Hallan compuesto de la atracción sexual

Ratón

La feromona ‘darcin’ se encuentra en ratones pero quizás hay sustancias similares en humanos.

Científicos británicos descubrieron -en un estudio con ratones- la sustancia que hace que una hembra se sienta más atraída hacia un macho en particular.

Y han bautizado al compuesto “darcin” en honor a Darcy, el atractivo héroe de “Orgullo y Prejuicio”, la famosa novela de Jane Austen.

Tal como explican los investigadores en la revista BMC Biology, esta inusual sustancia es una feromona que se encuentra en la orina de los machos.

Y es la primera vez que se identifica a un compuesto específico capaz de “despertar” la atracción sexual de un individuo en particular.

Aunque el hallazgo fue llevado a cabo en ratones, los investigadores de la Universidad de Liverpool, en Inglaterra, creen que podría haber sustancias en humanos capaces de despertar respuestas similares ante el olor de un individuo particular.

Estudios en el pasado han demostrado que las feromonas liberan señales químicas específicas para la comunicación entre individuos de una misma especie.

Estos compuestos son capaces de provocar comportamientos específicos o desencadenar procesos fisiológicos en los individuos.

Recuerdo del olor

Las señales químicas que liberan las feromonas pueden ser detectadas tanto en aromas como sabores y algunos animales las utilizan para coordinar su comportamiento social, incluida la atracción sexual para el apareamiento.

En los ratones, se sabía que las feromonas son utilizadas para “anunciar” la ubicación del animal, o para “marcar” la posesión y dominio de un territorio

Lo que hasta ahora no se había logrado entender, sin embargo, era si existen compuestos específicos utilizados por los mamíferos para provocar respuestas específicas, como la atracción hacia un individuo en particular.

Para investigarlo, los científicos estudiaron a más de 450 ratonas hembras adultas que mantuvieron en cautiverio.

En los pruebas se colocó a las ratonas junto dos marcas aromáticas de orina, una de un macho y una de hembra, y se siguió un registro del tiempo que los animales pasaban junto a cada una de las marcas.

Ratón de laboratorio

Quizás haya una sustancia similar en los humanos.

En algunos de los experimentos las ratonas podrían “tocar” la marca aromática pero en otros sólo recibían el olor suspendido en el aire.

Los científicos descubrieron que las hembras pasaron más tiempo con los aromas de los machos y además, lograron memorizar el olor particular de ese macho.

“El contacto con la feromona darcin consistentemente duplicó el tiempo que las hembras pasaron cerca del aroma de un macho” explica la doctora Jane Hurst, quien dirigió la investigación.

“Cuando podían tocar a darcin con la nariz las hembras lograron aprender ese olor particular y subsecuentemente triplicaron el tiempo que pasaron cerca del aroma suspendido en el aire de ese mismo macho. Y no mostraron ninguna atracción hacia otros machos”, agrega la investigadora.

Atracción selectiva

Según los científicos, esto revela que la proteína darcin estimula una respuesta a olores específicos no sólo por un proceso de aprendizaje sino también con la memoria.

Y esto, afirman, permite que la atracción sexual femenina sea selectiva hacia un macho en particular.

Los investigadores afirman que es la primera vez que se logra identificar a una proteína específica capaz de provocar una respuesta de atracción sexual en un vertebrado.

“Este ‘efecto darcin’ nos ofrece una nueva herramienta para investigar las bases neuronales de memorias específicas en el cerebro y nos da información importante sobre la regulación de la conducta en modelos de mamíferos complejos”, dicen los científico.

Tal como señala la doctora Hurst “aunque darcin se encuentra sólo en esta especie, quizás hay feromonas similares capaces de estimular el aprendizaje del olor de un individuo que podrían ser la base de respuestas específicas individuales en humanos”.

http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2010/06/100602_feromona_atraccion_ment.shtml

Share

‘Todas somos multiorgásmicas’

El otro día escuché en el programa El Punto G Radio a un tipo que fardaba muy ufano de que su novia era “multiorgásmica”. Pero en plan:

-“Oye, que mi novia es multiorgásmica, ¿eh?”, como si hablase con sus colegas de los caballos de un Maserati o de los cilindros de una Honda.

Menos mal que allí estaba Óscar Ferrani, experto en juguetes eróticos, para sacarle un poco los colores y, de paso, de dudas.

-“Multiorgásmica, como todas. Porque sabrás que todas las mujeres están capacitadas físicamente para sentir más de un orgasmo en cada encuentro sexual“.

-“¿Sí? Pues eso no es lo que yo he visto…”, insistía el oyente.

-“Físicamente están capacitadas todas; son multiorgásmicas en potencia. Otra cosa es mentalmente, porque hay mujeres que se bloquean. Y, por supuesto, también depende de la complicidad con la pareja, y de la habilidad que tengamos para poder activar todos sus resortes”. Toma ya. No hay como tener un experto de cabecera para que vaya derribando uno a uno todos los mitos del mundo.

Desde que me he enterado me siento más en sintonía con el universo y la naturaleza porque, si bien no creo haber presumido nunca en estas líneas de ser multiorgásmica, cuando recientemente redescubrí que lo era (como todas) voy comentándole a todas mis amigas la suerte que tenemos las mujeres.

Y digo “redescubrir”, porque cuando me inicié en el tortuoso sendero del sexo, como tampoco en aquella época se hablaba mucho de si uno era lo normal o siete una tontería, me pareció que mis muchos y variados orgasmos eran algo de lo que disfrutaban todas a la hora del follar.

Ilustración: Luci GutiérrezIlustración: Luci Gutiérrez

Pero resulta que no, que no todo el monte era orgasmo. Con el tiempo se extendió el falso rumor de que sólo un mínimo porcentaje de las mujeres eran del tipo metralleta, mientras que la mayoría eran armas de un solo tiro o escopetas de corcho. “¿De verdad voy a tener yo tanta suerte? ¿O soy rara?”. Reconozco que mi desconcierto coincidió en el tiempo con un ritmo de vida enloquecido, varias mudanzas y cambios de pareja y, un mal día, me di cuenta de que había perdido mi don.

“Se acabó”, pensé, “ha sido entrar en los 30 y los orgasmos encadenados se han quedado en la década anterior”, con lo que a mí me gustaba dejarme llevar mecida en el éxtasis inagotable de mis amantes. “Así es la vida”.

Pero de eso nada. Cuando conocí a Carmen, que es algo mayor que yo, ella seguía (y sigue) disfrutando de varios orgasmos en cada encuentro sexual. De hecho, para Carmen la definición de un polvo bien echado es cuando se corre, por lo menos, cuatro veces en un solo intento.

Me ha costado mucho tiempo comprobarlo, pero después de un largo y proceloso test empírico os puedo asegurar que sí: que mi don (ése que tenemos todas) ha vuelto y hace un par de años me sorprendí a mí misma con un recital de siete orgasmos (¿dónde estabais, pequeñuelos?) en un mismo polvo. Por la mañana, como pensé que lo había soñado, le pedí al joven que me ayudaba en el ensayo si podíamos repetir el proceso y… ¡eureka! Cinco hermosos orgasmos me volvieron a dejar prácticamente sin sentido otras tantas veces.

No siempre he encontrado a señores con el suficiente aguante como para sacar todo lo bueno que hay en mí, pero mi media de placer/amante ha subido muchos enteros. Aunque todavía estoy lejos de los rankings de los buenos tiempos, cuando conocí a aquel científico (no es una metáfora: era investigador), que logró arrancarme nada menos que 12 o 13 orgasmos seguidos en lo alto de una litera y con la cabeza golpeándole en el techo. Siempre tuve la duda de si, a ras del suelo, la cosa hubiera ido a más o a menos. Deberían haber hecho este experimento en la Estación Espacial.

Pero insisto: no estoy presumiendo (sería como presumir de tener dos manos), ni Carmen ni yo somos unas privilegiadas.

Patricia, nuestra amiga psicóloga, afirma, como Ferrani, que sí, que las mujeres, si nos desbloqueamos y nos olvidamos de lo cansadas que estamos y de la de cosas que tenemos que hacer mañana, tenemos siempre más de una petite mort en la recámara. De hecho, ella (siempre tan organizada) tiene como obligación autoimpuesta correrse al menos dos veces cada vez, “para no perder la costumbre”.

A Marta prefiero no preguntarle de momento. Desde que estranguló con ayuda de Eugenio, su entonces psiquiatra y ahora marido, a la maldita Dafne y su complejo, me conformo con saber que es capaz de correrse, aunque sea una sola vez.

Pero quien me ha decepcionado profundamente ha sido Elena.

-“¿Multiorgásmica? Pues sí, alguna vez, pero vamos que yo paso de eso… Con uno por polvo voy que me mato”, ha contestado con un gesto de incredulidad hacia lo que ella considera “hazañas de viciosas”.

Después de interrogarla entre todas, ha acabado confesando que a ella, todo lo que sea  acabar más tarde y más sudados le da “muchísima pereza” y que, como sabe que puede correrse más veces, no le preocupa:

-“Ya me encargaré yo de correrme cuando me apetezca deslumbrar a algún chico, no os preocupéis”. Hala, como quien decide un día cambiarse de chaqueta.

De ella me esperaba cualquier cosa, pero que se negase el placer por desidia… Con la de pobres mujeres anorgásmicas que hay por el mundo.

Si es que Dios le da pan a quien no tiene dientes.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/lacamadepandora/2010/06/03/todas-somos-multiorgasmicas.html

Share

En Filandia, Quindio, se hizo la primera extinción de dominio a un burdel

Esta es la fachada del Bar Andino donde, según las autoridades, trabajaban menores de edad en actividades de prostitución. El lugar está a sólo 20 metros de la Alcaldía de Filandia.

Foto: Yeison Gualdrón / EL TIEMPO

Esta es la fachada del Bar Andino donde, según las autoridades, trabajaban menores de edad en actividades de prostitución. El lugar está a sólo 20 metros de la Alcaldía de Filandia.

Mientras la propiedad pasa a manos del Estado, el Icbf lo administrará y se podría convertir en hogar de paso o sustituto para menores.

A los dueños del Bar Andino, en Filandia (Quindío), las autoridades les tenían ‘la cuerda pisada’, desde el pasado 27 de marzo. Ese día, agentes de la Policía hallaron a una menor trabajando como prostituta en el establecimiento, a 20 metros de la Alcaldía.

Gracias a una labor de investigación, y a la intervención de la Fiscalía, amparada en la Ley 1336, que reglamenta la lucha contra la explotación, la pornografía y el turismo sexual con niños, niñas y adolescentes, se inició el procedimiento de extinción de dominio para el predio, el primer proceso de este tipo que ocurre en el país.

Autoridades del municipio aseguran que “no tenían conocimiento de lo que estaba pasando en ese bar”. La Policía, tras labores de inteligencia, realizó un allanamiento el pasado martes por la noche.
Los agentes encontraron en el sitio cuartos ocultos que servían como habitaciones, donde los clientes sostenían relaciones sexuales con menores. “Tristemente, en el Quindío se presenta este caso de explotación infantil. Sin embargo, nuestros agentes siguen haciendo los controles para prevenir que este caso se repita”, manifestó el coronel Antony Currea, comandante (e,) de la Policía en Quindío.

‘No era un secreto’

Élmer Valencia, habitante de Filandia, dijo que no era ningún secreto que en esa cantina trabajaban menores. “Todos sabían que allí funcionaba una ‘cantinita’, donde venían niñas de otras partes a trabajar. Ellas llegaban el viernes y se veía que muchas
eran menores”, contó.

“El dueño del establecimiento les pagaba entre 40 y 50.000 pesitos por trabajar ahí. Antes entraba al lugar, pero con esta situación, ya no se puede” añadió Valencia.

Por su parte, William Soto, fiscal seccional del Quindío, explicó que gracias a la Ley 1336 se pudo decomisar el inmueble. “El martes hicimos la medida de embargo del predio en la Oficina de Instrumentos Públicos. También, el secuestre del bien, junto con la Policía Judicial y el Icbf, que se encargará de administrar el inmueble”, explicó.

Y añadió: “El Icbf tendrá autonomía para usar el predio, cuando el proceso surta efecto, y lo podrá convertir en un hogar de paso o sustituto”.

Fabiola Echeverry, directora de ese instituto en Quindío, aclaró que mientras el proceso finaliza, esa entidad es la depositaria del bien, lo que no implica que las instalaciones le pertenezcan al Icbf.

YEISON GUALDRÓN
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
ARMENIA

http://www.eltiempo.com/colombia/ejecafetero/en-filandia-se-hizo-la-primera-extincion-de-dominio-a-burdel_7737370-1

Share

Pablo Burgos muestra su visión del sexo anónimo en la sala Mauro Muriedas

El artista cántabro Pablo Burgos expone a partir de hoy, a las 19.30 horas, en la sala de exposiciones Mauro Muriedas de Torrelavega, ‘Dark Shadow’, su visión del sexo anónimo en sitios públicos. El autor, nacido en Torrelavega, explora el fenómeno del cruising, con obras de distinto formato, composición y procedimiento, así como una videoinstalación. La figura masculina es la protagonista de esta exposición, yuxtapuesta con retazos de paisaje con dunas, bosques, pasarelas …, pero también de manera más metafórica con esquemáticos dibujos de laberintos que se solapan en la construcción de las escenas y problemas de geometría plana -ejercicios de tangentes- donde la recta, no se sabe si por necesidad o quizá por azar, consigue tocar al círculo.
La exposición, patrocinada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Torrelavega, presenta hasta el 27 de junio esta reflexión que «hace referencia a la soledad en la era de la información, a la vulnerabilidad de lo corpóreo o a la fragilidad de los sentimientos», asegura Pablo Burgos. «No pretendo hacer un discurso moral sobre la evidente soledad de la práctica sino que es una simple observación y lo que en realidad evoca»
«Los dibujos y pinturas de esta muestra reflejan esa preocupación por los principios físicos que nos rigen, que condicionan, si no determinan, nuestros comportamientos», dice al respecto Rita Sixto, profesora de la UPV/EHU, directora de la Tesis doctoral de Pablo Burgos y autora de la introducción al catálogo de la exposición. Burgos lleva años dedicado al estudio de la imagen de la masculinidad gay. En su investigación como estudiante de doctorado en la Facultad de Bellas Artes pudo revisar los diferentes tipos de imágenes que han tenido lugar a lo largo de la historia para representar el cuerpo masculino.
Share

“Me gusta el porno como declaración política”

Palahniuk: levantando y destruyendo castillos desde dentro.

Palahniuk: levantando y destruyendo castillos desde dentro.Gabriel Pecot

El autor de ‘El club de la lucha’ visita hoy la Feria del LIbro de Madrid para firmar ejemplares de ‘Snuff’, su nueva novela: la historia de una actriz porno que quiere romper el récord mundial de actos sexuales con 600 hombres

Inspirado en un hecho real: una mujer, actriz porno para más datos, debe mantener relaciones sexuales con 251 tipos, aspirantes a pasar a la posteridad por participar en el rodaje del mayor número de orgasmos filmados de una sentada. Y lo hacen. El encuentro-orgía, recogido en el documental Sex: The Annabel Chong story (1999), sirvió de punto de partida a Chuck Palahniuk (Portland, Oregon, 1964) para escribir la historia de la novela Snuff, donde una reina del porno llamada Cassie Wright quiere terminar su carrera rompiendo el récord mundial y llegar a los 600 hombres. Palahniuk, invitado hoy en la Feria del Libro de Madrid, donde firmará de 12 a 14 horas (caseta FNAC) y 19 a 21 (Caseta de Casa del Libro), es en persona exactamente la mitad de lo que aparentaba en aquellas fotos de la época de El club de la lucha: vestido con Dockers caqui, camisa rosa y gafas de empollón, es como un nerd inquietante, alguien que puede llegar a dar más miedo con una mirada que toda una gang band al completo.

Es la primera vez que viene a Madrid. ¿Cómo se toma la tarea de promoción, dejar su casa, desplazarse hasta España y encontrarse con los lectores aquí?

Es muy emocionante, es algo que me encanta. No te haces una idea de lo pobre que yo era de pequeño y de lo diferente que es esta vida con respecto a cualquier cosa que me hubiera imaginado. Esto es un sueño.

¿No le aburre?

No, conocer a gente nunca es aburrido. Y conocer una ciudad como Madrid es lo opuesto al aburrimiento: es hermosa, interesante.

¿Cómo llegó a la historiade Cassie Wright?

Un amigo me habló de un documental de Annabel Chong, la actriz porno que intentó establecer el récord mundial de actos sexuales. Esto me hizo pensar en si este tipo de películas es degradante para la actriz o, al contrario, le da poder. Además quería reflejar todas las emociones no expresadas pero relacionadas con hacer una filme así. Por ejemplo, Chong, pionera en este tipo de rodajes, era una persona con una necesidad desesperada de amor y afecto. Se quejaba, cuando hizo la película, de que la mayoría de los actores no fueron capaces de rendir profesionalmente, o sea sexualmente: en realidad, la mayor parte sólo querían decirle cuánto la querían,su aprecio infinito como fans.

¿Algo parecido a lo que le ocurre a un escritor con sus seguidores?

Es curioso, pero en mi vida real hay algo que puede ser similar. Cuando voy a un feria o a un acto de firma de libros, siempre me encuentro con cientos de personas haciendo cola para que les firme un libro, lo que es un momento muy emotivo para ellos. Todos tienen un montón de emociones guardadas que quieren soltar y que tienen que expresar en un instante, en el momento en que me ven, justo cuando les voy a firmar el libro. Entonces se produce una especie de explosión emocional. Y mantengo con ellos en este sentido una relación no sexual, pero semejante a la de Cassie con sus actores: una larga cola de personas a la espera de que ocurra el momento más emotivo. En muchos se produce esta especie de barullo emocional que hace que a veces reaccionen con enfado, con ira.

Es famoso por la documentación de sus novelas. ¿Cómo investigó para escribir Snuff’?

Todos los personajes tienen un conocimiento profundo de algo determinado. Cassie lo sabe todo sobre cómo han muerto los actores famosos y las estrellas de Hollywood o cómo han sufrido como parte de su trabajo. Eso es porque ese conocimiento le sirve de apoyo para conseguir lo que quiere en la novela. Para hacerme con ese corpus de conocimiento hablé con todo el mundo que conozco en el mundo del cine y leí muchísimos libros. Otro ejemplo es Sheila, la ayudante de producción. Ella es muy negativa, nunca se refiere a hombres o actores, sino que utiliza términos peyorativos para referirse a la masturbación. Tuve que encontrar y buscar muchos términos dentro de la jerga [de pela-plátanos a limpia-bombillas] para que ella los pudiera utilizar.

¿Es usted consumidor de porno?

Me encanta el porno pero no por las razones clásicas. El atractivo que tiene para mí es que parece que la gente hace lo que hace en las películas porno sin que les de ninguna vergüenza, sin remordimientos. En ese sentido, me atrae el porno como declaración política. Pero desde un punto de vista físico, el porno es un profundo aburrimiento. Siempre empieza, se desarrolla y acaba igual.

¿De alguna manera está usted utilizando el sexo, o sus mecanismos, para enganchar al lector?

No, lo mío está más cerca del asco visceral. La yuxtaposición del sexo, el comer y otros apetitos meramente carnales, en un único lugar, genera una incomodidad, algo que no gusta. Esto es lo que genera tensión y la tensión es transferida físicamente al lector, que siente ese asco.

¿Hay en su libro una crítica a la industria del porno?

No.

Pero sus descripciones dejan ver una industria mecánica, inhumana.

Es muy interesante cómo cada vez es más frecuente que contratemos a personas para que se expresen por nosotros, porque estamos perdiendo la habilidad de expresarnos. Y también estamos perdiendo la valentía para hacerlo. Por ejemplo, cuando compramos una de esas tarjetas de felicitación o de celebración para alguien especial, de esas que dicen te quiero, te quiero, te quiero, lo hacemos porque no somos capaces de expresar estos sentimientos. O cuando compramos un disco donde hay una canción de amor para regalarlo: estamos siempre tratando de encontrar un sustituto, contratar a alguien o algo que exprese nuestros sentimientos en nuestro nombre. La pornografía es algo parecido: una forma, otra vez, de comprar, de contratar algo que exprese una emoción en lugar de hacerlo nosotros.

¿No lo ve como punta de lanza de un negocio que se forra con lo íntimo?

[Risas] No creo [piensa mucho rato]. No creo que sea un problema creado por el capitalismo, sino más bien un problema resuelto por el capitalismo. Es decir, el capitalismo lo que ha hecho es resolver ese miedo a la intimidad, no generarlo. ¿Cómo? Dándole al individuo la opción de llegar a una especie de falsa intimidad.

Un mal chiste leído en su libro: para que una mujer acepte hacer una película porno le tienes que ofrecer un millón de dólares, pero que para que un hombre lo haga, sólo tienes que pedírselo. ¿Hombres y mujer nos enfrentamos al sexo de manera distinta?

Creo que es más frecuente que las mujeres conciban el sexo como un medio para alcanzar el poder. Para los hombres no tiene nada que ver con ganar poder. En todo caso, se concibe como una recompensa del poder que ya se tiene.

Hay dos leyendas urbanas que cuesta creer: una es la de los niños del porno, que asegura que hay por ahí un montón de hijos de actrices fruto de las experiencias en rodajes. La otra es eso de que Hitler inventó las muñecas hinchables…

Ambas cosas se suponen que son ciertas, se las he oído a un montón de gente. He entrevistado a personas que pondrían la mano en el fuego por los hijos del porno. Y hay mucha documentación que recoge que las muñecas hinchables nacieron para evitar enfermedades venéreas.

En una entrevista anterior con Público’ adelantó que para la promoción de Snuff’ en América quería llenar la calle de muñecas hinchables. ¿Pudo hacerlo finalmente?

Sí. Con miles.

¿Y ha utilizado las herramientas de Internet para promoción del libro?

La editorial colgó una entrevista que hice, una entrevista fingida con un travesti que actuaba como la protagonista del libro. Era todo falso.

En Facebook le tengo a usted como amigo… aunque en realidad ese usuario es un fan suyo. ¿Qué le parecen las redes sociales?

Nunca he estado en Facebook.Envío muchas cartas de forma tradicional, pero no tengo Twitter ni participo en redes sociales.

Se reedita El club de la lucha’. ¿Lo ha releído?

No lo he leído en años. De verdad. Cada vez que releo algo que he escrito, encuentro trozos que hubiera querido hacer de otro modo. Y cosas que no hubiera querido poner, cosas excesivas… Sólo me generaría frustración.

¿Puede contar aquel episodio que vivió cuando trabajaba en el guión de El club de la lucha’ con la gente de Hollywood y sus esfuerzos por parecer un escritor “duro”?

Tuve que ir a Los Ángeles, donde todo el mundo parece muy guapo, joven y bello. Y sabía que no podía competir con eso. Así que intenté utilizar una crema depilatoria, de esas que usan las mujeres para las piernas, para quitarme todo el pelo de la cabeza. Lo que pasó es que el producto no me quitó todo el pelo, me dejó mechones sueltos, y me quemó el cuero cabelludo. Y cuando intenté afeitarme con cuchilla lo que quedaba, la piel se vino abajo. Así que cuando llegué a Los Ángeles tenía cortes en la cabeza, el cuero cabelludo quemado, todo infectado por la suciedad y pelo e hilos pegados a la cabeza, porque la tenía muy pegajosa. Después de eso me preocupaba muy poco mi aspecto porque sabía que, independiente de lo que llevara puesto, iba a ser terrible. Sabía que iba a ser el más feo de la sala, lo cual en cierta manera me liberó.

¿Hoy le preocupa tanto su imagen pública?

No.

http://www.publico.es/culturas/317583/gusta/porno/como/declaracion/politica/chuck/palahniuk

Share

El capitalismo del sexo

Hugh Hefner, fundador de «Playboy», cuya figura se examina en estos libros, en la Bolsa de Nueva York

Hugh Hefner, fundador de «Playboy», cuya figura se examina en estos libros, en la Bolsa de Nueva York

Dos ensayos, «Eros, la superproducción de los afectos», de Eloy Fernández Porta, y «Pornotopía», de Beatriz Preciado, abordan la incapacidad de lograr la felicidad en una sociedad sin tabúes sexuales.

Superados los viejos tiempos ascéticos de los placeres prohibidos, pareceque nuestra cultura es la primera en sentirse culpable por no disfrutar de ellos lo suficiente. En realidad, nuestro problema en la actualidad no es ya que la gente se sienta culpable por transgredir prohibiciones, sino por no transgredirlas lo bastante, por ser incapaz de gozar y responder al imperativo del goce y la presunta autorrealización sexual. 
Ahora bien, la paradoja está servida: desde el momento en que se nos exhorta a gozar sin tapujos, ¿no se vuelve el sexo un deber más insidioso que cualquier imperativo moral? De ahí que el mejor símbolo de nuestra época, como ya ha recordado Žižek, sea esa píldora llamada «viagra». Una vez que ésta se ocupa automáticamente de tu erección, ya no hay excusa: tienes que disfrutar del sexo… ¡Y si no lo haces sólo puede ser por tu culpa!

Ideología afectiva
Ante este telón de fondo cabe comenzar a entender la compleja transformación del tradicional capitalismo burgués, severo y disciplinario, en un capitalismo impúdicamente se-xual, biopolítico, así como la necesidad de cartografiar con instrumentos su nueva ideología afectiva. Este es el principal objetivo de los dos brillantes ensayos de Eloy Fernández Porta y Beatriz Preciado, último Premio Anagrama de Ensayo y finalista del mismo, respectivamente.
Allí donde el primero de ellos, «Eros, la superproducción de los afectos», disecciona en virtud de una mirada sociológica más bien impresionista la lógica del aprendizaje sentimental de nuestro tiempo, la segunda, apoyada en la sensibilidad espacial de Foucault, centra su atención en uno de los laboratorios sexuales más singulares y polémicos del siglo veinte: el universo «Playboy», esa Disneylandia para adultos que, para Preciado, es la gran metáfora del vigente «capitalismo caliente» y de su imaginario arquitectónico doméstico.

A partir del esquema de un poder biopolítico centrado en la producción y maximización de vida e indiferente a la represión o coerción de los cuerpos, en «Pornotopía», por tanto, se describe la aparición del «parque temático» de «Playboy» como un microcosmos crucial en la transformación del régimen disciplinario en «farmacopornográfico».

En este sentido Preciado analiza la figura de Hugh Hefner como la de un arquitecto-gurú muy consciente de los cambios estructurales que se estaban produciendo en la sociedad de masas norteamericana durante los años cincuenta. «El éxito de “Playboy” consistía en situar al frustrado lector masculino suburbano americano, todavía participante en las lógicas de consumo y el ocio de la economía de posguerra […] en la posición de jugador, dándole por un momento la posibilidad de gozar de la transgresión moral para invitarle, después, a retomar su vida de ciervo trabajador y volver a su casa y a su césped».

Monstruos
Los dos ensayos ahondan en las líneas de investigación de sus libros anteriores: «Afterpop» y «Testo Yonky», y comparten muchos referentes: su alergia al humanismo, una sintomática predilección por los escenarios de la «baja cultura» y sus soportes, una llamativa libertad estilística nada académica, una cierta sensibilidad «pop», «menor», a los productos culturales, pero, sobre todo, una gran curiosidad por el nuevo capitalismo sentimental y sus monstruos.

Preciado y Fernández Porta parecen estar también de acuerdo con el escritor J. G. Ballard. En el pasado presuponíamos que el mundo exterior era la realidad y el mundo interior de la mente, con sus sueños e ilusiones, el dominio de la fantasía. Hoy de algún modo esos papeles se han invertido: la ficción satura de cabo a rabo los medios de comunicación y cada vez parece más borroso o, cuando menos, barroco el viejo concepto de «lo real».
Por otro lado, las imágenes de los medios de comunicación implican la negación del principio de realidad y su peso. Hemos entrado en cierto modo en una cultura que se edifica cada vez menos ingenuamente sobre verdades visibles, donde la objetividad tiene menos fuerza que la suposición, el medio que el mensaje y el mapa anticipa el territorio.

Especialmente interesante aquí es el análisis realizado por Fernández Porta en relación a la «producción de la falta» dentro de nuestro sistema de consumo. Lejos de ser un islote de libertad y de resistencia, la relación amorosa es para él el lugar donde confluyen las mayores determinaciones: de género, de clase, discursivas o económicas. Unas determinimaciones que resultan tanto más poderosas en la medida en que tratamos de luchar contra ellas apelando a sentimientos puros. La paradoja es que es «justo ahora, cuando la subjetividad y sus expresiones están más codificadas y previstas, cuando emergen con más fuerza los discursos que hablan de la liberación de las pasiones».

Carta blanca
Se nota que tanto Fernández Porta como Preciado son miembros de una generación más reciente, mucho más lúcida, incluso hasta fascinada, con respecto a la función de los «medios»,  y que ya no puede sino sonreírse ante el ingenuo sueño de la liberación sexual de los sesenta (recuérdense las viejas proclamas contraculturales de Marcuse a favor del «Gran Rechazo» o el estajanovismo orgásmico de W. Reich). Al fin y al cabo, uno de los grandes desengaños de los movimientos contraculturales fue que, en el terreno de la política, hartarse de coitos no daba carta blanca para la emancipación.

En la estela del análisis de escritores como Houellebecq, ambos en cambio parecen coincidir en que la liberación sexual, a pesar de haberse presentado como un húmedo sueño comunitario, en realidad también era un nuevo y sutil escalón en la progresiva escalada histórica de un individualismo atomizado, obsesionado por el consumo.

http://www.larazon.es/noticia/6091-el-capitalismo-del-sexo

Share

Daspu, marca de prostitutas de Rio, lanza colección mundialista

RIO DE JANEIRO. A días del pitazo inicial en el Mundial de Sudáfrica, la marca Daspu de las prostitutas de Rio de Janeiro lanza este miércoles su colección de camisas ’verdeamarelas’ con frases de doble sentido y fuerte connotación sexual.

“Eu jogo pelada!”  (Juego desnuda!) o “Mete pra dentro, seleçao!”  (“Métela  adentro, selección!”) son algunas de la frases estampadas en las casacas, que  además llevan en la espalda el número 69, en alusión a la conocida posición  para practicar sexo.
  
La colección “Daspu fútbol club” fue diseñada por Sylvio de Oliveira para  la controvertida marca, lanzada hace cinco años como una forma de luchar contra  la discriminación y que utiliza en su nombre un juego de palabras con la lujosa  marca “Daslu” de Sao Paulo.
  
Las camisas están a la venta por 17 dólares.
  
“El precio es la mitad que el de un ’servicio’ a las afueras de Rio adonde  trabajo” , declaró al diario Folha Gerenilza Marinho, de 56 años, prostituta y  modelo de la marca.
  
Nilza, como es conocida, será una de las que desfilarán el miércoles en la  Plaza Tiradentes, en el centro de Rio, donde trabajan unas 300 prostitutas.
  
Daspu fue fundada por Gabriela Leite, de 58 años, una ex prostituta también  responsable por Davida, una organización no gubernamental de prevención del  sida y defensa de los derechos de las prostitutas que agrupa a 4.500 mujeres en  el estado de Rio.
  
“Daspu barre los prejuicios. Es la vía abierta para la puta ciudadana” ,  declaró Leite tras la presentación de la colección verano 2010, en agosto.

http://www.abc.com.py/abc/nota/128191-Daspu,-marca-de-prostitutas-de-Rio,-lanza-colecci%C3%B3n-mundialista/

Share

´No queremos ver a las prostitutas en la calle, que se busquen casas´

Jaime Gómez, presidente de la asociación vecinal del casco Isidoro Máiquez

Jaime Gómez, presidente de la asociación vecinal del casco Isidoro Máiquez
MARÍA JESÚS GALINDO Su asociación trabaja desde hace semanas, con otros colectivos en un plan para tratar el problema de la prostitución, ¿en qué consiste y por qué han decidido tomar cartas en este asunto?
Se trata de un plan de reinserción social para las prostitutas que ha funcionado en otras comunidades, como Valencia donde han conseguido reinsertar a más de 500 mujeres. Estamos en contacto con la Asociación ‘Mujeres de Noche Buscando el Día’. Hemos decidido actuar por el enfrentamiento entre prostitutas e islamistas. Como asociación vecinal no podemos consentir que las agredan física y psíquicamente.
No están en contra de las prostitutas y tampoco de la comunidad islámica, ¿cuál es su postura y cómo está afectando a los vecinos?
No queremos ver a las prostitutas en la calle, que se busquen casas como hacían antaño cuando estaban en el Molinete.
Algunos vecinos han sufrido insultos e incluso agresiones por parte de algunos inmigrantes, ¿la gente tiene miedo?
Tienen respeto. Se plantan cuatro islamistas corpulentos en la calle y a los marroquíes que pasan por allí los desvían o bien se plantan en la mezquita y les sacan el dinero para que no lo gasten en prostitutas. Pero la situación ha mejorado en los últimos quince días.
¿Considera que el responsable de la comunidad islámica Ennour del casco está utilizando a las prostitutas para sus propios fines malmetiendo a distintos colectivos contra estas mujeres?
Sí, porque las firmas que ha recogido no son reales, son coacciones. Los propios musulmanes lo abucheaban en la calle cuando lo entrevistaban ayer las televisiones. San Cristóbal, Villalba y Beatas son calles anexas a la mezquita, pero hay prostitutas en San Fernando, San Francisco, Risueño y San Ginés.
¿Se siente amenazado por la presión de la comunidad islámica?
He recibido llamadas amenazantes. Esta mañana -ayer para el lector- han llamado ocho veces a mi casa con acento árabe. “Sabemos dónde vivís, así que tener cuidado con lo que decís por ahí”, me han dicho.
¿Cree que el Ayuntamiento hace los deberes o mira para otro lado?
El Ayuntamiento ha aumentado la vigilancia policial y dice que tienen personas de Cruz Roja pendientes de la zona. Nosotros estamos sobre el problema y no las vemos.
¿Y la Delegación del Gobierno?
Llevo más de dos años intentando que el Delegado del Gobierno nos reciba y hace más de seis meses me dijeron desde la Federación que los habían llamado para que nos acompañasen. No creo que el señor delegado tenga tantas cosas que hacer para no dedicarnos 10 minutos. El único que nos atiende y está dispuesto a hacer lo que haga falta es el comisario.
¿Considera que las autoridades actúan de forma coordinada?
No lo sé y tampoco lo percibo y eso que lo he preguntado. Nuestra asociación tiene 14 años y el Ayuntamiento nos tiene discriminados, ni siquiera tenemos local.
¿Este conflicto está rodeado de inversiones millonarias, como el Muram o el barrio universitario, ¿el casco tiene posibilidad real de recuperación?
Hasta ahora sólo oímos promesas. La recuperación ha llegado de la plaza de España al puerto, pero no de Puerta de Murcia a Bastarreche. La rehabilitación de El Lago está en el cajón hace años.
¿Perciben inseguridad?
No hay robos. Es el barrio moro, como dicen los taxistas. Había más antes de que hubiera tantos inmigrantes, pero advierto de que la asociación aboga por la interculturalidad de todos.
Share

Tres presos por el ‘caso Carioca’, trasladados fuera de Galicia

Tres de los principales imputados en la Operación Carioca, que se encuentra en fase de instrucción para investigar supuestos delitos vinculados con la prostitución en Lugo, fueron traslados a otras prisiones españolas desde Bonxe, donde hasta ahora se encontraban en prisión preventiva. Según fuentes del caso, se trata de José Manuel García Adán, encargado de uno de los cuatro clubes de alterne (el Queen’s) en los que se inició la operación y que siguen precintados desde el 16 de octubre de 2009.

García Adán (que primeramente fue trasladado a una celda de máxima seguridad) fue llevado al penal de El Dueso (Cantabria). Mientras, prosiguen las investigaciones para determinar su implicación en delitos contra los derechos de los trabajadores y de los ciudadanos extranjeros, inducción a la prostitución, tráfico de influencias, cohecho, tráfico de drogas, blanqueo, tenencia ilícita de armas y falsedad documental. También fue trasladado el encargado del club Colina, José Manuel Pulleiro, a la cárcel de Villabona (Asturias), pero no trascendieron datos del tercero de los presos que ha cambiado de cárcel.

El hecho de que apareciesen teléfonos móviles en Bonxe y que, supuestamente, llegaran mensajes amenazantes a alguna de las testigos protegidas pudo ser determinante para que se ordenaran estos movimientos carcelarios.

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/presos/caso/Carioca/trasladados/fuera/Galicia/elpepuespgal/20100603elpgal_11/Tes

Share