Más de 600 mujeres se prostituyen a la fuerza en Navarra, según datos del Estado

El perfil del cliente es de un joven de veintitantos años

La actriz Mabel Lozano presentó ayer en Pamplona unas jornadas sobre la trata de personas

La actriz Mabel Lozano, directora del documental "Voces", durante la presentación hoy en Pamplona junto con la ONG Medicos del Mundo de dicho documental.

La actriz Mabel Lozano, directora del documental «Voces», durante la presentación hoy en Pamplona junto con la ONG Medicos del Mundo de dicho documental. (Efe)

pamplona. En Navarra ejercen la prostitución alrededor de 800 mujeres. De ellas, según datos del Ministerio de Igualdad, el 80% lo hacen en régimen de esclavitud. Esto quiere decir que 640 mujeres dependen de las redes de prostitución en la Comunidad Foral. A nivel estatal, la cifra se eleva hasta las 50.000 mujeres.

Estos son datos que la actriz y directora Mabel Lozano; la representante de Médicos del Mundo, Patricia Ruiz; y la directora del Instituto Navarro para la igualdad, Sara Ibarrola, divulgaron ayer en una rueda de prensa con motivo de unas jornadas sobre la trata de personas con fines de explotación sexual. En dichas jornadas, que comenzaron ayer, se pudo visualizar el documental Voces, dirigido por Mabel Lozano, que ahonda en el mundo de las mujeres que se ven forzadas a prostituirse. Igualmente, hoy a las 19.30 horas en el Civican de Pío XII, se celebrará una mesa redonda sobre el tema.

Para Mabel Lozano, el problema radica en los clientes. Hay oferta porque hay demanda. De hecho, mostró el resultado del informe de Naciones Unidas que establece que «el 39% de los españoles en alguna ocasión ha utilizado este tipo de servicios». «Esto nos sitúa como el país con mayor consumo de prostitución de Europa y el segundo del mundo, sólo por detrás de Puerto Rico», añadió Lozano.

Otro de los problemas reside en los tópicos, según la actriz. «No es verdad que la que es prostituta lo es porque quiere», afirmó. «La mayoría de las mujeres son raptadas en su país y forzadas a venir aquí, donde les quitan el pasaporte, les obligan a realizar jornadas larguísimas de trabajo y atemorizan con que si no cumplen harán daño a su familia», concluyó.

Respecto a los clientes, Lozano informó que el perfil ha cambiado. «Ahora los principales consumidores son jóvenes, veinteañeros, universitarios, gente normal, que acaba yendo de putas porque es más sencillo y es una actividad más de ocio como el botellón o consumir drogas», sentenció la directora.

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/10/14/sociedad/navarra/mas-de-600-mujeres-se-prostituyen-a-la-fuerza-en-navarra-segun-datos-del-estado

Share

Detenido por asaltar ocho prostíbulos de Barcelona en quince días

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un hombre acusado de haber atracado en quince días ocho pequeños prostíbulos de Barcelona, en su mayoría regentados por mujeres que carecían de seguridad, amenazando con una arma de fuego a las trabajadoras.

Según han informado fuentes policiales, el detenido, M.K.I., de 36 años y nacionalidad libanesa, atracó entre los días 22 de septiembre y 5 de octubre pasados los ocho burdeles, situados en el centro de Barcelona y en los distritos de Sants y L’Eixample.

Normalmente, el atracador actuaba entre las 14 y las 21 horas de la tarde en pisos particulares de Barcelona que encubren locales de prostitución y solía escoger burdeles dirigidos por mujeres que carecían de seguridad privada y de cualquier tipo de protección.

El asaltante escogía a sus víctimas consultando la sección de clasificados de los periódicos y, una vez hecha la selección, iniciaba su ruta de asaltos de burdeles, a los que primero llamaba telefónicamente para pedir información.

Posteriormente, acudía al local, siempre con presencia elegante y un maletín que escondía una arma de fuego, y escogía a una de las prostitutas, con las que, según los casos, también practicaba sexo en la habitación.

Con la prostituta encañonada, el asaltante salía después al salón donde se encontraba la «madame» y le exigía todo el dinero que tuviera a su alcance, aunque sólo aceptaba billetes.

Fingiendo llamadas con su teléfono móvil, el presunto atracador hacía creer a las prostitutas que en la calle le estaba esperando su hermano, un tipo violento y agresivo, y que si le denunciaban regresaría para matarlas.

Para descubrir al atracador, los investigadores estudiaron los burdeles que aún no había asaltado y montaron un dispositivo ante uno de ellos, donde capturaron a M.K.I. cuando salía de un local de la calle Floridablanca que acababa de robar.

En el momento de la detención, el supuesto atracador llevaba consigo una arma simulada y el dinero conseguido en el burdel, 2.500 euros.

No obstante, en la investigación, que se mantiene abierta, se trata de averiguar si el detenido habría usado armas reales en otros atracos.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=551327

Share

‘Guy Bourdin tumbó todos los tabúes’

Nicolle Meyer en una campaña de Charles Jourdan. | ©Guy Bourdin
  • La Sala Canal de Madrid inaugura una exposición sobre Guy Bourdin
  • Fue el fotógrafo que llevó las instantáneas de moda a otra dimensión
  • ‘Gracias a él tenemos las fotografías que ahora estamos acostumbrados a ver’

Que los editoriales de moda de las revistas sean hoy tan transgresores y vayan mucho más allá de las prendas que venden se debe, en buena parte, al fotógrafo francés Guy Bourdin (1928-1991). Fue un hombre que derribó tabúes y, sin desligarse jamás de su trabajo publicitario, supo dotar a sus instantáneas de una personalidad que creó escuela

En la exposición ‘Guy Bourdin. A message for you’, en la Sala Canal de Madrid, se exhibe unos de sus periodos más fecundos. Los que vivió, a finales de los 70, con la modelo Nicolle Meyer. Trabajos para el ‘Vogue’ francés e importantes campañas para Versace y los zapatos Charles Jourdan. La musa, más de 30 años después, ha sido parte creativa de la muestra, que ha comisariado la historiadora Shelly Verthime y en la que también ha colaborado el único hijo de Bourdin, Samuel. 

«Siempre sentí que había algo diferente con él. Estaba la investigación, la precisión, los escenarios que creaba…»

Nicolle Meyer recuerda aquellos momentos de creación —su bien aprovechado viaje de Texas a Florida, por ejemplo— que empezaron cuando sólo contaba con 17 años y que se prolongaron durante los siguientes tres años. «Era muy creativo con muy pocas cosas», rememora Meyer, rodeada de las imágenes llenas de colores saturados de las que es protagonista y que marcó toda su carrera. «Luego trabajé para otros fotógrafos, pero a las demás revistas les costaba verme fuera de este tipo de escenarios». 

«Era muy creador, muy artista», asegura de él. Ella cambió al poco tiempo los posados por la música, fue batería y cantante de la banda alemana Fred Banana («Tenía un nombre horrible pero era un buen grupo») y consiguió que el maestro ilustrase una de sus portadas. «Su manera de trabajar era inédita. Me abrió los ojos a la fantasía, al glamour. Gracias a él ahora tenemos las fotografías que estamos acostumbrados a ver en cualquier revista». 

Era muy joven cuando conoció a Guy Bourdin. ¿Cómo se produjo el encuentro? 

Al inicio de mi carrera como modelo mi agencia me mandó con un ‘composite’, que es lo más normal. Vas con tus pequeñas fotos a ver al fotógrafo o al cliente. Entonces fui al estudio de Bourdin en París. Él me recibió muy lindo, muy tranquilo. Yo sólo tenía dos fotos para mostrarle, nada más. Entonces me pidió mi carné de identidad. Creí que sólo era por la foto. Pero después entendí que era un hombre muy supersticioso y que estaba mirando mi fecha de nacimiento para ver mi signo del zodiaco. Leo debía de ser un signo bueno para él porque esa misma semana empezamos a trabajar, un trabajo intenso que duró un poquito más de tres años. 

¿Llegó a comprender en aquel momento que estaban creando arte? 

«Gracias a él tenemos las fotografías que ahora estamos acostumbrados a ver en cualquier revista»

Siempre sentí que había algo diferente del trabajo que hacía con otros fotógrafos. Estaba la investigación, la precisión, los escenarios que creaba… No puedo decirte si lo supe en ese momento pero, inconscientemente, me daba cuenta de que había algo más. Que estaba trabajando con alguien muy distinto. 

¿Qué significó Guy Bourdin para la fotografía de moda? 

Él derribó todas las barreras, tumbó todos los tabúes de lo que se veía en las revistas, en la foto comercial. Empujó todo y utilizó las revistas de moda para mostrar sus ideas. Gracias a él tenemos las fotografías que ahora estamos acostumbrados a ver en cualquier revista. 

Elija alguna de las fotos de las que aquí se exponen y describa cómo fueron aquellos días. 

Es difícil decirlo, porque para mí todo mi trabajo con Guy Bourdin es como una larga película en la que todas las imágenes están mezcladas. Es tan emocionante que se me hace difícil dividirlo. Pero hay una fotografía que hicimos en el ‘chàteau’ de Karl Lagerfeld, que era para una editorial del ‘Vogue’ francés, algo muy romántico. Fuimos fuera, a unos jardines bellísimos, me puso amarrada como un San Sebastián con los pechos sangrando y yo entré en una especie de meditación. Estaba allí parada, no sé durante cuánto tiempo. Allí estaba Guy con su cámara y todo el equipo. Era como un lienzo, como una pintura. Me siento como parte de una obra de arte. Había, además, una música de Pachebel impresionante. Fue algo bellísimo. 

¿Qué supuso para su carrera como modelo? 

«La exposición tiene algo muy especial: las dos proyecciones en la que se recogen todos sus recuerdos»

Él me lanzó. Hice con él cosas fantásticas. Estuve en el ‘Vogue’ francés, en campañas importantes pero también hubo otro lado. Otras revistas, que solían mostrar fotografías más naturales, tenían dificultades para aceptarme como un personaje distinto del de las fotografías de Guy. Pero después funcionó muy bien. Tuve una carrera muy buena gracias a él. Sólo estuve cuatro o cinco años más como modelo, después me metí en la música. Años después, en el 86, cuando ya no tenía contacto con él, le pregunté si quería hacer la portada de nuestro disco y lo hizo encantado. Fue un privilegio. 

¿Qué argumentos daría a una persona que no conociera la obra de Bourdin para que lo descubriera? 

Fue un hito. Si a alguien le gusta la fotografía, con su trabajo entenderá mucho de lo que ve ahora. Para alguien que le atraiga lo audiovisual sería importante visitar esta muestra. Además de las imágenes, la exposición tiene algo muy especial: las dos proyecciones en la planta baja, en la que se recogen todos sus recuerdos. Es una mirada muy personal sobre su obra. Se ve el lado más poético, lo más romántico de su trabajo.


‘Guy Bourdin. A message for you’. Sala Canal (C/ Santa Engracia, 125. Madrid). Organizada por la Comunidad de Madrid. Del 14 de octubre al 9 de enero. De martes a sábado, de 11 a 14 y de 17 a 20.30 horas. Domingos y festivos, de 11 a 14 horas. Habrá visitas guiadas gratuitas los fines de semana.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/13/ocio/1286981963.html

Share

Sexo en Dubái

Acabo de llegar de Dubái y tengo la cabeza embotada. Más de lo habitual, vamos. Demasiadas horas de avión (más una escala interminable en el aeropuerto de Amsterdam). Sí, ya sé que hay vuelos directos, pero mi bolsillo no y, al fin y al cabo, tenía cierta urgencia en poder ver con mis propios ojos la increíble transformación de un villorrio de pescadores del golfo pérsico en una ciudad estilo ‘Blade Runner’ antes que una catástrofe bíblica la entierre en las arenas del desierto. O que la burbuja económica e inmobiliaria que ha facilitado dicho cambio revolucionario haga ‘pluf’. Sé que la segunda opción es más realista, y los entendidos en estas cuestiones ya han empezado a sincronizar sus relojes de cara a una hipotética cuenta atrás, pero un desenlace cinematográfico en plan Antiguo Testamento tiene más posibilidades dramáticas, la verdad. Sea como sea, ya estoy de vuelta y como resumen de lo vivido en los últimos días me quedo con una imagen de las espectaculares tiendas del ‘Duty free’ del aeropuerto de Dubái: artículos de lujo por todas partes, pero los paquistaníes comprando botes de tamaño industrial de leche en polvo para sus hijos antes de regresar a su casa tras finalizar sus contratos de trabajo. La verdad es que te sientes un poco tonto con tu Toblerone XL en brazos. Hay que aclarar que estos esclavos del siglo XXI cobran 5 € al día por trabajar bajo un sol implacable a más de 40 grados en la construcción de esta megalópolis. Resulta impactante ver por la autopista los autobuses con barrotes en las ventanas y sin aire acondicionado que los conducen al tajo desde los campamentos en los que viven instalados a las afueras de la ciudad, lejos de la mirada del turista. La explotación no vende, claro.

Durante mi viaje, en muchos momentos me he sentido como si estuviera en un episodio de ‘Star Trek’. Las diferencias culturales con los Emiratos Árabes Unidos son enormes y es en el capítulo de las relaciones personales y el sexo donde más uno puede alucinar. Tengo por costumbre leer la prensa del país que visito, especialmente cuando se trata de un sitio tan diferente a mi realidad cotidiana. Pues bien, en la prensa dubaití en lengua inglesa, día sí día también, me sorprendió la abundancia de noticias de ‘sucesos’ relacionados con la actividad sexual humana. En ocasiones estas noticias trascienden a la prensa internacional, como la historia de dos ciudadanos británicos que fueron condenados a tres meses de cárcel por practicar sexo en la playa, sin embargo no es lo más habitual. Existe un silencio tácito a la hora de respetar y no hablar demasiado del estrambótico código penal emiraití, que censura internet, prohíbe las ‘blackberry’, la música al aire libre o las muestras de afecto de las personas (no necesariamente tan extremas como las de la pareja británica mencionada). Al fin y al cabo, tienen petróleo y mucho dinero y no conviene cabrearles mucho cuestionando la falta de libertades en aras de la ley islámica que sufren los que viven allí.

Con semejante panorama, uno puede pensar que se trata de una ciudad pura y decente, en la que el sexo es algo inexistente fuera del ámbito más privado. Nada más lejos de la realidad (como era de esperar). Durante mi estancia en Dubái he podido comprobarlo. Por ejemplo, el tema de la prostitución, una actividad perseguida y castigada por la ley. Pues bien, en mi hotel no era raro ver a ciudadanos árabes (ataviados de manera tradicional) ir acompañados de rusas despampanantes y subirlas a la habitación. No tenían pinta de ser familia. En un interesante blog sobre la sexualidad soterrada dubaití he podido leer que no es nada raro que algunos hoteles ‘inviten’ a mujeres de Asia Central, Rusia o Rumanía durante tres meses para ‘trabajar’ para sus clientes más exclusivos. Un problema derivado de estas prácticas es el aumento considerable en los casos de infección por VIH en los Emiratos. En un periódico local pude leer que por primera vez las autoridades sanitarias locales van a tomar en consideración esta enfermedad, de la que hasta el momento se declaraban libres gracias a la intervención de la mano de Alá. Os juro que lo decía así.

Algunas prostitutas trabajan en la calle. En uno de los barrios más nuevos y exclusivos de Dubái hay un paseo marítimo llamado ‘The walk’ al que los pijos del país van a dejarse ver a bordo de sus lujosos y espectaculares coches cuando cae la noche. Por cierto, llama la atención que todos lleven las lunas tintadas, pero muchos dejan la ventanilla del conductor medio bajada para que puedas ver su aspecto. Por si surge el flechazo, supongo. Pues bien, entre turistas y familias locales (ellas cubiertas con sus túnicas y velos negros, e incluso guantes) paseando o cenando en los restaurantes de la zona, me llamó la atención una mujer asiática (muy arreglada) que iba y venía por el paseo y, a fuerza de verla cada día, terminé fichándola, fijándome mucho en ella y bautizándola como ‘la china Duracell’. Sus andares precipitados y decididos, su constante ir y venir, cómo miraba a los coches, me hizo pensar que se dedicaba al oficio más antiguo del mundo. Precisamente el día de mi salida del país pude leer que una mujer de Uzbekistán había sido arrestada en ‘The walk’ por ejercer la prostitución. ¿Sería ‘la china Duracell’? Espero, por su bien, que no.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/10/13/sexo-en-dubai.html

Share

Milo Manara seducido por el diseño español

Milo Manara seducido por el diseño español

Es uno de los mitos vivientes del cómic universal. El dibujante italiano Milo Manara (Luson, 1945), conocido por sus creaciones eróticas (HP y Giuseppe Bergman, El Click…) y su vinculación al mundo del cine debido a su colaboración en películas de Fellini y Almodóvar, anda estos días por Madrid para presentar la colección que ha realizado para la empresa riojana de diseño de mobiliario Nekko. Además, este martes 14 de octubre, a las 19:00h, Milo Manara participará en el Ciclo Fellini de CaixaForum de Madrid (Paseo del Prado, 36) hablando sobre los proyectos que realizó junto al director italiano, Viaje a Tulum y El viaje de G. Mastorna.

El idilio de Milo Manara con Nekko comenzó en 2009 cuando Gustavo Piqueras Fisk, arquitecto y responsable de los diseños y colecciones de Nekko, presentó por primera vez una coleccion de mesas de diseño con piezas impresas de Milo Manara. «Solicitamos permiso por email para incluir las imágenes de Manara en un modelo de mesa de comedor -cuenta Piqueras Fisk, fan incondicional del dibujante-. Habíamos preparado dos prototipos con sus imagenes y queríamos regalarle una y plantearle desarrollar una coleccion de nuestras piezas con sus imágenes». Una iniciativa a la que el dibujante accedió y que desde entonces se ha ampliado a todas las piezas que admiten impresión con mobiliario: mesas, su exclusivo sillón boll, consistente en un balón hinchable, y posteriormente biombos, paneles impresos, paneles fluorescentes y nuevos diseños de paneles retroiluminados con tecnología LED.

«La disposición de Milo Manara hacia la colección ha sido óptima siempre así como la sorpresa de ver sus dibujos en piezas de diseño moderno -continúa el arquitecto-. Son piezas que aportan un grado de calidad y valor mucho mayor que una gorra o una camiseta aparte de lo curioso que resulta ver sus dibujos a gran escala y en tanta variedad de opciones.» Lo siguiente es presentar esta joven colección española en Italia, Francia y Alemania a lo largo de 2011 y en la Feria del mueble de Milán. Sin duda estos diseños atraerán, al menos, los flashes de los fotógrafos más cultos. Los diseños se pueden ver en el Showroom Clorofila Digital (c/Tellez, 17) de Madrid.

http://www.elcultural.es/galerias/galeria_de_imagenes/231/ARTE/Milo_Manara_presenta_en_Espana_sus_disenos_para_Nekko

Share

Lozano, en Pamplona contra “la esclavitud del siglo XXI”, la trata sexual

Pamplona, 13 oct (EFE).- La actriz y presentadora Mabel Lozano ha denunciado hoy en Pamplona la trata de personas con fines de explotación sexual como «la esclavitud del siglo XXI», un delito del que ha responsabilizado a las redes que se lucran con él, aunque ha advertido de la «complicidad» de los clientes de la prostitución.

Así lo ha señalado Lozano en conferencia de prensa en Pamplona con motivo de la proyección esta tarde de su documental «Voces (contra la trata de mujeres)», dentro de las jornadas organizadas por Médicos del Mundo en toda España y que en la capital navarra se complementan con una mesa redonda mañana en Civican, en la que participarán expertos en el asunto.

Al respecto, Lozano, quien ha subrayado el «compromiso personal» adquirido en la denuncia de este delito, contra el que ha dicho que trabaja «todos los días» de su vida, ha expuesto datos ilustrativos de la trascendencia, ya que mueve 31.000 millones de dólares al año.

En todo caso ha alertado de que, según datos de las Naciones Unidas de este mismo año, el 39% de los hombres españoles ha pagado en alguna ocasión por recibir servicios sexuales, frente al 10% de los nórdicos, una diferencia que ha reconocido que tiene que ver «con nuestro carácter, con nuestra educación», ha dicho tras apostar por la necesidad de «educar en el respeto».

Al respecto, y tras considerar que el cliente es «un cómplice del proxeneta», ha echado por tierra el «tópico» de que el perfil del cliente de la prostitución es un hombre de mediana edad, ya que en la actualidad es un joven de 20 años «normal, limpio, con madre y con novia».

Para estos jóvenes, «sin educación sentimental», «lo más fácil» es pagar 24 euros por una relación sexual ocasional que, en el caso de tenerla con alguien ajeno a la prostitución, le supondría tener que conocer a una chica e implicarse en una conversación y en un proceso de seducción para finalmente intentarlo.

Por ello, ha alertado de que España, primer estado en tránsito y destino de trata, donde el 50% de las prostitutas proceden de los países del este y el 50% de Brasil, es el país europeo donde más se consume prostitución y, junto a Puerto Rico, el de más consumo en el mundo.

Lozano, ha indicado que en la actualidad en España unas 50.000 personas son víctimas de trata de personas para su explotación sexual, de forma que el 80% de las prostitutas que ejercen en el país lo hace «en régimen de esclavitud», si bien ha advertido que todas estas cifras «son la punta del iceberg, porque lo más difícil de este delito es que las mujeres se declaren víctimas».

Las amenazas, contra la mujer esclavizada o contra si familia en el país de origen, son las causas del «miedo» de las víctimas a denunciar los hechos, unido a que pese a que en España la Policía está concienciada e implicada contra este delito, las víctimas vienes de países donde la policía es cómplice en muchos casos.

En cuanto al documental que hoy se presenta en Pamplona, un largo de 60 minutos dirigido por ella misma en 2007, su directora ha advertido de que «no tiene ningún morbo» y está tratado «con respeto a las mujeres», si bien destaca su sentido de denuncia que lo hace precedente del corto de ficción «durísimo» que estrenará este lunes bajo el título «Escúchame» y en el que pone el acento en los clientes de la prostitución.

Por su parte, la representante de Médicos del Mundo, Patricia Ruiz de Irízar, ha expuesto el trabajo que esta ONG realiza por sacar a la luz y ayudar a las víctimas de la trata, que en Navarra afecta al 80% de las alrededor de 800 personas que ejercen la prostitución en la Comunidad foral.

Médicos del Mundo tiene constatados en Navarra una veintena de clubes de prostitución, y otra cantidad similar donde se ofrecen estos servicios, aunque «hay muchos más», ha dicho tras señalar que también hay prostitución en la calle en Navarra, especialmente ejercida por mujeres de origen subsahariano.

Además, la directora del Instituto Navarro para la Igualdad, Sara Ibarrola, ha valorado la entrada «reciente» de la intervención pública en este problema, y ha señalado que «uno de los grandes retos de las políticas de igualdad tiene que ver con aunar voces» sobre este problema, que «no disminuye», ha lamentado.

En todo caso, ha deseado que la tendencia cambie en los próximos años y ha llamado la atención sobre el «gran desconocimiento de la sociedad española» acerca de la situación.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=550883

Share

Fable 3 iba a tener prostitución – PC, Xbox 360

fable 3 prostitucion

Fable 3 (Xbox 360, PC) iba a tener prostitutas y prostitutos, pero por lo visto estos personajes fueron cancelados. Un boceto recién descubierto revela diseños quizás demasiado rudos o descarados como para haber sido incluidos en el juego final. No se recomienda echarle una ojeada a las imágenes de la noticia si se está en un lugar público o laboral.

En otro orden de cosas, Microsoft asegura que Kingmaker, la aplicación para móviles, ha sido un éxito (vía CVG). El director de Xbox y Entretenimiento, Stephen McGill, apunta que hasta ahora 10.000 usuarios únicos han probado la aplicación, que permite a los jugadores ganar dinero que podrá utilizarse en Fable III.

“La respuesta ha sido muy buena hasta ahora; casi 8.000 jugadores activos y 10.000 usuarios únicos cada día y subiendo. A parte de la pequeña promoción de marketing, todo esto lo han generado los propios jugadores”.
fable iii prostitucionfable iii kingmaker

http://www.juegosdb.com/juegos/pc/windows/videojuegos/fable-3-prostitucion-pc-xbox-360.html

Share

Cuando el clímax llega en cámara lenta

SEXO SIN TABÚ El sexo tántrico permite a las parejas descubrir que el placer no termina con la eyaculación. Los hombres pueden alcanzar al orgasmo sin eyacular

El placer no  termina con la eyaculación
El placer no termina con la eyaculación | Ilustración de Lemmus

Tras una batalla silenciosa en la cama, Jorge libera por fin toda su carga en un acto de eyaculación que prolonga el orgasmo por más de un minuto. Los gemidos de Laura, que hasta entonces no cesan, terminan de unirse a los gritos del marido y abren la rendija para un instante místico en el que se miran y sonríen. Han recobrado los sentidos después de un largo viaje que los dejó aturdidos.

La imagen anterior no pertenece a un manual de tantra, que promete al lector hallar bajo las sábanas el paraíso perdido, sino a la experiencia de Jorge y Laura, tres años de casados y cultores de una técnica sexual que, luego de disfrutarla, dicen que los hace despertar «con el sol deliciosamente risueño» aunque afuera caiga un tremendo aguacero.

Laura, de 29 años de edad, licenciada en Letras y sobreviviente como redactora creativa en una agencia de publicidad, relata con intensidad en su blog «Un atisbo del infinito» los episodios de la intimidad con su esposo basada en lo que se denomina sexo tántrico. «No pretendo dar lecciones, simplemente plasmo lo que sentimos cuando hacemos el amor y descubrimos que hay placer después del coito», sostiene con sonrisa clemente la merideña que hizo que el marido, un desconfiado comerciante libanés, sucumbiera a la propuesta que trocó sus aburridas vidas de pareja.

«El sexo tántrico es disciplina de meditación basada en la búsqueda del placer, y sirve a quienes lo realizan para deshacerse de pequeñas trabas mentales que impiden el pleno disfrute, alcanzando un grado de conciencia y estímulo sensorial que no se obtiene por vía ordinaria», explica con tono de quien pretende brindar una revelación, Gorka Biziola, psicólogo y gurú de yoga, en cuyas sesiones en la academia de Bello Monte hay lugar para aprender sus técnicas de meditación; pero «sin prácticas», advierte.

Tu cuerpo, mi templo
El tantra es la filosofía de la plenitud y la unidad en la que se enseña al hombre a explorar su lado femenino y a la mujer sus cualidades masculinas. Lo dice Linda Sonntag en su libro Sexo sensacional, al abordar la sexualidad con otra visión. Para Sonntag, la cultura occidental inclina el sexo hacia los logros, y el orgasmo es el objetivo del sexo, especialmente en los varones.

Una vez que alza la copa del triunfo, el hombre da media vuelta en la cama y se duerme.

«En el tantra, la satisfacción femenina y el orgasmo son importantes, pero el orgasmo masculino debe demorarse para prolongar esa dicha», completa el gurú Biziola, al afirmar, con modestia, que ha obtenido orgasmos de más de cinco minutos.

«El viaje es todo, y una vez alcanzada la meta el viaje ha finalizado», relata Sonntag, al enfatizar que del modo tradicional, el hombre queda agotado tras la eyaculación. De allí que los practicantes del tantra aprendan a llegar al orgasmo sin eyacular.

«Los hombres que practican sexo tántrico pueden tener múltiples orgasmos, al igual que orgasmos en todo el cuerpo, como las mujeres», asegura Biziola. Además, el sexo tántrico concede otro premio: sabiduría. «Abre la mente, permite afrontar los problemas de la vida con visión holística, sin estrés ni miedo».

Las claves del tantra
Hagan ejercicios para relajarse.
Siéntense frente a frente y respiren de forma sincronizada. Cuando él exhale, ella inhalará. Cierren los ojos y sientan cómo la energía recorre sus cuerpos.

Caricias y besos. Masajes con bálsamos. Movimientos lentos, suaves y de preferencia con la yema de los dedos. Exploren sus cuerpos. Mírense a los ojos y bésense. Descubran nuevas sensaciones en el beso.

Recorran con los labios sus cuerpos.

Penetración. Respiren de manera pausada y, aunque estén muy excitados, háganlo lentamente. Existen técnicas detalladas que se explican en los textos sobre el tantra.

Eyaculación. El hombre debe aprender a controlar su erección (Sting confiesa que ha pasado ocho horas de sexo tántrico) y evitar ante todo la eyaculación.

No importa que la mujer tenga orgasmos. Sigan con la respiración y caricias. Para que el hombre controle su energía, ella puede apretar con dos dedos la zona del perineo, que queda entre el escroto y el ano, para evitar la eyaculación.

Clímax. No viene en la eyaculación, sino que se obtiene alrededor de dos, tres o hasta cuatro horas después de muchísimas caricias y besos tántricos. Una vez que ambos están en total excitación y se hayan dejado llevar por las sensaciones, podrán llegar al clímax, lenta y suavemente, hasta que se produzca el orgasmo y este los llene de energía sanadora por todo el cuerpo y no sólo en los genitales. 

Tras una batalla silenciosa en la cama, Jorge libera por fin toda su carga en un acto de eyaculación que prolonga el orgasmo por más de un minuto. Los gemidos de Laura, que hasta entonces no cesan, terminan de unirse a los gritos del marido y abren la rendija para un instante místico en el que se miran y sonríen. Han recobrado los sentidos después de un largo viaje que los dejó aturdidos.

La imagen anterior no pertenece a un manual de tantra, que promete al lector hallar bajo las sábanas el paraíso perdido, sino a la experiencia de Jorge y Laura, tres años de casados y cultores de una técnica sexual que, luego de disfrutarla, dicen que los hace despertar «con el sol deliciosamente risueño» aunque afuera caiga un tremendo aguacero.

Laura, de 29 años de edad, licenciada en Letras y sobreviviente como redactora creativa en una agencia de publicidad, relata con intensidad en su blog «Un atisbo del infinito» los episodios de la intimidad con su esposo basada en lo que se denomina sexo tántrico. «No pretendo dar lecciones, simplemente plasmo lo que sentimos cuando hacemos el amor y descubrimos que hay placer después del coito», sostiene con sonrisa clemente la merideña que hizo que el marido, un desconfiado comerciante libanés, sucumbiera a la propuesta que trocó sus aburridas vidas de pareja.

«El sexo tántrico es disciplina de meditación basada en la búsqueda del placer, y sirve a quienes lo realizan para deshacerse de pequeñas trabas mentales que impiden el pleno disfrute, alcanzando un grado de conciencia y estímulo sensorial que no se obtiene por vía ordinaria», explica con tono de quien pretende brindar una revelación, Gorka Biziola, psicólogo y gurú de yoga, en cuyas sesiones en la academia de Bello Monte hay lugar para aprender sus técnicas de meditación; pero «sin prácticas», advierte.

Tu cuerpo, mi templo
El tantra es la filosofía de la plenitud y la unidad en la que se enseña al hombre a explorar su lado femenino y a la mujer sus cualidades masculinas. Lo dice Linda Sonntag en su libro Sexo sensacional, al abordar la sexualidad con otra visión. Para Sonntag, la cultura occidental inclina el sexo hacia los logros, y el orgasmo es el objetivo del sexo, especialmente en los varones.

Una vez que alza la copa del triunfo, el hombre da media vuelta en la cama y se duerme.

«En el tantra, la satisfacción femenina y el orgasmo son importantes, pero el orgasmo masculino debe demorarse para prolongar esa dicha», completa el gurú Biziola, al afirmar, con modestia, que ha obtenido orgasmos de más de cinco minutos.

«El viaje es todo, y una vez alcanzada la meta el viaje ha finalizado», relata Sonntag, al enfatizar que del modo tradicional, el hombre queda agotado tras la eyaculación. De allí que los practicantes del tantra aprendan a llegar al orgasmo sin eyacular.

«Los hombres que practican sexo tántrico pueden tener múltiples orgasmos, al igual que orgasmos en todo el cuerpo, como las mujeres», asegura Biziola. Además, el sexo tántrico concede otro premio: sabiduría. «Abre la mente, permite afrontar los problemas de la vida con visión holística, sin estrés ni miedo».

Las claves del tantra
Hagan ejercicios para relajarse.
Siéntense frente a frente y respiren de forma sincronizada. Cuando él exhale, ella inhalará. Cierren los ojos y sientan cómo la energía recorre sus cuerpos.

Caricias y besos. Masajes con bálsamos. Movimientos lentos, suaves y de preferencia con la yema de los dedos. Exploren sus cuerpos. Mírense a los ojos y bésense. Descubran nuevas sensaciones en el beso.

Recorran con los labios sus cuerpos.

Penetración. Respiren de manera pausada y, aunque estén muy excitados, háganlo lentamente. Existen técnicas detalladas que se explican en los textos sobre el tantra.

Eyaculación. El hombre debe aprender a controlar su erección (Sting confiesa que ha pasado ocho horas de sexo tántrico) y evitar ante todo la eyaculación.

No importa que la mujer tenga orgasmos. Sigan con la respiración y caricias. Para que el hombre controle su energía, ella puede apretar con dos dedos la zona del perineo, que queda entre el escroto y el ano, para evitar la eyaculación.

Clímax. No viene en la eyaculación, sino que se obtiene alrededor de dos, tres o hasta cuatro horas después de muchísimas caricias y besos tántricos. Una vez que ambos están en total excitación y se hayan dejado llevar por las sensaciones, podrán llegar al clímax, lenta y suavemente, hasta que se produzca el orgasmo y este los llene de energía sanadora por todo el cuerpo y no sólo en los genitales.

http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/159973/Salud/Cuando-el-cl%C3%ADmax-llega-en-c%C3%A1mara-lenta

Share