La unidad móvil de atención a prostitutas ha realizado este año más de 8.200 acercamientos para ayudar a estas mujeres

El Ayuntamiento dice que la única «cruzada» existente es contra la explotación sexual y no contra las prostitutas

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La unidad móvil de atención a mujeres en situación de prostitución, puesta en marcha por el Ayuntamiento de Madrid, realizó más de 10.800 acercamientos en 2010 para ayudar a estas personas mientras que de enero a finales de octubre de este año ya ha contabilizado un total de 8.292.

Así lo han detallado a Europa Press desde el área de Familia y Servicios Sociales, añadiendo que la única «cruzada» existente es contra la explotación sexual y no contra las prostitutas. Añaden que la prostitución es una «forma de violencia de género» y que las mujeres que la ejercen son «víctimas a las que hay que facilitar y apoyar en su proceso de recuperación personal y no multar».

Las mismas fuentes añaden que esa es la finalidad del Plan del Ayuntamiento contra la Explotación Sexual, creado en 2004 y reeditado cinco años después, que trata de ofrecer alternativas y atención integral para que las mujeres que así lo deseen puedan tener un proyecto de vida al margen de la prostitución.

Precisamente las meretrices madrileñas se manifestarán mañana domingo porque se sienten «perseguidas» por las políticas del Ayuntamiento de la capital, al tiempo que piden la «negociación» de espacios públicos para poder ejercer su profesión. La manifestación partirá a las 12 horas de calle de la Montera, esquina con Gran Vía hasta la Puerta del Sol (estatua de La Mariblanca).

«Las normativas y planes municipales nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito y anima los prejuicios de la gente contra nosotras como si dieran permiso para que se nos trate mal y nos agredan», han afirmado las prostitutas a través de un comunicado.

El Plan municipal dispone de una red de atención especializada a mujeres en prostitución, dentro de la cual se encuentra una unidad móvil que recorre las diferentes zonas con presencia de meretrices en la calle y les ofrece información sobre recursos y servicios a su disposición.

CENTRO CONCEPCIÓN ARENAL

Deriva a las mujeres interesadas en un proceso de cambio al Centro de Atención Integral Concepción Arenal, que ofrece atención psicológica, social y jurídica, cursos de formación para el empleo e itinerarios de recuperación personal e inserción sociolaboral. Estas instalaciones atendieron el año pasado a casi 600 mujeres mientras que de enero a finales de octubre ya ha contabilizado un total de 502 mujeres atendidas.

Además, el Consistorio pone a disposición de las mujeres que lo necesitan plazas de alojamiento de emergencia para ellas y los hijos menores de 12 años que tengan a su cargo.

Por su parte, el Ayuntamiento facilita a las mujeres que quieran dejar la prostitución un proceso de recuperación y capacitación personal. Completado ese proceso, es el momento de iniciar el de inserción laboral para posibilitar su acceso al mercado de trabajo.

«Madrid aborda esta realidad actuando contra los explotadores y a favor de las mujeres explotadas, actuando frente al cliente», han insistido desde el Consistorio, que ha recordado la realización de campañas de lucha contra la trata de seres humanos con el fin de desalentar la demanda. Algunos de sus lemas han sido ‘No contribuyas a la esclavitud del siglo XXI’ o ‘Tu dinero hace mucho daño. Porque tú pagas existe la prostitución’.

http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20111105/54237550624/la-unidad-movil-de-atencion-a-prostitutas-ha-realizado-este-ano-mas-de-8-200-acercamientos-para.html

Share

Las prostitutas morosas de Tordera pagarán con servicios a la comunidad

Las mujeres multadas por ofrecer servicios sexuales en la carretera se declaran insolventes cuando el ayuntamiento les reclama el pago de la sanción

Las prostitutas morosas de Tordera pagarán con servicios a la comunidad ACN / Jordi Pujolar

«Es un tema complicado» reconoce el alcalde de Tordera (Maresme), Joan Carles García, ante el alud de multas impagadas –más de 500 en dos años- que el consistorio ha impuesto por infringir la ordenanza municipal que prohíbe explícitamente tanto el ofrecimiento de servicios sexuales retribuidos, como las relaciones sexuales en espacios públicos. García lamenta que los esfuerzos de la administración local hayan sido infructuosos y que la presencia de prostitutas en las carreteras se haya incrementado.

De haber podido cobrar todas las sanciones impuestas a las prostitutas que se colocan a pie de la carretera N2 entre Tordera y Maçanet de la Selva, sólo el consistorio torderense habría ingresado más de 300.000 euros, una cifra nada desdeñable para las maltrechas arcas municipales. Sin embargo, el ingreso por este concepto apenas ha llegado a los 5.000 euros, cuya procedencia es de las multas impuestas a los clientes que para no ver comprometida su privacidad abonan las sanciones de inmediato.

Para evitar que las prostitutas eludan el pago de las multas alegando ser insolventes, el alcalde de Tordera apuesta por fórmulas legales que permitan conmutar las penas con trabajos en beneficio de la comunidad,. Una fórmula que ya está en estudio en los servicios jurídicos del Ajuntament de Barcelona, según ha confirmado la regidoría de Dona i Drets Civils que dirige la concejal Francina Vila ya que es una de las medidas de gobierno pactadas por el ejecutivo del alcalde Trias que contará con la participación de otros departamentos, como la Guàrdia Urbana, Benestar, Familia y Drets Civils.

La propuesta, según Joan Carles García «se deberá regular muy bien» pero no descarta que las prostitutas morosas puedan acabar limpiando calles o edificios municipales e incluso realizando labores que en la actualidad prestan los servicios de voluntariado.

Sin competencias
El conseller de Interior de la Generalitat, Felip Puig, por su parte, a requerimiento de los municipios más afectados por la presencia de prostitutas en las carreteras del Maresme, la Selva y el Gironès, anunció que para paliar tal situación los Mossos d’Esquadra aplicarían la normativa de tráfico y multarían a las chicas que se exhiben en los arcenes por poner en peligro la seguridad. Una medida nada efectiva ya que la aplicación de la legislación sobre seguridad viaria no es competencia de la policía autonómica en aquellas vías que, como la nacional dos, son de titularidad estatal.

El conseller, explicó a los alcaldes afectados que tras las elecciones generales, su intención es promover una iniciativa ante el Congreso de los Diputados que permita a la Generalitat multar a las prostitutas y a sus clientes en las vías estatales. El Govern de la Generalitat, a través de la Llei Òmnibus plantea sanciones de hasta 30.000 euros

Según los datos obtenidos en diferentes muestras a pie de calle el 85% de las prostitutas que ejercen en Catalunya son inmigrantes. El 34% procede de países del Este, especialmente de Rumania, que son las que mayoritariamente ejercen en las carreteras catalanas. El colectivo de latinoamericanas aumenta con la crisis económica y ya son un 21%, como las nigerianas establecidas en barrios de Barcelona. Las españolas son el 15% y se concentran en la capital.

Veto a los macroprostíbulos
En la capital del Maresme, Mataró, la prostitución plantea otras problemáticas ya que han sido varios los promotores que han pedido licencia de actividades para construir macroprostíbulos. Para evitar el avance de tales estructuras amparadas en el epígrafe de la ordenanza municipal que regula la apertura de salas de fiestas con anexo, el alcalde Joan Mora (CiU) ha anunciado el endurecimiento de la normativa ya que «existen elementos legales que permiten que la restricción sea prácticamente absoluta.

En el anterior mandato legislativo el ayuntamiento de Mataró –entonces compuesto por PSC-ERC e ICV- se vio obligado a promulgar una ordenanza municipal y un plan urbanístico que permitía restringir temporalmente la apertura de estos negocios. Una medida que el actual edil juzga insuficiente.

http://www.lavanguardia.com/vida/20111106/54237853686/las-prostitutas-morosas-de-tordera-pagaran-con-servicios-a-la-comunidad.html

Share

Prostitutas «hartas» de multas

Las meretrices reclaman una reunión con Gallardón para negociar un espacio limpio y seguro donde ejercer

Dos prostitutas se manifiestan en la calle de la Montera, por sus derechos, con el rostro cubierto.- LUIS SEVILLANO

«Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar», resumieron en un manifiesto leído al llegar a la Puerta del Sol pasada la una de la tarde.

La marcha transcurrió en un ambiente festivo. Música tecno, gritos y lemas que atraían la atención de los curiosos. «Estamos hasta las tetas de políticos chuletas» o «primero pagáis, luego nos insultáis». Muchos hombres acompañaban la protesta que empezó a medio día en Montera y terminó en la Puerta del Sol frente a la escultura de la Mariblanca. Colectivos homosexuales, como FELGTB y Cogam, y la asamblea Transmaricabollo del 15-M también se unieron.

Muchas de las manifestantes llevaban el rostro cubierto con máscaras de carnaval. Alejandra, subida a unas botas altas negras con elevado tacón y embutida en unas mallas de leopardo, esconde su rostro tras una careta muy colorida con plumas para que no la reconozcan la familia ni los amigos. Tampoco quiere desvelar su apellido. Ejerce la prostitución en Villaverde desde hace siete años y gana al mes entre 2.000 y 3.000 euros. Antes cubría «10 servicios de sexo al día y ahora dos», se lamenta la mujer.

Un cartel, colocado sobre el megáfono desde el que se proclamaban los lemas de la marcha, invitaba al alcalde de Madrid a reunirse con las prostitutas: «Señor Gallardón sea el primer alcalde en la Comunidad de Madrid que se siente junto a nosotras a negociar un espacio digno donde no molestar ni ser molestada».

Lo que pedían las meretrices es que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se siente a negociar un espacio donde puedan «captar clientes en la calle sin molestar a nadie», según Cristina Garaizabal, portavoz del colectivo Hetaira, convocante de la protesta y «defensor de los derechos de las trabajadoras del sexo». Un lugar «donde la policía las proteja de los abusos» en lugar «de poner multas» a las prostitutas o a los clientes «con excusas como la obstrucción del tráfico». Garaizabal no aclara cómo debería ser ese lugar. «Les da igual». En la ciudad o a las afueras. Siempre que sean espacios, «con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos», según el comunicado.

Alejandra cuenta que últimamente tiene que hacer turno doble por el «acoso que se hace a los clientes con las multas». «La policía debería investigar a los proxenetas», responde cuando se le pregunta por las mafias que explotan a mujeres. «No estamos de acuerdo con eso, pero nosotras no estamos explotadas». Alejandra fue a manifestarse junto a dos compatriotas ecuatorianas que conocía de antes de llegar a España. Durante dos años trabajó sin papeles, limpiando portales. Finalmente, acabó en la prostitución. Pero cambiaría de trabajo si encontrara otro que le proporcionase unos ingresos parecidos. Le preocupa que «el negocio ha decaído» lo que, según su amiga, las obligará a «cambiar de sitio».

No es la primera vez que las prostitutas se manifiestan. En 2002, 2003, y 2005, el colectivo Hetaira volvió a salir a la calle. Dicen haber solicitado hasta 10 entrevistas con el alcalde para denunciar que el Plan Municipal contra la Explotación Sexual vigente en Madrid desde 2009 «invisibiliza» a las prostitutas que ejercen por voluntad propia. «Una de cada siete mujeres es víctima de trata, en Europa», es decir, que al otro lado, hay «un 80% de las prostitutas que ejercen por voluntad propia», apunta Garaizabal citando un informe de la ONU de 2010.

-Y ¿por qué se cubren la cara?

-Por el estigma social de su profesión. Pero no todas llevan máscaras.

La cifra dada por la portavoz de Hetaira dista mucho del 90% de mujeres que el extinto Ministerio de Igualdad incluía en 2010 como víctimas de explotación y trata.

El Ayuntamiento de Madrid se negó este jueves a través de su vicealcalde, Manuel Cobo, a habilitar un espacio para la prostitución. «Nosotros oímos a todo el mundo. Pero un espacio para ejercer la prostitución, no. Nosotros no estamos en esa línea y no vamos a estar nunca porque hemos entendido la esclavitud que muchas mujeres tienen en ese ámbito», declaró el alcalde tras la junta de gobierno, informa Ep.

Gabi, una meretriz transexual, no habla de esclavitud sino de derechos laborales: «Queremos los mismos que otros trabajadores. Nosotras también tenemos familia y dificultades para trabajar. Somos personas».

Vacío legal

– La legislación española ni regula ni castiga la prostitución, como actividad sexual a cambio de dinero.

– El Código Penal considera el proxenetismo como delito en los artículos 187 y 188 y condena a quien obligue o induzca a otra persona, ya sea menor o mayor de edad, a ejercer la prostitución.

– Para favorecer la lucha contra la explotación sexual de mujeres, la Ley de Extranjería permite que se conceda el permiso de residencia a las prostitutas inmigrantes si denuncian a sus explotadores y si aportan información relevante para desarticular redes.

– A diferencia de Barcelona o Sevilla, en Madrid no existe ordenanza que castigue a los clientes o a las prostitutas, con la excepción de Alcalá de Henares.

 

La calle de la Montera tenía ayer más prostitutas de lo habitual. No buscaban clientes, sino respeto a su oficio. Cerca de 200 personas se manifestaron junto a una treintena de meretrices para reclamar «respeto total a las trabajadoras del sexo». No se consideran ni víctimas ni esclavas, pero sí denuncian las condiciones en las que tienen que ejercer la prostitución. Poca higiene y poca seguridad, a lo que añaden presión policial y de vecinos. «No a la persecución, negociación de espacios», rezaba una gran pancarta en la cabecera de la marcha. Las prostitutas dicen estar «hartas» de las multas que reciben ellas y sus clientes, no por ejercer la prostitución (cuya actividad no está sancionada), sino por otras infracciones.

Una prostituta transexual, en la cabecera de la manifestación por la calle de la Montera.- LUIS SEVILLANO

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Prostitutas/hartas/multas/elpepuespmad/20111107elpmad_2/Tes

Share