Un mirón en el prostíbulo

Exposición en el Musée D’Orsay
Un mirón en el prostíbulo
Sus amigos consideraban a Degas un hombre gélido hacia las mujeres
Sin embargo, su colección de desnudos demuestra que no era tan insensible

'Mujer se peina'.

Decía su amigo Paul Valéry que su mirada negra no veía nada rosa. La pintora Berthe Morisot creía que era incapaz de mirar siquiera a una mujer. No sería para tanto: las miró tanto y con tanta certeza que trazó su obra en femenino, con la sutileza de un tutú de seda y la delicadeza del movimiento de bailarina. Estas ultimas fueron el centro de su obra, pero no las únicas.

Edgar Degas consagró su vida a estudiar el cuerpo de la mujer. Desnuda o uniformada, en reposo o en plena danza. Si las segundas salieron del lienzo para comerse el mundo, las primeras quedaron rezagadas, ocultas en su taller. Hasta ahora. El Musée D’Orsay muestra por primera vez la colección de desnudos del artista en la exposición más importante dedicada al artista desde la retrospectiva que el centro le consagró en 1988.

'Mujer después del baño'.

En los salones burgueses y en las alcobas primero, y en los burdeles después, el ‘voyeur’ Degas espió y dibujó los contornos de estas musas mundanas. «Me encanta mirar por las cerraduras de las puertas», reconocía el artista. Pincel excepcional pero también tímido, a juzgar por el testimonio de Berthe Morisot: «Es incapaz de amar a una mujer, de decirle algo, de hacer algo», dijo.

«Durante toda su vida Degas buscó el desnudo, observó sus caras, sus poses, el sistema único de líneas que formula el movimiento de un cuerpo con la precisión más grande», decía Paul Valéry. Aunque el suyo no es un desnudo académico, sino más terrenal, y sus musas no son diosas, sino burguesas y cortesanas, cabareteras y prostitutas.

‘Mujer después del baño’.
Intimidad

En la sucesión de desnudos expuestos en el museo parisino, Degas juega con los cuerpos, los moldea y los mece en su paleta maestra de tonos pastel. En uno de los lienzos expuestos retrata a una mujer saliendo de la bañera. El gesto, captado en 1886 y en apariencia banal, adquiere a través de su mirada una dimensión especial. En cualquiera de sus perfiles al raso se revela un temperamento, una edad, un estatus social.

Captaba los cuerpos en su intimidad, entrando o saliendo del baño, frente al espejo, en el lecho porque, decía el pintor, «es en lo común donde está lo virtuoso». Retrataba a jóvenes burguesas, pero también a mujeres de la calle y, de hecho, el creador francés se trasladó a un prostíbulo para captar de cerca los movimientos de las prostitutas y cabareteras.

Su mirada capta ese instante decisivo que reivindicaba su compatriota en la cámara Henri Cartier Bresson. Para Xavier Rey, encargado de armar esta exposición y conservador del Museo D’Orsay, Degas «encuentra soluciones estéticas originales» en la línea de los grandes desnudos. «La sensualidad no era lo que apreciaba el público contemporáneo de Degas. El daba una visión naturalista donde las mujeres son imperfectas en sus posiciones desagraciadas». Agraciadas y acertadamente imperfectas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/28/cultura/1332919653.html

Share

Piden hasta 44 años de cárcel para policías implicados en la trama de los burdeles

Acusados de favorecer la prostitución a cambio de dinero y regalos
Los dueños de los clubes Saratoga y Riviera se enfrentan a 14 y 17 años

Fachada del Saratoga, uno de los burdeles ahora clausurados. | Antonio Moreno

El fiscal pide penas de hasta 44 años de cárcel para un comisario y dos inspectores jefe de la Policía Nacional acusados de favorecer la actividad de los prostíbulos Riviera y Saratoga de Castelldefels a cambio de dinero y regalos, en el caso de corrupción policial conocido como ‘trama de los burdeles’, que cuenta con veinte imputados.

En su escrito de conclusiones provisionales el fiscal pide en concreto 44 años de cárcel para el ex inspector jefe de la Policía Nacional en la brigada de Extranjería José Javier M.P.; 17 años para el comisario jefe de la Ucrif de la Policía Nacional, Luis G.; y 22 años para el inspector jefe de la brigada de extranjería de la Policía Nacional Abundio N. Todos ellos están acusados de los delitos de favorecimiento de la prostitución, asociación ilícita y cohecho. José Javier M. P., además, lo está de extorsión y Abundio N., de falsificación documental.

El Ministerio Público también reclama 14 y 17 años de prisión para los propietarios de los dos burdeles y respalda la petición de la juez instructora de optar por el cierre definitivo de sus instalaciones.

También se enfrenta a veinte años de prisión el ingeniero Joaquín Quílez, relacionado con la trama de licencias de Ciutat Vella, y acusado en la de los burdeles de cohecho y aprovechamiento de información privilegiada. Manuel Martínez, funcionario del Ayuntamiento de Barcelona, lo hace a 19 por cohecho y revelación de secretos y para tres abogados implicados se reclaman penas de entre cinco y 20.

Los imputados en esta trama de supuesta corrupción policial vinculada a burdeles, que se destapó a inicios de 2009 y que ha comportado la clausura indefinida de los burdeles Riviera y Saratoga, están acusados de una decena de delitos, entre ellos los de cohecho, revelación de secretos, asociación ilícita, coacciones y favorecimiento de la prostitución.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/28/barcelona/1332933776.html

Share

Un predicador divide a la sociedad marroquí al autorizar la masturbación femenina

Antes permitió la necrofilia
Un predicador divide a la sociedad marroquí al autorizar la masturbación femenina
El edicto religioso autoriza a una mujer soltera a proporcionarse placer
Puede utilizar para ello zanahorias, botellas o hasta el mango de un mortero

Una mujer en Marruecos. | Efe

La sociedad marroquí se ha enzarzado en una polémica a raíz de la ‘fetua’ o edicto religioso de un predicador que autorizó a una mujer a usar verduras y objetos para masturbarse y no caer así en las relaciones extramatrimoniales.

La ‘fetua’ del polémico predicador Abdelbari Zamzami, emitida hace unos días, autoriza a una mujer soltera a proporcionarse placer con zanahorias, botellas o hasta el mango de un mortero, ya que eso le impedirá «caer en el pecado».

El ministro de Asuntos Islámicos marroquí, Ahmed Taufiq, se vio obligado a intervenir en el Parlamento y aclarar que la ‘fetua’ de Zamzami no deja de ser una «opinión personal», después de que un diputado lo interpelase por el carácter caótico de la emisión de esos edictos religiosos, según informa el diario electrónico ‘Lakome.com’.

Por su parte, el predicador manifestó en declaraciones a Efe su sorpresa por las críticas desatadas contra su ‘fetua’ y subrayó que no ha sido el primer estudioso musulmán que diserta sobre la masturbación.

Zamzami precisó que esta ‘fetua’ «no es de obligado cumplimiento» porque se dirige sólo a la persona que «lo necesita», y especificó que está destinada especialmente a las mujeres que tienen «impedimentos» para casarse.

‘Locura’

La ‘fetua’ de Zamzami desató en las redes sociales numerosas críticas y comentarios de indignación, y han sido numerosas también las caricaturas publicadas sobre el mismo tema.

Un conocido jeque de tendencia salafista llamado Mohamed Fizazi dijo por su parte que «esta ‘fetua’ es una locura y supone un menosprecio por la sacralidad de la ‘fetuas'». «Podría haber emitido su ‘fetua’ en privado a una mujer, sin necesidad de hacerla pública; así, se ha puesto en ridículo», agregó.

El jeque Zamzami es conocido por sus polémicas ‘fetuas’ de contenido sexual; la última de ellas, que también levantó oleadas de indignación, autorizaba a los hombres a practicar la necrofilia, siempre que lo hicieran con sus esposas «recién muertas».

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/28/internacional/1332937519.html

Share