Cómo besar los pezones

Como besar los pezones. Los pezones femeninos y las tetillas de los hombres son sumamente sensibles al tacto y se trata de zonas altamente erotizables.

Saber cómo besar los pezones es fundamental para excitar a tu pareja, este aspecto es una parte ineludible del acto sexual y exquisitamente placentero.

besar pezones

Como besar los pezones:

Todo lleva su tiempo, no debes de apresurarte para besar sus pechos ni tampoco dedicarles pocas atenciones; ve lentamente y una vez que estés besando sus pezones préstales toda la atención posible. Nunca te apresures por llegar a la vagina, no olvides que muchas mujeres tienen orgasmos si les estimulan bien las tetas.

Otro aspecto fundamental es que no centres toda tu atención en el pecho, tienes dos manos y con una de ellas puedes hacer maravillas mientras la otra está ocupada con un seno. Prueba acariciar su pecho y sus genitales a la vez, toca todo su cuerpo y excítala a más no poder.

Lo mismo vale para los hombres, ellos también disfrutan de unos buenos besos en las tetillas, los que puedes complementar con caricias en su miembro.

Cuando acaricies a tu pareja recuerda que la piel de los senos es muy delicada y los pechos en sí también, por lo cual, evita los apretones bruscos porque pueden muy resultar dolorosos.

Chupa sus pezones, lámelos recórrelos con la lengua y con los dedos, dale mordisquitos y hazles todo lo que se te ocurra para encender a tu pareja. En caso de que seas mujer, usa tus pechos como arma de excitación, acaricia el cuerpo de tu chico con tus tetas, envuelve su miembro, recorre cada partecita de su ser hasta volverlo loco de placer.

http://www.sexologia.net/29-03-2010/sexualidad/como-besar-los-pezones

Share

Cómo provocar el orgasmo masculino

El orgasmo masculino no es tan privilegiado en variedad como el orgasmo femenino pues apenas es de dos tipos: uno es el orgasmo típico que llega de golpe después de una esforzada faena que le da una rápida satisfacción, y el otro es un orgasmo total, explosivo, cuya sensación se expande por todo el cuerpo.

Obviamente lo que te interesa es lograr que él alcance este último orgasmo. Pues la clave está en aumentar la estimulación gradualmente, empezando por un gesto sugestivo para crear tensión sexual, que no sea demasiado evidente, pero que le dé aviso de lo que está por venir.

orgasmo masculino

Cuando esté viendo la tele, di que hace mucho calor en la habitación y que te vas a cambiar. Quítate la camiseta cuando pases delante de él, y verás como este mini striptease empezará a provocarlo.

Una vez que has captado su interés, sigue con un masaje por sus zonas erógenas y unos besos franceses muy húmedos. Con esto se pondrá muy caliente que fácilmente podría provocarle un orgasmo, ¡pero NO!

Cuando sientas que su respiración y su ritmo cardiaco se aceleran, coloca el pulgar en el glande y el resto de la mano en la base del miembro y apriétalo con cuidado un par de segundos, suéltalo, y unos diez segundos después vuelve a apretarlo.

Dale una felación y continúa con los masajes en el pene, si vez que está a punto de…, para en seco y cambia de estímulo para que su excitación siga aumentando. Cuando pasen al coito, también cambia de postura. Móntate sobre él y contrae los músculos vaginales y presiona con ellos la punta de su miembro.

Justo antes de llegar al orgasmo, retírate y acaríciale los testículos, y con delicadeza dales un pequeño tirón hacia abajo. Resultado: un orgasmo increíble y una eyaculación abundante. Y como broche de oro, dale unas lamiditas en el glande acaríciaselo de forma muy delicada.

http://www.sexologia.net/29-03-2010/hombre/como-provocar-el-orgasmo-masculino

Share

El complejo de Agripina desbanca a Edipo

Busto de Agripina, una mujer poderosa 

El complejo de Edipo, presentado y teorizado por el psiocoanalista Sigmund Freud, se basa en el relato de Sófocles llamado Edipo Rey. Sófocles cuenta la historia de Edipo que, no sabiendo quiénes eran sus progenitores, mató al monarca Layo y se casaría con Yocarta. Casualidades de la vida, el primero resultaríaser su padre y la segunda, su madre. Así, Freud utilizaría a Edipo para designar la fase del desarrollo psicoemocional del niño en el que éste siente rechazo hacia el su padre y apego a la madre. Del mismo modo, Carl G. Jung establecería un complejo análogo pero aplicado a las mujeres: el Complejo de Electra. Utilizando los mismos relatos míticos en los que se inspiraría Freud, Jung apela a Electra, hija de Agamenón y Clitemnestra, cuyo padre sería asesinado por Egisto, el amante de su madre. Ante el profundo amor que Electra sentía por su padre, convencería a su hermano Orestes para que lo vengase matando a Egisto y a la propia Climnestra.

En el caso de Electra se ha producido una sitación de incesto evidente y, lo que es más importante, consciente. Pero ¿qué pasa con Edipo? Al pobre se le ha estigmatizado y ni tan siquiera sabía lo que estaba haciendo. Es por ello que, al enterarse, se arrancaría los ojos para no ver la aberración que acababa de perpetuar. Aunque cometiera incesto, Edipo no quería hacerlo. Eso es lo que parecieron haber pensado los psiquiatras belgas Sollier y Courbon, que encontraron inexacta la denominación de Freud. Para ellos, el mejor estandarte del amor entre un hijo y su madre no sería otro que el mito de Agripina, la emperatriz romana que sedujo a su propio hijo: Nerón.

Cuentan las leyendas que se conservan sobre esta desconocida mujer, que fue una de las más bellas emperatrices, con un carácter implacable y ambicioso, cruel en ocasiones. El año 28 d.C. se casaría en primeras nupcias con Cneo Domicio Ahenobarbo, de cuya unión nacería una de las figuras má inquietantes de la historia clásica, el emperador Nerón. Las fastuosas y orgiásticas celebraciones de Nerón han llegado hasta nuestros tiempos como un ejemplo de la decadencia, los excesos y la locura del Imperio Romano. No en vano se dice que Ahenobardo era un hombre violento y brutal, y que Agripina llegaría a afirmar que de su unión solo podría nacer un monstruo. La emperatriz era hermana del sanguinario Calígula, con el cual mantenía relaciones sexuales y, según se cuenta, se prostituía para él en los circulos de la corte imperial.

Imagen del pérfido Nerón, hijo de Agripina 

Cuando Nerón llegó al trono con 16 años, Agripina trató de controlarlo para poder gobernar a través de él. La relación entre madre e hijo, además de ser incestuosa, sería complicada. Tras muchos tiras y aflojas entre ambos para hacerse con el control del Imperio, Nerón mandaría a tres verdugos con tal de acabar con la vida de su madre. Ella misma pediría que le traspasasen el abdomen con una espada, pues ahí es donde se gestó el hijo que la estaba matando. Cuentan que la imagen de Agripina perseguiría a Nerón hasta su muerte, volviéndolo loco y causándole una gran agonía.

Muerte, violencia, incesto, traiciones, sexo, poder… A veces, como vemos, una leyenda romana supera a cualquier telenovela moderna.

Busto de Agripina por Joe Geranio en Flickr

http://www.educasexo.com/curiosidades/el-complejo-de-agripina-desbanca-a-edipo.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+Educasexocom+%28EducaSexo.com%29&utm_content=Google+Feedfetcher

Share

Una noche en el hotel del sexo

Dos de los primeros clientes de la noche de Garum llegan al local apenas un rato después de que abra, y acceden al interior donde les esperan docenas de prostitutas :: ÓSCAR CHAMORRO

Dos de los primeros clientes de la noche de Garum llegan al local apenas un rato después de que abra, y acceden al interior donde les esperan docenas de prostitutas :: ÓSCAR CHAMORRO

La crisis y el temor a posibles redadas reduce el número de clientes en los locales de alterne más conocidos de Cádiz
Lujo y ambiente rústico tras la puerta del Garum, uno de los clubes de la familia Galán
«Hola, guapo, ¿cómo estás?; ¿me invitas a una copa, o subimos a follar?». Éstas son las primeras palabras que Nora, una joven brasileña de apenas 23 años de edad, pronuncia cada madrugada a sus clientes. Regentado por la familia Galán, el Club Hotel Garum ha vuelto a abrir sus puertas en Conil, después de que una orden judicial lo precintara.
En medio de la noche cerrada de marzo, su enorme letrero luminoso con el eslogan ‘El lugar ideal para relajar cuerpo y mente’ luce de nuevo sobre el aparcamiento. La vida dentro de uno de los prostíbulos más conocidos de la provincia sigue igual; o casi.
Lo primero que llama la atención al llegar al recinto es su pulcritud. Nada que ver con los tradicionales clubes de carreteras secundarias de las películas. Allí se respira clase, lujo, se practica la distinción. Por lo menos en sus instalaciones.
El Garum podría pasar en cualquier guía de ocio por discoteca o local de copas. Sillones tapizados en colores chillones, una barra cuadrada con decoración floral, una iluminación tenue y sugerente y canciones de moda en el hilo musical reciben a quien llega, sobre todo, pasada la medianoche.
La diferencia principal es que la planta superior del edificio está repleta de habitaciones y suites con jacuzzi donde no sólo se descansa.
Una veintena de chicas, gran parte de origen sudamericano (brasileñas, dominicanas y colombianas son mayoría), se desenvuelven medio adormiladas por la inmensa sala principal, decorada en exceso con un estilo rústico de dudoso gusto.
El olor a tabaco se mezcla enseguida con el perfume que usan las meretrices; todas ellas van vestidas, maquilladas y peinadas en exceso, ataviadas con ropa provocativa que deja poco lugar a la imaginación, y se contonean sobre tacones y plataformas interminables. Así ofrecen el primer servicio del día sin rubor.
La propuesta
La propuesta permite elegir un trío con dos chicas, un ‘francés’ con preservativo e incluso una sesión de sexo anal, habitualmente lo más costoso porque la mayoría de las empleadas no lo practica. «Haré contigo de todo, no te olvidarás jamás, amor», asegura una colombiana menudita, embutida en un traje de raso negro, mientras juega con un enorme colgante de bisutería que lleva en el cuello. Por menos de 120 euros será difícil cerrar un trato para pasar una hora íntima con ella.
Pese al ambiente libertino del club, llama poderosamente la atención las miradas furtivas que se lanzan las prostitutas entre ellas cuando ven que una de las chicas camina del brazo de un cliente rumbo a la habitación. Con dinero de por medio no hay amistad que valga; da la sensación de que todas son rivales en su horario de trabajo.
Mientras, tres mujeres que parecen más expertas se reúnen en un pequeño corrillo para charlar, otra, la más altiva o la que menos tiempo llevan en el club, aguarda sola la llegada de los clientes matando el tiempo en una de esas máquinas que ponen canciones y abren juegos de mesa con sólo echar una moneda.
La sala de alterne es la antítesis del flirteo amoroso y del romanticismo.
Es fácil diferenciar a las dos clases que existen allí dentro; quien paga por una relación sexual y quien cobra por lo mismo. El hombre llega, mira, toca, elige. La prostituta, la mayoría de las veces, sólo dice que sí.
Como club de alterne, el Garum es una máquina de hacer dinero. Las chicas reconocen que en este trabajo pueden ganar de forma rápida lo suficiente para mantener a sus familias en sus países de origen durante meses. Y es que el sexo de pago no cierra en la provincia pese a una crisis económica galopante que ha hecho disminuir el número de clientes en este tipo de locales.
El club Garum funciona unas doce horas ininterrumpidas, de 7 de la tarde a 7 de la madrugada, todos los días de la semana. Dentro, la jerarquía es absoluta, nadie levanta la voz, nadie forma escándalo. Todo parece en orden. Es un negocio perfectamente reglado, permitido, incluso se diría que moral. Sin embargo gran parte de la sociedad no opina lo mismo.
Fuera hay mucha hipocresía. Las trabajadoras del sexo de pago no cotizan a la Seguridad Social, no tienen derecho a pensión, sus ingresos sólo se justifican de manera inconstante, nadie controla las horas que trabajan ni las condiciones en que lo hacen. Están en tierra de nadie laboralmente hablando. Y ellas lo saben.
La mayoría de prostitutas de este local, como en muchos otros, también duermen en él. Ellas insisten en que pueden salir cuando quieran; una de ellas, incluso, se ofrece a dar su número de teléfono para quedar con clientes en su tiempo libre, claro está, cobrando por mantener una relación, salir a cenar o ejercer de acompañante ocasional.
Pero finalmente no lo hace. Cualquier contacto profesional con el exterior suele estar prohibido en algunos locales de alterne donde el control sobre el tiempo y el perfil de negocio de las chicas es férreo.
En pleno siglo XXI ya nadie duda de que el perfil de los clientes de este tipo de locales es dispar y muy heterogéneo. Las chicas lo saben, y se lanzan a la caza y captura de cada varón que llega en busca de compañía. Basta con un aviso del encargado alertando de que hay nuevos hombres en la sala para que comiencen a bajar más prostitutas por las escaleras; es más ‘género’ fresco en este escaparate de la carne del sexo de pago.
Los clientes
Hoy es noche de fútbol en la televisión. Pese a que el partido puede ser una excusa perfecta para muchos casados, la cosa está «flojilla». La crisis se nota y las prostitutas dicen que parte de los clientes temen verse envueltos en una redada.
Los cuatro hombres que han llegado temprano ya están servidos. Cada uno coquetea con una chica, pero alterna también con las demás. Sus trajes delatan una buena posición económica, posiblemente han cerrado un buen negocio y han ido a celebrarlo. En muchas ocasiones también las despedidas de soltero acaban en estos clubes.
De repente uno de ellos está a punto de perder las formas por culpa del alcohol; no deja de sobar a una de las chicas, que se muestra esquiva con quien presumiblemente deberá compartir la noche. Se escuchan risas pero siempre ríen los mismos.
Entonces la puerta principal se abre y todos los ojos miran la puerta al unísono; al interior del local acceden dos chicos jóvenes algo nerviosos; seguramente es su primera vez en un local como éste. Los dos vienen solo a ver las chicas y preguntan los precios de todo. Se toman una cerveza rápida y se van. La vida dentro del prostíbulo prosigue como si nada, ajena a lo que pasa fuera. Es una sensación extraña.
Menos demanda
Han pasado sólo unos días desde su reapertura al público autorizada por la justicia, y en el Club Garum se hace todo lo posible por volver a la normalidad. Marcados en rojo en las agendas de los dueños de este tipo de locales nocturnos están los periodos vacacionales que se avecinan y algunos acontecimientos que tendrán lugar en la provincia en los próximos meses.
Es el caso por ejemplo del Campeonato del Mundo de Motociclismo de Jerez, fecha en las que la demanda de prostitutas se incrementará de forma notable. Las chicas lo saben, y no dudan en pronosticar que el cierre de los locales de alterne de los Galán quedará en una anécdota; «son cosas que pasan», aseguran.
Sobre el precio de los servicios sexuales de las prostitutas, los clubes gaditanos cuentan con tarifas similares. Basta con llamar para ‘reservar plaza’ en alguno de los locales para que la información fluya a raudales. La media se sitúa entre 60 y 120 euros el servicio sexual completo, cuyo plazo habitual es media hora.
Además, la norma no escrita para quienes frecuentan este tipo de locales exige que hay que consumir para no ser expulsado de inmediato. Dicho de otra forma, no sirve ir a echar un vistazo y no dejarse los cuartos en la barra. Como los locales saben que buena parte de sus clientes no terminarán consumando un acto sexual con alguna de sus trabajadoras del sexo, los precios de las bebidas y productos que se ofrecen a la venta (tabaco, máquinas expendedoras o videojuegos), son abusivos.
Una cerveza nacional, en botellín, cuesta del orden de 8 a 10 euros según el local y el día de la semana. Las copas oscilan entre los 12 y los 20 euros, y los locales de alterne de más prestigio suelen cobrar entrada, que sobre todo en fines de semana o periodos festivos oscilan entre los 8 y los 15 euros con consumición.
Quien va a un establecimiento como el Hotel Club Garum sabe a lo que va. El comercio del sexo está a la orden del día, aunque se realice mayoritariamente de madrugada. Basta un leve gesto de rechazo hacia la chica que nos agarra instándonos a subir a una de las habitaciones para que sus compañeras se acerquen en estricto orden pero sin atosigar.
Monique y Sara dicen ser brasileña y panameña respectivamente. Ambas son morenas, jóvenes, llevan extensiones y no han tenido mucha suerte en lo que va de noche. Vienen juntas pero enseguida dejan claro que ninguna quiere charlar. «Aquí no se viene a preguntar, papi; aquí se viene a hacer el amor».
Share

Kamasutra: postura del acordeón

Si quieres llevar el control esta vez, intenta la postura del acordeón. Es de lo más divertida y excitante…

Para hacer el acordeón el hombre tiene que tumbarse boca arriba con las piernas flexionadas hacia su pecho (cuanto más flexiona sus rodillas contra su pecho, mejor acceso tendrás a su miembro). Siéntate sobre él a horcajadas sobre su cadera, de modo que tus muslos queden sobre los suyos. Flexiona bien las rodillas y deslízate verticalmente.

el_acordeon

Como verás, es una postura muy traviesa para mujeres a las que les gusta darle un toque divertido al sexo. Y aunque la penetración sea superficial, se sentirá súper delicioso en la parte externa de tu vagina y de su glande. Para hacer más ‘dulce’ este acordeón, mírense a los ojos mientras tocan esta sensual melodía.

http://www.sexologia.net/29-03-2010/kamasutra/posiciones-kamasutra/kamasutra-postura-del-acordeon

Share

Jesús también amaba a las putas

No se decir si he dejado la puerta abierta a quizás mal cerrada. Era una mujer agradable e inteligente. Dibujaba en el rostro una tristeza tibia, un leve matiz de resignación y una boca suavemente marchita. Sus hermosos ojos violeta expresaban esa dosis de bondad de la gente decente. Tenía una edad ambigua, y había dejado el trabajo de prostituirse en el meblé, primero y después, maldita sea, en la puta calle. Esa calle que es el escenario gigantesco de los dramas más íntimos de los seres humanos.

Un día rompí con ella, aunque no hubo nada entre nosotros, sino unas copas de pésimo champán que trabó una amistad. Me quedó cierta amargura, porque al romper con ella, la humillé innecesariamente. Seguramente le dolió en su alma de mujer. Pero ya no hubo remedio.  Se interpuso entre nosotros conveniencias sociales y religiosas. Lo de siempre. Ahora me arrepiento. He leído un capítulo impresionante del hermoso libro de José Antonio Pagola, “Jesús, aproximación histórica”, agotado ya diez veces, y he quedado prendado por el trato de Jesús a las “mujeres-esclavas” de los años treinta A. de J. y muy especialmente las prostitutas.

“Algunos de ellos dirigían pequeños burdeles. Jesús ni se asusta ni las condena. Las acoge con el amor comprensivo del Padre. Más de una llora de agradecimiento. A sus adversarios no les resulta difícil desacreditarlo como hombre poco observante de la Ley “amigo de pecadoras”.

Jesús los desafió en alguna ocasión de manera provocativa: LOS RECAUDADORES Y LAS PROSTITUTAS ENTRAN ANTES QUE VOSOTROS AL REINO DE DIOS (Mateo, 21,31).

En este estupendo libro sobre la vida de Jesús, de su tiempo, cultura, historia, costumbres y leyes, hay dos capítulos dedicados a describir con rigor y seriedad, la vida de aquellas pecadoras que se aproximaban al Dios vivo guiadas por la devoción y el amor, incluyendo a otras mujeres, que rompiendo con las costumbres judías, se le acercaban para oír su verbo y sus enseñanzas. Jesús, amigo de la mujer, nos da una lección de naturalidad para enseñar el camino del perdón.

Muchas eran enfermas curadas, como María de Magdala: “Había algunas prostitutas, consideradas por todos como la peor fuente de impureza y contaminación. Jesús las acogía a todas”.

Se rompían esquemas, y no acepta Jesús, que la mujer sea considerada ligeramente como fuente de tentación y ocasión de pecado para el hombre. El espacio de dominación masculina es rechazado cuando en la sociedad judía la mujer, es simplemente casi un elemento más del hogar.

Simplemente impresionante, aun hoy día, cuando la prostitución se ha convertido incluso en elemento de polémica política, cultural, social y en diatribas religiosas, muy alejadas de estas enseñanzas que rompen el alma de las personas que ejercen la profesión más antigua del mundo.

No sé, como digo al principio, si he dejado la puerta algo abierta o mal cerrada, pero desde la humildad, no arrojaré la primera piedra. Humillamos a millones de prostitutas, en una sociedad machista que tiene una asignatura pendiente, porque la Magdalena debe tener un lugar en la Historia de la Humanidad. La gran amiga de Jesús. Un privilegio. Nada menos. Y ahí está, en alguna procesión. Hoy.

Impactaba a todos, escribe Pagola, con rotundidad. Los pecadores, las prostitutas y los indeseables se sentían aceptados. Mientras comían con su amigo Jesús, en su corazón despertaba una fe nueva  en el perdón y la amistad. Hasta las mujeres comenzaban a gustar una dignidad nueva antes desconocida. Había comenzado una revolución, la revolución del amor.

http://www.vegamediapress.es/noticias/index.php?option=com_content&task=view&id=12431&Itemid=1

Share

Cae una red de proxenetas en Cataluña que explotó a más de cien mujeres

Cae una red de proxenetas en Cataluña que explotó a más de cien mujeres

Cae una red de proxenetas en Cataluña que explotó a más de cien mujeres

 

BARCELONA, 28 Mar. (EUROPA PRESS) –

   La Policía Nacional ha desarticulado una red internacional de proxenetas en Barcelona y Tarragona que presuntamente explotó a más de cien mujeres, principalmente del Este de Europa y América Latina, que vivían hacinadas en los clubes de alterne y eran agredidas.

   Según informó este sábado el Cuerpo, vivían en ocho prostíbulos, donde en el momento de la operación había 40 mujeres, y eran obligadas a abonar 300 euros para pagar su plaza en el local, donde debían permanecer 21 días y si lo abandonaban perdían el dinero.

   No podían salir a la calle sin permiso, tenían que pagar multas económicas y recibían palizas si no obedecían, soportando además pésimas condiciones de sanidad e higiene.

   Cuando se vencía el plazo de 21 días, las trasladaban a otro de los burdeles y les volvían a cobrar los 300 euros.

   En cada prostíbulo había una encargada que controlaba a las mujeres y recibía a los clientes, llamada ‘mami’, respaldada por un guardián, generalmente lituano y de gran corpulencia, que era quien amedrentaba a las víctimas y se ocupaba de la seguridad.

28 DETENIDOS

   En total, la Policía ha detenido a 28 miembros de esta red, muy jerarquizada e integrada por españoles, lituanos y brasileños. Su cabecilla, de nacionalidad española, se encargaba de al menos tres empresas ‘tapadera’ para ocultar los beneficios obtenidos con esta red de explotación.

   La investigación ha destapado que el jefe del grupo contaba con varios locutorios para realizar los envíos al extranjero del dinero obtenido, y con una asesoría que le llevaba las cuentas del negocio.

   A su cargo tenía a varios subalternos, afincados en Barcelona y Tarragona, que se dedicaban a gestionar los prostíbulos y a captar a víctimas en sus países de origen y a trasladarlas después a España.

   La operación –que ha contado con el apoyo de las policías lituana y brasileña– se desarrolló el 15 de marzo, cuando agentes de la Policía Nacional realizaron 15 registros en Tortosa, Tarragona, Altafulla, Vilanova i la Geltrú, Barcelona, Sabadell y Melilla, interviniendo 40 teléfonos móviles, equipos informáticos, cinco vehículos, un velero, 14.000 euros en efectivo y abundante documentación.

http://www.europapress.es/epsocial/noticia-cae-red-proxenetas-cataluna-exploto-mas-cien-mujeres-20100328115402.html

Share

La crisis multiplica el número de españolas que optan por la prostitución

COMO ÚNICO MEDIO DE SALIDA

Según el suplemento Crónica de El Mundo, en un momento en que la crisis golpea fuerte y sin visos de desaparecer, muchas mujeres españolas, apremiadas por las deudas e impagos, optan a la desesperada por dedicarse al negocio del sexo de pago como posible vía de salida.

Todo ello pese a la labor del ministerio de Igualdad de Bibiana Aído, que precisamente acaba de pedir la supresión de los anuncios de contactos en los periódicos, lo que supone pérdidas de unos 40 millones de euros para estos.

José Roca, jefe de prensa de Anela, patronal de clubes de alterne, cuantifica en El Mundo el crecimiento de prostitutas de nacionalidad española en el sector. Lo califica de “fenómeno inédito”. Según relata, en los locales adscritos antes de la crisis el porcentaje de mujeres españolas que trabajaban en ellos era de menos de un 1 por ciento. Ahora ha aumentado hasta una cifra entre el 5 y el 10 por ciento.

Según explica El Mundo, el total de prostitutas que trabajan en España es de 360.000, lo que arroja una cifra de entre 18.000 y 36.000 españolas que ejercen ahora mismo, cuando antes la cifra era de 3.600.

De ese modo, donde antes proliferaban (en el negocio de lujo) las mujeres procedentes de Europa del Este, Argentina o Brasil, hoy las agencias más valoradas en el discutido sector son españolas. “Las extranjeras tipo modelo o chica Playboy han huído a países donde la situación económica no es tan grave, como Suecia, Dinamarca, Francia, Alemania o Suíza”.

Agencias de escorts aseguran que muchas de las mujeres que llaman para tratar de optar a un empleo son mujeres elegantes y guapas de más de 40 años, aunque también más jóvenes. Todas ellas por la situación económica, dice El Mundo. Mujeres de diversos sectores sociales y empleos llaman a las agencias tratando de buscar un empleo, acuciadas por los impagos y las deudas.

Otras agencias de escorts revelan a El Mundo que ya hay compañías que sólo trabajan con mujeres con DNI español y que acogen incluso estudiantes que no pueden hacer frente al pago de la universidad. “Antes era propio de extrajeras sin familia aquí. Es fruto de la nueva situación”, explica un gestor de contenidos web, que asegura que muchas de ellas ni siquiera se anuncian con el rostro pixelado, y demostrar así que no son imágenes descargadas de Internet.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/la-crisis-multiplica-el-numero-de-espanolas-que-optan-por-la-prostitucion-1276388691/

Share

Tres detenidos agresión sexual, inducción a prostitución y tráfico drogas

Tres detenidos agresión sexual, inducción a prostitución y tráfico drogas como presuntos autores de los delitos de agresión sexual, inducción a la prostitución y tráfico de drogas de una compatriota.

Los hechos que dieron lugar a las detenciones derivan de un requerimiento policial por parte de una responsable de un centro de asistencia social de Santiago en el que informaba de que una mujer rumana era obligada a prostituirse y a hurtar bajo violencia.

La denunciante declaró que conoció a tres compatriotas suyos en la comunidad valenciana, en donde ejercía la prostitución, y que un de ellos, F.S., le propuso que abandonara este tipo de vida y que se trasladara con ellos a Galicia para trabajar en las tareas domésticas.

También denuncio que estando en el domicilio en Valencia de la denunciante, F.S. la amenazó y agredió obligándola a tener relaciones sexuales. A partir de este momento se sintió controlada y se le obligó a desplazarse hasta Santiago de Compostela ciudad a la que llegaron hace quince días.

En Compostela, en una vivienda abandonada cerca de la estación de ferrocarril, le retiraron a la denunciante la documentación y la obligaron a sustraer objetos en establecimientos comerciales de la ciudad y si no quería hacerlo la golpeaban.

También era obligada a ofrecer cocaína en los pubs por las noches a los clientes, así como ejercer la prostitución en un bar de alterne de la ciudad y entregarle el dinero recaudado.

La policía se intervino 4,8 gramos de cocaína.

Los tres detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Guardia, quien determinó el ingreso en prisión de F.S. y la libertad con cargos de los otros dos detenidos, según la policía santiaguesa. EFE

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=328028

Share

«Tenéis 15 días para volver al club. Si no, voy a matar a vuestra familia»

Imagen de unas prostitutas en el Parque del Oeste de Madrid- LUIS SEVILLANO

Imagen de unas prostitutas en el Parque del Oeste de Madrid- LUIS SEVILLANO

 

Semanas después de desarticularse una violenta red de proxenetismo en Portugal y España los locales siguen abiertos y el principal imputado está libre.- Habla una de las víctimas

«Se cree el rey de España. Dice que puede hacer lo que quiera y dónde quiera». María es brasileña. Fue, como tantas otras, traída a España con falsas promesas de un futuro prometedor. Al llegar se encontró encerrada y sometida, como si fuera la propiedad privada de un club de alterne. Escapó con una amiga del local de Salamanca en el que vivían y empezó a recibir correos electrónicos y sms de su chulo, ese que se creía «el rey de España». Le decía cosas como esta: «Voy a acabar contigo, hija de puta. Tenéis 15 días para volver al club. Si no, voy a matar a vuestras familias, a vuestros hijos».

La policía y la Guardia Civil detectaron el año pasado más de 1.300 víctimas de trata de mujeres y explotación sexual en España. Es la primera vez que las autoridades dan una cifra de estas características, basada en las denuncias presentadas y en las entrevistas que hacen los agentes a las chicas que encuentran en los clubes. No están todas las que son, pero si son todas las que están. En todo caso, aunque haya una mayor implicación policial, el problema es qué ocurre después con los traficantes y explotadores sexuales. ¿Son encarcelados, juzgados, condenados? Lo cierto es que, aunque se dan pasos adelante, sigue habiendo una cierta impunidad. Son procesos complicados que, además, despiertan un escaso interés social.

Para denunciar, las víctimas tienen miedo: a los chulos, a que las expulsen, a todo. Si lo superan, no está claro que vayan a quedar fuera de peligro. En el caso de María, ha habido varias declaraciones de otras mujeres contra la red, escuchas de la policía, registros… Los agentes que se encargaron de la investigación consideran que la operación estaba bastante bien atada, según fuentes policiales. Pero, aunque la instrucción está abierta en un juzgado de Salamanca, el principal imputado, un portugués llamado Simao Miguel Costa, está en libertad bajo fianza. Sus dos locales españoles, el club Paradise y el Tropical (en el diminuto pueblo de Fuentes de Oñoro, Salamanca), están abiertos y funcionan como si nada. María, que lleva meses cambiado de casa y ciudad para que no la encuentren, no lo entiende. «No sé cómo está libre. Eso sí, si me pasa algo», dice María, «todos sabrán que ha sido él».

No era la primera operación policial contra el club Paradise. En 2004, ya se anunció la desarticulación de una red organizada en torno a este local. Una chica huyó del burdel y viajó a Portugal con la ayuda de un cliente que le dio dinero. Pero los miembros de la organización consiguieron encontrarla, la llevaron por la fuerza a Badajoz y se apoderaron de su dinero. Este caso acabó sobreseído por la justicia. Simao Costa tiene una condena por lesiones y tenencia ilícita de armas; por haberle pegado dos tiros al portero de otro club. Pero aún no ha ingresado en prisión por este procedimiento.

María no va a volver a Brasil. Sabe que allí no estaría segura. El año pasado una mujer murió en Brasilia a manos de un sicario que confesó que quien lo había contratado era un español dueño de varios burdeles para quien la chica había trabajado y que lo había denunciado ante la policía. En este mundo, no se juega. Las chicas son tratadas como mercancía, y, si quieren liberarse, arriesgan su vida y la de sus familias.

«A Simao lo denunció una chica cuando yo acababa de llegar al club», relata María. «Se escapó con un cliente después de pelearse con el jefe. Él le clavó un tacón de aguja por todo el cuerpo y le perforó un pulmón. Cuando llegó la denuncia, Simao empezó a romperlo todo. Dijo ‘tenía que haberla matado, a la próxima la mato, ninguna puta va a estropear mi vida’. Estaba loco».

María, que es un nombre ficticio, viaja por todas partes. No se queda en ningún sitio mucho tiempo para que no la encuentren. No quiere fotos ni que se hable de ningún rasgo físico. Pide que la entrevista se haga en una habitación de hotel, donde no puedan escucharla. «Él sabe que yo le he denunciado, pero no quiero que me pueda reconocer nadie que trabaje para él», dice. «Sólo voy a estar tranquila cuando esté muerto o condenado a 30 años de cárcel».

Pasó dos meses en uno de los clubes de Simao, el Paradise. Entró en contacto con la red en Brasil. «Alguien me presentó a Esther Cardoso, una mujer que trabajaba para Simao. Ella me llamó por teléfono y me ofreció un contrato en España y un billete de avión a cambio de 2.000 euros. Me dijo que podría trabajar de camarera en una cafetería que tenía en la planta de abajo un club de alterne, y que, si quería un sobresueldo, podría bajar a veces. Captaban chicas por todo el país».

María aceptó y se marchó con una amiga a Sao Paulo, donde la tal Esther tenía alquilado un piso grande. «Allí había muchas chicas que iban a España. Durante esos días nos preparaban la documentación. Si alguien no tenía pasaporte, se lo conseguían en tres días». De allí viajaban a alguna ciudad europea: París, Amsterdam, Roma… entraban en el espacio Schengen y después cogían un avión a alguna ciudad española. En el aeropuerto les esperaba Paulo, el encargado de la seguridad privada de Simao Costa, y las llevaba al club correspondiente.

A María y a su amiga las llevaron al Paradise. «Fue todo muy normal y ellos parecían muy amables. Llegamos sobre las dos de la mañana, nos ofrecieron comida, nos dijeron que descansáramos, todo maravilloso». Hasta el día siguiente, cuando les fueron comunicadas las normas: allí se comía una vez al día, a las siete de la tarde; bajar al club no era una opción sino una obligación -la cafetería no existía-; y el horario de trabajo era de siete de la tarde (después de comer) hasta las ocho de la mañana ininterrumpidamente. Y sí o sí tenían que conseguir que los clientes tuvieran relaciones sexuales con ellas.

«Mi amiga lo pasó peor que yo», señala. «Ella no solía llevar ni faldas, sólo pantalones. Dijo que no quería vestirse con esa ropa, que no quería enseñar el culo. Lloró y lloró. Pero nada. Ese primer día yo hice un montón de dinero, más de 1.000 euros. Era verano y había muchos franceses y portugueses. Me puse contenta. Pensé que en pocos días podría liquidar mi deuda y largarme de allí. Pero me dijeron que, en lugar de 2.000, debía ya 8.000 euros».

Tenía que pagar por todo. Como sólo le daban una comida al día, si quería agua, un vaso de leche o un pan con queso, lo que le cobraban por eso hacía que la deuda no disminuyera. «Para comprar champú teníamos que pedir propina a los clientes; o robarles», relata. Trabajaban a diario, enfermas o con la regla, no importaba. Para evitar que la menstruación les hiciera perder dinero cinco días, los jefes les daban esponjas que se tenían que meterse hasta casi llegar al útero.

«Era todo una locura, como una secta. Simao tenía hijos con dos brasileñas y tres portuguesas. Todos los días duerme con la persona que elige. Después de los primeros días preguntaba a las chicas nuevas ‘¿quieres ser mi mujer?’ y las obligaba a acostarse con él. Después tenían que lavarle la ropa que llevaba puesta en ese momento a mano y planchársela. Era como un rito raro». Muchas de esas mujeres se encargan después de controlar a las recién llegadas. «Y también pegaban y maltrataban», dice.

María y su amiga se escaparon y fueron después a la policía. Contaron el ultimátum de los 15 días para volver al club. «Las dos tenemos hijos en Brasil y teníamos miedo», explica. La policía se puso a trabajar en el caso. Había una tercera denuncia. Encontraron burdeles en Portugal y en España. El padre de Simao Costa también tenía negocios de este tipo en su país. El pasado mes de febrero realizaron una operación conjunta con las autoridades lusas que concluyó con 10 detenidos, nueve en España y uno en Portugal.

Los agentes encontraron en los registros seis cartuchos del calibre 22, una defensa eléctrica, un puño americano, cuatro sprays antiagresión, billetes de avión, reservas de hotel, la contabilidad que se llevaba sobre las mujeres y sus deudas, cuadrantes de control de pases y consumiciones a los clientes… Simao pasó a disposición judicial, pero está libre bajo fianza y los locales, que habían sido precintados, se abrieron de nuevo al día siguiente de las detenciones. Parece que cuatro chicas más han denunciado a la red en Portugal, lo que quizá se pueda aportar como prueba en la causa española.

El caso se parece, por desgracia, al de Leticia Peres Mourao, la mujer asesinada por un matón a sueldo en Brasilia cinco años después de haber denunciado a su proxeneta sin que las autoridades hubieran tomado medidas de ningún tipo, ni cerrado sus locales. No estaría mal que con las víctimas presentes y futuras la justicia se decida a actuar más rápido y con contundencia.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Teneis/dias/volver/club/voy/matar/familia/elpepuesp/20100327elpepunac_4/Tes

Share