Evitar los pedos vaginales

ventosidad vaginal o pedos vaginales

Sin duda se trata de un tema recurrente en las relaciones de pareja, especialmente cuando una persona tiene poca experiencia le da demasiada importancia a algo tan banal como las ventosidades vaginales, también conocidos como pedos vaginales.

Si no se toma con naturalidad, pueden ser fuente de conflictos o enfriamiento de la pasión, a muchas mujeres les hace sentir vergüenza, o se acomplejan pensando que esto se puede volver a repetir en cualquier otro momento. Esto realmente es una pena porque como digo se trata de algo de lo más natural, que podemos evitar hasta cierto punto, pero que en determinadas posturas suele ser habitual.

Lo mejor es tomarlo con humor o sencillamente ignorarlos, es natural e inevitable como un crujir de huesos. Es una ventosidad que no provoca el más mínimo olor y que si quieres evitarlos primero debes saber por qué ocurren los pedos vaginales.

Por qué ocurren los pedos vaginales

Cuando ocurre, la ventosidad vaginal lleva a algunos a buscar culpables, hay hombres que no saben distinguirlos y los confunden con la flatulencia, por otro lado hay mujeres que heridas en su orgullo o por ignorancia le echan la culpa a los hombres argumentando que se debe a que el pene no es lo bastante grueso o como fruto de la inexperiencia del hombre al penetrar.

Señoras y señores, lo cierto es que no se debe a nada de esto, sencillamente los pedos vaginales ocurren cuando practicamos determinadas posturas o al retirar el pene demasiado y volver a penetrar de manera repetida, ya que lo que hacemos es que entre aire en la vagina cada vez que vuelves a meter el pene, te recuerdo que la vagina es una cavidad con una única salida, por tanto todo el aire que metamos volverá a salir por el mismo sitio.

Por si no lo sabes, te cuento que los pedos vaginales no sólo se producen durante la penetración, tras haber realizado algún tipo de penetración ya sea con el pene, varios dedos o algún juguete se puede formar una pequeña bolsa de aire, al volver a acomodarnos o cambiar de postura este aire saldrá provocando una ventosidad – sólo aire, sin olor –.

Los pedos vaginales también se producen, aunque con menos frecuencia, al realizar determinados deportes o durante el estiramiento por los mismos motivos, se acumula aire en la vagina y al salir se hace audible.

Sabiendo esto, hasta cierto punto podemos evitar los pedos vaginales aplicando estos métodos:

  • Evitando retirar demasiado el pene mientras penetramos durante el coito, sobre todo si practicamos las postura del perrito.
  • Tonificar las paredes vaginales por medio de los ejercicios de Kegel o el empleo de las bolas vaginales, ya que la hipotonía de las paredes vaginales hace que estas no se ajusten al pene, favoreciendo así la entrada de aire.
  • Asumir los pedos vaginales con humor y naturalidad

http://blog.coompra.com/2010/01/evitar-los-pedos-vaginales/comment-page-1/#comment-4851

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario