Detenido un joven acusado de proponer relaciones sexuales a menores en Tuenti

Pamplona, 10 sep (EFE).- La Guardia Civil de Navarra ha detenido a un joven de 28 años al que se acusa de proponer relaciones sexuales a menores de edad en la red social «Tuenti» a cambio de cantidades que oscilaban entre los 100 y los 150 euros.

La denominada operación «Peché», dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona, se inició en abril cuando los gestores de la red social alertaron a la Guardia Civil de los hechos, que habían sido denunciados por varias usuarias menores de edad que habían recibido mensajes con propuestas de relaciones sexuales a cambio de una compensación económica.

Los agentes, informa la Guardia Civil en un comunicado, comprobaron que el autor de los hechos, a través del buscador de la red social, seleccionaba a chicas jóvenes, sobre todo menores de edad de Navarra y provincias limítrofes, a las que enviaba mensajes desde diversas cuentas con identidades ficticias creadas en la red social.

El autor de las propuestas especificaba en sus mensajes que buscaba «chicas majas y discretas» para mantener relaciones sexuales.

En el «chat» de la red social, señala la Guardia Civil, algunas chicas le respondieron que eran menores y que él «era un pervertido» e incluso un usuario llegó a recriminarle que «el ofrecimiento se lo había realizado a su hermana menor de doce años».

La Guardia Civil ha localizado a 150 víctimas, con edades comprendidas entre los 11 y los 16 años, que habrían recibido los mensajes entre los meses de marzo y julio.

Del total de víctimas, 79 residen en Pamplona y 26 en la Comarca de la capital navarra, 33 en otras localidades de la provincia, 11 en Vitoria (Álava), y 1 en Logroño (La Rioja).

El detenido es J.U.L., varón de 28 años, natural Pamplona, quien ha sido puesto a disposición judicial como presunto autor de un delito contra la libertad e indemnidad sexual por corrupción de menores e inducción a la prostitución.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=512511

Share

Técnicas sexuales: cuestión de “pelotas”

Mamá te lo advirtió en cuanto te crecieron los pechos: «Si algún sinvergüenza quiere propasarse contigo, propínale un buen rodillazo donde más le duele». O sea, en los mismísimos. Lo que no te enseñó es que, si conoces algunas técnicas sexuales, esa misma zona puede darle mucho «gustirrinín».

Sin embargo los testículos son una zona erótica bastante olvidada en la cama, pese a ser un estandarte de la masculinidad. Según una reciente encuesta, al 99% de los hombres les encanta que jugueteen con sus «bolas».

Así que vamos a echarte un cable con los mejores trucos sexuales para que vuestras relaciones lleguen a otro nivel y alcancéis todavía más placer entre las sábanas.

1. Tantea sus «bolas»

Aunque, como dice el cliché, “todos los hombres son iguales”, sus testículos son muy diferentes. El mejor método es el de “ensayo y error”, es decir, tocarlos y observar la reacción de tu chico.

Otra técnica sexual es preguntarle cómo le gusta que lo hagas: Pídele que ponga una mano en uno de tus pechos y te demuestre el ritmo y la intensidad con que los debes tocar.

También es aconsejable empezar la sesión de preliminares colocando la mano bajo los testículos y pesarlos con delicadeza: Cuanto más ligero sea el contacto, más exquisita será la sensación, hazlos rodar suavemente con los dedos, pero sin moverlos en direcciones opuestas, ¡no vaya a ser que se mareen!

2. Con las manos «en la masa»

¿Y qué haces con sus “cataplines” durante la felación? Utiliza estas técnicas sexuales:

Usa tu mano zurda para trabajarlos… pero hazlo lentamente porque esta zona se ultrasensibiliza con la excitación. En otras palabras: asume que lo que tienes entre manos son testículos y no un par de pelotas antiestrés.

¿Cómo llevar a cabo esta técnica sexual?: primero amasa ligeramente uno contra otro.

Después llega, al fin, el momento de amortizar el pastón que te gastas cada mes en manicuras. Si estás con un tío superfuerte y ultrarresistente puedes clavarle un poco las uñas ¡procurando no hacerle mucho daño! Pero si tu pareja es un tipo del montón, limítate a hacerle cosquillitas con ellas por aquí y por allá, ya que de esta forma lograrás activar nervios que permanecían latentes.

3. Durante el sexo oral

En la fase preliminar, aprovecha para masturbar su pene con tus manos y mientras lamer sus “bolas” utilizando esta técnica sexual.

Primero toma el testículo izquierdo y lámelo en forma de círculo. Luego pásate al derecho sin despegar la lengua, dibujando un 8 sobre la superficie del escroto (esa bolsa de piel y delgados músculos que recubre los testículos). Con la misma, busca el rafe, la fina línea que divide el escroto: es muy receptiva al contacto directo de la lengua o de los dedos, porque está llena de terminaciones nerviosas.

Ahora puedes abrir la boca un poco más y jugar con ellos a tu gusto. Puedes hacer remolinos con la lengua para aumentar el placer. Haz también “Mmmmmm” para darle buenas vibraciones… y no olvides su pene mientras perpetras todas estas filigranas bucales.

¿Quieres rizar el rizo del morbo? Pronuncia el nombre del chico mientras te concentras en sus “canicas”, porque en la cama no hay protocolos que valgan, y hablar con la boca llena no es de mala educación.

4. Domina su orgasmo

Además de fabricar testosterona y esperma, los testículos sirven como joystick para que puedas controlar su eyaculación. Los músculos del escroto se contraen cuando el hombre se excita y hacen que los testículos se eleven hacia el perineo, lo que indica el preludio del orgasmo. Entonces, si lo que deseas es retrasar el orgasmo, utiliza esta técnica sexual: agarra los testículos y tira suavemente de ellos.

¿Que estás harta de darle al manubrio y quieres que eyacule de una vez? Pues coge los testículos y empújalos hacia el interior de tu chico. De esta forma, precipitarás el clímax y multiplicarás el placer de la eyaculación.

5. Remata la faena

¿Crees que la película está acabando? Pues alerta, porque los títulos de crédito pueden traer sorpresa. Ahora te toca poner la guinda a este festín de sexo.

Seguramente sus “bolas” estén en “carne viva” después de tanto meneo. Así que vete un segundo al baño a hacer gárgaras con agua helada. Cuando tengas la lengua y el paladar bien fríos, vuelve al sexo oral y en un ratito estarán como nuevos, así podrás volver a empezar desde el principio tal y como te lo hemos contado.

Fuente: cosmohispano.com

http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=205

Share

El Padrino rumano cae en Carabanchel

La red que dirigía captaba a mujeres en Rumania con falsas promesas de trabajo y las trasladaba a París para obligarlas a prostituirse

Adrian Rascu
AmpliarAdrian Rascu, en una fotografía facilitada por la policía.- POLICÍA NACIONAL
Adrian Rascu era El Padrino; pero no un padrino ascendencia italiana, sino rumana. Su cotidianidad delictiva se maquinaba en el barrio madrileño de Carabanchel y se ejecutaba en el distrito 18 de París. No era un delincuente menor, sino uno de los fugitivos más buscados del país vecino. Era experto en reclutar a mujeres de etnia gitana en Rumania mediante violencia e intimidación para explotarlas sexualmente en el campamento de Saint-Denis, en el barrio parisino de Chatelier. Rascu había huido hace 5 años de Francia, donde fue condenado a 10 años de cárcel.

El Padrino vivía en Madrid y se ocultaba tras una identidad rumana falsa. Fue capturado en el barrio de Carabanchel cuando abandonaba el gimnasio al que acudía a diario para entrenar y para planificar y cerrar sus planes criminales con integrantes de otros grupos mafiosos. Su principal actividad delictiva consistía en engañar a mujeres en Rumania con falsas promesas de trabajo digno y bien remunerado en Francia. Cuando caían en el engaño, las trasladaba a París, donde eran secuestradas y se les arrebataba el pasaporte. Negarse entonces a prostituirse podía reportarles una paliza o la violación. A todas se les exigían unos beneficios mínimos. Si no los conseguían se les prohibía tomar cualquier alimento.

Rascu fue arrestado esta semana. La investigación, llevada a cabo por la Brigada de Delincuencia Especializada de la UDEV Central, adscrita a la Comisaría General de Policía Judicial, se desencadenó cuando tuvieron conocimiento de que un nuevo delincuente de nacionalidad rumana se había unido a uno de los grupos criminales que pugna por el control del hampa rumana en la Comunidad de Madrid. El fugitivo «era miembro de una organización criminal investigada por su vinculación con la extorsión, ajustes de cuentas y explotación de la prostitución», según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Padrino/rumano/cae/Carabanchel/elpepuesp/20100910elpepuint_8/Tes

Share

El Día contra la Explotación Sexual, empañado en España por el fracaso de Igualdad en esta materia

La ineficacia del Plan Integral contra la Trata de Seres Humanos y el fallido propósito de la ministra Aído de eliminar los anuncios de prostitución en la prensa contrastan con la efectividad del modelo sueco, que prevé endurecer aún más las penas a los clientes
El próximo 23 de septiembre se celebra el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas. Por ello, es oportuno hacer balance de los dos años que se cumplirán el próximo mes de enero de la aplicación del Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.
 
El Plan sigue sin obtener resultados palpables, como ha advertido en anteriores informaciones ForumLibertas, y no da respuesta al problema de la prostitución en España más allá de abundar en una política social más atenta a un buen titular que a las necesidades reales de los ciudadanos.
 
Contrariamente al inmovilismo del Gobierno en la aplicación de las medidas, el Plan define con detalle los ámbitos de actuación y los objetivos respecto al tráfico de seres humanos y refleja el agravio que supone la prostitución para la dignidad de la mujer: “La trata de seres humanos con fines de explotación sexual constituye una de las vertientes más crueles de este ilícito comercio”, afirma el texto que indica que “no se puede desvincular el fenómeno de la trata del de la prostitución
 
Pese a Aído, permanecen los anuncios de contactos
 
El mismo impulsor del Plan, el Ministerio de Igualdad, sigue sin obtener resultados de su compromiso en la eliminación de los anuncios de contactos en la prensa generalista. En este sentido, el panorama de la prensa escrita es desolador teniendo en cuenta que los diarios españoles son los únicos de Europa que, sin ser prensa amarilla, tienen anuncios de contactos en sus páginas.
 
Unión del Pueblo Navarro (UPN) expresó, el pasado mes de mayo, que esta situación “contribuye a degradar la consideración social y dignidad de la mujer” y fijaba como objetivo “luchar contra la idea de que la prostitución es equiparable a un trabajo”. Asimismo, el partido navarro lanzó la propuesta de que los organismos públicos dejen de hacer campañas institucionales en periódicos que incluyan ese tipo de anuncios.
 
La semana pasada, el jesuita José Ignacio González Faus escribió un valiente artículo en La Vanguardia en el que aludía al tabú sobre la crítica a los periódicos que publican estos anuncios en “la sección llamada eufemísticamente de contactos o relax”. En el artículo, González Faus se escandaliza de que se abran debates absurdos sobre “el minoritario burka” o de la insistencia con la que se dan “las horrorosas cifras de violencia doméstica” mientras “se tiende un pudoroso velo sobre el drama de la prostitución”.
 
El jesuita aprovecha para criticar la prioridad de la ministra Bibiana Aído, que considera “más urgente dedicar, en plena crisis, varios miles de euros a un estudio sobre la estimulación sexual femenina”. Finalmente, reconoce que “suprimir esos anuncios no solucionaría el problema pero sí aumentaría nuestra dignidad”.
 
El drama de la prostitución
 
En cualquier caso, intentar presentar la prostitución como una actividad que puede legalizarse es aceptar que puede haber una salida legal al tráfico de seres humanos, puesto que más del 85% de mujeres que se dedican a esta actividad en España son inmigrantes traídas ilegalmente por mafias.
 
Aprovechando el vacío legal que hay en España respecto a esta actividad, se ha organizado una gran concentración empresarial alrededor de macroclubs y salas de alterne. El cierre judicial en 2009 de dos prostíbulos próximos a la ciudad de Barcelona puso de relieve, a raíz de un informe judicial, la situación en la que malvivían estas prostitutas.
 
Por un lado eran traídas ilegalmente –engañadas sobre el trabajo que iban a realizar y sobre el importe que tenían que devolver a la mafia por entrar en el país-, sin documentación, había menores de edad y se les subministraban drogas y hormonas para que su cuerpo aguantara el máximo de horas trabajando.
 
En los clubes de alterne, según un informe del propio Ministerio de Igualdad, las víctimas “son sometidas a distintos grados de control que, en los casos más graves, pueden incluir encierros, vigilancia a través de circuitos cerrados de televisión, prohibición de relacionarse con personas fuera del entorno, amenazas, y hasta agresiones y palizas”.
 
La eficacia del modelo sueco
 
La situación de permisividad y vacío legal que hay en España, contrasta con el modelo sueco que ha conseguido reducir drásticamente –hasta un 90%- la prostitución callejera desde la entrada en vigor de la ley que prohíbe la contratación de servicios sexuales.
 
La ley aprobada en 1999 -tras un largo recorrido y debates durante 30 años– prohíbe el ejercicio de la prostitución y penaliza a los clientes pero no a las prostitutas, a las que considera víctimas. Precisamente, el país escandinavo tiene previsto ampliar la pena  máxima de cárcel a los clientes de medio año a un año. El espíritu de esa ley fue la búsqueda de las causas que motivan la violencia contra la mujer.
 
Los legisladores suecos llegaron a la conclusión de que practicar sexo de pago de forma reiterada crea, en el imaginario masculino, la percepción de la mujer como simple objeto sexual dirigido a obtener placer.
 
Haciendo una comparativa entre Suecia y España, es revelador el dato de mujeres que practican la prostitución en las respectivas capitales: 300 en Estocolmo por 30 o 40.000 en Madrid. Por otra parte, lo que es más importante es el cambio de actitud entre la población sueca respecto a la compra de servicios sociales. En este sentido, hablan por sí solos los porcentajes de varones que contratan este tipo de servicio: 40% de españoles por sólo un 12% de suecos.
 
También sirve de ejemplo la integración en la sociedad de las prostitutas que desean abandonar esta degradante actividad. Los servicios municipales de integración social de Estocolmo vienen proporcionando ayuda a este colectivo desde 1978. Se les asesora psicológicamente, además de darles opción a someterse a análisis ginecológicos y de enfermedades de transmisión sexual.
 
También disponen de servicios educativos. “Lo que ha conseguido la ley de 1999 ha sido reducir el número de suecas que se dedican a la prostitución. Las chicas que han quedado son, en su mayor parte, extranjeras”, declaró la directora del centro, Agneta Borg.

Por otro lado, las experiencias de legalización (Holanda, Alemania) son negativas. Ha aumentado el tráfico de mujeres y ha crecido el uso de menores. Por lo tanto en el caso español la respuesta hacia el negocio de la prostitución nunca debe ser la legalización o, usando el eufemismo, la regularización. Esa opción sólo beneficia a los proxenetas y los dueños de megaclubs. Lo urgente es restringirla y controlarla aunque lo deseable y necesario seria su prohibición penalizando al cliente y defendiendo a la víctima de la explotación sexual y del tráfico de personas.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=17861&id_seccion=8

Share

EE UU declara inconstitucional la ley contra los homosexuales en el Ejército

Una juez federal bloquea la norma de ‘Don’t ask, don’t tell’ que permite expulsar a militares por su condición sexual

Una juez federal estadounidense ha declarado inconstitucional, esta madrugada (hora española), la ley que prohíbe servir en el Ejército a los homosexuales que declaren abiertamente su condición sexual.

La juez, Virginia Phillips, solicitó una petición judicial para bloquear la ley conocida como Don’t ask, don’t tell, algo así como «no preguntes, no lo digas», que permite a los homosexuales prestar servicio militar siempre y cuando no divulguen su orientación sexual.

Phillips ha señalado que la ley no tiene nada que ver con estar o no preparado para servir en el Ejército y, por el contrario, tiene un «efecto negativo» para las Fuerzas Armadas. La sentencia responde a la demanda interpuesta por el grupo Log Cabin Republicans, que reúne a 19.000 miembros entre los que se incluyen militares y ex militares estadounidenses.

Esta es la mayor acción legal contra esta política que ha generado polémica desde su aprobación en 1993, fruto del diálogo entre el ex presidente Clinton y las Fuerzas Armadas. Una de las promesas electorales de Barack Obama fue, precisamente, derogar la ley en cuanto llegara a la presidencia. Desde entonces se ha iniciado un debate entre la cúpula militar que ha incluido a los propios militares y sus familias para determinar cual es la mejor forma de acometer el cambio, incluído un estudio sobre el efecto que la derogación de esta ley puede tener en las tropas.

El presidente Obama respaldó en mayo un acuerdo alcanzado entre destacados legisladores para poner fin a esta ley antes de diciembre de este año, pero los activistas a favor de abolir esta norma reprochan a la administración que no se han hecho los avances suficientes.

Según ha denunciado Log Cabin Republicans más de 13.500 militares han sido expulsados de las Fuerzas Armadas estadounidenses desde que entró en vigor esta ley.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/EE/UU/declara/inconstitucional/ley/homosexuales/Ejercito/elpepuint/20100910elpepuint_5/Tes

Share

La noche loca de ‘La Roja’ en Buenos Aires

Partido amistoso entre España y Argentina. | ELMUNDO.esPartido amistoso entre España y Argentina. | ELMUNDO.es

  • La prensa destapa la juerga del Campeón del Mundo
  • Los jugadores visitaron una discoteca
  • En la noche porteña abundan ‘botineras’, o sea, chicas ‘caza-futbolistas’

Ni la formación que puso Del Bosque, dejando en el banquillo a Casillas, Ramos, Xavi y Torres, ni subestimación del adversario, ni mal estado del césped en el campo del estadio Monumental.

La causa real del mal desempeño que La Roja mostró el martes pasado en su caída 4 – 1 en partido amistoso con el seleccionado albiceleste, al parecer, ha sido desvelada por la prensa de Argentina.

Los futbolistas campeones del mundo, según los medios de comunicación argentinos, no pudieron resistir y sucumbieron al canto de sirenas de la noche porteña: montaron una juerga 36 horas antes del partido.

‘Clarín’ -el diario más vendido en Iberoamérica- bajo el título «No dejan de festejar» publicó: «Además de sacarse fotos en los estadios y visitar a la Presidenta, los jugadores de España se divirtieron: en la madrugada del lunes se los vio en una conocida disco sobre la avenida Juan B Justo…».

En la avenida céntrica Juan B Justo de la capital argentina están emplazadas las discos ‘Esperanto’ e ‘Ink’, dos sitios muy visitados por jugadores de la liga profesional local.

La noche de Buenos Aires está plagada de ‘botineras’, es decir chicas que van por la vida ‘cazando’ futbolistas con billetera abultada. Incluso un culebrón televisivo llamado ‘Botineras’ recrea con morbo esa suerte de ‘romances’.

En su programa de radio Del Plata, el periodista Fernando Niembro -entre los más afamados en deportes- se quejó del pobre espectáculo que dio el equipo de Vicente Del Bosque y hasta bromeó que correspondía la devolución del dinero de la entrada.

«A mí porque me dieron acreditaciones pero si hubiera pagado me paraba en la puerta de la AFA y no me iba a hasta que me devolvieran los 450 pesos de la entrada. Los españoles no podían ni levantar las piernas…», sostuvo.

Y un columnista del programa remató al aire: «¡Claro, si se fueron todos de putas…!».

http://www.elmundo.es/america/2010/09/09/deportes/1284054307.html

Share

Así se baila para seducir

  • El hombre ‘buen’ bailarín hace movimientos amplios y variados de torso y cuello
  • Las mujeres valoran negativamente los gestos nerviosos y repetitivos
  • Ni la tibia ni el peroné, como recomendaba Alaska. Si quiere seducir a una chica con su manera de bailar, ya puede ir moviendo su torso y su cuello. Estos son, según una investigación de la Universidad de Northumbria (Reino Unido), los dos gestos que más importan a una mujer a la hora de juzgar a un hombre como «buen» bailarín.

    «Este es el primer estudio que muestra objetivamente qué diferencia al buen bailarín del malo. Los hombres de todo el mundo estarán interesados en saber qué movimientos pueden hacer para atraer a las mujeres», dice el psicólogo Nick Neave, uno de los autores principales de este estudio, publicado en el último número de Royal Society Journal Biology Letters.

    Aunque parezca peregrina, tal distinción podría responder en realidad a razones evolutivas. Neave sostiene que estos movimientos bien pudieran ser indicativos de salud, vigor y fuerza y, por tanto, de las habilidades reproductivas del bailarín. Este psicólogo ya tiene planeado llevar a cabo más investigaciones para comprender las implicaciones de tal hallazgo.

    En el estudio que ahora publica, Neave y sus colegas grabaron con un sistema de cámaras en tres dimensiones a 19 hombres (de entre 18 y 35 años) bailando un ritmo muy básico. A continuación, ‘transformaron’ a los bailarines en maniquíes blancos (como los de la imagen) para que las 35 mujeres que juzgaban sus pasos de baile no se dejasen influir por sus apariencia física.

    Los trucos

    «Pensábamos que los brazos y piernas serían realmente importantes. Pero este no es el caso», declaró Neave a la BBC.

    Lo que se encontraron este investigador y sus colegas es que lo que más influía en las valoraciones femeninas eran los movimientos amplios y variadosdel cuello y el tronco. Las variables que más influían eran la amplitud de los movimientos de cuello, tronco, hombro izquierdo y muñecas, pero también la variedad de los gestos realizados con el cuello, el tronco y la muñeca derecha. Otro consejo para los aprendices de bailarín: también era importante la velocidad con la que los chicos movían la rodilla derecha.

    «Alguien que se retuerce, se dobla, se mueve, cabecea», resume el investigador. Por el contrario, los movimientos nerviosos y repetitivos son los que más bajan la puntuación del bailarín. Es raro que se considere un buen bailarín a alguien que se limita a mover los brazos sin hacer otra cosa, comenta Neave.

    «Nuestros resultados muestran claramente que parece haber un fuerte consenso en lo que es considerado como buen y mal baile, y que a las mujeres parece gustarles el mismo tipo de movimientos«, ha declarado el investigador Kristofor McCarty, otros de los firmantes del estudio.

    Los pasos del buen bailarín

     

    Los pasos del mal bailarín

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/09/ciencia/1284056872.html

    Share

    Errores masculinos en la cama

    En el último artículo se me ocurrió mencionar la crueldad con la que algunas mujeres castigan un simple gatillazo y me ha resultado muy interesante observar la batalla campal y la guerra de sexos que se ha desatado en el foro del blog. Como generar debate es uno de los propósitos de esta ‘Cama redonda’ (aunque en ocasiones os lo inventéis vosotros sin tener nada que ver con el texto del ‘post’, algo que lejos de molestarme me parece muy entretenido), hoy es el turno para que las chicas os desquitéis y pongáis a caldo al género masculino.

    Hace un tiempo cayó en mis manos una interesante lista de errores irritantes que muchos hombres cometemos en la cama (o hemos cometido en el pasado). Como siempre suele suceder con estas cosas, cuesta mucho reconocerse a uno mismo en determinadas situaciones, pero si hacemos acto de contrición todos convendremos en que no siempre hemos sido en nuestras citas sexuales el amante ideal, ya sea por inexperiencia, nerviosismo o porque no damos más de sí. Atención, porque alguno de los puntos citados en la lista son dolorosamente reales y habituales.

    Dejarse los calcetines o el calzado puesto durante el coito.

    Pocas cosas hay más dolorosas y extrañas para la vista (si exceptuamos las operaciones de cirugía estética (¿?) de Mickey Rourke o la dentadura blanqueada de Luis Miguel) que un tío desnudo, preparado para la acción y con los calcetines puestos (si son ejecutivo, el rechazo es mayor). En cuanto a lo de los zapatos, por muchas prisas que tengamos (el sexo ‘aquí te pillo-aquí te mato’ es lo que tiene), o por rústico o poco higiénico que sea el lugar elegido para practicar sexo (hay que ver cómo están de guarros los suelos de algunos sitios), siempre es preferible no castigar a la libido ajena con ciertos espectáculos visuales. La autora de la lista recuerda, y con razón, que es recomendable quitarse los zapatos y los calcetines antes que los pantalones, si no queremos hacer el ridículo al desnudarnos. O dirigirnos hacia la cama como un pingüino con los pantalones arrastrando por el suelo. Puede resultar cómico, en un momento dado, pero mucho cuidado con el exceso de humor en el sexo.

    Convertir el acto sexual en un monólogo del Club de la comedia.

    Ser simpático y tener sentido del humor es una herramienta poderosa a la hora de llevarse a alguien a la cama. Sin embargo, trufar todo el coito con risas, chistecitos o coñas sin sentido pueden desactivar el deseo de más de una persona, por no decir que puede llegar a ser exasperante. En el caso de las personas más sensibles, ver tanta alegría y desparrame puede trivializar en exceso el acto sexual. No hay que acudir al sexo con la rigidez y seriedad de una ceremonia de iniciación a un rito satánico, pero tampoco hay que soltar una burrada cada cinco segundos.  En este sentido, siempre es recomendable dejarse los chistes y anécdotas para las conversaciones post-coitales. Por supuesto, después de hablar un poquito de lo bien que nos lo hemos pasado.

    Dormirse después del orgasmo.

    Tema ya analizado en este blog. Aunque exista una razón puramente fisiológica que empuja irremisiblemente a los hombres a los brazos de Morfeo después del coito (la pérdida de glucógeno en los músculos desencadena la liberación de una hormona que provoca sueño, y al tener más masa muscular, pasa lo que pasa), a muchas mujeres les da una rabia horrorosa. Por supuesto, salir de un bote de la cama, limpiarse y vestirse (por muchas prisas que le entren a uno de repente) tampoco goza de mucha aceptación.

    Contestar al teléfono.

    ¿Alguno de vosotros no lo ha hecho nunca? Los que somos autónomos, como en el anuncio de la tele, no nos queda otra, sobre todo si pretendemos sobrevivir en el maltrecho mercado laboral. Sin embargo, atender llamadas personales es feo y contraproducente (aunque sean tus padres). Por no hablar de las llamadas del marido, esposa, novio, novia… En este caso, como en el juego de la oca, vas directo a la cárcel.    

    Utilizar nombres infantiles o ‘simpáticos’ para los órganos sexuales.

    Muchos hombres ‘bautizan’ a su miembro viril. Se trata de una costumbre más extendida de lo que creemos. Sin embargo, una cosa es contárselo a los amigos o a tu chica en un ambiente distendido y otra es hacerlo durante el acto sexual. Infantilizar la situación y jugar a los médicos corta el rollo de más de una.

    Otros de los errores típicamente masculinos hacen referencia al abuso de la saliva, a la costumbre de hablar de antiguas amantes o relaciones del pasado (de manera elogiosa, claro) o mirar la tele (y que te pillen en ese momento). Respecto a este punto, siempre es preferible (en los primeros compases de la contienda) apagar la tele porque es inevitable que la vista se dirija en algún momento hacia la pantalla. Aunque estén echando ‘Cine de barrio’.

    Ahora os toca a vosotras completar la lista. O a vosotros, que la autocrítica siempre es necesaria.

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/09/10/errores-masculinos-en-la-cama.html

    Share

    Crueldad y gatillazo

    El título del artículo hoy me ha quedado francamente dramático y me hace pensar inevitablemente en ‘Orgullo y prejuicio’. No es una comparación, líbreme Dios, pero cualquiera que conozca la novela de Jane Austen (o haya visto su versión cinematográfica) sabrá que su argumento está plagado de malentendidos, equívocos e ideas preconcebidas que provocan que los personajes hablen, hablen y den vueltas y más vueltas sobre lo mismo, hasta que alguien coge el toro por los cuernos y se soluciona el problema. Mira, así la autora se aseguraba que la novela le quedase más larga y con final feliz (algo que siempre ha gustado mucho). Aunque ‘Orgullo y prejuicio’ es una historia de amor ambientada en la Inglaterra victoriana, todavía nos manejamos por la vida de semejante guisa en muchas ocasiones. El sexo, con sus implicaciones físicas y emocionales, es un caldo de cultivo perfecto para que se produzcan situaciones similares. Y doy fe de ello. En mi círculo más cercano (a ver cómo lo cuento sin que los implicados lean el ‘post’ y me corran a boinazos) se ha producido recientemente una situación conflictiva y sexual que, si la pilla la señora Austen, te hace una novela en un pispás. El título ya lo sabéis: ‘Crueldad y gatillazo’. Y no pongáis caras, que a Jane le gustaban muchos los títulos de dos palabras (también escribió ‘Sentido y sensibilidad’, por cierto).

    ¿Por qué algo tan normal y corriente como un gatillazo (palabra horrible donde las haya) sigue generando tantos malentendidos? Un conocido mío, que recientemente ha sufrido uno muy espectacular con una compañera de trabajo, lleva unos días que no levanta cabeza. Como oficialmente nadie lo sabe, no es de recibo consolarle o hacerle hablar del tema. Eso sí. A su alrededor todo son cuchicheos y rumores que han llevado, inexorablemente, a un punto. ‘Es gay, y no lo sabe’ es la tesis que día a día va ganando más adeptas. Así como suena. Y él sin enterarse de la película. La crueldad humana, en este caso femenina, no conoce límites. Por cierto, estoy hablando de personas rondando los treinta y no de adolescentes en plan ‘Física y química’. Para que veáis cómo está el patio.

    Por supuesto, nadie se ha parado a pensar que el pobre chico, lejos de ser homosexual o ir de drogas hasta arriba, sufrió un simple bloqueo mental. Las posibilidades dramáticas de las dos primeras opciones son indiscutiblemente más espectaculares de cara a amenizar conversaciones de pasillo o máquina de café. Sin embargo, la explicación más razonable del gatillazo es simple: los hombres vivimos sometidos a una presión (la mayoría de las veces, autoimpuesta) que nos hace aspirar a ser sexualmente la pera y dejar siempre a nuestras parejas extenuadas de placer. Somos así de burros. Tan encomiable objetivo en muchas ocasiones es el responsable de estos desaguisados. La aparición de inseguridades, miedos o una excesiva responsabilidad puede bloquear un proceso tan sumamente delicado como es la erección. Y es algo que en algún momento nos puede pasar a todos, incluidos aquellos especímenes más agrestes que suelen moverse por la vida bajo el lema ‘caballo cubre yegua’. Estás raro, te empiezas a agobiar, te vas poniendo nervioso, no paras de pensar en por qué no se levanta, te da por imaginarte cosas… y paulatinamente te vas haciendo pequeñito (en el sentido literal y metafórico de la palabra) hasta que decides arrojar la toalla y pasar uno de los tragos más amargos de tu vida. El ‘no me había pasado nunca’ de rigor suena a excusa de mal pagador y si nuestra pareja de infortunio había puesto muchas expectativas en la cita es muy probable que la frustración le lleve a poner en práctica la crueldad de la que hablábamos más arriba en forma de puñalada trapera. Vamos, que se va a enterar todo Dios.

    Cosas de los gatillazos. Nunca avisan. Es más, suelen presentarse de manera inopinada en momentos de alto voltaje sexual. Todo funciona a las mil maravillas hasta que se produce el ‘clic’ mental fatal que da al traste con la erección más majestuosa. Hay que recordar que la erección no tiene la misma consistencia a lo largo del acto sexual. De hecho, es normal que durante el coito se produzcan ciertos desvanecimientos o pérdidas de tensión en la erección que obedecen a causas naturales. Por lo tanto, no hay que obsesionarse y pensar inmediatamente que se sufre un problema de disfunción eréctil más serio por un simple gatillazo. Hay que aprender a convivir con estos episodios y no darles tanta importancia. Por supuesto, siempre que sean puntuales y anecdóticos. Si la situación se repite con asiduidad, se impone consultar a un médico.

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/09/08/crueldad-y-gatillazo.html

    Share