Demandan a Larry Flynt por no obligar a los actores porno a ponerse condones

Activistas presentaron una demanda contra el ‘rey del porno’ tras revisar 100 de sus películas

Larry Flynt.

La Fundación contra el sida (AHF, por su sigla en inglés) decidió dar este paso tras comprobar que tan sólo en uno de los cien filmes que revisaron los actores llevaba puesto el preservativo.

Según la compañía, estas películas demuestran una conducta «de riesgo».

La demanda se presentó el pasado jueves 26 de agosto en el Departamento de Relaciones Industriales, una división de la Administración para la Seguridad y la Salud Ocupacional de EE. UU..

«Consideramos que es nuestro deber actuar respecto a este problema de seguridad en el trabajo; en este caso, mantener sexo sin protección en lugares de trabajo no tradicionales», dijo el presidente de AHF, Michael Weisntein, en un comunicado.

«Estas películas demuestran claramente actividades que pueden propagar patógenos por transmisión sanguínea», sostiene la demanda.

La entidad quiere que las autoridades obliguen a la industria pornográfica de California, la mayor del mundo, a que todos sus actores hagan uso del condón en estas películas.

Las autoridades sanitarias del condado de Los Ángeles informaron en junio de 2009 de 25 casos de actores infectados en los últimos cinco años.

Larry Flynt es el fundador de la revista Hustler y comenzó a producir filmes triple X en 1998.

El actor Woody Harrelson le encarnó en la película ‘The People vs. Larry Flynt’, de Milos Forman, en 1996.

El presidente de Larry Flynt Productions, Michael Klein, consideró en un comunicado que la demanda no es razonable ya que la audiencia de este tipo de películas no quiere ver a los actores usando condones. «No vamos a ceder en cuanto a las producciones sin condón», dijo en un comunicado. «Eso es lo que quiere el consumidor y nosotros lo proporcionamos», añadió.

Las leyes federales requieren que todos los actores pornográficos se sometan a análisis de sida 30 días antes del rodaje de cada película, y Klein aseguró que su empresa se adhiere a esos controles.

Además, recordó que ninguno de sus actores ha dado positivo por sida.

Según el Departamento de Salud del condado de Los Ángeles, los trabajadores de la industria pornográfica son diez veces más propensos a contraer enfermedades de transmisión sexual que la población general.

El Departamento documentó 2.013 casos de clamidia (enfermedad de transmisión sexual) y 965 de gonorrea en la industria entre 2003 y 2007.

http://www.periodistadigital.com/ocio-y-cultura/gente/2010/09/01/demandan-a-larry-flynt-por-no-obligar-a-los-actores-porno-a-ponerse-condones.shtml

Share

The indecent bed, descubre tu lado más sensual

Está claro que en la cama se pueden hacer muchas cosas, eso no hay quien lo dude.

Pero también es cierto que hay camas que incitan más que otras. Y es que no es lo mismo echarte en una cama con manta de lana o colcha de ganchillo que en una como esta. Eso sí, que sepas, antes de seguir leyendo, que tiene un coste de casi 11.000 euros.

“The InDecent Bed” ha fabricado 25 camas como esta, diseñada por el artista y fotógrafo Sante D’Orazio, y que ha conseguido hacer algo realmente erótico y sensual sin ser demasiado evidente.

El precio de la cama incluye una sesión con el fotógrafo en Los ángeles, en la que sabrá sacar tu lado más sexy y sugerente. Después, serán esas fotos las que se conviertan en el cabecero de la cama.

¿Quieres ver tu lado más sensual convertido en cabecero? Los trozos de tela se cosen a mano, y la verdad es que el resultado es sensual al máximo.

Share

Las situaciones más excitantes para un hombre

El otro día pregunté por twitter que era lo que más excitaba a un hombre y obtuve gran variedad de respuestas de los chicos que se animaron a contestar.

Desde aquí quiero darles las gracias a tod@s ya que me han ayudado a poder hacer este post que será de utilidad para muchas mujeres.

mujeres

A continuación vamos a ver las situaciones más excitantes para los hombres:

  1. Las caricias en la espalda o las manos que se acercan a las zonas erógenas dando un buen rodeo, sin ir directas.
  2. Que la chica le diga lo que le gusta que le hagan y como lo disfruta.
  3. Un baile sensual y erótico.
  4. Besos acompañados con caricias insinuadoras.
  5. Que les propongan situaciones para tener relaciones sexuales.
  6. Intercambio de ropa.
  7. Las chicas en bañador o trikini (no bikini).
  8. Abrazos sin petición en la cama.
  9. Acariciar una chica con el pie entre las piernas en un bar/local público.Hombre excitado
  10. Ver una mujer con otra mujer.
  11. Masturbar a una chica con la mano y darle a lamer los dedos.
  12. Jugar con la saliva.
  13. Que las mujeres lleguen al orgasmo durante el sexo oral.
  14. Realizar un trio.
  15. Eyacular en la cara o cuerpo de la chica.
  16.  Eyacular encima de el y que luego la chica lo limpie con la lengua.
  17. Chicas que vistan sexys, pantalones ajustados, minifaldas, taconazos…
  18. Lenceria sexy y las prendas sexys para los juegos sexuales.
  19. Ducharse juntos notando como el agua calentita recorre sus cuerpos.
  20.  Dar un masaje, es una oportunidad perfecta para conocer el cuerpo de ella.
  21. Recibir sexo oral. A la gran mayoría de hombres les encanta una felación bien hecha.
  22. Cuando ya hay confianza, como por ejemplo con una pareja, que la chica tome el rol de prostituta.
  23. Un buen culo, con sus curvas.
  24. El pecho de una mujer, marcando buen escote.
  25. Jugar con comida como por ejemplo helado  o nata. Comerlo encima del cuerpo de uno u otro.
  26. Que las mujeres logren el squirting.
  27. La masturbación con los pies.
  28. A algunos hombres les excita que jueguen con su ano.
  29. Las mujeres dominantes.
  30. Poder tener sexo porque si, sin necesidad de «camelarla primero», que los dos tengan claro lo que hay.
  31. El sexo en público.
  32. Escuchar una chica gemir.
  33. Chicas con mentalidad abierta.
  34. Las relaciones sexuales con travestis. Ya puede ser ellos mismos o ver a una chica con un travesti.
  35. Ver a una chica masturbarse o practicar sexo con otr@s.

pechosComo ves hay variedad para todos los gustos, chicas tomad nota 😉

A los chicos os animo a que me ayudéis a seguir ampliando la lista, seguro que hay muchas otras situaciones que no me han comentado y a ti te excitan muchísimo ¿me equivoco?

Espero tus comentarios!

http://www.elblogdesexo.com/situaciones-mas-excitantes-hombre-869896

Share

Vaginoplastia, una operación cada vez más habitual

La vaginoplastia o el  rejuvenecimiento vaginal es una operación que se está poniendo de moda. Se trata de una intervención gracias a la que se puede recuperar el placer sexual perdido por razones como partos traumáticos y otro tipo de alteraciones, además de embellecer los genitales.

Las mujeres maduras son las que más se apuntan a esta operación, que no es muy complicada, ya que con el paso del tiempo se produce la pérdida del tono muscular de la vagina, que influye en el placer (puesto que aumenta su diámetro).
La operación no es del todo conocida, aunque cada vez se está extiendiendo más. Su duración está entre la hora y la hora y media, y antes de realizarla, al menos según nos cuentan desde la clínica Teknon de Barcelona, se valora psicológicamente si la operación es recomendable o no para una paciente en concreto.

El precio está entre los 3.000 y los 4.000 euros, y el 80% de las mujeres que se han sometido a la operación aseguran que están encantadas con ella.

Vía| Abc

Foto de elle

http://www.desexualidad.com/vaginoplastia-una-operacion-cada-vez-mas-habitual/

Share

Brasil prepara una guía de apoyo para las víctimas de las redes de prostitución en el exterior

Brasilia, 1 sep (EFE).- El Gobierno de Brasil ultima una guía para orientar y prestar apoyo a las víctimas de redes de prostitución y de tráfico de personas que se encuentren en el extranjero y deseen regresar al país, informó hoy la estatal Agencia Brasil.

Según la fuente, el Ministerio de Exteriores está elaborando una cartilla llamada Guía de Retorno a Brasil, que será lanzada en las próximas tres semanas, con información sobre las oportunidades de empleo en Brasil y las alternativas para las personas que hayan sido víctimas de esas redes y se estén planteando volver al país.

«Lo importante es dar asistencia a esas personas, mostrar que hay alternativas de empleo y oportunidades», dijo la jefa de la división de asistencia consular del Ministerio de Exteriores, Luiza Lopes Ribeiro da Silva.

La guía está diseñada para incentivar a aquellos que dejaron el país a regresar a Brasil explicando las opciones que tienen para desarrollar profesiones o incluso volver a estudiar.

«El objetivo es que aquellos que quieran regresar sientan que están amparados y que tienen oportunidades en Brasil», agregó la funcionaria.

El material, editado en inglés y portugués, estará disponible en las legaciones diplomáticas de Brasil en el exterior.

A pesar de que no existen datos oficiales sobre la cifra de brasileños explotados por mafias de prostitución, trabajos forzados o tráfico de personas, un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores revela que las víctimas son atraídas con la promesa de un empleo y los destinos más frecuentes son Portugal, España, Suiza y Holanda.

El anuncio del lanzamiento de la guía llega un día después de que la Policía española informara de la desarticulación de una red dedicada a la explotación sexual de hombres, captados en Brasil y a los que, bajo amenazas de muerte, les hacían estar disponibles 24 horas al día proporcionándoles drogas y estimulantes sexuales.

http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5gkKgoFeRyNYRwswCqZ0wx49okQ7g

Share

Una discusión pasional destapa en León la primera red de prostitución masculina

El brasileño detenido fue denunciado por su ex pareja y se trasladó al club Brindis

Los chicos debían de tomar droga y viagra para tener relaciones las 24 horas

Una discusión pasional ayudó a destapar la ‘ramificación’ en León de la primera red de prostitución masculina de España. Según fuentes consultadas por este periódico, las pesquisas policiales condujeron a la detención del brasileño después de que protagonizara un cruce de acusaciones con su ex pareja que le denunció por un presunto delito de estafa de más de 6.000 €.
Al parecer, el joven brasileño –uno de los tres detenidos en la provincia junto a los dos responsables del club Brindis de Mansilla– rompió con su pareja y abandonó la pensión que compartían. Este joven implicado en la trama de explotación sexual masculina se trasladó entonces a vivir de forma temporal al local de alterne donde conocía a una de las chicas.
Fue allí donde la Policía Nacional arrestó a este hombre de 29 años de nacionalidad brasileña al que se le atribuyen delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y otro por inducir a la prostitución a compatriotas suyos, además del de estafa.
Los otros dos arrestados de 54 y 23 años son españoles, padre e hijo, y regentes del local Brindis de Mansilla de las Mulas, a los que se les imputan sendos delitos contra los derechos de los trabajadores y de ciudadanos extranjeros y relativos a la prostitución.
Los tres fueron detenidos el pasado 24 de agosto y fueron puestos a disposición judicial. Tal y como informan las fuentes consultadas, ninguno de los tres ha ingresado en prisión provisional.
En la operación policial contra la primera red de prostitución masculina también fueron detenidas seis mujeres que supuestamente ejercían la prostitución en León acusadas de residir de forma irregular en España.
Agentes policiales han desarticulado esta trama en la que han sido detenidas 14 personas en cinco provincias: Palma de Mallorca (8, incluido el líder), León (3), Barcelona (1), Alicante (1) y Madrid (1).
La red captaba a jóvenes de Brasil bajo engaño de que serían gogós o modelos en España y, una vez en este país, les distribuían por las casas de citas. Para que estuvieran siempre activos les proporcionaban drogas y viagra para que mantuvieran relaciones sexuales con hombres las 24 horas del día.
En el caso de León, atraían a clientes masculinos a través de anuncios de travestis.

UN RESPONSABLE DEL LOCAL

Desmiente cualquier tipo de vinculación

Uno de los dos detenidos españoles negó ayer cualquier tipo de implicación en la red de prostitución masculina. Es uno de los responsables del club Brindis –que sigue abierto– y dice que no estuvo en el local cuando se produjeron las detenciones. Reconoce que se trasladó a la Comisaría tras conocer que habían arrestado a su hijo; una vez allí le informaron de que estaba detenido, identificó su declaración y ambos abandonaron la comisaría sin acudir al juzgado. Insiste en que alojó temporalmente al brasileño porque le dijeron que “en unos días se iba a casar con un español”. Mantiene que son unos trabajadores más y que tan sólo hay un chico en el local que trabaja igual que las mujeres.

http://www.la-cronica.net/2010/09/02/leon/una-discusion-pasional-destapa-en-leon-la-primera-red-de-prostitucion-masculina-95454.htm

http://www.la-cronica.net/2010/09/02/apoyo/desmiente-cualquier-tipo-de-vinculacion-95455.htm

Share

Tarragona pone cerco al ‘cruising’

La Guardia Urbana de Tarragona quiere impedir los encuentros gais en la playa de Els Capellans  |  La policía no puede sancionar porque ninguna ley prohíbe las relaciones sexuales en espacios públicos

Dos desconocidos pasean por la zona boscosa de la playa de Els Capellans, donde se da sexo ocasional
Un hombre camina por la zona de la playa de Els Capellans
El 'cruising' va de los encuentros fortuitos de homosexuales en la playa

Dos desconocidos pasean por la zona boscosa de la playa de Els Capellans, donde se da sexo ocasional /   Xavi Júrio
Un hombre camina por la zona de la playa de Els Capellans
El 'cruising' va de los encuentros fortuitos de homosexuales en la playa

Un hombre camina por la zona de la playa de Els Capellans /Xavi Júrio
El 'cruising' va de los encuentros fortuitos de homosexuales en la playa
El ‘cruising’ va de los encuentros fortuitos de homosexuales en la playa /Xavi Júrio

Aquí están otra vez», informa un bañista asiduo a su mujer. Dos urbanos de uniforme descienden con prisas el acceso a la playa de Els Capellans y se pierden en el bosquecillo anexo. Las quejas de los vecinos de la urbanización Cala Romana (Tarragona) finalmente han obtenido respuesta del Ayuntamiento. Con presencia y patrullas constantes, la Guardia Urbana presiona para erradicar los encuentros fortuitos de homosexuales en la playa.

Sexo gay entre desconocidos. De esto va el cruising. Y esto es lo que se ha venido practicando desde hace mucho tiempo, incluso bastante antes de que existiera el anglicismo, todas las tardes y noches en el entorno boscoso de Els Capellans. Nació como una necesidad, por miedo a las relaciones en público, aunque luego evolucionó. Y ahora, en plena era de internet, con muchos menos tabúes sexuales, su principal atractivo es «el morbo» de las relaciones fortuitas y escondidas, explica Joan, cruiser tarraconense.

Fortuitas, o no tanto. Els Capellans es referencia constante en los chats de ambiente e incluso aparece en guías turísticas como un lugar señalado para los encuentros homosexuales. «En ese bosque hay de todo. Los hay que son personas casadas y con doble vida, que buscan discreción. Personas abiertamente gais, muchas de ellas conocidas entre sí, algunos grupos de amigos. Y también algún chapero, pero los menos», explica Joan, que tiene 21 años y practica el cruising desde los 17.

Este sitio tuvo mucho éxito. Hasta hace poco, cada anochecer aparcaban más de treinta coches en la estrecha calle. Modestos y también lujosos. Este año cambió la cosa. La Guardia Urbana marcó líneas para reducir las plazas de aparcamiento. Patrulla el bosque y pide documentación. No puede sancionar porque ninguna ley prohíbe mantener relaciones sexuales en los espacios públicos. Pero los agentes interrumpen, ponen las cosas difíciles.

«No tenemos nada contra el colectivo homosexual. Nuestra misión es garantizar que el espacio público es de libre disfrute para todos, no sólo para una minoría», asegura el concejal de la Guardia Urbana, Carles Castillo. «Si las relaciones fueran heterosexuales nos hubiéramos quejado igual. Lo único que queremos es poder pasear con nuestros hijos tranquilamente», afirma Pau Brull, presidente de la asociación de vecinos de Cala Romana, quien también critica la suciedad que se acumula en el agitado bosque.

Aún con esta justificación de motivos, en la zona han aparecido pintadas contra el ayuntamiento, al que acusan de homófobo. El colectivo H2O, que agrupa a gais, lesbianas y transexuales de las comarcas de Tarragona, está en contra de la presión policial. «Antes que perseguir y castigar, habría que entender. Con la crisis, muchos jóvenes tienen que ahorrarse las copas en los locales de ambiente y ligar en la playa», asegura Robert Bonet, miembro de la entidad.

De hecho, según los voluntarios de H2O, que reparten información y preservativos en zonas de cruising, esta práctica ha aumentado en Tarragona un 80% en los últimos años. Al mismo tiempo, varios locales de ambiente han cerrado las puertas en la Costa Daurada. «Antes no se cabía. Pero ahora en Els Capellans nos hacen la vida imposible, y no acabo de entender las razones», se lamenta Joan. El joven argumenta que esta playa siempre fue un punto de encuentros discreto, «conocido y aceptado por todos».

Ante la presión policial, la alternativa para los cruisers es la playa del Torn. Es un paraje nudista sin más vecinos que los de un camping, pero está en l’Hospitalet de l’Infant, a más de treinta kilómetros de la capital.

http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100904/53994665097/tarragona-pone-cerco-al-cruising-guardia-urbana-joan-costa-daurada-hospitalet.html

Share

La prostitución de ellos: más oculta, menos esclava

La redada que encontró a varones explotados sorprende a expertos e instituciones – Los trabajadores del sexo suelen ganar más y son más libres para dejarlo que sus compañeras

Prostitución masculina

AmpliarEn la calle se cobran unos diez euros por servicio; en un piso se puede llegar a los 150.- SANTIAGO CARREGUÍ
La reciente redada contra una red que supuestamente explotaba a 80 chicos brasileños en casas de alterne ha puesto cara a una realidad que suele estar escondida: la de la prostitución masculina. Según la versión de la policía, los chicos brasileños llegaban a España engañados con la promesa de un trabajo como bailarines, y para que aguantaran las jornadas laborales (tenían que estar disponibles las 24 horas al día) les daban cocaína, Viagra y poppers (un vasodilatador). Hay 14 detenidos.

Tan oculta está la prostitución masculina que si se pregunta al Ministerio de Igualdad, que impulsa desde su creación trabajos sobre la prostitución, la respuesta es que ellos no tienen nada al respecto, que es un fenómeno muy marginal y, sobre todo, con un factor que, claramente, le diferencia de la prostitución femenina: entre los chaperos (un término que alguno de ellos reivindica con la misma energía con que otros lo rechazan) no suele haber explotación. Desde una perspectiva de género, dicen en el Gobierno, las relaciones que estos establecen con sus clientes masculinos (las clientas son minoría y, además, se dedican a una prostitución de lujo, lejos de cualquier sordidez aparente) son más de igual a igual, sin la violencia -explícita o implícita- que se da muchas veces en las relaciones de los hombres con las prostitutas.

Ramón Esteso, coordinador de Inclusión Social de la ONG Médicos del Mundo, describe la diferencia así: «La relación [de los trabajadores del sexo] con sus clientes es más equilibrada, no hay diferencia de género. El chico decide cuándo, cómo y qué hace. No es una relación basada en el poder».

Los implicados reconocen que eso es así. Y no solo Mario (36 años) o Ander (26), que, por lo que cobran por servicio -de 100 a 150 euros el primero, más de 80 el segundo- y las condiciones en que lo hacen -en casa u hotel, con contactos por Internet- pueden considerarse «de gama alta». Hasta Juan, un rumano de 24 años que trabaja en la calle desde hace menos de un año dice con orgullo -casi con fiereza- que él hay cosas que no hace. «No soy maricón. Necesito el dinero». Eso sí, admite que cobra poco -«diez o quince euros»-, pero que le sirven para ir tirando mientras encuentra trabajo «en lo que sea».

Puede que Juan, arisco en el cara a cara, y que obviamente no se llama así, exagere. Pero puede representar a los trabajadores del sexo que están en la escala -económica- más baja. «En la calle trabajan los más jóvenes. Son sobre todo rumanos y magrebíes», explica Iván Zaro, coordinador del Área de Salud de la Fundación Triángulo, y autor de un extensivo estudio sobre trabajadores del sexo en Madrid. «Muchos son heteros y compaginan el trabajo sexual con pequeños hurtos u otros empleos temporales». En teoría, son los que peor lo pasan, y, a la vez, a los que más cuesta ayudar. «Están tan dañados por su situación de marginalidad que son los más difíciles de recuperar. Tienen, además, muy bajo nivel formativo, y su mayor referencia son sus amigos, en situación parecida, lo que les da valor para seguir», añade Zaro.

Mario Blázquez, técnico en salud de Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid) define a este grupo como el «más difícil de alcanzar con los programas de atención». «Vienen a por material (condones, lubricantes) porque les es cómodo y gratis, pero no se dejan ayudar. Como yo digo, no se puede llegar a tocarles el alma, a conocerlos», dice Blázquez. Esteso coincide: «A los hombres les cuesta más pedir ayuda». «Es tanto el estigma, que muchos prefieren decir que lo hacen voluntariamente a admitir que están forzados por la necesidad».

Pero lo que sí que tienen, adaptado a sus circunstancias, es una característica que los expertos consultados coinciden en resaltar, y que no se da tan fácilmente en las mujeres, y, mucho menos, en las transexuales: viven el trabajo sexual como algo temporal.

Es lo que hace Ander. Este colombiano de 26 años llegó a España para estudiar hace cinco. Hace dos empezó a prostituirse. Ahora lo alterna con «un trabajo normal en una empresa de marketing». Sus jefes no saben que tiene otra ocupación esporádica, pero él cree que «no les importaría». Durante el tiempo que se dedicó en exclusiva al trabajo sexual «ganaba un buen dinerito, más de 2.000 euros al mes». Lo relata como «algo normal». Tanto, que si ahora no lo ha dejado del todo no es por el dinero. O no solo. «Sigo con algunos clientes con los que llevo mucho tiempo. En el fondo son buena gente, y no los puedes dejar tirados de un día para otro. De alguna manera se va creando un vínculo, y estoy comprometido con ellos», cuenta. De hecho, Ander admite que alguno de sus clientes, a base de trato, ha llegado a enamorarse de él. «Pero el peligro es que confundan. Se creen que si hay amor pueden dejar de pagar». Además, de amor él ya está servido. Tiene pareja -otro chico- que sabe a qué se dedica, y que «no le importa».

Por cómo lo dice, quien no parece que vaya a tener problema con el amor es Mario. A sus 36 años, ha tenido «tres novios, pero todo salió mal». Todos fueron antes de que se dedicara en exclusiva a la prostitución. «Ahora soy antipareja». Por eso ni se plantea si su trabajo sería compatible con una relación afectiva. «Pero mis amigos saben a qué me dedico, y no hay problema», dice.

Mario sabe que lo suyo es una ocupación con fecha de caducidad. Indica orgulloso los blogs donde cuelga sus fotos para captar clientes, donde se ve a un hombre con un cuerpo trabajado en el gimnasio. «Me cuido. El secreto es hacer deporte, comer bien y descansar», dice. Pero sabe que la apariencia física es pasajera. «No tengo planes de futuro. En los cinco años que llevo en esto me he comprado una casa, y me estoy formando como masajista para el futuro», dice. Lo que tiene claro es que no quiere volver a su situación de trabajador poco cualificado, la que tenía cuando hace cinco años dejó una ciudad de provincias y un trabajo en una empresa de artes gráficas para irse a vivir a Madrid. «Estuve en tres empresas, y todo fue lo mismo. Una putadita por aquí, malos rollos por allá. Y encima mal pagado. Ahora trabajo para mí mismo. Yo decido cuántos clientes me hago: si uno, dos o tres al día. El límite me lo pongo yo», cuenta.

El asunto de los límites -no solo en la cantidad, sino en las prácticas- es importante, y otra gran diferencia entre hombres, mujeres y transexuales que se dedican a la prostitución. Esteso, de Médicos del Mundo, cree que los chicos lo tienen más fácil. También los datos de Zaro apuntan a que, igual que la inmensa mayoría afirma que se ha metido en la prostitución voluntariamente, deciden más fácilmente qué hacen y qué no. «Yo no hago bareback [en inglés, sexo a pelo, sin condón]» dicen tajantes Mario y Ander. En el estudio de la Fundación Triángulo, un 97% de los encuestados afirmó que «siempre» usaba preservativo.

Sin embargo, según los datos del Centro Sandoval, un dispensario de Madrid que atiende gratuita y anónimamente -lo que lo convierte en uno de los sitios favoritos de inmigrantes o personas en situaciones de exclusión-, la situación es muy diferente. Casi un 20% de los trabajadores del sexo dieron positivo a la prueba del VIH en su primera visita, frente, por ejemplo, a un 0,8% de las mujeres con la misma actividad.

Aparte de que no sea verdad que los chicos usan el preservativo con sus clientes tanto como dicen, hay otro factor que puede influir: lo que hacen durante sus relaciones personales, con parejas o amigos. Y ahí parece que gran parte de la prevención se viene abajo.

Además, quizá Mario y Ander no sean representativos de la mayoría de los trabajadores del sexo. Y, seguramente, Juan tampoco. Hay una parte que trabaja en saunas, clubes y pisos, precisamente donde se supone que hay más facilidad para la explotación. Y, como dice Esteso, lógicamente, a esas casas no hay acceso. «Entramos donde nos dejan, que son muchos sitios, pero no a todos», indica.

Además, la ONG ha detectado -porque lo han visto con las mujeres, que son las usuarias mayoritarias de sus programas- que hay un paulatino abandono de la calle para refugiarse en pisos, propios o gestionados por otros. La causa es «la persecución de muchos municipios, con multas por ejercer en la vía pública». Y eso puede aumentar el riesgo de explotación.

«En la calle nadie te impide rechazar a un cliente», explica gráficamente Ander. «En una casa…». Pero enseguida matiza que lo dice como una posibilidad, porque él, que a veces ha hecho «estancias» en pisos, nunca ha visto que se forzara a nadie. «De hecho, para ocupar una plaza lo normal es que haya que pedirlo con antelación», dice. La estancia en estos lugares suele durar unas cuantas semanas, no muchas, para evitar lo que el estudio de la Fundación Triángulo califica efecto de cara quemada: que, una vez que los clientes ya conocen al trabajador, pierdan su interés por él para centrarse en los nuevos.

En esos pisos, según relata Ander, hay dos sistemas de pago: por día, como alquiler por la habitación, o con el 50% de los ingresos, «lo que sí podría considerarse proxenetismo, aunque hay que tener en cuenta que estar en un piso garantiza clientes, y que el dueño corre con los gastos de la publicidad y el mantenimiento». Lo que le parece más dudoso es que sean los dueños de la casa los que faciliten droga a los huéspedes. «No les interesa tener cantidades en casa, porque al delito de proxenetismo sumarían el de tráfico», dice.

Eso no quiere decir que en las casas -y en este trabajo en general- no se tomen estupefacientes. «Seguro que un porro para pasar el rato, y poppers (un vasodilatador que actúa sobre las mucosas) para las relaciones sexuales». ¿Y cocaína? «También, pero en una casa con cinco o seis chicos es peligroso, puede ser más difícil mantener el orden», comenta Ander.

Hasta Mario, que se cuida tanto, admite que toma poppers. Esteso, por similitud con lo que pasa en los pisos de mujeres, indica que la cocaína es de uso «muy frecuente». «Así son más manejables y están hasta más contentas», dice. «Y por supuesto, entre los chicos, poppers y Viagra», dice.

Pero ¿de verdad no hay explotación en el mundo de la prostitución maculina? Ninguno se atreve a negarlo tajantemente. «Si la hay, esos chicos no vienen a nuestros servicios», dice Blázquez, de Cogam. Zaro es el más remiso. «En ocho años sólo he visto un caso: un chico latinoamericano que se vino siguiendo a su pareja, y este le obligó a tener relaciones con otros hombres. Yo mismo le acompañé a la comisaría», dice. «Pero eso no quiere decir que no haya más».

No son tan pocos

Que la prostitución masculina no es, a grandes rasgos, comparable con la femenina tuvo una constatación manifiesta en la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y la Igualdad de Oportunidades que se reunió en 2006 y 2007 para estudiar la situación de las trabajadoras del sexo y una posible regulación de sus condiciones laborales. Apenas hubo entre los ponentes quienes hicieran mención a que, aparte de las mujeres y niñas dedicadas a la prostitución, también había hombres que podrían beneficiarse de lo que ahí se acordara. De hecho, el documento final no los menciona ni una sola vez, ni siquiera como un caso a estudiar.

Prácticamente la única de las organizaciones invitadas a exponer sus puntos de vista ante la Comisión que habló de los trabajadores del sexo fue la Fundación Triángulo. Su representante, Iván Zaro, es concluyente ante lo que se debía haber decidido: «Tajantemente, estamos de acuerdo en que se legalice esta actividad», dice. Justo uno de los puntos que el informe de la comisión dejó que siguiera en un vacío legal.

Triángulo atiende en sus programas a unos mil trabajadores del sexo al año. Lógicamente, si la actividad se regula, eso implicaría también que hubiera normas sobre los anuncios en que los trabajadores del sexo ofrecen sus servicios. Este fue prácticamente el único de los puntos de aplicación inmediata en que aquella comisión adelantó una postura: prohibirlos. Algo que aún no se ha hecho.

La segunda -breve- mención fue de Médicos del Mundo. Lo interesante del trabajo de esta organización es que no se limita a una ciudad, y que atiende también a mujeres y transexuales. En total, el año pasado fueron 11.934 personas, de las que el 4% eran chicos y el 6% mujeres transexuales, cuenta Ramón Esteso, coordinador de Inclusión Social de la ONG. Extrapolando a las aproximadamente 300.000 prostitutas que hay en España, según datos que manejó la comisión del Congreso, quiere decir que hay unos 12.000 chaperos. Si, en cambio, el número real de mujeres que se dedican a la prostitución, como indican las Fuerzas de Seguridad, es de 45.000, la misma proporción daría que hay 1.800 trabajadores del sexo, justo los que atendieron el año pasado entre Fundación Triángulo (1.000), Cogam y Médicos del Mundo (400 cada una).

Lo que se sabe

Nacionalidad. Las organizaciones que atienden a personas que se dedican a la prostitución destacan que, entre los hombres, la mayoría son latinoamericanos, sobre todo brasileños. Los de esta nacionalidad, por ejemplo, representan el 25% de los atendidos por Médicos del Mundo.

Españoles. Son los que más alternan entre trabajo con otras actividades. Estaban casi desplazados por los extranjeros, pero la crisis ha hecho que en los últimos años algunos hayan vuelto a la actividad.

Sexualidad. En el estudio de la Fundación Triángulo sobre la prostitución masculina, el 46,5% se declaró homosexual, un 30,7% heterosexual y un 22,8% bisexual. Pero estos datos pueden ser confusos por el estigma asociado a la homosexualidad. Muchos hombres que venden sus servicios sexuales a hombres evitan declararse gays.

Exclusividad. La Fundación Triángulo calcula que casi el 50% de los chicos compagina el trabajo sexual con otro; el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam), que el 30%, y por temporadas.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/prostitucion/oculta/esclava/elpepisoc/20100904elpepisoc_1/Tes

Share

Las “pornochachas”, la última moda en España

Las dificultades económicas no conocen fronteras ni respetan nacionalidades. Para aguantar el momento difícil, en las tierras españolas las mujeres combinan sexo con trabajo en la casa

La BBC, medio de prensa internacionalmente reconocido de Inglaterra, llamó ayer la atención sobre lo que muchos calificaron de “fenómeno” de la crisis económica, por la que atraviesa actualmente España. Son las “pornochachas” o el trabajo doméstico que hacen las mujeres, pero, combinado con actividades eróticas. O sea, las chicas, además de hacer todo el laburo de la casa, como cocinar, limpiar, lavar y planchar la ropa, también tienen que satisfacer sexualmente a su patrón de turno.

Solo en el pasado mes de agosto, más de 750 mil mujeres ofrecieron este tipo de servicios a través de Internet y la prensa escrita, dice el citado informe periodístico preparado por Anelise Infante. Ya cuando los avisos son publicados por los patrones, los tipos piden “mujeres a quienes les gusta mostrarse en ropas íntimas cuando hacen el trabajo doméstico”.

Los ñemboanalistas reaccionaron lalando en cuadriculado diciendo que los anuncios de este tipo de “servicio doméstico” son en realidad una abierta invitación para entrar al mundo de la prostitución, justamente cuando existe un montón de organizaciones que están peleando para la reintegración social de las prostis españolas o extranjeras que laburan en ese ramo en España. Inclusive, un grupo llamado Amunod llegó a presentar una denuncia en la Policía, contra la gente que publica el mencionado tipo de publicidad.

El reporte de la BBC cita a la presidenta de Amunod, Teresa López, quien habría dicho que “nunca antes vimos algo así. Están poniendo ofertas de trabajo encubiertas como servicio doméstico que incitan a la prostitución. La gente se está aprovechando de quienes están necesitadas” ndaje.

Crisis. Los datos señalan que España es uno de los países donde la crisis económica europea está golpeando más fuerte. La falta de empleos afecta aproximadamente al 20% de la gente en edad de laburar. Ese hecho es bien conocido a nivel local, ya que muchos paraguayos vuelven de la Madre Patria repitiendo en coro que terminó la plata fácil en aquel lugar del mundo.

Reacción. Por otro lado, algunas personas consultadas ayer opinaron que el tema no tiene nada de raro. “Aquí también. La mayoría hace por la crisis. Inclusive, hay madres que les inculcan eso a sus hijas, con tal de hacer llegar algo al hogar. Esa es la realidad de las cosas. No solo en España”, manifestó Ricardo Delgado, vecino de Ñemby.

La necesidad

Referentes del sector en España señalaron que el servicio de “pornochachas” atrajo también a mujeres españolas, las cuales nunca antes habían trabajado como prostis. Ellos lo ven como un fenómeno surgido de la crisis económica que atraviesa ese país. En 15 años, dicen que de 5% la participación de las españolas en el rubro subió al 30%.

Mujeres casadas

Un representante de la Asociación de Prostíbulos de España – Roberto Doval – , también habló con la BBC y aseguró que las “pornochachas” son un fenómeno. El tipo está hace 30 años en el tema y nunca vio nada parecido, he’i. Añadió que como el laburo de prosti está liberado, algunas doñas están luego “dispuestas a hacer el servicio doméstico erótico”. “Si supiera la cantidad de mujeres casadas y con hijos que responden a estos anuncios. Hay gente que no consigue pagar las cuentas a fin de mes y está agobiada” , dijo Doval, según publica la BBC.

Cifras
25
Euros
En promedio y por hora ganan las chicas en este laburo (150 mil guayakas)

30
por ciento
de las que trabajan en el ramo serían de nacionalidad española, las demás, extranjeras

Lo dijeron

“Se dice que en Ciudad del Este hay pibes que  ya empiezan a prostituirse desde los 8 años”
Eulogio Ortiz Taxista

“Estamos llegando a eso. Hay chicas que no solo hacen eso sino directamente se ofrecen”
Ricardo Delgado Vecino Ñemby

“La crisis es fuerte. Conozco casos y no solamente de señoras, sino también de señoritas”
Del Rosario García Vecino Ñemby

Millones de euros

Platal. Según el informe de la BBC, la prostitución como negocio factura millones de euros al año en España. Inclusive, las cifras que se manejan indican que, desde finales del 2009, los avisos de las prostis en diarios impresos e Internet aumentaron más del 50%.

http://www.cronica.com.py/articulo.php?art=17288

Share

Ministerio Igualdad de forma tendenciosa vuelve a la carga contra anuncios comercio sexual en periódicos

La desarticulación de una red de tráfico y explotación sexual de hombres en contra de su voluntad, conocida ayer, «evidencia» que los anuncios de prostitución esconden posibles delitos, ha dicho el Ministerio de Igualdad de forma tendenciosa, que ha vuelto a insistir en la «necesidad» de que los medios de comunicación dejen de publicitar estos servicios. Dándoles igual que haya cientos de personas que lo ejercen de forma libre- eso les importa poco- porque solo persiguen intereses personales, atados a prejuicios sexuales atavíos no superados.

Diario Digital Transexual-. Aunque también se han cometido delitos a lo largo de la democracia española desde instituciones gubernamentales, partidos políticos, ayuntamientos y demás organismos; y no por eso nadie ha pedido que desaparezcan tales instituciones. Hay que perseguir los delitos concretos, y no valerse de los mismos para hacer desaparecer un conjunto global de personas o situaciones laborales ejercidas desde las propias libertades individuales. Utilizando demagógicamente una triste situación para amparar un claro prejuicio hacia el comercio sexual libre, que nada tiene que ver con la explotación y trata de personas.

Desde esta burda premisa también habría que devolver a todos los gitanos a sus países de origen, como está haciendo de forma racista Francia; ya que algunos de ellos delinquen. Para atajar un mal no hay que hacer pagar a toda una comunidad, ya que esta misma línea fue la que sostuvieron mandatarios fascistas para amparar razias, genocidios, persecuciones y exterminios.

No nos engañemos; lo que se persigue desde algunos ámbitos ultra radicales es la abolición, dándoles lo mismo las libertades de otras personas, aunque estas hayan manifestado por activa y pasiva que lo ejercen de forma libre. Cual monos, se tapan los oídos, ojos y boca; porque no quieren escuchar, solo persiguen de forma obsesiva acabar con algo que les irrita y molesta. Aunque para esto se tengan que valer de sucias jugadas y decir cosas tan maniqueas, que porque debajo de un anuncio de prostitución haya habido delincuentes, hay que erradicar toda forma similar de publicidad. Es tan ruda e infantil esta manifestación – sobre todo viniendo de un ministerio- que acongoja ver que hayn perdido cualquier tipo de pudor con tal de conseguir sus totalitarias y fundamentalistas pretensiones.

Esto lo ha manifestado la secretaria general de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, foto, quien se ha referido a la desarticulación, por parte de la Policía, de una red que se dedicaba a traer de Brasil a hombres para luego explotarlos sexualmente contra su voluntad en pisos y que atraía a los clientes a través de anuncios de contactos en medios.

«Esta nueva actuación evidencia que detrás de los anuncios de prostitución se esconden posibles actos delictivos, de ahí el interés del Gobierno por concienciar a los medios», ha recalcado, sin mover un músculo de su cara.

Para Martínez, la desarticulación de esta red «pone en evidencia», asimismo, que para el Gobierno es «prioritaria» la lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Nada dice de las cientos de miles de personas que están casadas en este País únicamente por un interés económico o social, ese tipo de intercambio sexual por dinero o intereses esta bendecido por la hipocresía, tras haber pasado por los registros civiles y altares. Solo son acosados los prostitutos y prostitutas que lo hacen de forma pública; bendito cinismo colgado en solapas de quienes se llaman progresistas, pero que en realidad solo son aburguesados de salón.

En este sentido, ha recordado que existe un plan integral de lucha contra la trata de seres humanos -mujeres, niñas, hombres y niños- con fines de explotación sexual, aprobado en 2008. Cuestión del todo plausible y que se apoya desde todos los ámbitos, pero aberrante desde cualquier punto que se mire si dentro de este saco también se mete a aquellas personas que ejercen el comercio sexual de una forma libre y publica.

No obstante, ha continuado, esto no quiere decir que no haya víctimas hombres, como se ha demostrado hoy.

«Lamentablemente es un fenómeno que está ahí; la prostitución masculina no es nueva, aunque minoritaria», según Martínez, quien ha agregado que los transexuales son un colectivo «especialmente vulnerable».  Parece que Martínez ha perdido el norte, porque la prostitución de las mujeres transexuales no es comercio sexual masculino, ya que son mujeres. Las mujeres transexuales no son hombres. Además, de forma egoísta quiere ignorar una situación real -peor o mejor- que este trabajo ha tapado el hambre a muchas personas transexuales, cuando casi la totalidad de la sociedad le negaba cualquier puesto de trabajo.

Ninguna mujer transexual en una esquina por obligación, que todas las personas tengan la misma igualdad de oportunidades laborales que el resto de la población. Pero que todas aquellas que lo elijan de forma libre o porque nunca aprendieron a hacer otra cosa, no les quiten el pan de la boca. Realizado esto por un grupo de gente sin escrúpulos, que solo persiguen intereses personales, atados a prejuicios sexuales atavíos no superados.

http://www.carlaantonelli.com/notis-02092010-ministerio-igualdad-vuelve-carga-contra-anuncios-periodicos.htm

Share