El baile, poderosa arma de seducción

Bailar puede ser un buen preludio de las relaciones
El baile propicia el roce entre los amantes

 

Cuando bailamos ponemos en marcha toda una serie de mecanismos relacionados con el lenguaje corporal que pueden ser (y son, de hecho) de lo más estimulantes. Tanto los bailes en solitario que atraen todas las miradas, como los bailes practicados en pareja que hacen que dos personas compartan un mismo espacio vital, son experiencias que pueden calificarse de semi-sexuales. No en vano, en el Hollywood clásico era de lo más común que en los musicales cinematográficos, las escenas de baile se articulasen como sustitutos de la cópula entre los amantes. Aquello que no era posible que expresar mediante la horizontalidad de los cuerpos en el lecho, se hacía a través dela danza. Ese es el poder del baile.

Por otro lado, y ya que hablamos maravillas del baile, es necesario recordar lo beneficioso que es para la salud de todo hijo de vecino. Tonificación y, sobre todo, flexibilidad, son sus mayores bazas. Sin olvidar la salud psíquica que proporciona un ejercicio como este, motor de deshinibición y alegria. Aquellos que bailan asiduamente se sienten más conectados con su cuerpo, lo manejan mejor y son más dados a abrirse a los demás. Por otro lado, las clases de baile son espacios de sociabilidad.

En muchas civilizaciones el baile funciona como un ritual de seducción previo a las relaciones sexuales. Tal es el caso de la danza del vientre o del tango. Además del baile en sí, toda la imaginería de cada una de las disciplinas entra en juego. En la danza del vientre hablamos de los velos y de la sensualidad que siempre adjudicamos al elemento oriental. En el tango, las penetrantes miradas y la música intensa no hacen sino remitirnos a una explícita.

Una buena actividad para practicar en pareja o en solitario

 

No en vano, y tradicionalmente, en occidente siempre hemos ligado bailando. En épocas pretéritas las bervenas y las fiestas de los pueblos eran el espacio donde se establecían los primeros contactos entre los futuros cónyuges. A día de hoy tenemos las discotecas de todo tipo donde los cuerpos se rozan al ritmo de la salsa o de los temas del momento, eso no importa. Aquello relevante es que, pese a la proliferación del cibersexo y otras formas de relacionarse, el baile sigue siendo el ritual por excelencia.

Si lo que quieres es insuflar un poco de vitalidad y diversión a tus relaciones, al tiempo que aprender a utilizar cada una de las partes de tu cuerpo de manera sensual, no olvides que siempre puedes recurrir al baile.

Fuentes: El cariz sexual del tango y La sensualidad de la danza del vientre, en Educasexo.com

Tango blanco y negro por zabara_tango en Flickr

Tango en color por zabara_tango en Flickr

http://www.educasexo.com/curiosidades/el-baile-poderosa-arma-de-seduccion.html

Share
Esta entrada fue publicada en 09 - Sexualidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario