Prostitución: con reglas, mejor

Menos prostitución callejera, pero mayor reconocimiento del trabajo sexual en un marco seguro.

Menos callejera, pero mayor reconocimiento del trabajo en un marco seguro. (Keystone)

Por Etienne Strebel, swissinfo.ch


 

Si el trabajo sexual se reconoce como profesión y actividad lucrativa, el riesgo de violencia contra sus actores y la tendencia social a estigmatizarlos se reducen significativamente, indica un estudio.

Por mejoras para regular la prostitución se inclina el diputado demócrata-cristiano Pius Segmüller, quien hace diez años fue miembro de la Guardia Pontifica en el Vaticano y después, comandante de policía en Lucerna.
De acuerdo al estudio ‘Violencia en el sector sexual’ realizado por Eva Büschi de la Escuela de Altos Estudios del Noroeste Suizo, la estigmatización de la prostitución se reduciría si los servicios se reconocieran como una actividad lucrativa y se profesionalizara.

swissinfo.ch aborda el tema con el diputado suizo Pius Segmüller del Partido Demócrata Cristiano, ex guardia pontificio y ex comandante policiaco, quien considera que tarde o temprano deberá ser reconocida correctamente la prostitución, para evitar la criminalidad en su entorno.

swissinfo.ch: ¿Su partido, el Demócrata Cristiano, comparte su opinión?

Pius Segmüller: Mucha gente reprocha esa actividad desde una perspectiva moral. Fundamentalmente es mi posición, pero no por ello hay que ser ingenuo.

swissinfo.ch: ¿Cómo mejoraría la situación actual en el terreno de la prostitución en Suiza?

P.S.: La prostitución resulta más fiable y segura si se desarrolla en y en locales específicos para esa actividad, en lugar de en la calle.

swissinfo.ch: Usted fue comandante de policía en la ciudad de Lucerna. ¿Qué recuerda de esa experiencia sobre el tema prostitución.

P.S.: En Lucerna hay una zona callejera limitada a la prostitución y también hay locales dedicados a ella. De ese tiempo no olvido a aquellos que buscaban , mientras que otros se dedicaban a contemplar la escena de la prostitución.

El ruido de los salones de prostitución y la basura dejada tras el acto sexual en alguna esquina escondida eran temas frecuentes a tratar, además de la detención de presuntos autores de actos violentos en la escena de la prostitución.

swissinfo.ch: ¿La violencia es mayor en la escena pública o ilegal de la prostitución?

P.S.: Entre mayor sea el marco legal en la que esta actividad se desarrolle, mayores posibilidades de control existen. Los dirigentes del sector de este tipo de salones deben fundar una asociación para establecer normas y colaborar unidos. Solo así se puede establecer un mejor control de los problemas relativos a esa actividad, incluida la violencia.

Pius Segmüller.Pius Segmüller. (zVg)

swissinfo.ch: De acuerdo con el estudio de Eva Büschi, los encargados de este tipo de salones se dicen estigmatizados. ¿Qué opina usted?

P.S.: Lo comprendo, pero sobre ello también esa gente es, en parte, responsable. Aquellos que dirigen ese tipo de salones pueden ganar mucho dinero y a veces lo logran con malos tratos hacia las prostitutas, ya sea a través de una mala paga o con una deficiente infraestructura de trabajo. Tal vez se confunda a un patrón de estos locales con los chulos que se aprovechan de las chicas.

swissinfo.ch: Pero también se estigmatiza a las prostitutas…

P.S.: Esto tiene evidentemente que ver con la religión. La prostitución no solo se condena en las religiones cristianas.

No podemos ignorar al más antiguo de los oficios permitiendo su práctica ilegal. De ese modo se refuerza la criminalización en su entorno. En los Estados árabes la prostitución está totalmente prohibida, pero justamente allí el sector resulta muy activo.

swissinfo.ch: Suiza resulta liberal en ese aspecto. ¿Observa un potencial de mejora?

P.S.: Nuestra sociedad liberal acepta esta actividad. En Nidau, cerca de la ciudad de Biel (cantón de Berna), las autoridades locales establecieron imposiciones claras a los negocios como los bares de contacto (ver recuadro a la derecha). Este tipo de especificaciones se traducen de modo positivo, con el que se consiguen mejoras.

También se deben establecer controles de salud, pues las enfermedades afectan tanto a las prostitutas como a los usuarios de sus servicios, que pueden infectarse entre sí.

swissinfo.ch: En principio, en Suiza han dejado de existir los proxenetas. Sobre su papel, ¿qué opinión tiene usted?

P.S.: Si su función es ejercer presión contra las prostitutas, resulta totalmente ilegal e indecente. Debe eliminarse.

Pero si actúan como protectores de las personas que se prostituyen y por ello reciben una paga, no tengo nada en contra. De ese modo trabajan en determinados salones algunos guardaespaldas, que ya en la entrada deciden quién puede o no entrar al local. Sería útil, incluso, que un par de prostitutas contratasen a alguien para que las protegiera.

swissinfo.ch: Pese a todo, está usted en contra de la prostitución. ¿Cómo persuadiría a una persona interesada en esa actividad?

P.S.: Si una persona decide prostituirse, se debe la mayor parte de las veces a causa de una carencia: dinero, el deseo de alcanzar cierto estatus financiero, y sobre todo, hacer dinero de modo rápido y fácil.

Nuestra sociedad, especialmente en el terreno de la educación, tiene la tarea de mostrar el terreno en el que uno ingresa: uno se vende, se entrga a otro. Y pese a que la mayoría de los implicados lo rechaza, esto resulta una carga para esa gente.
Etienne Strebel, swissinfo.ch
Traducción: Patricia Islas

http://www.swissinfo.ch/spa/Portada/Archivo/Prostitucion:_con_reglas,_mejor.html?cid=31069510

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario