Las peluquerías chinas se unen para acabar con los prostíbulos

Redada en una peluquería de la calle de Floridablanca, en el 2009. Foto: ARCHIVO / el periódico

Redada en una peluquería de la calle de Floridablanca, en el 2009. Foto: ARCHIVO / el periódico

 

Una entidad quiere evitar que los centros ofrezcan servicios sexuales clandestinos
El control de la asociación y la acción policial reducen los locales de ‘final feliz’

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Una doble acción, el control del propio sector comercial y la actuación de la policía, está logrando reducir en los últimos meses las peluquerías chinas que actúan como prostíbulos encubiertos y ofrecen servicios sexuales clandestinos. Los locales donde se practica el conocido como final feliz han disminuido estos últimos meses en Barcelona y el resto de Catalunya, especialmente tras la creación de la Asociación Artesana China de Salones de Belleza de Catalunya, que trata de regular la actividad de los centros de belleza que ofrecen servicios de peluquería y masaje.
Estos establecimientos se crearon inicialmente para atender a la propia comunidad de inmigrantes, pero en los últimos dos años han tenido un rápido desarrollo en muchas zonas a causa de los bajos precios de sus servicios. Con esta proliferación llegó también la explotación de mujeres y las malas prácticas en instalaciones inadecuadas e ilegales.
La presidenta de la asociación, Shang Mei Wang, explicó que se constituyeron el 2 de marzo y que tienen más de 50 peluquerías y centros de masaje catalanes asociados, la mayoría en Barcelona. Antes de su creación, mantuvo reuniones con los comercios para informarles de las reglas que deben cumplir. Al final se redactó un código. A partir de ahora, si tienen conocimiento de que alguna empresa asociada lo incumple y comete actividades ilegales, la denuncian, aunque, según ha declarado Shang Mei Wang a Europa Press, aún no se ha dado el caso.
Fuentes policiales han constatado, por su parte, que muchas de las peluquerías que ofrecían el llamado final feliz «lo han dejado», por las denuncias, la apertura de expedientes sancionadores y la acción de esta asociación que «controla el sector». No descartan, sin embargo, que en algún local persistan estas prácticas, pero de forma muy discreta. Los propios comerciantes «han tomado conciencia» y la gran expansión del 2008 y 2009 ha caído, también incentivado por el cierre de algunas de estas peluquerías sin licencia.

CLIENTES QUE «QUIEREN MÁS» / La presidenta admitió que la culpa de estas actividades ilegales a veces recae en el propio dueño de la peluquería o en la masajista, pero que en muchas ocasiones se encuentran con clientes de masajes que después «quieren más», y que se enfadan si la trabajadora no acepta sus peticiones y se van sin pagar. Shang Mei Wang afirmó que si un cliente le pregunta por el final feliz, ella le contesta que el masaje es bueno para la salud «y eso ya le hace feliz».
Desde el 2008, las peluquerías chinas han tenido un «crecimiento muy rápido» en especial en el Eixample derecho. Esto levantó susceptibilidades de vecinos y peluquerías que denunciaron prácticas ilegales.
Shang Mei Wang lamentó la mala imagen de los locales por algunas operaciones policiales y recalcó que la comunidad china es «muy trabajadora». La proliferación de centros, dijo, se ha producido porque el negocio funciona a pesar de la crisis. La mayoría de clientes (90%) son inmigrantes. Los chinos son minoría.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=701878&idseccio_PK=1022&h=

REGULACIÓ D’UN SECTOR COMERCIAL

Les perruqueries xineses s’uneixen per acabar amb els prostíbuls

  1. • Una entitat vol evitar que els centres ofereixin serveis sexuals clandestins
  2. • El control de l’associació i l’acció policial redueixen els locals de ‘final feliç’
EL PERIÓDICO
BARCELONA

Una doble acció, el control del mateix sector comercial i l’actuació de la policia, està aconseguint reduir els últims mesos les perruqueries xineses que actuen com a prostíbuls encoberts i ofereixen serveis sexuals clandestins. Els locals on es practica el conegut com a final feliç han disminuït aquests últims mesos a Barcelona i la resta de Catalunya, especialment després de la creació de l’Associació Artesana Xinesa de Salons de Bellesa de Catalunya, que tracta de regular l’activitat dels centres de bellesa que ofereixen serveis de perruqueria i massatge.
Aquests establiments es van crear inicialment per atendre la pròpia comunitat d’immigrants, però al llarg dels últims dos anys han tingut un ràpid desenvolupament en moltes zones a causa dels baixos preus dels seus serveis. Amb aquesta proliferació també va arribar l’explotació de dones i les males pràctiques en instal·lacions inadequades i il·legals.
La presidenta de l’associació, Shang Mei Wang, va explicar que es van constituir el 2 de març i que tenen més de 50 perruqueries i centres de massatge catalans associats, la majoria a Barcelona. Abans de la seva creació, es va reunir amb els comerços per informar-los de les regles que han de complir. Al final es va redactar un codi. A partir d’ara, si tenen coneixement que alguna empresa associada l’incompleix i comet activitats il·legals, la denuncien, tot i que, segons ha declarat Shang Mei Wang a Europa Press, encara no n’hi ha hagut cap cas.
Fonts policials han constatat, d’altra banda, que moltes de les perruqueries que oferien l’anomenat final feliç «ho han deixat», per les denúncies, l’obertura d’expedients sancionadors i l’acció d’aquesta associació que «controla el sector». No descarten, no obstant, que en algun local persisteixin aquestes pràctiques, però de forma molt discreta. Els mateixos comerciants «n’han pres consciència» i la gran expansió del 2008 i 2009 ha caigut, gràcies també al tancament d’algunes d’aquestes perruqueries sense llicència.

CLIENTS QUE «EN VOLEN MÉS» / La presidenta va admetre que la culpa d’aquestes activitats il·legals a vegades recau en el propietari de la perruqueria o en la massatgista, però que en moltes ocasions es troben clients de massatges que després «en volen més», i que s’enfaden si la treballadora no accepta les seves peticions i se’n van sense pagar. Shang Mei Wang va afirmar que si un client li pregunta pel final feliç, ella li contesta que el massatge és bo per a la salut «i això ja el fa feliç».
Des del 2008, les perruqueries xineses han registrat un «creixement molt ràpid» en especial a l’Eixample dret. Això va aixecar susceptibilitats de veïns i perruqueries que van denunciar pràctiques il·legals.
Shang Mei Wang va lamentar la mala imatge dels locals per algunes operacions policials i va recalcar que la comunitat xinesa és «molt treballadora». La proliferació de centres, va dir, s’ha produït perquè el negoci funciona malgrat la crisi. La majoria de clients (90%) són immigrants. Els xinesos són minoria.

Share

Sientan en el banquillo a dos menores de Granada por chantajear a hombres a los que hacían creer por teléfono que eran prostitutas

Los damnificados depositaron el dinero en un buzón. :: RAMÓN L. PÉREZ

Los damnificados depositaron el dinero en un buzón. :: RAMÓN L. PÉREZ

 

Atraían a hombres con anuncios de sexo falsos y los extorsionaban con la amenaza de contárselo a sus familias

La Fiscalía de Menores de Granada ha determinado que existen pruebas para sentar en el banquillo de los acusados a dos adolescentes, una joven estudiante y su amigo, por la supuesta comisión de un delito de extorsión continuada. El Ministerio Público considera demostrado que desplumaron a dos adultos a los que atrajeron con el engaño de que iban a contratar los servicios sexuales de una falsa prostituta que se anunciaba en Internet como «Chica ardiente en la ciudad de Granada». Todo era mentira. En lugar de unas horas de sexo, las víctimas se encontraron con un chantaje en toda regla.
Los hechos ocurrieron en octubre de 2008 en la capital granadina. Según la Fiscalía, la joven y su amigo, con el ánimo claro de lucrarse a costa de personas acostumbradas a utilizar los servicios de prostitutas, atrajeron a un hombre hasta el portal del bloque de pisos en el que residían. El incauto, convencido de que iba a tener sexo con una meretriz, pulsó un timbre del portero automático. Una voz femenina le pidió entonces que depositase su teléfono móvil en uno de los buzones de la casa. Era, afirmaba la joven, una forma de garantizar su seguridad. Después, ya llegaría lo ‘otro’, el sexo. Pero lo que al final acabó sucediendo nada tuvo que ver con las tórridas expectativas del cliente. Una vez depositado el móvil, el tipo en cuestión recibió la orden de abandonar el portal y esperar de nuevo fuera. Ya le llegarían las nuevas instrucciones a través del portero automático. Entre tanto, alguien se deslizó hasta el buzón y lo vació.
Luego, la misma voz femenina de antes le exigió que metiese 300 euros por la ranura del buzón si no quería que sus conocidos se enterasen de que era un putañero y un pederasta. La chica le recordó que tenía en su poder su móvil y, con él, una extensa agenda de números a los que telefonear. Y, claro, el hombre cedió.
En total se quedó sin 368 euros (los 300 del chantaje y los 68 que costaba el celular). La pérdida económica del otro denunciante (afectados pudo haber más, pero perjudicados ‘oficiales’, sólo dos) fue todavía superior: 449 euros (229 de móvil y 220 de la extorsión añadida).
En este sentido, el Ministerio Público reclama para cada uno de los acusados una condena de dos años de libertad vigilada. Durante ese tiempo, y siempre que se demuestre su participación en los hechos en la vista oral del juicio, tendrán que cumplir una serie de objetivos sociales y educativos. En caso contrario, podrían acabar encerrados en un correccional, el castigo más dura que prevé la Ley del Menor para los niños que violentan el Código Penal.
Share

El Ayuntamiento comienza a multar a mujeres por ejercer la prostitución

  • Denunciadas seis prostitutas que se colocaban en la carretera de Fontanar y en la vía de servicio de la Ronda Norte
  • Denunciado un hombre que, a sus 30 años, se entretenía rayando coches aparcados
  • GUADALAJARA, 05-04-10. 18 h.

    La Policía Local de la capital ha comenzado ya a multar a mujeres por ejercer la prostitución en las calles de la ciudad. Tras varios meses de entrada en vigor de la prohibición de estas prácticas , en los que los agentes han estado disuadiendo a las mujeres, el parte policial de este lunes da cuenta de las primeras denuncias por esta práctica, que vulneran la Ordenanza Municipal de Convivencia. En concreto se ha denunciado a  6 mujeres que los agentes aseguran que ofrecían servicios sexuales en la carretera de Fontanar y en la vía de servicio de la Ronda Norte.

    Por otro lado, otras denuncias administrativas dan cuenta de una multa a un hombre de 30 años e iniciales A.L.M. que fue identificado como responsable de los arañazos efectuados  en 4 vehículos estacionados en la calle Cardenal González de Mendoza. El hombre fue localizado gracias a la llamada de un ciudadano.

    Además, el último fin de semana se ha saldado con una denuncia por practicar botellón en la Travesía de Santo Domingo.

    http://www.eldecano.es/index.php?option=com_content&task=view&id=18973&Itemid=34

    Share

    Fantasías sexuales: violación

    Fantasías sexuales: violación. Muchas mujeres, en especial las más jóvenes, fantasean con ser obligadas a tener relaciones sexuales; pero a no confundir con un deseo de ser violada.

    La fantasía de la violación nada tiene que ver con un anhelo, se trata de conseguir la excitación imaginando o recreando una situación con gran morbo. Muchas personas se calientan al imaginarse indefensas ante otro, pero esto no implica un deseo de ningún tipo de afán de ser violada.

    fantasia sexual violacion

    La fantasía de la violación puede explicarse desde tres aspectos:

    Exoneración: muchas sienten la sexualidad con culpas, de forma consciente o inconsciente; es por ello que la fantasía sexual de la violación las exonera de esta culpa ya que las posiciona como víctimas de un acto sexual forzado. Es sentir placer pero en contra de la voluntad, no se tiene la culpa de la satisfacción que el sexo genera.

    Sentirse irresistible: una mujer puede fantasear con sentirse irresistible ante los hombres, los que se excitan tanto que la obligan a tener sexo porque no pueden soportar el deseo irrefrenable que ella genera.

    Poder y sumisión: como el coito es un combate inconsciente de deseos, la fantasía de la violación conjuga dominio y sumisión, por lo cual la persona que la sueña puede alternar roles de dominador y dominado.

    http://www.sexologia.net/06-04-2010/noticias/fantasias-sexuales-violacion

    Share

    Policía Castellón detiene dueño local delito contra derechos trabajadores

    Dentro del «Plan Integral de Lucha Contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual», se establece un «plan de acción» que contempla «La planificación e intensificación de las inspecciones en lugares de riesgo potencial y trata de seres humanos», lugares de riesgo entre los que se encuentran, todos aquellos «En los que se ofertan servicios sexuales».

    Con la finalidad de dar cumplimiento a los objetivos del citado Plan, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Castellón efectuaron una inspección en uno de los locales de éste tipo situados en la Ciudad.

    En la inspección al establecimiento, los agentes tuvieron conocimiento, que el detenido era presumiblemente quien dirigía la actividad del lugar, autorizando a las mujeres a practicar la prostitución, sin contrato de trabajo alguno para ejercer su actividad, y sin haberlas dado de alta en la Seguridad Social.

    En el interior del bar, la actividad se basa en que las mujeres son invitadas a consumiciones por los clientes y que esas consumiciones a las que son invitadas, el local las cobra más caras que la que consume el cliente o ellas mismas en caso de que no se trate de una invitación y que del importe de dichas invitaciones, una parte es para ellas y otra para el dueño del local.

    Respecto a la actividad sexual que mantienen con los clientes que acuden al establecimiento, el dinero que paga el consumidor, al igual que en el caso de las copas, una parte es para la mujer y la otra para el detenido.

    A la vista de lo anteriormente expuesto, los agentes procedieron a la detención de J.J.E., como presunto autor de sendos delitos, uno relativo a la prostitución, ya que presuntamente se ha lucrado explotando la prostitución, y por otro delito contra el derecho de los trabajadores por conductas que podrían ir desde el empleo de súbditos extranjeros sin permiso de trabajo, la imposición de condiciones laborales o de Seguridad Social que perjudiquen, supriman o restrinjan los derechos de los trabajadores.

    El detenido cuenta con antecedentes policiales.EFE

    http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=335150

    Share

    Cuando Genet se prostituía en el Raval

    Una imagen de «El balcón», de Jean Genet /ABC

    Una imagen de «El balcón», de Jean Genet /ABC

     

    El balcón, de Jean Genet, se desarrolla en un burdel de lujo, donde los tipos más vulgares van a materializar sus fantasías más secretas: ser un juez, ser un general o ser un obispo. Ermitaños que se introducen en las cáscaras vacías de los personajes que quieren ser, las usurpan y viven dentro. En 1974, cuando Ángel Facio quiso llevar la obra a las tablas, era políticamente incorrecta, y «muy cara», le espetaban. Un hombre y su sueño. Ángel Facio y El balcón. En 1974 «no estaba el horno para bollos, ni los rabanitos para sutilidades». Resultaba, pues, no políticamente adecuado escenificar la pieza genetiana en el tardofranquismo por el cuarto cuadro, el de los rebeldes, que era inoportuna poéticamente -«El balcón es un discurso sobre el Poder y sus resortes; la escena rebelde despista, descentra, produce equívocos y consume excesiva atención en el no siempre respetable público», escribía entonces Ángel Facio-; y dramatúrgicamente -«rompe el proceso dinámico-acumulativo de la acción central»-.
    «El balcón», sin rebeldes
    La obra en tres cuadros -el «gran balcón», las barricadas; las prostitutas y sus clientes, y sin rebeldes- aplica el bisturí a la fascinación por la libertad, el vértigo originado por el cambio permanente y la sexualidad espontánea, la búsqueda inútil del paraíso perdido. Como ya hizo Peter Brook, Facio ha decidido prescindir del cuadro rebelde, pero mantiene los personajes que allí anidan: Chantal, «puta arrepentida», y Roger, «cabecilla revolucionario».
    Genet quiso titular su balcón España, en recuerdo sin olvido al Barrio Chino de Barcelona, Raval, donde él se prostituía y robaba, como confesó en Diario de un ladrón. El autor francés desglosó sus aventuras y desventuras en los bajos fondos de la Barcelona de los años 30, como rescató en Genet en el Raval Juan Goytisolo.El balcón es el espejo en el camino de Jean Genet, hijo de Camille Genet y padre desconocido, que vino al mundo en la Maternidad Tarnier el 19 de diciembre de 1910: abandonado en un hospicio, monaguillo, rinconete, cortadillo, ladrón, homosexual, paria, prostituto, loco, hampón, bastardo, lazarillo de un compositor ciego al que roba 180 francos, escapista impenitente, vagamundo, polizón ferroviario, peregrino de correccionales, voluntario en ultramar (Beirut, Damasco, Marruecos y Barcelona), desertor, falsificador de pasaportes, expulsado de los Balcanes, ratero de coches, escaparates y licor, ladrón de guante blanco (una edición galante de Fiestas galantes, de Verlaine) y de guante de seda en librerías, obliga a su novio, el funambulista de origen argelino Abdallah a desertar del servicio militar…
    Revolución espartaquista
    Treinta y seis años después de que se asomara al balcón de Genet, Ángel Facio -«setentón y solterón»- ve cumplido su sueño de escenificarlo: desde hoy y hasta el 9 de mayo en las Naves del Español de Matadero (Arganzuela) «porque sólo un teatro público como el Español era capaz de acometer la obra. Son 18 actores y una escenografía compleja, sostenida en tres planos diferentes». Extramuros del prostíbulo atrona una revolución que Facio sitúa históricamente en la Baviera de 1920, en el levantamiento de los espartaquistas: «Se escuchan arengas y letanías contra el oro y la moneda, se canta la varsoviana, la ambientación es modernista… Genet, que hizo tres versiones de El balcón -1956, 60 y 68- proponía castrar al cabecilla revolucionario…» ¿Sigue siendo políticamente incorrecto? «He peinado y repeinado esas versiones. Sigue habiendo Poder y figuras del Poder, aunque vayan con corbata. Esa es su debilidad», concluye.
    Share

    El sexo dos veces por semana reduce las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco

    Mucho se ha hablado y especulado sobre los beneficios que las relaciones sexuales pueden tener en nuestra salud, aunque hasta ahora había poca evidencia científica en estas afirmaciones. Sin embargo, un estudio elaborado por los científicos del New England Research Institute en Massachusetts, afirma que los hombres que hacen el amor regularmente tienen hasta un 45 por ciento menos de probabilidades de desarrollar afecciones cardíacas peligrosas que aquellos que tienen sexo una vez al mes o menos.

    Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte entre los españoles, ya que ocasionaron el 31,7% del total de defunciones. En concreto, entre los varones, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de mortalidad con 20.369 defunciones en el mismo periodo de tiempo.

    La investigación, realizada entre más de 1.000 hombres con edades comprendidas entre los 40 y 70 años, indicó que el sexo parece tener un efecto protector sobre el corazón masculino, aunque no concluye si las mujeres salen también beneficiadas. Con estos resultados, publicados en la revista American Journal of Cardiology, los autores del estudio consideran que los médicos deberían chequear la actividad sexual de los pacientes cuando evalúen su riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.
    Beneficios físicos y emocionalesPara realizar el estudio, durante un período de 16 años, cada hombre fue interrogado sobre la frecuencia con que mantenía relaciones sexuales y luego se buscaron signos de enfermedad cardíaca. Los investigadores tuvieron en cuenta también otros factores de riesgo, tales como la edad, el peso, la presión arterial y los niveles de colesterol.
    Los resultados demostraron que los hombres que hacían el amor al menos dos veces a la semana eran mucho menos propensos a padecer una enfermedad cardiaca que aquellos cuyas relaciones sexuales se limitaron a una vez al mes o menos. Para los investigadores, este beneficio puede deberse tanto a los efectos físicos como emocionales que tiene el sexo en el cuerpo y la mente por su componente de actividad física y sus propiedades para reducir el estrés.
    Share

    Una prostituta para mi marido

    Amanda Seyfried y Julianne Moore, en 'Chloe'.

    Amanda Seyfried y Julianne Moore, en 'Chloe'.

     

    El cine de Atom Egoyan nunca ha esquivado el sexo como motor dramático de sus personajes: ‘Exótica’ estaba protagonizada por una ‘stripper’ que ponía a cien al personal en un club nocturno. ‘Chloe’ también rebosa morbo, empezando por un reparto de bellos encabezado por Julianne Moore, Liam Neeson y Amanda Seyfried (la novia de ‘Mamma Mia!’). La primera da vida a una ginecóloga que empieza a sospechar que su marido (Neeson) la engaña. Así que decide contratar a una prostituta de lujo para que lo seduzca y poner así a prueba su fidelidad. La esposa no contaba con que, además de los celos, iba a sentir deseo por la turbadora joven.
    ‘Chloe’ ha sido recibido por la crítica como el filme más ‘comercial’ de Egoyan, una suerte de ‘Atracción fatal’ bastante más subido de tono que el típico ‘thriller’ de pasiones peligrosas procedente de Hollywood. El director canadiense se inspira en la cinta francesa ‘Nathalie X’ -él habla de «reinvención»- y ha potenciado la carga sexual y psicológica de la historia. «’Chloe’ trata de los peligros de la fantasía cuando uno se quiere reinventar a sí mismo», defiende el realizador. «La conexión con el resto de mis películas es que los seres humanos tienen muchas capas». El filme fue noticia por motivos extracinematográficos al interrumpirse su rodaje cuando Liam Neeson conoció la muerte de su esposa, la actriz Natasha Richardson, en un accidente de esquí. De ahí su expresión devastada durante todo el metraje.
    Share

    «Las prostitutas tenemos muy pocos amigos en la izquierda»

    La activista Pye Jakobson defiende que se legalice su trabajo

    «Hartas» de aparecer como víctimas y de no tener voz propia, las trabajadoras del sexo reclaman el derecho a decidir sobre su cuerpo como ejercicio de libertad, aferradas a la bandera de los derechos universales. La activista sueca Pye Jakobson, con 24 años de prostitución a la espalda, pretende lograr ese click mental y «hacer a las personas pensar». Ya lo ha hecho ante el Parlamento de Inglaterra, en Hong Kong o Escocia. «A todo el mundo le gusta el dinero y el sexo; la combinación no es tan complicada dentro del sistema capitalista». Precisamente en Suecia la ley tipifica como delito la compra de un servicio sexual desde el año 1999.

    Impulsora del sindicato sueco Rose Alliance de «trabajadoras del sexo», Pye acudió ayer a la Semana Galega da Filosofía que impulsa el Aula Castelao para reclamar igualdad no sólo como mujeres sino como trabajadoras: «No son necesarias leyes especiales para mí porque no soy tan diferente y crean más problemas, tenemos que reconocer que esto es un trabajo». Lamenta además ese afán proteccionista de la sociedad y gobiernos como el de su país, cuya dicotomía moral se palpa a pie de calle: mientras se empeñan en «colgarnos la etiqueta de víctimas», el sexo cibernético gana la carrera a la acera. Un colectivo, sostiene, siempre vinculado a las drogas, los abusos o el tráfico de personas y que, pese a esa realidad, reivindica la existencia también de mujeres libres y «normales» que deciden tomar un camino que se recorre «con la cabeza, no con el estómago».

    «Tenemos muy poco amigos en la izquierda [están más cerca de los liberales no conservadores] y me duele en el corazón», señala. En el sur de Europa la situación es «más honesta, más pragmática, porque no gusta pero se entiende». Sin embargo en su país la filosofía es otra. En este punto, dibuja una gruesa línea divisoria entre prostitución y tráfico de mujeres e insiste en que, curtida como está por las atroces historias de muchas compañeras, la tragedia para ellas no fue vender su cuerpo sino haber sido forzadas o engañadas.

    Las razones de Jakobson pasan por la elección libre ante la prueba de la supervivencia. Ella reclama la libertad de decidir si quiere «trabajar como mujer de la limpieza o sufrir más y ganar el doble». «Ésa es la opción de esa mujer, su cuerpo y su vida», añade. La realidad es que pese a las 3.000 trabajadoras del sexo que contabiliza la ponente en Suecia, sólo 25 son activistas de un sindicato que sobrevive prácticamente en la clandestinidad. Una asociación de drogadictos les ha hecho un hueco en sus oficinas para que tengan donde reunirse. En su país, Pye no suele prodigarse. Podría perder su piso.

    http://www.elpais.com/articulo/Galicia/prostitutas/tenemos/pocos/amigos/izquierda/elpepiautgal/20100406elpgal_15/Tes

    Share

    La mujer en el franquismo: santa o puta

    Grupo de trabajadoras en Barcelona. (Imagen: Isabel Morales)

    Grupo de trabajadoras en Barcelona. (Imagen: Isabel Morales)

    Cuarenta años de represión política, religiosa y, por supuesto, sexual.

    La UNED y el Museo Reina Sofía recuerdan, durante esta semana, las injusticias de la dictadura con lesbianas o prostitutas.

    En nombre de la memoria histórica se han desenterrado muertos y buscado el cadáver de poetas. Sin embargo, no ha recibido tanta atención el maltrato femenino durante el franquismo. Coartadas física y psicológicamente y obligadas a un determinado rol, cualquier mujer liberal era denigrada. Injusticias y víctimas recordadas ahora en Memoria y sexualidad de las mujeres bajo el franquismo, seminario organizado por el Museo Reina Sofía y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) que concluirá el 11 de abril.

    Raquel Osborne, profesora de sociología de la UNED, comenzó a organizar el seminario en 2007. Junto a un grupo de especialistas, se dio cuenta de que el proceso de recuperación de la memoria histórica arrojaba poca luz sobre sectores femeninos marginados en la dictadura.

    Amores ocultos

    «Los homosexuales», explica Osborne, «han recuperado su historia con facilidad. No es casual: la homosexualidad masculina se reprimió con dureza y claridad: leyes de peligrosidad social, listas de maleantes, detenidos… Pero el lesbianismo no se contemplaba. El franquismo silenciaba y negaba su existencia».

    Si algo se ignora o se niega, no existe: así pensaba el régimen. Pero existía. Matilde Albarracín, técnica social e investigadora, explica cómo esas mujeres «desarrollaron hasta redes económicas para no depender de los hombres. Eran solidarias y crearon increíbles espacios de libertad: desde acampadas hasta zonas bohemias, como el Paralelo o las Ramblas de Barcelona». Sus relaciones eran clandestinas, pero disimulables: nadie podía imaginarse que dos amigas del brazo podían llegar a tener una relación «tan subversiva», y hasta podían desarrollar estrategias relacionales con amigos gays, como falsos matrimonios y la concesión de apellidos a hijos.

    Comenzando por el lesbianismo, los responsables del seminario desenredaron el ovillo de las distintas (y ocultas) opciones sexuales femeninas de la época. Como afirma Dolores Juliano, profesora en la Universidad de Barcelona, «la sexualidad femenina no era aceptada por el franquismo, que asumía e imponía unos valores al respecto. El sexo femenino se reducía a los estrictos límites de la procreación en el matrimonio. Las que lo desarrollaban en otro contexto eran denigradas, consideradas putas».

    Dudosa moral

    Individuas de dudosa moral: así se titula un libro de la historiadora Pura Sánchez, que investiga la represión sufrida por las mujeres andaluzas durante la Guerra Civil y el franquismo. «El cuerpo femenino», explica Sánchez, «fue un elemento contaminado y pecaminoso, un ámbito sobre el que actuar. Fue sometido a base de negar su sexualidad, tanto de forma directa (a través de vejaciones) como por tribunales militares. La mujer no era dueña de su cuerpo, sino que éste era un objeto jurídico propiedad del Estado y del varón».

    Para controlar el cumplimiento de esas normas se establecieron mecanismos que, amparados en un discurso de protección, recogían y reeducaban a mujeres descarriadas. El más destacado era el Patronato de Protección de la Mujer, creado en 1942 y presidido por Carmen Polo, la mujer del Caudillo. Su objetivo: «velar por todas aquellas mujeres que, caídas, desean recuperar su dignidad».

    Esa redención terminaba, muchas veces, en manicomios como el de Ciempozuelos o cárceles como la de Calzada de Oropesa, Toledo, donde acababan algunas de las miles de mujeres que, víctimas de la miseria, se prostituyeron para sobrevivir o alimentar a sus hijos.

    Burdeles, casas de tolerancia, casas de citas, meublés… Hasta 1956, la prostitución era legal en España. En los lugares nombrados las mujeres podían prostituirse y eran sometidas a controles sanitarios y policiales. No era legal, en cambio, la prostitución callejera, reprimida y perseguida con dureza. Como explica Osborne, esa confusa situación cambió en 1956, cuando la prostitución pasó a ser alegal. «Quedó en un limbo, en el que se perseguía más el proxenetismo. Una situación similar a la actual», afirma.

    Escritora en la cárcel

    Otra de las protagonistas del seminario será la periodista Carlota O’Neill. Nacida en Madrid en 1905, empezó a publicar libros con 18 años. Ejemplo de mujer moderna, disfrutó de la libertad que le concedía la República y fue madre soltera. Sin embargo, y por ventajas legales, terminó casándose con el padre de sus hijas, Virgilio Leret, capitán de Aviación. Su matrimonio duró poco: en julio de 1936, y cuando O’Neill y sus dos hijas visitaban a Leret en Melilla, estalló la Guerra Civil.

    Su esposo fue fusilado y O’Neill pasó unos años en la cárcel, considerada «peligrosa en extremo». En 1949, cuando salió, emigró a Venezuela para terminar afincándose en México, donde publicó Una mujer en la guerra de España, en el que detalla las relaciones de poder y sexo entre las presas de la dictadura. Una crónica de esos tiempos que también será recordada en el Reina Sofía y las Escuelas Pías.

    La verdades del doctor Vicéns

    Aunque casi desconocido, Ramón Serrano Vicéns (1908-1978) fue el mayor estudioso de la sexualidad femenina durante el franquismo. Entre 1940 y 1961 estudió a casi 1.500 mujeres, lo que le permitió llegar a datos tan reveladores como, por esa época, escandalosos: casi un tercio de las mujeres casadas eran infieles, más de un tercio de las españolas habían tenido alguna experiencia homosexual y, aunque sólo ocho de cada cien lo reconocían, un 84% se masturbaba. Serrano no pudo publicar un libro con sus estudios hasta 1971.

    http://www.20minutos.es/noticia/669385/0/mujeres/franco/putas/

    Share