Algunos gallegos cobran hasta 7.000 euros por hacerse pasar por parejas de hecho de prostitutas

La ONG Ecos do Sur ha detectado la existencia en Galicia de un auténtico mercado de parejas de hecho, mediante el que algunos hombres cobran entre 3.000 y 7.000 euros por simular que tienen este vínculo con que residen en la comunidad de manera irregular.

Actualmente, en Galicia la Fiscalía solicita entrevistas en todos los casos de matrimonios mixtos, precisamente con el objetivo de detectar estos fraudes. Y es que una reciente reforma legal equipara a las parejas de hecho con los matrimonios en cuanto a los derechos para obtener el derecho a residencia.

Ecos do Sur lleva cuatro años desarrollando un programa de asesoría y formación orientado a mujeres extranjeras que ejercen la en Galicia. A partir de los datos de esta experiencia, la ONG ha elaborado un informe que señala que hasta el 93% de las que ejerce en Galicia no tiene la nacionalidad española.

El perfil más habitual es el de una mujer inmigrante, de entre 25 y 45 años y que desempeña su trabajo bajo el control de una mafia. La mayoría son brasileñas, aunque también hay colombianas, dominicanas o rumanas, entre otras. Entran en España a través del aeropuerto vigués de Peinador, previa escala en París, y con pasaportes falsos o visados de turista. Ecos do Sur subraya que casos como la operación Carioca ponen de manifiesto la implantación en la comunidad de redes internacionales de explotación.

Según los datos que maneja el Ministerio de Justicia de Brasil, están detectadas 241 rutas de tráfico de personas y España se encuentra entre los principales países de destino. De hecho, en Galicia existen municipios, como el coruñés de Ordes, en los que prácticamente la totalidad de las mujeres que ejercen la prostitución proceden del país carioca.

 

FUNCIONAMIENTO DE LAS REDES DE TRATA

A menudo, la captación de las víctimas se hace por medio de familiares varones, bajo una falsa oferta de un empleo como camareras o modelos. Al llegar a Galicia, son alojadas en un piso o club, donde tienen que abonar la habitación y la manutención, con lo que la deuda contraída por el billete de avión aumenta constantemente. El aislamiento social y las coacciones de los , propician que estas mujeres desconozcan sus derechos. Una práctica habitual de los tratantes es engañarlas con el argumento de que si se empadronan, la Policía podrá seguirlas hasta su domicilio y expulsarlas del país. Además, muchas de ellas tienen cargas familiares en sus países de origen, a las que se suman hijos que tienen aquí como consecuencia de los abusos «generalizados» de sus , según resaltan desde esta ONG.

El informe señala que, lejos de mermarlo, la crisis económica está propiciendo un «auge» del mercado del sexo. Aí, la asociación está detectando casos de personas que regresan a esta práctica tras haberla abandonado. También se están produciendo desistimientos en el proceso de abandono, a causa de la retirada del Risga a algunas de ellas. Además, el gran aumento en las intervenciones policiales en está provocando el desplazamiento de la actividad hacia pisos privados, en los que se desarrolla con más «invisibilidad».

 

LAS MAFIAS RUMANAS SON LAS MÁS PELIGROSAS

El informe elaborado por Ecos do Sur muestra su preocupación por el establecimiento en Galicia de mafias de origen rumano, ya que son «especialmente inaccesibles». Según señala la ONG, las prostitutas originarias de este país están «constantemente custodiadas» por los proxenetas –también rumanos– y solamente solicitan ayuda cuando se encuentran en «situaciones desesperadas». Como ejemplo, cita un aborto tras una violación.

Ecos do Sur opina que los centros de salud deben «implicarse más» en la denuncia de este tipo de situaciones, ya que los médicos son, en muchos casos, «las únicas personas» que tienen la posiblidad de entrevistarse a solas con las víctimas. También demanda una mayor coordinación entre la Fiscalía, las fuerzas policiales, las ONGs y los centros de salud, contra el tráfico de mujeres. Además, apuesta por estrateguias que impliquen también a los países de origen.

692 son las prostitutas que Ecos do Sur ha atendido en los últimos cuatro años. En lo que va de 2011, 164 mujeres ya han demandado sus servicios jurídicos. Las consultas se relacionan con temas coma la expulsión del país o la obtención del permiso de residencia, entre otros.

http://www.galiciae.com/nova/116627.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario