Kamasutra, posición de La Carretilla

 posición de La Carretilla

Kamasutra, posición de La Carretilla. ¿Buscas dar un nuevo aire a tus relaciones sexuales e innovar en las posturas sexuales que habitualmente llevas a cabo con tu pareja? Una buena idea es recurrir a las ideas que nos proporciona el Kamasutra. En este caso te presentamos la Carretilla, que proporciona sensaciones de placer y excitación a los dos miembros de la pareja, partiendo del instinto de dominación.

La Carretilla es una variante de la posición de la ofrenda. Para hacerla, la mujer debe ponerse de espaldas al hombre y apoyada por los codos sobre la cama, procurando estar lo máximo de cómoda posible. Por su parte, su pareja se sitúa detrás, de pie, y la levanta por los muslos, abriéndolos como una carretilla. De esta manera, penetra a la mujer.posición de La Carretilla

En la postura de La Carretilla, el hombre domina y la mujer se limita a disfrutar del placer, pero la verdad es que está ampliamente recompensada porque permite que se estimule su punto G y la entrada y paredes frontales de la vagina.

Por su parte, el hombre lleva el control de la penetración e, incluso, del ángulo con que la hace. Es una posición que le encanta porque le permite una penetración muy profunda y, además,, la vagina encierra y presiona su pene.

Si queremos mejorar el placer que proporciona esta postura del kamasutra, la mujer puede apretar laspiernaspara sentir más excitación en el clítoris y en los labios menores. Por su parte, el hombre puede mover la pelvis hacia arriba y abajo durante la penetración.

Fuente Imagen 1: Mujer Orange

 

http://www.sexologia.net/02-11-2011/kamasutra/kamasutra-posicion-de-la-carretilla

Share

Las prostitutas madrileñas se manifestarán el 6 de noviembre porque se sienten perseguidas por el Ayuntamiento

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Las prostitutas madrileñas se manifestarán el próximo 6 de noviembre porque se sienten «perseguidas» por las políticas del Ayuntamiento de la capital, al tiempo que piden la «negociación» de espacios públicos para poder ejercer su profesión.

Las trabajadoras del sexo de Madrid, tras varias asambleas, la última de ellas realizada el martes día 11 de octubre en la salida del Metro de Villaverde, a la que asistieron 80 mujeres, acordaron convocar la manifestación, que partirá a las 12 horas de calle de la Montera, esquina con Gran Vía hasta la Puerta del Sol (estatua de La Mariblanca).

Las meretrices denuncian los efectos negativos que, a su juicio, están ocasionando las políticas municipales sobre su actividad laboral en las calles Montera, Ballesta, Desengaño, Casa de Campo, Villaverde y Capitán Haya, en Madrid, y en otros municipios de Alcalá de Henares.

En un documento aprobado por las prostitutas, se señala que las normativas y planes municipales «persiguen, acosan y espantan» a sus clientes, «tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas». «Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos», han apuntado.

Por eso, el colectivo pide una reunión con el Ayuntamiento y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse unos espacios para que puedan ejercer la prostitución. «Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar», han denunciado.

Las convocantes de la manifestación han afirmado que quieren tener los mismos derechos que el resto de trabajadores, «con lo que eso implica», es decir, pagando sus impuestos y recibiendo del Estado las mismas prestaciones y servicios. «Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad. Queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más, lo que nos facilitará nuestra convivencia y el reconocimiento social», ha añadido.

«Todo ello ayudará a que la gente nos vea como unas ciudadanas más y no como marginales, casi delincuentes; estigmatizadas como ‘viciosas’, ‘perversas’ y ‘malas mujeres’ de la calle», han proseguido en su comunicado.

Asimismo, las prostitutas reunidas en asamblea consideran que con las medidas que plantean también se reduciría el número de agresiones. «Las normativas y planes municipales que nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito anima los prejuicios de la gente contra nosotras y parece que da permiso para que se nos trate mal y nos agredan», han concluido.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid se ha remitido al Plan Municipal contra la Explotación Sexual aprobado en 2009. El Plan prima la atención a las víctimas y se sitúa en la perspectiva de la defensa de los derechos humanos. Tiene como objetivo luchar contra la trata con fines de explotación sexual y recoge las áreas de intervención a través de los dispositivos municipales.

Esta no es la primera manifestación de prostitutas en la capital. Las tres anteriores tuvieron lugar en 2002, 2003, 2005, respectivamente, además de dos concentraciones-caceroladas en 2004 y 2007. El colectivo Hetaira ha animado a las asociaciones que trabajan directamente con personas que ejercen la prostitución a que se sumen como convocantes y a otro tipo de organizaciones (feministas, homosexuales, ciudadanas, vecinales, sindicales) a que apoyen esta movilización.

http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20111028/54236568533/las-prostitutas-madrilenas-se-manifestaran-el-6-de-noviembre-porque-se-sienten-perseguidas-por-el-ay.html

Share

Multas por requerir prostitutas

ORDENANZA | Sanciones de entre 750 y 3.000 euros

La Policía Local de Sevilla ha realizado en los dos últimos meses por diversas zonas de la ciudad un centenar de actuaciones contra la prostitución callejera, en las que se ha identificado a más de 100 prostitutas y se han levantado 38 actas a clientes, a quienes se les ha informado que desde este viernes serían sancionados si incurrieran en las mismas acciones.

Según ha informado el Ayuntamiento, estos datos se corresponden con la primera fase de actuación contra la prostitución callejera previa a la entrada en vigor este viernes de la Ordenanza municipal para luchar contra la prostitución y la trata con fines de explotación sexual, a partir de la cual podrá multarse a los clientes con sanciones de entre 750 y 3.000 euros.

Así, desde finales de agosto la Policía Local ha actuado en Santo Domingo de la Calzada en Nervión; en la calle Emilio Lemos y la avenida del Deporte, fundamentalmente, dentro de Sevilla Este; en la Carretera Su Eminencia y en las calles Piel de Toro, Tucumán y Portobello del Distrito Sur; además de en los polígonos industriales Carretera Amarilla y Su Eminencia.

A todo esto se le suma un operativo conjunto con la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional llevada a cabo el día 2 de septiembre en el que se actuó de forma simultánea en Emilio Lemos, Santo Domingo de la Calzada, Carretera Su Eminencia y el polígono Carretera Amarilla, en el que se identificó a 21 mujeres, de las que 11 fueron detenidas por estancia regular en el país.

«El gobierno está trabajando para erradicar esta forma de explotación a las mujeres y castigar a los clientes y a los proxenetas«, ha explicado la concejal de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación del Ayuntamiento de Sevilla, Lola de Pablo-Blanco, quien ha recordado que «se trata de una ordenanza de carácter pionero al considerar víctima a la mujer».

De Pablo ha añadido que se lleva dos meses trabajando en dos direcciones, como son «la concienciación para eliminar la explotación sexual y la actuación policial para evitar que se dé esta forma de explotación en la calle».

La Delegación de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación tiene elaborada una guía en la que están recogidos todos los recursos sociales que el Ayuntamiento ofrece para las mujeres víctimas de la prostitución. Esta guía está en español, pero que está previsto que sea traducida a otros idiomas, teniendo en cuenta que muchas de estas mujeres son de procedencia extranjera.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/27/andalucia_sevilla/1319726645.html

Share

Amores al contado

En su cuaderno de doble raya de forma italiana, el cartujo escribe con bonita letra: “Estoy en contra de la trata de personas y la prostitución de menores de edad”. Al terminar, respira aliviado y, como otras veces, se queda pensando: no todas las mujeres dedicadas al comercio sexual son obligadas a ejercerlo, para muchas es la única de manera de mantener a su familia o acceder a un mejor nivel de vida. Misionero en un mundo de tinieblas, él ha tenido oportunidad de comprobar esta realidad, como lo ha relatado en otras homilías. Por eso le llama la atención la manera como la diputada Rosi Orozco se manifiesta en MILENIO Diario contra la trata de personas; tiene razón al acusar a las autoridades corruptas por permitirla y a los consumidores insensibles a tal situación. Lamentablemente, los argumentos de la política panista no son claros y su texto como columnista invitada en MILENIO deja la idea de una cruzada contra la prostitución y —como se decía hace mucho tiempo— los lugares de mala nota. De ser así, no toma en cuenta los peligros de la clandestinidad en un oficio de por sí riesgoso y menos aún la posibilidad de una elección libre de quienes lo practican. Debería leer a la española Cristina Garaizábal —sus artículos y ensayos están en internet—, del Colectivo Hetaira. Ella ha investigado el tema desde los años ochenta, ha convivido con prostitutas de diferentes estratos sociales y descarta a la prostitución como sinónimo de esclavitud sexual, como al parecer lo hace la señora Orozco. Garaizábal, tenaz luchadora por los derechos laborales de las trabajadoras del sexo en su país, no las mira con el monóculo de la compasión ni dramatiza su experiencia con ellas. En su colectivo, dice: “Concebimos a las prostitutas con toda su dignidad y con capacidad de decidir sobre sí mismas y sobre sus condiciones de vida, aunque a veces lo tengan difícil. Son mujeres que intentan vivir en un mundo lleno de desigualdades de todo tipo (económicas, de género, étnicas, culturales, religiosas…) buscando, dentro de las situaciones concretas que les ha tocado vivir, cómo mejorar sus condiciones de existencia”. Y para eso requieren la protección de las leyes, el respeto de las autoridades y de la sociedad en su conjunto. Por otra parte, respecto a los clientes —“consumidores” les llama la diputada del PAN—, si sus convenios son con otra persona adulta, no debería haber ningún problema. En los cabarets, en los table-dance, en las zonas de prostitución callejera, todos tienen un rol asignado en una especie de teatro donde es posible “alcanzar la felicidad prescindiendo de la gran estafa del amor romántico”, como dice el irreverente dibujante canadiense Chester Brown en su libro Pagando por ello. Memorias en cómic de un putero. En esos sitios el amor se paga al contado y cada quien sabe para cuánto le alcanza o cuánto está dispuesto a invertir en una compañía de instantánea caducidad… QUERIDOS CINCO LECTORES, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.

joseluis.martinez@milenio.com

http://blogs.milenio.com/node/3439

Share

Clubs de alterne achacan a la «política del avestruz» la retirada de publicidad erótica de autobuses de Valencia

Imagen De Un Anuncio Erótico En Autobús

Foto: EUROPA PRESS

VALENCIA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) –

La Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (Anela) ha manifestado su «malestar» por la polémica surgida tras la orden emitida por la Generalitat valenciana de retirar la publicidad erótica que aparece en algunos vehículos de Metrobús de Valencia y ha calificado esta actitud de «política del avestruz». «Nos tapamos los ojos retirando la publicidad y ya parece que no haya prostitución», ha criticado.

En un comunicado colgado en su página web, la asociación, radicada en Valencia, considera que «esto es una muestra más del cinismo con el que actúa la clase política en general cuando se trata de hablar sobre prostitución».

«El prohibicionismo se impone ante una voluntad clara de solucionar de una vez por todas el tema de la prostitución. Por mucho que se prohíba, ésta nunca se va a erradicar, dado que prima la libertad de las personas que la ofrecen y la libertad de las que la demandan», opina el colectivo.

Añaden que «si existiera una normativa que regulara los locales de alterne en España –sólo están regulados en Cataluña– no se darían este tipo de situaciones».

«Llevamos muchos años detrás de los políticos –continúan– y de las instituciones para erradicar la mala imagen que se tiene de esta profesión y de los empresarios que regentan los clubes de alterne. Somos empresarios y como tal desarrollamos una actividad lícita pagando todos los impuestos que se nos pide».

Desde Anela subrayan que los anuncios de clubs de alterne son «legales, ya que se identifica claramente al anunciante y existe una dirección física donde la Policía, si sospechara que se está produciendo una acción ilegal, podría personarse para investigarla».

«Hace unos meses fueron los anuncios en prensa, ahora los anuncios en los autobuses. ¿Qué será lo siguiente?», se plantea la asociación.

http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-clubs-alterne-achacan-politica-avestruz-retirada-publicidad-erotica-autobuses-valencia-20111027133004.html

Share

Manifestación de prostitutas el día 6 por el «acoso» municipal

Madrid / prevén salir de montera y acabar en sol, pese a la prohibición de la junta electoral

Afirman que las normativas y planes municipales «persiguen, acosan y espantan» a sus clientes, «tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas».Por ello, piden «negociar» espacios públicos donde realizar su actividad

Se sienten «perseguidas» por las políticas del Ayuntamiento de Madrid y piden «negociar» espacios públicos para ejercer su profesión. Por ello, las prostitutas piensan manifestarse el próximo 6 de noviembre. La marcha prevista partirá de la calle de la Montera y concluirá en la Puerta del Sol, a pesar de la prohibición de la Junta Electoral de Madrid de celebrar protestas en el «kilómetro 0».

Tras realizar varias asambleas, la última, el pasado martes en la salida del Metro de Villaverde, a la que asistieron 80 mujeres, acordaron convocar la manifestación, que partirá a las 12 horas de calle de la Montera, esquina con Gran Vía hasta la Puerta del Sol. Las meretrices denuncian los efectos negativos que, a su juicio, están ocasionando las políticas municipales sobre su actividad laboral en las calles Montera, Ballesta, Desengaño, Casa de Campo, Villaverde y Capitán Haya, en Madrid, y en municipios como Alcalá de Henares.

En un documento aprobado por las prostitutas, se señala que las normativas y planes municipales «persiguen, acosan y espantan» a sus clientes, «tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas». «Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos», han apuntado a Ep.

«Hartas de la alegalidad»

Por ello, piden una reunión con el Ayuntamiento y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse unos espacios para que puedan ejercer la prostitución. «Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar».

Las convocantes de la manifestación afirman que quieren tener los mismos derechos que el resto de trabajadores, «con lo que eso implica», es decir, pagar impuestos y recibir del Estado las mismas prestaciones y servicios. «Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad. Queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más, lo que nos facilitará nuestra convivencia y el reconocimiento social», ha añadido. «Todo ello ayudará a que la gente nos vea como unas ciudadanas más y no como marginales, casi delincuentes; estigmatizadas como ‘viciosas’, ‘perversas’ y ‘malas mujeres’», añaden en su comunicado.

Por último, las prostitutas consideran que con las medidas que plantean también se reduciría el número de agresiones. «Las normativas y planes municipales que nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito anima los prejuicios de la gente contra nosotras y parece dar permiso para que se nos trate mal y nos agredan», han concluido.

Esta no será la primera vez que las meretrices se manifiesten: ya lo hicieron en 2002, 2003 y 2005, y, además, realizaron dos «caceroladas» en 2004 y 2007. Hetaira anima a la asociaciones que trabajan directamente con las meretrices a que se sumen como convocantes y a otro tipo de organizaciones para apoyar la marcha.

http://www.abc.es/20111028/local-madrid/abci-manifa-201110281815.html

Share

Siete de cada diez prostitutas del centro son extranjeras y ejercen por necesidad

ALGUNAS CLAVES

Informe. Sobre la prostitución, realizado por la Concejalía de Atención y colectivos como Cruz Roja y el Comité Antisida.
Extranjeras. El 70% de las meretrices es de origen extranjero.
Desesperación. Las prostitutas aseguran que ejercen el oficio por la falta de alternativa laboral.
Varias nacionales. En Las Beatas y San Fernando y el resto del centro, la mayoría son marroquíes, colombianas, ecuatorianas y rumanas. En la Casa del Mar, ecuatorianas, colombinas y españolas. En la estación de buses, centroeuropeas y de Rumanía; y en Santa Lucía, subsaharianas.
Siete de cada diez prostitutas del centro son extranjeras y ejercen por necesidad

Mujeres, ayer por la tarde, junto a la fachada de comercios y casas de la calle Honda, una de las zonas habituales de prostitución del casco histórico. :: ANTONIO GIL / AGM

Siete de cada diez prostitutas que ejercen en calles y viviendas del casco antiguo de Cartagena y su perímetro son extranjeras que alquilan su cuerpo de forma voluntaria y lo hacen por necesidad económica y ante la falta de alternativas laborales. Así lo recoge un informe elaborado por el Ayuntamiento, que en colaboración con colectivos como Cruz Roja o el Comité Antisida ha realizado un diagnóstico de los problemas individuales y colectivos que conlleva esta actividad ante la falta de una regulación legal más específica de la llamada profesión más antigua del mundo.
El concejal de Atención Social, Antonio Calderón, dio a conocer ayer este estudio durante su intervención como ponente en la apertura de unas jornadas sobre la prostitución organizado por la Asociación de Vecinos del Barrio Universitario bajo el título de ‘Congreso Nacional sobre la legalización de la prostitución: sí o no’.
Antes de su intervención en esta cita, que se celebra hasta mañana en el Hotel Los Habanero, Calderón destacó a ‘La Verdad’ que el objetivo del informe es tener una primera herramienta para conocer con el mayor detalle posible una realidad vinculada con situaciones de exclusión social que, entre otras cosas, genera una demanda de asistencia por parte del Ayuntamiento.
«Hay que asumir el debate sobre la legalización o no de la prostitución, y los términos en que se llevaría a cabo. Pero para ello es imprescindible mejorar el conocimiento que se tiene de este fenómeno, porque no vale solo con tener en cuenta la perspectiva de las quejas que genera entres los vecinos, sino que hay que tener en cuenta también la realidad humana que hay tras la prostitución, las motivaciones que llevan a una mujer a ejercer este oficio. Primero hay que saber bien de qué estamos hablando para luego tratar de acordar medidas integrales», argumentó Antonio Calderón.
Añadió que en Cartagena las meretrices aseguran que dejarían su oficio si tuvieran otras oportunidades laborales, y apuntó que se echa en falta una regulación a nivel nacional e incluso europeo porque el problema no es solo de ámbito local.
El estudio pone de manifiesto la amplitud de nacionalidades de las meretrices que ofrecen sus servicios en el centro de la ciudad, donde se concentran el malestar de vecinos y comerciantes por la presencia de mujeres en las calles.
Según los datos facilitados por el edil, en las la zona más céntrica (San Fernando o Las Beatas), la mayoría de prostitutas son marroquíes, colombianas, ecuatorianas y rumanas. En el área de la Casa del Mar, ya hay ecuatorianas, colombianas y españolas. En la zona de la Estación de autobuses, hay mujeres de Centroeuropa y Rumanía, mientras que en la parte de Santa Lucía hay sobre todo subsaharianas.
Calderón afirmó que el Ayuntamiento no dispone de datos sobre el número de mujeres que ejercen la prostitución, si bien la Asociación de Vecinos del Barrio Universitario en esta área de Cartagena ejerce en torno a medio centenar.

http://www.laverdad.es/murcia/v/20111027/region/siete-cada-diez-prostitutas-20111027.html

Share

El cliente de burdel tiene 35 años y novia

Una investigación de la Universidade de Vigo descubre gran insatisfacción y un alto grado de misoginia entre los demandantes de sexo de pago en Galicia

Desde 2003, el Código Penal castiga con varios años de prisión el proxenetismo, pero en las cárceles españolas, recuerda la socióloga Silvia Pérez Freire, profesora asociada de la Universidade de Vigo, «solo hay una persona por esta causa». España es «abolicionista sobre el papel» y nada más. Porque «está generalizada la connivencia de los poderes públicos (los políticos, los jueces, las fuerzas del orden) con el proxeneta», asegura Pérez, que estudia este negocio al margen de la ley desde hace ocho años. «En estos estamentos no hay conciencia» de la situación que viven las mujeres, «el proxeneta es una persona con poder e influencia social, dueño de otras empresas con las que blanquea el dinero», y la mayoría de los clubes suelen tener «colaboradores» en la policía. La semana pasada, en una charla organizada por la CNT en Santiago, la socióloga afirmó que «muchas comisarías darían casos Carioca si fueran investigadas» por la «relación» que existe entre agentes y proxenetas. «En casi todos los clubes existe buena comunicación con las fuerzas del orden».

La encuesta sobre clientela de la prostitución que realizó el Centro de Investigaciones Sociológicas en 2009, la más ambiciosa efectuada en España hasta el momento, reveló que el 32,1% de los hombres recurre a la prostitución, el 15% asiduamente. Sucesivos sondeos llevados a cabo por la Cátedra de Estudos Feministas de la Universidade de Vigo, arrojaron resultados diferentes, dependiendo del número de encuestados. En unos debates en grupo donde los hombres fueron convocados a ciegas, uno de cada cuatro era cliente de la prostitución. En otras entrevistas con 214 varones vinculados a varios sectores industriales de Vigo y Santiago, resultó que el 45,3% declararon haber consumido sexo de pago por, en este orden, motivos fisiológicos, sociales, de ocio o afectivos.

El 51% tenían una edad comprendida entre los 30 y los 41 años y el 79,4% mantenían una relación de pareja estable. De hecho, la mayoría, cuando acudían a un prostíbulo, elegían la mujer menos parecida a su novia o su esposa, y de los burdeles valoraban, sobre todo, poder acostarse con la más exótica y escoger el momento del sexo. El entorno interracial (las gallegas son minoría hace tiempo, aunque la crisis ha devuelto a algunas a los pisos de citas) y el papel dominante del hombre en los prostíbulos fomenta las fantasías sexuales.

El exotismo está garantizado en este «microcosmos» de «flirteos ficticios» -según describe Pérez Freire, que ha recorrido la mayor parte de los burdeles de la comunidad- porque se ha generalizado el sistema de rotación. Las mujeres, «extranjeras y pobres», hacen «plaza» unos días en un local y luego marchan a otro. De esta manera, en Galicia ejercen al año «entre 8.000 y 10.000 mujeres», que pueden llegar a recorrer en ese período «hasta tres o cuatro países». Esta circulación constante de prostitutas alimenta aquí una población de en torno a 6.000 para dar servicio a la nutrida clientela de sus cuerpos.

Esta cifra se reparte entre los pisos, la calle y los 232 clubes de alterne que funcionan en la comunidad, cuatro de ellos considerados hipermercados del sexo por su plantilla y su volumen de negocio. Son «macroclubes con un centenar de mujeres» que, según Pérez Freire, pueden recibir los fines de semana «500 o 600 clientes por noche».

En la cátedra de Estudos Feministas, actualmente se desarrollan tres investigaciones acerca de la prostitución. Tras publicar otros libros sobre la materia, Silvia Pérez y Águeda Gómez prosiguen rastreando sectores (el naval, la automoción, el universitario, el sindicalismo, la medicina, la abogacía, entre otros) y trazando el retrato del cliente del sexo de pago en Galicia. Al remate del acto que tuvo lugar en la sede compostelana de la Confederación Nacional del Trabajo, la investigadora no perdió la ocasión de preguntarle a los varones presentes si alguno de ellos, «o sus amigos», se brindaban a ser entrevistados.

El perfil, en realidad, no es uno solo, hay al menos cuatro grandes tipologías, pero la mayoría de los hombres que recurren a las prostitutas coinciden en ciertos puntos de vista: la prostituta está ahí porque quiere, la mujer tiene suerte, que puede cobrar por copular; el hombre está programado por naturaleza para practicar el sexo frecuentemente y no se puede aplacar ese instinto animal (las mujeres, en cambio, solo están programadas para tener un hijo cada nueve meses); gracias a los clubes, el cliente puede fornicar cuando quiere, puede elegir el cuerpo de mujer con el que hacerlo y el acto no lo compromete; porque el macho humano, a diferencia de la hembra, «sabe distinguir entre sexo y amor». Estos comentarios surgieron con frecuencia en las entrevistas de la Universidade de Vigo.

El de la prostitución es un sexo cómodo en todos los aspectos, «una de las cosas que más valoran los entrevistados», según Pérez Freire, es no tener que ganarse previamente a la mujer y «no tener que hablar con ella después del acto». También «que nadie cuestione cómo lo hizo». Además, existe un pacto no escrito de silencio entre todas las personas que coinciden en un burdel: lo que se hace allí y quién acude no trasciende los muros del local. «Este detalle los hace muy atractivos a los políticos y personas influyentes».

A grandes rasgos, las investigadoras definieron cuatro prototipos: el del homo sexualis; el del samaritano u hombre afectivo-sexual; el del homo economicus; y el del homo politicus. El primero es un hombre que «se valora por cuánto practica el sexo y con cuántas mujeres». El samaritano busca «una relación de amistad y ayuda» con alguna prostituta, más débil y desvalida que él, y a veces llega a entablar una relación sentimental. El economicus, es el grupo que suele incluir a los más jóvenes, hedonistas, consumidores de ocio y drogas, coleccionistas de emociones y mujeres. El politicus, en cambio, tiene cierta conciencia de que lo que hace no está bien, pero lo hace.
El 75% no quedan satisfechos

Suecia es el único país que penaliza el consumo de prostitución. En Galicia, ese elevado porcentaje que representan los clientes de los clubes reclama, más bien, la legalización. Y no lo hace precisamente pensando en las mujeres. Los hombres que compran sexo, según la profesora de la Universidade de Vigo, desean que se regularice el trabajo de las prostitutas para que «exista un control sanitario» (la mayoría piden copular sin condón) y para que «paguen a Hacienda».

En el libro Prostitución: clientes y otros hombres, publicado por Xeráis, Águeda Gómez y Silvia Pérez incluyen los resultados de una serie de entrevistas a clientes de mujeres, dueños, encargados y empleados de los clubes. Entre los personajes que frecuentan el sexo de pago llaman la atención los «abiertamente misóginos», que temen o desprecian el sexo opuesto y descalifican a todas las hembras por el hecho de serlo. Un «trabajador del Ejército», de 33 años, soltero, defendía sin rebozo ante las investigadoras que «putas son todas las mujeres, prostitutas las que cobran»: «Conozco muchos hombres que están casados y sus mujeres están con otros», añadía para dar solidez a su afirmación.

Las investigadoras concluyen que el consumidor de prostitución «no es patológico». Tampoco se puede señalar una clase social como predominante. Y cada vez hay más jóvenes que acaban sus noches de fin de semana pagando por el sexo «a las cinco de la mañana, cuando ven que no resuelven» gratis. Muchas veces es un «acto socializador», ellos acuden en grupo, después de «cenas de negocios», y con frecuencia pagan con «la tarjeta de crédito de la empresa», un error que puede terminar delatándolos. A pesar de todo, «el 75% no quedan satisfechos» con el tipo de sexo que les ofrecen los prostíbulos.

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/cliente/burdel/tiene/35/anos/novia/elpepiautgal/20111102elpgal_10/Tes

Share

Decidida fiscalidad sobre la prostitución

Francisco Poveda Blanco

España tiene el deshonor de encabezar el ranking europeo sobre la contratación de prostitutas, según la Guía de la Asociación para la Reinserción de las Mujeres Prostituidas (Apramp) que acaba de aparecer. El Gobierno trabaja en la elaboración de un reglamento que las proteja de los proxenetas y mafias que las explotan sin piedad, y el candidato socialista, Pérez Rubalcaba, lleva en su programa la supresión de la publicidad sobre el sexo; que inunda la prensa y otros medios. Algunos taxis de Alicante incluso informan en su carrocería de locales eróticos, mientras, la Generalitat Valenciana, titular de nueve líneas interurbanas, tras verse criticada porque algunos autobuses de Valencia anunciaban en sus traseras gigantescos carteles publicitarios eróticos y páginas de contactos, ha obligado a retirarlos, reconociendo que atentan contra la dignidad de las personas y presentan a las mujeres de forma vejatoria o discriminatoria.

El aluvión de quejas de los políticos y del Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer por lo ocurrido en Valencia, contrasta con la oferta y demanda de la prostitución que se realiza en las propias calles de nuestras ciudades, mientras ediles y policía miran hacia otro lado, sin importarles, al parecer, la exhibición, el trato y hasta el ejercicio procaz de actos sexuales, sin extirparla, sin enfrentarse a ella, al contrario que en otros países, donde o bien la repudian y prohíben de facto, o la consienten aunque exigiendo pagar impuestos a quienes integran este submundo por sus no pocas ganancias, y el blanqueo de dinero.

Desde fechas recientes, la ciudad de Bonn exige una tasa diaria de 6 euros a cada profesional de la prostitución en la vía pública, cobrándose en los parquímetros el justificante que sirve de salvoconducto para su ejercicio. La medida se ha adoptado para conseguir mayores ingresos, y para equiparar el trato que reciben los trabajadores del sexo que ejercen en locales cerrados. En Holanda, el gobierno, para reducir el déficit presupuestario, ha decidido cobrar un gravamen cercano al 33% a las prostitutas, beneficiándose de una industria que genera cientos de millones de euros al año y aporta miles de contribuyentes potenciales, a los que de modo permisivo no se controlaba pese a que se legalizó en el 2000, clasificando a las trabajadoras sexuales como mujeres de negocios independientes.

Por el contrario, la Hacienda sueca abolió en 1999 la prostitución de las calles, e hizo recaer la sanción penal sobre el cliente que demandase los servicios. Años antes, las prostitutas suecas arguyeron la función terapéutica de su trabajo, pidiendo la exención en el IVA, porque se consideraban profesionales de la sanidad, como los médicos, anestesistas, etc. Ante el cinismo demandante, como es natural, Suecia no hizo caso.

En nuestro país, Hacienda parece no enterarse del tremendo fraude a las arcas del tesoro de unas actividades que mueven ingentes cantidades de negocios al margen de la ley. En general, las mujeres que ejercen la prostitución, son explotadas y soportan un trato vejatorio por sus clientes y proxenetas, que, además, no suelen pagar impuestos; ni IVA por los servicios, ni IRPF por los ingresos, ni tasas de ningún tipo. Cuando ejercen de forma callejera, a mayor desgracia, cuentan con la venia municipal para ocupar los mejores espacios. Sorprende que en las ciudades, que se persigue y sanciona el ejercicio de la venta ambulante, se consienta esta modalidad de venta callejera, con el agravio social y económico que comporta para el indignado vecindario.

Nuestros legisladores deben enfrentarse a la regulación de estas actividades, para acabar con la explotación sexual. Mientras la acción policial no abandone el consentimiento, y rechace, entorpezca, identifique, aperciba, multe, desaloje e incordie permanentemente, el mal no se erradicará. A la vez, el erario público debería actuar decididamente y exigirles el pago de los impuestos, como a cualquier hijo de vecino, porque su ceguera ante la realidad es patética. Vean sino la contestación que dio la Administración tributaria a la consulta número 310 formulada por un transexual que quiso saber en qué epígrafe de las tarifas del IAE debía matricularse y pagar el impuesto, -supongo que como requisito para darse de alta como autónomo y contar con asistencia sanitaria y demás beneficios- La respuesta fue: «En conclusión, la explotación de la prostitución, cualquiera que sea el tráfico, forma o comercio de la misma, es, en todo caso, ilícita, y no puede ser objeto válido de ninguna actividad empresarial o profesional a efectos fiscales; subsiguientemente, no está sujeta al Impuesto sobre Actividades económicas». Pues muy bien, lo que no está en la ley, no está en el mundo fiscal. Y esto en pleno siglo XXI.

Francisco Poveda Blanco. Director del Máster de Tributación de la Universidad de Alicante

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/decidida-fiscalidad-prostitucion/20111102cdscdiopi_5/

Share

Gloria Poyatos: «Regularlas como autónomas blanquearía 50 millones al día»

Exabogada laboralista, defiende en un libro que las meretrices paguen impuestos para evitar la economía sumergida y la falta de derechos
Gloria Poyatos Juez de lo Social
«Regularlas como autónomas blanquearía 50 millones al día»

La juez Gloria Poyatos, ayer en Cartagena. :: J. M. RODRÍGUEZ / AGM

«A estas alturas de la historia de la humanidad es obvio, para todos, que la prostitución, lejos de disminuir, ha experimentado un notable ascenso nacional e internacional, al que no ha servido de freno la aplicación de políticas abolicionistas, y mucho menos prohibicionistas», escribe en su libro ‘La prostitución como trabajo autónomo’ (Editorial Bosch, 2009) Gloria Poyatos, jueza de lo Social natural de Gerona pero que ejerce en Arrecife (Las Palmas). Ayer defendió la regulación expresa del oficio en el congreso sobre la prostitución organizado por los vecinos en Cartagena.
– Usted habla de una «pasividad legislativa que condena a un amplio colectivo» a la falta de derechos y «la economía más sumergida». ¿Cómo cree que ve la sociedad la prostitución? ¿Cómo la ve usted?
Yo creo que la sociedad la ve como un problema que tiene que erradicarse. No quiere generar un daño a las mujeres que se dedican a ella, que son vistas como víctimas que tienen que ser protegidas, pero lo que más le interesa es erradicar el problema. Yo creo que los valores sociales cambian conforme cambia la sociedad. La evolución ha hecho que las trabajadoras de la pornografía tengan una regulación legal. Pero las mujeres que acceden carnalmente a cambio de un precio no disponen de una regulación expresa. Yo digo que hay un marco regulativo y que tienen encaje en el sistema de seguridad social sin problemas.
– Habla del ejercicio voluntario.
– Sí. Hay que distinguir la trata de blancas con el ejercicio voluntario. ¡Ojo!, lo primero es muy serio, y habría que penalizarlo más. Los proxenetas tienen que ir a prisión, y a las mujeres explotadas se les tiene que dar una oportunidad en nuestro país si cooperan con la Policía para combatir las redes de mafias internacionales, que gran poder tienen y tan difíciles son de desmantelar. Yo me ocupo del colectivo que ejerce voluntariamente, y en su inmensa mayoría por necesidad. Igual que muchas limpiadoras limpian doce horas al día o hay señoras que trabajan en la mina o hacen trabajos forzados entre comillas, duros, a este colectivo que trabaja no por una coacción de un proxeneta o de un explotador, sino por las necesidades de la vida, al menos debe brindársele la oportunidad de que lo que hacen tenga una visibilidad en la Seguridad Social, que accedan a unas determinadas ventajas.
– Así lo expuso en una tesina que luego se convirtió en el libro.
Sí, quise estudiar la situación jurídica de estas señoras, de estas trabajadoras sexuales, como yo me refiero a ellas, y la realidad. Hice un estudio y vi que no existe ninguna cortapisa legal para que tengan cabida en el sistema de seguridad social. Yo era abogada en ejercicio, no magistrada, y como mi trabajo era eminentemente práctico, busqué una demostración empírica.
– Estaba embarazada de 6 meses, fue a unas oficinas de la Seguridad Social, se hizo pasar por prostituta y pidió inscribirse con ese oficio. Pero el experimento no le salió como esperaba.
Buscaba una resolución administrativa negativa para impugnarla con una demanda y conseguir una sentencia que saliese en todos los medios de comunicación y dijese que una prostituta se puede inscribir en la Seguridad Social. Cuál fue mi sorpresa que en la Seguridad Social me dieron de alta dentro de las actividades genéricas, en concreto de las actividades diversas de servicios personales. Y posteriormente me dieron de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social como trabajadora autónoma, que es lo que yo defiendo que debe ser la calificación laboral de estas trabajadoras.
– ¿Por qué no por cuenta ajena?
Colisionaría con el delito de proxenetismo, del artículo 188 del Código Penal.
– ¿Por qué entonces las prostitutas no se dan de alta de forma mayoritaria como autónomas?
Bueno, muchas me llamaron desde distintas asociaciones y lo hicieron. Pero había otro problema, al que iba a buscar solución antes de entrar en la carrera judicial como magistrada: el sistema fiscal. Es ahí donde ellas tropiezan.
– ¿A qué se refiere?
Los distintos sistemas fiscales a los que tienen acceso no salvaguardan el anonimato del cliente. Difícil solución vamos a dar a cuando el 98% de los clientes pretende el anonimato y las prostitutas tienen que expedir un recibo o hacer una declaración fiscal con el nombre y apellidos del cliente tienen un problema. Hay que hacer una regulación expresa para encuadrar a estas señoras en el régimen de Seguridad Social con la cobertura de todos sus derechos, para que se independicen de sus proxenetas.
– Hay quien critica no solo el vacío legal sino la ambigüedad-
– Está penalizada la explotación pero no la actividad libre desempeñada por un mayor de edad. La autoprostitución no está penalizada. Y si no tiene penalización, ¿qué es? Ésa es mi pregunta, ¿qué es?
– Y a su juicio, ¿qué es?
Una actividad que genera unos ingresos en la economía más sumergida que han aumentado y están fuera de todo control fiscal. Según las asociaciones de clubes de alterne y una comisión parlamentaria, los españoles gastan 50 millones de euros al día en prostitución. Eso es mucho dinero y hasta ahora las soluciones abolicionistas, ignorar la prostitución, no regularla expresamente, no han funcionado.
– ¿Qué lograría la regulación?
– A lo mejor conseguimos que cuando logren independencia económica puedan quitarse del lastre de sus explotadores proxenetas. Y estamos blanqueando un dinero al que debe aplicarse impuestos como a cualquier actividad. Y de paso, cambio de que estas señoras paguen sus impuestos se les cubre con una serie de derechos sociales tales como pensiones de jubilación, prestaciones de incapacidad permanente o temporal, utilizaciones farmacéuticas, intervenciones quirúrgicas…
-¿Y para la prostitución callejera, que genera quejas vecinales en ciudades como Cartagena?
Ya se han hecho ordenanzas en Barcelona o Madrid con sanciones a prostitutas y clientes por realizar actos sexuales en público, negociar el precio en público o trabajar entre comillas en lugares cercanos a colegios, hospitales… Se trata de que no afecte al resto de vecinos.

http://www.laverdad.es/murcia/v/20111027/cartagena/regularlas-como-autonomas-blanquearia-20111027.html

Share