La trama de los burdeles salpica al jefe de la Brigada de Extranjería de Lugo

La presunta red de prostitución suma más de 50 implicados . La juez deja en libertad sin fianza a cuatro policías nacionales

Guardias civiles portan documentos relacionados con la operación. / efe

Guardias civiles portan documentos relacionados con la operación. / efe
La operación Carioca, que investiga una supuesta trama vinculada a la prostitución en la provincia de Lugo y en la que hay más de 50 imputados -incluidos el ex subdelegado del Gobierno lucense, Jesús Otero, y el coronel José García Herrera-Lora, responsable de la Comandancia de la Guardia Civil-, salpica ahora a la Brigada de Extranjería de la comisaría lucense.

Agentes de Asuntos Internos de la Guardia Civil detuvieron ayer por la mañana a un subinspector de la unidad de Extranjería y se citó a declarar como imputado el responsable de esta misma unidad, aunque en este caso no se procedió a su detención.

Ambas actuaciones se suman a las que ya se practicaron el pasado lunes, cuando fueron detenidos cuatro policías de esta comisaría, pertenecientes a las secciones de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana, quienes pasaron la noche del lunes al martes en la sede de la comandancia de la Guardia Civil. El miércoles pasaron a disposición de la titular del Juzgado de Instrucción número 1, Pilar de Lara, donde declararon hasta pasadas las 06.00 horas de la madrugada, momento en el que fue decretada la libertad sin fianza para los cuatro que ahora se reincorporarán a sus destinos.

La operación Carioca se puso en marcha en la madrugada del 16 de octubre de 2009, cuando se produjeron las primeras detenciones y se registraron y precintaron cuatro locales de alternes, tres de ellos en Lugo capital y otro en el municipio limítrofe de Outeiro de Rei.

Desde entonces, los cuatro locales, uno de los cuales fue objeto de varios incendios intencionados, permanecen clausurados y se produjeron numerosas detenciones.

En prisión

En el módulo destinado a los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado se encuentran en situación de prisión provisional un cabo de la Guardia Civil y un inspector de la Policía Local. Con anterioridad, también había sido detenido un policía nacional que prestaba servicio en Barajas (Madrid), que ahora se encuentra en libertad con medidas cautelares.

Además, por el despacho de la juez instructora también han pasado como imputados varios mandos de la Guardia Civil, así como, entre otros, un empresario y un ginecólogo. También está implicado el anterior subdelegado del Gobierno, Jesús Otero, que ya había sido relevado de su cargo por el escándalo de la retirada de multas de tráfico. En la actualidad son ya más de 50 los imputados por esta causa, que sigue bajo secreto sumarial.

El secretario en Galicia de la Unión Federal de Policía, Miguel González, pidió que se respete la presunción de inocencia de los agentes detenidos y admitió que la Policía Nacional se siente molesta porque las detenciones las practicaran efectivos de Asuntos Internos de la Guardia Civil cuando pudieron hacerlo los de la policía.

González afirmó que en la Comisaría de Lugo existe malestar porque, en opinión de los agentes, «se están diciendo muchas mentiras».

La Confederación Española de Policía pidió también que se eviten «los juicios paralelos» y que los agentes detenidos sean «condenados simplemente por el mero hecho de su cargo público». La organización recalcó sin embargo que en el caso de que quede demostrada su culpabilidad, sería la primera «en condenar cualquier conducta delictiva».

La operación Carioca se inició tras la denuncia de una agresión a una por parte de un agente de la Guardia Civil.

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario