Trios en sexualidad

Para conocer sobre los triángulos amorosos consentidos por parejas que gustan de introducir a una tercera persona en sus vínculos eróticos.


Ana, 40 años: Las relaciones sexuales con mi pareja son buenas, pero tengo fantasías de relaciones con dos hombres. ¿Esto se practica en alguna parte del mundo? ¿Es una perversión? ¿En nuestro país especialmente?

Carlos, 32 años: ¿Es beneficioso incluir un tercero en las relaciones sexuales? Nosotros lo hicimos y nos sentimos bien.

Luciano, 38: Me gusta ver a mi mujer teniendo relaciones sexuales con otro hombre o con otra mujer. ¿Esto es algo que se considera anormal?

Vamos a referirnos a aquellos que comparten su pareja con un tercero, lo que se dio en llamar ménage à trois, consistiendo en que una pareja incluye a otro varón u otra mujer para que mire como la pareja tiene relaciones sexuales o comparta el sexo con alguno de ellos o con los dos, pudiendo darse una de las variantes o varias de ellas.

Es lógico suponer que hay una combinación de voyeurismo (ver como la pareja hace el amor con un tercero y excitarse así), exhibicionismo cuando quieren que el tercero los mire o relaciones homoeróticas cuando lo hace la mujer con otra mujer o un varón con otro.

La inclusión del tercero no debe verse como aquella relación de infidelidad cuando un miembro de la pareja tiene otra relación pues acá el factor excitante es gozar ambos miembros de la pareja con el tercero en cuestión.

Cuando esto se convierte en una condición excluyente y siempre necesaria para la excitación puede constituir una parafilia, en este caso llamada troilismo (del francés trois= tres).

En esta época de ideología monogámica floreciente los triángulos amorosos y la infidelidad se han extendido largamente. Una de las grandes hipocresías sociales es que mucha gente dice en público que es monógama y fiel, pero mantiene relaciones extramatrimoniales en forma clandestina.

Si bien una relación amorosa deseable o permanente contiene en su seno numerosos núcleos conflictivos, uno de los más importantes sería el que se da por una parte cuando hay disminución, temporal o definitiva, del deseo sexual y, por la otra, con el crecimiento de la ternura por la pareja.

Efectivamente, en toda pareja, tarde o temprano, con mayor o menor frecuencia, aparecen períodos de débil atracción sensual, o de ausencia total de deseo. Es un hecho de experiencia sobre el cual ningún precepto moral o religioso hace efecto, ya que el interés sexual no admite órdenes.

Todas las personas se encuentran expuestas a nuevos estímulos sexuales que parten de personas distintas a la pareja actual. Estos estímulos son neutralizados en la buena etapa de la relación y estos deseos son desechados por la satisfacción de la relación existente.

Pero cuando el deseo para con otros se hace más acuciante, reacciona sobre la relación establecida, acelerando la debilitación del deseo y también la disminución del placer en el acto. La relación sexual se vuelve día a día más una costumbre y un deber que una fuente de goce.

Entonces, el adulterio o las fantasías aparecen tanto como un factor desequilibrante del matrimonio, como un estabilizador de éste, ya que muchas personas mantienen sus matrimonios gracias a las relaciones paralelas.

La infidelidad en el caso del varón es, en cierta manera, promovida y aceptada socialmente, pero no sucede lo mismo con la mujer. Por otra parte, las mujeres son educadas desde la infancia en la imposición de que no se debe tener relaciones más que con un solo hombre, siempre por amor y, si es posible, llegar virgen al matrimonio.

Wilheilm Reich decía que la razón inconsciente podría resumirse en esta ecuación: “mi madre ha soportado su horrible matrimonio toda su vida, yo debo pues, hacer otro tanto”. Los aspectos ideológicos de la institución matrimonial se expresan a través de las prescripciones religiosas de que dure de por vida y de que se mantenga en el marco de una monogamia estricta.

Pero, los seres humanos igual se escapan de estas ataduras externas a través de la infidelidad, los tríos, las fantasías, las parejas abiertas, las prácticas swingers o la masturbación.

Hay quien trata de probar que el matrimonio monogámico es un fenómeno natural, casi biológico, «innato» al ser humano, negando así toda evolución y todo cambio de formas sexuales.

Pero, cuando las condiciones materiales lo exigen, la sociedad cambia su ideología: después de la guerra de los 30 años la población europea quedó diezmada; en 1650 la Dieta de Nüremberg promulga un decreto de abolición de la monogamia: “Puesto que las necesidades del Santo Imperio Romano exigen que se reemplace la población diezmada por la guerra, el hambre y la enfermedad, todo varón tendrá derecho, durante los próximos 10 años, a desposar a dos mujeres”.

El reacomodamiento de la mujer en la escala productiva, tanto en las sociedades capitalistas como en las socialistas, con los cambiantes roles que esto implica, también ha producido una crisis en la sociedad patriarcal. Actualmente, una mujer que satisface sus necesidades sexuales con más de un varón no es considerada como una prostituta o con un «carácter infantil», sino que simplemente se asume que no se conforma con la prescripción impuesta por la moralidad convencional.

La obligación de fidelidad que el marido impone a su esposa tiene también motivos individuales: el miedo de un rival, para colmo de un rival más viril, o bien el miedo de ser públicamente señalado como un «cornudo».

La infidelidad de una esposa muestra ante la gente que el marido no ha sabido hacer respetar sus derechos de propietario, quizá también que no ha sido lo bastante varonil en el terreno sexual como para retener a su mujer. Como dijimos antes, es sabido que muchos matrimonios, en etapas de crisis, consiguen compensarse y recuperar el deseo, a pesar de las leyes y de la moral autoritaria, a partir de la infidelidad conyugal.

Hay quien postula mecanismo edípicos puestos en juego en los triángulos aunque podríamos teorizar siguiendo a Freud que, en toda relación sexual, hay por lo menos cuatro en la cama, aludiendo a la presencia fantasmática de la constelación edípica, representando así que siempre uno se conecta con sus vínculos primarios familiares en cada elección erótica.

 

Si bien muchas parejas llevan a cabo estas relaciones triangulares
nadie debería aceptar este tipo de prácticas si lesiona su
voluntad, integridad o incluso su físico.

 

* Dr. Adrián Sapetti, médico psiquiatra, sexólogo clínico, autor del libro “Confesiones íntimas. Historias reales de sexo y pasión” (Ediciones B, 2009).

http://www.sexovida.com/educacion/trios_sexualidad.htm

Share

El asesino de la prostituta hallada en Córdoba dejó que la víctima se desangrara hasta morir

La prostituta onubense hallada sin vida el lunes en la casa de un cliente en Córdoba murió desangrada a consecuencia de los múltiples cortes provocados por dos armas blancas que el presunto homicida, un cliente habitual de la víctima, le propinó hasta matarla, según han confirmado fuentes policiales a ELMUNDO.es.

Estas fuentes han precisado que las armas del crimen fueron localizadas en el inmueble, aunque no han concretado si se trataba de cuchillos de cocina u otro tipo de objeto punzante. En este sentido, la Policía presupone que el hombre después de apuñalar a la mujer la dejó desangrarse hasta morir, por lo que se desconoce si de haber llamado a los efectivos sanitarios, ésta pudiera encontrarse ahora con vida.

Asimismo, dichas fuentes han confirmado este martes que la identidad de la mujer se corresponde con las iniciales M.A.F.M., y que tenía 34 años. No obstante, en la zona del Campo de la Verdad, donde ofrecía sus servicios sexuales, era conocida con el apodo de ‘La Moñetes’.

El hombre, que pasará esta tarde a disposición judicial, se llama Salvador Córdoba y tiene 69 años. Éste ha permanecido en los calabozos de la comisaria de Policía de Campo Madre de Dios desde que ayer fuese detenido sobre las 12.30 en la plaza de Santa Teresa, en las inmediaciones de la calle Rey don Pelayo, donde la mujer fue encontrada muerta.

Fue un cerrajero el que dio la voz de alarma a la Policía. El presunto asesino lo llamó para que le abriese la puerta de su vivienda puesto que se había dejado las llaves en su interior, según le comentó a éste, quien advirtió un charco de sangre nada más entrar. Al preguntarle a Salvador la proveniencia de la sangre, éste le instó a entrar para «ver a la muerta que tengo ahí dentro». Tras esto, el cerrajero llamó a la Policía y el presunto homicida se dio a la fuga, siendo capturado por los agentes una hora más tarde.

La Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres ha convocado esta tarde, a las 20.00 horas, en el Bulevar del Gran Capitán una concentración por la muerte de esta mujer que ejercía la prostitución a manos de uno de sus clientes habituales.

Y es que a pesar de que la Plataforma dice entender que este asesinato no se considera violencia de género por no existir o haber existido relación sentimental entre la víctima y el agresor, considera que «se trata de una forma de violencia machista».

Por esta razón, dicha Plataforma exigirá en la concentración de esta tarde un cambio en la Ley para que se «incluya cualquier tipo de violencia que se ejerza contra la mujer por razón de género», exista o no relación sentimental entre ambos.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/13/andalucia/1271163758.html

Share

Sexo, orgías y chantaje: las armas de una trama «de Champions League»

Los Correa, como una mafia: obsesión con los pinchazos y mimos a sus adeptos

Los Correa, como una mafia: obsesión con los pinchazos y mimos a sus adeptos

 

Los Correa, como una mafia: obsesión con los pinchazos y mimos a sus adeptos

ELPLURAL.COM

A Francisco Correa, supuesto cabecilla de la trama Gürtel, le gustaba que le llamaran Don Vito y, visto lo visto, se esmeraba por ser digno de dicho apodo. El diario El Mundo publica este lunes un perfil de Correa, conversaciones incluidas, en el que se evidencia la personalidad del supuesto cerebro de la red corrupta: chulo, «un poquito agresivo» –según su propia declaración judicial-, grosero, fanfarrón, ambicioso y obsesionado con el business y las relaciones públicas. Como un buen capo, Don Vito no dudó en usar mujeres y fiestas para seducir a sus presas. Tanto, que los Correa hablaban de un club de alterne, el Pigmalión, como «la ofi», y tenían otro centro operativo en un hotel, el Fénix.

Francisco Correa estaba obsesionado con “la pasta” y con que los suyos fuesen “empresarios de Champions League”. La Policía estima que, en toda su andadura delictiva, Don Vito acumuló 35 millones de euros y los distribuyó convenientemente en varios paraísos fiscales.

Ostentación y presunción
Pero como todo buen mafioso, al supuesto cerebro de la Gürtel no le bastaba con amasar patrimonio. Le hacía falta, además, la ostentación: yates, lujos, prostitutas caras y un largo etcétera. A la hora de venderse, Correa no dudaba en alardear de sus supuestos méritos. Por ejemplo, cuando habla con el ex viceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid, Carlos Clemente, el cabecilla intenta seducirle hablándole de sus supuestos éxitos. “Hemos sido adjudicatarios en Venezuela de un tema importantísimo, en Perú también (…) Vamos a abrir una oficina en La Habana”, dice Correa, quien siempre tiene “la pasta” metida en la cabeza.

El Bigotes y las esposas
En la misma línea, en otra conversación interceptada por la Policía el supuesto director de la Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez El Bigotes, le explica a su mujer que tiene que hacerse amigo del compañero de pupitre de José María Aznar, Juan Villalonga, “por pasta, por pasta y por futuro, claro”. La baza de El Bigotes era su carisma personal, un arma con la que sedujo a la misma Ana Botella, que “se enamoró” de él, “en el buen sentido de la palabra”, según Correa. Pérez lograba, en términos generales, ganarse a las esposas y parejas de sus cómplices, clientes, etc.. Lo hizo con la mujer del presidente Francisco Camps, con la de Vicente Rambla, con la de Villalonga, y un largo etc.

La soberbia de Correa
Sin embargo, si El Bigotes tenía un punto simpático y cursi, aunque chabacano –llamaba amiguito del alma y quería “un huevo” a Camps, mostraba su lealtad a Ric Costa aunque este fuese “pobre de pedir”, cambiaba “mensajitos” con las mujeres de sus camaradas…-, Paco Correa tenía un punto insolente y soberbio y estaba obsesionado con el mando y con la posibilidad de caer o de estar siendo espiado. Así, en noviembre de 2008, cuando sospecha que su línea está intervenida, pide a sus subordinados que no le hablen de temas delicados por teléfono, y pierde los papeles cuando sus órdenes no se cumplen. Por ejemplo, en una conversación con una tal “Maite”, Correa acaba gritando a su interlocutora “¡Que conmigo, Paco Corea, no hables nada por teléfono!”.

Chantajes y vídeos
La obsesión por el control pasaba, claro, por los chantajes. Don Vito no dudó en grabar un vídeo del ex alcalde de Boadilla, Arturo González Panero, repartiendo dinero de comisiones a sus colaboradores, incluido su teniente de alcalde. Correa se jactaba de ello diciendo que si dicha grabación veía la luz “Juan Ignacio se caga, se hace caca”. La estrategia Gürtel, claro, no sólo se nutría de la coacción. Por el contrario, esta arma era poco utilizada. Los cabecillas preferían la seducción, y nada mejor para ello que las mujeres. Correa y El Bigotes llamaban “la ofi” al Pigmalión, un club de alterne de alto standing situado en pleno barrio de Salamanca de Madrid. Allí Ornella, Cleopatra, Cristina o la Paraguaya echaban un cable a sus intensos clientes, que tenían a sus favoritas marcadas y asignadas como consta en una conversación del 28 de enero de 2009 recogida por El Mundo.

ÁLVARO PÉREZ: Ayer estuve un ratito con tu chica.
FRANCISCO CORREA: ¿Con cuál de ellas?
A.P.: La única que a mí me cae de puta madre (…).
F.C.: ¿Estaba allí, en la ofi, o qué? (…) Le dije que no fuera (…)
A.P.: Sí, sí, sí. No, no. Estaba más cortada que la leche, una hora estuvo sentada conmigo, ¿eeeehh? O sea, una hora.
F.C.: Tío, dice que está enamorada de mí. ¿Tú te lo crees?
A.P.: No sé si… Ayer estaba… Como nunca en mi vida la había visto de guapa, tío. Se lo dije (…) Ni te acerques que yo no puedo hablar contigo casi, que nos mata Paco, y se meaba de risa…

La Cleopatra
A veces también se mezclaban el sexo y el chantaje. Así fue, por ejemplo, el 26 de marzo de 2007, cuando la red pagó a un periodista de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón para que hiciera fotos a algún funcionario “en compañía femenina”. El manejo Gürtel de los servicios de acompañamiento también se ve reflejado en una conversación entre los mismos interlocutores del 23 de octubre de 2008:

FRANCISCO CORREA: Que.., fundido habrás llegado ¿no?
ÁLVARO PÉREZ: ¿Eh?
F.C.: Fundido
A.P.: Si, totalmente fundido, claro.., me he acostado a las cinco y media de la mañana, (no se entiende), algo..
F.C.: ¿Qué tal era.., la jaca?
A.P.: Bien, tío, bien, divertidísima, muy divertida, mucho, mucho, mucho.., la Cleopatra esa, divertidísima, divertidísima macho, y además…., no ha mirado el reloj una sola vez, macho, na.., muy divertida, osea que…., ¿qué tal la reunión?
F.C.: Pues no.., hemos quedado esta tarde
A.P.: Ah, vale.., vale, vale
F.C.: Hemos quedado esta tarde, tenemos una a las seis y media y otra a las ocho y media
A.P.: Vale, tío,…, bueno, nada, yo tengo una reunión ahora con Ricardo, con David (SERRA) y con todo el mundo para…., los otros asuntos que tengo, y me acaba de llamar Bernabé (CANO), hace un momento, para hacer la Gala del Deporte, de…, la Diputación de Alicante, que tiene un presupuesto de 150.000 Euros
F.C.: Que bien, tío.., de puta madre…

Las orgías de La Nucía
El mencionado Bernabé Cano, conocido como El Choco fue uno de los fieles a las orgías de La Nucía, Alicante, que se organizaban en su propio chalé. ”Bernabé nos dijo que nos iba a montar una de puta madre con tías en su pueblo. Fuimos a cenar y cuando me quise dar cuenta había cinco tías impresionantes”, dijo Correa a sus compinches en conversaciones interceptadas en la otra base de operación Gürtel, el hotel Fénix. En dicha orgía también había estado el imputado amigo de Alejandro Agag, Jacobo Gordon, quien “se llevó una tía guapísima a la habitación” mientras “todos los demás estaban allí en pelotas, cada uno con una tía”, según continúa Don Vito.

Las «tías guarrindongas»
En una conversación sobre las fiestas de La Nucía ya reproducida por El Plural, se escucha a Correa decir: «Vino el alcalde… Bernabé [Cano]… Vino el otro día en Valencia [sic] y se lo pasó tan bien que dijo: ‘Oye, yo te monto un tinglao… y es verdad que las tías eran muy guarrindongas… las de Valencia… las del restaurante…»

Favores a las chicas
Francisco Correa cuidaba a sus chicas, al punto de ponerles “casa” y darles “dinero en millones”. A alguna le llegó a ofrecer un billete para ir a visitar a sus padres, que vivían fuera de España. “El problema es luego para entrar en España por el tema de los papeles”, confesó Correa, quien pudo solucionar estos incidentes gracias a la ayuda del antes mencionado Clemente. Desde su viceconsejería de Inmigración, Clemente indicó a Don Vito que podía mover a sus chicas “sin problemas”. El imputado ha negado la existencia de dicha conversación, recoge El Mundo.
 

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=45280

Share

Juzgado levanta parte del secreto de sumario ‘Operación Carioca’

Lo que hoy se hizo público, para las partes, se refiere a las declaraciones realizadas por 6 testigos protegidos, todas ellas mujeres que ejercieron la prostitución y la mayor parte de nacionalidad brasileña.

Las seis testigos, parte de las cuales tienen incoados expedientes de expulsión aunque ahora estarían paralizados, tendrán que prestar declaración ante el juzgado instructor el próximo viernes y evitar así el riesgo de que puedan abandonar el país cuando haya concluido el proceso investigador y se determine la apertura de juicio oral.

De esta forma quedan garantizados sus testimonios que los realizarán protegidas por un biombo y en la Audiencia Provincial, por la falta de espacio para hacerlo en el juzgado instructor.

En las declaraciones que prestaron en su día ante la instructora todas relatan cómo llegaron a España y detallaron pormenores de su actividad en los clubes de alterne.

En sus testimonios, muy parecidos entre sí, no aparecen con el nombre real, por lo que son conocidas con un apodo, como el caso de Luana, quien admite que vino a España sabiendo que ejercería la prostitución y que lo hizo porque estaba desempleada (llevaba 8 meses en el paro) y en Brasil dejó a su novio y un hijo de 2 años.

Ella misma aportó el dinero del billete (1.500 euros), aunque antes recibió de otra persona que realizó funciones de intermediación 850 euros, para justificar, si fuera necesario, ante extranjería que disponía de dinero para estar en España. Ese dinero lo entregó después a otra persona al llegar a España.

Especificaron lo que les descontaban de cada servicio, además de lo que tenían que pagar por otros útiles como sábanas o toallas.

También admitieron, al menos en algún caso, que no las obligaban a trabajar, pero indicaron que podían ser sancionadas con multas si faltaban.

Casi todas coinciden en que o bien no conocen o nunca oyeron hablar de Armando, el cabo de la Guardia Civil preso por esta causa en el centro penitenciario de Monterroso, aunque sí oyeron que había algún cliente que era Guardia Civil y que uno podría estar con una chica del club.

La investigación, impulsada en la madrugada del pasado 16 de octubre, hizo que pasaran ante la jueza más de una treintena de imputados, de los que 14 estuvieron o están en prisión.

Entre los detenidos que ahora se encuentra en prisión figura un cabo de la Guardia Civil, un Policía Nacional que prestó servicio en el aeropuerto de Barajas y un inspector de la Policía Local de Lugo.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=343789

Share

Kamasutra: el revolcón

El nombre ya te dice lo que te espera. El revolcón al estilo kamasutra es una postura perfecta para hacer sobre el sofá. Es una postura sexual que te gustará mucho si eres hombre, pues te permitirá sacer tu lado más apasionado y salvaje.

Para hacer el “revolcón”, el hombre tiene que sentarse sobre el sofá con la espalda bien apoyada y las piernas abiertas, la mujer se sienta a horcajadas sobre él con las piernas flexionadas y las rodillas apoyadas contra su pecho. Él tiene que sujetarla de los muslos.

kamasutra revolcon

Ella tiene que echar el cuerpo para atrás, que sus brazos cuelguen cada uno junto a las piernas de él. Lo ideal es que sus manos lleguen a tocar el suelo para aguantar el peso de su cuerpo y mantener el equilibrio. Tiene que moverse adelante y hacia atrás, al mismo tiempo que abre y cierra sus piernas.

Truco: para aprovechar al máximo esta posición, la mujer debe contraer el músculo pubocoxígeo (puedes reconocerlo al tratar de interrumpir el flujo de orina), con esto harás que tu vagina se estreche, y es esta estrechez la que tanto excita a los hombres durante la penetración.

http://www.sexologia.net/13-04-2010/kamasutra/posiciones-kamasutra/kamasutra-el-revolcon

Share

Las fantasías sexuales más tradicionales de las parejas

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

 

Las fantasías sexuales, son algo de lo más habitual y forman parte de la sexualidad de todas las personas. Y si bien, son los hombres los que más se han atrevido a hablar de ellas, las mujeres, también tienen sus fantasías en relación al sexo.

Los hombres, son mucho más básicos, visuales y directos en cuanto a sus fantasías sexuales. Cabe aclarar que esta no es una teoría feminista, pero las mujeres, tienden a desarrollar historias más complejas, en muchos casos, dignas de las mejores novelas eróticas.

Más de la mitad de las personas, fantasean durante el coito, en muchas ocasiones con la propia pareja, en situaciones diferentes pero también puede darse que la fantasía involucre a otras personas.

Pero sin duda, lo más frecuente es que se fantasee durante la masturbación, siendo este el momento propicio para dar rienda suelta a las fantasías sexuales sin lugar a los condicionamientos o a culpas.

¿Te interesa conocer cuáles son las clásicas fantasías sexuales de hombres y mujeres?

Las más comunes de los hombres son:

– Tener sexo con personas extrañas: se dan en la mitad de los casos y sobre todo en los hombres más jóvenes.

-Tener sexo con la propia pareja: esto no tendría nada de extraordinario sino fuera por el hecho de que habitualmente se fantasea con posturas o prácticas sexuales distintas a las practicadas con la pareja, tales como el sexo anal, entre las más frecuentes.

-Tener sexo con varias mujeres: sin duda una de las preferidas del género masculino.

-Obligar a una mujer a tener sexo: no en el marco de una violación, aunque éste también puede ser el caso, pero sí de forzar un contacto o situación sexual.

Las más comunes fantasías sexuales femeninas, son:

-Tener un contacto con alguien del mismo sexo: una de las que se repite con mayor frecuencia es fantasear con alguien del mismo sexo, ya sea que involucre un encuentro sexual con otra mujer o simplemente pensar en un inocente beso, sin que esto signifique una tendencia homosexual.

-Tener sexo con un extraño: una de las más frecuentes y excitantes es fantasear con tener sexo con un desconocido.

-Tener sexo en lugares inusuales: sexo en el agua, en una playa, en un avión, suelen ser las más recurrentes entre las mujeres.

Terra

http://www.terra.com.co/mujer/articulo/html/mur4333-las-fantasias-sexuales-mas-tradicionales-de-las-parejas.htm

Share

Mujeres y sexo durante el franquismo

El régimen difundió, con la ayuda de la temible Sección Femenina, su modelo de mujer: un ángel del hogar que debía rezar el Rosario durante el acto sexual. Un seminario ha desenterrado la memoria de aquellas que se atrevieron a desafiar la norma, entre ellas las lesbianas

La memoria es un espacio entre lagunas. Muchas de ellas se llenaron a base de represión durante casi 40 años de dictadura. Esta vez son los testimonios femeninos los que buscan salir a flote de ese pasado anegado. Historias de mujeres, madres y esposas, pero también lesbianas y prostitutas que discutieron el patrón impuesto por un régimen, el franquista, que negó en España incluso su existencia.

Con el seminario Memoria y sexualidad de las mujeres bajo el franquismo, organizado la semana pasada en Madrid por el Museo Reina Sofía y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), emergen pequeños islotes de estas lagunas históricas. Cuatro décadas en las que la dictadura negó la sexualidad de la mujer más allá de la procreación y el papel de madre y esposa asignado por el nacional catolicismo.

Raquel Osborne, profesora de Sociología de la UNED, trabaja desde 2007 en arrojar luz a la historia de estos colectivos despojados de su voz. «Los hombres han recuperado su historia más fácilmente. La homosexualidad masculina se reprimió dura y claramente. Con la mujer hubo ocultamiento y ninguneo», señala Osborne. El ama de casa era el único modo de sexualidad femenina aceptado. Las prostitutas eran admitidas, pero no aprobadas por la moral del régimen. Las lesbianas no existían oficialmente, a pesar de representar al 10% de las mujeres.

La sexualidad femenina fue negada durante el franquismo, fuera del papel de madre y esposa asignado por el nacional catolicismo. «A las mujeres se les decía que no pensaran en el acto sexual, que rezaran el rosario mentalmente, no se consentía su disfrute», recuerda Dolores Juliano, catedrática de la Universidad de Barcelona. «Se crean fundamentalmente dos modelos de mujer. Uno, el de la mujer como ángel del hogar, dependiente de su marido. Se les prohibía prácticamente trabajar. La otra cara de la moneda es la puta», explica Osborne.

Sin embargo, el sistema tenía fisuras por las que goteaba la libertad. Allí las mujeres, y en especial las lesbianas, podían expresar su deseo fuera del papel pasivo que tenían asignado. Fueron corrientes a finales de los años 40, los grupos de mujeres. Con sus propios códigos para no ser descubiertas, reservaban su intimidad para acampadas en el campo, lejos del férreo control policial. Los espacios de libertad se extendían hasta el mundo de los teatros, los cabarés y otros ambientes bohemios. Barcelona y, en concreto el barrio del Paral•lel y Las Ramblas, eran todo un submundo donde la vida seguía su propio ritmo.

Para la mayoría de la sociedad era impensable una relación homosexual entre mujeres. «La idea extendida era que las lesbianas miraban a las mujeres porque los hombres no las hacían caso. Eran las feas», explica Dolores Juliano «La delincuencia era algo propio de los hombres. A ellas se las atribuía una personalidad masculina y por lo tanto, de delincuente». Pero tras el disimulo de dos amigas paseando del brazo germinaban las relaciones entre ellas

Para interactuar con el mundo y las instituciones era indispensable la complicidad de los amigos gays. Hombres y mujeres homosexuales compartían la clandestinidad y se utilizaban los unos a los otros para disfrazarse de parejas al uso. Se registraban juntos como parejas en los hoteles, hacían viajes juntos, se casaban e incluso las dejaban embarazadas, cubriendo el hueco de la inseminación. Juntos representaban un papel en el escenario organizado por el franquismo.

Un error en esta puesta en escena podía significar la cárcel. Muchas no se atrevían a dar el paso, pero pensaban constantemente en él. El doctor Ramón Serrano Vicéns (1908-1978), el mayor estudioso de la sexualidad femenina durante el franquismo, ejerció durante décadas de confidente.

Entre 1940 y 1961 escuchó a cerca de 1.500 mujeres en entrevistas personales sobre su vida sexual. Sus conclusiones dejaban claro que la fachada franquista albergaba una libido viva e inquieta. Casi un tercio de las mujeres casadas eran infieles y el 33% habían tenido alguna experiencia homosexual. Además, un 84% se masturbaba, aunque sólo lo reconocían ocho de cada 100. Sin embargo, estas verdades fueron hurtadas a la sociedad hasta 1971, cuando los estudios de Serrano fueron publicados por primera vez.

El siglo XX orilló a menudo a las mujeres, y sobre todo a las otras mujeres. Prostitutas y lesbianas. Colectivos subalternos que apenas han tenido voz. El seminario celebrado en Madrid sirve como punto de partida para recuperar el testimonio de una generación pionera. Esposas, lesbianas o prostitutas, todas vivieron en una sociedad donde la mujer apenas tenía peso. Hoy pueden contar su historia para que las nuevas generaciones sean conscientes de los espacios conquistados en un país donde, tras 35 años de democracia, la educación sexual aún es un tema tabú, fuera de las enfermedades y el embarazo no deseado y las familias homosexuales brillan por su ausencia en los libros de texto.

EN PRIMERA PERSONA: LUISA SALMERÓN

«Yo no sabía que se podía elegir entre los hombres y las mujeres»

Luisa Salmerón, de 83 años, vivió en primera persona la represión de la homosexualidad en el franquismo. Nació en 1926 en Granada aunque a los 20 días sus padres se mudaron a Almería. La Guerra Civil se cebó con su familia y su padre, un empresario, fue detenido por los republicanos. A los 20 años llegó a Barcelona buscando prosperidad y se encontró consigo misma. «Yo no sabía que se podía elegir entre hombres y mujeres como pareja. Aquello era impensable en Almería», comenta Luisa. En la Ciudad Condal se hizo amiga de una chica con novia. Ella fue su cicerone en los círculos homosexuales donde esperaba Teresa, su mujer de toda la vida. «A mí ella no me gustaba al principio, tenía la piel muy negruna, muy morena. Pero ella dijo esta chica va a ser para mí. Y así fue».

En aquellos tiempos, nadie salía del armario, sino que pasaba a ser «del asunto». «En público fingíamos e íbamos separadas de aquí y allá, saliendo con chicos en el mismo grupo», apunta la mujer. Los amigos gays vestían las reuniones de encuentros normales.

Luisa siempre salía de casa provista de un papel de su empresa en la que se la describía como «honrada y trabajadora» en caso de que tuviera algún percance con las autoridades. «Franco quería eliminar a las lesbianas», señala con rabia. En su memoria permanece el temor a las represalías. Una amiga suya salió de la cárcel «como un muerto», tres años después de besarse en la calle con una amiga. «La pelaron la cabeza e incluso le dieron pastillas para quitarle la regla y que no molestara», recuerda. Era el procedimiento habitual con las lesbianas. Luisa y Teresa fueron afortunadas en ese sentido. Siempre fueron muy cautas y precavidas. Si alguien les preguntaba siempre decía que eran cuñadas. En un salón del museo Reina Sofía Luisa recuerda como organizaban acampadas donde olvidaban la mascarada diaria. «Allí dormíamos juntas, la que se quería vestir de hombre se vestía…». El campo les brindaba la intimidad para tener encuentros sexuales. Luisa y Teresa incluso lograron tener familia con la ayuda de un amigo gay de su pandilla que le dejó embarazada. «Ella siempre había querido un niño, y yo también».

Luisa confiesa que además eran una pareja abierta. «Los siete primeros años sólo estuvimos la una con la otra, pero luego nos abrimos a más encuentros».

LA OTRA VERSIÓN DE MUJER DEL RÉGIMEN

«Tras la guerra, miles tuvieron que prostituirse»

Tras la Guerra Civil, miles de mujeres de clases trabajadoras se quedaron solas y sin recursos. La prostitución fue para muchas de ellas la única salida. «Muchas de ellas se quedaron disponibles tras perder al marido y tuvieron que prostituirse», señala la profesora Raquel Osborne. El polo opuesto, y complementario, a la mujer sumisa que proponía el régimen.

La prostitución fue consentida hasta 1956. Sólo se desarrollaba en los burdeles, la prostitución callejera era reprimida. El régimen ideó instrumentos de control y reeducación de las meretrices y otras descarriadas. El más destacado fue el Patronato de Protección de la Mujer, creado en 1942 y presidido por la mujer del dictador, Carmen Polo. Su cometido «la dignificación moral de la mujer, especialmente de las jóvenes, para impedir su explotación, apartarla del vicio, y educarlas en la religión católica».

http://www.adn.es/impresa/lavida/20100413/NWS-0185-Mujeres-franquismo-durante-sexo.html

Share

Multadas 30 prostitutas en Barcelona por ejercer en la calle

La Guardia Urbana de Barcelona puso hasta cuarenta multas a prostitutas entre el 29 de marzo y el 5 de abril. Mientras que veintinueve de ellas fueron denunciadas por la Guardia Urbana por ofrecer sus servicios a menos de 200 metros de algun centro educativo -tal y como recoge la ordenanza de Civismo-, sólo una fue multada por mantener relaciones sexuales en plena calle. Las diez restantes fueron penalizadas por no seguir las indicaciones de los agentes de abandonar el lugar donde ofrecían sus servicios sexuales. Por otro lado, otras trenta y seis multas fueron puestas a clientes que negociaban o aceptaban los servicios ofrecidos.
Las prostitutas no fueron las más multadas por el operativo especial desplegado por el Ayuntamiento de Barcelona durante la Semana Santa.Los que acumularon el mayor número de denuncias en esos ocho días fueron los vendedores ambulantes y los que consumieron alcohol en la calle.
Escupir en la calle
Según informó la Guardia Urbana, durante estas vacaciones interpusieron 309 denuncias por venta ambulante de cualquier género sin autorización, y 280 por vender en la calle comida y bebidas, además de 44 por colaborar con vendedores ambulantes, y nueve por adquirir estos productos.
Por otro lado, la Guardia Urbana multó a unas 500 personas por hacer «botellón» y a 73 por beber alcohol en la calle molestando a vecinos y a otros peatones. Por orinar en la calle se llegaron a interponer durante estos días 148 multas, y por escupir, otras cincuenta.
Otro sector que se llevó una veintena de multas fueron los «trileros», que se colocan en calles céntricas como La Rambla y tratan de estafar con juegos y apuestas.
Pese al gran número de multas puestas estos días a los conocidos «lateros» de Las Ramblas y alrededores, es durante el periodo estival cuando el número de indios y paquistaníes vendiendo cerveza encuentra su punto más alto.
Share

Mujer de lujo andina: Entrevista a una Escort

mujer de lujo escort

mujer de lujo escort

 

 Con sólo “googlear” la frase “escort en Los Andes”, son varias fotos y sugerentes llamados de chicas y chicos que aparecen. Una de las frases dice: “Me encantaría pasar un grato momento contigo. Tengo 29 años, mis fotos son 100% reales y uso depilación full”.

Al lado, un teléfono de contacto para concretar cita con Paula, una de estas exclusivas “damas de compañía”. Ella muestra varias fotos donde exhibe su bello y cuidado físico en varias poses provocativas, obviamente, ocultando su rostro.

Tiene un lenguaje depurado por sus años de estudios universitarios, y habla con un tono de voz suave y dulce, sugerente tono que realza su belleza.

Inmediatamente relata que su atención es exclusiva, VIP, que no atiende a más de dos hombres diariamente y que es exigente al momento de aceptar un servicio con algún cliente.

“La mayoría son agricultores, abogados, ejecutivos de Codelco, sobre todo algunos que vienen por algunos días desde Santiago y desde otras partes de la Quinta Región. Soy exigente. Me gusta la higiene y que los tipos por lo menos sean estilosos. Port ejemplo, con mineros no me meto. Eso es para club nocturno y para topless. Yo trabajo sola y elijo, tampoco me exploto”, revela.

La bella joven reconoce que lleva algunos años en este oficio, que comenzó a ejercer en un periodo complicado de su vida, cuando en el último año de su carrera reprobó algunos ramos, peleó con su padre y se quedó sin trabajo y con enormes deudas.

“Estudiaba en Santiago y una amiga de la U, que era ‘escort’ (prostituta de lujo) me dijo que ganaba como 600 mil pesos mensuales en esto. Yo trabajaba como promotora por diez mil pesos diarios y no todos los días, así que no había dónde perderse. Me presentó a la dueña de una agencia y ahí comencé. Al principio fue complicado, pero con el tiempo una se acostumbra”, recuerda.

30 MIL PESOS + MOTEL

La “escort” andina con lo que ganó en la agencia pudo finalmente titularse. Luego se independizó, volvió a Los Andes y siguió con el oficio, aunque siendo su propia jefa. Este trabajo lo ejerce en paralelo con un trabajo común y corriente en la zona.

“Esto no me toma mucho tiempo, ya que atiendo a una persona diariamente y máximo a dos en algunas ocasiones. Los encuentros comienzan cuando el cliente llama y acordamos la tarifa, que bordea los 30 mil pesos, más el motel, por una hora. Siempre agendo los encuentros de un día para otro para poder coordinarme con mi trabajo”, revela.

Paula confidencia que con los clientes conversan un rato para romper el hielo. “Luego llamo a una amiga para avisarle que estoy bien, nos bañamos y de ahí lo que tiene que pasar y cada uno para su casa. Sexo por plata, sin compromisos de ningún tipo”, dice.

Sin tapujos, ella define su oficio como de prostituta, con la excepción de que -describe- ella “maneja toda la situación”, a diferencia –dice- de las “putas de topless”. Y su opción la asume con satisfacción, pues dice que “no hay puta con estudios que no tenga plata”.

De hecho, asegura que, gracias a este trabajo, pudo sacar sus estudios, comprarse una casa, un auto y ahorrar algo y que, aprovechando que es “soltera sin compromisos” e intenta “pasarla muy bien en la vida (…) Por ahora la buena vida y la poca vergüenza, placer por plata y sin melodramas. Espero dedicarme sólo un tiempo más a esto. La cosa es clara: en algún momento ya no seré joven, por lo que espero hacer clases relacionadas con mi profesión y seguir viviendo la vida”.

http://diarioelobservador.cl/2259-Mujer_de_lujo_andina_No_hay_prostituta_con_estudios_que_no_tenga_plata_.html

Share

Fallece una prostituta de muerte natural mientras estaba con un cliente

Una prostituta brasileña de 37 años falleció en la madrugada del domingo al lunes en un local de alterne de la localidad llanisca de Cardoso mientras se encontraba en su habitación con un cliente. Los servicios sanitarios recibieron una llamada alertando de la situación, pero no pudieron hacer nada por salvar su vida. Tras las investigaciones de la Guardia Civil y practicársele la autopsia en el tanatorio de Funerarias del Oriente en Llanes se determinó que había fallecido por causas naturales. Fuentes cercanas a la investigación apuntaban que la fallecida, que al parecer se encontraba de forma irregular en el país, podría haber consumido algún tipo de estupefaciente que pudiese haber desatado la crisis que le causó la muerte.
Se da la circunstancia de que el pasado sábado fallecía también por causas naturales un profesor de Córdoba en Peñamellera Baja. Ignacio N. A. se econtró indispuesto tras realizar una actividad de descenso de cañones en el alto Cares, y falleció de un infarto poco después. Tenía 56 años.
Share