Ministerio Igualdad de forma tendenciosa vuelve a la carga contra anuncios comercio sexual en periódicos

La desarticulación de una red de tráfico y explotación de hombres en contra de su voluntad, conocida ayer, «evidencia» que los esconden posibles delitos, ha dicho el Ministerio de Igualdad de forma tendenciosa, que ha vuelto a insistir en la «necesidad» de que los medios de comunicación dejen de publicitar estos servicios. Dándoles igual que haya cientos de personas que lo ejercen de forma libre- eso les importa poco- porque solo persiguen intereses personales, atados a prejuicios atavíos no superados.

Diario Digital Transexual-. Aunque también se han cometido delitos a lo largo de la democracia española desde instituciones gubernamentales, partidos políticos, ayuntamientos y demás organismos; y no por eso nadie ha pedido que desaparezcan tales instituciones. Hay que perseguir los delitos concretos, y no valerse de los mismos para hacer desaparecer un conjunto global de personas o situaciones laborales ejercidas desde las propias libertades individuales. Utilizando demagógicamente una triste situación para amparar un claro prejuicio hacia el comercio sexual libre, que nada tiene que ver con la explotación y trata de personas.

Desde esta burda premisa también habría que devolver a todos los gitanos a sus países de origen, como está haciendo de forma racista Francia; ya que algunos de ellos delinquen. Para atajar un mal no hay que hacer pagar a toda una comunidad, ya que esta misma línea fue la que sostuvieron mandatarios fascistas para amparar razias, genocidios, persecuciones y exterminios.

No nos engañemos; lo que se persigue desde algunos ámbitos ultra radicales es la abolición, dándoles lo mismo las libertades de otras personas, aunque estas hayan manifestado por activa y pasiva que lo ejercen de forma libre. Cual monos, se tapan los oídos, ojos y boca; porque no quieren escuchar, solo persiguen de forma obsesiva acabar con algo que les irrita y molesta. Aunque para esto se tengan que valer de sucias jugadas y decir cosas tan maniqueas, que porque debajo de un anuncio de prostitución haya habido delincuentes, hay que erradicar toda forma similar de publicidad. Es tan ruda e infantil esta manifestación – sobre todo viniendo de un ministerio- que acongoja ver que hayn perdido cualquier tipo de pudor con tal de conseguir sus totalitarias y fundamentalistas pretensiones.

Esto lo ha manifestado la secretaria general de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, foto, quien se ha referido a la desarticulación, por parte de la Policía, de una red que se dedicaba a traer de Brasil a hombres para luego explotarlos contra su voluntad en pisos y que atraía a los clientes a través de en medios.

«Esta nueva actuación evidencia que detrás de los anuncios de prostitución se esconden posibles actos delictivos, de ahí el interés del Gobierno por concienciar a los medios», ha recalcado, sin mover un músculo de su cara.

Para Martínez, la desarticulación de esta red «pone en evidencia», asimismo, que para el Gobierno es «prioritaria» la lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Nada dice de las cientos de miles de personas que están casadas en este País únicamente por un interés económico o social, ese tipo de intercambio sexual por dinero o intereses esta bendecido por la hipocresía, tras haber pasado por los registros civiles y altares. Solo son acosados los prostitutos y que lo hacen de forma pública; bendito cinismo colgado en solapas de quienes se llaman progresistas, pero que en realidad solo son aburguesados de salón.

En este sentido, ha recordado que existe un plan integral de lucha contra la trata de seres humanos -mujeres, niñas, hombres y niños- con fines de explotación sexual, aprobado en 2008. Cuestión del todo plausible y que se apoya desde todos los ámbitos, pero aberrante desde cualquier punto que se mire si dentro de este saco también se mete a aquellas personas que ejercen el comercio sexual de una forma libre y publica.

No obstante, ha continuado, esto no quiere decir que no haya víctimas hombres, como se ha demostrado hoy.

«Lamentablemente es un fenómeno que está ahí; la prostitución masculina no es nueva, aunque minoritaria», según Martínez, quien ha agregado que los transexuales son un colectivo «especialmente vulnerable».  Parece que Martínez ha perdido el norte, porque la prostitución de las mujeres transexuales no es comercio sexual masculino, ya que son mujeres. Las mujeres transexuales no son hombres. Además, de forma egoísta quiere ignorar una situación real -peor o mejor- que este trabajo ha tapado el hambre a muchas personas transexuales, cuando casi la totalidad de la sociedad le negaba cualquier puesto de trabajo.

Ninguna mujer transexual en una esquina por obligación, que todas las personas tengan la misma igualdad de oportunidades laborales que el resto de la población. Pero que todas aquellas que lo elijan de forma libre o porque nunca aprendieron a hacer otra cosa, no les quiten el pan de la boca. Realizado esto por un grupo de gente sin escrúpulos, que solo persiguen intereses personales, atados a prejuicios sexuales atavíos no superados.

http://www.carlaantonelli.com/notis-02092010-ministerio-igualdad-vuelve-carga-contra-anuncios-periodicos.htm

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario