¿No quieres o no te gusta el pastel?

Por: Venus O’Hara | 02 de febrero de 2012

En un documental  que vi recientemente, una mujer explicó la diferencia entre la abstinencia y la asexualidad de una forma divertida: «Ante un pastel de chocolate puedes decir estoy haciendo régimen, así que no voy a probarlo, o bien, no quiero porque no me gusta el pastel de chocolate”.

Venus O'Hara by Guy Moberly

Venus O’Hara  por Guy Moberly

Rápidamente la entrevistadora reaccionó alegando que a todo el mundo le gusta el pastel. A mí también me costaba creer que existiera gente a la que nunca le apeteciese tal cosa. Sin embargo, muchas veces me he encontrado en un estado entre la asexualidad y la abstinencia en el que me ha apetecido pero no he encontrado ninguno que haya estimulado mi apetito. Unos eran demasiados secos y les faltaba nata y otros eran demasiados ricos y espesos y les sobraba de todo.

Según Asexuality.org , la mayor comunidad virtual de asexuales, tal condición se produce cuando alguien no siente atracción . A pesar de no practicar , estas parejas pueden disfrutar perfectamente del romance, el coqueteo y el cariño en sus relaciones. Me parece interesante la idea de tener una cita con alguien y centrarnos en otras cosas, como los intereses comunes, y no tener ningún pensamiento sobre sexo pasando por mi mente. Por otro lado también creo que muchas parejas agradecerían tener momentos de ternura acurrucados en el sofá o en la cama, sin tener la presión de acabar en ello.

La abstinencia es la renuncia a un apetito o deseo, especialmente en lo referente a bebidas alcohólicas o relaciones . Según lo veo, ésta puede adoptar dos formas. Una, cuando alguien elige dejar de hacer algo que disfruta durante un tiempo, como sucede en Cuaresma, por ejemplo, o como Silvio Berlusconi antes de las elecciones de 2006, cuando prometió dos meses y medio de abstinencia sexual. La otra, cuando la persona que la lleva a cabo cree firmemente que se está protegiendo de hacer algo malo para sí mismo.

El beso de boda más incómodo en ‘The Virgin Diaries’.

Una referencia actual para entender este estilo de vida, es el reality show americano The Virgin Diaries  que sigue la vida de parejas que se abstienen de sexo hasta su noche de bodas. Yo creo que es una decisión valiente pero que puede conducir a problemas en el futuro. Cuando he esperado a tener con alguien que realmente me gustaba, he comprobado también que dos cosas pueden suceder. La primera, que el sexo sea increiblemente intenso, debido a la espera y la anticipación. La segunda, que acabe siendo una decepción total y te quedes con la sensación de haber perdido demasiado tiempo. Cuando esto me ha pasado, a menudo he perdido todo el interés que tenía por esa persona – ya que considero que la compatibilidad sexual es clave para tener una buena relación. Para mí, esperar hasta el matrimonio sería como firmar una escritura de un piso sin haberlo visitado antes.

Hay una zona gris (o tierra de nadie) entre asexualidad y la abstinencia que muchos de nosotros hemos vivido o podemos experimentar. Los dos estados son estilos de vida, pero el estado de “sequía” no está tan claramente definido. Sabes que te está pasando cuando quieres tener relaciones sexuales y te faltan oportunidades, la inspiración o ambas cosas. Es algo que sucede a menudo cuando se llega al final de una relación larga y te encuentras desentrenado. También puede ocurrir cuando has tenido muchas aventuras de una noche y llegas a un punto en el que estás harto de sexo al 80% y buscas algo más. Sin embargo, el peor de los casos de esta condición es cuando las personas con quienes te quieres acostar, no quieren acostarse contigo.
Venus O'Hara por Mar-Vic y Ton

Venus O’Hara por Mar-Vic y Ton

Es durante estos períodos de sequía que pueden ser útiles maneras alternativas de vivir la sensualidad. Recibir un masaje, por ejemplo, es algo muy recomendable ya que el mero contacto en la piel, sin tener por qué corresponderlo va a ser siempre gratificante. En mi caso, lo que realmente disfruto en épocas de sequía es ir a la peluquería, sobre todo por el masaje capilar que nunca dura lo suficiente. El hecho de no tener una pareja, no implica que no se pueda disfrutar de la sexualidad. Hoy en día, hay cada vez más juguetes sexuales que ayudan a satisfacer tu libido.

Todas estas cosas pueden ser sustitutivas del sexo durante esa etapa frontera.Pero tarde o temprano, un apetito saludable exige pastel de verdad. Con el tiempo compruebas que el pastel perfecto no existe. Luego llegas a la conclusión de que los trozos que habías probado, demasiado secos y faltos nata, o demasiado ricos y espesos, de repente podrían resultar más apetecibles… ¿verdad?

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario