Garganta profunda, técnica para tragarlo todo

Si bien pensamos que lo de tragarse el pene entero de nuestras parejas puede resultar una práctica sólo apta para las reinas del , lo cierto es que hay muchas mujeres que se atreven a hacerlo. Y es que es habitual ver a estrellas del como Sasha Grey o Belladona demostrando en cada filme su soltura a la hora de meterse 20 centímetros en su garganta.

Pero como toda práctica sexual, meterse un pene hasta el fondo no es fácil al principio y requiere una cierta práctica. Si te atreves a sufrir un poco al principio, ¡verás como vuelves loca a tu chico!

Al fondo de la garganta se encuentra la epiglotis, una lengüeta de estructura cartilaginosa que cubre la entrada a la laringe (glotis) y que impide que los alimentos entren en ella y en la tráquea. La zona situada entre la campanilla y la epiglotis es la faringe media o bucofaringe. Es aquí donde se ha de albergar la punta del pene cuando se realiza la felación en profundidad. En principio, no es necesario que se baje más allá de esta zona.

Antes de nada, es recomendable practicar con un dildo flexible. Recuerda que debe estar bien lubricado con saliva o lubricante comestible. Ni se te ocurra probar a hacerlo con otro tipo de objetos pues podrías hacerte daño o podrías ahogarte en caso de que el objetos se partiera. Introduce el dildo hasta el fondo de la cavidad bucal de tal forma que toque el velo del paladar.

El objeto de esta práctica es aprender a controlar el vómito, ya que es bien sabido por todos que si introducimos algo hasta el fondo de nuestra garganta nos entran ganas de vomitar (aunque también depende de las personas).

Para aprender a controlar el reflejo del vómito el truco está en hacer el gesto de tragar cuando insertemos el pene o el dildo en la boca. Hay que repetir este ejercicio muchas veces hasta saber exactamente en que punto exacto aparece el acto reflejo del vómito y aprender a controlarlo.

Si vieras que te resulta imposible aguantar, puedes insensibilizar la zona con algún anestésico para el dolor de garganta que contenga benzocaina (pero no más de una dosis al día). Una vez el dildo esté en el fondo de la boca, empezaremos a salivar.

Una vez hemos aprendido a controlar el vómito, el siguiente paso será insertar el consolador hasta la faringe media. Aquí es muy importante girar la cabeza un poco hacia atrás para que la faringe se ponga en línea y quepa el juguete sin ningún problema. La posición de la lengua es también muy importante: aplástala hacia abajo para dejar espacio. No te impacientes queriendo meterlo todo de golpe; has de ir poco a poco para ir abriendo espacio en la cavidad bucal.

Cuando el dildo entre hasta cierto punto probablemente ya no puedas respirar y será necesario aguantar la respiración. No obstante hay mujeres que si que pueden respirar por la boca.

En la siguiente fase hay que aprender a controlar la respiración con la introducción repetida y continuada del dildo. El truco está en inhalar aire profundamente e introducir el juguete lentamente en la boca. Después, cuando ya sientas la necesidad de exhalar aire, sácate el objeto de la boca sólo hasta que se queden libres las vías nasales y respira. Esto es, mantén el objeto en tu boca y coge aire para repetir el proceso. Se exhala e inhala aire por la nariz, y de nuevo se introduce el dildo hasta la bucofaringe

Una vez has repetido estos ejercicios durante varias semanas, ya estarás lista para hacer disfrutar a tu chico. La mejor postura para empezar consiste en ponerse de rodillas entre las piernas del hombre mientras este permanece sentado o tumbado sobre la cama, ya que así tú tendrás el control absoluto de la situación y tendrás total libertad de movimientos.

Aplica lo explicado anteriormente y recuerda que el pene siempre ha de estar bien lubricado. Lo normal es que la felación no sea demasiado rápida al principio, ya que tendrás que parar para respirar. ¡Pero con la práctica verás como cada vez sale mejor!

Fuente
http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=286

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario