Los diez videojuegos más sexuales

Tabú o no, los videojuegos también contienen escenas sexuales. Algunas son blancas y aptas para todos los públicos, otras recomendables solo para adultos; algunas se imaginan las relaciones en el futuro, las hay ciertamente machistas, en las que las mujeres son objetos sexuales idealizados al servicio de las fantasías masculinas, y otras tratan el asunto con humor. Este es el listado de los diez videojuegos más interesados en el sexo:
10) Los Sims (Maxis – 2000 – 2004 – 2009 begin_of_the_skype_highlighting              2000 – 2004 – 2009      end_of_the_skype_highlighting): Sexo apto para todo público. Por más parche que hayamos usado para desbloquear los desnudos de nuestros sims (¡y descubrir con terror que sus horripilantes humanidades no poseen aparatos reproductivos!) la franquicia más exitosa de todos los tiempos nunca mostró sexo explícito en sus juegos. Sí mostró 18 diferentes formas de asfixiar, ahogar, electrocutar y asesinar a nuestros personajes (pero nada de sexo, no, no). No importaba si hacía frío o calor, los sims siempre tenían pudor y flirteaban con sus parejas bajo el acolchado. Eso sí… jamás se negaban al sexo cuando tenían la posibilidad de concretarlo.
9) Mass Effect 2 (Bioware – 2010): Sexo futurista. Para quedarnos tranquilos: en el 2183 también existirá el sexo. No lo digo yo, sino el mismísimo Comandante Shepard quien se pasea por la Ciudadela en busca de las tabernas más oscuras para encontrarse con muchachas dispuestas al intercambio de fluidos. ¡Ten cuidado con las alienígenas! Si bien tiene fama de grandes besadoras, sus tentáculos a veces son mucho más traviesos de lo que a un hombre le gustaría. Nada mejor que relacionarse con alguna dama conocida que, por un par de buenas frases y combinación de botones, nos entrega su cuerpo para aliviar las penas. ¡Ni toda la galaxia puede detenerte dentro de las cuatro paredes de una habitación!
8) God of War II (SCEA – 2007): No sólo de guerra vive el hombre. Algo que sabemos desde el comienzo de la historia es que todos los dioses mitológicos y aquellos emperadores reales que erigieron las civilizaciones que dieron origen a la nuestra estuvieron siempre relacionados con proezas sexuales que muchas veces fueron más allá de nuestra imaginación. Kratos no desperdicia la oportunidad y siempre que puede, se toma un respiro de tanta matanza para mostrar cuán macho es verdaderamente. Sólo en «esas» batallas este espartano se deja vencer…
7) Duke Nukem 3D (3D Realms – 1996): Las nenas de Duke. A lo largo del escenario que recorre Duke Nuken para acabar con sus enemigos encontramos decenas de referencias sexuales. Posters con mujeres semidesnudas y bailarinas dispuestas a mostrarnos sus senos por algunos billetes se presentan en lo largo de la aventura indicándonos el punto débil de nuestro héroe. ¡Si hasta nos encontramos tirando tiros en un cine erótico!
6) Heavy Rain (Quantic Dream – 2010): Sexo como escape. Un título recién salido del horno que en su oscuridad y tensión encuentra un lugar para el erotismo. No como un burdo gancho comercial para atraer al público sino como un modo de evadir el peligro. Con momentos de peligro que llenan de nerviosismo al jugador, la gente de Quantic Dream no deja de mostrarnos momentos de sensualidad, pero siempre con el arma cargada (sí, podría hacer muchos chistes con esta última frase). Con animaciones sorprendentes y una historia atrapante, el sexo no podía estar ausente en la Playstation 3.

5) 7 Sins (Montecristo – 2005):
Como Los Sims pero con la idea fija. Una vez que Maxis nos entregó su revolución de la simulación social, no tardaron en aparecer juegos que dejaron de lado todo lo referido a mantener sanos y salvos a nuestros personajes, y se dedicaron a corromperlos al máximo. Todos los pecados capitales se hacen presentes en un juego cargado de sexo y mal gusto, en donde uno debe ser lo más sanguinario posible para escalar posiciones en la sociedad.
4) Playboy: The Mansion (Cyberlore Studios – 2004): La mayor fantasía masculina hecha realidad en el mundo digital, el imperio de las conejitas Playboy. Un juego bastante malo pero con escenas que elevaban la temperatura de las consolas.
3) Custer’s Revenge (Mystique – 1982): Sexo pixelado. Quizás una de las más explícitas muestras de sexo sin sentido de toda la historia de los videojuegos. Un hombre absolutamente desnudo que solo posee un sombrero de vaquero, pañuelo, botas y una pronunciada erección que debe tener relaciones sexuales con una indígena pulposa maniatada a un cactus… Pornográfico y obsceno para demasiadas comunidades (los derechos de la mujer, los indígenas y hasta la propia industria se puso en su contra) es considerado como uno de los diez peores juegos de la historia. Cluster’s Revenge es la demostración de que no todos los programadores son tipos tan inteligentes…
2) Leisure Suit Larry (Sierra Online – 1987 / 2009): Sexo y humor. Un clásico de clásicos. Una de las aventuras gráficas más disparatadas de todos los tiempos en donde el sexo y el humor se funden para transformarse en la misma cosa. Para Larry no hay grandes secretos ni prohibiciones, poco importa quién es la compañera, siempre y cuando esté dispuesta a satisfacer sus instintos sexuales (los cuales siempre posee a flor de piel).
1) Grand Theft Auto: San Andreas (Rockstar North – 2004): Sexo urbano, sexo crudo. En una de las más crueles entregas de la genial saga GTA, el sexo se hizo presente de manera concreta, dura y fatal. La oscuridad de este juego, repleto de marginalidad, no podía evitar contener retazos de prostitución y sexo sucio. Polémico pero exquisito, quizás el episodio más denso de todos los que hemos jugado, por su historia y tensión.
Share

Anticorrupción de Barcelona pedirá a un juez de Madrid que investigue un caso de corrupción policial en prostíbulos

La petición se enmarca en el proceso judicial abierto contra dos macroclubes de prostitución, Riviera y Saratoga, de Castelldefels

La Fiscalía Anticorrupción de Barcelona solicitará en los próximos días a los Juzgados de Majadahonda (Madrid) que investiguen un posible caso de corrupción policial en los club de alterne Flowers de Las Rozas y The Factory, ubicado en el mismo municipio y en Barajas, en el que estarían implicados varios agentes del Instituto Armado y de la Policía Nacional, informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

La petición se enmarca en el proceso judicial abierto en Catalunya contra dos macroclubes de prostitución, Riviera y Saratoga, de Castelldefels. En marzo de 2009, los Mossos d’Esquadra por orden del juez cerraron estos locales en el marco de una investigación sobre corrupción policial vinculada a burdeles en el que las prostitutas eran obligadas a «ingerir vitaminas, medicinas y hormonas».

El caso se traslada ahora a Madrid después de que la investigación haya revelado que uno de los imputados, Antonio Herrero, contactó supuestamente con guardias civiles y policías de Madrid para ofrecerles dinero a cambio de que les alertara de posibles inspecciones en los prostíbulos.

Fuentes policiales indicaron que Herrero pidió ayuda a un guardia civil y a un policía para evitar el cierre de uno de los locales de chicas de compañía. Esto habría motivado la apertura de sendas investigaciones paralelas por parte de Asuntos Internos del Instituto Armado y de la Policía Nacional.

La denuncia de Anticorrupción aún no ha llegado a los Juzgados de Majadahonda, según señalaron fuentes jurídicas. Una vez que la petición llegue a las dependencias judiciales, la denuncia recaerá sobre uno de los Juzgados, que decidirá si investiga los hechos denunciados si se certifica que hay indicios de delito.

El Ayuntamiento de Las Rozas indicó que el club de alterne llamado Flowers opera desde 2006 con tres licencias de actividad relativas a hotel turístico, café-espectáculo y bar-restaurante.

http://www.lavanguardia.es/sucesos/noticias/20100308/53896950838/anticorrupcion-de-barcelona-pedira-a-un-juez-de-madrid-que-investigue-un-caso-de-corrupcion-policial.html

Share

Ellos también fingen orgasmos

En un mundo donde hombres y mujeres cada día se exigen más en la cama, fingir un orgasmo ha dejado de ser un escenario donde la protagonista siempre tenía nombre femenino. Aunque es cierto que el problema es más frecuente en las mujeres, más de un varón relata, por lo menos en la consulta, que él también ha fingido alguna vez en su vida un orgasmo.

 

 ¿Se puede eyacular, entonces, sin tener un orgasmo? Poder se puede. Una encuesta telefónica aleatoria demostró que de 1.501 estadounidenses, el 48% de las mujeres y el 11% de los hombres fingen el orgasmo. Fingir el orgasmo en los hombres resulta más fácil, al usar preservativos pues la eyaculación por lo general acompaña al orgasmo. Otra investigación realizada en la Universidad de Kansas, entre 101 mujeres y 180 varones, estudiantes, mostró que el 30% de los varones y el 67% de las mujeres admitieron fingir sus orgasmos.

Es importante saber que los hombres pueden llegar al orgasmo sin eyacular y viceversa. Orgasmo y eyaculación son dos conceptos totalmente diferentes. La eyaculación es la emisión de semen a través de la uretra, mientras que orgasmo es la percepción conciente del pico máximo de placer en la respuesta sexual.

La anorgasmia en los varones puede ser causada por una variedad de factores: estrés, ansiedad, depresión, fatiga,  culpa, miedo al dolor durante el coito, miedo al embarazo, y problemas con la pareja. También puede provocar esta dificultad el consumo de drogas, incluyendo el alcohol o los efectos secundarios de medicamentos recetados.

El hombre que lo padece, siente mucha frustración pues actúa un placer que no siente, en un escenario donde hacer disfrutar a la pareja prevalece por encima de su propio placer. Indudablemente la “responsable” de esta sobreactuación en la cama es la falta de comunicación inherente a la pareja actual y la obsesión de “tener que rendir”.

Por ello la clave está en poder decir y compartir con la pareja, qué se desea, qué gusta.

¿Por qué se miente?

Si ellos mienten y nosotras también, ¿por qué todos mentimos? Las mujeres suelen fingir para reforzar la imagen viril de su pareja y ellos para no quebrar la imagen de hombre que la mujer tiene de él y por miedo al abandono.

Se puede disfrutar de una relación sexual sin llegar a un orgasmo, pero hay un mandato social que dicta que la sexualidad, si eres varón, debe incluir orgasmo y eyaculación.

Esto hace que en la actualidad, varones y mujeres, vivan el sexo con más exigencia lo que trae aparejado más problemas y más ocultamiento. 

Tanto en los hombres como en las mujeres fingir no es la solución. Al contrario: prolonga la disfunción. Tanto si es él como si es ella, hay que admitir que se tiene un problema para buscar soluciones. El sexo es un baile de dos, en el que el orgasmo no es el fin, sino el medio para disfrutar de la relación y de tu pareja.

 Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.

http://www.minutouno.com.ar/minutouno/nota/125766-Ellos-tambi%C3%A9n-fingen-orgasmos/

Share

Meretriz mata hombre no le quiso pagar «servicio»

Porque después de sostener relaciones sexuales no quiso pagarle por el “servicio prestado”, una mujer mató la noche del domingo a un obrero, al asestarle varias cuchilladas.

José Rosendo Suárez, de 47 años, murió instantáneamente como consecuencia de las heridas que le propinó Francia Guadalupe Balbuena Rodríguez.

La victimaria, tras ser apresada por agentes policiales, relató que llevó a su casa a Suárez, localizada en la calle Dos de Hato del Yaque, de este municipio, luego de acordar la suma que le pagaría por sostener relaciones sexuales.

Según la versión ofrecida la mañana de este lunes por el coronel Jesús Paredes Cordero, vocero de la Policía aquí, la mujer, de 28 años, aseguró que, cuando llegó el momento de que Suárez honrara su palabra de pagar, se negó y ahí empezó una discusión entre ambos.

Aseguró que el hombre le propinó varios golpes, por lo que ella rápidamente buscó un cuchillo, con el que lo atacó, infiriéndole las heridas que terminaron con su existencia.

Suárez residía en la comunidad Batey Uno, de este municipio y la mujer será enviada en las próximas horas a los tribunales correspondientes.

http://www.diariodigital.com.do/articulo,50760,html

Share

El orgasmo femenino: mitos y mentiras

Contrariamente a lo que muchos piensan, no hay recetas ni fórmulas para experimentarlo, todo depende de que la mujer conozca bien su cuerpo.

Sobre el orgasmo se ha dicho y escrito mucho. Alrededor de este, además, hay una serie de mitos y mentiras que es recomendable desentrañar. El orgasmo es una reacción emocional, además de una reacción física, y se presenta en hombres y mujeres cuando los músculos alrededor de los genitales se contraen e instantes después se relajan.

Un grupo de sexólogos clínicos investigó acerca de los mitos relacionados con el orgasmo femenino, en colaboración con la revista Balance. CNN-México recoge lo que estos especialistas encontraron:

ESTÁ PRESENTE EN DIFERENTES ZONAS DEL CUERPO

– La idea de la existencia de un orgasmo femenino vaginal y otro clitoridiano es un mito preconizado por Sigmund Freud. Él consideró que el primero es ‘maduro”, y el segundo ‘inmaduro’.

– El orgasmo es muy variado en cuanto a las percepciones de quien lo vive. Hay muchas formas de sentir un orgasmo, no sólo varía de persona a persona, sino del momento o la circunstancia en la que se encuentre el individuo.

– Existen diferentes vías sensoriales que estimulan el área pélvica, lo cual explica la posibilidad de experimentar diferente intensidad en los orgasmos.

– En las historias clínicas sexuales de mujeres, la gran mayoría afirma que el clítoris es el sitio principal que al ser acariciado produce el orgasmo; independientemente de que haya penetración o no.

– La experiencia orgásmica es global e integradora, aunque a menudo las sensaciones predominantes pueden estar localizadas en diferentes zonas del cuerpo. Algunas mujeres dicen tener sensaciones que parten del centro de la pelvis hacia la periferia; otras describen la presencia de calor corporal y sensaciones gratas que ascienden de la mitad del cuerpo hacia la cabeza.

– El orgasmo es muy variado en cuanto a las percepciones de quien lo vive. Hay muchas formas de sentir un orgasmo, no sólo varía de persona a persona, sino del momento o la circunstancia en la que se encuentre el individuo.

– Existen diferentes vías sensoriales que estimulan el área pélvica, lo cual explica la posibilidad de experimentar diferente intensidad en los orgasmos.

TÉCNICAS PARA ALCANZARLO

– En terapia sexual se emplean algunos métodos respiratorios, de autopercepción y acompasamiento de los movimientos pélvicos que consiguen prolongar la excitación que antecede al orgasmo.

– A veces, aprender a retrasarlo puede ayudar a percibir mayor placer; sin embargo, si sólo se busca batir un récord puede convertirse en algo angustiante o tedioso y nada placentero, por ser frustrante.

– Pese a que hay libros y ‘recetas’ en las revistas para hacerlo, lo más importante es aprender del propio cuerpo, de las sensaciones y necesidades personales. Buscar sólo el orgasmo o someterse a presión, puede interferir en la vivencia de placer. Algunos sexólogos, incluso hablan de la “nefasta tiranía del orgasmo”.

CUESTIÓN DE INTENSIDAD

– La intensidad tiene que ver con muchos factores: estado físico, emocional, cansancio, circunstancias en la que se presenta, disposición para sentirlo…

– Lo importante es qué tanta calidad se obtiene en esta experiencia y cómo se vive. En general, dejar fluir las sensaciones, abandonar pensamientos innecesarios y evitar distractores, son elementos que incrementan la intensidad orgásmica.

– El poseer una musculatura pélvica fuerte, de buen tono, ayuda a la intensidad, la duración y la ocurrencia de contracciones orgásmicas.

LA CARENCIA DEL PLACER

– El orgasmo posee dos componentes: una respuesta fisiológica que incluye aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, dilatación de las pupilas, temblor, aumento de las percepciones corporales, rubor, contracciones involuntarias a nivel muscular y en los órganos sexuales.

– El segundo elemento es subjetivo y estriba en la propia percepción de placer, que remite al nivel máximo de goce que una persona puede experimentar en un encuentro erótico; ya sea con otra persona o consigo misma. Cuando uno de estos elementos no se presenta, existe anorgasmia. En ocasiones los dos elementos están ausentes.

Las causas son variables y se pueden clasificar en cuatro grandes grupos:
Orgánicas: enfermedad o efecto de medicamentos o drogas.

Psicológicas: bloqueos, rasgos de personalidad, ansiedad o depresión.

Socioculturales: mitos, prejuicios, información errónea, estereotipos y roles de género inflexibles.

Mixtas: convergen por lo menos dos de las anteriores. Independientemente de la causa, la disfunción sexual es atendible y puede resolverse con terapia.

http://peru21.pe/noticia/423827/orgasmo-femenino-mitos-mentiras

Share

Sexo para estar en forma

sexo para estar en forma. El sexo además de ser una actividad física muy placentera, también puede ayudarte a estar en buena forma física.

El sexo es una actividad en la que se pone en movimiento todo el cuerpo, una sesión intensa del acto puede hacerte perder muchas calorías y tonificar tus músculos ya que durante el coito se ponen en movimiento los mismos mecanismos fisiológicos que cuando se hace una práctica deportiva.

sexo en forma

El sexo, al igual que el deporte o entrenamiento en gimnasios, genera una multitud de beneficios: te ayuda a nivelar la presión arterial, bajar el colesterol, perder peso, liberar endorfinas, mejorar la circulación, aumentar la capacidad aeróbica y fortalecer la musculatura.

Como sucede con una práctica deportiva regular, los encuentros sexuales periódicos te ayudarán a conseguir mucha más resistencia física, lo que además de beneficiar tu cuerpo te favorece en el plano del placer.

Durante un encuentro sexual normal en el que ambos integrantes de la pareja establecen una actitud activa, el desgaste de energía es equivalente al que acontece por 15 minutos de bicicleta o durante actividad aeróbica moderada, como caminar a paso apretado.

Así que ya lo sabes, si no te gusta hacer gimnasia o no tienes tiempo para entrenar, de seguro podrás hacer un lugarcito en tu agenda diaria para ponerte en movimiento bajo las sábanas, a la vez que disfrutas del máximo placer.

http://www.sexologia.net/08-03-2010/pareja/sexo-para-estar-en-forma

Share

Penes por las calles en Japón

El otro día estaba cenando en casa, viendo la tele, cuando de repente en el programa “Fresa Ácida” pusieron una foto del pene de Paquirrín, ahora Kiko Rivera (como Mister Proper, que ahora se llama Don Limpio). Se trataba de una foto que el muchacho se debió hacer una tarde de “cashondeo” con los colegas (“Kiko, sácate el rabo”) y que, como es habitual en estos tiempos que corren, ha terminado en un programa de televisión. La economía mundial está en recesión. La amistad, también. No entraré en descripciones innecesarias, porque al fin y al cabo, el hijo de la tonadillera tiene lo que tenemos todos, pero sí puedo entender por qué en algunos ambientes se le conoce con el nombre de Pantojón, en detrimento del clásico y cariñoso Paquirrín.

El preámbulo del “post”, centrado en la actualidad más rabiosa (lo digo sin doble sentido) viene a cuento del tema de hoy. El hijo de Isabel Pantoja podría ser todo un ídolo en Japón. Sus pequeños ojos rasgados y su aspecto de Buda feliz causarían más sensación, si cabe, que en los despachos de LaSexta o de Antena 3. Y ahora que hemos descubierto su vertiente más fálica, con más razón.

En Japón, mostrar el vello púbico supone un tabú y una expresión de mal gusto impresionante. Curiosamente, con la llegada de la primavera, pasear un pene de grandes dimensiones por la calle, no sólo no escandaliza a nadie sino que acuden a ver el espectáculo familias enteras, como si fuera un paso de Semana Santa. Se trata del Festival del Pene Metálico (Kanamara Matsuri, en japonés), un tradicional ritual fálico sintoísta que se celebra en la ciudad de Kawasaki (lo mismo también ahí hacen las motos).

El origen de la fiesta, que se celebra desde hace 300 años, es una leyenda que, como todo lo japonés, es muy poética y “gore” a partes iguales. Parece ser que una muchacha tenía dentro de su vagina un demonio que castró a dos de sus maridos en la noche de bodas. Un herrero recibió el encargo (no sé si por parte de ella o del tercer marido, lógicamente preocupado) de construir un falo metálico para dejar sin dientes al demonio. Y así sucedió. Desde aquel entonces, se venera el falo metálico, al que se le construyó un templo como Dios manda.

En el Kanamara Matsuri hay una parte más circunspecta (en la que se pasea en procesión el falo metálico del interior del templo y otro hecho a imagen y semejanza del mismo) y otra más desenfadada y alegre, en la que llama la atención cómo se travisten algunos de los que “cargan” con un pene de grandes dimensiones en plan ninot fallero. Las pintas son las que veis en las fotos y recuerdan poderosamente a cómo se disfrazan “de mujer” (peluca, morros pintados y actitud promiscua) muchos hombres por Carnaval en nuestro país. El motivo de dicho travestismo religioso radica en que, tradicionalmente, las prostitutas de la zona en la que se encuentra el templo solían acudir al falo a pedirle protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

De todas maneras, hay que aclarar que la procesión “sirve para todo” y también acuden chicas que buscan novio, parejas de recién casados, hombres de negocios que desean prosperidad para sus empresas y turistas de todo el mundo. El año pasado más de treinta mil personas asistieron al festival.

Lo fácil sería concluir que estos japoneses están como una cabra y son raros, raros, raros. Sin embargo, antiguas civilizaciones más cercanas a nosotros (como la egipcia o la romana) solían incluir dentro de su catálogo de festejos anuales ceremonias de idénticas características, en los que se paseaban grandes falos de madera por los campos o las calles de las ciudades para augurar buenas cosechas y prosperidad económica. De hecho, hay quien afirma que los pasos de nuestra Semana Santa no son más que una adecuación de esos antiguos ritos de fertilidad primaveral al cristianismo.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/03/08/penes-por-las-calles-en-japon.html

Share

El primer kamasutra, en las pinturas rupestres

El erotismo es algo que nos parece de lo más actual, pero lo cierto es que ha acompañado a la historia de la Humanidad desde sus comienzas. Y es que, ¿sabes cuál es el primer Kamasutra de la historia?

Ni más ni menos que algunas de las pinturas rupestres que se realizaron en la Prehistoria. Ya en el Paleolítico superior el sexo dejó de ser solo una forma de reproducirse.

Además de las figuras de mujeres desnudas o de hombres con el falo en erección (una forma de representar la virilidad) en las paredes de algunas cavernas desde Siberia hasta nuestro país, se han podido encontrar pinturas bastante realistas.

De todas formas, no es lo más habitual, aunque hay yacimientos en los que se han encontrado representaciones de sexo oral, tríos, besos y hasta mastrubaciones.

En fin, que según parece, en la Prehistoria ya podemos encontrar algunos de los comportamientos sexuales de la actualidad. ¿No te parece algo realmente curioso?

Vía Axxon

http://www.desexualidad.com/el-primer-kamasutra-en-las-pinturas-rupestres/

Share

Sexo anal… Mitad mito, mitad realidad

Durante muchos años es una de las prácticas sexuales que se atribuía sólo a homosexuales. Incluso se le ha tachado de no ser natural por no cumplir con la regla de reproducción. Por eso todavía cuesta reconocer que gusta, que se practica y que puede ser de lo más placentero. Con un poco de práctica, los instrumentos adecuados y un cuidado “especial” por parte de la pareja, el sexo anal puede alzar a la persona hasta el orgasmo máximo, totalmente diferente y, según dicen los más entendidos, conseguir el clímax total.

Más o menos, entre un 30 y un 40% de los practicantes habituales de sexo admiten haberlo probado. Si se pregunta por una práctica habitual, el porcentaje se reduce. No se puede afirmar rotundamente qué parte de los españoles lo practican, porque no hay datos oficiales que recojan tales cifras. “Para disfrutar y hablar del sexo anal lo primero que debe hacer la sociedad entera es quitar los tabúes de encima”. Vicente Briet, sexólogo y miembro de la Federación Española de Sexología (FES), habla de un tema muy estigmatizado por una sociedad “muy homófoba y muy poco dada a comunicar qué prácticas sexuales nos gustan más”.

Briet echa por tierra el mito del sexo anal entre los homosexuales. “Aunque se crea que la práctica sexual más habitual entre homosexuales es el sexo anal es mentira. Practican mucho más sexo oral que anal”. En una pareja de heteros, Briet aboga por el famoso punto G que los hombres guardan en la parte más íntima de su trasero. “No sé por qué los chicos heterosexuales tienen vetado que sus chicas les estimule el ano con sus dedos… Están desaprovechando una zona de erotización inimaginable”. Falta comunicación. Ni ellos ni ellas cuentan a sus respectivos sus fantasías eróticas ni se dedican el tiempo que necesitan para alcanzar el máximo clímax.

Se busca el clímax total

¿A los dos os apetece probarlo? “Cuidado con cómo hacerlo, porque puede quitar las ganas de volverlo a hacer si no se hace sigilosamente. Recordad que el recto no admite un cuerpo extraño. Así que necesitáis excitarlo para que os acepte”. La base del éxito de esta práctica son los preliminares…. “No tengáis prisa. Alargarlos, alargarlos hasta que los dos estéis muy pero que muy excitados”, aconseja Briet.

Al conseguir la excitación máxima, la líbido subirá de tal manera que se elevarán las ganas de probar nuevas experiencias. “Lo más importante es que la mujer esté bien lubricada y él excitado al máximo”. Él acariciará el ano. Poco a poco. “Empezará por introducirle un dedo. Luego dos. Que pruebe con tres… Y que no falte lubricante. Sin miedo, poquito a poco”. Una vez que las caricias se confunden con el pene del chico, el camino ya está hecho.

Ahora toca entrar y disfrutar. “Chicos: tened cuidado al introducir el pene. No tengáis prisa: el tiempo es tuyo”. Se necesita mucha paciencia y no dejar de juguetear con las caricias, con la lubricación vaginal y el clítoris. “Si duele, necesita más lubricante. Colócalo en el ano o en el pene. Y no olvides de que debe ser una penetración suave, para que se convierta en placentera”. Al final, cada pareja marcará el ritmo y la intensidad. El clímax llegará solo.

Aquellos que no se avergüenzan de contar que lo practican y han compartido su experiencia con los demás, hablan de un placer en el que los músculos vaginales y anales se contraen, proporcionando un orgasmo que sólo analmente se puede conseguir. Un último consejo: higiene y mucha protección. “Es la práctica sexual que más enfermedades de transmisión sexual provocan”. Aviso de sexólogo.

http://www.elconfidencial.com/salud/sexo-anal-fantasia-realidad-20100308.html

Share

La ruleta rusa del sida

  • Las fiestas en las que hombres tienen sexo sin condón en busca del VIH ganan adeptos
  • El movimiento surgió en EEUU a finales de lo 90 y ha florecido gracias a internet
  • En España se organizan esporádicamente, pero es algo muy minoritario
  • La excitación comienza antes de traspasar la puerta, mucho antes de contemplar los cuerpos desnudos y entablar contacto físico. Desde el momento en que a través de internet se fija un día y un lugar, los nervios están a flor de piel. Los convocados imaginan una y otra vez cómo se desarrollará la particular orgía a la que van a asistir, quién será quién en la ruleta rusa sexual. Una peculiar reunión en la que uno de los participantes tiene un arma que excita al resto. No es una pistola. Es la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). El fenómeno surgió en Estados Unidos en la década de los 90, justo cuando apareció el cóctel de fármacos antirretrovirales capaz de mantener la enfermedad a raya. Ahora, estas fiestas empiezan a ganar adeptos en España.

    «Por favor, señor, conviérteme», «quiero ese regalo», «¿alguien me pasa el bicho este fin de semana?». Son algunos de los comentarios que dejan en los foros de ‘bareback’ -término anglosajón y ecuestre que se utiliza para catalogar el sexo anal sin condón- los hombres que quieren infectarse, que sienten placer sabiendo que otro les puede pasar el VIH. Se les conoce como ‘bug chasers’ -cazadores del virus-, mientras que el seropositivo que participa en estas fiestas es el ‘gift giver’ -el que ofrece ‘el regalo’, pues así es como consideran la infección.

    Doug es uno de estos cazadores, la prueba de que el movimiento es real. Con 19 años se mudó a San Francisco y empezó a sentirse muy solo. «Estaba desesperado por encontrar amigos gays, algo que intenté de veras, pero me resultaba muy difícil». Entonces pensó que si se infectaba con el VIH dejaría de estar aislado porque «entraría a formar parte de una comunidad, de un grupo». Por eso se hizo ‘bug chaser’, como reconoce a cara descubierta ante la cámara de Louise Hogarth, directora del documental ‘The Gift’, que aborda el tema. Su aislamiento fue el motivo principal, pero el hecho de no preocuparse por los preservativos ni por el estado serológico de los compañeros de cama «abría mucho el abanico de posibilidades sexuales y lo hacía todo más excitante».

    «Me educaron en la cultura del sexo seguro y la abstinencia. Pero luego las circunstancias cambiaron muy rápido, igual que mis conceptos. Me metí en una misión suicida que me gustaba«, admite Doug. Su actividad sexual era tal, que pronto consiguió su obejtivo. Se infectó con el VIH. Pero descubrió que ‘el regalo’ que esperaba estaba envenenado. Su sistema inmunológico se debilitó mucho, adelgazó y sufrió una grave neumonía. «Pagaré las consecuencias y me arrepentiré toda mi vida«, confiesa.

    Los motivos

    Los encuentros entre ‘bug chasers’ y ‘gift givers’ se concretan a través de chats en los que todos escriben bajo seudónimos y se organizan en clubs o casas particulares, siempre de forma clandestina. Acuden entre 10 y 30 hombres, pero ninguno habla de ello. El movimiento es tan oculto y tan secreto que algunos expertos hasta dudan de su existencia. «Hay pacientes que me han comentado en la consulta algo sobre estas reuniones, pero siempre de pasada, y nunca he sabido si era cierto o una leyenda urbana», reconoce el doctor Federico Pulido, de la Unidad de VIH del Hospital 12 de Octubre de Madrid. «Es un tema complejo porque entre los miles de hombres que hacen sexo con hombres y que visitan nuestro centro ninguno reconoce participar en este tipo de actividades, pero sí sabemos que se hace», confirma a ELMUNDO.es Ferrán Pujol, presidente de la ONG Hispanosida.

    Para Louise, que logró la confesión de Doug, «el problema es que estos hombres no perciben el sida como una enfermedad mala. Reflejan que los esfuerzos de prevención han fallado», afirma.

    [foto de la noticia]

    Las autoridades sanitarias conocen desde hace tiempo la existencia de esta peligrosa práctica. Los propios Centros de Prevención y Control de Enfermedades de EEUU (CDC) han realizado investigaciones sobre el asunto, tratando de averiguar por qué alguien quiere tener un virus que mata a dos millones de personas cada año y cuya incidencia se ha duplicado en los hombres que mantienen relaciones homosexuales, especialmente en los más jóvenes. Gordon Mansergh, de la división de VIH de los CDC y autor de uno de estos estudios, concluye tras encuestar a 554 hombres gays y bisexuales en San Francisco que «la principal razón para tener sexo sin protección y sin preocupación, es que experimentan mucho más placer y se sienten emocionalmente más conectados con la pareja, sin barreras de ningún tipo».

    Pero no es sólo eso. Algunos participantes en las fiestas de la ruleta rusa lo hacen por dejar de sentirse aislados y diferentes e, incluso, porque han vivido tanto tiempo con miedo a infectarse que si, finalmente contraen el virus, se sienten aliviados.

    Para Joaquim Roqueta, coordinador de Cesida, «las personas que realizan estas prácticas pertenecen sobre todo a dos grupos. Aquellos mayores de 40 años que llevan mucho tiempo cuidándose, protegiéndose en sus relaciones, que han sobrevivido a lo peor de la epidemia y que ahora están cansados y deciden arriesgarse y vivir plenamente su sexualidad sin importarles las consecuencias. Y el otro grupo es el de los muy jóvenes, que no vivieron la época en la que el sida hacía estragos y mataba a los amigos y ven la infección sin dramatismo, para ellos la enfermedad es como una diabetes».

    La situación en España

    Las orgías de sexo a pelo entre seropositivos y seronegativos llevan dos décadas propagándose de forma soterrada por Estados Unidos. «En España, afortunadamente la situación no es similar. Aquí, aunque no hay datos oficiales, sabemos que se organizan de vez en cuando, pero no es algo alarmante«, explica Tomás Hernández, secretario del Plan Nacional sobre Sida del Ministerio de Sanidad y Política Social.

    Hernández reconoce que «internet abre una posibilidad enorme a la hora de tener relaciones sexuales y que estos fenómenos difícilmente existirían sin la red«. Por eso quieren llevar sus campañas de prevención al ciberespacio. «Estamos desarrollando un proyecto pionero en colaboración con varios países para vigilar las conductas sexuales que a través de internet y en los próximos meses tendremos los primeros datos», adelanta a ELMUNDO.es.

    La mayoría de la comunidad gay rechaza y desaprueba estas conductas. Es el caso de Toni Aguilar, un joven con VIH que considera que «quienes participan en estas fiestas no perciben las consecuencias de sus actos. El morbo está basado en que exista el riesgo y está muy extendida la idea, sobre todo en la franja de edad de 18 a 24 años, de que en caso de ser infectados no pasa nada, que tomar una pastilla al día tampoco es tanta molestia. Pero los afectados sabemos que ésa no es la realidad», indica. Aún así, a pesar de las críticas que reciben los ‘bug chasers’, Toni está convencido de que se trata de «prácticas que han existido, existen y existirán».

    Para Jesús J. de la Gándara, psiquiatra y jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Burgos, existen «personalidades adictas al riesgo, tanto en el sexo como en otros ámbitos, ya sea deportivo, en las inversiones en bolsa, etc. y es posible que quienes se excitan al jugar con el virus tengan pertenezcan a este grupo», señala.

    Pero mientras los expertos debaten qué mueve a los cazadores de virus, mientras las autoridades recopilan datos y piensan en cómo frenar esta práctica, los ‘bug chasers’ que se esconden en el anonimato que permite internet seguirán chateando para organizar su próxima ruleta rusa.

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/03/05/hepatitissida/1267808100.html

    Share