Esto es lo que pasa durante el orgasmo femenino

El sigue siendo un misterio en muchos de sus aspectos y todavía es una incógnita, sobre todo, para muchos hombres. La mayoría de las mujeres, sin embargo, sabe bien lo que siente al experimentar un orgasmo, pero seguro que no es demasiado consciente de qué es exactamente lo que hace su cerebro durante la petit morte.

Para ellos y para ellas, y sobre todo para poder avanzar en el estudio de la anorgasmia, el científico Barry Komisaruk, de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey (EEUU), acaba de hacer público un vídeo en el que se puede ver claramente la actividad cerebral de una mujer que alcanza el clímax.

Gracias a un escáner cerebral, el científico ha podido ‘grabar’ el cerebro de una voluntaria mientras se masturbaba y cuando alcanzaba el orgasmo. Las imágenes han sido coloreadas según los niveles de oxígeno en sangre, que se corresponden con la actividad de las distintas regiones cerebrales (siendo el color rojo el que denota una menor actividad y el amarillo-blanco el que señala el punto más álgido de la excitación ).

Las imágenes de resonancia magnética demuestran que las diferentes etapas de la estimulación sexual estimulan distintas zonas del cerebro, lo cual denota la complejidad del orgasmo. Así, con las primeras caricias en la zona genital se ‘enciende’ una región del córtex sensorial y poco a poco la actividad se va expandiendo hacia el sistema límbico, es decir, hacia la zona cerebral vinculada a las emociones, el comportamiento y la memoria a largo plazo.

Cuando la excitación es ya considerable y el orgasmo inminente, el cerebelo y el córtex frontal se iluminan al mismo tiempo que empiezan a contraerse los músculos de la pelvis. Finalmente, cuando la voluntaria alcanza el clímax, prácticamente todo el cerebro ‘despierta’ y, como se ve en el vídeo, se tiñe de amarillo y blanco, lo que denota un altísimo grado de actividad. El punto álgido del proceso lo vive el hipotálamo, que libera oxitocina, la hormona relacionada con las sensaciones placenteras.

«Como escuchar una melodía conocida»

El proceso es, en opinión del doctor Carlos Tejero, de la Sociedad Española de Neurología (SEN), “lógico y esperable”, y se asimila al que cualquiera de nosotros puede experimentar cuando escucha una canción que le trae buenos recuerdos. “Si una melodía consigue erizarnos el vello, el proceso que ha provocado esa sensación es el mismo, aunque menos intenso, que éste que muestra Komisaruk”, explica.

Eso sí, Tejero avisa de que el de este video no tiene porqué ser el patrón general del orgasmo femenino. “Es peligroso sacarlo de contexto. De momento sabemos lo que le ocurre a esta señora en concreto cuando tiene un orgasmo, pero las circunstancias nunca son las mismas”.

Tejero alerta del hecho de que una mujer que se autoestimula dentro de una máquina que escanea su cerebro quizá no experimente las mismas sensaciones (y, por tanto, reacciones cerebrales) que otra que disfrute tranquilamente en una cama y con su pareja.

Lo que más llama la atención de Tejero del vídeo es el papel del cerebelo, un pequeño agente que siempre se ha considerado responsable únicamente del equilibrio pero que últimamente toma cada vez mayor protagonismo en las reacciones neurológicas.

¿La cura de la anorgasmia?

La reacción cerebral ante el orgasmo no es uno de los campos más explotados por los neurocientíficos que, como explica Tejero, suelen centrarse en “aquello que entorpece la independencia del individuo, como los problemas de lenguaje, memoria o funciones motoras”. Por eso el vistoso vídeo de Komisaruk ha llamado tanto la atención. Pero, más allá de poner color sobre este interesante proceso, la intención del estadounidense es poder avanzar en los tratamientos de algunas patologías .

«Esperamos que esta película, una representación dinámica de la acumulación gradual de la actividad cerebral hacia un clímax, seguida de la resolución, facilite la comprensión de  patologías como la anorgasmia, fijándonos en qué punto se rompe esta secuencia”, explica Komisaruk en el diario The Guardian.

Además el investigador, que ya había realizado investigaciones anteriores sobre el placer sexual femenino, considera que sus estudios pueden tener implicaciones más allá de la , y asegura que de lo que se trata, en definitiva, es de comprender la actuación del cerebro que experimenta una sensación placentera.

Sin embargo, Tejero es escéptico ante esas posibilidades y considera que los estadounidenses quizá “se aventuren un poco” al buscar las causas de la anorgasmia en vídeos como este. “En el campo de la sexualidad no sólo juega el cerebro, hay muchos otros factores, y de hecho la mayor parte de los problemas sexuales están relacionados con el aparato genital, no con el cerebro”, asegura.

Aún así, celebra la llegada de este tipo de iniciativas, gracias a las que podemos visualizar procesos hasta ahora ocultos a los ojos de todo el mundo.

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario