El ser, el orgasmo y la nada

Amadeu Fabregat

Como el futuro no existe, afortunadamente, para las personas de mi edad, y me temo que para las de cualquier otra, y el presente es inaprensible porque transcurre a velocidad de vértigo, me zambullo habitualmente en el pasado, que es el mar de la calma y la armonía. Aparte de vagar por IBooks y YouTube con todos los artilugios posibles de Steve Jobs, que Dios bendiga para que siga inventando cosas, buceo habitualmente en las webs de efemérides y aniversarios. Navego investigando concomitancias y coincidencias y, quién sabe, algún signo relevante del pasado susceptible de ser interpretado al estilo de Nostradamus.
En uno de esos periplos descubro que tal día como mañana, un 21 de junio, el solsticio de verano, el día más largo del año en el hemisferio norte, vinimos al mundo en muy distintas décadas Jean Paul Sartre y yo. Lo mío obviamente lo sabía, aunque siempre me negué a celebrarlo. Pero esta coincidencia con el filósofo me hace más llevadera la insoportable gravedad del ser y de su íntima amiga, la nada, y también, por supuesto, el inconveniente de haber nacido. Así que, como la astrología es un azar democrático, y no depende de que sea uno premio Nobel o lector de Pérez Reverte, comparto humildemente con Sartre la singularísima coyuntura astral de esa fecha, celebrada con hogueras por toda Europa, cuándo la dualidad de Géminis da paso al hogareño y confuso Cáncer. Tal día como otro 21 de junio, cuando el filósofo y yo fuimos arrojados al mundo, dicho sea con expresión muy sartreana, y echamos el primer berrido con parecida desgana, la vida es una pasión inútil, dijo, pero pasión al fin y al cabo, tuvo lugar otro evento: el desenlace de la histórica fuga de Varennes. El tontorrón de Luis XVI y María Antonieta, un Borbón y una Habsburgo, fueron capturados en 1791, cuando intentaban huir de la barbarie revolucionaria. No me extraña que fracasaran en su peripecia, teniendo en cuenta la complejidad astrológica de la fecha.
Sartre fue un filósofo y una moda. Los filósofos se leen poco y las modas prescriben. Pero su caso fue la excepción y la estela de su éxito aún persiste. Si uno relee «La náusea» advierte que es uno de los textos más influyentes y hasta plagiados del siglo anterior, que siempre será el mío, en éste ya voy de prestado. Amamos a Sartre, y da igual que nos pasemos por el forro algunas de sus opiniones, le seguimos amando a él.
La estupenda biografía de Annie Cohen-Solal me lo actualizó, me lo «reseteó», como diríamos hoy, hace más de un lustro. Y tiempo después vendría la bomba con la publicación de «Sartre y Beauvoir. La historia de una pareja», de Hazle Rowley, especie de «Sálvame de luxe» monográfico sobre la vida amorosa y, sobre todo sexual, del autor de «El ser y la nada».
Mi curiosidad por el personaje volvió a emerger con esta obra. No sólo fue Sartre el abajo firmante de todas las causas y manifiestos que se le ponían por delante, ríanse ustedes de Almodóvar y la Bardem, sino que encima fue un militante del sexo ávido y compulsivo. Y siempre tejiendo y destejiendo sutilísimos equilibrios para que sus muchas amantes, patrocinadas y mantenidas, pudieran coincidir en el tiempo, y mantener cada una su particular «status», sin romper la baraja. Un maestro de la filosofía, y un campeón del asunto.
Un amigo homosexual me confesó hace poco que su desorbitada promiscuidad le había llevado a confeccionar una hoja de Excel, para el control de sus citas y encuentros eróticos. Me acordé de Sartre, y se lo dije, aunque Jean Paul no pudo disfrutar de las ventajas de la agenda del Iphone, o del maravilloso Ipad, para la correcta administración de su catálogo de amantes y aventuras.
Entre el ser y nada, entre fármaco estimulante y píldora relajante, debió de erguirse ante él la revelación absoluta del orgasmo, único momento animal que nos acerca a lo divino, no digamos ya si el protagonista de la eyaculación es Jean Paul Sartre. Yo desde luego, de haber nacido mujer, habría hecho lo imposible por tener un asunto con el filósofo, y por supuesto habría escrito también algún librito detallando el acontecimiento. Compasivo y solidario como era, proporcionó a muchas jóvenes el momento estelar de sus vidas.
El tipo que ensalzó en su biografía las ventajas de crecer sin tener un padre a mano, se vació sobre miles de hojas de papel y sobre algunos centenares de señoras. No se tomaba mucho interés por la penetración, según cuentan, y disfrutaba con prácticas más epidérmicas. Se definió a sí mismo al escribir que Genet aspiraba a «masturbar el universo», sustituyendo estrellas y asteroides por una inacabable constelación de damas y jovencitas. Y una última coincidencia. Tal día como mañana, nació también la novelista Françoise Sagan, una amiga tardía del filósofo. Aunque nunca celebré mi aniversario, haré una excepción mitómana esta vez, en memoria de Jean Paul y la Sagan, algunos de cuyos personajes exhiben un «ennui» muy sartriano.
Espero que la compleja configuración astrológica de la jornada no hunda la bolsa, o el euro, o mi casa, o lo que sea, ese día.

http://www.levante-emv.com/opinion/2010/06/20/orgasmo/715992.html

Share

La muerte volvió a rondar el número 87

LA NEGRA HISTORIA DE UN NIGHT-CLUB.

Los vecinos dicen que hace 20 años hubo otras dos muertes en el bar.

La muerte volvió al rondar el número 87 de la avenida de Lugo. En el viejo prostíbulo de carretera Los Arcos llueve sobre mojado. Los vecinos más veteranos de la zona recuerdan que hace “algo mas de 20 años ya se produjeron otras dos muertes en una reyerta en este puticlub . Mientras tanto, por la ciudad corren rumores de venganza. Laten historias urbanas que reproducen con variantes la escena del último capítulo de muertes.

Ahora, el último propietario de este luctuoso negocio prepara su defensa de la mano del letrado Hernando Acero, quien ayer no pudo precisar la tesis que mantendrá en el juicio para la defensa de su cliente, “porque es muy prematuro hacerlo aún, entre otras cosas porque están declaradas secretas las actuaciones”. En cualquier caso dio a entender que ésta será la línea que utilizará en la vista oral, es decir, la existencia de “una situación de legítima defensa”.

Además, recalcó que “no se trata de ningún ajuste de cuentas ni de ninguna deuda pendiente. Su único problema es que puso un negocio donde a alguien no le interesaba que lo tuviera”.

Por otra parte, Moisés se deshizo de la pistola “arrojándola al mar”, un hecho “totalmente irrelevante, tras admitir que fue el autor de los disparos, por lo que no tiene ningún efecto sobre la investigación”, según el letrado.

http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=559385

Share

Un informe de la policía sobre riesgos traza un ‘mapa’ de la prostitución

La Policía Municipal incluye en un informe de riesgos urbanos el lugar, el horario y el modo en el que trabajan las prostitutas del distrito de Centro

Existe un minucioso informe que identifica dónde, cuándo y cómo ejercen las prostitutas que desempeñan su oficio en el centro de la capital. Lo ha elaborado la Policía Municipal de Madrid, es de uso interno, y “para los agentes es útil porque identifica muy bien cuál es la situación en la zona, y así pueden desempeñar mejor su tarea”, según una portavoz del Ayuntamiento. El mapa señala lo que la policía considera “riesgos” (así va encabezado el documento), pero entre los mismos, se mezclan actividades sancionables como el tráfico y consumo de drogas, los robos y los hurtos, la venta ambulante o el botellón, con otras actividades o situaciones que no suponen ninguna infracción, como el ejercicio de la prostitución o la mendicidad.

Un ejemplo del documento: “Calle de la Montera, calle del Caballero de Gracia y Calle de los Jardines, 24 horas al día. Personas de sexo femenino ofreciendo servicios sexuales a personas de sexo masculino. Mayoritariamente de origen rumano, países suramericanos, países subsaharianos y nacionales”. Además, el cuadro apunta dos domicilios concretos donde las mujeres que trabajan en estas calles se llevan a los clientes para realizar sus servicios. Como estas, un total de 16 vías aparecen en el informe del que disponen los agentes.”Sirve para actuar con mayor eficacia en cada sitio”, asegura la portavoz municipal al referirse al informe de la Policía Municipal que incluye el mapa de las meretrices. “La policía se debería de preocupar más de dónde están los delincuentes, que a veces nos hacen daño a nosotras, y no de dónde estamos nosotras, que no hacemos daño a nadie”, rebate Iris (nombre ficticio), una prostituta española de 45 años, que lleva en sus carnes unos cuantos lustros en el oficio por el centro de la capital, y que ahora vende su madurez en la calle del Desengaño.

Adina (nombre ficticio) es rumana, tiene 21 años, habla tres idiomas, le sobra agudeza, y por encima de su cuerpo escultural le lucen dos ojos imposibles de pasar inadvertidos. También es prostituta. Cada noche pasa horas aguantando frío y cansancio por la calle de la Montera. Su talento y su buen español se ven reducidos al par de reclamos que lanza a los chicos que pasan cerca de ella: “Cariño, ¿quieres follar? Te la chupo bien. 25 euros, 20 minutos, en un portal de aquí a lado. No te meto prisa. Vente conmigo, anda”.

Como ella, otras decenas de mujeres ejercen en esta calle durante todo el día. Tienen su organización. Abajo, cerca de la comisaría, se pueden ver prostitutas de raza negra. Algo más arriba se encuentran las sudamericanas, y casi llegando a Gran Vía, españolas y mujeres procedentes del este de Europa terminan de completar la amalgama racial de servicios sexuales de la céntrica vía.

La policía conoce esta segregación, y así lo refleja el informe, donde incluso se cataloga la prostitución masculina, ubicada en la Puerta del Sol.

En la calle en la que trabaja Adina se mezclan comerciantes, turistas, paseantes y meretrices. Todos conviven. Las prostitutas, mientras ejercen, más bien dan la imagen de estar aburridas. Adina asegura que no la obliga nadie a hacerlo. “No hay trabajo”, ofrece como explicación a su actividad. Lo mismo que otras compañeras. Sin embargo, hombres sospechosamente ubicados en puntos cercanos a las cortesanas se sientan con ellas en los bordillos, les dan indicaciones y las tratan con familiaridad.

Sobre la policía, las prostitutas tienen opiniones ambiguas. “Nos sentimos seguras porque están aquí cerca”, reconoce una anónima meretriz señalando a la comisaría que hay en la misma calle de la Montera. “A mí solo me han causado problemas”, opone Adina.

Iris se queja de que los “guardias” le han llegado a pedir la documentación hasta cuatro veces en el mismo día. “Luego no están cuando hacen falta”, se indigna. “A mí me han atracado en un par de ocasiones. Una de ellas me dejaron un ojo morado y los policías no me hicieron ni caso. Ni siquiera cuando les dije dónde estaba quien me había pegado. Le pidieron la documentación, y ya”, relata. La prostituta afirma que existen tres o cuatro mujeres, “que no son putas, aunque dicen serlo”, que aprovechan una pequeña charla con los hombres por la calle para robarles. “Esas nos ponen la fama de delincuentes a las demás”, denuncia. “Y los policías saben quiénes son. ¡Esas son las que tenían que estar controladas!”.

Desde el Ayuntamiento afirman que este tipo de informes casi siempre se hacen en colaboración con los vecinos y los comerciantes. Alfonso Tezanos, presidente de la Federación de Empresarios de Madrid (Fedecam), asegura que en este caso a su asociación nunca se le consultó. Tezanos identifica la palabra prostitución con “problemas”, “marginalidad” y “devaluación de los comercios”, pero a su vez considera que es una “realidad social” que no se puede evitar. Por eso aboga por regular el oficio. “El Ayuntamiento y la Comunidad han hecho poco aparte de buscar la simpatía popular a la hora de abordar el problema”, dice Tezanos. “Ya han visto que las redadas policiales no sirven de nada, la única salida es la regulación de la actividad”, defiende el comerciante.

Tampoco sabía nada del informe la presidenta de la Asociación Ciudadana del barrio de Universidad, Isabel Rodríguez, de donde son siete de las 16 calles clasificadas en el mapa policial. Rodríguez opina que tendrían que haber sido los servicios sociales y no la policía quien hubiese elaborado el informe. Por su parte, Apramp, la asociación para la prevención, la reinserción y la atención de la mujer prostituida, prefiere no pronunciarse sobre la utilidad del documento policial.

Transexuales por las calles aledañas a la plaza de la Luna, meretrices de avanzada edad en la plaza de Jacinto Benavente, subsaharianas que tiran de las mangas de los muchachos por la Gran Vía. La prostitución prolifera y la situación se enquista una vez más en la política madrileña. El concejal socialista de Madrid, Óscar Iglesias, considera que “el centro está inundado de prostitutas”, lo que demuestra para el edil el fracaso del plan contra la prostitución que presentó hace seis años el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

“En marzo de 2004, Gallardón se fue a hacer la foto, pero su plan no ha servido de nada. El despliegue policial no ha surtido efecto. La prostitución se está convirtiendo en un problema para Madrid. Es un reclamo internacional, como se pudo comprobar en la final de la Champions. Hay que hacer una campaña integral para luchar contra las mafias, una labor social para sacar a las mujeres de esta actividad”, arguye Iglesias.

Tras responder unas cuantas cuestiones, Iris pide disculpas. No puede perder más tiempo de “trabajo”. Se sienta en un bordillo de la calle de Valverde y levanta la vista esperando que algún hombre cruce con ella la mirada. Uno del que se fíe. Por precaución y por estómago. Ella selecciona a su clientela. “Los factores de riesgo son otros”, opinaba minutos antes, “a mí nadie me tiene que tener miedo”.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/informe/policia/riesgos/traza/mapa/prostitucion/elpepuespmad/20100620elpmad_1/Tes

Share

La Policía Local certifica que el club de los Galán es un hotel

Los agentes inspeccionaron el local por orden del Ayuntamiento y en su informe no mencionan la práctica de prostitución 

La Policía Local de Medina certifica que el club de los Galán es un hotel

Juan Pedro Galán verifica la reapertura de la Hacienda. :: J. C. C.

Han transcurrido ya tres meses desde que la jueza que instruye el ‘caso Toscana’ remitiera un oficio a seis ayuntamientos para que revisaran las licencias otorgadas a la familia Galán bajo las cuales operan sus prostíbulos. Unos permisos municipales concedidos para la apertura de hoteles pero que, a juicio de la jueza, la Guardia Civil y la Fiscalía son en realidad una tapadera para ocultar el verdadero negocio al que se dedica el clan. Así lo indicaba en su escrito la instructora: «Son lugares de ejercicio de la prostitución, al margen de la actividad de hostelería para la que, en principio, están autorizados».
Uno de los primeros ayuntamientos en reaccionar fue el de Medina Sidonia. La concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente ordenó a la Policía Local que realizara una inspección para verificar si la licencia concedida al Medina Park se ajusta a la actividad que en realidad realiza. El informe, emitido por los agentes, certifica que dicho establecimiento se ajusta al permiso otorgado: bar con música y hotel. Pero ni rastro de ejercicio de la prostitución.
Según consta en el citado informe, al que ha tenido acceso este medio, el oficial que ejerce de instructor junto a otro policía municipal visitaron, en la noche del pasado 26 de marzo, el Medina Park y detallan qué se encontraron en su interior. Al parecer, ese día las mujeres que ejercen la prostitución en el local, como así lo promocionan los dueños del negocio en su página web, no estaban o su presencia no era relevante, ya que no se las menciona.
Se indica que el establecimiento está dividido en dos partes: una dedicada a bar con música y otra zona de doce apartamentos adosados, donde se ejerce la actividad hotelera, según deja constancia el instructor en su informe. Relata también que en el momento de la inspección la zona de bar estaba funcionando y que había varios clientes, pero no describe ningún aspecto vinculado a la prostitución. Los agentes no pudieron revisar la documentación del negocio por haber sido requisada por la Guardia Civil. Aunque el encargado del local les proporcionó varias fichas de huéspedes similares a las que utilizan los hoteles convencionales.
Para la Policía Local, el Medina Park se ajusta a la licencia que tiene concedida; por lo que el Ayuntamiento podría mantenerla atendiendo a las conclusiones de los agentes municipales. Hasta la fecha ninguno de los seis ayuntamientos avisados han retirado las autorizaciones concedidas a los Galán.
Share

Sudáfrica: Cerco al turismo sexual con menores

30.000 menores, la mitad entre 10 y 14 años, son prostituidos en Sudáfrica según datos de Unicef. Que la Copa del Mundo de Fútbol no sea territorio impune para el turismo sexual con niños es su última cruzada

No todo se juega, y se pierde, estos días sobre el césped de los estadios de fútbol sudafricanos.

Fuera, millones de tarjetas rojas, símbolo futbolístico de advertencia universal contra el que viola gravemente las normas, se reparten por todo el país contra el turismo sexual, la explotación y el tráfico de niños. Son reproches en plástico que llevan impresos números de emergencia gratuitos de los servicios de Policía y líneas infantiles para ayudar a niños y adultos a denunciar abusos en cualquier momento y lugar. Porque en Sudáfrica, donde 12 millones de menores viven en la pobreza y 30.000 de ellos son prostituidos, según datos que maneja Unicef, la mezcla de diversión, relajación, sensación de anonimato, impunidad y extrema vulnerabilidad de la víctima hacen el caldo gordo que nutre al explotador ocasional; ese turista borracho de relativismo moral, que lejos de su casa y su entorno no desaprovecha la oportunidad de tener sexo con un menor. «No buscan niños pequeños, como los pederastas -apunta Gabriel González-Bueno, del comité español de Unicef-, sino púberes, a los que también se dirigen en la creencia errónea de que con ellos estarán libres de contraer enfermedades, en un país con arraigada creencia de que el sexo con vírgenes cura el sida».
Las bestias han emprendido viaje, pero de cuántos criminales hablamos. Desde «Save The Children», Liliana Orjuela dice que «España es un gran emisor de personas que explotan sexualmente a menores en Centroamérica y Asia» y, aunque no se puede cuantificar con rigor su volumen por tratarse de una actividad clandestina, la cifra que calculan los expertos ronda los 35.000 viajeros que cada año traspasan el límite de meterse en la cama con un niño. De la cifra de abusados habla Unicef: más de dos millones en el mundo. «De África hemos estudiado el caso de Marruecos donde nuestros colaboradores a pie de calle dan cuentan de turistas españoles que buscan niños y los piden casi como si fueran objetos de catálogo. Pero en el caso de Sudáfrica lo que más se teme es el peligro que procede de los países vecinos, aunque sin minusvalorar el acecho de turistas de todas las partes del mundo sobre una población infantil vulnerable que habita en la calle y sobrevive a duras penas; la falta de mecanismos internacionales legales y la ausencia e ineficacia de las denuncias convierten su explotación, que es delito en cualquier parte del mundo, en impune». De hecho, recuerda Orjuela, que a pesar de los números abultados, este año sólo hemos sabido de la detención de un español, en Brasil.
Retrato del viajero explotador
El perfil del turista sexual más habitual es el que no planifica su caza en origen, sino que acepta la ocasión que se le presenta como una opción más de ocio. Lo describe Ana Sebastián, responsable de Ecpat-España (ecpat-esp.org), para quien «el hecho de viajar ya implica romper tabúes. Estos explotadores pertenecen a todos los estratos sociales, pueden estar casados o solteros, tener hijos, poseer un buen estatus económico o ser viajeros de pocos recursos, de todas las profesiones y edades. Lejos de las convenciones sociales y morales que normalmente regulan sus conductas, muchos de estos turistas justifican lo injustificable arguyendo que el abuso es culturalmente aceptado en el país de destino, que esos niños no tienen nada que ver con los chicos de su edad que hay en su país de origen o con sus propios vástagos, o excusan su conducta alegando que ayudan económicamente al niño abusado».
Para Sebastián también el laberinto legal internacional es la causa mayor de impunidad. «España, con otra treintena de países, ha adoptado una legislación extraterritorial para poder combatir en su propio suelo los delitos contra la infancia que hayan cometido sus nacionales en otros países. Pero la falta de denuncias y de pruebas que las corroboren la hacen poco eficaz».
Ante este limbo jurídico donde difícilmente el que la hace la paga, la Organización Mundial del Turismo ha apelado a la «obligación moral del sector turístico que tiene una responsabilidad especial en la lucha contra el trabajo infantil, la explotación sexual y la trata de niños. Hay que actuar porque no podemos seguir permitiendo que el abuso de menores viaje». Y desde el Comité Económico y Social Europeo (CESE) se ha exigido la creación de una base de datos lo más amplia posible sobre los delincuentes que viajan al extranjero con fines pederastas. La petición está basada en un informe de la ponente Madi Sharma bajo el título «La protección de los niños que corren riesgo de ser víctimas del turismo sexual infantil», donde se afirma que un 4,5% de los 842 millones de personas que viajaron en 2006 eran agresores sexuales y un 10% pederastas.
En el texto aprobado por el CESE se establece que los derechos del niño deben primar sobre las normas relativas a la protección de datos, impedimento legal que hace prácticamente imposible la creación de ese fichero que facilitaría la emisión de un mayor número de órdenes judiciales para evitar que los pedófilos sospechosos salieran de su país. Porque Sharma lamenta profundamente que mientras en los últimos años se han expedido 3.000 órdenes de este tipo contra «hooligans», sólo se han cursado 30 contra violadores de niños. Pequeños destruidos, vidas rotas. Como Vibol, que fue niño abusado en Camboya y que ahora cuida de los pequeños de las calles de Phnom Penh: ya padre de familia y cumplidos los 40, cuenta que no logra dormir del tirón y esta es la hora en que no ha podido dejar de llorar.
Aunque hoy el mayor esfuerzo está puesto en Sudáfrica, como explica Marta Arias, directora de Políticas de Infancia de Unicef España, «la preocupación por la explotación sexual infantil es constante y global». Su organización impulsó días antes del Mundial de Fútbol la firma por parte de la industria turística sudafricana (desde hoteles a empresas de alquiler de coches) de un código de conducta para la protección de los menores; ha creado «Espacios Amigos de la infancia» con protección para los pequeños en los FIFA Fan Fests de Soweto, Sandton, Port Elizabeth y Nelspruit, que concentran a 45.000 aficionados ante pantallas gigantes, y ha promovido 21 festivales de fútbol para niños, ya que los colegios han cerrado hasta el 11 de julio. Tshepo Mashego, de 14 años, es uno de esos alumnos. Juega al fútbol y se entrena porque eso, dice, le ayuda a ser mejor en todas las demás cosas de su vida. La misma esperanza de Unicef: que sus acciones en defensa de los niños por la Copa del Mundo que disputa el deporte rey perduren en la tierra prometida de Mandela.
Share

Oraciones para dejar de ser gay

Dos décadas después de que la homosexualidad dejara de considerarse una enfermedad, aún hay clínicas en España que ofrecen ‘curas’ a esta orientación sexual

Àngel Llorent

AmpliarÀngel Llorent denuncia que durante 10 años fue sometido a tratamiento para dejar de ser homosexual.- CARMEN SECANELLA
Diez Padres Nuestros y diez Aves Marías. 75 miligramos de Ludiomil diarios y otros 20 de Dogmatil. Àngel Llorent se sometió durante 10 años a este tratamiento para dejar de ser gay. “Tenía que rezar si veía a un chico guapo en la calle”, explica este catalán que quería ser heterosexual porque creía que estaba enfermo. Dejó su trabajo y a sus amigos. Cambió de vida. Por un tiempo fue un ex gay. No funcionó. Intentó suicidarse.

La cura, que le aplicaron hace una década, también consistía en tener sexo con mujeres y no ver pornografía. Àngel lo dejó y ahora es lo que se llama un ex ex gay y trabaja contra las terapias reparativas que curan la homosexualidad. “Busqué un psiquiatra particular de la comunidad evangélica de Barcelona porque no me aceptaba. En las consultas intentaba reafirmar mi masculinidad pero al no tener efecto empezó a medicarme para bajar mi libido. Era una castración química”, cuenta Àngel, miembro de la Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas de Cataluña.

La denuncia de que la Policlínica Tibidabo en Barcelona ofrece pastillas y tratamientos a sus pacientes para dejar de ser gays ha reabierto la polémica sobre una opción descartada en 1973, cuando los científicos rechazaron esta inclinación como trastorno psicológico. “Evidentemente, no se puede curar la homosexualidad. Estas terapias suponen mala praxis y están desautorizadas. Causan trastornos depresivos, conductas autodestructivas, ansiedad y pueden derivar en el suicidio”, afirma la psicóloga Silvia Morell.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud excluyó la homosexualidad como enfermedad en 1990, el movimiento ex gay en todo el mundo ofrece la cura al considerar que se trata de algo tratable, que hace “infeliz” a quien la sufre.

El año pasado, la Asociación Americana de Psicología condenó estas terapias, que cobran hasta 80 euros por sesión, por ineficaces. No existe ninguna evidencia científica que demuestre que sea posible cambiar la orientación sexual. El Ministerio de Sanidad español no tiene registros oficiales sobre las clínicas que practican el método. Además, muchas son aplicadas en centros religiosos privados.

Como Tibidabo, actualmente investigada por la Consejería catalana de Sanidad, existen otras clínicas que ofrecen el camino a la heterosexualidad en España, según Miguel González, presidente del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid: “Sabemos de muchos casos de personas que se someten a estos tratamientos y después se arrepienten, pero no denuncian. Es un error tratar algo que no es una enfermedad psiquiátrica, debería ser un delito. Se ha demostrado que nada de esto funciona”.

Marc Orozko es un caso de terapia sin religión. Un tratamiento similar al del perro de Pavlov, que trata de asociar estímulos positivos a lo heterosexual y negativos a lo gay. Durante un año se trató en la clínica Dexeus, en Barcelona. Tenía 20 años y su terapeuta le recomendaba masturbarse pensando en mujeres. También le obligaba a ponerse una goma en la muñeca y tirar de ella cada vez que pensara en un hombre para así relacionar la figura masculina con el dolor. Esto se conoce como terapia aversiva conductual. “Tenía que castigarme o premiarme”, recuerda Marc, que recibió tratamiento durante un año a finales de los noventa y afirma que a raíz de él tuvo efectos secundarios como obsesiones, inseguridades y conflictos para relacionarse.

En España no hay grupos de ex gays establecidos oficialmente. En EE UU existe Exodus International, basado en la religión y la abstinencia para “disminuir las tentaciones homosexuales, corrigiendo estilos distorsionados de relacionarse con el sexo opuesto”, según su web. La organización defiende que “la reorientación de la atracción del mismo sexo no es necesaria, pero es posible”.

Hay centros similares en muchos países. Malena Mattos se acogió al programa, dejó de ser lesbiana y ahora imparte “terapias reparativas” en Perú. Define su trabajo como “teoterapias”, basadas en la Biblia. “La homosexualidad no es mala. Hay gente que vive bien aunque siempre tendrá un problema. Existe una alternativa para quien no es feliz así. La homosexualidad no es una opción de acuerdo con las Escrituras. Dios ha hecho hombres y mujeres, no ha hecho un tercer sexo”.

José L. se sometió hace tres años un tratamiento laico en una clínica de Madrid. Acudía a terapia una vez por semana e iba a retiros con otros ex gays. “Fue terrible. Me lavaron el cerebro. Yo creía que estaba enfermo y sentía culpa”, cuenta José, que pide mantener el anonimato. Este abogado de 35 años siguió las teorías de Aquilino Polaino, el experto de la Universidad Complutense que en 2005 fue invitado por el PP al Senado para explicar los daños que pueden causar a los hijos las parejas gays. Polaino, a quien este periódico intentó contactar pero se encuentra de viaje por México, defiende las “terapias reparativas” y considera que la homosexualidad surge entre hijos de familias disfuncionales. La psicóloga Patricia M. Peroni, que no accedió a una entrevista, y Jokin De Irala, de la Universidad de Navarra, han escrito libros y ofrecen conferencias en las que afirman que la homosexualidad puede revertirse.

Las tres personas citadas que estuvieron en terapia tardaron años en ver que no podían dejar de ser gays. Àngel Llorent concluye: “Con el tiempo todo se iba agravando. Mucha gente termina suicidándose. Me decían que estaba enfermo y que era una disfunción psicológica que se podía arreglar. Ahora veo que no es cierto y que no hago nada malo”.

“No es necesario ser homosexual”

En 1930, la cura a la homosexualidad venía con pequeñas dosis de electrochoques. Ochenta años después, el doctor Joseph Nicolosi, fundador de la Asociación Nacional de Investigación y Tratamiento de la Homosexualidad y de la clínica Santo Tomás de Aquino, en Los Ángeles, sostiene que el camino a la heterosexualidad se encuentra en la motivación y en una serie de terapias de reorientación sexual. Según él, las posibilidades de éxito son dos de cada tres.

Hace 25 años, este psicólogo se interesó en la investigación de la homosexualidad debido a que un familiar suyo “sufría mucho” siendo gay. “Estaba interesado en hombres y mujeres que fueran infelices como homosexuales. En mi formación nunca nos enseñaron las causas de la homosexualidad porque no era políticamente correcto. Entonces empecé a investigar”, explica a este diario.

Nicolosi, que ha tratado a un millar de pacientes, sostiene que es imposible que una persona sea gay si tiene una familia funcional.

La política de su asociación contraviene la de la Asociación Americana de Psiquiatría. Sin embargo, Nicolosi insiste en que hay pacientes que quieren “ser heterosexuales, que les atraigan las mujeres, estar casados y tener familia”.

“No es necesario ser homosexual. Nosotros ayudamos al cliente a entender que la atracción sexual es una emoción que necesita llenar, que está buscando cariño y aprobación, que es lo que cualquier niño quiere de su padre”, dice el médico, que, en contra del criterio científico, llega a recetar antidepresivos y ansiolíticos como parte del tratamiento.

Aun así, el fundador del movimiento asegura que la homosexualidad no es una enfermedad, sino una adaptación a un ambiente familiar en el que no se reafirma la masculinidad del chico.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Oraciones/dejar/ser/gay/elpepisoc/20100620elpepisoc_2/Tes

Share

FDA rechaza píldora para estimular libido de mujeres

GAITHERSBURG, Maryland, EE.UU. (AP) – Una “píldora rosada”, que eleve la libido de las mujeres, sigue siendo una meta inalcanzada tras una década de investigación por parte de algunos de los principales grupos farmacéuticos del mundo.

Un panel de expertos de salud rechazó el viernes la propuesta más reciente sometida a la aprobación de las autoridades federales para atender la falta de deseo sexual femenino: un antidepresivo que no tuvo efecto alguno, de acuerdo con dos estudios.

El panel de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), formado por asesores en materia de salud reproductiva, señaló de manera unánime que los beneficios de la píldora propuesta por Boehringer Ingelheim no superan los efectos colaterales, entre los que figura fatiga, depresión y posibles desmayos.

“Estoy convencida de que la salud sexual de las mujeres es importante y de que muchas sufren de disfunción sexual, pero no estoy convencida de un beneficio clínico significativo que se derive de esta droga”, dijo la panelista Paula Hillard, ginecóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

La FDA tomará sus propias decisiones sobre la droga en los próximos meses, pero suele seguir las opiniones de los paneles de expertos.

La droga fibanerina, que actúa sobre la serotonina y otros químicos en el cerebro, ha sido estudiada como una posible terapia para la depresión. Luego, se modificó el propósito de uso, enfocándolo en la libido, a raíz de que varias mujeres reportaron niveles inusitadamente altos de satisfacción sexual.

Pese a una mejora moderada en los casos de satisfacción sexual reportados por los estudios, los panelistas dijeron que los beneficios de la droga no eran suficientemente fuertes para garantizar su aprobación como una píldora de consumo diario para las mujeres.

El intento por provocar el deseo sexual mediante la química cerebral representa la estrategia más reciente de la industria farmacéutica para encontrar un equivalente femenino del éxito que ha tenido la píldora Viagra, de Pfizer, que atiende la disfunción eréctil en los hombres.

Desde 1998, cuando fue lanzada la píldora azul Viagra, más de una veintena de terapias experimentales se han estudiado para la llamada “disfunción sexual femenina”, un mercado que tendría un valor estimado de 2.000 millones de dólares.

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/noticias/8237776.shtml

Share

El 15% de los españoles considera una dolencia la homosexualidad

Un informe de Sanidad subraya que la homofobia causa problemas de autoestima entre los gais.El texto critica que algunos cuidadores dificultan los derechos sexuales de los discapacitados.

Homosexuales, transexuales, discapacitados e inmigrantes se sitúan actualmente en España en “contextos de vulnerabilidad” en materia de salud sexual, según avisa un estudio preliminar a la definidción de la primera estrategia nacional de salud sexual y reproductiva diseñada por el Ministerio de Sanidad. Aunque es una posición minoritaria, aún hay un considerable número de personas (un 15% del total, que asciende al 18% si solo se cuenta a los hombres) que opinan que la homosexualidad es una enfermedad.

Esta opinión –explica el informe del ministerio– es más común a partir de los 55 años, hasta el punto de que un 23% de los hombres y un 17% de las mujeres están “poco o nada de acuerdo” en que la homosexualidad sea una opción respetable. “La homofobia latente en la sociedad sigue ocasionando problemas de autoestima y autoaceptación en algunas personas”, lamentan los autores, que proponen un cambio educativo que abra el patrón heterosexual dominante a otras fórmulas.

LOS DISCAPACITADOS El programa rompe una lanza en favor de los discapacitados, a los que una visión tradicional considera carentes de necesidades sexuales y critica que muchos cuidadores dificultan sus derechos sexuales. “La norma les sitúa como no deseables ni deseantes. Debe imponerse la diversidad como norma y facilitarles el acceso a una educación afectivo-sexual para poder vivir la sexualidad saludablemente”, postula el texto.

Los especialistas reconocen que aún no hay una concienciación social plena de que la transexualidad no es “ni una amenaza, ni una aberración, ni una enfermedad”, y abogan por que se cumplan los derechos a la hormonación y a operaciones de cambio de sexo. Proponen que se garantice el acceso a las tres unidades públicas especializadas en el tratamiento de la identidad sexual en los hospitales Carlos Haya de Málaga, Ramón y Cajal de Madrid y Clínico de Barcelona.

Algunas encuestas apuntan que la incidencia del aborto entre las inmigrantes es mayor que entre las españolas. Sanidad tiene claro que es un colectivo con barreras que dificultan su acceso a la información y atención en los servicios de prevención de enfermedades de trasmisión sexual y de embarazos no deseados. La Federación Española de Planificación Familiar ha detectado que muchas veces no acuden por desconocimiento de sus derechos.

El exhaustivo estudio no pasa por alto la violencia sexual, desde abusos a relaciones forzosas. El 7% de las mujeres y el 1,7% de los hombres denuncian haberla sufrido alguna vez. Muchas mujeres afectadas son víctimas de personas de su entorno.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=590549

Share

El mapa del «cruising»

Una web muestra los puntos exactos en los que se producen encuentros sexuales entre hombres

El mapa del «cruising»

El mapa del «cruising»

Parques, estaciones,  baños de centros comerciales o piscinas municipales son algunos de los escenarios elegidos.

Los entendidos en «cruising» –hombres homosexuales que acuden a lugares públicos en busca de sexo rápido y gratuito con  desconocidos– saben que el  párking de la plaza de toros de Las Ventas es uno de los lugares «míticos» para llevar a cabo esta práctica, pero ni mucho menos es el único. Existen multitud de puntos repartidos por toda la Comunidad para dar rienda suelta a esta modalidad sexual y, como ocurre desde hace unos años, internet plasma el tradicional boca a oreja y lo convierte en «vox populi». La red se convierte así en la herramienta perfecta para saber dónde y cuándo acudir a experimentar el «cruising».

De hecho, mientras muchos prefieren el estilo «más clásico», es decir, acercarse a la aventura a un lugar público donde saben que se practica y dejar actuar al factor sorpresa; los más modernos prefieren  informarse previamente en ciertas páginas web para saber un poco lo que se pueden encontrar en algunos sitios. Existen varias páginas en las que los usuarios comentan los mejores y peores emplazamientos para practicarlo dentro de la Comunidad de Madrid.

La web«gaymadridsexoahora. com» señala alrededor de un centenar de lugares públicos para llevar a cabo esta atrevida modalidad sexual. Desde los baños públicos de centros comerciales hasta piscinas municipales pasando por estaciones de tren y autobús. El sitio ofrece un mapa de Google Earth donde indica los lugares más típicos o imaginables como la Casa de Campo, salas de cine X, el parque del Retiro o polígonos industriales de la periferia, o los más insospechados como el túnel del PAU de Sanchinarro, el cementerio de La Almudena, el puente medieval entre Colmenar Viejo y Cerceda o las cocheras de la EMT. Son sólo unos ejemplos donde, según esta web, puede encontrase «cruising».

Además, en el mapa vienen indicados con banderines de colores según el tipo de lugar en el que se practique. Los amarillos para las piscinas municipales; los azules, para los centros comerciales; morado, para estaciones de autobús, tren o intercambiadores de transportes; verde, para parques municipales o exteriores en general; turquesa para los baños públicos de museos y bibliotecas; el rosa para indicar en qué cines X se puede encontrar adeptos a esta práctica sexual y el rojo para los sex shops. Y, para que la web no se quede obsoleta, los usuarios pueden aportar información aún desconocida. Así, en la página de inicio, informan: «¿Conoces algún punto de encuentro que no aparece en el mapa y quieres incluirlo? Envíanos una imagen de la zona indicando claramente el lugar exacto a «cruising@gaymadridsexoahora.com».

Pero además del mapa, la web ofrece un chat y un foro donde pueden leerse comentarios que los usuarios hacen sobre cada lugar: el tipo de hombres que se puede encontrar en cada sitio («maduritos, ejecutivos, principiantes»…),  a qué hora es mejor acudir, en qué sitios hay que tener cuidado con la Policía o con los vigilantes de seguridad… En definitiva, una guía muy completa para que los más novatos no se pierdan en el «mundo del ‘cruising’». Sin embargo, éste no es el único sitio de internet donde se habla abiertamente del «cruising». Otras web, ofrecen además la posibilidad de contactar con gente a través de foros.

Así, muchos se dan cita por internet y evitan  tener que «presentarse» a alguien en una zona «cruising». Unas web que son muy similares a las que existen sobre la prostitución, donde los usuarios ponían nota a las mujeres que trabajaban en cada lugar. Cuando la existencia de estas páginas salió a la luz, a través de este periódico, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, anunció que había ordenado su cierre al considerar que atentaban «contra la dignidad de las mujeres y desde luego contra el principio de igualdad garantizado en el ordenamiento jurídico».


El arcoiris del sexo exprés

El plano de la izquierda muestra, con toda una gama de banderines de colores, una clasificación  de los sitios en los que se practica «cruising». Predominan los verdes, que indica los parques y exteriores, porque lo más común es que los habituales del «cruising» se den cita en la calle. Pero también hay lugares a puerta cerrada. De amarillo aparecen señaladas las piscinas municipales donde se dan estos encuentros sexuales. En morado, prácticamente todos los centros comerciales de la región, así como casi todos los intercambiadores de transportes (de azul). El color turquesa, por ejemplo, es el escogido para señalar los baños públicos de museos y bibliotecas.

http://www.larazon.es/noticia/9380-el-mapa-del-cruising

Share

La nueva pastilla para la erección: aquí te pillo, aquí te mato

La nueva generación de fármacos para la erección llegará a España a finales de año y será más cómodo de administrar, ya que no necesita agua sino que se disuelve en la boca en cuestión de segundos
 

Tener que introducirse un supositorio intraural o bien una inyección directa en el pene para conseguir un alzamiento de virilidad, acaba con la autoestima de cualquiera. Mejor abstinente que abochornado. De ahí que salieran al mercado los fármacos orales, que con el tiempo se han convertido en la primera línea terapéutica frente a la disfunción eréctil (DE).
Así, se ha dado una posible solución a los cerca de 152 millones de hombres que la sufren en el mundo (el 16 por ciento de todos los hombres de edades comprendidas entre 20-60 años). No es nuevo. Sildenafilo, Tadalafilo o Vardenafilo son los principios activos de estos medicamentos. Y como su efectividad está más que demostrada, la novedad la han buscado en la comodidad. Este último, el vardenafilo, se lanzará, según fuentes del Ministerio de Sanidad, a finales de año en España en un nuevo formato: comprimidos bucodispersables, es decir, que se disuelven en la boca. El verano pasado, la compañía farmacéutica responsable del producto, Bayer Schering Pharma AG, ya presentó la solicitud de registro en la Unión Europea.

El comprimido, con 10 mg de sustancia, permite la toma de forma cómoda sin agua, ya que se disuelve en la boca en cuestión de segundos. Lo que sería un «aquí te pillo, aquí te mato» si suena la flauta y se presenta la oportunidad en un momento inesperado.
Según explicó Jean-Philippe Milon, jefe de la Unidad de Negocio de Medicina General de Bayer Schering Pharma, «la disfunción eréctil es un problema que puede causar gran impacto en el bienestar del hombre y en sus relaciones, y con esta nueva formulación hemos alcanzado otro hito de importancia estratégica en el desarrollo de productos innovadores y fáciles de usar para mejorar la salud del hombre».

Los expertos coinciden con estas afirmaciones. Así, Jesús Castiñeiras, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla «toda medicación que cambia su forma de empleo para facilitar su uso y que mantiene, como es el caso, los mismos efectos y resultados, es muy positivo. Estamos hablando de comodidad para un trastorno que tiene serias repercusiones para el hombre y que es un signo de enfermedad cardiovascular subyacente».

Castiñeiras añade que «los casos de hipertensión arterial y los problemas de colesterol se conforman como las patologías más importantes relacionadas con la DE y la mayoría de los pacientes no se percata de ello. De hecho, vienen a consulta preguntando por un problema de erección cuando la raíz es un a afección cardiovascular».

Demostrado
La seguridad de estos comprimidos ha sido demostrada en dos estudios clínicos Fase III. Esta nueva formulación ha mostrado la misma eficacia que los comprimidos actuales (el inhibidor de la fosfodiesteresa 5) que se administra por vía oral y que mejora las relaciones sexuales, pudiendo facilitar la erección unos 10 minutos después de su administración.
Y ante la incapacidad, llegan las excusas. Un informe elaborado por la Asociación Española de Salud Sexual (AESS) y la Asociación Española de Andrología Reproductiva (Asesa), denominado «Excuse» (Excusas Comúnmente Utilizadas en la Disfunción Eréctil) ha puesto en evidencia recientemente los pretextos para rechazar una jornada sexual. Y entre ellos, el cansancio, la ansiedad y el alcohol son las principales. «Se ha caído un mito», definió el vicepresidente de Asesa, Rafael Prieto.
Para el informe se entrevistó a 1.050 españoles (mitad hombres y mitad mujeres) de más de 35 años de edad de toda España. Y, aunque el 40 por ciento de los mayores de 40 años tienen algún problema de este tipo, «sólo tratamos al 10 por ciento, explica Prieto.

http://www.larazon.es/noticia/4467-la-nueva-pastilla-para-la-ereccion-aqui-te-pillo-aqui-te-mato

Share