Masturbación femenina (de eso no se habla)

Contrariamente a la creencia social imperante en el pasado y que aun hoy tiene consecuencias, no es malo masturbarse. Es un proceso imprescindible y esencial para descubrir y explorar la sexualidad propia durante la pubertad, reconociendo nuestro propio cuerpo, junto a sus posibilidades de placer, es mediante esta experimentación como la mujer podrá conocer sus zonas más sensibles y erógenas, junto a la mejor manera de alcanzar el orgasmo, para después (en el futuro) poder guiar a su pareja sexual. “Como afirmaba Sigmund Freud , la sexualidad humana está presente desde que venimos a este mundo y adquiere su punto máximo en la pubertad con el pleno descubrimiento de nuestro cuerpo y sus posibilidades.” En definitiva, en esta primera etapa de la vida la masturbación es una manera de reconocerse a sí misma, prepararse para las futuras experiencias sexuales, dado que es el mejor sistema de ir adentrándose en el terreno del sexo dejando atrás temores e inhibiciones, siendo una excelente forma de adquirir confianza. Por lo tanto debe quedar en claro que estamos ante una parte importante del desarrollo psicosexual de los individuos, quienes de esta manera podrán identificar los patrones de excitación de su propia respuesta sexual.
Esta práctica continuara durante toda la vida en la mayoría de las personas (independientemente de los prejuicios y tabúes existentes) y en verdad no está nada mal que así sea, se tenga o no pareja estable, solo debe estar supeditada a las necesidades intimas de cada uno y no ha preconceptos obsoletos y represivos. Son muchas las ventajas y aspectos positivos que podemos enumerar en la adultez, desde favorecer los ritmos del deseo, erotismo y genitalidad aun con parejas estables, cuando uno de los dos está enfermo, no le apetece tener relaciones o no se logra alcanzar el orgasmo durante la penetración vaginal. Es básicamente una actividad divertida y liberadora para la mujer, que no debe vivirse con culpa, sirve para descubrir preferencias, desarrollar fantasías, probar cosas nuevas en vista a futuros encuentros sexuales, aumenta la libido (no olviden que en el sexo, la función hace al miembro), es relajante cuando se está nerviosa o estresada satisfaciendo física y emocionalmente, fortalece la musculatura pélvica y si no se tiene pareja ayuda a no perder el ritmo y la costumbre. Además tiene la enorme ventaja de no necesitar a nadie y poder hacerlo cuando se le dé la gana.
Para nosotros los sexólogos es una herramienta absolutamente necesaria para el tratamiento de la Anorgasmia, el Vaginismo, Disminución del Deseo y algunas Fobias Sexuales, siendo incluso un medio adecuado para descubrir el potencial multiorgasmico de cualquier mujer. Veamos que dice mi maestro, el prestigioso Profesor Dr. Juan Carlos Kusnetzoff con respecto a la utilización de la masturbación en la Anorgasmia Femenina.
Importancia de la masturbación en los ejercicios de cura.
1) El método aislado más pasible de tornar a la mujer orgásmica, es la masturbación.
2) La masturbación frecuentemente resulta en disminución de las inhibiciones acerca del sexo.
3) Muchas mujeres experimentan sus orgasmos más intensos a través de la masturbación.
4) La masturbación aumenta los conocimientos de la mujer sobre el tipo de estimulación que ella precisa para la excitación sexual.
5) La masturbación aumenta la especificidad de la información que la mujer puede proporcionar al compañero, sobre la manera de darle placer.
6) La masturbación puede aumentar la vascularización de las estructuras de la región pelviana, aumentando de tal manera, la probabilidad del orgasmo por otros medios. También aumenta la intensidad de los orgasmos, caso ya hubiera algunos.
7) La masturbación no reduce la probabilidad de que la mujer reaccione sexualmente a la estimulación del hombre.
8) La masturbación es absolutamente normal, común en la mayoría de las mujeres y no trae ningún inconveniente, sostenida por la enorme cantidad de mitos al respecto.
9) La masturbación es una buena manera de ayudar a la mujer a aprender a dar placer a sí misma, en vez de esperar que el compañero asuma la responsabilidad de proveer ese placer.
10) La masturbación es una agradable «válvula de escape» para la descarga sexual cuando el compañero no está disponible para la interacción sexual por algún motivo (enfermedad, ausencia, desinterés, sueño, etc.)
11) La masturbación permite que la persona experimente y emplee la fantasía de maneras que son difíciles de reproducir durante la actividad sexual interpersonal.
12) La masturbación es divertida.
Conclusiones. La forma más sencilla de obtener placer sexual es sin duda alguna la masturbación, no hace falta nada, ni nadie para conseguirlo (todo el mundo viene de “fabrica” con todo lo necesario para conseguir placer por sí mismo). Hoy, la masturbación se ve como un procedimiento imprescindible en el aprendizaje sexual y no existe ninguna evidencia científica que permita hablar de consecuencias indeseables para la salud. Su práctica no debe ser vivida con culpa o vergüenza, masturbarse es parte de la sexualidad natural y su ejercicio o no deberá ser parte de una decisión personal, es decir, de la elección libre de cada uno.
Share

Historia gráfica de los preservativos

Seguro que ya sabrás que a lo largo de la historia, los métodos anticonceptivos han sido de lo más variados. Los materiales para la elaboración de los preservativos han ido cambiando con el paso del tiempo, y he encontrado un gráfico en el que queda explicado de una forma muy clara.

Aquí lo tienes…

¿Qué te parece? La verdad es que resulta curioso pensar cómo los hombres de la antigüedad encontraron la forma, con los materiales que tenían en esa época, para evitar los embarazos no deseados. Y claro, si hemos evolucionado tanto, ¿te imaginas cómo pueden ser los preservativos dentro de unos siglos?

Se admiten sugerencias…

Vía| Xavier Pita

http://www.desexualidad.com/historia-grafica-de-los-preservativos/

Share

Alcanzar el orgasmo

Muchas mujeres que acuden a su médico o sexólogo lo hacen por sus dificultades para alcanzar el orgasmo, si bien lo primero es averiguar el origen del problema, afortunadamente en la mayoría de los casos éste tiene fácil solución.

Raro es el caso donde una mujer nunca en su vida ha experimentado un orgasmo, normalmente los han disfrutado en algún momento del pasado, ya fuera a solas, con su pareja actual o con alguna anterior, bien a través de la masturbación o caricias, o bien durante el coito.

En muchos casos el problema es cosa de la mujer debido a la falta de conocimientos de su propio cuerpo, de las técnicas y tiempos que necesita para alcanzar el orgasmo.

Así el universo femenino, según su capacidad o facilidad para alcanzar el orgasmo, estaría organizado de la siguiente manera:

  • Mujeres que alcanzan el orgasmo con facilidad estimulando los pezones u otras zonas erógenas, incluso sólo a través de las fantasías.
  • Mujeres que alcanzan el primer orgasmo con penetración en un muy corto tiempo.
  • Mujeres que logran el orgasmo con la penetración, siempre y cuando esta se mantenga durante un periodo de tiempo relativamente largo.
  • Mujeres que lo alcanzan mediante el estimulo oral o manual de su pareja, pero no con la penetración.
  • Mujeres que logran el orgasmo con masturbación en presencia de su pareja.
  • Mujeres que sólo lo logran con estimulo sostenido del clítoris y a solas.
  • Mujeres que nunca han alcanzado un orgasmo por ninguna vía.

Los dos primeros tipos de mujeres está claro que no tienen problema alguno, y raro sería que acudieran al especialista alegando problemas para alcanzar el orgasmo. Las demás no deben desesperar, según muchos especialista como por ejemplo la Dra. Kaplan, todas las mujeres pueden lograr el orgasmo.

Actualmente el esquema de la Dra. Helen Kaplan es el más utilizado por los especialistas, ella introdujo una fase previa, unió la fase de meseta con la de excitación y la fase de resolución con la del orgasmo. Así, su esquema del orgasmo se divide en tres fases: deseo, excitación y orgasmo.

  1. Fase de Deseo, lo que sería la lujuria, el apetito sexual que nos empuja a buscarlo de manera física o a través de las fantasías. Puede ser un estímulo real o imaginario y puede ser breve o prolongado.
  2. Fase de Excitación, al igual que el pene erecto se congestiona de sangre, la vagina se hincha y humedece, la diferencia es que esta fase requiere más tiempo de estimulación a la mujer que al hombre.
  3. Fase de Orgasmo, los fuegos artificiales, cuando perdemos un poco el control y se producen contracciones involuntarias de varios músculos, estas sensaciones pueden variar en intensidad de unas personas a otras dependiendo de las circunstancias. Después de la descarga orgásmica se inicia la resolución de los cambios fisiológicos y si la mujer es estimulada nuevamente, a diferencia del hombre, ésta puede alcanzar otro orgasmo.

Según el esquema, si no existe deseo, es complicado pasar a la fase de excitación, y si llegamos a la fase de excitación pero no dedicamos el tiempo suficiente entonces es complicado que lleguemos a la tercera y última fase. Conclusión: una debe conocer su cuerpo, cómo responde éste a los estímulos, cuales son los más gratificantes y cuanto tiempo necesita para lograr alcanzar el orgasmo. Una vez se tiene claro esto, es más fácil guiar a nuestra pareja para que aprenda cual es la mejor manera de hacernos disfrutar.

Siempre es importante la comunicación, muchas veces son simples prejuicios o miedo a herir los sentimientos de la otra persona lo que nos bloquea a la hora de compartir nuestro punto de vista o nuestros deseos. Una simple charla de manera desenfadada puede resolver muchos problemas.

Si aún así seguimos teniendo problemas para alcanzar el orgasmo, nunca está de más hacer una visita al médico, recibiremos una atención personalizada y adaptada a nuestro caso, éste sabrá determinar el verdadero origen del problema y podrá orientarnos para hacer que nuestras relaciones íntimas sean lo más placenteras posibles.

http://blog.coompra.com/2010/08/alcanzar-el-orgasmo/

Share

Datos curiosos sobre los condones

Los preservativos son algo que se utiliza con frecuencia y con toda la normalidad del mundo, pero ¿alguna vez te has parado a pensar en datos o curiosidades sobre ellos? Aquí van algunas.

  • Como norma internacional, los condones tienen que estirarse hasta 7 veces su tamaño, además de soportar una presión de 39 newtons.
  • Casi todos los condones, en torno al 90%, están hechos de látex. Mal asunto para los alérgicos a este material.
  • En la antigüedad ya se utilizaban los condones, pero estaban hechos de otro tipo de materiales, como vejigas o intestinos de animales.

 

  • Las primeras máquinas expendedoras de condones datan de 1928.  
  • Antes de romperse, tienen que resistir un mínimo de 18 litros de aire.

¿Conocías estas curiosidades acerca de los condones? Ya ves que son más complicados de lo que puede parecer a simple vista…

Foto de Morfeo

http://www.desexualidad.com/datos-curiosos-sobre-los-condones/

Share

¿Nadie paga por sexo?

Prostitución

«¡Nunca he pagado por una mujer! Jamás entendí qué satisfacción puede existir sin el placer de una conquista», dijo Silvio Berlusconi, desafiando la evidencia de fotos inequívocas de una corte de niñas de ropas escasas en los jardines de sus mansiones de Roma y de Cerdeña. ¿Cómo se atreve el Primer Ministro de Italia a negar también algo tan contundente como las declaraciones de una prostituta vip? Para el psicoanalista Juan Carlos Volnovich, autor de Ir de putas. Reflexiones acerca de los clientes de la prostitución (editorial Topía), su negación es algo natural: «A los varones se nos educa para desmentir, aunque nos encuentren con una tanga en el bolsillo». ¿El «no» de Berlusconi no es acaso el mismo «no» que cualquier varón se apura a pronunciar, cuando se le pregunta si alguna vez ha pagado por una mujer? «No, nunca». O «Sólo la primera vez. Fui a un prostíbulo con amigos, pero nunca más».

Pero, entonces, ¿quiénes son los clientes de las prostitutas, de las más pobres y de los «gatos vip»?

Hay un tabú histórico en este tema. Se habla de prostitutas, de cafishos, de redes de trata, pero hay muy pocos trabajos de investigación que hagan foco en el verdadero protagonista de la prostitución y el más invisible: el cliente. Pasaron años antes de que yo reparara en que la mayoría de mis pacientes varones tenían o habían tenido relaciones con prostitutas. Tal era el grado de naturalidad de esa práctica, que acepté un pacto de silencio implícito con mis pacientes, para no interpretar algo que pareciera pacatería o reprimenda moral. Algo así como «de eso no se habla», porque hablar, profundizar en el significado de esa práctica, equivalía a la herejía de romper uno de los acuerdos más entrañables que los hombres podemos mantener entre nosotros.

¿Quiénes son los clientes?

Todo varón homo o heterosexual es un potencial cliente.

¿Por qué la mayoría de los hombres recurre a la prostitución?

Desde comienzos de la Historia, la prostitución es una práctica convalidada por las costumbres, que asegura el derecho de los hombres sobre los cuerpos de las mujeres, derechos de los poderosos sobre los cuerpos de los débiles.

¿Qué tiene de especial?

El pago garantiza que el deseo de la mujer quede en suspenso. Aún en los casos en que se aspira a que la prostituta llegue al orgasmo para sentirse el más hábil de los hombres (clientes). Siempre lo más temido para un varón es ser objeto del deseo de una mujer. En este sentido, la pasión sexual a precio fijo, y la condición de descartable, convierte a la prostituta en prima hermana de la esposa frígida. Ambas -frigidez y erotismo comprado- atenúan el temor del hombre al deseo de la mujer. Al pautar el horario, el lugar y el precio, la cita con el cuerpo de una mujer -vivido siempre como peligroso- no da miedo. Y se dan las condiciones para el despliegue de una escena ritualizada, que simula un encuentro sexual y parodia una relación pasional, de la que normalmente salen muy insatisfechos.

¿Insatisfechos pero poderosos?

Claro. Ejercer el poder sobre el más débil, tomar al otro como objeto. La prostitución es aún hoy una de las pruebas que un varón tiene que dar para ser incluido en el universo de la virilidad.

http://www.entremujeres.com/genero/violencia/prostitucion-cliente_0_229777029.html

Share

Sitios porno: uno de cada tres usuarios son mujeres

Mujer y computadora

Sexo on line

Sitios porno: uno de cada tres usuarios son mujeres

Según una investigación realizada en Estados Unidos, ellas visitan portales para adultos, incluso, durante su jornada laboral.

¿Quién dijo que las mujeres no miran pornografía? Unos 40 millones de norteamericanos visitan con regularidad sitios para adultos y, de ellos, el 33% serían mujeres. Así concluyó un análisis del sitio Online MBA, basado en estadísticas de varias instituciones.

La investigación aportó más datos interesantes:

– El 70% de los hombres de entre 17 y 24 años miran pornografía on line una vez al mes.

– El 20% de los hombres admite hacerlo en el trabajo. El 13% de las mujeres, también.

– Cada segundo, 28.258 internautas están mirando sitios porno.

– El 25% de las búsquedas y el 35% de las descargas de Internet están relacionadas con la pornografía.

– Los 11 años son la edad promedio en que miran estos portales por primera vez.

– El domingo es el día más popular para ver sitios porno.

http://www.entremujeres.com/pareja/sexo/sexo-porno-pornografia-para_adultos-mujeres-internet-sitios-portales_0_297570249.html

Share

La prostitución como trabajo

Prostitutas

Prostitución

La necesidad de eliminar toda forma de explotación de la mujer o el hombre no debería pasar por alto cuán importante es la adopción de medidas que apoyen e integren social y económicamente a quienes ejercen esta actividad, a través del reconocimiento de sus derechos laborales.

Es imperioso y necesario tratar de suprimir toda forma de explotación de la mujer o del hombre a través de la prostitución. Sin embargo, en la actualidad, ya nadie puede soslayar que la prostitución resulta ser una profesión más y, desde la óptica laboral, debería tener los mismos derechos que un obrero/a en una fábrica o vendedor/a en una boutique pues, en todas ellas, se trabaja para adquirir una cierta cantidad de dinero que permita pagar los costos diarios.


Esta actividad tan humillante, triste y traumática, de sometimiento y maltrato, fue enfrentada desacertadamente e incluso, en algunas sociedades, ni siquiera fue planteado. En la actualidad, casi todas las más modernas legislaciones del mundo avalan que el ejercicio individual y personal de la prostitución no es delito. Importantes grupos sociales empujan a centrar el debate en el reconocimiento o no de la prostitución como un trabajo, como así también, el reconocimiento de derechos laborales para las prostitutas o «prostitutos».

Nadie tiene dudas acerca de la esclavitud sobreviniente del tráfico ilegal de mujeres y menores con fines de explotación sexual. Por lo cual, acabar con el tráfico de las mafias y proxenetas, de los tratantes de personas, como con toda la delincuencia que rodea a la prostitución, son objetivos que deben resolverse con la legalización de la prostitución. Con lo cual, se aceptarían las reivindicaciones de algunos sectores que solicitan el reconocimiento de derechos laborales y sociales de las prostitutas.

El modelo sueco: una política con resultados positivos

Tras años de investigación y estudios, Suecia aprobó en el año 1999 una ley que penaliza los abusos sexuales y despenaliza la venta de dichos servicios. Allí, la prostitución se considera como un aspecto de la violencia masculina contra menores. Actualmente, está reconocida oficialmente como una forma de explotación de niños y constituye un problema social muy importante.

La ley sueca se acompaña de la provisión de importantes fondos dirigidos a ayudar a quien quiera a abandonar la industria del sexo, así como a educar al público. Para lograr que la ley funcionara en la práctica, el Gobierno invirtió en capacitación para la policía y los fiscales de los Juzgados, quienes deben entender el mensaje de que los explotadores deben ser castigados y las víctimas prostitutas son quienes deben recibir ayuda.

Esta ley y el enfoque sobre la prostitución es respaldada actualmente por la población. En Estocolmo, en apenas cinco años, dio unos resultados sorprendentes, y se redujo en un 80% la cifra de mujeres que se prostituyen. En otras grandes ciudades suecas, la prostitución callejera prácticamente desapareció y las famosas salas de masaje cada vez son menos.

En el año 2002, Suecia aprobó, además, una legislación adicional a la Ley de Prostitución de Tráfico Humano, otorgándole facultades del Gobierno para perseguir las redes que rodean y apoyan la prostitución, a los reclutadores y los transportadores, como anfitriones (albergadores de las mujeres). En efecto, está demostrado que, los métodos represivos y reglamentaristas han sido un total fracaso para combatir esta triste realidad.

Entre las causas principales de la prostitución, aparecen reiteradamente la pobreza, la marginalidad, la carencia de educación, la inestabilidad familiar y, en muchos casos, problemas de índole psicológico. Pero hay algo más, -que no se puede dejar de soslayar-, y es el hecho de que el ejercicio de la prostitución en forma individual y personal, (desde la óptica subjetiva) sólo pertenece a la conciencia de quién la ejerce, pues la prostituta (o el varón) considera que ejerce un oficio, para el que existe una demanda y, en consecuencia, un trabajo a cambio de un precio. Entonces, las «trabajadoras sexuales» consideran que tienen derecho a hacerlo, basadas en el derecho la autodeterminación, que implica que tienen derecho a elegir y tomar decisiones con total autonomía.

En síntesis, es más importante la adopción de medidas para facilitar apoyo y asistencia – sanitaria, educativa, profesional, de inserción laboral y social, de asistencia psicológica, o de cualquier otra índole- para las víctimas de la trata y para quienes ejercen la prostitución, con el fin de que estas puedan integrarse social y económicamente a la comunidad.

Marcelo Fainberg, abogado penalista y autor del libro «Prostitución, Pornografía Infantil y Trata de Personas».

http://www.entremujeres.com/genero/derechos/prostitucion_como_trabajo_0_274172596.html

Share

Las Trabajadoras del Sexo denuncian acoso policial

Las organizaciones defensoras de los derechos de las personas que se dedican al trabajo sexual están recibiendo últimamente numerosas quejas por el acoso policial e institucional que sufren las Trabajadoras y Trabajadores del Sexo.

 

La prostitución o Trabajo Sexual, es según muchos, el oficio más viejo del mundo. Sobre esta actividad hay muchas posturas. Desde las que abogan por considerarlo un trabajo más hasta quienes pretenden su erradicación total, usando para ello todo tipo de medios. En España, tras un periodo de tolerancia, se está acosando desde el poder, a estas trabajadoras y trabajadores con una virulencia que no se daba desde los más duros tiempos del franquismo con la aplicación de la Ley de Vagos y Maleantes. Pero lo que en el franquismo se hacía brutalmente, ahora se hace de un modo refinado, mediante un acoso a las Trabajadoras y Trabajadores del Sexo, que, so pretexto de protegerles de unas supuestas mafias, les impide ejercer su trabajo expulsándoles de España

 

La Asociación Internacional Prostitución Profesional en Libertad (AIPPEL), es una organización sin ánimo de lucro que viene trabajando desde hace más de un año, en la defensa de los derechos de las personas (mujeres y hombres) que se dedican al Trabajo Sexual Comercial.

Luchamos por la consideración del Trabajo Sexual como una profesión digna, que debe ser contemplada como tal profesión o trabajo por las leyes laborales de tal modo que las trabajadoras y trabajadores sexuales tengan reconocidos sus derechos civiles y laborales incluida su afiliación a la Seguridad Social.

Para ello efectuamos constantes campañas de concienciación para la defensa del colectivo. También contamos con una asesoría jurídica y una página web donde recibir las denuncias y solicitudes de ayuda de nuestras y nuestros afiliados y de los miembros del colectivo en general. Desde nuestro inicio venimos detectando que, en paralelo con las nuevas políticas gubernamentales de lucha contra la prostitución coactiva o trata, se está produciendo un acoso extraordinario a las trabajadoras sexuales por parte de las Instituciones y Policías y en especial de la Policía Nacional.

Los casos más sangrantes que denuncian las trabajadoras del sexo ante nuestra organización son los siguientes:

1.- IMPUNIDAD DE LOS DELITOS QUE SUFREN LAS TRABAJADORAS SEXUALES. Muchas compañeras y algunos compañeros nos han manifestado que al ir a denunciar ante la Policía un delito del que han sido víctimas, en algunos casos delitos muy graves como violación, agresiones físicas y lesiones, robos y otros, la Policía solo se ha preocupado de si estaban en situación legal o ilegal en España y les ha abierto un expediente de expulsión, no interesándose en absoluto del delito sufrido, al que han dado carpetazo, hasta el punto de que la mayoría de las trabajadoras y trabajadores sexuales ya no denuncian los delitos de que son víctimas, por tener más temor a la Policía que a los delincuentes.

2.- INCITACIÓN A REALIZAR FALSAS DENUNCIAS Y PROVOCACIÓN DEL DELITO. Muchas de nuestras compañeras se acercan a la asociación para informarnos de la presión que reciben de miembros policiales para que denuncien supuestas tramas de trata de blancas y a supuestos proxenetas que las mantendrían obligadas. El modus operandi es el siguiente. Tras una intervención policial en la mayoría de los casos aleatoria (sin obrar denuncia previa ni otra causa que motive la intervención policial), son llevadas a comisaría donde la policía les ingresa en calabozos y las va subiendo una a una para que firmen una supuesta declaración imputando a alguna persona (propietario del local donde ejercen, gerentes, camareros, porteros y otros empleados del local, en los casos de ejercer en pisos, la persona que les ha alquilado la vivienda e incluso el taxista que usan habitualmente o amigos personales de la Trabajadora Sexual). Si se avienen a denunciar a estas personas se les manifiesta que serán consideradas víctimas y se les proporcionará documentación en España y que en otro caso serán expulsadas. Recientemente unas compañeras de Santander en cuya vivienda un cliente utilizó para el pago de sus servicios una tarjeta de crédito (según la policía robada), nos han hecho llegar que se les ha abierto un expediente de expulsión porque no han denunciado como usuario de la tarjeta a la persona que la Policía les señalaba en una identificación fotográfica (no era el titular de la tarjeta), negándose la policía a presentar la foto del titular de la tarjeta como le pedía la muchacha que la paso (creemos que lo lógico sería comprobar que la persona que utilizo la tarjeta era o no propietario)

3.- ALLANAMIENTO DE MORADA POR PARTE DE LAS FUERZAS POLICIALES.- Muchas de nuestras compañeras que ejercen en sus propios domicilios, solas o en compañía de otras trabajadoras, informan de las frecuentes visitas policiales a sus domicilios y de la entrada en los mismos sin orden judicial ninguna. En numerosas ocasiones, los policías, que localizan el domicilio a través de los anuncios de relax en prensa, se hacen pasar por clientes y una vez se les ha franqueado la entrada, se identifican como policías (diciéndoles que de no acceder a sus pretensiones al día siguiente vendrán con orden de registro y será peor) y inspeccionan las habitaciones y dependencias de la vivienda pidiéndoles los pasaportes y llevándose retenidas a las chicas que encuentran (última denuncia de estos hechos muy frecuentes ha sido en San Sebastián), para efectuar su expulsión del país. Desde AIPPEL entendemos que esta forma de actuar pudiera suponer un delito de allanamiento de morada, puesto que si bien es verdad que se franquea voluntariamente la entrada, se hace a unos clientes y no a unos policías y que en ningún caso, ni policías ni clientes están autorizados a registrar la vivienda. Cabe decir que algunas compañeras nos informan que han denunciado estas entradas ilegales ante el Juzgado de Instrucción de Guardia sin que les hayan hecho caso alguno.

4.- TRATO DESCONSIDERADO Y EN OCASIONES VEJATORIO POR EL MERO HECHO DE SER TRABAJADORAS DEL SEXO.- Son considerables las quejas relativas al trato desconsiderado por parte de policías y otros funcionarios, por el mero hecho de dedicarse al trabajo sexual comercial. Nos informan que son tratadas en muchos casos como delincuentes, siendo detenidas y encerradas en los calabozos de comisaría (que en la mayoría de los casos no reúnen condiciones higiénicas), fichadas y en muchos casos se les abre un expediente de expulsión, todo ello por el mero hecho de ejercer su profesión.

Desde AIPPEL queremos poner en conocimiento de la opinión pública estas situaciones, así como denunciar que el Gobierno, en su afán de considerar que las Trabajadoras Sexuales son todas víctimas de trata y prostitución coactiva, niega la realidad de que muchas personas realizan el Trabajo Sexual de modo totalmente voluntario y sin ser explotadas por mafia ninguna. Esta actitud gubernativa de negar la realidad del Trabajo Sexual Comercial está llevando a que los trabajadores y en especial las trabajadoras sexuales estén recibiendo una terrible presión policial y de otros servicios públicos, que lleva a situaciones como las anteriormente descritas.

La realidad de esta situación es que las muchas personas que voluntariamente ejercen el Trabajo Sexual como medio de vida (a lo que desde AIPPEL defendemos que tienen todo el derecho), están viendo vulnerados sus derechos más básicos, como son el derecho a recibir atención de los funcionarios policiales cuando son víctimas de un delito, sin ser expulsadas de España por ello, el derecho a la inviolabilidad de su domicilio, el derecho a la intimidad y a ser tratadas respetuosamente.

Desde AIPPEL hacemos un llamamiento para el cese de estas prácticas y abusos y animamos a nuestras compañeras y compañeros a no tener miedo y a denunciar los abusos de que sean objeto. Desde AIPPEL nos comprometemos a tramitar sus denuncias, con nombres y apellidos hasta el final. No basta con que nos hagan llegar sus quejas, como hasta ahora, si luego por temor no desean tramitar las denuncias de estos graves abusos, rayanos en el delito. Sabemos que es difícil pero hay que hacerlo. En otro caso nuestro derecho a usar nuestro cuerpo y nuestro sexo como queramos y cobrando si queremos, en definitiva, nuestra libertad sexual, nuestro derecho a prestar servicios sexuales, en definitiva, nuestro derecho al trabajo, y nuestros derechos básicos, como la inviolabilidad de nuestro domicilio, nuestra intimidad familiar, ser protegidas ante los delitos de que somos víctimas y el resto de nuestros más elementales derechos seguirán siendo violados, en muchos casos por el Gobierno y las autoridades que debieran protegerlos.

Detalles del contacto:
AIPPEL
Calle Bergamín, 43-1º Izda.
Navarra
Tlf: 948234342
Móvil: 646286827
Fax: 948234342
Web: http://www.aippel.com/es/

http://www.sunotadeprensa.com/es/comunicados-de-prensa/314-negocios-y-economia/50409-las-trabajadoras-del-sexo-denuncian-acoso-policial.html

Share

5 amigas violan a una mujer para vengarse por robarle el novio a una de ellas

Las agresoras, cuatro de ellas menores, apalearon a la víctima antes de violarla con un objeto de caucho

Una mujer de 29 años, madre soltera, ha sido violada con un objeto tras sufrir muy diversas humillaciones sexuales por parte de cinco “amigas” que deseaban “vengar” una aparente “rivalidad amorosa”.
Cuatro de las cinco menores, agresoras no sólo sexuales, irrumpieron la noche del 19 al 20 de agosto pasado en el domicilio de la “amiga” madre soltera, en presencia de su hijo de dos años de edad. Existía entre ella y la mayor de las agresoras, de 27 años, una cierta “rivalidad” entre erótica y sentimental: la segunda acusaba a la primera de haberle “robado” el novio en unas condiciones mal esclarecidas.
“Capitaneadas” por la mayor, las amigas agresoras, de 16, 14 y 17 años de edad se presentaron a las tantas de la noche en la domicilio de la víctima, en la periferia en Saint-Quentin (Norte).
Las agresoras comenzaron por apalear a la víctima, haciéndole sufrir sucesivas humillaciones sexuales antes de violarla, una tras otra, con un mismo objeto de caucho.
Share