración. Sofía, nombre falso, es un ejemplo de ello. Con 17 años acaba de escaparse de la organización de rumanos que la retenía y para evitar que la internasen en un centro de menores la asociación consiguió su tutela. Ahora vuelve a empezar en un piso de acogida. Y no es la única.

Otras mujeres no son tan afortunadas y siguen apostadas en polígonos, parques y portales de las calles más turísticas de la capital, explotadas delante de todos. El Ayuntamiento, según un portavoz del Área de Familia y Asuntos Sociales, continúa su lucha contra la violencia de género y la explotación sexual. Sin embargo, el Consistorio ha suprimido la campaña de sensibilización sobre este problema, que tenía un presupuesto de 40.000 euros para este año. «Difícilmente se está gestionando bien el tema si nos olvidamos de concienciar a la sociedad del problema», replica la concejal socialista Ángeles Álvarez.

Lo que recuerda el consejo de Marta: «La sociedad tiene que mirar a su alrededor porque el cliente puede ser tu padre, tu hijo, tu hermano…».

http://www.elpais.com/articulo/madrid/mujer/capto/prostituta/cola/Asuntos/Sociales/elpepiespmad/20100225elpmad_8/Tes

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

7 comentarios

  1. Menuda historia. Si no les conociese todavía a uno le quedaría la duda por saber si es verdad, si en alguna ocasión realmente pueden darse casos así. Pero para su desgracia les tenemos bien calados, y esas historias son pura invención.

  2. Hola Cliente
    ¿Crees que APRAMP miente, o tergiversa esta historia?

  3. A la Sra. Nieto y su hija, Sra. Mora Nieto, no me cabe duda que les guía un buen sentimiento y la mejor de las intenciones. Pero como muchas veces lo que comienza de una forma no continúa de la forma prevista. Y de algo altruista, puede convertirse en un medio de vida. O a lo mejor no.

  4. Hola Anónimo

    En primer lugar, tu opinión es tuya, pero para poder decir que hoy por hoy la Sra Nieto y su hija viven de una ONG deberías poder aportar pruebas sobre ello.
    Para continuar, si bien es cierto que, APRAMP está en el lado abolicionista con el que no comulgo, también lo es, el hecho de que ayudan a unas personas que quieren salir de un trabajo que no quiere realizar. Una labor que, a mi parecer, es elogiable.

    Un saludo

  5. Ya te contaré. he recogido varios testimonios.
    Mira que trabajos les dan…servicio doméstico…¿?. Por otro lado cuando cuando se hacen este tipo de planes de reinserción hay que hacer un seguimiento, fijar unos criterios. porque con el tiempo no saben si mantendrán el empleo y en que condiciones viven.
    Algo hacen, pero desde luego podrían hacer mucho más.

  6. Paula.

    Creo que me exprese mal en la intervención anterior. No quise decir que la Sra. Nieto y su hija vivan de APRAM. Y si lo hicieran dedicando su tiempo, su trabajo y su formación a ello tampoco me parecería mal.

    Sólo quise decir, que un proyecto elogiable como comentas, y que a mi sin duda me lo parece, cuando se hace más grande, y depende sobre todo de ayudas de ayuntamientos, comunidades autónomas y demás, a veces por esa dependencia se desvirtúa un poco y para poder seguir haciéndolo hay que pasar por algunos aros.

    Pero, sin duda es una gran labor, merecedora de apoyos.

    Gracias y espero haberme expresado mejor.

    Un gran blog Paula

  7. Marien, Anónimo

    Imagino que con el dinero del que disponen (no sólo APRAMP, si no el resto de ONG´s) no se pueden pedir milagros. Pero imagino que, cubren una parte de un sector que también es necesario. El término «reinserción» no me gusta, no creo que a las prostis haya que reinsertarnos de nada ni en niguna parte. Supongo que las mujeres que han sido obliagadas, deberán precisar ayuda psicológica, lógico, pero el término en sí no me agrada, me suena peyorativo.
    Tampoco es una gran cosa que las «reinserten» en el servicio doméstico, pero imagino que dependerá de la preparación de cada persona.

    Lo peor y lo más triste es que, exista ese ser humano capaz de someter a otros por dinero.

Deja un comentario