Las prostitutas madrileñas dicen basta y se manifiestan

Aún no ha quedado claro si la prostitución es una forma de violencia o un trabajo para las mujeres, de ahí surgen problemas entre las trabajadoras de este sector y el Ayuntamiento de Madrid.

Las trabajadoras sexuales de Madrid han convocado una manifestación para el próximo 6 de noviembre porque se sienten «perseguidas» por las políticas del Ayuntamiento de Madrid, al tiempo que piden la «negociación» de espacios públicos para poder ejercer su profesión. Y es que el tema de la prostitución arrastra en esta sociedad un lastre histórico, en primer lugar todavía no ha quedado claro si es una forma de violencia contra las mujeres (explotación, trata…) o un trabajo, una opción para muchas de las personas que decidan ejercerlo voluntariamente.

 

La semana pasada vimos como en Sevilla el Ayuntamiento de la capital andaluza ha aprobado una ordenanza que multará con hasta 3.000 euros a quienes ejerzan la prostitución: proxenetas, trabajadoras, clientes… Pero, la multa económica, ¿Es la solución?. Esta semana hamos conocido además que España es el país de la Unión Europea con mayor consumo de prostitución, el 39% de la población ha demandado este servicio. La Organización Internacional de las Migraciones critica que medio millón de mujeres son explotadas cada año en los mercados europeos.

 

Se sienten perseguidas por la ley

En la capital de España, las trabajadoras sexuales tras varias asambleas, la última de ellas realizada el martes día 11 de octubre en la salida del Metro de Villaverde, a la que asistieron 80 mujeres, acordaron convocar esta manifestación el 6 de noviembre, que partirá a las 12.00 horas de calle de la Montera, uno de los núcleos de prostitución de la capital, hasta la Puerta del Sol (estatua de La Mariblanca).

Las mujeres denuncian los efectos negativos que, a su juicio, están ocasionando las políticas municipales sobre su actividad laboral en las calles Montera, Ballesta, Desengaño, Casa de Campo, Villaverde y Capitán Haya, en Madrid, y en otros municipios de Alcalá de Henares.

En un documento aprobado por las trabajadoras sexuales se señala que las normativas y planes municipales «persiguen, acosan y espantan» a sus clientes, «tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas». «Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos», han apuntado.

Por eso, el colectivo pide una reunión con el Ayuntamiento de Madrid y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse unos espacios para que puedan ejercer la prostitución. Las convocantes de la manifestación han afirmado que quieren tener los mismos derechos que el resto de trabajadores, «con lo que eso implica», es decir, pagando sus impuestos y recibiendo del Estado las mismas prestaciones y servicios.

Contra la explotación sexual

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid se ha remitido al Plan Municipal contra la Explotación Sexual aprobado en 2009. El Plan prima la atención a las víctimas y se sitúa en la perspectiva de la defensa de los derechos humanos. Tiene como objetivo luchar contra la trata con fines de explotación sexual y recoge las áreas de intervención a través de los dispositivos municipales.

Esta no es la primera manifestación de prostitutas en la capital. Las tres anteriores tuvieron lugar en 2002, 2003, 2005, respectivamente, además de dos concentraciones-caceroladas en 2004 y 2007. El colectivo Hetaira ha animado a las asociaciones que trabajan directamente con personas que ejercen la prostitución a que se sumen como convocantes y a otro tipo de organizaciones (feministas, homosexuales, ciudadanas, vecinales, sindicales) a que apoyen esta movilización.

http://www.madrid2noticias.com/n-3662-702-prostitutas_madrilenas_dicen_basta_manifiestan

Share

El PSPV espera que la prostitución se empiece a regular antes de final de año

El portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, ha mostrado hoy su deseo de que las primeras medidas para regular el ejercicio de la prostitución en la vía pública entren en vigor «antes de finalizar el año», y ha pedido la convocatoria de la comisión encargada de ello.

En un comunicado, Calabiug ha instado al concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez, a «convocar la comisión formada por los grupos con representación municipal y los técnicos correspondientes con el propósito de retomar los trabajos de redacción de la ordenanza sobre la prostitución».

Ha recordado que este acuerdo se alcanzó en el pleno de septiembre, a raíz de una moción socialista que proponía la elaboración de un texto de Ordenanza de Convivencia Ciudadana que regule la utilización del espacio público para el ofrecimiento y demanda de servicios sexuales.

Esta propuesta contempla regular la ocupación de la calle para evitar que los menores vean esta actividad, y fomentar medidas disuasorias, como la identificación rutinaria de personas o sancionar a los clientes.

También plantea aplicar programas de inserción laboral para las mujeres, así como ejercer un mayor control sobre las licencias de los locales donde se ejerce la prostitución.

El portavoz socialista ha asegurado tener «la impresión» de que el Gobierno municipal «no está siendo diligente», algo que le preocupa porque, según ha dicho, los problemas de los vecinos, así como de las mujeres que son víctimas del tráfico de personas «no pueden esperar más tiempo».

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=980861

Share

Tres discapacitados camino de un burdel vencen en la Seminci

La cinta ‘Hasta la vista’ logra la Espiga de Oro con una historia sobre unos jóvenes belgas que emprenden un viaje para perder la virginidad en España

Tres discapacitados camino de un burdel vencen en la Seminci

Un ciego, un minusválido y un aquejado de parálisis protagonizan la película ganadora. :: EL CORREO

La Seminci ya no es lo que era. Feudo tradicional del dramón social y comprometido, el Festival de Valladolid -que empezó hace 56 años como certamen de cine religioso- concedió ayer su máximo galardón a ‘Hasta la vista’, la historia de tres discapacitados belgas de viaje a un burdel de España. El premio al mejor actor lo comparten Brendan Gleeson, un policía irlandés racista y putero en ‘The Guard’, y el protagonista de ‘Starbuck’, Patrick Huard, un donante de esperma que ha engendrado 533 hijos.
Las comedias dramáticas de argumento bizarro han ganado, pues, la partida al cine más serio en una edición de notable alto. La Seminci sigue sin disfrutar del eco mediático que se merece dada la calidad de su sección oficial, quizá porque muchas de sus películas se han visto ya en Cannes y Venecia. O quizá porque Valladolid no resulte una ciudad tan ‘cool’ como Sitges y Gijón.
‘Hasta la vista’ (el título original de esta producción belga es en castellano) se impone injustamente a otros peliculones. Pese a la simpatía que provoca, la Espiga de Oro le viene demasiado grande. Un ciego, un aquejado de parálisis que sólo puede mover la cabeza y un minusválido emprenden una ‘road movie’ hacia el sol mediterráneo para perder la virginidad. La cinta francesa ‘Nacional 7’ ya trató la sexualidad de un hombre en silla de ruedas. Geoffrey Enthoven aborda un material escabroso y rehuye el morbo y el victimismo. Logra que el espectador pase del escalofrío a la carcajada gracias a un humor negrísimo y a la humanidad de sus protagonistas.
Basada en un documental sobre un inglés que viajó a un burdel español especializado en minusválidos, ‘Hasta la vista’ esquiva la sordidez y la blandenguería. Su director hizo un casting entre discapacitados, pero al final son actores profesionales quienes bordan a los protagonistas de este atrevido cruce entre ‘Resacón en Las Vegas’ y ‘Mi pie izquierdo’, disfrutado por 160.000 belgas y con distribución en España.
La cinta más redonda vista en Valladolid, ‘Las nieves del Kilimanjaro’, se conforma con la Espiga de Plata y el Premio del Público. Robert Guédiguian regresa al barrio portuario de Marsella y borda un cuento proletario sobre el fin de las ideologías. El autor de ‘Marius y Jeannette’ es el primero en burlarse de las batallitas que cuenta un sindicalista cincuentón obligado a prejubilarse, que comprueba atónito cómo un chaval sin más horizonte que la precariedad le tiene por burgués.
¿Por qué el cine español es incapaz de reflejar esa misma verosimilitud, emotividad y actualidad? Valga como ejemplo ‘De tu ventana a la mía’, Premio al Mejor Nuevo Director para Paula Ortiz. Tres historias de mujeres sufridoras en tres épocas diferentes de España -la dictadura de Primo de Rivera, la posguerra y la Transición- cargaditas de pretenciosidad, cursilería y un relamido tratamiento estético. Pasa como con ‘La voz dormida’, que cuando escuchas a sus autores hablar de su obra parecen políticos.
Iraníes casi occidentales
Agnieszka Holland logra el Premio al Mejor Director con ‘In Darkness’, claustrofóbica odisea de las víctimas del Holocausto ambientada en las alcantarillas de una ciudad polaca. La estadounidense Maryam Keshavarz recibe el Premio Especial del Jurado por ‘Circunstancia’, el drama de las mujeres iraníes con la novedad de que las protagonistas son cultas y de clase alta, casi ‘occidentales’. La mejor actriz de la Seminci ha sido la china Zhou Dongyu, víctima del desamor en la gozosa y virtuosa ‘Amor bajo el espino blanco’, donde Zhang Yimoy salda cuentas con la Revolución Cultural.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20111030/cultura/cine/tres-discapacitados-camino-burdel-20111030.html

Share

Una juez se da de alta como prostituta en la Seguridad Social

La magistrada de lo Social, de 33 años dice que eso «demuestra que el proceso para legalizar la prostitución existe».

Gloria Poyatos Matas, de 33 años, ejerce como abogada y profesora en la universidad de Gerona, así como magistrada del Juzgado de Lo Social de Arrecife, en Lanzarote.

Es, además, experta en legislación sobre prostitución, especialidad que sin duda aprovechó para su peculiar experimento. La abogada demostró que, haciéndose pasar por prostituta, era posible darse de alta como autónoma y cotizar en la Seguridad Social ejerciendo dicha profesión.

Por eso mismo, Poyatos fue la encargada de abrir esta semana el congreso sobre la materia que se celebra en el hotel Los Habaneros de Cartagena, donde relató su experimento y cómo lo llevó a cabo. Dicha experiencia, tal y como informa La opinión de Murcía, es la que ha plasmado en un libro.

«Comencé los trámites pretendiendo que se me negara la legalización para poder luego impugnar como abogado, mi sorpresa fue cuando me dieron de alta como profesional del sexo», dijo la abogada.

Al carecer de clientes que ejercieran la profesión, Gloria decidió lanzarse y fingir que se dedicaba a este oficio. Acudió a la delegación de Hacienda para pedir el alta en el Impuesto de Actividad Económica. «Tuve que decirle dos veces a la funcionaria cuál era mi supuesta profesión, porque, el principio, se quedó descolocada.

«Luego -continúa Gloria-, buscó a su superior, quien me dijo en qué casilla del listado de actividades económica se debía inscribirme para darme de alta como trabajadora sexual». Así las cosas, la falsa prostituta se dirigió a la Tesorería de la Seguridad Social para inscribirse.

«Lo que hice demuestra que el proceso para legalizar la prostitución existe. Las prostitutas tienen que declararse autónomas para que el dinero que mueve esta profesión deje de formar parte de la economía sumergida. La prostitución mueve más millones de euros que el negocio de la droga, unos 50 al día, únicamente es superado por el tráfico de armas», aseguró a La Opinión de Murcia la abogada.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/2011-10-29/una-juez-se-da-de-alta-como-prostituta-en-la-seguridad-social-1276439795/

Share

Montserrat Neira: «Me metí a prostituta por necesidad y a estudiante por rebeldía»

MONTSERRAT NEIRA, LICENCIADA EN CIENCIAS POLÍTICAS Y TRABAJADORA DEL SEXO

«Me metí a prostituta por necesidad y a estudiante por rebeldía»

La catalana ofreció en el Artium su visión sobre su profesión en una jornada organizada por la Comisión Anti-sida de Álava
«Me metí a prostituta por necesidad y a estudiante por rebeldía»

Montserrat Neira posa en el exterior del Artium. :: J. ANDRADE
Montserrat Neira (Barcelona, 1960) desmonta mitos y tópicos a cada palabra que pronuncia sobre prostitución. Se reivindica como trabajadora autónoma y es de las pocas profesionales que presta sus servicios con gente discapacitada, tanto física como psíquica. Invitada de excepción en la jornada ‘Prostitución a debate’, que Sidálava -la comisión anti-sida de Álava- organizó ayer en el Artium, esta catalana que ejerce desde 1989 no duda en relatar su experiencia sin tapujos. Libre de tabúes. Y es que Neira, que habla despacio y se muestra tímida hasta cerrarse el abrigo cuando le hacen una fotografía, también es desde hace dos años licenciada en Ciencias Políticas de la Administración por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Afirma que lo aprendido en «el dormitorio» le sirve de mucho en el ámbito académico. «Tengo un conocimiento de campo innegable. He estado metida en los clubes y en los pisos. Al final, puedo ofrecer otro punto de vista al que no acceden los sociólogos», argumenta.
A la prostitución entró por necesidad de dinero, y a la Universidad por rebeldía. «Mi vida estaba irremediablemente abocada a la marginalidad. Tenía en mente el ejemplo de mi madre. Ella había trabajado toda su vida en limpieza doméstica y no ganaba un duro. Yo decidí que quería tener dinero, que no quería pasar apuros. Y en 1989, sabía que con esta profesión se podía ganar dinero, así que me decidí».
La inclusión en las aulas, en cambio, fue porque «quería ver que yo podía hacerlo. Decidí ascender, y al final por tener estudios también mi precio ha ascendido. Fui a donde la asistente social y le dije que quería estudiar. Ella me dijo que lo mejor con mis cincuenta años era que me metiera a fregar platos. Así que decidí que para demostrar que valía para mucho más, lo mejor era matricularme. Además quería formarme porque sentía que todo lo que me habían contado hasta entonces era mentira. Y así es», resume.
Dueña de sus beneficios
Todavía ejerce, pero ya es autónoma y, por tanto, dueña de sus beneficios. Denuncia que las profesionales que trabajan por sí mismas en pisos «no saben que tienen derechos. Porque la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo permite a cualquiera que haga el trabajo sexual de manera independiente darse de alta en Hacienda y en la Seguridad Social para cotizar como los demás». Es lo que animó a hacer en su conferencia. «Yo misma lo hice y no me pusieron ninguna traba», relata.
A Montserrat no le gusta que le confundan con la prostitución de lujo. «Sí, trabajo por mi cuenta, pero mi tarifa no supera los 200 euros. Si fuera puta de altas esferas cobraría 3.000 euros y me codearía con la élite del país», admite con sorna. Pero tampoco trabaja con cualquiera. Si otras se fijan en «la camisa del cuello», ella exige a sus clientes «ciertas normas». «En mis anuncios pido a hombres entre 40 y 50 años con un cierto estatus económico. Creo que con eso está todo dicho. Si alguien me llama y me pregunta a ver de qué color son las bragas que llevo puestas, le cuelgo», advierte.
Ella, además, es una de las pocas del gremio que trabaja con discapacitados. «Es diferente, hay que tener cuidado con ellos y al principio no puedes evitar sentir un poco de lástima. Pero ellos quieren que seas sexy y provocadora. ¡Buscan eso! Me di cuenta cuando un cliente me dijo: ‘no quiero que sientas pena, ¡lo que yo quiero es una mujer!’».
Share