Berlusconi: ´Mejor que me gusten las mujeres que los gays´

‘Il Cavaliere’ cree que «debería colocar a una cierta Ruby en estos expositores»

EFE/ROMA El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo hoy que es «mejor que me gusten las mujeres guapas que los gays», durante la inauguración de la 68 edición del salón de la moto de Milán.

Berlusconi hizo alusión al último escándalo en que se ve inmerso tras la irrupción en escena de una joven Berlusconi hizo alusión al último escándalo en que se ve inmerso tras la irrupción en escena de una joven de origen marroquí.de origen marroquí, conocida como Ruby Robacorazones, que frecuentó las fiestas del mandatario en su villa de Arcore (Milán) cuando era menor de edad.

En su comparecencia, recogida por los medios, el mandatario aseguró en tono jocoso: «Tengo un problema, debería colocar a una cierta Ruby en estos expositores».

La joven, cuyo verdadero nombre es Karim El Mahroug, cumplió ayer 18 años y mañana declarará ante la Fiscalía de Milán por la causa abierta por instigación a la prostitución a personas cercanas al mandatario.

La Fiscalía investiga al polémico representante de famosos Lele Mora; el director de informativos de su canal Rete Quattro, Emilio Fede; y Nicole Minitti, su odontóloga a la que promocionó para consejera de la región de Lombardía.

Fue precisamente Nicole Minitti la que recogió a la joven Ruby R. de la comisaría, cuyos responsables eran partidarios de internarla en un centro acogida, aunque la dejaron en libertad tras una llamada de Berlusconi.

La llamada telefónica de Berlusconi ha levantado una oleada de críticas en la oposición que piden su cese y hasta de su socio de Gobierno, Umberto Bossi, líder de la Liga Norte.

El ex socio de Berlusconi y presidente de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini, afirmó que si es cierto que el primer ministro está implicado en una llamada a la comisaría, debe dimitir.

Ayer los líderes del partido Pueblo de la Libertad (PDL) en el Parlamento lanzaron un ultimátum a Fini: «o confirma el apoyo al Gobierno o se hace responsable de una crisis» del Ejecutivo.

Sobre una posibles elecciones anticipadas, el primer ministro refirió: «El Gobierno tiene la mayoría y seguiremos adelante hasta el fin de la legislatura».

«La cosa más negativa y grave sería afrontar una campaña electoral en la que todos se enfrentaría con la máxima ferocidad y los ciudadanos tendrían razón en no ir a votar», concluyó.

http://www.laprovincia.es/mundo/2010/11/02/berlusconi-mejor-gusten-mujeres-gays/331775.html

Share

La prostitución, el contrabando y el tráfico de drogas subirán el PIB al menos en un 3%

La prostitución, el contrabando y el tráfico de drogas subirán el PIB al menos en un 3%  (Imagen: ARCHIVO)

Un alijo de droga requisado en Andalucía. (ARCHIVO) (Imagen: ARCHIVO)

  • España quiere contabilizar estos conceptos en la estadística oficial en 2014, aunque la iniciativa de hacerlo proviene de la UE.
  • No hay cifras seguras, pero se estima que estos sectores mueven al menos 30.000 millones de euros cada año.

Los medios de comunicación, los estudios académicos, los organismos nacionales e internacionales, todos, en general, hacen la equivalencia: la economía de un país es igual a su Producto Interior Bruto (PIB). Pero aunque este principio elemental valga para la estadística, no se ajusta a la realidad, que se empeña en mantener actividades económicas que no siempre son trasladadas a los cálculos. Es el caso del narcotráfico, el contrabando y la prostitución, que podrían incluirse en el PIB español a partir de 2014.

La droga incautada en 2009 podría suponer entre 7.300 y 8.000 millones de euros Esta fecha se corresponde con el momento en que el Instituto Nacional de Estadística (INE) hará su próximo cambio metodológico. Pero ha sido la oficina estadística de la UE (Eurostat) la que ha obligado a todos los países a que estudien su implantación y la que tiene que definir la metodología, aunque el INE ya está haciendo pruebas piloto.

El objetivo no es otro que lograr un mayor acercamiento a la realidad económica. Es decir, ajustar el dato a lo que de verdad está sucediendo. Así, si hay quien se gana la vida trapicheando con drogas, resulta extraño que se lo considere en el paro y sin ingresos sólo porque su actividad sea ilegal.

El año pasado, la economía española se cifró en 1,053 billones de euros, sin contar ninguno de estos conceptos, de los que no hay datos oficiales pero sí estimaciones.

Es distinto a lo que sucede con la economía sumergida. Aunque no se sabe oficialmente su volumen (cálculos independientes la cifran entre un 20 y un 25%: más de 200.000 millones) está incluida en el PIB que ofrece el INE.

7.500 millones en drogas

Para la prostitución se utiliza habitualmente la cifra de 18.000 millones que cuantificó Joan Cantarero en su libro Los amos de la prostitución en España. Otro dato: el INE calcula, en su última Encuesta Nacional de Salud Sexual, correspondiente al año 2009, que un 32% de los hombres ha pagado alguna vez por sexo.

Suma y sigue: la droga incautada en 2009 –que habitualmente se cree que es entre el 20 y el 30% del total– podría haber supuesto entre 7.300 y 8.000 millones en el mercado, según los cálculos de Interior. Las medicinas falsificadas podrían suponer otros 1.500 millones, según la farmacéutica Pfizer. Los decomisos de tabaco: 70,8 millones, de acuerdo con las cifras de Vigilancia Aduanera y Guardia Civil. Y otros productos falsos suponen 46 millones de euros.

Si el PIB sube, el déficit podría reducirse, pero sólo unas décimas Así, el cálculo de 30.000 millones de euros en actividades ilícitas no resulta descabellado, sino más bien conservador. Y esa cifra supone, aproximadamente, ese 3% del PIB que se podría incrementar al introducir estas modificaciones.

Hay muchas estadísticas que dependen del PIB. Una de las más llamativas es la del déficit (ingresos públicos menos gastos públicos). En 2009, el déficit fue de 117.000 millones de euros, un 11,2% del PIB. Si éste sube por efecto de los nuevos conceptos, «el déficit podría reducirse, pero apenas unas décimas», explica Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros.

El eterno debate de la legalización

¿Legalizar las drogas y la prostitución? El ex presidente Felipe González se ha mostrado partidario de lo primero. Y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, de lo segundo. El debate está abierto. También el fiscal. Algunas estimaciones cifran en 15.000 millones los impuestos que se podrían recaudar si se legalizara el consumo de las drogas blandas, como el hachís y la prostitución.

http://www.20minutos.es/noticia/860446/0/pib/dinero/prostitutas/

Share

Grupo en defensa de prostitutas acusa al Gobierno de legislar con prejuicios

Noticias EFE
Madrid, 30 oct (EFE).- El colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas Hetaira ha acusado hoy al Gobierno de estar legislando de «espaldas a las trabajadoras del sexo» por «prejuicios».
«Hay sectores de la izquierda, también del PP, que consideran más políticamente correcto acabar con la prostitución que contemplar los derechos de estas mujeres», ha lamentado Cristina Garaizabal, una de las co-fundadora de Hetaira.
Para esta experta, es fundamental que se reconozca que estas mujeres ejercen un trabajo, con derechos laborales y sociales.
Garaizabal, quien ha participado hoy en las jornadas «…Y ahora las trabajadoras del sexo», en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ha señalado que es imprescindible diferenciar entre prostitución coaccionada y prostitución voluntaria para poder defender y garantizar de manera realista y consecuente los derechos de unas y otras.
Para quienes viven mal el ejercicio de la prostitución, ha añadido, es necesario ofrecerles posibilidades de formación para desarrollar otro trabajo, y para las que deciden ejercerlo es necesario el reconocimiento de la prostitución como trabajo.
Asimismo, ha lamentado que el plan integral contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual haya nacido «sin una perspectiva completa de defensa de los derechos humanos» y ha denunciado que las medidas sociales y judiciales encaminadas a una mayor protección de las víctimas «casi no se hayan implementado».
En este sentido, ha criticado que lo más visible de este plan haya sido el aumento de redadas, estableciéndose, a su juicio, «dudas» sobre si realmente las víctimas han sido protegidas.
Garaizabal ha indicado que confundir explotación sexual y trata es un «grave error» porque «ni la trata se dirige exclusivamente con fines de prostitución ni toda la prostitución se ejerce en régimen de trata» (según esta experta, una de cada siete prostitutas es víctima de la trata).
«Esta confusión que nuestro Gobierno tiene es producto, entre otras cosas, de la influencia de un determinado sector feminista dentro del PSOE, es un grave error para la persecución de la trata de seres humanos y la protección a sus víctimas y la protección a las trabajadoras del sexo», ha manifestado la co-fundadora de Hetaira.
Share

La prostitución, aquí, a plena luz

España es el país de la UE que más recurre al sexo de pago y donde menos se esconde – La tolerancia ha normalizado la percepción social del comercio sexual

Luces rojas, blancas o amarillas. Reclamos de neón con figuras de chicas exuberantes. Largas piernas. Voluptuosos labios. Las carreteras de salida de ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla están plagadas de clubes donde se vende sexo. Donde uno puede tomarse una copa y acostarse con una chica (o no) por unos cuantos euros. Burdeles grandes o pequeños. Caros o baratos. La oferta es enorme. Pero tampoco hace falta irse al extrarradio, a la oscuridad de la salida de una autovía. En el centro de las ciudades abundan los burdeles y las zonas en las que las mujeres venden su cuerpo en plena calle y a la luz del día. Puede molestar o no, pero a nadie le extraña.

La Iglesia no cree que la ramera sea una amenaza para la familia; la amante, sí
Hay unas 300.000 meretrices y sus clientes son cada vez más jóvenes
«Los protestantes tienen otra ética personal y social», dice un historiador
Durante el franquismo hubo control sanitario de las profesionales

España, donde la prostitución se mueve en el limbo de la alegalidad, es uno de los países europeos en los que la sociedad es más tolerante hacia este fenómeno. La oferta, además, ha ido aumentando en la última década debido fundamentalmente al crecimiento de la inmigración. En la actualidad, se calcula que hay alrededor de 300.000 meretrices ejerciendo, y sus clientes cada vez son más jóvenes, señal de que las nuevas generaciones observan el intercambio de sexo por dinero más lejos de los tabúes y más cerca de lo socialmente aceptado. Ejemplo para algunos de una forma de entender el ocio, la noche y la vida, y que para otros supone la manifestación de la doble moral católica y de la pervivencia de una sociedad patriarcal que aún contempla a la mujer como objeto; el resto de un tiempo donde la iniciación sexual de muchos hombres tenía lugar en burdeles.

Si se amplía la mirada -separando el foco del inevitable debate de si conviene regular o prohibir la prostitución, de si las mujeres que la ejercen lo hacen libremente o explotadas- y se pasea por la calle Montera de Madrid, a dos minutos de la Puerta del Sol, por el céntrico Raval de Barcelona o por cualquiera de los polígonos industriales donde las mujeres, llueva o truene, aguardan a los clientes, se percibe esa realidad (de aceptación o de ojos vendados, como se prefiera) en la que a muy pocos se les abre la boca de incredulidad ante el paisaje de minifaldas y escotes. La prostitución se observa bajo una lente de normalidad.

Los datos hablan por sí mismos. En España, el 39% de los hombres ha pagado por mantener relaciones sexuales a lo largo de su vida, según datos recogidos por la ONU en su informe Trata de personas hacia Europa con fines de explotación sexual. Nuestro país representa un «valor atípico» en Europa, analiza la ONU, frente a cifras mucho más bajas de otros lugares como Suecia (13%), Holanda (14%) o Suiza (19%). El dato, además, por muy alto que parezca, no es puntual. Según la última Encuesta Nacional sobre Salud Sexual elaborada por el Ministerio de Sanidad, un 32% de los hombres consultados declararon haber pagado alguna vez por sexo. El 4,6% lo había hecho en los últimos 12 meses.

Una radiografía que muestra que en España, a pesar de que no existe un barrio rojo en el que, como ocurre en Holanda, las mujeres se exponen tras vitrinas de cristal, la prostitución está más aceptada y es más visible que en otros países de su entorno. No es casualidad que hace poco se inaugurase en La Jonquera (Girona) -aunque en medio de una gran polémica- el burdel más grande de Europa. Lo que sí puede resultar inquietante, o cuanto menos curioso, es por qué un país de raíz católica tolera y visibiliza de esa forma algo que, teóricamente, es pecado. «Pues precisamente por ese catolicismo», contesta el historiador Jean Louis Guereña, autor del libro La prostitución en la España contemporánea (Marcial Pons, 2003).

De hecho, la Iglesia católica nunca ha sido adversaria de la prostitución. «Era observada como un mal social inevitable, pero como un mal menor. Para esta confesión, lo verdaderamente importante siempre ha sido la familia legítima», explica Guereña. Y la prostituta, al contrario que la amante, no ponía en peligro el matrimonio. «Una querida era observada en cierta manera como otra esposa, con el riesgo de que el marido abandonase su verdadera familia, pero muy pocos señores se casaban o fugaban con una prostituta. Los había, pero eran escasos», aclara el historiador.

Por el contrario, en los países de tradición evangélica ha primado y prevalecido la corriente abolicionista, de forma general en un principio, y con excepciones después, como es el caso de Alemania y Holanda, donde está legalizada. «Los protestantes tienen otra ética personal y social; y han buscado el ideal de protección de toda la comunidad, más que solo el de la familia», argumenta el sociólogo e historiador Jesús Puentes. Los evangélicos, que tradicionalmente han querido volver a la austeridad de os primeros cristianos, siempre han criticado la «vida disoluta» que llevaban los máximos representantes de la Iglesia católica a los que, hasta el Concilio de Trento (1545), se les permitía vivir en concubinato.

Así, en un país católico como España poco cuajaron los discursos abolicionistas que, defendidos por la inglesa y protestante Josephine Butler en el último cuarto del siglo XIX, sí encontraron seguidores en otros países de Europa. Y cuando las intenciones de prohibir esta actividad avanzaban, siempre terminaban por dar un paso atrás. El decreto que prohibía la prostitución adoptado por la II República en 1935 apenas pudo entrar en vigor por el inicio de la Guerra Civil, por ejemplo. Y en 1941, en plena dictadura franquista, los burdeles, cerrados durante la guerra, no solo volvieron a reabrirse sino que se oficializó la prostitución y se realizaban controles sanitarios a las meretrices. Pero España quería entrar en la ONU y fueron las presiones internacionales (Naciones Unidas había firmado un decreto abolicionista) las que motivaron el cierre de las mancebías en 1956.

«Desde entonces, y esencialmente a partir de la democracia, España conoce una situación de tolerancia pasiva hacia la prostitución», sostiene Guereña. «Podemos hablar de una cultura de la prostitución o al menos de su banalización e integración en las prácticas sociales de los varones. Lo que cualquiera puede observar hoy es la variedad de la oferta y su visibilidad, sea en clubes o locales de alterne de carretera o urbanos o en anuncios en prensa», asegura el historiador.

La socióloga italiana Licia Brussa, experta en estudios sobre la prostitución en Europa, también cree que en España este fenómeno es particularmente visible. «En otros países está, pero quizá no se vea tanto, o se limite a lugares más específicos y reducidos», dice. Brussa sabe de lo que habla, afincada en Holanda -un país donde la prostitución es legal y las prostitutas cotizan a la seguridad social- desde hace décadas, lleva mucho tiempo trabajando para Tampep, una asociación que defiende los derechos de las trabajadoras del sexo. Sostiene que la situación en España tiene mucho que ver con la tolerancia de las autoridades y con que las mujeres ejerzan una actividad que no está permitida ni prohibida.

Brussa también habla de cómo la doble moral católica ha contribuido a construir una realidad que percibe la prostitución como forma de placer inmediato. «La Iglesia siente que no molesta. Dicen ‘como es la actividad más antigua del mundo y no podemos acabar con ella’…», afirma.

Ingredientes sociales, históricos y culturales que han contribuido a crear un caldo de cultivo en el que la prostitución se aprecia como algo cada vez más normal. Como una simple transacción rápida de sexo por dinero. Y al abrigo de esa percepción, crecen los jóvenes que la utilizan, o quienes frecuentan los burdeles solo para tomar una copa, o para celebrar un cumpleaños o una despedida de soltero. «No siempre para tener sexo», aclara Ruben C. L. Este funcionario de 35 años reconoce que acude «de vez en cuando» a clubes nocturnos con sus amigos. «Solemos ir porque cierran tarde o prácticamente no cierran, no son desagradables, te echas unas risas y quien quiere pues termina en la cama. No es obligatorio y no todos lo hacen», cuenta. «Además, si lo que quieres es solo sexo ahorras tiempo y el dinero que te cuesta invitar a copas a una chica con la que no quieres nada más que pasarlo bien un rato», añade. Economizan tiempo y sentimientos.

Así, y muestra del culmen de esa normalización, el perfil de cliente de la prostitución en España ha rejuvenecido progresivamente. La imagen de un cincuentón en busca de trato y sexo con una mujer, con la que cumplir sus fantasías en la cama o simplemente desfogarse, ya no es lo más común. Ahora el patrón de usuario o consumidor de prostitución es día a día más parecido a Rubén, o incluso más joven. En 1998 el cliente habitual era un varón casado y con cargas familiares, mayor de 40 años, según los estudios de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida (APRAMP). Hace tan solo cinco, nuevos estudios revelaban que la presencia de jóvenes de 20 había aumentado, y que la media de edad se situaba ya en los 30 años.

María del Río, vocal de Derechos Humanos de Médicos del Mundo, profesora de Derecho Penal en la Universidad Pública del País Vasco y experta en temas de prostitución, sostiene que ese cambio paulatino es fruto del germen de una realidad fundamentalmente cultural. «La española es aún una sociedad patriarcal. Se ve a la mujer como objeto de deseo y al hombre como deseante, y parece que la sexualidad de la mujer está al servicio de la los hombres», dice. «Aunque poco a poco se ha ido avanzando, conceptos machistas y patriarcales siguen muy presentes, y no disminuyen en la gente joven», agrega.

¿Qué se quiere terminar bien una cena de negocios? Pues unas copas en un local de alterne. ¿Qué se pretende agasajar a un cliente especial? Un paseíto por uno de los clubes más exclusivos de la ciudad. «Es una costumbre que viene de atrás. Hace muchas décadas ya que se asentó la costumbre de finalizar una cena o una comida en un burdel. Ya en los años veinte era muy habitual acudir a uno de estos locales, aunque fuera solo para jugar a los naipes», cuenta Guereña, que llama la atención sobre una realidad ciertamente impensable en otros países. «En Asturias, a 20 metros de uno de los mejores restaurantes del país hay un burdel. Y así funcionan no pocos ejecutivos: comida de negocios y luego invitan al club», dice.

Brussa, desde Holanda, no lo ve extraño. Sostiene que la prostitución puede ser una forma más de ocio. Y ese es uno de los motivos, añade, de que en un país como España, en el que el ocio está en la calle, se sale mucho y hay un bar en cada esquina, y donde la vida nocturna tiene mucha agitación, sea tan visible y esté tan normalizado. Del Río, sin embargo, lo ve como una forma de violencia de género: «Las personas en una situación débil acaban siendo mercantilizadas», dice- y critica la procacidad con la que se muestra y desarrolla.

Marta Fernández, coordinadora de la ONG Proyecto Esperanza, que trabaja con mujeres víctimas de la trata de seres humanos, se muestra preocupada ante el rejuvenecimiento del cliente y por cómo esa tolerancia hacia el fenómeno de la prostitución puede ocultar la realidad que viven muchas víctimas de la explotación sexual. «Falta concienciación. Los clientes que contratan servicios sexuales no son conscientes de que muchas de esas mujeres, no digo todas, pero sí muchas, pueden ser víctimas de trata. De que no están tomando la decisión de vender su cuerpo forzadas por muchos condicionantes», dice.

Una opinión que comparte Del Río, que llama la atención sobre la circunstancia de que la tolerancia del fenómeno es fundamentalmente hacia el cliente, al que no se critica (o cada vez menos) ni observa de manera negativa. Por el contrario, a la prostituta se la continúa viendo como alguien excluido de la sociedad.

Share

La jueza deja libre con cargos al policía local de Lugo detenido en la ‘Operación Carioca’

La titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, Pilar de Lara Cifuentes, ha decretado libertad con cargos tras tomar declaración a un agente de la Policía Local de Lugo, en el marco de la ‘Operación Carioca’ que investiga una supuesta trama vinculada a la prostitución en la provincia.

(EUROPA PRESS)

La titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, Pilar de Lara Cifuentes, ha decretado libertad con cargos tras tomar declaración a un agente de la Policía Local de Lugo, en el marco de la ‘Operación Carioca’ que investiga una supuesta trama vinculada a la prostitución en la provincia.

A este funcionario se le imputan supuestos delitos de tráfico de influencias, cohecho y colaboración con la prostitución, tal y como han informado a Europa Press fuentes judiciales, que han apuntado también que deberá comparecer con periodicidad quincenal ante el juzgado.

Por otra parte, los dos agentes de la Policía Nacional que han declarado este viernes, un inspector y un subinspector de Extranjería, también se encuentran en libertad provisional, al igual que otros cuatro policías que ya han prestado declaración a lo largo de esta semana.

Tras comparecer ante la magistrada, ésta ha decidido mantener la imputación del inspector por supuestos delitos de colaboración con la prostitución, omisión del deber de perseguir delitos, tráfico de influencias y prevaricación.

Por su banda, el subinspector tiene la obligación de comparecer todos los lunes en el juzgado y la prohibición de salir de territorio nacional y de comunicarse con las trabajadoras de los clubes de alterne. Se le imputan supuestos delitos de colaboración con la prostitución, omisión del deber de perseguir delitos, cohecho, tráfico de influencias, prevaricación y falsedad documental.

 http://www.que.es/coruna/201010291933-jueza-deja-libre-cargos-policia-epi.html

Share

La fantasía de la violación

• La violación, una fantasía que impresiona

Hacer el amor con otro hombre distinto a tu compañero o con una mujer, con muchos hombres o en lugares insólitos… Estas son las fantasías femeninas más extendidas y que ya no dudamos en revelar a nuestras amigas o a nuestro compañero.

Pero hay otras, menos confesables, que tenemos algunas de nosotras. Se trata del más tabú de entre todos ellos: el fantasma de la violación. Generalmente se acompaña de un sentimiento de culpabilidad y de vergüenza para las que lo tienen y de una gran incomprensión, incluso de desprecio por quienes reciben esta confidencia.

En efecto, ¿cómo se puede desear padecer este crimen del que son víctimas miles de mujeres cada año? Cuidado, antes de juzgar o de agobiarse, hay que entender y aceptar los complejos mecanismos de la imaginación erótica de cada uno.

Ante todo decir que la violación es un crimen terrible que no tiene nada que ver con el sexo y sí todo que ver con alguien que usa el sexo como un medio de alcanzar poder personal mediante la subyugación de otra persona. Es un juego de poder de alguien que probablemente siente que no tiene ningún poder personal, así que usa la violación como un medio de sentirse poderoso. Es un acto horrible, devastador para la víctima, sea varón o mujer.

Curiosamente, la violación sigue siendo una fantasía común entre las mujeres. No estoy diciendo que las mujeres que piensan o fantasean sobre la violación deseen de verdad experimentar una violación real. En general estas mujeres prefieren ser dominadas, sentirse desvalidas, y de alguna manera este escenario les libera de toda responsabilidad por disfrutar de los actos sexuales a que son “obligadas”. Pero lo desean de un modo seguro. Con alguien que saben que no les hará daño de verdad.

• Distinguir la fantasía del deseo a que el acto suceda en sí

¡No porque nos imaginemos atropellando a nuestro jefe con un 4×4 vamos a dar rienda suelta a estos impulsos! Lo mismo pasa con las fantasías sexuales, que son los inconscientes y forman parte de una imaginación que no podemos controlar.

Por consecuencia, no hay fantasías “buenas” o “malas”. Simplemente tienen que servir para ayudarnos a interpretar y descifrar nuestro inconsciente, comprenderlo mejor y actuar en consecuencia.

Así, la posibilidad de que esta violación (mentalmente puesta en escena de manera erótica y excluyendo la violencia y el trauma de una verdadera violación) pueda llegar a suceder no es, en realidad, deseada. Al contrario, provoca horror.

Estas fantasías tienen un papel en el BDSM. Muchos lo consideran uno de los aspectos más oscuros del BDSM. Mucha gente representa estas fantasías de violación consensuada con sus compañeros y a veces prefieren llamar a estas fantasías “raptos”, porque la palabra “violación” tiene una bien merecida reputación de violencia.

• ¿Cómo explicar la fantasía de la violación?

Los psicólogos, psicoanalistas y otros expertos que se han hecho esta pregunta han concluido en tres explicaciones principales.

– Redimirse: la sexualidad se acompaña muy a menudo de un sentimiento, consciente o no, de culpabilidad. Poniéndose, mentalmente, en escena como una víctima de un acto sexual forzado, nos quitamos la responsabilidad por el placer sentido. La mujer también puede decirse: “Siento placer pero es contra mi voluntad”, explica Michèle Gato, autor del Kama Sutra para hombres, los secretos del placer en femenino (ediciones Leduc.S).

Sentirse irresistible: en su imaginación erótica, la mujer visualiza a un hombre forzándola a tener relaciones sexuales con él porque no puede controlar sus ganas por ella, de tan deseable que es.

– La toma de poder: Sophie Cadalen recuerda que: “el encuentro sexual es un combate inconsciente. Un combate en el que nuestros deseos luchan, en el que cada uno alterna entre la sumisión y el poder”. Así, la fantasía de la violación, donde se mezclan dominio y sumisión, nos permite manejar y controlar el deseo y los roles que juegan cada uno.

• ¿Como plantear la fantasía?

Puede ser una escena muy liberadora. También es algo muy delicado, y nada que deba hacerse sin una cuidadosa planificación y mucha discusión previa. Es un “juego de rol”, como los de profesor / alumna, papi / hija, o jefe / empleada; pero una escena de violación tiene características específicas propias. Por ejemplo, para que parezca real las personas que intervienen deben interpretar sus papeles correctamente, mientras que a la vez vigilan atentamente en busca de signos de que la escena va mal. Para la “víctima”, es fácil que se desencadene un ataque de pánico al emerger algún antiguo abuso reprimido.

Si hay episodios de abuso en el pasado de la persona sumisa, es extremadamente importante que se discutan en profundidad antes de intentar siquiera una escena semejante. Intente encontrar cualquier posible “disparador” y evítelos en la escena.

Una fantasía de violación bien hecha puede ser una escena muy intensa para todos los participantes. Incluye efectos psicológicos además de físicos; los participantes deben ser conscientes de estos efectos. Es una buena idea que ambos investiguen algo los efectos psicológicos de la violación; esto puede hacer más fácil al dominante la detección de cualquier posible disparador, o el darse cuenta de que la escena va mal antes de llegar al punto de producir daño real.

Recuerden, estas escenas son peligrosas psicológica y emocionalmente, además de físicamente. Creo que nunca deben hacerse sin palabra de seguridad. Es demasiado fácil que se pierda el control y la persona sumisa debe tener una manera de detenerla si surge la necesidad. Si se está discutiendo una escena de violación y el dominante no ofrece una palabra de seguridad, en mi opinión la sumisa debería pedirla. Si no se le da, no debería consentir en la escena. Recuérdese que todas las escenas (excepto el castigo) se hacen por mutuo placer, y para alcanzar el placer los participantes deben sentirse seguros y tan relajados como sea posible. La palabra de seguridad ayuda a conseguir ambas cosas.

• Construyendo la escena

Una escena de violación requiere cuidadosa planificación y desarrollo. Creo que no debería hacerse pronto en una relación, porque sencillamente los participantes no se conocen tan bien cuando la relación es aún incipiente.

Los cuidados después de la escena son muy importantes. La persona sumisa puede haber entrado en un auténtico estado mental de “víctima” (dominado por el miedo) y tener problemas para reajustarse cuando la escena ha terminado. Es imperativo que la persona dominante haga sentir a la sumisa que está segura, que le quiere y le cuida. Cosas como abrazos, masajes, algunos mimitos u otras acciones calmantes pueden ayudar a la transición del juego de la violación al funcionamiento normal.

Después de la escena es también imperativo que los participantes discutan la escena; qué ha ocurrido, qué ha ido mal, qué les ha gustado, qué no les ha gustado y todo lo que salga. Lo más probable es que estas conversaciones se repitan.

Así como la principal diferencia entre violencia doméstica y BDSM es la elección informada de consentir en las actividades, lo mismo se aplica aquí. Una opción informada de consentir en la realización de estas fantasías es lo que evita que sean una violación real. Una víctima de violación no ha tenido elección. Una persona sumisa que participa en una fantasía de violación ha elegido hacerlo.

Fuentes: enfemenino.com, mazmorra.com.ar

http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=212

Share

CCOO pide la retirada de la ordenanza sobre mendicidad y prostitución del Ayuntamiento de Alicante

 
   
  El sindicato cree que la imposición de sanciones no sirve para lograr la protección y reinserción social de colectivos vulnerables ni para perseguir la explotación.
  CCOO ha solicitado al Ayuntamiento de Alicante la retirada de la Ordenanza Municipal sobre Mendicidad y Prostitución. El sindicato ha remitido un escrito al Consistorio en el que manifiesta su disconformidad y rechazo, puesto que este tipo de medidas coercitivas no son las herramientas adecuadas para proteger y reinsertar socialmente a colectivos vulnerables. Con la imposición de sanciones se da un trato de delincuencia a las personas que ejercen la prostitución y la mendicidad, lo que provocará el alejamiento de estos colectivos de nuestro casco urbano, donde será más difícil todavía acabar con el proxenetismo y la extorsión. 

CCOO sostiene que sólo con un desarrollo eficiente de políticas de acción social, con ampliación de recursos y apoyo a una red de atención integral se conseguirá la protección y la intervención social. Hay que proteger a las personas más vulnerables y perseguir a las que explotan a otras y con esta ordenanza no se conseguirá. Lo que va a conseguir es despejar las calles de aquellas manifestaciones vivas que muestran la situación de pobreza y exclusión que viven muchas personas en nuestra ciudad. 

En su escrito, CCOO propone al Ayuntamiento crear un espacio de debate con los agentes sociales de la ciudad para diseñar una actuación eficiente que permita aportar soluciones a la situación que viven estos colectivos, así como ampliar los recursos para lograr la reinserción.

   
Gabinet de Premsa

http://www.pv.ccoo.es/nou2/imprimirnoticia.asp?id=5173

Share

Las ‘escort’ de Berlusconi empiezan a hablar

La joven Ruby R. que destapó el escándalo.

La joven Ruby R. que destapó el escándalo.

Cuando son muchos los testigos, el crimen es difícil de esconder. Y eso es lo que le está pasando al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, con sus fiestas en su casa de Cerdeña y las ‘jovencitas’ que a ellas acudían.

Si la semana pasada era la joven marroquí Ruby R. la que revelaba los escándalos erótico-festivos de ‘Il Cavaliere’, esta semana le ha tocado a otra prostituta, asistente a las fiestas, contar cómo eran las ‘parties’ en Villa Certosa, según publica el diario italiano ‘Corriere della Sera’.

Pearl Genovesi, acusada de un presunto delito de tráfico de drogas, tenía que declarar ante la Fiscalía de Palermo por dicho delito, pero cuál fue la sorpresa cuando confesó que había participado en los encuentros en la casa de verano de Berlusconi.

Genovesi explicó que al igual que a Ruby R. a ella también la contrataron en el año 2009 como prostituta para bailar en una de las fiestas ante el primer ministro. E incluso dio nombres de posibles implicados en un posible delito de incitación a la prostitución, entre los que se encuentra el de Lele Mora, un famoso agente del mundo del espectáculo.

La Fiscalía de Palermo ya tiene la transcripción del interrogatorio a Peral que será enviado a la Fiscalía de Milán donde se está investigando si en las conocidas como ‘bunga-bunga’ se cometió un delito de incitación a la prostitución, al haber incitado a algunas de las participantes en los saraos del primer ministro a comerciar con su cuerpo.

También asegura en su declaración que fue Pianetta Enrico, miembro del PDL, quién le puso en contacto con el ministro Renato Bruneta y que a partir de ahí comenzó su periplo por las fiestas de Berlusconi.

Mientras tanto, la joven marroquí que ha destapado todo el caso, cumple hoy 18 años y lo hace mudándose a una casa más grande y con un futuro más provechoso tras destapar las orgías de ‘Il Cavaliere’.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/02/internacional/1288689740.html

Share

Hombres en penumbra

 

Aunque puede haber necesitado, la voluntariedad y también la ocultación -la invisibilidad- son los rasgos|tiros básicos de la prostitución masculina, y lo que más la diferencia de la femenina. El reportaje de «30 minutos» «Hombres en penumbra» ofrece una mirada intensa a la vida de los escorts -los acompañantes sexuales-, un submundo casi desconocido que la evolución de las conductas sexuales, las migraciones, la globalización, las nuevas tecnologías y la crisis están transformando.

http://traductor.gencat.cat/text.do

Homes en penombra

Tot i que hi pot haver necessitat, la voluntarietat i també l’ocultació -la invisibilitat- són els trets bàsics de la prostitució masculina, i el que més la diferencia de la femenina. El reportatge de «30 minuts» «Homes en penombra» ofereix una mirada intensa a la vida dels escorts -els acompanyants sexuals-, un submón gairebé desconegut que l’evolució de les conductes sexuals, les migracions, la globalització, les noves tecnologies i la crisi estan transformant.

http://www.tv3.cat/videos/3156530

Share

La odisea de un discapacitado para perder su virginidad

Una película recreará la aventura de Asta Philpot, que viajó de Leeds a Gerona para tener su primera relación sexual en un prostíbulo

A sus 28 años, Asta Philpot (Miami, 1982) tiene un rostro que se diría casi aniñado. Sus ojos ríen. Y en su boca pocas veces se desdibuja la sonrisa. «Yo soy siempre feliz», confiesa. No es fácil creer esa afirmación en alguien que lleva postrado en una silla de ruedas desde que dejó la cuna. Una artrogriposis de nacimiento le privó de toda movilidad de cuello para abajo. Pero no arrebató a Asta ni un ápice de su ilusión por vivir, ni sus ganas de luchar por romper tabúes y prejuicios. «Siendo discapacitado es muy difícil encontrar el amor y relacionarse con mujeres. He sido juzgado por mi apariencia desde el día en que nací». Su actitud ante la vida cambió cuando un amigo suyo de Leeds, la ciudad en la que reside, murió a causa de su enfermedad sin haber tenido ni una sola experiencia sexual. Ello empujó a Asta a dar un primer paso: modelo a imitar para muchos, motivo de crítica para otros.
Pulse para ver el video

Pulse para ver el video

El sueño de Asta

R.C.
El joven discapacitado, con dos prostitutas
Unas vacaciones en España en 2006 lo llevaron hasta el club Eclipse (en Gerona y entonces propiedad del dueño del mayor burdel de Europa abierto la semana pasada en La Junquera), uno de los 3.000 locales de alterne que calientan la vieja piel de toro. Y uno de los pocos –junto a El Romaní, en Valencia– que cuenta con instalaciones adaptadas para discapacitados. En el Eclipse, Asta perdió su virginidad. Y al año siguiente repitió aventura. Difundió en un foro de internet su intención de regresar al local. Fue un llamamiento a otras personas que encuentran muros en las relaciones sociales. A su lado viajaron dos amigos, Shah y Lee, invidente el primero y parapléjico el segundo. No estuvieron solos. Les acompañó un equipo de la BBC para rodar el documental ‘For one night only’ (Por una sola noche). «Ahora me siento vacío», reconoció ante las cámaras minutos después de yacer con una prostituta. Años después de aquello matiza su respuesta a V: «Fue increíble. La intimidad era hermosa. Ahora me siento más seguro alrededor de las mujeres y con la esperanza de encontrar una relación pronto».
El documental fue sólo el comienzo de la aventura mediática de Asta. Ahora da el salto a la gran pantalla. Hasta la vista, una película producida por Fobic Films y EMedialab, recreará la odisea sexual de Asta y sus compañeros. El inglés anda ya estos días por España. Una semana de rodaje del filme lo ha llevado hasta Málaga. Un equipo de hasta un centenar de personas con más de 10 localizaciones de la Costa del Sol como escenarios. Ayer, el rostro aniñado de Asta sonreía encantado, rodeado de ocho ‘chicas’ entre la decoración renacentista del club Selecta de Torremolinos. No eran prostitutas, sino actrices metidas en el papel. «Esta película es un sueño hecho realidad». Asta y sus ‘chicas’ recrearon para el filme el estreno sexual del joven inglés en Gerona. En la escena, una de ellas se contonea hasta el joven, le acaricia el hombro y conduce su silla de ruedas hasta la intimidad de una habitación. Habrá que esperar hasta 2012 para ver la película en España, informa Regina Sotorrío. El productor de la película no se corta. «La meta es Cannes», proclama Mariano Vanhoof.
Su historia, aunque tal vez magnificada por los medios, no es única. En España hay cuatro millones de personas discapacitadas. Una gran parte tiene pareja y una vida sexual plena. Otros chocan con el rechazo de la sociedad y barreras para desarrollar su lado más íntimo. El mundo de la prostitución se convierte en el último recurso para muchos. Un ‘pecado’ que se suele ocultar por miedo a ser aún más rechazados.
El 90% de los discapacitados españoles reconoce enfrentarse a limitaciones y dificultades en su vida cotidiana, como revela el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y la cuestión de su sexualidad «no es un tema bien resuelto». Así opinan desde la Asociación de Personas con Discapacidad Física de Álava. No falta el debate. «Una persona en silla de ruedas no ve mermada su capacidad para ligar. Un discapacitado no tiene más razones que un ciudadano cualquiera para acudir a una prostituta». Es el punto de vista de Alberto de Pinto, parapléjico y presidente nacional de la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (Aspaym). El INE sentencia: siete de cada diez disminuidos dicen tener «poca o ninguna posibilidad» de establecer nuevas amistades. En materia de sexualidad, muchos de ellos «tienen que buscarse la vida», admite sin tapujos un portavoz del Hospital de Parapléjicos de Toledo, centro de referencia nacional.
«Sentimos como cualquiera»
La postura de unos y otros de poco les sirvió a Marisa y Fernando. Frente a la teoría, ellos se encontraron con la práctica. En la década de los 80 tuvieron que superar las traumáticas consecuencias de una negligencia médica: su pequeño Luis nació con parálisis cerebral. Treinta años después, y un sinfín de médicos, mimos y desvelos de por medio, un joven Luis puso un brete más en el horizonte del matrimonio. La pareja acudió desorientada a una asociación de discapacitados de Alicante de la que son miembros. No sabían cómo afrontar una nueva necesidad de su hijo. «Quiero acostarme con una chica», fue su anhelo en voz alta. Dudas y más debate fueron las respuestas de sus progenitores. Aunque el caso es real, los nombres de la anterior experiencia son ficticios. Desde la asociación piden también omitir el nombre de la entidad para envolver a los protagonistas de la máxima privacidad.
Discapacitados y sexo sigue siendo un binomio tabú. No para José Antonio Navarro. Incapaz de mover algo más que la cabeza, vive anclado a una silla de ruedas eléctrica a la que le condenó una parálisis cerebral de nacimiento. Preso su cuerpo, mas no su alma ni sus sentimientos. Atiende a V desde el Centro de Atención de Minusválidos Físicos de El Ferrol. Para ello roba tiempo a sus cuadros. ‘Tatanka’, búfalo en indio, es la firma que estampa en los lienzos que desde 1998 realiza para la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie. José Antonio (Valencia, 1965) rememora cómo hace tres años fue interceptado por la Policía Local en plena autovía gallega. Avanzaba por el arcén, a 20 km/h, con un destino: el club Jade. Cuando lo encontraron los agentes se había pasado el desvío. «He ido más veces, y ya sin pasarme», destaca sin rubor. La tetraplejia de José Antonio ha quebrado hasta su voz. Pero sus palabras adquieren más vigor cuando se trata de responder a quienes ponen en duda la sexualidad de los discapacitados o critican que acudan a locales de alterne: «Sentimos como cualquiera. Esa gente es ignorante y piensa cosas que no son».
José Antonio sufre la intolerancia incluso entre los suyos. «Mis compañeros del centro no ven bien que esté con prostitutas». Muy distinto del tacto y comprensión que asegura encontrar entre la mayoría de profesionales del sexo. ‘Tatanka’ tal vez lo hubiera tenido más sencillo en la habitación adaptada para discapacitados de la planta baja del valenciano club El Romaní. Ana y Tatiana, dos jóvenes paraguayas que trabajan en el local, abandonan el café que degustan por la tarde y se asoman –curiosas, seductoras– cuando un encargado del establecimiento franquea el acceso al cuarto. Nunca antes habían visto su cama redonda con una barandilla, los andadores, la silla de ruedas y el ancho especial del habitáculo y del cuarto de baño. «Se usa poco, pero se usa». Un encargado del club no niega la evidencia. «Hay un par de clientes que vienen de vez en cuando, sobre todo un chico del pueblo de al lado».
Ana y su sexualidad
No sólo entre luces de neón y caricias perfumadas junto a una barra pueden vivir su sexualidad los discapacitados. La mayoría lo logra en pareja. Y no sólo ellos, también ellas. Ana Rodríguez tuvo que redescubrir su cuerpo cuando un accidente de tráfico le causó una lesión medular D-10. Preside Aspaym en Canarias y pregona: «Por estar en silla de ruedas no hay que renunciar a tu vida sexual». Ana no lo hizo. Le dijeron que no volvería a caminar, que debería acudir a terapia ocupacional para aprender a valerse por sí misma. Pero nadie le dijo qué pasaba con su lado más íntimo. «A los médicos hasta se les subían los colores si les preguntaba». Ahora tiene una sexualidad plena. «Siento sensaciones diferentes, pero no por ello menos gratas».
Hasta 12 horas de rodaje aguantó ayer en Torremolinos el pequeño pero bravo angloamericano Asta Philpot. Pero todo es poco para alguien capaz hasta de ‘cruzar el charco’. En Estados Unidos ha puesto en marcha una fundación sin ánimo de lucro. No oculta que ha repetido muchas veces la ‘experiencia’ iniciada en Gerona. «Y seguiré teniendo relaciones con prostitutas hasta que la sociedad deje de tener prejuicios respecto a los discapacitados».
Aunque ése no es su único objetivo. Su lucha también busca acabar con la ilegalidad del alterne en países como Estados Unidos o Reino Unido. Quiere ayudar a las prostitutas a salir del ambiente marginal en el que se ven obligadas a moverse en estas naciones, víctimas fáciles de las drogas y de las mafias sexuales. Asta Philpot cree estar en deuda con sus chicas. «Me hacen sentir como un ser humano».

Marien, la única prostituta especializada

 «Cuidado tierno, amoroso, de confianza» es lo que viene a significar Tender Loving Care Trust (TLC). ‘Stripers’, masajistas, expertas en sexo tántrico…, así hasta 55 ‘trabajadoras sexuales’ que integran esta asociación inglesa que busca la igualdad de los discapacitados en la cama. En Suiza y en Noruega, incluso hay subvenciones públicas para este tipo de servicios. En España, Marien, el nombre de ‘guerra’ de la catalana Montse Neira, es casi la única exponente de esta realidad.
Pocas prostitutas se atreven a dar la cara. Y ninguna se cuelga la etiqueta de especializada en discapacitados. «El placer no entiende de minusvalías». Montse subraya sin tapujos que yace con el mismo cariño con hemipléjicos, personas con síndrome de Down o clientes en silla de ruedas. Hace años que hizo un curso sobre discapacidad. Empezó en el mundo de la noche por necesidad. «Estaba desesperada». Separada, con hijos que mantener, al borde del desahucio… Y ya entonces no tenía reparo alguno para estar con discapacitados.
No le guía la lástima. De hecho, les cobra la misma tarifa que a cualquiera (200 euros la hora). Camino de los 50 años, no se plantea dejar la prostitución. Incluso escribe un blog en el que defiende de forma acérrima el alterne. «A mí me ha salvado la vida». Hoy, Marien ya es licenciada en Ciencias Políticas y estudia un máster en Problemas Sociales.
Share