Partir las pastillas contra la disfunción eréctil altera su efectividad

Un estudio realizado entre 500 pacientes en cinco países europeos pone de manifiesto que más de la mitad de los hombres que siguen un tratamiento para la disfunción eréctil parten los comprimidos

Partir las pastillas contra la disfunción eréctil altera su efectividad

Partir las pastillas contra la disfunción eréctil altera su efectividad

 Un reciente estudio pone de manifiesto un dato preocupante: más de la mitad de los hombres que siguen un tratamiento para la disfunción eréctil parte el comprimido. Según el estudio, la causa detrás de este comportamiento es abaratar el coste de cada toma partiendo por la mitad los comprimidos de mayor dosis, obteniendo así el equivalente a un comprimido de dosis media.
Los expertos urólogos y andrólogos advierten que ésta es una «mala praxis», y que únicamente si se ingiere el comprimido completo prescrito por el médico se garantiza la dosis correcta.
Según Jose Mª Pomerol, Andrólogo del Instituto de Andrología y Medicina Sexual de Barcelona «únicamente la dosis indicada tendrá su efecto terapéutico deseado. Al partir el comprimido el paciente no existe la seguridad que reciba la cantidad que necesita, a la vez que se modifica la galénica del comprimido». Pomerol, añade que «lo correcto es no partir la pastilla y en ningún caso esta práctica la indica un médico. Los profesionales de la salud transmitimos a diario a nuestros pacientes que deben tomarse el comprimido con la dosis adecuada prescrita para cada hombre».
La encuesta fue realizada en 2009 por Bayer HealthCare a más de 500 pacientes con disfunción eréctil en cinco países europeos (Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y España). Los resultados ofrecieron nuevos datos sobre los motivos que llevaban a los pacientes a partir los comprimidos.
Si bien la mitad de los pacientes con disfunción eréctil encuestados reconocieron que partían sus comprimidos, este porcentaje alcanzó el 59 por ciento entre los pacientes que usan los comprimidos de mayor dosis, lo que supone más de un paciente de cada dos. Del número total que parte sus comprimidos, un 36 por ciento lo hace siempre y un 40 por ciento sólo lo hace una vez de cada dos.
El estudio revela además que dos tercios de los pacientes siguen esta práctica por recomendación de amigos, entre otros, sin recibir consejo médico alguno. Los profesionales de la salud recuerdan que es muy importante seguir sus recomendaciones para un correcto cumplimiento del tratamiento en función de las necesidades de cada paciente.
«En cualquier caso la posología de la medicación que se debe seguir es la que pauta el especialista. Los consejos que se encuentran en Internet, que se dan a través de vecinos, de familiares o  de conocidos suelen dar lugar a problemas a la hora de seguir una correcta administración del medicamento» afirma José Jara, Andrólogo experto en Medicina Sexual del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Así, desde Bayer han decidido ajustar el precio a la dosis y solucionar este problema que demandan los pacientes.

http://www.larazon.es/noticia/5151-partir-las-pastillas-contra-la-disfuncion-erectil-altera-su-efectividad

Share

No tan vírgenes

Un estudio revela la confusión social a la hora de definir el concepto de «practicar sexo». Para algunos, es necesaria la penetración vaginal, para otros, también entra en juego cualquier otro tipo de relación

No tan vírgenes

No tan vírgenes

 Concepto vetusto el que afirma que el sexo sin penetración no es sexo. Sin embargo, todavía existe un porcentaje de individuos que, al rememorar el momento en que perdieron la virginidad, se aferran a su primera incursión vaginal. «Tal vez si se encontraran con que su pareja mantuvo sexo oral con otra persona, o bien que su hija también lo experimentó, cambiarían su percepción sobre el término», explica la sexóloga y terapeuta de pareja de Barcelona, Flavia Limone Reina.
La controversia parece no tener fin. Así lo refleja un estudio elaborado por el Instituto Kinsey en la Universidad de Indiana (EE UU), donde un grupo de investigadores ha desvelado que, cuando se preguntó a cerca de 500 personas de entre 18 y 96 años de edad sobre qué significaba para ellos «practicar sexo», la gente no parecía tenerlo del todo claro. Los resultados muestran que, para el 95 por ciento de los participantes, debería haber penetración de por medio, aunque este porcentaje disminuye al 89 por ciento, si no se produce eyaculación.
El trabajo fue publicado en la revista «Sexual Health» y viene a colación de otro anterior que se planteó tras el escándalo protagonizado por el entonces presidente Clinton y en el que la definición de sexo fue un tema relevante. No obstante, la cuestión sigue siendo confusa. El 81 por ciento considera practicar sexo si hay interacción entre pene y vagina, y cerca del 70 por ciento cree el contacto oral con los genitales de la pareja (practicándolo o recibiéndolo) también lo es.
La raíz de  esta cuestión, según explica la sexóloga Inmaculada Fernández «está en la unión entre sexualidad y reproducción, muy ligada con la moral judeo-cristiana, y que ha pretendido imponer qué prácticas sexuales son adecuadas y cuáles no lo son, como la masturbación o el sexo anal. Desde esa idea, nuestra sociedad es coitocentrista y por tanto, sexo se iguala de forma general a relaciones coitales».
Además, «esta percepción ha hecho mucho daño, especialmente a las féminas, para las que, en realidad, es mucho más fácil disfrutar con otras prácticas. (la mayoría disfrutamos mucho más con la estimulación del clítoris)». Y en el caso del hombre, «le impone la terrible responsabilidad de que la satisfacción de la pareja dependa del estado de pene y llevan la losa de tener que mantener la erección», argumenta Fernández.
Según esta forma de entender la sexualidad, en la que la penetración del miembro viril en la vagina es imprescindible, el sexo entre mujeres jamás sería tal.
Los expertos parecen tenerlo más claro que el resto de la sociedad. «Cualquier conducta que oriente el uso del cuerpo a ser fuente de placer erótico, ya sea en solitario o en compañía, es sexo», concluye la sexóloga catalana.
Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (AEES) y miembro de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Sexual (Slams), Antonio Casaubón, añade que «el no tener relaciones vaginales por conservar el precinto de garantía es también una pérdida de libertad. Lo importante es que cada uno lo entienda y practique de forma libre».

Infecciones
Y, aunque no esté clara la terminología, de lo que no hay duda es de las consecuencias que semejante confusión puede tener.
El investigador del estudio, Brandon Hill, señala que «para el médico es habitual que, al examinar a un paciente con síntomas de tener una infección de transmisión sexual, y preguntarle cuántas parejas sexuales tiene o ha tenido, el número variará según la definición que el paciente tenga de lo que significa practicar sexo». Y concluye que «si las personas no creen en determinadas conductas, podrían considerar que los mensajes de salud sexual acerca del riesgo no les incumben. La epidemia de sida nos ha obligado a ser mucho más específicos sobre estos comportamientos».

http://www.larazon.es/noticia/1360-no-tan-virgenes

Share

Pánico a verse «al natural»

La Medicina lo denomina gimnofobia y quien la padece siente un miedo irracional a la desnudez propia y ajena. Presenciar una escena de sexo en la niñez, sufrir abusos o la inseguridad son las causas del problema

Pánico a verse «al natural»

Pánico a verse «al natural»

Sobrepasa el  límite del pudor, a la máxima expresión del decoro. La aprensión a la desnudez, no sólo propia, sino también ajena, puede llegar a catalogarse como fobia cuando la persona lo concibe como un miedo intenso e irracional. En ese caso, tiene nombre, gimnofobia, y les afecta tanto a ellos como a ellas.
Sin embargo, si vinimos al mundo totalmente desnudos, nos duchamos desnudos y tantas otras actividades se realizan sin nada que nos cubra, ¿de dónde viene semejante pánico? Tal y como explica la psicóloga y terapeuta Sara Escudero Núñez, directora del Centro Sara Escudero, una de las causas es el aprendizaje por condicionamiento. Ocurre en la infancia o la adolescencia. «Es un aprendizaje en el que tiene mucha importancia el significado que la persona da al ver una parte completa o específica de su cuerpo. Por ejemplo, “mi pene está deformado”. Ese significado que le da a esa zona o a esa imagen genera una respuesta de ansiedad que hará que trate de evitar ver su desnudo o el de los demás».
Otro factor es la autoestima baja del individuo. Emmanuele Jannini, miembro del comité científico de la Sociedad Europea de Medicina Sexual y profesor del departamento de Medicina Experimental de la Universidad de L’Aquila (Italia), aclara que «es una especie de dismorfofobia generalizada. Es decir, el miedo que siente de ser genitalmente inadecuado. Y no ocurre sólo con el tamaño del pene, también con el de los senos, las piernas, la vagina, y otras partes del cuerpo».
Porque la falta de seguridad «es un elemento fundamental», aclara Manuel Lucas Matheu, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología (SEIS) y delegado provincial de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. «Incluso suelen soñar que de pronto están desnudos en medio de mucha gente».
Este pavor a verse y ver tal cual uno es también puede ser una secuela de un trauma del pasado. «Cuando alguien ha sufrido algún tipo de abuso sexual o ha tenido un inicio en las relaciones íntimas dañino, por ejemplo, también se produce esta aversión a la desnudez», matiza Sara Escudero.
El aspecto religioso y la presión cultural también juegan una mala pasada a algunos pacientes cuando llegan a consulta. «Es conocido el camisón de San Antonio, que tenía un agujero en la zona genital para que el hombre penetrara a la mujer sin que ésta tuviera que estar desnuda», argumenta el presidente de la SEIS.

Las Consecuencias
 La ropa es la única coraza de la que se valen para sobrellevar las repercusiones diarias, que se pueden desglosar en cognitivas, es decir «lo que pensamos que pueden pensar de nosotros», dice Escudero. En el caso de la gimnofobia, se genera tal rechazo al ver sus genitales, que lo que hacen es centrar su atención en el defecto que creen que tienen y que a veces puede ser real, pero no tan exagerado como ellos o ellas creen».
Si se tienen que mirar en el espejo o saben que van a tener una relación sexual o simplemente van a ir al médico y saben que deben quitarse la ropa, les produce taquicardia y dificultad respiratoria. «Es el miedo a lo que puede ocurrir si enseñan su cuerpo. Son síntomas fisiológicos», apunta la psicóloga.
La desensibilización sistemática parece ser la respuesta terapéutica más apropiada, según los expertos. «Ir acercando el objeto que causa la fobia de forma progresiva», matiza Lucas.
Por su parte, Escudero señala que «lo primero es que la persona conozca lo que le sucede, que aprenda a bajar esos niveles de ansiedad, y que aprenda a valorar ese defecto como algo que él percibe de forma distorsionada y que las consecuencias que anticipa de enfrentarse a ello no tienen por qué ser así, hecho eso es cuando empezamos con la exposición jerarquizada,  esto es, a lo que menos teme. Por ejemplo, si teme menos ver desnudo al otro que a él mismo, empezar por ahí y poco a poco avanzar», concluye.
 

http://www.larazon.es/noticia/2605-panico-a-verse-al-natural

Share

Vaginas impenetrables

Mujeres que sufren de dispareunia y vaginismo postraumático precisan de un tratamiento para superar su miedo al dolor y disfrutar de nuevo del coito

Vaginas impenetrables

Vaginas impenetrables

Las relaciones sexuales no siempre son un placer. Existen factores fisiológicos y psicológicos que pueden truncar la mejor de las sesiones amorosas. Es el caso de la dispareunia o dolor durante la penetración, y que no hay que confundir con el vaginismo, es decir, la imposibilidad de tener una relación coital debido al espasmo involuntario de los músculos de la vagina que impiden la propia penetración.

Miedo
Pese a ser diferentes, en ocasiones van unidos, y generan frustraciones. Esta dificultad, que puede ser de tipo fisiológica o psicológica incluso supone un impedimento a la hora de querer tener hijos. Matilde Gómez, ginecóloga del Gabinete Médico Ginecológico de Santa Cruz de Tenerife,explica que «lo más frecuente es la dispareunia, el vaginismo es menos frecuente y precisa apoyo psicológico durante mucho tiempo».
Son diversos los casos en los  que estos problemas suceden de forma postraumática, «cualquier estímulo adverso que se asocie con el acto sexual puede ser el responsable del bloqueo que sufre la mujer», explica Blanca Rovira, psicóloga y directora del Centro de Sexología Sabadell. «Nos podemos encontrar mujeres que pasaron por alguna revisión ginecológica con dolor –explica la experta en este tipo de disfunciones sexuales– abusos sexuales en la infancia o adolescencia, ignorancia respecto al sexo debida a la escasa educación sexual recibida o por algún miedo al parto, a quedarse embarazada o no saber estar a la altura de la pareja, al rechazo, al contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS), etc.».Con ella se encuentra de acuerdo Gómez, que añade que «por su puesto que la mala información sobre sexualidad crea estados de ansiedad que llevan a una mala lubricación y por tanto originar cierto grado de dispareunia o vaginismo».

Cero penetraciones
Otra cuestión es que la paciente sepa identificar el problema. Para empezar, en el caso de vaginismo, hay que saber diferenciar entre vaginismo primario y secundario, así, tal como lo explica Rovira, «es más común el primario, es decir, las mujeres que nunca han podido realizar una penetración frente a las que sí han podido en algún momento». Respecto al tiempo que tardan en acudir a terapia, la psicóloga y sexóloga cita que «es frecuente encontrar a féminas que acuden a terapia sexual tras años con la disfunción, sobre todo si están en edad de tener hijos».
En cuanto al tratamiento, Gómez aporta que «en los casos de dispareunia en los que no identificamos la causa orgánica y en todos los casos de vaginismo, es necesario el tratamiento psicológico». Aún así, esta terapia funciona como apoyo a unos ejercicios físicos «en el caso del vaginismo –continúa Gómez– es necesario que la mujer tome conciencia de su periné y sepa contraerlo y relajarlo voluntariamente e incluso usar dilatadores progresivos de la vagina que le permitan intentar una penetración». Sobre la cuestión emocional, Rovira señala que «es fundamental trabajar con técnicas de relajación, respiración, el conocimiento del propio cuerpo, el pensamiento positivo, que ayudarán a la mujer a llevar el control de la situación sin ansiedad y con menos miedo».
A este respecto también coexisten técnicas más experimentales, puesto que, como añade Blanca Rovira, «si la mujer está muy bloqueada, también se puede optar por el uso de la hipnosis clínica con resultados muy sorprendentes». La forma más eficaz de llevar esta terapia es compaginar el trabajo en consulta con los ejercicios en casa, «lo ideal es que una vez identificado el problema y se decida el tratamiento, sea un fisioterapeuta (normalmente especializado en suelo pélvico) quien ayude a la paciente con todos los ejercicios, para que luego la paciente, más cómoda y relajada, los realice en su casa», concluye Gómez.
 

http://www.larazon.es/noticia/7420-vaginas-impenetrables

Share

Preservativos XL

Hay situaciones personales problemáticas que cuesta mucho tomarlas en serio desde fuera. Un comportamiento quejica en plan Calimero (el pollito maníaco-depresivo protagonista de una serie de dibujos animados que hizo furor en mi infancia) suele despertar animadversión o pavor, sobre todo en esta época en la que todos debemos actuar en sociedad como superhombres, aunque luego lleguemos a casa y se nos caiga encima. Si, además, el motivo de la queja es algo que popularmente se considera una bendición, la incomprensión o la incredulidad del resto de los mortales están más que aseguradas. Poseer un pene de grandes dimensiones y considerar tal circunstancia un problema es una de las situaciones que provoca más suspicacias, cejas enarcadas o comentarios jocosos. ‘Y encima se queja’, ‘ya me gustaría a mí tener tantos problemas’, ‘Dios da mocos a quien no tiene pañuelo’ o ‘pues que se dedique al porno’ son algunas de las reacciones más habituales ante los inconvenientes que declaran algunos hombres a los que la naturaleza ha premiado excesivamente. Eso sí, los desmanes genitales en cuestión de tamaño tienen unas grandes posibilidades dramáticas, como demuestran series de televisión como ‘Hung’ o ‘Tiempos duros para RJ Berger’ (que emite MTV España). Además, nos sirven de terapia y consuelo a todos aquellos que tenemos un cuerpo armonioso… No me negaréis que es una forma muy bonita de decir que nuestras medidas más íntimas son modestas o de tamaño estándar.

Sé que generalizar es muy malo y seguramente el foro del ‘blog’ se llenará de testimonios orgullosos de superdotados felices (o de sus parejas) que negarán tener ningún problema con sus genitales sobredimensionados. Ya. Es cierto, utilizamos la palabra ‘problema’ con excesiva alegría y desparpajo, cuando lo más correcto sería emplear otros términos como ‘inconveniente’ o ‘dificultad’, y así nos quitaríamos de encima la carga negativa que conlleva. Sin embargo, les llamemos como les llamemos, las situaciones no siempre agradables que comporta un pene excesivamente grande son una realidad, aunque quienes las experimentan en sus propias carnes no las vivan como una tragedia griega.

¿De qué inconvenientes estamos hablando? El primero que a todos nos viene a la cabeza guarda relación con la vida sexual del damnificado y sus parejas (fijas u ocasionales). Ya hemos comentado en alguna ocasión lo complicadas o dolorosas que pueden resultar ciertas prácticas sexuales cuando entra en acción un pene descomunalmente grande, aunque haya personas con una capacidad de dilatación digna de admiración. Todo hay que decirlo. Otra dificultad añadida que comporta un pene desproporcionadamente grande tiene que ver con la seguridad en las relaciones sexuales. Los preservativos normales se rompen, no se deslizan correctamente hasta la base del pene u oprimen y estrangulan la erección del superdotado usuario. Conscientes de esta circunstancia, la mayoría de fabricantes de preservativos tienen en su catálogo de productos una gama XL para aquellos usuarios más ‘grandes’. Sin embargo, dichos productos no siempre son fáciles de encontrar porque los canales de distribución no tienen en cuenta a las minorías y, paradójicamente, muchos superdotados reaccionan con gran timidez a la hora de exponer en público (aunque sea sólo de forma oral) sus extraordinarios dones. La vergüenza, ya se sabe. Hay gente a la que todavía le da corte comprar condones en una farmacia, aunque a muchos nos parezca increíble. Imaginaos si encima tienen que entrar en detalles o precisar su petición. ¿Lo veis? Otra dificultad asociada a tenerla grande. Un hombre de dimensiones normales, bien por timidez o porque la situación sexual se presenta de improviso, puede comprar unos preservativos sin más en una máquina expendedora. Un superdotado tiene muy complicado encontrar un producto que se adapte a sus grandes necesidades en tales situaciones.

El caso es que Durex ha decidido volver a poner en circulación su gama Natural XL, tras ser descatalogada a principios de año, ante la demanda insistente de sus consumidores. ¿Por qué los retiraron? Razones empresariales que seguramente se nos escapan, pero sin lugar a dudas la cuota de mercado existe y desde esta ‘cama redonda’ nos congratulamos ante este relanzamiento. Estos preservativos, además de más largos y más anchos, presentan una forma anatómica que facilita su colocación y su sujeción.

Me queda una última pregunta a vosotros, usuarios de preservativos XL. ¿Pasa como con la ropa, que cada fabricante otorga tallas a su bola y una camiseta L de una tienda se convierte en un top asfixiante en otra? Contadnos…

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/10/04/preservativos-xl.html

Share

Hetaira contra la prohibición de anuncios de contactos sexuales

04 Octubre 2010 en 

Hetaira arremete contra prohibición de anuncios de contactos sexuales

El colectivo de trabajadoras del sexo Hetaira ha querido mostrar  su rechazo total a la iniciativa de prohibir los anuncios de contactos sexuales y de trabajadoras del sexo en los medios de comunicación.

La prohibición de los anuncios de prostitución en los medios de comunicación parece que se ha convertido en los últimos meses en el instrumento principal de lucha contra las mafias de trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Teniendo en cuenta que ejercer la prostitución no es un delito ni una actividad ilegal, cabe preguntarse qué tienen de malo estos anuncios para convertirse en centro de la polémica sobre la prostitución.

Según argumenta el colectivo de trabajadoras del sexo Hetaira en un artículo publicado en el Periódico Diagonal “los anuncios de prostitución, al igual que los anuncios de otro tipo de servicios, no tienen nada malo. Por el contrario, y según nos consta por nuestra experiencia, son un buen instrumento para la captación de clientela de todas aquellas trabajadoras sexuales que, trabajando libremente y de manera autónoma, no quieren exponerse a hacerlo en lugares públicos”.

Hetaira arremete contra prohibición de anuncios de contactos sexualesHetaira indica que la prohibición implicaría obligarlas a lanzarse a la calle a buscar clientela o a refugiarse en los clubes, donde tendrían que someterse a las imposiciones de los empresarios, ya que no existe una regulación de estas relaciones laborales, provocando ese vacío legal que las trabajadoras no tengan ningún derecho reconocido ni ningún instrumento legal para defenderse de los abusos y la explotación laboral que hoy se da en muchos de ellos.

“Se argumenta que esta prohibición ayudaría en la lucha contra las mafias de la prostitución forzada, pero, seamos serios, ¿cuándo se ha visto que una actividad ilegal se publicite?, ¿realmente pensamos que la mayoría de las que se anuncian son víctimas de trata? Nuestra experiencia nos dice que no es así. La trata es un grave delito que al estar penalizado se mueve en la ilegalidad y la semi clandestinidad. Si estuviera realmente tan publicitado no habría muchos problemas para acabar con ella, pero al no ser así su prohibición no sirve para nada en la lucha contra la trata”.

“La lucha contra la trata se debe llevar por otros caminos y son necesarios otros medios, como los que ya se contemplan en el Plan Nacional contra la Trata aprobado por el Gobierno. No se puede responsabilizar a los medios de comunicación del control de lo que existe detrás de lo que se anuncia. Si así fuera, hagámoslo extensible a todos los anuncios, y especialmente a aquéllos de marcas de tejanos o zapatillas que han sido denunciados por fabricar sus productos en el sudeste asiático con niños obligados realmente a trabajar en régimen de esclavitud. Esas denuncias están comprobadas”.

“Lo de que en los anuncios de prostitución la mayoría son forzadas no deja de ser una especulación, ya que no existen cifras que lo demuestren, tal y como dejó patente la Comisión mixta Congreso-Senado para el Estudio de la Prostitución en sus conclusiones de abril del 2007”.

“Dejémonos de moralinas y diferenciemos la trata con fines de explotación sexual de la prostitución voluntaria. Ante la primera, protección de las víctimas y firmeza en la persecución del delito. Ante la prostitución voluntaria, reconocimiento de que es una actividad legítima y derechos para las trabajadoras, incluido el de publicitar sus servicios” culmina el comunicado

Publicado por Alvaro Llàcer

http://ensentidocontrario.com/3267/hetaira-contra-la-prohibicion-de-anuncios-de-contactos-sexuales/

Share

La ‘examinadora sexual’ de la Universidad de Duke

Capítulo 7 del trabajo.

  • Una estudiante basa su proyecto fin de carrera en sus encuentros sexuales
  • Clasifica a sus ‘amantes’ por el tamaño de su pene y la creatividad en la cama
  • Publica los nombres, apellidos y fotografías de los 13 estudiantes examinados
  • Los hechos ocurren en una de las intituciones más prestigiosas del país
  • La autora ha recibido una oferta de una editorial para escribir un libro
  • Capítulo 1 de trabajo.

    Capítulo 1 de trabajo.

    La comunidad universitaria estadounidense está indignada. Una estudiante de la Universidad Duke, una de las instituciones privadas más prestigiosas del país, ha presentado como proyecto fin de carrera una lista de los chicos con los que ha mantenido relaciones sexuales en sus años de estudiante.

    En el trabajo explica con todo tipo de detalle cada uno de los 13 ‘polvos’ que ha tenido con otros estudiantes de Duke, a los que presenta con nombre y apellido y fotografías. Cada uno de los 13 chicos es clasificado por el tamaño de su pene, su habilidad en la cama o las peticiones sexuales que demandó a la autora. Al final del capítulo que dedica a cada chico concluye con los ‘pros’ y ‘contras’ de haberse acostado con ellos.

    Aunque en principio, Karen Owen, autora del proyecto, sólo envió su trabajo a tres ‘amigos’, poco a poco su ‘Fuck list’ (Lista de polvos) se extendió como la pólvora por internet cuando un amigo se lo envió a otro amigo y éste perdió el control de los emails que había enviado. Las redes sociales hicieron el resto y en apenas tres días todo el país ha leído los detalles sexuales de los 14 estudiantes implicados. Al parecer, los 13 chicos eran lo suficientemente populares como para que el proyecto se haya convertido en uno de los virales más potentes que se recuerdan en Internet.

    Capítulo 3 del trabajo.

    Capítulo 3 del trabajo.

    La noticia ha caído como un jarro de agua fría en la Universidad de Duke, donde han estudiado, entre otros, Richard Nixon o el ex presidente chileno Ricardo Lagos. Sus responsables no pueden creer que se haya ensuciado de este modo el nombre de una universidad, que suele aparecer en el ‘top 10’ de las más prestigiosas y que sólo acepta al 14% de los estudiantes que solicitan entrar.

    Karen Owen, que sin duda pasará a la historia por haber escrito la tesis más polémica de la historia de su universidad, ya se ha arrepentido del tema que eligió para el proyecto. «Me arrepiento con toda mi alma. Nunca traté de herir intencionalmente a ninguna de las personas que nombro en el trabajo», aseguró en la que hasta ahora ha sido su única entrevista con la revista Jezebel. Poco después cerró sus cuentas en Facebook, Twitter y toda red social en la que participaba y desapareció de la faz de la tierra.

    Es común que los estudiantes elaboren listas en las que puntúan sus experiencias sexuales. Sin embargo, éstas no suelen salir de la habitación de una residencia universitaria. Los estudiantes han mostrado que están muy molestos porque se hayan publicado los nombres y fotos de los chicos ‘víctimas’ de este extraño proyecto. La mayoría de ellos son conocidos atletas de los equipos de la Universidad.

    Por ahora, lo único que se sabe de la ‘estudiante más odiada’ de Duke es que ha recibido una oferta para escribir un libro por parte de un editor de Nueva York, que considera que su trabajo «es muy entretenido y excitante».

    http://www.elmundo.es/america/2010/10/04/estados_unidos/1286224433.html

    Share

    Cómo es el sexo en el siglo XXI

    El Mundo

  • A partir de los 40 muchos hombres y mujeres se olvidan del preservativo
  • En los últimos 20 años, la imaginación ha enriquecido los encuentros íntimos
  • Sólo una de cada cuatro relaciones sexuales incluyen el uso del preservativo. Y, a pesar de lo que se pueda pensar, lo utilizan más los adolescentes que los adultos. Especialmente a partir de los 40 «dejan de preocuparse por los posibles embarazos y es cuando menos se recurre a este método anticonceptivo». Así lo desvelan nueve estudios realizados en EEUU y publicados en un número especial de la revista ‘Journal of Sexual Medicine’. Sus autores advierten, por lo tanto, que es necesario reforzar los mensajes dirigidos a la población adulta, para recordar los riesgos que corre y cómo prevenirlos.

    Ésta no es la única conclusión que se extrae de la investigación, centrada en los comportamientos más íntimos de 5.865 estadounidenses entre 14 y 94 años. Según los autores, del Centro de Promoción de Salud Sexual (CSHP), en la Universidad de Indiana (EEUU), «entre los adolescentes y los mayores de 70 años, la masturbación es más común que la actividad sexual en pareja». Como subrayan los investigadores, esta práctica es tan sólo una más dentro de las 40 descritas por la población en su repertorio sexual.

    Al parecer, y dados los resultados, la imaginación en la cama se ha enriquecido en los últimos 20 años. Con este estudio «damos respuesta a las curiosidades que la gente tiene sobre la vida sexual de los demás», explica Debby Herbenick, director asociado de CSHP. «Analizamos la frecuencia con la que hombres y mujeres practican sexo a lo largo de los años, en qué consisten sus encuentros y si se divierten o experimentan algún tipo de disfunción».

    Las cosas han cambiado: «Ahora, los adultos raramente se conforman con el coito. Aunque sigue siendo la práctica sexual más común, suele venir acompañada de otros juegos, como la masturbación y el sexo oral«. Y aún más, cada vez más adultos, hombres y mujeres, sienten curiosidad por intimar con alguien de su mismo sexo y lo prueban.

    Más allá del amplio repertorio sexual de la población, para alcanzar el orgasmo en pareja, los hombres prefieren un acto sexual con coito vaginal. A ellas, sin embargo, les resulta más fácil si a la cópula le acompañan otros juegos de cama. «Nuestros resultados son interesantes para la curiosidad del público general y también para los profesionales médicos, ya que, por ejemplo, conocer el uso del preservativo en los distintos grupos de población les ayuda a dirigir sus esfuerzos sobre la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo», señalan los investigadores.

    A diferencia de otros trabajos, éste, además de ser el «más amplio y completo realizado hasta la fecha», incluye los comportamientos de los adolescentes. «Existe la impresión de que los jóvenes cada vez comienzan sus prácticas sexuales más pronto», comenta Dennis Fortenberry, profesor de Pediatría y otro de los autores de este conjunto de trabajos. «Nuestros datos demuestran que, para ellos, el sexo en pareja es importante, pero no dominante en su vida íntima. De hecho, muchos son responsables y, o bien se abstienen, o utilizan preservativo cuando tienen encuentros».

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/10/04/noticias/1286209557.html

    Share

    La prostitución callejera baja por la recesión

    450 chicas de Rumanía y Nigeria se contabilizaron en un año en la provincia..

     
    En Castellón el ejercicio del alterne en las calles se practica principalmente en el Caminàs.
    MEDITERRÁNEO

    Edición impresa en PDF

    Página 16 edición papelEsta noticia pertenece a la edición en papel.

    Ver archivo (pdf)

    En Castellón el ejercicio del alterne en las calles se practica principalmente en el Caminàs.MEDITERRÁNEO

    La presencia de mujeres que ejercen la prostitución callejera en la provincia de Castellón ha caído a la mitad por la crisis. Un estudio de la Asociación Ciudadana contra el Sida de Castellón (CASDA) situaba en alrededor de 450 las chicas atendidas en años anteriores desde Xilxes a Vinaròs a lo largo del año. Sin embargo, “con la crisis se ven menos”. “Últimamente ha descendido hasta casi la mitad, de forma que si antes en cada una de las salidas atendíamos a unas 40, ahora son unas 15 ó 20”, explicaba María José Calero, miembro de CASDA, colectivo que ayer participó en una mesa redonda sobre la prostitución organizada por la UJI.

    Un descenso que atribuyen principalmente a la crisis económica, aunque tampoco descartó que haya habido una movilidad por motivos estivales.

    Esta entidad tiene un programa de educación sexual para trabajadoras de calle, a través del cual una unidad móvil recorre de lunes a sábado los lugares donde se ejerce el alterne en la provincia de Castellón, les dan a conocer el servicio, les informan sobre cómo se contagia el Sida y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) y las prácticas sexuales de riesgo y, si lo requieren, se facilitan preservativos y lubricantes y les facilitan acompañamiento a otros servicios.

    Sin embargo, desde Casda alertaron de que las mujeres explican que “muchos les ofrecen más dinero por hacerlo sin preservativo. Ellas dicen que no lo aceptan, pero acusan a otras de hacerlo”.

    Calero indicó que en la provincia de Castellón la mayoría de las féminas que ejercen el alterne en las calles son principalmente de origen rumano (55%) y nigeriano (45%). Las mafias están más presentes en el caso de las trabajadoras nigerianas, mientras que las rumanas tienen más posibilidades de trabajar por su cuenta, y que hay cierta movilidad de trabajadoras, que a veces pasan de la calle al club y viceversa.

    Este colectivo reflejaba el cambio operado en el perfil de la mujer que se prostituye en la calle, pasando de una usuaria de drogas en el 98/99 a ser un fenómeno principalmente asociado a la inmigración y a la falta de dinero. “Por ello, se decidió poner en marcha este programa”, manifestaban. Desde Casda explicaron las dificultades de la reinserción social pues, según indicaron, “la prostitución se vincula a la falta de recursos económicos”. Muchas de estas mujeres tienen hijos a su cargo –en España en su propio país– que dependen de ellas.

    Además de este programa disponen de una clínica ginecológica donde las mujeres pueden someterse a revisiones. H

    http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=601189

    Share

    Los vecinos reclaman a Barberá que apruebe sanciones contra la prostitución callejera

    Residentes de Velluters protestan por la bajada de patrullas policiales y la proliferación de las meretrices los fines de semana

    Las ciudades de Alicante y Castellón ya abrieron el camino en la Comunitat para regular y multar la prostitución callejera en sus términos municipales. Ahora, los vecinos de Valencia piden a la alcaldesa Rita Barberá que siga ese ejemplo, aplicando el borrador de ordenanza propuesto por la Federación Española de Municipios.

    La presidenta de la Federación vecinal, María José Broseta, avanzó ayer que el asunto será tratado en una próxima reunión, donde invitarán a todos los asociados que quieran para aportar ideas. De momento no tiene opinión formada acerca de la conveniencia de las sanciones, que en otras ciudades van desde los 750 hasta los 3.000 euros.
    Más claro lo tiene la asociación de vecinos El Palleter de Velluters, el único barrio de la ciudad donde se produce el fenómeno de la prostitución callejera, en este caso de mujeres. La secretaria de la entidad, María José Volta, comentó ayer que la situación se ha vuelto a agravar después de una relativa calma este verano por la mayor presencia de la Policía Local y la Nacional.
    «Después de la agresión a una vecina vimos muchas más patrullas policiales, aunque ahora es todo lo contrario, sobre todo los fines de semana». Volta, junto con otros representantes vecinales, mantuvo una reunión con mandos de la Policía Local antes de este verano donde se trató la ordenanza propuesta por la Federación de Municipios.
    «Nos dijeron que sí se podía aprobar y enviamos la propuesta a la Federación». Broseta confirmó que han disminuido las quejas en barrios como Malvarrosa y Nazaret, donde hasta hace unos años era frecuente que llegasen reivindicaciones en el mismo sentido que las de ahora en Velluters.
    La línea de la Federación de Vecinos ha sido primar los aspectos asistenciales y sanitarios sobre las multas. La secretaria de la asociación El Palleter comparte ese criterio, aunque matiza que ha llegado el momento de «sancionar porque esto se ha vuelto insoportable».
    Además, destaca que la normativa de la Federación de Municipios habla de que está «especialmente prohibido por esta ordenanza el ofrecimiento, la solicitud, la negociación o la aceptación de conductas sexuales en espacios situados a menos de 200 metros de centros docentes».
    En Velluters hay un colegio concertado «muy cerca de donde se ejerce la prostitución callejera». Ahora se da la circunstancia de que las meretrices amplían las calles de trabajo en dirección a la misma plaza del Ayuntamiento. Se trata de calles como Músico Peydró y Escolano, donde aparecen «fuera del horario de los comercios, pero los que vivimos aquí sí nos enteramos».
    A preguntas de este periódico, fuentes cercanas al gobierno municipal indicaron que trabajan desde hace tiempo en alternativas, como en actuaciones en los locales que dan amparo a la prostitución. «El delito por prostitución no existe, aunque sí vamos contra los bares», en referencia a los establecimientos vinculados a una pensión o unas habitaciones.
    La concejalía de Actividades ha tramitado en los últimos años varias órdenes de cierre de locales de ocio, aunque siempre debido a incumplimientos en la licencia, debido a la citada falta de regulación sobre la prostitución.
    El debate está abierto y la Federación de Vecinos adoptará una línea común en las próximas semanas. En Castellón, las multas pueden ser sustituidas por trabajos sociales, mientras que en Alicante la ordenanza es casi un calco del borrador de la Federación de Municipios. Volta añade que la prostitución va acompañada por otros problemas, como el tráfico de drogas y la delincuencia. En uno de los dos jardines del barrio, en la calle Guillem de Anglesola, el otro día «había residuos de todo tipo, que seguirán ahí si no los han limpiado». La zona verde está rodeada por viviviendas protegidas construidas por el Ayuntamiento.
    Share