Cómo estimular el clítoris femenino

Cómo estimular el clítoris femenino. El clítoris es el órgano del placer por excelencia en una mujer. De su estimulación depende prácticamente en su totalidad nuestros orgasmos, pero para conseguir el clímax necesitamos que nuestra pareja sepa qué hacer a la hora de enfrentarse a esta zona tan sensible de nuestros genitales.

Antes que nada hay que decir que el clítoris está escondido debajo de un capuchón, que también debe ser estimulado previamente a acceder a él. Una vez retirado, y con una buena lubrificación para evitar el dolor, nuestro chico deberá juguetear con su lengua marcandoritmos diferentes para potenciar al máximo nuestro placer.

Uno de los movimientos más recomendados para estimular el clítoris de una mujer es que el hombre se valga de su lengua para ir ascendiendo hacia la parte inferior del glande del clítorisy después apoyar la lengua contra el clítoris para hacer movimientos suaves. ¡No podrás resistirte a esas cosquillas!

El masaje es otra de las técnicas que no se pueden dejar de lado a la hora de estimular el clítoris. Unos movimientos circulares muy lentos hechos por los dedos del hombre nos pondrán al borde del orgasmo. En esta situación, y con el clítoris ya muy lubricado, es el momento perfecto para que la introducción de un dedo en la vagina. El resultado inevitable será un verdadero orgasmo de placer.

Un último consejo: introduce un juguete erótico en tu relación de pareja para estimular tu clítoris. Las opciones son infinitas: desde vibradores a anillos, que sirven para apretar el clítoris durante las relaciones sexuales.

Foto Vía 1: Zona life urbano
Foto Vía 2: Pareja, hombres y mujeres
Foto Vía 3: Perspectiva ciudadana

http://www.sexologia.net/09-09-2011/mujer/como-estimular-el-clitoris-femenino

 

Share

El Ayuntamiento anuncia la creación de patrullas contra la prostitución en la zona

Los vecinos de la barriada del Polígono Aeropuerto afectados por la prostitución de la zona han valorado «positivamente» la reunión mantenida con el Ayuntamiento de Sevilla en la que se les ha comunicado que existe un programa de patrullas ya definido para la zona por parte de la Policía Local y un compromiso de mantenimiento de la vigilancia una vez que se erradique la situación. Fuentes vecinales han explicado que durante el encuentro el Ayuntamiento se comprometió a que las patrullas policiales seguirían llegando a la zona a través de un programa ya en marcha con el objetivo de seguir reduciendo el número de prostitutas.

Así, indican que, aunque siguen existiendo prostitutas en los alrededores, el número se ha reducido y esperan que el problema quede «totalmente solventado una vez que entre en vigor la ordenanza municipal a este respecto y que incluye sanciones». «Una vez que esté en marcha la ordenanza con las sanciones serán mucho más efectivas las actuaciones», afirman las mismas fuentes, que señalan que, una vez erradicado el problema, el Ayuntamiento les ha transmitido su intención de mantener las patrullas en la zona para que no se produzca ningún nuevo foco de prostitución. Durante la reunión, los vecinos expusieron también al Consistorio la necesidad de atajar el «punto conflictivo» de tráfico que se produce en el cruce con la avenida del Deporte, para lo que proponen una rotonda, una medida que el Ayuntamiento va a estudiar.

http://www.abcdesevilla.es/20110909/sevilla/sevp-ayuntamiento-anuncia-creacion-patrullas-20110909.html

Share

10 trucos sexuales para ellas

Si tu amante no es tan bueno como te gustaría, si quieres conseguir orgasmos más intensos, si quieres experimentar sensaciones desconocidas, descubre todo lo que puedes hacer con tu cuerpo. Aquí tienes diez claves para disfrutar mucho más del sexo.

1. Di lo que piensas

No esperes a que tu pareja te lea el pensamiento, no va a suceder, toma el control de tu placer y aprende a decirle lo que te gusta y lo que no. Puedes expresarlo en voz alta y con cariño, o utilizar la comunicación no verbal, por ejemplo, llevándole la mano hacia donde tú quieres. También puedes usar las palabras para subir la temperatura de tu dormitorio, bien dándole instrucciones precisas y explícitas o bienhablando sucio, es decir, diciendo cosas subidas de tono mientras hacéis el amor.

2. Oh, el clítoris

Está en tu cuerpo única y exclusivamente para hacerte disfrutar, así que procura estimularlo siempre durante tus relaciones sexuales para llegar al orgasmo. Mediante la postura, acariciándote él, tú misma o utilizando juguetes durante la penetración, diseñados para estimular tu clítoris y su pene. Si te cuesta llegar al orgasmo, prueba posturas que te faciliten la estimulación del clítoris, como tú encima de él.

3. Aprovecha tu punto G

Es otro “botón del placer” con el que cuentan las mujeres. Requiere estimulación vaginal, por lo que si aún no lo has disfrutado, corre a descubrirlo: es una zona rugosa que se encuentra en el primer tramo de la vagina. Tu chico puede estimulártelo con el dedo, con el pene o con un vibrador especial para punto G. Pero nuestra recomendación es que lo descubras primero tú solita tumbada cómodamente en la cama con un cojín bajo la zona lumbar para levantar la zona pélvica; utiliza dos dedos para buscar “las doce en punto” dentro de tu vagina. Puede que te resulte extraño, puede que te den unas ligeras ganas de hacer pis o que, simplemente, te encante.

4. Alimenta tus fantasías

Pasado el momento del enamoramiento, en el que una conjunción química despierta el deseo sexual de la mujer, tu libido puede decaer. La imaginación es el mejor alimento de tu deseo sexual. Haz la prueba: acaríciate con el gel mientras te duchas y luego con la crema hidratante; ponte ropa que te haga sentir sexy; colócate unas bolas chinas para ir al trabajo; en el coche, localiza a algún conductor atractivo y fantasea con un gran atasco en el que él te propone ir juntos a un hotel; en el trabajo, imagina cómo sería hacer el amor en el despacho de tu jefe; de camino a casa, piensa en la sesión de sexo que vas a tener con tu pareja… Seguro que a esa hora tu libido esta ya por las nubes.

5. Sexo oral

Para ti, por supuesto. Para muchas mujeres es la parte más esperada de las relaciones sexuales y la mejor forma de llegar al orgasmo. A otras les cuesta, les da reparo y lo evitan porque no se sientan seguras del olor de su sexo. Si éste es tu problema, stop, tienes que saber que tu vulva tiene un aroma único que seguramente vuelva loco a tu amante. Para estar más cómoda, date una ducha antes y relájate, para disfrutar de esta práctica tienes que poder abandonarte a las sensaciones. ¿Cómo guiarle? Puedes utilizar tu propio cuerpo como mensajero: acercando más tu vulva a su boca, retrasando el clítoris en contacto con la lengua para que sea más suave, elevando las caderas para que acierte con el lugar adecuado…

6. La puerta de atrás

No a todas las mujeres les gusta, pero no deberías pronunciarte hasta haberlo experimentado. Nuestra recomendación es que lo pruebes primero a solas con un poco de lubricante específico para sexo anal y tus dedos o un pequeño plug anal. Puedes empezar acariciando la zona, acercándote con movimientos circulares, introduciendo suavemente los dedos y tocando las paredes para relajar la zona. Si añades un vibrador a tus juegos y experimentas a la vez la penetración vaginal y analseguramente se te escapará más de un suspiro de placer. ¿Te ha gustado? Ahora puedes pedírselo a él, que además puede utilizar también la lengua… Te recomendamos empezar por aquí antes de pasar a la penetración anal por su parte.

7. Practica el BD

Estas siglas son el acrónimo de bondage, una versión mucho más ligera del sadomasoquismo. Consiste en la inmovilización y en un juego de poder en el que un amante asume el rol de sumisión y el otro el de dominación. Si alguna vez has jugado con tu pareja a ataros a la cama con esposas, habéis practicado el SM. ¿No sabes si te gustará? Si has fantaseado alguna vez con ser inmovilizada y utilizada, o en hacerlo con tu amante, este juego te encantará. Pero cuidado, debes confiar mucho en la persona con quien lo practicas. Esposas, antifaz y una pala de azote pueden ser el set perfecto de iniciación.

8. Tu vibrador

Porque tienes uno ¿verdad? Si no es así, corre a comprártelo, te estás perdiendo grandes sesiones de placer a solas y acompañada. Nuestro consejo es que no lo compres por internet, sino que vayas a una boutique erótica, los veas, los toques y te dejes aconsejar por sus expertos, ya que los hay de todos los tamaños, formas, materiales, colores y funciones. Si tienes uno clásico, prueba uno para el punto G, o uno doble, o un vibrador clitorial, o un vibrador masajeador… Tranquila, no se te quitarán las ganas de hacer el amor con tu pareja, todo lo contrario, mantendrás en forma tu libido.

9. Bendito lubricante

En tu neceser no puede faltar un buen lubricante, sobre todo si tienes problemillas con la penetración. Es importante que encuentres uno hipoalergénico y que vaya bien con tu flora, ya que si eres propensa a las infecciones debes usar uno sin glicerina. Los hay con base de agua, de silicona, de sabores, con feromonas, especiales para el sexo anal… Utilizarlos en tus relaciones sexuales te abrirá la puerta a todo un mundo de sensaciones y facilitará los juegos, el sexo oral y el acceso a zonas complicadas. Te recomendamos los de Shunga, con certificado orgánico.

10. Atrévete

La última clave para multiplicar tu placer sexual es atreverte a hacer cosas diferentes o, simplemente, aquellas que te dan corte o hacen saltar tus prejuicios. Nuestra recomendación es que comiences abriendo tu mente con lecturas, pelis y juguetes. Por ejemplo, Los Placeres de Lola, el libro (Ed. Aguilar), que te ayudará a redescubrir tu sexualidad de una forma divertidísima; una película X de Erika Lust, la directora de porno pensado para mujeres; y un precioso vibrador de Lelo, la marca que ha llevado el diseño, la calidad y la ergonomía al mundo de los juguetes eróticos.

Fuente: Elle 

http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=256

Share

Prostitución, ¿sí o no?

Hoy vengo a plantear un tema más que peliagudo, con muchas aristas y que genera contradicciones en todo el mundo.
Dentro de la propia izquierda tampoco hay un consenso con respecto a este tema. La postura oficial de Izquierda Unida es la abolición, aunque en su momento abogó por la regularización; yo, no lo tengo claro, me surgen dudas por las dos caras de la moneda, no sabría decir si me declaro a favor o en contra, lo único que tengo claro es que la situación actual no puede seguir así.
La legalización o la ilegalización de la prostitución acarrearían una serie de consecuencias a nivel social y económico. Pero al abordar este tema, parece que siempre los enfocamos desde un único punto del vista, que es el de la prostitución femenina y heterosexual; como si no existieran los gigolos, los chaperos o las prostitutas para lesbianas.

A continuación vengo a plantear una serie de argumentos tanto a favor, como en contra. Vuelvo a repetir que mi postura no es clara, por lo que si ven que me inclino más hacia un lado, no es esa en absoluto mi intención.
Numerosos colectivos feministas se declaran a favor de la ilegalización de la prostitución. El argumento que emplean es que se trata de un trabajo sumamente machista en el que el varón compra una mujer, como quien compra una vaca y la emplea como un objeto sexual.
Esta postura de acusar a la prostitución como un trabajo que se basa en el machismo, tiene sus fisuras. Existe la prostitución de hombres a mujeres, de chaperos y prostitutas de lesbianas, pero estos tipos de prostitución se diferencian en una cosa de la anterior. ¿Quién ha visto alguna vez un chapero o un gigolo con un chulo? Suelen trabajar por cuenta ajena, aunque últimamente están surgiendo redes que se dedican a prostituir a hombres; sin embargo, una mujer que intente dedicarse a la prostitución por su cuenta, pronto se verá acosada por un chulo que la amenazará si no le paga el diezmo.
Los defensores de la prostitución declaran que la prostituta puede elegir con quien se acuesta y con quien no, pero ¿hasta qué punto puede elegir una prostituta, que está toreada por un chulo, con quien quiere acostarse?
Detrás de la prostitución muchas veces hay auténticas mafias que se dedican a explotar a las chicas en condiciones de esclavitud, una mafia que no es ni más ni menos que otra manifestación del capitalismo en nuestra sociedad. ¿Solución? Muchos proponen la legalización, pero bajo mi punto de vista, la legalización no evitaría esto.
Actualmente, se supone que uno tiene que hacer facturas y cobrar el IVA, pero eso no evita que haya economía sumergida.
Si se legalizase la prostitución el Estado obtendría unos suculentos beneficios y las prostitutas deberían someterse a controles sanitarios periódicos, con lo cual, hasta podríamos reducir la transmisión de las E.T.S.
A este concepto, no puedo evitar verle un matiz capitalista y explotador. Lo que uno está comprando al fin de cuentas, es un cuerpo además de un servicio.
El Colectivo Hetaira, que vela por los derechos de las prostitutas, declara que el 80% de la prostitución es voluntaria. Por el mero hecho de que una prostituta no se encuentre bajo el control de una mafia, yo no diría que es voluntaria.
¿Hasta que punto es voluntario el que una mujer se prostituya porque el sistema capitalista y machista no le da un trabajo y le amenaza con quitarle la casa si no paga la hipoteca? ¿De verdad que el 80% de las mujeres que se prostituyen desean estar haciendo eso? Permítanme que ponga en tela de juicio esa cifra.
En Hetaira también se pide que se deje de criminalizar a los clientes. Estos clientes muchas veces están pagando a mujeres que, como he dicho anteriormente, están bajo un chulo o una mafia. ¿Cómo no criminalizarlos?
Ojo, no digo que no haya prostitutas que trabajen en este sector voluntariamente y que no estén explotadas, pero me atrevería a decir que ese sería el sector de las prostitutas de lujo, cuyas condiciones no tienen nada que ver con el de las prostitutas que se pueden encontrar en bares de carretera o en una carretera. Hasta para ser puta hay que pertenecer a la élite para que tus condiciones de trabajo sean dignas.
¿La solución a todo esto es ilegalizar? No creo que ilegalizando se vaya a solucionar este panorama, en todo caso, se tendería a invisibilizar esta situación y creo que en algunos caso se tendería a empeorar la situación de las prostitutas.
El quid de la situación no estaría en decidir cuál solución es la mejor, sino, cual es la menos mala.
Sin demanda, no hay oferta. Si no hubiese gente dispuesto a acostarse con prostitutas, estas no existirían y muy probablemente, tampoco todas las redes de explotación que hay detrás.
Ya, para finalizar, a favor de la legalización, nos encontramos con que, cada uno puede hacer con su cuerpo lo que realmente quiera, siempre y cuando otra persona no resulte perjudicada, pero volvemos al mismo planteamiento. ¿De verdad una mujer está ejerciendo la prostitución porque quiere o porque no le queda más narices?
Desde aquí aprovecho para expresar mi más profundo respeto a todas aquellas personas que ofrecen servicios sexuales y que son estigmatizadas.
Share