Proxeneta

Una prostituta espera en la carretera. | Joan Castro

Una prostituta espera en la carretera. | Joan Castro

Marina todavía tiene grabadas en la retina las imágenes de la noche anterior. La macrorredada se ha saldado con catorce detenciones y con la liberación de decenas de criaturas humanas que, obligadas a prostituirse, casi habían llegado a perder esa condición. Por muchas veces que Marina lo haya vivido, no puede terminar de acostumbrarse. Esa luz extinguida en las pupilas, esas cabezas gachas, esos hombros derrumbados, ese desistimiento de la vida en general. Lo que más la indigna es que los proxenetas se muestran altivos, incluso orgullosos, hasta donde resulta posible con las esposas puestas, mientras que la vergüenza la padecen y la exhiben las víctimas.

Marina sabe que el hábito de la humillación envilece a las personas. Sabe que a partir de cierto punto, el que sufre las vejaciones se convierte en aliado de quien lo veja, en vez de enfrentarse a él. Que a partir de cierto nivel en el descenso, la inercia de la caída es más fuerte y se pierde el deseo de remontar. Que incluso llega un momento en que la costumbre de hundirse se convierte en una suerte de vicio placentero y adictivo. Lo ha comprobado muchas veces, tiene las pruebas. Ha visto más de una vez a chicas cuyo secuestro y maltrato le consta por multitud de indicios negar repetidamente que nadie estuviera ejerciendo la menor coacción o violencia sobre ellas. Las ha visto declarar repetidamente que se dedican a esa actividad porque quieren, porque les da dinero y porque disfrutan con ella. Jurárselo una y otra vez, con los ojos secos y muertos.

Pero lo de esta vez la ha dejado especialmente afectada. Después de levantarse y prepararse un café ha encendido el ordenador, ha mirado el correo electrónico y se ha detenido a buscar la palabra en Google. Proxeneta. De pronto ha reparado en que desconoce la etimología de la palabra que designa a los clientes principales con los que ha de bregar en su trabajo policial. Esos indeseables que lo convierten quizá en el más áspero y desagradable de todos los posibles, frente a la idea preconcebida que lo considera un ramo delictivo de bajo riesgo. Marina sabe bien lo desalmados y peligrosos que pueden ser sus contrincantes. Algún disgusto almacena en su memoria por culpa de uno de esos descuidos que propicia la inexperiencia.

Proxeneta. Para los griegos era el que iba delante de los extranjeros, abriéndoles camino. También el que se dedicaba a protegerlos y ampararlos cuando llegaban a la ciudad. O también el sinónimo de patrón y protector. Protectores de extranjeros. No deja de ser un sarcasmo, para esos individuos que se dedican a explotar como ganado a sus semejantes, amenazándolos a ellos y a sus familias si no se avienen a colaborar.

Pero sí, también esta vez las víctimas eran extranjeras, de Brasil. Como en otras ocasiones, aparte de las amenazas empleaban con ellas las drogas, para mermar su ya exigua voluntad, y los fármacos para aumentar su productividad sexual.

Pero esta vez no eran hormonas femeninas. Marina recordó de pronto la imagen de todas aquellas cajas de viagra apiladas en el armarito del piso en el que malvivían, como pisos en costura, aquellos desgraciados. Los prostitutos. Los extranjeros a los que en tan mala hora les había salido un protector. Quizá había sido eso lo que la había impresionado. Quizá, después de todo lo feminista que se consideraba, quedaban en ella restos del machismo atávico. Todavía no podía asimilar que esas miradas desposeídas, sumisas, fueran masculinas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/02/cultura/1283421761.html

Share

La jueza del caso Carioca deja libre tras once meses al encargado del Eros

La jueza que instruye el caso Carioca, Pilar de Lara, decidió a finales de agosto dejar en libertad a J.A.P.F., que permanecía en prisión preventiva desde hace casi once meses y que era el encargado del funcionamiento del club Eros, el prostíbulo al que han prendido fuego cuatro veces en dos meses.

La jueza accedió a la petición de la abogada del acusado en un auto firmado el pasado 25 de agosto. Pilar de Lara mantiene sus múltiples imputaciones a J.A.P.F., que incluyen inducción a la prostitución y delitos contra los derechos de los trabajadores y los extranjeros, pero considera que, transcurrido ya casi un año desde su encarcelamiento, este hombre ya no está en condiciones de obstruir las investigaciones.

No obstante, además de la retirada del pasaporte y de la obligación de presentarse regularmente en el juzgado, ha impuesto al acusado dos medidas más contundentes: la prohibición absoluta de acercarse a cualquiera de las mujeres que ejercieron la prostitución en dicho club y la obligación de abandonar la comunidad autónoma gallega mientras prosigue la instrucción. El plazo máximo para cumplir esta última obligación finalizaba a las 17.00 horas del pasado martes, por lo que J.A.P.F. ya está fuera de Galicia. Pese a todo, la defensa del acusado ya ha recurrido a la Audiencia Provincial la orden de abandonar la comunidad.

Sin pruebas en el Eros
La decisión de Pilar de Lara coincide en el tiempo con la extraña ola de incendios que ha sufrido el prostíbulo situado en Garabolos en los últimos dos meses, y viene a apoyar la teoría de que esos incendios no tienen nada que ver con la operación Carioca en sí y con el supuesto interés de ocultar pruebas. Los varios registros del local realizados por los investigadores con anterioridad a los fuegos sirvieron para recoger todas las pruebas existentes y tanto la magistrada como los agentes que trabajan en el caso están convencidos de que en el Eros ya no había más indicios útiles.

De hecho, pese a que el Eros permanece precintado, al igual que otros prostíbulos registrados durante esta operación, Pilar de Lara sólo ordenó que fuera vigilado permanentemente el Queens, que es donde se han centrado la mayor parte de las indagaciones y donde se supone que se cometieron los principales delitos que se investigan en este caso.

Investigación: La UFP defiende el trabajo policial ante los incendios
El secretario en Galicia de la Unión Federal de Policía (UFP), Miguel González, defendió ayer que los agentes lucenses hacen «su trabajo» en la vigilancia del club Eros, según Europa Press. Frente a quienes cuestionan el trabajo de la Policía de Lugo, Miguel González advirtió de que es «muy complicado estar permanentemente las 24 horas vigilando el lugar. Si cada vez que hay un incendio hay que tener un policía en cada esquina, lo tenemos mal», lamentó.

Asimismo, insistió en que la Policía «está haciendo su trabajo» y auguró que «más pronto que tarde aparecerán los autores». «Me parece desafortunado que se dude del trabajo policial. Se está haciendo una buena labor», zanjó.

Sobre la posibilidad de instalar cámaras en el solar donde está situado el club, puntualizó que no es la Policía el órgano al que corresponde la decisión. «Son otros los que tienen que decidir poner cámaras», señaló antes de considerar que, en cualquier caso, las cámaras hay que emplearlas en otros lugares, «como las comisarías y edificios administrativos».

Consecuencias: El responsable del club pedirá indemnización por los daños a causa del fuego
Los reiterados incendios que ha sufrido el club de alterne Eros mientras se encontraba bajo el precinto judicial pueden traer consecuencias mayores que la destrucción del local. De entrada, el responsable del burdel, M.G.A., que permance en prisión preventiva en Bonxe desde hace once meses, va a solicitar indemnizaciones por los daños causados en el burdel mientras se encontraba bajo responsabilidad de las autoridades.

Según declaró ayer a este diario Santiago Nogueira, el abogado de M.G.A., «vamos a reclamar todos los daños a quien corresponda. Mi cliente tenía en ese local una inversión en equipo de sonido, muebles y mercancías, y todo eso está destrozado». «Una cosa», indicó el letrado, «es que mi cliente esté imputado por unos delitos, que ya se verá si son ciertos o no, y otra que impunemente se puedan destrozar sus propiedades».

No obstante, otras fuentes jurídicas consideraron que no será fácil que se conceda dicha reclamación, ya que el precinto judicial se ordena para preservar las pruebas y para garantizar las posibles indemnizaciones a las víctimas si finalmente el acusado es condenado.

Se sospecha que el incendiario sería alguien del entorno de M.G.A. posiblemente en venganza por un desahucio reclamado por falta de pago. El abogado dijo, sin embargo, que su cliente «sigue siendo el arrendatario. La petición de desahucio contra él, ya solucionada, no tiene nada que ver ni con este local ni con ningún otro».

http://elprogreso.galiciae.com/nova/61439.html

Share

Mujer erótica te dice cómo hablar sucio

El lenguaje atrevido es capaz de mover emociones y sentidos. Para empezar, fantasea con lo que quieres ser y expresar ante tu pareja. Después, relata lo que haces detalladamente…

 
Especial
 
     
 
(Hablar sucio corresponde a un juego erótico en el que no debe haber incomodidad ni vergüenza)

Es algo que generalmente se menciona en el sexo: hablar sucio. Yo misma lo he recomendado muchas veces y un sinnúmero más he dicho cuánto a ellas y a ellos les prende en términos sexuales. Yo sí creo que es una parte imprescindible del sexo intenso y salvaje.

Muy bien. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Cómo comenzar? Aquellos que nunca lo han hecho se sienten las primeras veces aterrorizados por la vergüenza o por no saber cómo iniciarse en el digno arte de hablar sucio durante el sexo.

Por ello, hoy me he decidido a explicar cómo hacerlo. A comentarles qué sí se debe y qué no se debe hacer, así como a darles algunos trucos para empezar.

1.- Imagina: primero fantasea con lo que quieres decirle a ella o a él. Así, funcionará como una especie de ensayo mental y te servirá para escucharte a ti mismo decir lo que te gustaría que ella o él escucharan. Lo primero que venga a la mente es lo que tu inconsciente quiere decir. Piénsalo y luego ponlo en práctica. Así, cuando estés en el momento cumbre, sabrás exactamente qué hacer.

2.- Habla en otros idiomas: si estudias otro idioma, aprende también las frases del amor y ¡ponlas en práctica! No habrá nada más excitante para ella o él. Hablen en cuantos idiomas se les ocurra. Encenderán la pasión en un segundo.

3.- No le hables en tono infantil: palabras como hija, hijita o niña no funcionarán mucho si quieres un sexo intenso. Probablemente la descontrolarán y harán sentir extraña. Mejor usa frases con las que puedas hacerla sentir una mujer salvaje y pervert…

4.- Ensaya tu voz: parecería una recomendación extraña, pero funciona. Lo ideal es que no uses tu voz cotidiana como cuando hablas con tu secretaria, en una junta o pides el pan en la panadería. Debes tener una voz distinta para la hora sexual. Ensáyala a solas y encuentra el tono más sexy.

5.- Habla con respeto: aunque estás hablando sucio, ten cuidado de decir de pronto frases o palabras que puedan ofender a tu pareja. Palabras peyorativas o de mal gusto no están dentro del vocabulario del sexo sucio.

6.- Tu pareja es la mejor del mundo: con tus palabras hazla sentir como caída del cielo, un verdadero milagro de la naturaleza. Eso además de excitarla a ella o levantarle el ego a él, ayudará para que haya una retroalimentación de lenguaje sucio de ambos. Toma en cuenta que lo que ocurre es un juego y que lo haces porque lo amas o la amas.

7.- Relata lo que haces: un tip para iniciados es que si no sabes qué decir, entonces comienza por relatar lo que estás haciendo en ese momento. Describe con lujo de detalles tus movimientos, lo que ves de ella o de él y lo que sientes. Cada detalle es importante. Las primeras veces no será tan bueno, pero con la experiencia te volverás un maestro.

8.- Asegúrate de que ella está en el humor adecuado: tal vez tú estás súper caliente y ya has ensayado todos los puntos anteriores, pero puede que ella no esté en el mood. ¿Cómo saberlo? Si no está muy cercana al sexo salvaje. Si es así, puede estar sensible y no sería nada recomendable que usaras tu florido lenguaje. Si ella no da pie, entonces mejor déjalo para otro día.

9.- Es un juego, no sientas vergüenza: luego de terminado el coito, no deberían sentir vergüenza por lo que se dijo durante éste. Termina y todos tan contentos. A menos que haya algo de qué hablar o aclarar (sobre todo si alguno se sintió ofendido), lo que sucedió en el sexo, se queda en el sexo…

10.- No lo sufras, disfrútalo: si te sientes inhibido por lo que dices o cómo lo dices, y comienzas a sufrirlo más que disfrutarlo, entonces detente. Mejor déjalo para otro día. Tal vez ninguno de los dos esté con el ánimo idóneo. Lo importante es disfrutarlo y que sirva para alentar la vida sexual, no para lo contrario.

¿Te gusta hablar y que te hablen sucio? ¿Qué es lo que más te gusta decir? ¿Es importante usar un lenguaje erótico durante el sexo?

http://de10.com.mx/9347.html

Share

Sexo XXL

La obesidad puede convertirse en un enemigo íntimo de las mujeres. Aunque no se trata de una regla universal, muchas de ellas sienten cómo los kilos de más afectan su sexualidad.

Sexo XXl

Julieta, mujer de 32 años y con más de 90 kilos en la báscula, sale a menudo de fiesta pero no consume licor. Si un hombre le interesa es capaz de acercarse sólo cuando ve que los tragos lo afectaron un poco, de lo contrario opta por mantenerse al margen, como si nada pasara. A su psicólogo de confianza le confesó que en la mayoría de los casos no tiene éxito; en la minoría logra un affaire, y en la intimidad casi nunca lo disfruta. El médico dice que tiene problemas de autoestima y le pide tomar precauciones para evitar un embarazo o contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Gabriel, hombre de 20 a 30 años edad, revela como anónimo en un foro de internet que en cuestión de sexo prefiere a las gordas porque se desempeñan mejor que las delgadas. Escribe que tienen los pechos más grandes y suaves y que la redondez de sus curvas le fascina.

Es muy probable que Julieta, colombiana, y Gabriel, español, pasen la vida sin conocerse. Sin embargo, pese a que en el sexo no hay reglas, ambos están unidos por los estereotipos: la obesidad conduce a Julieta a pensar que ningún hombre se fijará en ella, y Gabriel se presenta como anónimo al considerar extraño preferir a las gordas sobre las delgadas.

Es normal que casos como el de Julieta lleguen a los consultorios. Por lo general, cuenta José Manuel González, sexólogo y psicólogo, las mujeres obesas se intranquilizan al tener una pareja. “Les dicen que se tapen los ojos mientras se desvisten, piden apagar la luz y temen ser tocadas en los puntos de su cuerpo que menos les favorecen…” Un estudio publicado por el British Medical Journal va en el mismo rumbo: luego de encuestar a 12.000 adultos sobre su vida sexual, la conclusión arrojada es que una mujer con gordura tiene 30 veces menos posibilidades de conseguir pareja que una mujer de peso normal.

Este parece ser un problema exclusivo del sexo femenino porque a diferencia suya, los hombres obesos logran con frecuencia conseguir una pareja. “El varón es mucho más exigente con el físico. La mujer, en cambio, puede inclinarse hacia otros atributos emocionales o de personalidad”, aclara González a pesar de que la voz popular recomiende también incluir el estatus socioeconómico dentro de la lista de características de lo que ellas buscan.

No obstante, remitir los problemas sexuales de la obesidad a aspectos puramente psicológicos es un error. El exceso de grasa en el cuerpo entorpece la circulación de la sangre y no permite muchas veces la lubricación de la zona genital. La agilidad del cuerpo es limitada, las posiciones se reducen notablemente y el acceso a puntos clave como el clítoris es complicado. El placer y la distensión de las relaciones sexuales no es universalmente real; el sobrepeso suele desviar el camino hacia el calvario. “¿Qué hacer? -pregunta el doctor González-. Lo mismo que les digo a mis pacientes: si quiere tener una vida sexual plena es conveniente que baje de peso y se convenza de que puede ser atractiva con una terapia de autoestima”.

Quizá para Gabriel las recomendaciones terminen por arruinar el encanto, el erotismo de los kilos de más, pero no se trata ni de líbido ni de gustos; en el fondo se trata del cuidado de la salud. De otro lado, aceptar de plano que las mujeres obesas están condenadas a la abstinencia es una apreciación equivocada. Según un estudio de la Universidad de Hawái, el 92% de las mujeres de tallas grandes ha tenido relaciones sexuales, un índice superior al 87% de las que no padecen sobrepeso. “Existen hombres a los que les gustan las gorditas porque tienen caras lindas o por otras razones. Muchos casos son tristes porque ellas se aferran demasiado a ellos pero rara vez su pareja siente lo mismo”, asegura José Manuel González.

Del lado femenino se encuentra Elizabeth Gutiérrez, ex presidenta de la Sociedad Colombiana de Sexología. Más allá de la solidaridad de género, ella habla de derecho: “Todas las mujeres tienen derecho a disfrutar de una sexualidad satisfactoria, a aprender a tener orgasmos”. La sexóloga aún se pregunta en qué momento una figura delgada se hizo irremplazable entre las sábanas, como si el olfato, el gusto, y la creatividad no importaran. “No se desanimen, recuerden que el principal órgano sexual del cuerpo no está entre las piernas sino entre las orejas: se llama cerebro”.

Problemas del sobrepeso

Según los médicos del Diet and Fitness Center de la Universidad de Duke la obesidad baja el rendimiento sexual. Un estudio reveló: La grasa entorpece la circulación sanguínea: los vasos sanguíneos bloqueados por el colesterol dificultan la irrigación hacia el pene y el clítoris

El sobrepeso produce problemas hormonales: se reduce la producción de estrógenos y testosterona, responsable de encender la chispa sexual entre mujeres y hombres

Los obesos sufren altos niveles de estrés, inhibidor número uno del deseo

La investigación publicada por el British Medical Journal sostiene que las mujeres obesas se preocupan menos por los métodos anticonceptivos y son cuatro veces más susceptibles a un embarazo no deseado que las delgadas.

http://www.elespectador.com/revistas/ellas/puerta-cerrada/articulo-222313-sexo-xxl

Share

¿Por qué la prensa iraní llama prostituta a Carla Bruni?

Una web iraní dedicada a Obama, asegura que la lapidación, «aunque pueda parecer cruel, enseña la importancia de los valores familiares»

Carla Bruni.

Carla Bruni.AFP PHOTO / POOL / PHILIPPE WOJAZER

Barackobama.ir es una web en inglés y árabe dedicada a la política del presidente estadounidense desde el punto de vista iraní. Pero también es un compendio de noticias de actualidad que afectan de algún modo al régimen de Mahmud Ahmadineyad.

Y si hay un tema que ha coleado bastante en los últimos días, son las críticas e insultos que ha recibido Carla Bruni, la mujer del presidente francés, Nicolas Sarkozy, por su llamada a cancelar la lapidación de Ashtiani Sakineh.

La semana pasada, la prensa iraní llamaba «prostituta» a la primera dama de Francia y desde Barackobama.ir explican por qué. «Viendo que cometer adulterio y ser cómplice de asesinato es descrito como «puro amor» por Carla Bruni sin tener en cuenta las convicciones religiosas […] ella tiene que estar preparada para recibir los juicios del pueblo iraní».

La lapidación, prosigue la web, «puede parecer un acto cruel, pero la lapidación es una muestra de la importancia de la estructura familiar para el islam y por eso el islam impone penas muy fuertes contra aquello que pueda desestabilizar a la estructura familiar».

La explicación sobre los insultos a Bruni no son menos rebuscados.»Teniendo en cuenta nuestraliteratura antigua, así como lasociedad religiosa iraní, fue muy duro pero inevitable utilizar la palabra prostituta para informar a la gente de los actos promiscuos de esta mujer (Sakineh). El apoyo de Bruni una adúltera y cómplice de asesinato fue ridículo. Es por eso por lo que los medios iraníes publicaron aquellos artículos».

Bush y el 11-S 

Pero la web tiene un poco para todos. Sobre el propio Obama, al que dedican una gran cantidad de artículos analizando cada una de sus decisiones, se preguntan si es el primer presidente estadounidense judío.

También se mofan de que las tropas de la OTAN en Afganistán entrenen a algunos policías con rifles de madera (una noticia que dio el diario sensacionalista británico The Daily Mail esta semana); hacen suyas teorías como que fue la propia administración Bush la que organizó los atentados del 11-S; o critican a Obama por permitir que en Texas se aplique la pena de muerte.

http://www.publico.es/internacional/334837/carlabruni/sarkozy/prostituta/iran/sakineh/obama/lapidacion

Share

Cuatrocientos hombres se prostituyen en Galicia

Un 87,1% son extranjeros, sobre todo de Brasil, Rumanía y Bulgaria//Los de más caché, a partir de 250 euros, atienden a mujeres

En vuelo libre por callejones, pisos y clubes nocturnos, la prostitución masculina destaca por su espíritu vagabundo. Unos 4.000 hombres venden sus cuerpos en España, con una gran movilidad que los lleva a recorrer todo el país y cruzar Europa. Luchan así contra el «efecto cara quemada», para renovar su clientela y evitar el estigma social. En Galicia, 400 hombres ejercen la prostitución de forma voluntaria. Aunque la explotación ya empieza a dejar huellas: la Policía Nacional desmontó el martes por primera vez en España una red de prostitución masculina.

La trama desmantelada retenía a casi 80 chicos, sobre todo procedentes de Brasil y captados con la promesa de trabajar como modelos. En la comunidad gallega, el 87,1% de los hombres que se prostituyen son extranjeros y suelen tener una situación administrativa irregular. Proceden sobre todo de Brasil, Rumanía, Bulgaria, Venezuela y República Dominicana. Un informe del Instituto Catalán de Estudios de la Violencia (ICEV), La prostitución masculina. Un colectivo oculto y vulnerable, alerta sobre la presencia del VIH entre este colectivo. En España, casi un 20% de los trabajadores se encuentran infectados. «Presentan una gran vulnerabilidad debido al elevado número de personas con las que entablan contactos sexuales y por el escaso uso del preservativo en su vida privada», indica el estudio de Iván Zairo, coordinador del programa de atención a Trabajadores Masculinos de Sexo.

El ICEV relata las características de cada nacionalidad, con los rumanos más enfocados a una prostitución de calle y los búlgaros inmersos en una comercialización de alto standing en espacios cerrados. En su entorno proliferan las drogas a la caza de una mayor actividad sexual: como la cocaína, la viagra o el popper. Este último vasodilatador, que se consume por inhalación, capitanea los locales de ambiente desde finales de los 70: como documenta Más grandes que el amor, crónica de Dominique Lapierre sobre la irrupción del sida. Entre los clientes figuran hombres de todas las clases sociales, que pagan de 60 a 150 euros por cada hora. Aunque los gigolós o escorts, prostitución de mayor caché, cobran a partir de 250 euros la hora y afirman que sus clientes son mujeres.

Gran parte de los servicios callejeros corretean custodiados por proxenetas. Los chulos reciben el 50% de la tarifa del cliente. Y a cambio costean la manutención de los trabajadores del sexo. En Galicia, imperan los pisos custodiados por terceros o proxenetas. Los hombres que se prostituyen deben mantener su plaza por un mínimo de 21 días. Y el gerente de la vivienda o el proxeneta se hacen cargo de los gastos y el alquiler. Sobre el colectivo impera un manto de invisibilidad, frente a los numerosos datos sobre la explotación femenina. Según el Instituto Catalán de Estudios de la Violencia, «un 30,7% de los prostitutos se definen como heterosexuales, un 46,5% como bisexuales y un 22,8% como homosexuales».

19,8

Por ciento con VIH Según el informe del Instituto Catalán de Estudios de la Violencia, un 19,8% de los prostitutos portan el VIH: en contagios por drogas, multiplicados por la vía sexual

25

Años La edad media del hombre que se dedica a la prostitución es de 25 años, y ejerce en un tiempo limitado de 12 meses

1%

Mujeres seropositivas El alto índice de portadores de VIH entre hombres contrasta con el 1% de prostitutas seropositivas, según datos del ICEV

http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/cuatrocientos-hombres-prostituyen-galicia/idEdicion-2010-09-03/idNoticia-585613/

Share

Ejercen la prostitución en cuatro tiendas de campaña dentro de un local en Ibiza

  • Ocupan 50 metros cuadrados de superficie en el establecimiento
  • La Policía Local ya ha comenzado a actuar tras denuncias de los vecinos
  • Los estragos de la crisis han acabado por desvirtuar hasta el conocido como negocio más antiguo del mundo. El no contar con tabiques no ha sido impedimento para que en un local de Ibiza, situado en la avenida de Sant Josep de sa Talaia, se ejerza la prostitución y, además, vendan bebidas a sus clientes sin tener la preceptiva licencia de bar.

    Y es que en este establecimiento se ejerce la prostitución en cuatro tiendas de campaña de tipo jaima, cuya instalación carece también de autorización y que ocupan 50 metros cuadrados de superficie.

    Así lo pudo constatar en una redada la Policía Local de Ibiza, que acudió al local después de recibir varias denuncias de los vecinos. Los residentes en la zona se quejaron de que había un movimiento interrumpido de vehículos particulares durante 24 horas que provocaba problemas en el barrio. Durante la redada, los agentes identificaron a nueve personas que trabajaban en el establecimiento, incluido a su responsable, a quien le entregaron las dos denuncias.

    La Policía Local de Ibiza ha tramitado este año un total de 130 denuncias por ofrecer o aceptar servicios sexuales en la vía pública, una actividad prohibida por la ordenanza cívica municipal. De estas denuncias, 25 corresponden al primer trimestre del año; 34 al segundo; 32 al mes de julio y 39 al de agosto.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/03/baleares/1283504188.html

    Share

    «He mantenido una relación sentimental con José Campos» Patricia Arreyes

    Ya lo anunció el cántabro el viernes pasado: «Las señoras que están saliendo, que sigan saliendo y que sigan sacando grabaciones, ya me da igual» Y ya han empezado a salir.

    Se llama Patricia, melena rubia, grandes ojos y cuerpo de infarto. Lo que conoce de José Campos le gusta mucho: «Muy cariñoso, pasional, atento…»

    José se ha definido como una persona muy tradicional, con ideas conservadoras y que no consiente una infidelidad, ni por un lado ni por el otro. Patricia: «La segunda vez que le vi, le pregunté si estaba casado y me dijo a eso no les importancia».

    El marido de Carmen Martínez Bordiú, a juzgar por las palabras de Patricia todo un experto en las artes amatorias. «Mi primer encuentro íntimo fue en la habitación de su hotel, me encantó. Si tengo que poner una nota del uno al diez, le pondría un diez». Y según Patricia, éstas son sus habilidades en los momentos más íntimos: «es fogoso, pasional, tierno,…»

    http://www.antena3.com/programas/dec/noticias/mantenido-relacion-sentimental-jose-campos_2010090400004.html

    Share

    Dios bendiga el sexo en América

    Un libro y una exposición muestran en España el trabajo de la fotógrafa canadiense Naomi Harris y su ‘America Swings’

    Portada de American Swings, de Naomi Harris.

    Portada de American Swings, de Naomi Harris.

    Un neón en blanco, rojo y azul cuelga de una valla que delimita el escueto jardincito de una caravana. Las letras dicen lo de siempre, «God Bless America», e iluminan débilmente un cartel anexo que advierte: «Folla conmigo y follarás con todo el camping».

    La fotografía, directa como un flashazo, nos introduce en el mundo entre familiar y extremo al que la fotógrafa canadiense Naomi Harris ha estado pegada durante cuatro años: el de los swingers de EEUU, una subcultura en alza en los suburbios del país más poderoso del mundo, en el que el médico, la vecina, el profesor y la dentista quedan para tomar algo, cenar, charlar y hacérselo entre ellos. En el jardín, alrededor de la barbacoa, en el salón con el partido de béisbol de fondo, en el yate y en el camping. Muy white trash todo.

    «La paradoja es que la mayoría son parejas de mediana edad, bastante conservadoras en sus ideas políticas. Muchos son republicanos», cuenta Harris en una conversación con Público. «Pero también es gente que lo pasa bien y que ve el sexo como una forma más de socializar», dice.

    Una pareja organiza una cena de Acción de Gracias en la que los invitados cenan desnudos alrededor del tradicional pavo. Otros quedan en un hotel de Las Vegas donde se disfrazan de osito, de Ali Babá, de Drácula. «Es un movimiento rural y suburbial, no sucede tanto en las ciudades, y supongo que la razón es fundamental: la gente se aburre», asume la fotógrafa. El trabajo de Harris con el que recorrió el país de orgía en orgía ha quedado plasmado en el libro America Swings (Taschen), que recuerda a aquel otro que realizó Timothy Archibald hace cinco años sobre las máquinas sexuales fabricadas en los garages de los suburbios americanos (Sex Machines) y a la obra de Diane Arbus. A partir de hoy, se verá también en una exposición del Festival GetxoPhoto.

    Harris, de 34 años, empezó a fotografiar el movimiento swinger cuando un amigo que conocía de las playas nudistas le preguntó si lo acompañaba a un club de intercambio de parejas. «Me pidió que fuera con él porque los solteros no tienen tan fácil la entrada», explica. Una vez allí, el cuadro valió la pena: una salita con un bufet lleno de bistecs empanados y otros manjares caseros daba la bienvenida. «La gente se atiborraba y pasaban a una sala contigua donde ocurría todo. Fue lo más divertido que había visto «, confiesa.

    Harris decidió entonces pasar los próximos años recorriendo los suburbios y campamentos de EEUU con una cámara de medio formato. La primera orgía fue la multitudinaria Swinstop, en Minnesota, que es como un campamento sexual. Allí empezó a depurar su estilo de camuflaje: tacones altos, mayas, a veces sólo unos calcetines.

    «No vas a tener acción si sólo te atraen las estrellas del porno», dice Mat, que, junto a su mujer Stephanie y la amiga de ambos Ann, lleva años metido en la comunidad swinger. En efecto, los michelines y carnes flácidas están a la orden, pero el exhibicionismo, la estética y las actitudes chupan del porno .

    Harris los mira a todos de frente, con realismo y sin burla, y se reconoce en Arbus cuando admite que su fotografía documental exige estar ahí, mirar, y reconocer que «entre la gente ordinaria pasan cosas extraordinarias».

    http://www.publico.es/culturas/334522/american/swings/naomi/harris/taschen/sexo/eeuu

    Share

    «Me siento como un trabajador social»

    Los prostitutos y las ONG que les ayudan coinciden en que la mayoría trabaja por su voluntad, ajenos a las mafias de trata

    Ricardo trabaja como prostituto desde hace dos años. - Gabriel Pecot

    Ricardo trabaja como prostituto desde hace dos años. – Gabriel Pecot

    El chapero entra en una tienda de ropa interior de marca, el dinero le quema en las manos. Los dependientes le reciben espléndidos porque le conocen de sobra y saben que es capaz de gastarse lo que sea. Ricardo, prostituto colombiano de 26 años, pone este ejemplo como uno de tantos por los que a los hombres que ofrecen sus servicios sexuales a cambio de dinero les cuesta luego adaptarse a la rutina, a un trabajo más convencional.

    Mario, español de 36 años que ejerce la prostitución, coincide con Ricardo en que el dispendio entre los chaperos es «la tónica general». Pero él no lo hace, ahorra todo lo que puede. «Lo que no voy a hacer es el tonto y gastarme el dinero en cocaína o en Dolce & Gabbana», señala. Porque luego, la vuelta a la rutina se hace para él muy cuesta arriba.

    Iván Zaro, responsable de atención a los trabajadores masculinos del sexo de la Fundación Triángulo, explica que lo más dificil para los hombres que quieren salir de la prostitución es volver a tener obligaciones. «En la prostitución hay mucha vida nocturna, uno es su propio jefe Y los que lo quieren dejar ven que tienen de nuevo que rendir cuentas a alguien, que cumplir con unos horarios», subraya Zaro, cuya ONG tiene un programa específico de reinserción laboral para estos chicos.

    La explotación es «residual»

    Zaro coincide con otros especialistas de ONG y con los propios chaperos en subrayar que la inmensa mayoría de los hombres que se prostituye lo hace de manera voluntaria. La explotación sexual por cuenta ajena, a través de mafias de trata, como en el caso de la red recientemente desarticulaba que explotaba a chicos brasileños, es algo «residual» para los varones.

    A diferencia de lo que ocurre con las meretrices, la mayoría de los chicos trabaja para sí mismo y en general contacta a sus clientes a través de internet. Es más raro que se oferten en anuncios de contactos publicados en la prensa o que se expongan en las calles.

    Mario, con cinco años trabajando como quiromasajista y prostituto, y Ricardo, con casi dos vendiendo su cuerpo, confirman que su vida tiene poco que ver con la de las mujeres exclavas del sexo. «Yo me siento como un trabajador social. Cuando estoy con un cliente, pienso: Pobrecito, es su primer polvo o hace mucho que no’. Todo el mundo tiene derecho a tener sexo», reflexiona Ricardo.

    Ambos tienen clientes discapacitados. «Que sin nosotros no tendrían acceso al sexo, o a tener cariño o una conversación», cuenta Mario. Todos sus clientes son hombres. «Alguna vez llama una mujer, pero luego le da miedo», afirma Ricardo.

    Mario Blázquez es técnico de Salud del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM), también con un servicio específico para prostitutos. «La mayoría de los chicos que acuden a nosotros son ecuatorianos», explica Blázquez, que remarca que la mayoría prefiere quedar en la «invisibilidad».

    En cambio, los que acuden a la ONG Médicos del Mundo son en su mayoría brasileños. De los 400 hombres que atienden al año, un 25% procede de Brasil, según cuenta Ramón Esteso, responsable de Exclusión Social de la organización.

    Él, cuando habla con los trabajadores masculinos del sexo, hace mucho hincapié en que no se les vaya la cabeza con las drogas: «Muchos de ellos toman popper [droga que se inhala y que sirve como dilatador], cocaína, viagra para aguantar».

    «Cuando están con el cliente tienen que tener mucho cuidado porque, si uno está desinhibido con las drogas, puede no estar pendiente del uso del preservativo», advierte Esteso.

    No hay apenas mafias, pero sí explotación laboral en los pisos con las llamadas «plazas», como la que tenía la red desarticulada en Palma de Mallorca. En las zonas de turismo (Mallorca, Andalucía, Tenerife) funciona este sistema, por el cual los chaperos disponen de un sitio en un piso pero, a cambio, tienen que dar una parte de sus ganancias al dueño de la vivienda. «Ese porcentaje puede llegar hasta la mitad», admite Mario.

    A este sistema suelen recurrir los prostitutos inmigrantes en verano para conseguir dinero del turismo sexual y porque, al no tener papeles, muchos de ellos ven imposible tener su propio piso y quedarse todas sus ganancias.

    http://www.publico.es/espana/334642/siento/trabajador/social

    Share