Preguntas sexuales en internet

Las cosas que se leen por estos mundos de Dios. Que, hablando del presente, es hacer referencia casi obligada a internet. Atención a la pregunta que he encontrado alojada en un portal mundialmente famoso, en este caso en su versión anglosajona: ‘¿Creéis que los mineros chilenos cometieron actos homosexuales mientras estuvieron atrapados bajo tierra?’ Vete tú a saber si la pregunta va en serio (en el fondo, espero que no) o si obedece a las típicas ganas de mosquear o cabrear al personal que utilizan algunos amparándose en el anonimato que ofrece la red. El caso es que en foros como el que hemos mencionado es habitual encontrar preguntas de carácter sexológico. Os recomiendo, como pasatiempo humorístico, que entréis en el apartado de preguntas y pongáis ‘’ en el buscador. La risa está asegurada… al menos en primera instancia: ‘¿Una mujer anorgázmica (sic) puede sentir cuando le practican sexo oral y cuando tiene contactos hacia sus senos?’; ‘¿Penetrar sólo una vez a una chica se considera sexo o aún soy virgen?’, ‘Durante las caricias y el sexo en el agua, no hay penetración pero él eyacula en el agua, ¿puede haber embarazo?’… Unos clásicos de ayer, hoy y siempre. A pesar de todo,  la verdad es que cuando llevas un rato leyendo barbaridades (tanto en las preguntas, como en las respuestas), la sensación de mal rollo que te invade es francamente enorme. Al fin y al cabo, cada una de estas preguntas demuestra que la cultura sexológica general es penosa y, lo que es más grave, la mayoría de los despistados usuarios son gente joven a los que jamás en la vida les han hablado de . Ni en su casa, ni en la escuela. Sé que muchos estaréis pensando que muchas preguntas, por giros o modismos que presentan, tienen un claro sabor sudamericano. Vale, está claro que en muchos países latinoamericanos (afortunadamente no en todos) la sigue siendo un tabú y una cosa muy cerda y pecaminosa, incluso en los medios de comunicación, por lo que internet es la única herramienta de la que disponen todos aquellos que tienen alguna inquietud, duda o ignorancia de carácter sexológico. Y gracias. A pesar de todo, algo me dice que las mismas lagunas, errores o barbaridades también podemos encontrarlas entre los jóvenes de nuestro país. Igual soy muy malpensado.

En los últimos tiempos han hecho su aparición en la red páginas o foros que favorecen el intercambio de opiniones, pareceres o experiencias , siempre desde una perspectiva más lúdica y desenfadada que la descrita anteriormente. Menos mal. Supongo que una vez superado el primer estadio de la información sexológica pura y dura, llega el momento de abordar las mismas cuestiones desde una óptica más personal y natural. Y eso se traduce también en la respuesta de los lectores. En este sentido, me congratulo especialmente por los mensajes que suelo leer en el foro de este blog, en el que algunos no os cortáis un pelo a la hora de hablar de sexo o lanzaros los trastos a la cabeza unos a otros (y, ya de paso, también a mí). Pero con una sinceridad y claridad de conceptos apabullante.

Hace unos días descubrí una página web inglesa muy interesante que se nutre de preguntas y respuestas de sus lectores. Se llama ‘How to bleep’ (Cómo hacer piiiiip, el ruidito con que se ocultan las palabras malsonantes en la televisión), y remata su nombre con un esclarecedor ‘Porque todos somos expertos sexuales’. La página no es más que una lista de preguntas u observaciones hechas por los usuarios que dan pie a todo tipo de respuestas personales o encendidos debates. Algunos ejemplos:

-Muchas chicas se depilan el vello púbico, ¿vosotros hacéis lo mismo?

-¿Cuál es la cosa más idiota que habéis hecho con la esperanza de tener sexo?

-¿Si vuestra pareja os pide hacer algo que para vosotros es un tabú, accedéis?

-¿Por qué las chicas, en las pelis e incluso algunas amateurs, suelen llevar tacones altos? ¿Lo hacéis en vuestras relaciones?

Los temas propuestos no siempre denotan un nivel de experiencia demasiado elevado por parte de algunos desorientados preguntadores:

-Mi novio dice que si me lo trago, me crecerán los pechos. ¿Es verdad?

Las respuestas no tienen desperdicio:

-¡Claro! Y el sexo anal blanquea los dientes…

-No es verdad, de lo contrario yo sería Dolly… Supongo que se refiere a Dolly Parton, la cantante norteamericana de rotunda delantera. O a una muñeca hinchable.

Aunque la mayoría de las gente solemos hablar de sexo con amigos y gente muy cercana (o en ambientes de trabajo muy distendidos), la red se ha convertido en un gran confesionario a escala mundial. El anonimato es lo que tiene. Uno se suelta más.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/camaredonda/2010/10/20/preguntas-sexuales-en-internet.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario