Intentaron cambiar la fecha de nacimiento de Ruby R. cuando estaba con Berlusconi

La joven marroquí Ruby R. | Efe

La joven marroquí Ruby R. | Efe

Dos italianos contactaron supuestamente en febrero pasado con una funcionaria del registro del pueblo de Marruecos donde nació Ruby e intentaron en vano que cambiara la fecha de nacimiento y la convirtiera en mayor de edad, en la época que frecuentaba al primer ministro, Silvio Berlusconi.

Así lo asegura en la primera página el diario ‘El Fatto Quotidiano’ que explica que los italianos se valieron de un intérprete marroquí para hablar con la funcionaria del registro de Fkih Ben Salah, el pueblo donde nació Karima El Marough (Ruby) por cuya relación Berlusconi está acusado de abuso de poder y de incitación a la prostitución de menores.

En su exclusiva, el diario refiere haber sido contactado por una pariente de la funcionara a mitad de febrero y tras dos semanas de investigaciones y de un viaje al pueblo de Ruby, los enviados especiales trajeron consigo el verdadero certificado de nacimiento de Karima El Marough, que hoy es publicado en primera página, donde la chica resulta haber nacido el 1 de noviembre de 1992.

Las italianos que establecieron contacto con la funcionaria «primero dijeron que querían dar una ojeada al documento de registro de Karima».

Después le explicaron que el dato de nacimiento escrito en el registro no estaba bien «y pidieron corregir el error con un nuevo dato, 1990, en lugar de 1992» como estaba inscrito.

El requerimiento no fue cumplido por la funcionaria porque temía «tener problemas» según dijo a los periodistas del Il Fatto y añadió que le «ofrecieron un suma de dinero importante» para cambiar las fechas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/10/internacional/1299752301.html?a=4b76076c21853eec2e0ceed082f3b459&t=1299754558&numero=

Share

Historias de mujeres

Mao dijo que las mujeres sostienen la mitad del cielo y dos periodistas de EE UU han querido demostrarlo con sus relatos

Mujeres anónimas de todo el mundo. Agredidas, agresoras, víctimas o carceleras. Son las protagonistas de La mitad del cielo (Duomo), un libro de Nicholas D. Kristof y su esposa Sheryl Wudunn, dos periodistas estadounidenses.

Él trabaja aún como columnista de The New York Times, y ella ha trabajado para las revistas Time y The New Yorker.Durante muchos años, casi toda su carrera, el matrimonio ha viajado a los rincones más remotos del mundo para buscar historias, pequeños relatos  de mujeres que han sabido superar el miedo, la tradición, la violencia o la falta de educación y se han convertido en personas clave de su comunidad.

El libro, que recupera precisamente para el título una frase de Mao -«Las mujeres sostienen la mitad del cielo»- muestra el rosario de todas las injusticias que quedan aún por  abordar, todo lo bueno que se ha logrado,  y la labor de personas como las de la Asociación de Mujeres Trabajadoras por Cuenta Propia se fundó en la India en 1972, o la Global Fund for Women, dirigido por Kavita Ramdas, que ha apoyado desde 1987, más de 3.800 organizaciones de mujeres en 167 países. 

Tres de los testimonios del libro:

Srey Momm:

«Nunca miento pero a ti te mentí, dije que nunca regresaría, pero regresé»

Momm en su habitaicón en el burdel de Poipet.

ADN.es

Srey Momm vivía en un burdel de Poipet, en Camboya y llevaba cinco años ejerciendo la prostitución forzosa hasta que conoció a Nicholas D. Kristof. Tras entrevistarse con la chica y contar ella los malos tratos a los que la tuvieron sometida durante todo ese tiempo acordaron comprársela al dueño del prostíbulo y de la vida de Srey Momm por 203 dólares, que firmó el recibo de compra correspondiente.

La niña se había escapado de casa y pensaba que después de tantos años su familia ni siquiera la conocería. No fue así, llegó a su pueblo y los suyos la acogieron como si no hubieran pasado los años. Kristof, además, le entregó unos pocos dólares para que pudiera emprender un pequeño negocio en un puesto de carne del mercado y la puso bajo la tutela del American Assistance in Cambodia.

Una semana después llegaba la noticia de que la joven había escapado de casa para regresar el burdel de Poipet. Era adicta a las metanfetaminas desde que ejercía las prostitución -es práctica común obligar a las chicas a consumir drogas para que sean más complacientes con los clientes- y su síndrome de abstinencia le parecía insufrible.

«Nunca miento pero a ti te mentí, dije que nunca regresaría pero regresé», le confesó aturdida la joven a Kristof.Por dos veces salió del burdel y otras dos regresó. Con los años el precio que los hombres pagaban por ella cayó a 1,5 dólares por sesión y se convirtió en carcelera de una adolescente de 16 años que, como ella, fue vendida al burdel.

Pero el destino quiso que Srey Momm no acabara en el prostíbulo: hubo una redada policial -de las pocas que hay en el barrio- y la chica fue liberada. Además, los sobornos que exigía la policía eran demasiado altos para la propietaria del burdel y ya no le salía a cuenta.

Mijtar Mai: 

«La opción de una mujer humillada es el suicidio. La violación las mata»

Mujtar Mai con sus alumnas en la primera escuela que construyó.

ADN.es

Mujtar Mai, hija de una familia campesina de Meerwala, al sur del Punjab (en Pakistán) fue condenada por la asamblea tribal a ser violada por cuatro hombres de un clan superior, los mastoi. Éstos habían secuestrado al hermano de Mujtar Mai de sólo 12 años para abusar de él, pero como las violaciones a chicos están mal vistas pergeñaron una estratagema para salir del atolladero: dijeron que el chico había deshonrado a una niña del clan y querían venganza.

«Saben que a una mujer humillada de ese modo no le queda más opción que el suicidio. No necesitan siquiera usar sus armas. La violación las mata«, escribió años más tarde Mujtar Mai.Tras la violación, la joven no se arredró y fue a denunciar la violación a la policía, que encerró a los atacantes. El entonces presidente del país Pervez Musharraf se solidarizó con la chica y le entregó 8.300 dólares en compensación, que Mujtar Mai usó para construir una escuela en su pueblo.

Fama internacional

Los periodistas occidentales escribieron sobre la joven y en poco tiempo logró 430.000 dólares en contribuciones canalizadas a través de Mercy Corps. Y sin embargo, los problemas llegaron en este momento.

Aprovechando el espacio que le brindaba la prensa, Mujtar Mai denunció las violaciones por honor y los servicios de inteligencia presionaron a la chica y la policía que estaba en la casa para protegerla, empezaba a amenazarla.

Hasta que Musharraf decidió que ya tenía suficiente y secuestró  a la joven, que sólo fue liberada por la presión de la entonces secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, al régimen amigo.Años después, había construido una red de escuelas y creó su propio grupo de ayuda, la Mujtar Mai Women’s Welfare Organization que mantiene en activo 24 horas al día, un teléfono para mujeres maltratadas, una clínica y un refugio para víctimas de la violencia.

El Gobierno siguió hostigando a la joven pero tantos años después, Mujtar Mai sigue con su proyecto y Musharraf es (mala) historia.

Dai Manju:

«Mis padres me pidieron que dejara de estudiar»

Daj Manju, delante de su escuela en China, junto al director.

ADN.es

Los padres de Dai Manju, en una zona rural de China, no habían aprendido a leer ni escribir, y tampoco veían la necesidad de que una niña que se pasaría la vida trabajando en el campo se educara.  

Además, la cuota anual de la escuela eran 13 dólares.Cuando Dai Manju empezó sexto de primaria le obligaron a dejarlo. «Como soy la mayor mis padres me pidieron que dejara de estudiar y que los ayudara con las tareas de casa», relata. Pero la niña quería estudiar y de vez en cuando se acercaba a la escuela donde escuchaba las explicaciones de los profesores, que la mimaban y le regalaban lo que podían -trozos de papel, algún bolígrafo…-.

Nicholas D. Kristof y Sheryl Wudunn escribieron en 1990, en la prensa americana, la historia de la niña y un lector les envió 10.000 dólares para financiar la educación de la niña. Ese dinero fue entregado a los mayores del pueblo que acordaron dejar que la niña estudiara. Y lo hizo. Estudió toda la secundaria y se matriculó en una escuela de contabilidad. Poco después logró trabajo en la provincia de Guangdong y pasaba dinero a sus padres que pudieron cambiar el chamizo en el que vivían por una casa de cemento, y ahora tienen agua corriente, electricidad y hasta un ventilador.

Educación contra injusticias

Los padres de Dai Manju se dieron cuenta de que la mejor manera de salir de la pobreza extrema es a través de la educación de las niñas. Según los autores del libro «la escolarización suele ser una condición previa para que las niñas y mujeres se rebelen contra la injusticia».

http://www.adn.es/lavida/20110307/NWS-1498-mujeres-libro-kristof-wudunn.html

Share

Barberá no cerró el Majestic pese al aval de una sentencia

La oposición socialista en el Ayuntamiento de Valencia exige saber por qué el Gobierno local no actuó contra la dueña del club Majestic tras negarse a la orden de cierre del local. La dueña del prostíbulo presentó hace unos días una denuncia por supuesta estafa contra el delegado de Actividades, Vicente Igual, al que acusó de extorsionarla a cambio de la concesión de una licencia de actividad.

Ayer el edil socialista Juan Ferrer sembró más dudas acerca de cómo era posible que los servicios jurídicos municipales no denunciaran a los tribunales la desobediencia del Majestic pese a conocer los atestados donde se relataba la insumisión y a sabiendas de que ese acto está tipificado en el Código Penal. Una sentencia de lo Contencioso-Administrativo avalaba además que la orden de cierre estaba justificada. «Debe haber alguna oculta y poderosa razón para que no conste denuncia alguna», dijo.

El concejal delegado de Interior, Miquel Domínguez, replicó que los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento «han llevado este asunto hasta donde han podido hacerlo».

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Barbera/cerro/Majestic/pese/aval/sentencia/elpepuespval/20110310elpval_12/Tes

Share

Prorrogado por un año el cierre de los macro prostíbulos Riviera y Saratoga

Prorrogado por un año el cierre de los macro prostíbulos Riviera y Saratoga

La medida se ha tomado ante la inminente reapertura de los mismos.

Castelldefels.- La Jueza titular del Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona ha prorrogado por un año el cierre cautelar de los macro prostíbulos Riviera y Saratoga situados en el termino municipal de Castelldefels (Barcelona) ante la posibilidad de su inminente reapertura y evitando así la reactivación de las supuestas actividades delictivas como prostitución, inmigración ilegal, atentar contra los derechos de los trabajadores y cohecho.

A todas estas diligencias se les tendría que sumar los claros indicios de una supuesta trama de corrupción policial que habría facilitado durante años la ocultación de las supuestas actividades que se realizaban en los dos clubes de alterne de forma ilegal. Tanto el Club Riviera como el Club Saratoga llevan cerrados desde marzo del 2009.

http://www.infocastelldefels.cat/?secnumber=15&news_id=695&lang=es

Share

Euskadi crea una guía para atender a víctimas de redes de prostitución

El Gobierno Vasco ha diseñado un protocolo para auxiliar a las mujeres obligadas a prostituirse, así como una campaña publicitaria para concienciarlas y para animar a los hombres a «no ser cómplices» del fenómeno. La directora de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano, aseguró ayer que en Euskadi «la trata de seres humanos existe» y «puede ocurrir en el piso de al lado». No obstante, admitió que las instituciones carecen a día de hoy de «datos fiables» sobre cuántas mujeres pueden estar inmersas en esa «pesadilla». Las mujeres que denuncien tendrán protección policial durante treinta días, durante los cuales podrán sopesar si colaboran con la investigación policial. En el caso de que lo hagan, se les otorgará el permiso de residencia y trabajo en España por circunstancias excepcionales.

Euskadi crea una guía para atender a víctimas de redes de prostituciónMariola Serrano. :: TELEPRESS

Share