Rihanna: ‘Me gusta que me azoten y me aten’

  • La cantante confiesa que es masoquista y sumisa en el dormitorio
  • Asegura en ‘Rolling Stone’ que fue testigo de malos tratos en su infancia

 

La cantante Rihanna protagoniza la portada del próximo número de la ediciónPortada de la revista. estadounidense de la revista ‘Rolling Stone‘, con unas declaraciones que prometen sembrar la polémica. Y es que la solista de Barbados afirma, entre otras cosas: «Me gusta que me azoten y me aten«.

Tales afirmaciones, de por sí controvertidas, se tornan especialmente inoportunas, ya que Chris Brown, el ex marido de Rihanna, fue condenado por maltratar a la joven en 2009.

«Me gusta que me azoten. Y es divertido que me aten. Pero prefiero que sea espontáneo. A veces, usar látigos y cadenas es demasiado planeado… Tienes que parar e ir a buscar el látigo al último cajón de la planta de abajo. Prefiero que ellos usen sus manos», explica la cantante en la entrevista.

Además, añade que, aunque le gusta «llevar las riendas de su vida», le divierte ser sumisa en el dormitorio. «Allí dentro puedo ser una pequeña dama y tener a un macho que se responsabilice de la situación. Eso es sexy. En mi vida normal trabajo mucho y tomo un montón de decisiones ejecutivas diarias, así que en la intimidad prefiero sentirme como la chica de alguien», relata.

Rihanna justifica esas preferencias aludiendo a su infancia, compartida con un padre drogodependiente y alcohólico. «Creo que soy un poco masoquista. No es algo de lo que esté orgullosa, y no me di cuenta hasta hace poco. Creo que es común en la gente que fue testigo de maltratos en su infancia», explica.

http://www.elmundo.es/america/2011/03/29/gentes/1301390833.html

Share

Liberan a un bebé retenido por una red de proxenetas para coaccionar a su madre

  • En la operación han sido detenidas seis nigerianos, 2 hombres y 4 mujeres
  • Las mujeres captadas procedían de estratos de escaso nivel económico
  • La red llegaba incluso a utilizar técnicas de magia negra como el ‘vudú’

Agentes de la Policía Nacional han liberado en Sevilla a un bebé de dos años retenido por una red de proxenetas para coaccionar a su madre a ejercer la prostitución. En la operación han sido detenidas seis personas de nacionalidad nigeriana, dos hombres y cuatro mujeres, pertenecientes a una organización internacional de trata de seres humanos. Captaban mujeres en Nigeria y las trasladaban a España y otros países europeos para obligarlas a prostituirse hasta saldar una deuda de 50.000 euros.

Las primeras investigaciones, iniciadas el pasado diciembre, permitieron determinar la existencia en Sevilla de un grupo de ciudadanos nigerianos con jerarquía, reparto de funciones y otros indicadores propios de una organización criminal, dedicados a captar mujeres de esa misma nacionalidad para explotarlas sexualmente mediante prostitución callejera.

Las mujeres captadas en Nigeria procedían de estratos sociales de escaso nivel económico y eran engañadas con falsas promesas de trabajo bien remunerado así como de regularizar su situación en España. Las víctimas eran amenazadas y coaccionadas, y los responsables de la red de proxenetas llegaban incluso a utilizar técnicas de magia negra como el ‘vudú’ para obligar a las mujeres a prostituirse.

Un bebé retenido para coaccionar a la madre

Tras conseguir las pruebas oportunas, los investigadores solicitaron a la autoridad judicial los correspondientes mandamientos de entrada y registro de varios domicilios de la capital sevillana donde se encontraban recluidas las mujeres. Seis personas fueron detenidas y los agentes liberaron en uno de los inmuebles a un bebé de dos años de edad que se encontraba custodiado por tres de los arrestados. El niño era hijo de una de las víctimas de la red, que ejercía la prostitución en Italia, y le tenían retenido como forma de coaccionar a su madre para seguir explotándola sexualmente.

Por el momento, han sido liberadas de esta explotación tres mujeres, aunque continúan las investigaciones tanto a nivel nacional como internacional para rescatar al resto de víctimas, si bien no es fácil debido al temor de éstas a denunciar los hechos por las posibles represalias que puedan tomar sus explotadores.

La operación ha sido llevada a cabo por la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, junto con la Comisaría General de Extranjería y Fronteras. Los detenidos han pasado a disposición judicial quien ha decretado su ingreso en prisión.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/29/andalucia_sevilla/1301395219.html

Share