Piden 65 años a una red que traficaba con mujeres rusas y búlgaras en clubes de Almería y Lorca

La Fiscalía Provincial de Almería va a pedir a finales de noviembre un total de 65 años de prisión para nueve ciudadanos españoles, rusos y búlgaros, presuntos miembros de una red dedicada a la trata de blancas y propietaria de tres clubes de ubicados en Almería y Lorca (Murcia) en los que supuestamente explotaban a mujeres, a las que retenían hasta que saldaban la deuda que habían contraído con la organización para poder entrar en territorio nacional con un visado de turista.

   La red, según se recoge en el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, llegó a crear una empresa en Rusia, ‘Talismán, Internacional de Espectáculos’, para «facilitar la captación» de las mujeres, a quienes ofertaban trabajo en España con garantía de ingresos mínimos que oscilaban entre los 2.000 y los 12.000 dólares y a quienes adelantaban el dinero mediante transferencia para que gestionasen su travesía.

   La rama búlgara de la banda, que fue desarticulada durante una operación desarrollada por la Policía Nacional en mayo de 2003, viajaba, en camino hasta este país del Este de Europa para acompañar personalmente a las víctimas en autobús hasta territorio nacional. Una vez aquí, el encargado, un acusado identificado como Vladimir S.I., las «cedía» a diferentes locales de alterne de la capital y recaudaba los beneficios que obtenían con la actividad.

   Junto a Vladimir S. controlaban la organización las parejas integradas por Inocencio G.G. y Nadezna T., y José Antonio G.G. y Elena E., todos procesados ya que, según sostiene el fiscal, regentaban los clubes ‘Princesa’, en la capital almeriense, ‘Hacienda Ródenas’ en Níjar (Almería) y ‘ Malibú’ en Lorca (Murcia). Los primeros, además, eran administradores de la mercantil ‘Talismán, Internacional de Espectáculos’.

   A los cinco, la Fiscalía Provincial les atribuye en su escrito de acusación el haber promovido desde finales de 2002 la entrada en España con visado de turista de mujeres de nacionalidad rusa y búlgara con la intención, una vez llegaban al territorio nacional, de «aprovecharse de su carencia de recursos económicos y emplearlas en el alterne».

   Las víctimas vivían en pisos propiedad de la red, de la que sólo salían acompañados de los cabecillas para dirigirse a los clubes, bajo una férrea vigilancia y sometidas a unas estrictas normas de comportamiento cuyo incumplimiento conllevaba la imposición de multas que se descontaban de las ganancias por ellas obtenidas.

   La responsabilidad del control de las mujeres una vez abandonaban los domicilios en los que residían y se les retiraba el pasaporte era asumida tanto por Vladimir S.I. como por otros dos procesados, Ekaterina Z. y Juan G.G., éste último señalado como «hombre de confianza» en Lorca de la pareja formada por José Antonio G.G. y Elena E.

   Según recoge el fiscal, en «todos los casos» el alterne consistía en tomar copas con los clientes bien en la barra o bien en zonas reservadas de los locales. Para incentivar el consumo, las mujeres «debían acceder a tocamientos de índoles y a la realización del acto por 50 euros». Ellas se quedaban con la mitad de las ganancias, de las que se descontaba el dinero para satisfacer la deuda, y la otra mitad, mediante un «riguroso» sistema de anotaciones que aseguraba el cobro», iba a parar a la organización.

   Durante la operación, los agentes de la Policía Nacional efectuaron siete registros bajo orden judicial en los clubes ‘Princesa’, ‘Hacienda Ródenas’ y ‘Malibú’, además de en los pisos localizados en las calles Jérez, Calzada de Castro y Río Guadiana, y Talleres en Lorca. En su interior, encontraron a un total de 49 mujeres de nacionalidad rusa y búlgara, además de diversa documentación y más de 3.000 euros procedentes del alterne.

   El fiscal solicitará durante la vista oral que se celebrará a partir del 30 de noviembre en la Sección Primera de la Audiencia Provincial una pena individual de diez años de prisión para Inocencio G.G., José Antonio G.G., Nadezna T., Elena E. y Vladimir S. como presuntos autores de delitos continuados contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y de favorecimiento de la prostitución.

   Interesará, además, el pago de sendas multas de 36 y 24 meses a razón de 12 euros al día. Para Ekaterina Z. y Juan G.G. pedirá tres años y nueves meses de prisión, la misma condena que para Tomás M.R. y Jesús J.G., propietarios de los clubes ‘Elvis’ y ‘Khazmen’ en Roquetas de Mar, a los que la red solía ceder a las mujeres a las que explotaba.

http://www.europapress.es/andalucia/almeria-00350/noticia-piden-65-anos-red-traficaba-mujeres-rusas-bulgaras-clubes-almeria-lorca-20101014145139.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario