Buenas vibraciones

Los juguetes sexuales pueden ayudar a aprender a alcanzar el orgasmo o a conseguirlos mejores, de hecho, la mayoría de terapeutas sexuales recomiendan jugar con juguetes sexuales como parte del tratamiento.

Los avances culturales han provocado un mayor uso de juguetes sexuales por parte de las mujeres y esto ha desencadenado la fabricación de una amplia gama de vibradores, no solo con motivos fálicos, sino también con formas muy distintas al miembro masculino, mucho más atractivas a la vista y destinadas a satisfacer otras necesidades.

A modo de esquema podemos distinguir:

Dildos (consoladores): juguetes eróticos con motivos fálicos que no vibran.

Vibradores: todo juguete que vibra se considera un vibrador, independientemente de su forma pero, como una primera aproximación, podemos clasificarlos en:

  • Vibradores con motivos fálicos
  • Vibradores con formas ergonómicas diseñados para estimular el clítoris: masajeadores

Bolas

  • Chinas: dos esferas, unidas por un cordón, que se introducen en la vagina y se utilizan para fortalecer los músculos pélvicos. En su interior, unas pequeñas perlas, te estimulan al impulsarse al ritmo de tus movimientos.
  • Tailandesas: más pequeñas y en mayor número se introducen analmente. Su extremo, en forma de anilla, sirve para tirar y extraer el juguete.

Anillos: aros, de distintos materiales, que se introducen en el miembro masculino y vibran sobre el clítoris durante la penetración. Útiles, a su vez, para retrasar la eyaculación.
-Complementos de todo tipo: lubricantes, cosmética erótica, retardantes, esposas y juegos, disfraces, perfumes con feromonas
Para ellos también hay juguetes sexuales masculinos cada vez más sofisticados…
Debido a la naturaleza íntima de este tipo de productos es importante conocer el material con el que se han fabricado. Mi preferido: la silicona.
Silicona: Estos juguetes se adaptan a tu cuerpo y transmiten las vibraciones mucho mejor que cualquier otro material. Además se calientan rápidamente y mantienen la temperatura. La limpieza y cuidado de los juguetes fabricados con silicona es sencilla gracias a su superficie no porosa (no absorberá bacterias o virus). Resultan juguetes más duraderos aunque suele aumentar el precio. Límpialos con agua tibia y jabón neutro.

http://erotizatumente.blogspot.com/2010/03/buenas-vibraciones.html

Share

Ella quiere ser prostituta

Imagine que su hija de 16 años le dice que no estudiará más, que ha elegido una carrera perfectamente legalizada: va a ser trabajadora sexual. En cuanto cumpla 18 años y la ley se lo permita va a vender servicios sexuales. Si usted le reclama que eso no es una vida digna, ella le responderá que es usted un, o una mojigata moralina, que se está dejando llevar por retrógradas tabúes religiosos (aunque usted sea agnóstico). Si usted argumenta que hay mejores trabajos que el de arriesgarse en el mundo de la prostitución, ella le dirá que en este mundo capitalista todo se vende y se compra. Por eso en lugar de dejarse explotar por una empresa por 5 mil pesos, puede vender sexo y ganar 20 mil pesos mensuales por tener sexo con cuarenta hombres diferentes. Eso la anima porque podrá comprarse ropa de marca, un auto de lujo, ponerse implantes mamarios, viajar y tener libertad total. Usted le dirá que es peligroso, que miles de clientes de la prostitución ejercen violencia, que más de 60 por ciento no usan condón y podría contagiarse de papiloma o VIH-sida.

Ella dirá que la ley exige el uso condón, usted explicará que el 87 por ciento de las prostitutas profesionales han sido violadas por sus clientes y un 20 por ciento fueron maltratadas hasta terminar hospitalizadas con huesos rotos al menos una vez. Ella le dirá que un amigo suyo le ofreció protegerla, usted le dirá que la ley en México prohíbe el lenocinio, que una mujer en el comercio sexual que tiene un protector es considerada víctima de trata de personas para fines de explotación sexual comercial, y su novio o protector sería considerado delincuente. Su hija responderá que eso a ella no le sucederá porque su manager conoce policías que le venderán protección. Esto podría suceder en el Distrito Federal y en Puebla donde ya se presentaron iniciativas para legalizar /regular la prostitución. Las dos propuestas legislativas tienen debilidades conceptuales y urgen al debate amplio e informado.

Es cierto que quienes están en el negocio de la prostitución tienen derechos, que son víctimas de terrible discriminación, pero el debate no es fácil. Lo que la industria del sexo promueve no es la libertad sexual de las personas, sino su cosificación como objetos sexuales. La legalización de la prostitución en Holanda, Alemania y Australia muestra que la prostitución infantil aumentó.

La Asociación ChildRight estima que había 4 mil niñas y niños explotados antes de la legalización, el número pasó a 15 mil después.

La legalización no erradicó la discriminación hacia las prostitutas, pero benefició a los empresarios explotadores. Dicen que la prostitución legal baja los índices de violación ¿qué significa ese indicador?

La legalización aumenta la demanda de mujeres cada vez más jóvenes, fomenta una cultura de compra de personas.

Se entiende que quienes buscan regularla, en general, desean proteger la salud y vida de las prostitutas en activo, eso es importante, pero no podemos ignorar las complejidades e implicaciones de que el Estado avale la prostitución.

Lo que sí debe hacer es definirse, ya son siglos de doble moral en que el Estado protege a quienes compran sexo libremente, abre zonas rojas pero encarcela a quienes lo venden. Las implicaciones culturales son mayúsculas y afectan a hombres y mujeres por igual. Urge un debate respetuoso e informado.

http://www.vanguardia.com.mx/diario/detalle/columna/ella_quiere_ser_prostituta/480244

Share

Juegos Sexuales

El juego sexual es posible entenderlo como un incentivo más en nuestras relaciones sexuales. Con estos juegos sexuales lo que se debe de intentar conseguir es que ambos miembros de la pareja disfruten de ellos. Los juegos sexuales permiten que la pareja se complemente más y tenga esa complicidad que siempre viene bien en una relación de pareja.

seressexuales17032010

creativecommons

Otra de las cosas que se consigue con los juegos sexuales es que tanto el cuerpo como la mente desarrollen intensamente el placer, logrando que el mismo sea más intenso, excitante y el sexo se vuelva más entretenido. Los juegos sexuales también permiten que las parejas salgan del impasse y la monotonía a los que inevitablemente nos lleva las relaciones de pareja.

Muchas veces, si no sabemos añadir esa pizca de picardía a nuestras relaciones sexuales en pareja las mismas se pueden convertir en un acto monótono más de los que realizamos todos los días, pudiendo llegar el caso que las relaciones sexuales provoquen tanto placer en la pareja como el rutinario acto de leer el periódico para enterarse de lo que ha pasado en el día.

Para los hombres los juegos sexuales suelen provocar una mayor calidad en la erección lo cual hace que sus compañeras lo agradezcan. La excitación de los juegos sexuales suele provocar ese efecto en los hombres porque está demostrado que el proceso de lograr una erección es fundamentalmente psicológico más que funcional.

Las mujeres logran también una mayor dilatación vaginal gracias a la mezcolanza que hay en esos juegos sexuales entre elementos psicológicos y sensitivos. Eso también logra que comiencen a lubricar mucho antes. Además los juegos sexuales hacen aflorar en las mujeres los deseos más íntimos.

Fuente: Tu Guía Sexual |    Imagen: NTLam

http://seressexuales.com/juegos-sexuales/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+seressexuales+%28Seres+Sexuales%29&utm_content=Google+Feedfetcher

Share

Prisión sin fianza para otros tres presuntos proxenetas detenidos en Tarragona

La red internacional de prostitución desmantelada la semana pasada en Tarragona se apoyaba fuertemente en ciudadanos lituanos que operaban tanto en España como en su país de origen. Una estructura evidenciada por las actuaciones del Juzgado de Instrucción de Tarragona número 5, que dirige la causa. La juez ha decretado prisión sin fianza para otros tres presuntos miembros de la trama que fueron detenidos en Barcelona y Vilanova i la Geltrú, los tres de nacionalidad lituana y encargados presuntamente de controlar a las víctimas de la red y presionarlas para evitar que huyeran o denunciaran a la organización.

La magistrada acusa a Arturas P., Tetyana S., y Vidmantas G. de los delitos de asociación ilícita, delitos relativos a la prostitución y por atentar contra los derechos de los trabajadores. También por falsedad documental y usurpación del estado civil. La juez ha decretado libertad provisional y con cargos similares para otros tres presuntos miembros de la red y mantiene el secreto sobre las actuaciones judiciales y policiales que propiciaron la detención de 23 personas el pasado lunes.

La red supuestamente asentada en Tarragona está siendo investigada por la policía por otro presunto delito de inducción al homicidio. El supuesto líder de la trama, Miguel Arufe, habría ordenado el asesinato de una prostituta que denunció a la red en 2005 y que murió a manos de un sicario en Brasil en marzo de 2009 cuando era testigo protegido. La causa que abrió la fallecida sigue pendiente de juicio. Ocho miembros de la red, incluido el propio Arufe, han ingresado en la cárcel sin fianza a la espera de que prosperen las investigaciones.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Prision/fianza/otros/presuntos/proxenetas/detenidos/Tarragona/elpepuesp/20100322elpepunac_14/Tes

Share

El enigma del Románico erótico

Imágenes de un hombre y una mujer exhibiendo sus miembros sexuales. | Archico de la Fundación Santa María la Real

Imágenes de un hombre y una mujer exhibiendo sus miembros sexuales. | Archico de la Fundación Santa María la Real

 

  • Los canecillos contienen explícitas escenas de contenido sexual
  • En los siglos XI y XII estaban habituados al sexo semi público
  • El monasterio de Santa María la Real se dedica a su estudio

Hombres y mujeres exhibiendo impúdicamente todo su cuerpo, individuos masturbándose, parejas en pleno coito, autofelaciones, y hasta defecaciones. Imágenes que forman parte de la iconografía medieval y que como tal aparecen reflejadas en muchos templos románicos.

Tallas de piedra cargadas de un explícito contenido erótico o sexual que fueron cinceladas por los canteros de los siglos XI, XII y XIII, en los canecillos de las iglesias románicas y que nos colocan sobre la pista, para iniciar un apasionante viaje hacia el pensamiento y la mentalidad del hombre del medievo.

[foto de la noticia]

Para acercarnos al Románico erótico podemos comenzar por buscar la definición de la palabra canecillo, ya que es aquí donde mayor número de representaciones subiditas de tono aparecen. Así pues, los canecillos son pequeñas obras de arte que se encuentran en buen número de iglesias románicas, que se usaban para sustentar los aleros de los tejados y de paso mostrar al pueblo los vicios, las virtudes y las escenas cotidianas de la época que les tocó vivir.

Una definición tras la que se esconden los tres análisis posibles en cuanto a la intencionalidad de las esculturas eróticas en los templos románicos. Cualquier respuesta podría valer para interpretar unas representaciones que tan bien podrían ajustarse al concepto de vicio como al de virtud. Sin olvidar que tanto el pecado como la dicha han formado siempre parte de la vida, mal que le pesen a los que hacen las leyes, ya sea en nombre de Dios o de la cordura establecida en cada época.

El caso es que nos extraña encontrarnos con escenas tan escandalosas en el arte religioso románico, como si éstas no formaran parte de la cotidianeidad del hombre de la Edad Media. Y para colmo, encontrarlas adornando las iglesias románicas, templos de virtud, oración y devoción, acaba por sacarnos definitivamente los colores.

[foto de la noticia]

Pues sí, ejemplos hay, y muchos en el Románico español, que también en otros países de Europa, como Francia y Alemania. Y dentro de la geografía española la mayor densidad de iconografía sexual se concentra en el sur de Cantabria y el norte de las provincias de Palencia y Burgos. Aunque no son nada desdeñables algunos ejemplos todavía palpables en iglesias de Segovia, Soria y Zamora, donde ni el tiempo ni la intolerancia de los siglos posteriores ha conseguido castrar su existencia.

Jaime Nuño, director del Centro de Estudios del Románico de la Fundación Santa María la Real, en Aguilar de Campoo (Palencia), es uno de los pocos estudiosos que se ha empeñado en profundizar, hasta donde se puede, sobre la naturaleza y el significado del Románico erótico. Para empezar Nuño mantiene que hay que analizar los procesos históricos en el contexto en que ocurrieron, dejando a un lado esa tendencia que tenemos los hombres a interpretar hechos pasados utilizando puntos de vista actuales.

Y por obvio que parezca en los siglos XI y XII no había televisión, ni calefacción en las casas, las familias dormían en la misma habitación y la intimidad conyugal era prácticamente nula. De ello se deduce que con toda probabilidad los hombres y las mujeres de esta época estaban bastante acostumbrados al sexo semi público, y seguramente se sonrojaban con menos facilidad que nosotros, los modernos, hablando de sexo.

[foto de la noticia]

Primero porque era una sociedad menos culturizada, y por tanto más desinhibida que la actual, por la que todavía no había pasado la contrarreforma y el puritanismo que se instaló en la mente de los católicos a partir del Concilio de Trento. Hasta entonces, canciones, poemas y numerosos escritos aludían con naturalidad a los actos sexuales, una realidad que se encargó de castrar la Iglesia, a todos los niveles, con sus conceptos puritanos a partir del siglo XVI. De hecho en el siglo XIX y principios del XX, cuando el desnudo era toda una ofensa para los ojos piadosos se mutilaron muchas estatuas clásicas y el mismo destino corrió la imaginería eróticas que aparecían en los canecillos románicos.

Por eso no es descabellado pensar que quizá, los que tengamos una perspectiva un tanto pervertida a la hora de interpretar estas pétreas tallas seamos los hombres del siglo XXI, los mismos que hemos heredado por arte y parte de la Iglesia los sentimientos de vergüenza, de indecoro y de vicio, con que nos disponemos a analizar cualquier representación sexual. Porque lo que está claro es que no tenemos ni idea de cómo pensaba al respecto el hombre de la Edad Media, ya que de ellos, solo nos ha llegado lo que la élite de la Iglesia nos ha querido contar y ni que decir tiene que se trata de una parte bastante entrenada a la hora de manipular y distorsionar la Historia con mayúsculas. Eso sí, siempre en nombre del Señor.

Por suerte, en Castilla y León hemos guardado ese secreto durante ocho siglos y hoy cualquiera puede admirar los volúmenes de piedra, dejar volar su imaginación y sacar sus propias conclusiones. Que estas tallas estén ahí para censurar el pecado, para fomentar la reproducción, en una época en que la mortalidad infantil era tremenda, o simplemente porque formaban parte de la vida cotidiana de una sociedad medieval que se adivina más liberal de lo que siempre se ha creído, forma parte de un enigma todavía por resolver.

Con sus representaciones eróticas, el arte románico ha dejado una puerta abierta a las interpretaciones sobre el modo de vida del hombre del medievo, un final abierto, como en el cine, al que cada uno puede poner picante a su gusto.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/22/castillayleon/1269253196.html

Share

El prostíbulo más famoso del mundo también sufre la recesión de Europa

LA CLÁSICA ZONA ROJA DE AMSTERDAM ES HOY UN REFLEJO DE LO QUE SUCEDE CON LA ECONOMÍA DEL CONTINENTE

Las prostitutas rebajaron los precios por los servicios prestados, pero aún así la demanda está lejos de ser la esperada. Dicen que el euro fortalecido contra la libra esterlina y el dólar atenta contra el negocio

Para cualquier turista desprevenido atravesar la llamada zona roja the red lights, según la definición que usan aquí de Ámsterdam, la capital holandesa, sin previo aviso, es una experiencia destinada a causar sorpresa desde el principio al fin. Famosa a nivel mundial –su origen data del 1200–, aunque pasó por varios nombres combina la belleza de los canales que atraviesan a casi toda Holanda con una oferta sexual femenina sin comparación en cuanto a su abundancia: más de 200 mujeres con poca ropa ofrecen sus servicios desde pequeñas vidrieras. Esa modalidad de exhibición nació en el siglo XVII.

La pintura se completa con espectáculos eróticos en vivo, sex shops al por mayor, casas en las que viven los vecinos de la ciudad y peatones hombres, mujeres y parejas como se podrían encontrar, por caso, en Lavalle y Florida.

Sin embargo, estas tierras no viven la misma algarabía económica que a mediados de la década. Sucede que la combinación entre la crisis económica internacional que nació en 2008 sumada a la fortaleza del Euro contra la cada vez más depreciada libra esterlina –los ingleses son ávidos consumidores de la oferta de Ámsterdam– no permiten aún el nuevo despegue del negocio, según relatan sus propios intérpretes. En principio, se puede deducir que no es una cuestión de precios en sí. Pasar media hora con una holandesa, asiática, alemana o inmigrante de algún país del este las naciones de la ex Unión Soviética cuesta 50 euros.

En términos de cambio argentino, poco más de $ 250, menos que en varios lugares dedicados al mismo rubro de la Capital Federal. Pero eso no convence a los turistas, en especial masculinos, de todas las latitudes que tienen como punto obligado de visita el corazón de esta ciudad. Pasan, miran, entablan diálogos cortos y hasta practican el regateo. Pero abunda la imagen de quien se acerca y no cruza la puerta de vidrio, la clave del negocio.

“Aun no nos recuperamos de lo que ocurrió en 2008”, explica Jessica, quien dice provenir del este europeo pero que habla perfecto inglés. Ocupa un pequeño espacio en la calle Warmoestraat, la más visitada de la ciudad. Pide que no le saquen fotografías, una prohibición tácita en esta zona. Y luego lamenta: “Hay menos ingleses que antes. Ellos consumían más. Ahora vienen muchos chinos, que se quedan mirando las vidrieras pero no consumen”. Es una síntesis perfecta de lo que ocurre en el frío marzo de esta ciudad, y se explica en parte por la economía: la moneda cayó un 7% frente al dólar y es la única, entre las principales, que pierde ante el euro. Pasados dos meses y medio de 2010, la libra sufre su peor inicio de ejercicio de los últimos 13 años.

John R, con inconfundible pronunciación inglesa, lo confirma. “Holanda está cada vez más caro para nosotros”, dice sin rodeos ante la consulta.

Las prostitutas son pequeñas empresarias y el corazón económico de esta zona. Suelen destinar parte de sus ingresos a pagar el alquiler de sus vidrieras, que están en manos de diversos propietarios.

En torno a ellas giran sex shops, bares en los que no se permite fumar tabaco pero sí cualquier hierba no procesada, y pubs. La actividad está tan institucionalizada que hay un Centro de Información sobre la Prostitución (PIC).

Ana R, cuya familia es propietaria de un bar desde hace medio siglo, hace un diagnóstico similar de la situación. “El año 2008, en especial a finales, fue malo. En 2009 hubo una recuperación, y todavía no se ve una mejora en 2010. De todas formas, hay que esperar que llegue el verano”, sostiene esperanzada mientras sirve cervezas, la bebida por excelencia aquí. Guarda reproches para el Gobierno: “No tengo licencia para permitir fumar a los clientes”, sostiene mientras enciende un cigarrillo. “Pero no lo limito, porque para el negocio es peor la prohibición de fumar que la crisis”, asegura.

http://www.cronista.com/notas/225102-el-prostibulo-mas-famoso-del-mundo-tambien-sufre-la-recesion-europa

Share

Por la legalización de la prostitución

Por Juan Morillo Bentué

Ética de la prostitución

Si algo caracteriza a los políticos es su hipocresía, su mezquindad, su nula capacidad intelectual y, sobre todo, el absoluto desprecio que tienen a la libertad de las personas. Así, los cráneos privilegiados del Ayuntamiento de Madrid (véase Gallardón y Ana Botella) han tenido la brillantísima idea de empapelar todas las estaciones de metro con una campaña publicitaria en contra de la prostitución que nos dice lo siguiente:

Tú dinero hace mucho daño. Porque tú pagas, existe la prostitución.

Todo ello bajo una imagen que muestra un prostíbulo de carretera con el nombre «Club Tráfico de armas» en un caso y «Club Explotación de Mujeres» en otro. En la radio se pueden escuchar cuñas como la siguiente:

Soy un billete de 50 euros, y he visto muchas cosas… mi dueño es un proxeneta, y ahora estoy con muchos compañeros, porque nos van a cambiar por un kalashnikov… Tu dinero hace mucho daño. Porque tú pagas existe la prostitución.

La idea es culpabilizar al cliente insistiendo que su dinero es la causa de la explotación de la mujer y el tráfico de armas. Además de derrochar demagogia, es una memez, qué duda cabe.

Veamos. Si se tuviera que resumir todo el liberalismo en una sola idea ésta seria que cada ser humano es propietario absoluto de sí mismo. Esto significa que cada persona debe ser la única que tome decisiones sobre su vida y sus propiedades, entre ellas su cuerpo.

Las personas, por tanto, pueden mantener relaciones sexuales con quien consideren oportuno siempre que las dos partes estén de acuerdo. Una prostituta es simplemente una persona que intercambia voluntariamente servicios sexuales a cambio de dinero. La palabra clave es «voluntariamente», es decir, que se cumple lo siguiente:

  1. La cooperación se basa en el contrato, en donde cada parte le entrega voluntariamente una cosa a alguien.
  2. Se basa en la simetría porque las dos personas mantienen una posición de igualdad. No hay niveles ni subordinación.
  3. Cada uno de los participantes persigue sus propios fines.

El tercer punto es importante porque algunos nos intentan convencer de la necesidad de la ilegalización con el argumento de que la prostituta realmente no quiere hacer ese trabajo y está explotada.

Pero la verdad es que la relación entre prostituta y cliente se establece porque ambos creen subjetivamente que saldrán beneficiados con el intercambio. Un intercambio es económicamente posible solamente entre personas cuyas valoraciones de los bienes y de los medios de intercambio difieren en direcciones opuestas. Cuando existe una desigualdad en las valoraciones subjetivas. Cada uno valora el bien que va a adquirir en mayor grado que el bien que ya posee. Por lo tanto, las dos partes ganan porque, de lo contrario, el acuerdo no tendría sentido y no se efectuaría.

La prostituta, como todos nosotros, ejerce la función empresarial. Persigue un fin que ha descubierto que subjetivamentees importante para ella e intenta encontrar el medio que subjetivamente cree más adecuado para lograr ese fin. Y simultáneamente renuncia a otros fines y medios que considera menos importantes según su propia escala valorativa de fines. (Es importante señalar el carácter esencialmente subjetivo que tienen los fines, medios y costes.) Ha valorado los pros y los contras de las distintas opciones que se le presentan y se ha decantado por la más atractiva (económicamente o por otros motivos). ¿Por qué no se merece entonces los mismos derechos que las demás profesiones?

Los servicios que presta la prostituta pueden ser a cambio de dinero y/o de otros bienes y servicios. A muchos lo que realmente les molesta es que haya dinero de por medio. Pero, ¿por qué la legitimidad de un acuerdo va a variar dependiendo de si se efectúa con o sin dinero?

Si el intercambio (practicar sexo a cambio de dinero) no viola los derechos de nadie, ¿con qué derecho alguien puede inmiscuirse y prohibir un acuerdo voluntario y libre entre dos personas?

Ninguna opción moral concreta justifica la prohibición y la ilegalización de la prostitución. En este sentido, la posibilidad de prostituirse es un derecho humano.La prostituta tiene todo el derecho de explotar su cuerpo como quiera.

Un aviso para navegantes, es decir, moralistas, feministas y demás liberticidas: que sea un derecho no quiere decir que se tenga que ejercer. En ningún momento estoy recomendando a la gente que se prostituya. Simplemente estoy diciendo que es una decisión estrictamente personal que no incumbe a terceros.

Una prostituta no es ninguna víctima. Se convierte en tal cuando el Estado ilegaliza la prostitución y la deja sin cobertura ni derechos legales, como veremos a continuación.

Consecuencias de la prohibición

Si de algo nos advirtió el gran Frédéric Bastiat fue de la necesidad de tener en cuenta las consecuencias no previstas de las acciones humanas y en particular de las políticas. La experiencia de la ilegalización de la prostitución es instructiva porque muestra claramente los resultados desastrosos de tratar de suprimir una actividad pacífica y voluntaria mediante una ley coactiva (e ilegítima).

1) Abandono institucional: las deja sin derechos ni protección

Éste es el punto más importante. En el anterior artículo comentamos que la prostitución no dejaba de ser una profesión como cualquier otra en la que dos personas efectúan una transacción voluntaria. Ahora habría que añadir que sin instituciones adecuadas una verdadera economía de mercado no es posible (Coase). Lo cual significa que sin el apoyo del Estado de Derecho, la prostitución no puede ejercerse sin inseguridad jurídica y social.

La ilegalización hace que dejen de ser sujetos éticos. No están regulados ni sus derechos ni sus obligaciones. Las prostitutas están desprotegidas y se les puede maltratar. Se les puede secuestrar, pegar, violar, robar y forzar a prostituirse. Están en una situación discriminada y sin derechos. Se ha demostrado que las prohibiciones no acaban con el problema sino que lo único que hacen es empeorar las condiciones de trabajo de las mujeres que seguirán ejerciendo. Trabajan en malas condiciones de seguridad, limpieza, higiene y tranquilidad.

Sabemos que no vivimos en un mundo ideal y que siempre se seguirán produciendo injusticias y abusos aunque se legalice la profesión. Sobre todo conociendo la nula eficacia e ineptitud de quién tiene que protegernos (véase Papá Estado). Pero lo que se debe buscar es lo siguiente: garantizar los derechos a aquellas mujeres que deciden trabajar en la prostitución y limitar los abusos que hoy ejercen sobre ellas en los burdeles.

Una vez legalizada la prostitución, las que quieran continuar en la clandestinidad (para no pagar impuestos) lo harán voluntariamente y bajo su responsabilidad. Deberán asumir los riesgos.

2) La ley no funciona, no consigue lo que se propone (reducir la prostitución)

Es bien conocido que la prostitución es tan antigua como la humanidad. Y todo parece indicar que la humanidad no está para muchos cambios, porque la prostitución sigue siendo demandada enormemente pese a su ilegalización. Atendiendo a la gran cantidad de dinero que mueve, podemos asegurar que el mercado más antiguo de la historia no parece que vaya a desaparecer. Y sin embargo, pese a no violar los derechos de nadie, está ilegalizada.

¿Cómo puede el Estado decidir si se tiene que reducir una determinar profesión? ¿En base a qué? ¿En base a que a los políticos les parece una actividad denigrante? ¿Intrínsecamente perversa? ¿Deshumanizante? Quizá debieran entonces reflexionar un poco sobre su propia profesión.

El objetivo que hay que proponerse no es reducir la prostitución, sino reducir las víctimas del tráfico de blancas y personas. Y eso se consigue legalizando la profesión para establecer claramente la distinción entre prostitución voluntaria (decisión propia) y prostitución coactiva (esclavitud), y persiguiendo fuertemente la segunda.

3) Convierten a gente honesta y pacífica en criminales

La ilegalización produce la estigmatización social y persecución de una trabajadora honesta y pacífica. Muchas veces los bancos son reticentes a concederles préstamos y las aseguradoras prefieren evitarlas. Sufren el menosprecio y la discriminación que todos conocemos.

4) Crea «mercados» en donde la competencia es violenta y no pacífica como en los legales

No están basados en el contrato y la cooperación. Aumenta la violencia y la inseguridad ciudadana.

5) El precio del servicio es mucho mayor en un mercado negro que en un mercado legal competitivo

Todo producto en un mercado negro tiene un precio más alto porque la falta de oferta y falta de competencia provocan la escasez de los servicios que la gente considera indispensables. Llega al mercado una menor cantidad que la demandada. Existe más demanda que oferta y los clientes están dispuestos a pagar un precio más alto por el servicio que se les prohíbe. Además hay que pagar al intermediario clandestino.

6) Los servicios en los mercados ilegales son de una calidad menor que en los mercados legales competitivos

La falta de competencia y de legalidad hace que no haya ni el control ni las exigencias que se darían en un mercado legal.

7) Provoca una delincuencia asociada

Los enormes beneficios del mercado negro incentivan que los criminales violentos entren. Provoca una delincuencia asociada, a menudo muy violenta. Existe un submundo ilegal en el que se da inmigración ilegal, extorsión, tráfico de drogas, falsificación de documentos y delitos económicos que aumentan la delincuencia y la violencia. La legalización ayudaría a luchar contra el resto de actividades.

8) Hace que el sistema de justicia sea más corrupto

La legalización acabaría con un foco importante de corrupción que aumenta en todos los niveles del Estado debido a la gran cantidad de policías, jueces y demás autoridades que han sido comprados, sobornados o extorsionados por las mafias, creando un gran ambiente de desconfianza por parte de la población hacia el sector público en general.

9) El Estado convierte actividades pacíficas en criminales

Este punto es importante. Hay que derogar el artículo 188 del Código Penal, que prohíbe el proxenetismo, es decir, el dedicarse a la prostitución como empresario. Prohíbe que se establezcan relaciones laborales entre prostitutas y empresarios. Impide al empresario establecer tratos comerciales entre la prostituta y otra persona, aun con el consentimiento de las mismas. Hay que derogarlo porque hay que reconocer a la prostitución como profesión. Debe tener los mismos derechos laborales que las demás profesiones.

La prostitución se tendría que poder ejercer de forma autónoma o en contrato con algún empresario. Tienen que tener la posibilidad de establecer sus propios negocios.

10) Provoca un aumento de poder y gasto estatal

Supone un gran recorte de libertades (impuestos, intervenciones, vigilancia) porque una enorme cantidad de recursos van destinados a prohibir y perseguir actividades pacíficas consensuadas en vez de perseguir a los verdaderos criminales y delincuentes.

Hay gente que defiende la legalización sólo por los elevados impuestos que recaudaría el Estado. A mí me parece que ésta sería precisamente una gran razón para no legalizarla. Además está demostrado que incentiva el que muchas prostitutas que ejercen por decisión propia lo hagan en la clandestinidad para no pagar impuestos.

Conclusión

La conclusión es que el Ayuntamiento se ha gastado nuestro dinero (que tanto nos cuesta ganar) en una campaña paranoica que no tendrá ningún tipo de resultado. En la próxima campaña para criminalizar al ciudadano seguramente nos mostrarán al niño negrito africano famélico muriéndose de hambre y dirán que es debido a que hay gente que paga por servicios sexuales.

Aunque yo propondría la siguiente: «Porque te quitamos TÚ dinero, NOS lo podemos gastar en campañitas liberticidas diversas». ¿Qué tal? 

http://www.liberalismo.org/articulo/421/legalizacion/prostitucion/

Share

Fantasías sexuales: ver a mi pareja con otra persona

Fantasías sexuales: ver a mi pareja con otra persona. Aunque parezca algo loco, a muchas personas les excita el imaginar o ver a sus parejas teniendo sexo con alguien más, sólo que no todos se animan a realizarla.

Esto se llama caudalismo, uno observa y se masturba mientras su pareja está con otro -u otros- en la cama. El mirón puede estar a la vista como no, dependiendo de sus gustos o de cómo se dé la situación.

voyeur

Esta práctica no es algo actual, data de mucho tiempo atrás, en Francia por ejemplo, era bastante común que los maridos llevasen a sus mujeres a los burdeles para que tengan sexo con otros mientras ellos observaban.

El caudalismo no es lo mismo que swingers u orgias, porque en este caso los papeles los ocupa el voyeur y el exhibicionista; a uno le gusta mirar y al otro mostrarse mientras tiene sexo y ambos lo hacen por acuerdo mutuo.

En el caudalismo no hay engaños, porque ambos integrantes de la pareja acuerdan llevar adelante esta fantasía sexual; por otro lado el rol de voyeur como de exhibicionista puede ser intercambiado a gusto y placer de cada uno.

http://www.sexologia.net/18-03-2010/parafilias/fantasias-sexuales-ver-a-mi-pareja-con-otra-persona

Share

El placer está en tus manos

TRIBUNA: MARIO VARGAS LLOSA

Una campaña de la Junta de Extremadura instruía a los adolescentes en la masturbación. No tengo el menor reparo moral. Pero temo que se trivialice el sexo y se disocie del sentimiento y la pasión

Hace algún tiempo hubo un pequeño alboroto mediático en España al descubrirse que la Junta de Gobierno de Extremadura, en manos de los socialistas, había organizado, dentro de su plan de educación sexual de los escolares, unos talleres de masturbación para niños y niñas a partir de los 14 años, campaña a la que bautizó, no sin picardía, El placer está en tus manos.

Ante las protestas de algunos contribuyentes de que se invirtiera de este modo el dinero de los impuestos, los voceros de la Junta alegaron que la educación sexual de los niños era indispensable para «prevenir embarazos no deseados» y que, por lo tanto, las clases de masturbación servirían para «evitar males mayores». En la polémica que el asunto provocó, la Junta de Extremadura recibió las felicitaciones y el apoyo de la Junta de Andalucía, cuya consejera de Igualdad y Bienestar, Micaela Navarro, anunció que aquella iniciativa era «importante» y que en Andalucía comenzará en breve el lanzamiento de una campaña similar a la extremeña. De otro lado, un intento de acabar con los talleres de masturbación mediante una acción judicial que intentó una organización afín al Partido Popular y bautizada -con no menos chispa- Manos Limpias, fracasó estrepitosamente pues la Fiscalía del Tribunal de Justicia de Extremadura no dio curso a la denuncia y la archivó.

¡A masturbarse, pues, niños y niñas del mundo! Cuánta agua ha corrido en este viejísimo planeta que todavía nos soporta a los humanos, desde que, en mi niñez, los padres salesianos y los hermanos de La Salle -dos colegios en los que estudié la primaria- nos asustaban con el espantajo de que los «malos tocamientos» producían la ceguera, la tuberculosis y la imbecilidad. Ahora, seis décadas después, ¡clases de paja en las escuelas! Eso se llama progreso, señores. ¿Lo es, de veras?

La curiosidad, no la maledicencia, me acribilla el cerebro de preguntas. ¿Pondrán notas? ¿Tomarán exámenes? ¿Los talleres serán sólo teóricos o también prácticos? ¿Qué proezas tendrán que realizar el alumno y la alumna para sacar la nota de Excelencia y qué fiascos para ser desaprobados? ¿Dependerá de la cantidad de conocimientos que su memoria retenga o de la velocidad, cantidad y consistencia de los orgasmos que produzca la destreza táctil de chicos y chicas? No son bromas. Si se tiene la audacia de abrir talleres para iluminar a la puericia en las artes y técnicas de la masturbación, todas ellas son perfectamente pertinentes.

Diré de entrada que no tengo el menor reparo moral que oponer a la iniciativa El placer está en tus manos de la Junta de Extremadura. Reconozco las buenas intenciones que la animan y admito, incluso, que, mediante campañas de esta índole no es imposible que disminuyan los embarazos no queridos. Mi crítica es de índole sensual y sexual. Me temo que en vez de liberar a los niños de las supersticiones, mentiras y prejuicios que tradicionalmente han rodeado al sexo, iniciativas como la de los talleres de masturbación lo trivialicen de tal modo que acaben por convertirlo en un ejercicio sin misterio, disociado del sentimiento y la pasión, privando de este modo a las futuras generaciones de una fuente de placer que ha irrigado hasta ahora de manera fecunda la imaginación y la creatividad de los seres humanos.

La masturbación no necesita ser enseñada, ella se descubre en la intimidad y es uno de los quehaceres humanos que funda la vida privada y va desgajando al niño, a la niña, de su entorno familiar, individualizándolos y sensibilizándolos gracias al mundo secreto de los deseos, e instruyéndolos sobre asuntos capitales como lo sagrado, el mito, el tabú, el cuerpo y el placer. Por eso, destruir los ritos privados y acabar con la discreción y el pudor que han acompañado al sexo no es combatir un prejuicio sino amputar de la vida sexual aquella dimensión que fue surgiendo en torno a ella a medida que la cultura y el desarrollo de las artes y las letras iban enriqueciéndola y convirtiéndola a ella misma en obra de arte. Sacar al sexo de las alcobas para exhibirlo en la plaza pública es, paradójicamente, no liberalizarlo sino regresarlo a los tiempos de la caverna, cuando las parejas no habían aprendido todavía a hacer el amor, sólo a copular y ayuntarse, como los monos y los perros. La supuesta liberación del sexo, uno de los rasgos más acusados de la modernidad en las sociedades occidentales, dentro de la cual se inscribe esta idea de dar clases de masturbación en las escuelas, quizá consiga abolir ciertas ideas falsas y estúpidas sobre el onanismo. En buena hora. Pero también contribuirá a asestar otra puñalada al erotismo y, acaso, a abolirlo. ¿Quién saldrá ganando? No los libertarios ni los libertinos, sino los puritanos y las iglesias. Y continuará el empobrecimiento y banalización del amor que caracteriza a nuestra época.

La idea de los talleres de masturbación es un nuevo eslabón en el movimiento que, para ponerle una fecha de nacimiento, comenzó en París, en mayo de 1968, y pretende poner fin a todos los obstáculos y prevenciones, de carácter religioso e ideológico, que, desde tiempos inveterados, han reprimido la vida sexual provocando innumerables sufrimientos, sobre todo a las mujeres y a las minorías sexuales, así como frustración, neurosis y desequilibrios psíquicos de todo orden en quienes, debido a la rigidez de la moral reinante, se han visto discriminados, censurados y condenados a una insegura clandestinidad.

Este movimiento ha tenido muy saludables consecuencias, desde luego, en los países occidentales, aunque en otras culturas ha exacerbado las prohibiciones y represiones. El mito y culto de la virginidad que pesaban como una lápida sobre la mujer se han evaporado por fortuna y gracias a ello y a la generalización del uso de la píldora las mujeres gozan hoy, si no exactamente de la misma libertad que los hombres, al menos de un margen de libertad sexual infinitamente más ancho que sus abuelas y bisabuelas y que sus congéneres de los países musulmanes y tercermundistas. De otro lado, aunque sin desaparecer del todo, han ido reduciéndose los prejuicios y anatemas y las disposiciones legales que hasta hace pocos años penaban la homosexualidad y la consideraban una «práctica perversa». Poco a poco va admitiéndose en los países occidentales el matrimonio entre personas del mismo sexo con los mismos derechos que los de las parejas heterosexuales, incluido el de adoptar niños. Y, también, de manera paulatina, va extendiéndose la idea de que, en materia sexual, lo que hagan o dejen de hacer entre ellos los adultos en uso de razón y decisión, es prerrogativa suya y nadie, empezando por el Estado, debe inmiscuirse en el asunto.

Todo esto constituye un progreso, por supuesto. Pero es un error creer, como los promotores de este movimiento liberador, que, desacralizándolo, desvistiéndolo de las veladuras y rituales que lo acompañan desde hace siglos, desapareciendo de su práctica toda forma de transgresión, el sexo pasará a ser una práctica sana y normal en la ciudad.

El sexo sólo es sano y normal entre los animales y las plantas. Lo fue entre nosotros, los bípedos, cuando aún no éramos humanos del todo, es decir, cuando el sexo era en nosotros desfogue del instinto y poco más que eso, una descarga física de energía que garantizaba la reproducción. La desanimalización de la especie fue un largo y complicado proceso y en él tuvo un papel decisivo la lenta aparición del individuo soberano, su emancipación de la tribu, con tendencias, disposiciones, designios, anhelos, deseos que lo diferenciaban de los demás y lo constituían como ser único e intransferible. El sexo desempeñó un papel protagónico en la creación del individuo soberano y, como mostró con más lucidez que nadie el genio de Freud, en ese dominio, el más íntimo y privado de la soberanía individual, es donde se fraguan los rasgos distintivos de cada personalidad, lo que nos pertenece como propio y nos hace diferentes de los otros. Ese es un dominio privado y secreto y debería seguir siéndolo si no queremos cegar una de las fuentes más intensas del placer y de la creatividad, es decir, de la civilización.

George Bataille no se equivocaba cuando alertó contra los riesgos de una permisividad desenfrenada en materia sexual. La desaparición de los prejuicios no puede significar la abolición de los rituales, el misterio, las formas y la discreción gracias a los cuales el sexo se civilizó y humanizó. Con sexo público, sano y normal la vida podría volverse infinitamente más aburrida, mediocre y violenta de lo que es.

Share

Ingressen a presó tres més de la vintena de detinguts per la xarxa de prostitució desmantellada a Tarragona

Tarragona (ACN).- La titular del jutjat d’Instrucció número 5 de Tarragona encarregada del cas de la xarxa internacional de proxenetes ha pres declaració aquest cap de setmana a sis més dels detinguts en l’operació feta per la policia espanyola, que en aquest cas van ser detinguts a Vilanova i la Geltrú i a Barcelona. La jutgessa ha decretat presó provisional sense fiança per a tres d’ells, mentre que els altres tres han quedat en llibertat provisional. Recordem que el suposat cap de la xarxa de proxenetes, Miguel Arufe, va ingressar divendres passat a presó provisional sense fiança. A Arufe se l’acusa d’associació il·lícita i se li imputen delictes relatius a la prostitució i contra el dret dels ciutadans estrangers.

http://www.acn.cat/webACN/detallNoticia.do?idNoticia=537869

Share