11 señales de que ella va a tener un orgasmo

Hablar de orgasmos femeninos es una empresa subjetiva debido a las significativas diferencias de experimentación entre una mujer y otra.

En el caso masculino el aumento en la presión sanguínea, el aumento en el ritmo cardíaco, la erección del pene y la eyaculación son pruebas indiscutibles del grado de excitación y clímax ; las pruebas irrefutables de dicha excitación y clímax en el caso femenino es mucho más sutil y menos notorio a simple vistas, sin embargo existen reacciones en el cuerpo femenino que el conocerlas y, hasta cierto modo, aprovecharlas nos favorecerá para sacarle el máximo provecho a nuestras experiencias y hacer de ellas algo inolvidable.

Antes que nada es necesario mencionar que el juego tiene un papel importantísimo en la búsqueda del orgasmo ya que durante el mismo el cuerpo femenino experimenta cambios que preparan al organismo para el orgasmo, el cual ocurre a nivel del clítoris.

Algunos de los principales cambios en el cuerpo femenino son:

1.- Pulsaciones:
El ritmo cardíaco pasa de 70/80 pulsaciones por minuto a 90/100 durante la excitación y alcanza las 130 durante el coito.

2.- Respiración:
Ésta se va haciendo más profunda a medida que avanza el grado de excitación, en el momento del orgasmo se inspira y se exhala aire hasta 60 veces por minuto.

3.- Labios:
Debido al aumento de la presión sanguínea éstos se hinchan, se enrojecen y humedecen. Aprovecha el aspecto tan sexy que adquieren tus labios para enloquecer a tu pareja y sentirte segura de lo bien que luces.

4.- Ojos:
Las pupilas se dilatan. Si finges que estás súper excitada por consideración a tu pareja asegúrate que este no sepa que tus pupilas deben estar dilatas.

5.- Nariz:
Al igual que las pupilas las ventanas nasales suelen dilatarse durante la excitación y el clímax. Probablemente en la práctica esto no te sirva de mucho pero nunca está de más saber que pasa en nuestro cuerpo.

6.- Senos:
Los pechos crecen de tamaño hasta un 20% se hacen más firmes, redondos y protuberantes. Con toda seguridad deja que tus pechos salgan al juego y disfruten tanto como tú, su apariencia es genial.

7.- Areola:
Se hincha y toma un color más vivo, lo cual lo hace que sean más sensibles a las estimulaciones de tu pareja.

8.- Pezón:
Su firmeza es irrefutable además de que su longitud aumenta hasta 1 centímetro.

9.- Piel:
Se vuelve una bomba al cargarse de electricidad por tal motivo se hace más sensible a las caricias eróticas.

10.- Vientre:
Es la cuna de ese rubor sexual que poco a poco se extiende por el tórax y el cuello, y en muchas ocasiones se difunde hacia las mejillas y la frente.

11.- Clítoris:
Los labios internos y externos triplican su tamaño y adquieren un tono rojo intenso. El clítoris se pone erecto, la estimulación sexual hace que la vagina se lubrique: sus dos tercios superiores se hinchan en una especie de erección interna que empuja el útero hacia arriba y hacia atrás.

Ahora que sabes que en el cuerpo femenino también existen respuestas similares a las experimentadas por los hombres, puedes aprovechar todas aquellas ventajas que se obtienen con cada una de ellas.

La clave de una placentera es el conocimiento, la responsabilidad y la salud.

Fuente: Chikaplus

http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=283

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario