Un francés condenado por no tener relaciones sexuales con su mujer en años

Un hombre de Niza (sureste de Francia) fue condenado a pagar a su mujer una indemnización de 10.000 euros al término de un proceso de divorcio por no haber mantenido con ella durante años, publica Le Parisien.

El dictamen del Tribunal de Apelación de Aix en Provence condenó a este hombre, que ahora tiene 51 años y del que el periódico sólo dio su nombre y la inicial de su apellido, Jean-Louis G., por «ausencia de relaciones durante varios años».

El tribunal no aceptó sus alegaciones en el sentido de que «las relaciones simplemente se habían espaciado con el paso del tiempo», tenía «problemas de salud» y sufría «una fatiga crónicagenerada por los horarios de trabajo».

«Jean-Louis G. no justifica los problemas de salud que le hacían totalmente incapaz de tener relaciones íntimas con su esposa», le respondieron los jueces en su dictamen.

La esposa, por su parte, había insistido en que la ausencia de entre ambos estaba en el origen de su separación, y que eso mismo había contribuido en gran medida al deterioro de la relación de la pareja, ideas que se vieron refrendadas en el veredicto a su favor del Tribunal de Apelación, que data del mes de mayo.

Allí se recuerdan los «deberes del matrimonio», y más en concreto que «las relaciones sexuales entre esposos son en particular la expresión de la afección mutua que se tienen».

La mujer, que obtuvo que la justicia pronunciara el divorcio por culpa exclusiva de su ya ex marido, no cuantificó en cualquier caso con qué frecuencia hubiera querido tener sexo, señaló Le Parisien, que recordó que tampoco la normativa francesa ofrece precisiones sobre ese aspecto, lo que deja su apreciación en manos de los jueces.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/09/03/internacional/1315043198.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Un comentario

  1. Una noticia curiosa, seguro que tendrá un impacto importante en los futuros procesos de divorcio, tanto en los iniciador por ellas como por ellos.

    Todos los amigos que conozco que se han divorciado, terminaron las relaciones de pareja mucho antes de llegar al divorcio. Habían dejado de quererse, ya no querían relacionarse entre ellos, y cada uno tenía sus excusas para evitarlas. Seguían casados, por los niños, porque no podían hacer frente a los gastos del divorcio, o por miedo a la ruptura, pero mucho de ellos dormían en camas separadas a pesar de compartir techo, e incluso en habitaciones distintas. Casi todos, ellos y ellas, tenían amantes o relaciones esporádicas con terceros.

    Creo que los jueces franceses, han complicado la aplicación de la justicia con esta decisión. Normalmente, cuando las relaciones de pareja se rompen, salvo en casos de infidelidad por «calentón» con pillada, hacía mucho tiempo antes que se habían terminado. La ruptura siempre viene precedida por un periodo de distanciamiento; de peleas o de indiferencia. No hay que buscar culpables, las relaciones a veces se acaban, y cuando se terminan unos se comportan de una forma y otros de otra, lo que es un error es no reconocer que se han terminado y alargarlas artificialmente.

Deja un comentario