Desarticulada en Málaga una red dedicada a la explotación sexual de mujeres

13 nuevos detenidos dentro del Plan Policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual Una de las víctimas de , que consiguió escapar, fue la que puso a la sobre la pista, tras ser localizada llorando en la estación de tren de Sevilla La mujer había sido vendida a la organización en Rumanía por su propia pareja sentimental Los proxenetas regentaban dos locales de alterne en Fuengirola y en Mijas, este último destinado a clientes de muy alto poder adquisitivo Además, aprovecharon su presencia en España para cometer delitos contra el patrimonio mediante el método del “lazo libanés”, que atrapa las tarjetas o el dinero en cajeros automáticos

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a captar mujeres y trasladarlas a España para su explotación sexual en clubes y casas de citas de Málaga. Una de las víctimas de la organización, que consiguió escapar, fue la que puso a la Policía sobre la pista, tras ser localizada llorando en la estación de tren de Sevilla. La mujer había sido vendida a la organización en Rumanía por su propia pareja sentimental. Los proxenetas regentaban dos locales de alterne en Fuengirola y en Mijas, este último destinado a clientes de muy alto poder adquisitivo. Además, los miembros de la organización perpetraban delitos contra el patrimonio en cajeros automáticos por el método del “tenedor”, con el que se consigue retener el dinero.

La investigación comenzó el pasado mes de mayo, cuando agentes de la Policía Nacional que patrullaban por la estación de tren de Santa Justa, en Sevilla, observaron a una mujer llorando. Al acercarse para ayudarla, ésta explicó que había huido de una organización que la obligaba a ejercer la prostitución contra su voluntad.

La joven también explicó que había sido vendida en Rumanía por su propia pareja sentimental a una organización que la trasladó a un piso de Bucarest. En ese piso comenzaron las agresiones. La víctima fue encerrada en una habitación, donde fue amenazada, golpeada e incluso violada y donde le comunicaron que a partir de ese momento ella era propiedad de la organización y debía ejercer la prostitución para ellos.

Días más tarde fue traída a España, concretamente a Fuengirola (Málaga), donde fue obligada a ejercer la prostitución en un club de alterne. En todo momento estaba acompañada por sus explotadores, quienes, al final de cada jornada, se encargaban de recoger todas las ganancias obtenidas. En estas condiciones permaneció hasta que, en un descuido, consiguió escapar de sus explotadores y llegó a entablar contacto con la Policía en Sevilla.

Asistencia e investigaciones

Una vez le fue proporcionada a la víctima la protección que necesitaba comenzaron las pesquisas, que permitieron averiguar el “modus operandi” utilizado por la organización. Parte del grupo se encargaba de la captación de víctimas en sus países de origen (Rumanía, República Dominicana, Venezuela, etc.) Una vez en España, las víctimas eran renovadas con frecuencia y rotaban continuamente por los distintos locales de la organización, lo que permitía captar nuevos clientes cada día.

Fruto de los enormes beneficios obtenidos de esta actividad delictiva, además de clubes de alterne, la organización había adquirido una villa de lujo en la localidad de Mijas (Málaga), donde era atendida una clientela más selecta.

“Relaciones Públicas”

Con objeto de promocionar los locales, la organización tenía dos “Relaciones Públicas” contratados ilegalmente que, además de conocer la actividad ilícita que en ellos se desarrollaba, participaban también en la misma vigilando a las mujeres y transmitiendo las instrucciones recibidas de los responsables de la organización.

Las víctimas eran controladas en todo momento por miembros de la organización que hacían las veces de “encargados” de los locales, así como por los “relaciones públicas”. Unos y otros, además de mantenerlas retenidas, les indicaban el tipo de vestimenta que debían utilizar para atraer a los clientes y las obligaban a alternar y mantener posteriormente relaciones sexuales con los mismos, incluso cuando estaban enfermas o se encontraban indispuestas por cualquier causa. Una vez terminaban su jornada, debían abonar el importe íntegro de las consumiciones y servicios sexuales prestados a los “encargados”, siendo ellos los que posteriormente repartirían los beneficios entre el local y las víctimas:

Tanto la contabilidad relativa a consumiciones y servicios sexuales, como el abono por sábanas y otros consumibles sexuales eran minuciosamente anotados en cuadernos y libretas y guardados bajo llave, mientras que el dinero se introducía en cajas fuertes. Las sábanas y otros utensilios sexuales eran adquiridos por los propietarios de los locales y revendidos a las mujeres explotadas a precios desorbitados en las casas de citas, lo cual también proporcionaba importantes beneficios a la organización. Cuando no estaban trabajando, las mujeres eran encerradas en habitaciones en muy malas condiciones de salubridad e higiene, lo cual contrastaba enormemente con el lujo y el cuidado que la organización daba a la parte de los inmuebles dedicada al alterne y la prostitución.

Delitos contra el patrimonio

Los investigadores averiguaron que la organización, además de a la trata de mujeres con fines de explotación sexual, se dedicaba también a la colocación de “tenedores” en cajeros automáticos, para lo que contaba con miembros especializados. Este tipo delictivo consiste en instalar en cajeros automáticos de entidades bancarias un dispositivo que atrapa el dinero de los clientes, que creen que el cajero sufre algún tipo de anomalía.

La operación se ha llevado a cabo en dos fases: una primera en la que han sido detenidos cuatro individuos y una segunda, en la que se ha arrestado a un total de nueve personas. Se han practicado tres registros, dos en locales de alterne y uno en un domicilio particular, en los que se han incautado los siguientes efectos: pasaportes de potenciales víctimas, varias papelinas de sustancia estupefaciente, 4.500€ en efectivo y numerosos utensilios para la realización de los “lazos libaneses” en cajeros automáticos.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la  contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y las UCRIF de Málaga y Sevilla. Además han participado la Tesorería General de la Seguridad Social de Málaga, la Agregaduría de Interior de Rumanía en España y UVAO de Málaga, así como la UPR de Fuengirola (Málaga).

NOTA: Los medios de comunicación que lo deseen podrán obtener imágenes de la operación en el siguiente enlace:

http://prensa.policia.es/cajeros.rar

Share

AMOR DESOLADO

 

AMOR DESOLADO

Durante mucho tiempo me hiciste la corte. Tus halagos e insinuaciones eran claros e insistentes. A pesar de mi indiferencia, jamás te rendiste, un -no- no era respuesta para ti. Pasaron los años y te sentía siempre a mi lado, esperando tal vez un momento de debilidad…quién sabe.

Yo seguí con mi vida, te sabía presente, pero no me intimidabas y tampoco me sentía acechaba. De vez en cuando, un golpe traicionero me recordaba que nuestros caminos se cruzarían tarde o temprano.

La infelicidad es siempre es una mala compañera de camino y un día, tras largos años evitándote decidí ser infiel y me arrojé a tus brazos. Sí, fui yo quien finalmente se rindió a ti. En cuanto te dejé vía libre no dudaste en amarme, en tomarme, en poseerme.

No sólo poseíste mi mente y mi cuerpo, querías mi alma. Y te regalé un trocito de ella. Quisiste un pedazo más grande y también te lo concedí de buena gana.

Sistemáticamente, cuanto más me poseías más a gusto estaba a tu lado. Yo no precisaba tenerte a ti porque, de alguna manera sentía que formabas ya parte de mí. Sólo respiraba por ti. Sólo hablaba por ti. Sólo te amaba a ti. Jamás había experimentado tanto éxtasis como contigo. Las lágrimas se unían al placer y yo bebía los vientos -qué digo vientos, los huracanes más salvajes y devastadores-, por ti.

Y fue entonces, cuando decidiste retirarte poco a poco de mi lado. Al principio apenas lo noté. No fui consciente de tu abandono, tal vez porque no quise verlo. Ahora ya no importa demasiado. Cuando tu desatención llegó a tal grado que ya era imposible obviarla de manera consciente o inconsciente, fue cuando me dí realmente cuenta del daño causado por tu amor.

Mi infidelidad me pasaba factura. Era alta y con extras que desconocía qué significaban. El coste era ese vacío que se siente al faltarte algo querido, tal vez amado, pero seguro deseado.

Mi alma comenzó a sangrar por esa porción de ella que te había entregado y que jamás me devolverías. Pero no era una sangre corporal, no. No era roja. Creo recordar que no tenía color. Tal vez el mismo que tienen las lágrimas amargas, no lo distinguía muy bien.

Pero esa pérdida de fluido del ánima, debilitó mi cuerpo y enfermó mi mente. Mis tres elementos vitales se desmoronaban ante mis ojos que nada veían.Porque nada ves, cuando nada te importa.

En un último intento por recobrarte o por recobrarme -no sé bien en qué anda metida- busqué consuelo en la medicina que me aseguró de manera contundente que no debía preocuparme porque científicamente, el alma no existe. Acudí a la religión en busca de ayuda espiritual y de ella saqué en claro que debía tener fe y orar. Dirigí entonces mis pasos hacia la meditación y la búsqueda de la paz interior. Pero ya mi mente no podía respirar. Ni mi cuerpo meditar. Ni mi alma se mostraba viva.

Fue entonces cuando reapareciste. En silencio. No había en ti atisbo alguno de crueldad o maldad. Ni desprecio, ni añoranza. No me habías echado de menos, tampoco de más.

No había amor en tu mirada. Te comportaste como esos amantes a los que, una vez te entregas dejas de interesarles por completo. No, no era amor lo que sentías por mi, sin embargo seguía notando tu calidez, tu compasión por mi deplorable estado, notaba tu tierno abrazo y me dejé caer en tus brazos una vez más. Me dormí así, rodeada por ti. Deseando no despertar nunca para no olvidar tu calor.

Pero desperté. Y tú ya no estabas. Durante mucho tiempo estuviste de nuevo presente en mi vida. Y otra vez estabas en plan conquistador, seduciéndome a cada paso. Y yo quería dejarme vencer por ti.

Deseaba poder sentir de nuevo esa sensación de paz y abandono que tanta calma me proporcionaba. Y era contigo y sólo contigo que podía sentirme de ese modo tan abyecto.

Sin embargo, la vida tenía otros planes para mí. Y esta vez fui yo quien se alejaba despacio y con paso inseguro de ti. No quería hacerlo. Bien sabe Dios que te deseaba más que a la propia vida. Pero debía continuar. Todos lo decían. Y tal vez todos no pudieran estar errados.

Y aquí estoy, tras estos años de ignorarte, escribiéndote, saludándote, diciéndote que a pesar de todo, yo tampoco te guardo rencor. Sé que más pronto o más tarde volveremos a encontrarnos.

Mientras, tú flirtearás a diestro y siniestro. No puedes evitarlo te dominan la impudicia y la indecencia. Yo por mi parte, te pondré los cuernos con quien me venga en gana.

Porque sé que finalmente ganarás tú. Sé que vendrás de nuevo a por mí.

Me escapé de ti y eso no lo perdonas con facilidad. Vendrás y no me quedará más remedio que volver a permitir que me abraces y me susurres y me desveles y me sesgues la vida. Porque ese es tu cometido en esta parte de la tierra. Y mientras eso ocurre, viviré feliz. Sabiéndote lejos, sabiéndome a salvo. Y sí. Seré feliz, hoy más que ayer. Y así cada día de mi vida hasta nuestro reencuentro. Y créeme no voy a ponértelo fácil. Ya no recuerdo tu abrazo tan cálido, ni tu voz tan sugerente, ni tu sonrisa tan luminosa.

Hasta entonces, querida, te deseo lo mejor del mundo esperando fervientemente no verte cara a cara hasta mi muerte. ¡Oh vaya, qué ironía!

Paula

Share

La Guardia Civil desarticula una red de prostitución de menores en Madrid

Se trata de la “Operación Guardador” y hay seis detenidos por prostitución infantil y corrupción de menores. Captaban a sus víctimas a través de las redes sociales y los compensaban con dinero en efectivo o regalos.

La Guardia Civil desarticula una red de prostitución de menores en el Sur madrileño.

La Guardia Civil desarticula una red de prostitución de menores en el Sur madrileño.

Hay seis hombres detenidos por corrupción de menores y varios delitos de prostitución. La investigación comenzó cuando la Guardia Civil localizó a un menor internado en un centro psicosocial próximo a cumplir la mayoría de edad, y que había sido prostituido desde las 12 años. Víctima e instigador, el menor ejercía la prostitución y servía de enlace a los seis detenidos con el fin de convencer a otros menores.

La red contactaba con ellos a través de las redes, les recogían en lugares próximos a sus domicilios y desde allí les llevaban a otras casas, urbanizaciones e incluso descampados. Una vez consumadas las relaciones los detenidos los pagaban en efectivo. Hay 30 menores localizados de edades entre 12 y 16 años, y los agentes han interrogado a 15 de ellos, que reconocen los hechos.

http://www.sermadridsur.com/noticias/la-guardia-civil-desarticula-una-red-de-prostitucion-de-menores-en-el-sur-madrileno_35434/

Share

¿Cómo somos los españoles en la cama?

Nos pierden las prisas, queremos ser los primeros y tener muchos orgasmos. Alargar los preliminares, una asignatura pendiente.

RITA ABUNDANCIA

cover buena

Confieso que siempre he sido muy escéptica respecto a las encuestas, en gran parte porque he trabajado en el sector y sé que los cuestionarios son largos y aburridos –lo que hace que el que los contesta pierda interés y acabe diciendo cualquier cosa con tal de terminar lo antes posible–, las preguntas no siempre son claras ni se entienden bien y las respuestas están limitadas a dos o tres opciones a las que hay que ceñirse, aunque la nuestra no encaje perfectamente en ellas. Generalmente, los resultados de los estudios son una pequeña porción de la realidad.

Si además hablamos de sexo esa diminuta parcela de verdad se limita aún más, porque la sinceridad nunca ha hecho muy buenas migas con la actividad erótica, ni siquiera cuando estamos solos frente al ordenador y no nos ve nadie más que la pantalla y el ratón. El ego, a menudo con género masculino, el pudor, la vergüenza, el miedo a reconocer los errores jamás nos abandonan. Ni siquiera el estereotipado patriotismo. Un amigo peruano que ahora vive en España, jura y perjura que en su país es costumbre hacerlo matinée vermut y noche. ¿Imaginan que estrés? Sin olvidar a Lula, el ex presidente brasileño, que tiene sexo cinco veces por semana. Surrealismo e hiperrealismo conviven siempre en las respuestas que uno obtiene sobre la actividad sexual de los demás.

Por ejemplo, si hacemos caso a las encuestas, que por otro lado son el único medio para saber el comportamiento general de un colectivo, veremos que los españoles hemos empeorado en la cama en los últimos añosUn estudio de 2009 llevado a cabo por Onepoll.com entre más de 15.000 mujeres de diversos países que, aseguraban, tenían la costumbre de viajar, situaba a los españoles ( y me refiero solo a los hombres) como los mejores amantes del mundo. Por detrás venían los brasileños, italianos, franceses, irlandeses, sudafricanos, australianos, neozelandeses, daneses y canadienses. Todavía recuerdo lo contentos que se pusieron los hombres con aquella noticia y como parecían enviar este mensaje subliminal rancio y machista a las mujeres: “estas con un toro pequeña, cuídalo bien”.

jamon jamon

Abandonado el ‘landismo’, Bardem y Cruz también nutrieron de tópicos al sexo ‘made in Spain’.

La encuesta no preguntaba lo que muchas de nosotras nos cuestionábamos, el por qué estas nacionalidades estaban entre los primeros puestos, pero si se preocupó de investigar por qué los últimos países habían alcanzado ese estatus y ponerles un calificativo. Los peores amantes eran en primer lugar los alemanes (¡no se puede tenerlo todo Sra. Merkel!) porque olían mal, luego los ingleses –demasiado vagos-, suecos –muy rápidos-, holandeses –dominantes-, americanos –unos manazas-, griegos –muy resbaladizos (?)-, galeses –egoístas–, escoceses –muy ruidosos-, turcos –no se lavan- y rusos –muy peludos-.

Tras este chute de autoestima, C-Date, el portal de relaciones con ocho millones de usuarios en todo el mundo y un millón en España, realizó otra encuesta al respecto, en el año 2011, entre 5.670 personas de 11 países, en la que los españoles, ahora si incluían ahombres y mujeres, se llevaban una más modesta medalla de bronce, tras los brasileños, en primer lugar, y los italianos, en segundo. Recuerdo un dato que al comentarlo entre mis amigas ha provocado más de una carcajada: el 79% de los hombres se preocupan más de que su pareja alcance el orgasmo que en conseguirlo ellos mismos, mientras las mujeres somos más egoístas en la cama, ya que al 46% solo nos importa nuestro propio placer. Sin comentarios.

Del estudio de C-Date se desprendían también otros datos como que el 23% de los españoles tienen sexo a diario (suponemos que la mayoría optan por la noche, frente a la matinée o el vermut); que el sexo es algo importante para nosotros y que el 30% asegura que dejaría a su pareja si las relaciones sexuales empeorasen, que tras los suizos y suecos somos los que más nos masturbamos de Europa y que los hombres eligen la belleza en su pareja, mientras nosotras le damos más importancia a la personalidad.

El estudio más reciente sobre comportamiento sexual, y también el más fiable, es elInforme Durex 2012 sobre el Bienestar Sexual –la mayor encuesta mundial sobre sexualidad–, elaborado por Harris Interactive, en el que se entrevistó a 29.000 adultos de todo el mundo, de los cuales el 52% eran hombres y el 48% mujeres. Aquí ni siquiera pudimos subir al podio, ya que en cuestión de actividad sexual, los ganadores son los colombianos seguidos por los indonesios, rusos y portugueses. Claro que hacerlo mucho no significa, necesariamente, hacerlo mejor. Del citado informe se deduce que nuestro mayor problema es que somos unos corredores de fondo, ya que la duración media del coito en España es de 15,2 minutos, mientras que la mundial está en 19,2. ¿Imaginan quienes son los conejitos Duracel? Los de Hong Kong (29,4) seguidos de los brasileños (27,2) y los suizos (26,2). Mientras que los últimos de la lista son los británicos (14,5) y los japoneses (14,6).

En lo que sí hemos soltado algo el acelerador es en los preliminares, en los que ahora invertimos unos 17,7 minutos, dos más que en el Informe Durex del 2007, lo que nos coloca algo por encima de la media mundial en calentar motores, que está en 16,9.

Un 73% de los españoles practican el sexo una vez por semana y el 70% de ellos dicen llegar al orgasmo, claro que aquí hay diferencias entre géneros. El 84% de los hombres lo consiguen siempre, mientras solo el 55% de ellas lo logran. ¿Dónde ha quedado esa preocupación masculina en que ellas lleguen al clímax? Otro dato sorprendente es que el 43% de nuestros compatriotas reconocen haber disfrutado en su primera experiencia sexual, mientras solo una de cada tres personas en el mundo no pensó, después de su primera experiencia erótica, que aquello del sexo era el mayor fraude de la historia de la humanidad

lucia

Paz Vega, o cómo modernizar la ficción sexual femenina en las relaciones de pareja en ‘Lucía y el sexo’.

Foto: Cordon Press

Al margen de la mayor o menor fiabilidad de las encuestas, las consultas de los sexólogos son otra buena manera de saber de qué pie cojeamos y de detectar nuestros defectos y virtudes. Santiago Frago, médico sexólogo y codirector de Amaltea, Instituto de Sexología y Psicoterapia, en Zaragoza, coincide con el Informe Durex 2012 en que uno de nuestros malos hábitos es ir directos al grano y con demasiadas prisas, “el gran problema es que buscamos mucho los resultados, la meta y no nos recreamos en el camino y a menudo esto tiene que ver con problemas como dificultades en la erección o en el control de la eyaculación. Queremos ir muy rápido porque no sabemos si nos vamos a quedar en la cuneta y a veces, es solo un temor que no responde a ninguna realidad”.

“Otro de nuestros grandes problemas”, continúa Frago, “ del que se quejan sobre todo las mujeres, es que la mayoría de los hombres no cuidan mucho la vida erótica de la pareja, y por vida erótica no hay que entender solo lo que pasa en el dormitorio sino lo que ocurre a lo largo del día. Tras años de convivencia, las mujeres comentan que sus parejas ya no son tan atentas, no las miran, no las tocan. Sin embargo, por la noche queremos estar a punto cuando se ha descuidado el juego erótico a lo largo del día. Tengo clientas sudamericanas que argumentan que prefieren una pareja de su país porque los españoles no cuidan tanto los detalles, no son tan atentos”.

No hay nada como la convivencia para matar la pasión, los buenos modales y hasta la vista. Una amiga se aumentó el pecho y su novio, con el que convivía los fines de semana, no se enteró hasta que ella no se lo dijo. “A veces pareciera que en España la mejor opción para acabar con un amigo es acostándote con él”, me comentaba otra, “una vez que han conseguido lo que quieren pasas a ser de segunda división y luego invisible”.

Centrándonos ya en la parte positiva, según este sexólogo “los hombres y mujeres están tomando cada vez más responsabilidad de su vida sexual y no depositándola en el otro. El dicho de que no hay mujeres frígidas sino hombres inexpertos ha hecho mucho daño, así como somatizar los problemas de la pareja. Por ejemplo, si un hombre tiene problemas de erección que la mujer empiece a pensar que es porque ya no es lo suficientemente atractiva. La tendencia es que ahora cada cual trate de solucionar sus propia situación sin culpar al otro, lo que supone un gran avance y un mayor grado de madurez”.

¿Y qué ha sido del latin lover? ¿mantiene todavía su poder de seducción? “Yo creo que en España, al ser un país del sur de Europa, en el verano recuperamos mucho de ese espíritu latino, caribeño y juguetón”, comenta Santiago Frago, “nos comportamos de forma distinta y volvemos un poco a nuestras raíces. Al fin de al cabo, somos mediterráneos y tenemos una cierta visión más sensual o lúdica de la vida: el calor, la gastronomía, el vino, la siesta… Recuperamos bastante esa capacidad de seducción, el juego erótico. Veremos ahora en septiembre, el mes en el que las consultas de los sexólogos están más llenas. El verano nos ha llenado de expectativas y no todas se han podido cumplir. Es otro de los problemas derivados de la mucha información de la que ahora se dispone. Queremos ser los primeros, tener muchos orgasmos y todos de primera calidad y eso nos hace pensar demasiado y, desgraciadamente, el que piensa mucho, siente poco”.

http://smoda.elpais.com/articulos/como-somos-los-espanoles-en-la-cama/3761

Share

Jineterismo en Cuba

PROSTITUCIÓN EN CUBA (I)

Muchos rostros de un conflicto

Mujeres.

MIRIAM CELAYA | La Habana |
En la Isla no existen instituciones que garanticen los derechos de los más vulnerables. La prostitución ni siquiera se menciona como problema por parte del Gobierno.

Se dice que la prostitución es el más antiguo de los oficios humanos. No existe cultura en que la historia no registre la práctica de servicios sexuales a cambio de dinero u objetos de algún valor. Otras formas de prostitución se producen a cambio de determinados favores o prebendas.

Lógicamente, tanta antigüedad y persistencia de la prostitución a lo largo de los siglos ofrece una variedad casi infinita de formas, circunstancias y consideraciones, tanto de orden sociológico, como psicológico, histórico, económico, de género e incluso político. Los márgenes más oscuros del fenómeno actualmente se refieren a la trata de mujeres a través de redes internacionales especializadas en el tráfico humano con destino sexual —de la que son víctimas mayoritariamente las inmigrantes ilegales y jóvenes de sectores marginales—, a la esclavitud y, en particular, a la trata y explotación sexual de menores.

La prostitución en la Cuba ‘revolucionaria’

Recientemente el periódico miamense El Nuevo Herald publicó un artículo sobre el llamado «jineterismo» (George Porta, El jineterismo es una forma de genocidio), que trae a discusión el tema de la prostitución en un país que desde 1959 y durante décadas se consideró territorio libre del comercio sexual.

«Jineterismo» es el vocablo particular con que el léxico marginal definió la prostitución que comenzó a proliferar con mayor fuerza en Cuba a partir de la década del 90 del siglo pasado, impulsada por la crisis económica tras el desplome de la antigua URSS y del campo socialista, y por el incremento del turismo como vía alternativa desarrollada por el Gobierno para el ingreso de divisas. Así, resulta tanto más controversial por cuanto las prostitutas cubanas de los últimos 20 años no provienen —como suele ocurrir en otras naciones subdesarrolladas— de sectores sociales golpeados por el analfabetismo, la ignorancia y otros flagelos similares, sino que son miembros de generaciones formadas y adoctrinadas en los principios morales supuestamente superiores del «hombre nuevo» y muchas de ellas ostentan niveles de instrucción considerables.

Atrás, en la historia anterior a 1959, quedó la imagen de la pobre guajirita ingenua engañada por algún astuto galán que «la desgració» y acabó explotándola en algún prostíbulo de la cabecera provincial o de la capital. La prostituta de hoy, por lo general, es una muchacha que ha cursado al menos hasta un noveno grado y que utiliza conscientemente sus atributos sexuales para alcanzar a la mayor brevedad los beneficios materiales que sabe no obtendrá a partir de un salario o del ejercicio profesional de una carrera tecnológica o universitaria.

El «jineterismo» tampoco representa una casta homogénea. Se trata de un fenómeno bien diferenciado en capas o estamentos, según la categoría, edad, atributos físicos, calificación, aspiraciones, relaciones y otros factores, de la muchacha en cuestión. Así, hay desde las baratas jineteritas de calle, que satisfacen un sexo rápido dentro de un automóvil o en algún pasillo o cuartucho de solar, hasta las espectaculares y costosas jineteras de gimnasio y spa, lindas y refinadas, que prestan un servicio más «personalizado», muchas de las cuales sueñan con hacer un matrimonio ventajoso con algún turista extranjero deslumbrado o algún ejecutivo de firmas de capital mixto, o acumular dinero suficiente para emigrar por sí mismas.

Entre ambos extremos se mueve toda una pléyade de jineteras de la más diversa condición y aspiraciones, muchas con la mínima aspiración de sobrevivir el día a día, sin más planes ni ambiciones, sujetas a una realidad sin expectativas de futuro.

No obstante, las causas de la prostitución en Cuba, si bien se relacionan con la crisis económica permanente y con el auge del turismo internacional, están profundamente ancladas en el deterioro de otros valores, no necesariamente vinculados al tema de la inequidad de género, al machismo o a la opresión que sufre la mujer. El fenómeno es mucho más complejo y tiene reflujos de fondo, heredados del igualitarismo ramplón que primó en los años del socialismo subsidiado.

Más tarde, en Cuba se produjo una inversión de valores en la apreciación social de la prostituta, en virtud de la cual muchas de esas mujeres que vendían sus servicios sexuales a extranjeros en los 90 —anteriormente motivo de desprecio y de estigma social— pasaron a ser una suerte de heroínas populares al convertirse en las proveedoras familiares y a veces hasta en benefactoras de sus vecinos en desgracia. En particular la jinetera «de clase», que con frecuencia procuraba la medicina, el producto de aseo o el alimento a los más desposeídos, cambió notablemente la percepción del oficio: prostituirse no solo era más lucrativo, sino que podía erigirse en fuente de solidaridad y prestigio personal. De hecho, para entonces ya los cubanos no éramos tan «iguales».

No ocurrió lo mismo con la jinetera de clase baja. Los prejuicios segregacionistas que cobraron auge desde esos años a partir de las diferenciaciones del poder adquisitivo, también se instalaron de manera espontánea entre las prostitutas. Antes de los Castro, las prostitutas más pobres eran popularmente conocidas como «de café con leche». Las de hoy son «de agua con azúcar».

Ahora bien, ¿puede siempre definirse a la jinetera como víctima de género y de la pobreza?, ¿el jineterismo, como prostitución en Cuba, se ajusta a la definición de «genocidio» que ofrece el artículo de El Nuevo Herald? En lo personal, prefiero apartarme de las exageraciones. Es un hecho que la prostitución como fenómeno social favorece la proliferación de delitos relacionados: proxenetismo, tráfico humano, explotación de género, tráfico de droga, etc. Es también axiomático que las carencias materiales, unidas a la crisis moral, estimulan la extensión de la prostitución en la Isla.

Sin embargo, más allá de la «tolerancia» social, la experiencia demuestra que existen opciones de supervivencia no asociadas a la prostitución que fueron adoptadas por la mayoría de las mujeres cubanas, incluso en los peores momentos de la crisis, y que en un elevado porcentaje las jineteras eligieron voluntariamente el oficio como la vía más expedita para obtener ganancias y no precisamente por «razones de supervivencia». Así, un elevado número de jineteras no sienten la necesidad de «ser liberadas» de una actividad que les ofrece lo que desde su personal percepción se define como «libertad»: un poder adquisitivo por encima de la media de las cubanas.

No se trata tampoco de negar la existencia de la prostitución y la importancia de procurar anticiparnos a sus consecuencias, sino de interpretar con mayor exactitud los hechos. Asumiendo lo inevitable, todo indica que la prostitución retornó para quedarse: no hay destino turístico que no atraiga este tipo de profesión. De manera que de lo que va el asunto es de cómo lidiaremos con él.

En principio, toda persona adulta en su sano juicio es dueña de su cuerpo y de sus actos en tanto no atente contra los derechos de otros, por lo que ser prostituta o no sería —en primer lugar— una cuestión de elección, con independencia de que las leyes establezcan si constituye o no delito y que se persigan las actividades delictivas relacionadas. Otro asunto es cuando una persona es obligada a prostituirse, en cuyo caso se trata de una flagrante violación de sus derechos como ser humano.

Resulta condenable que en Cuba no existan instituciones capaces de garantizar los derechos de sectores sociales vulnerables, que las prostitutas estén desprotegidas, que no se persiga y condene ejemplarmente la prostitución de menores, que no se ataquen las raíces del mal y que las leyes casi siempre se limiten al castigo (dizque «reeducación») de la prostituta, el eslabón más débil de la cadena. Las prostitutas cubanas, en especial las «de la calle», son más proclives a resultar víctimas de la violencia, ya sea por parte de un proxeneta como por la extorsión policial. En no pocas ocasiones proxeneta y policía son una misma persona.

El tema de la prostitución es candente y forma parte incluso de la agenda política de muchos países desarrollados. Algunas propuestas actuales se centran en la regulación de la prostitución, previamente legalizada, aunque también se ha desarrollado una fuerte tendencia a favor de tipificar como delito la compra de servicios sexuales y no la venta de los mismos.

Lamentablemente, en Cuba estamos muy distantes de iniciar una estrategia eficaz sobre el tema. Es sabido que el primer paso consiste en reconocer la existencia del fenómeno, someterlo a debate público y estudiar sus alcances y consecuencias sociales, algo que precisa de la voluntad política del Gobierno: toda una quimera.

En todo caso, este bien podría ser un punto importante en la agenda de numerosas organizaciones independientes de la Isla que se interesan en problemas de corte civilista. Hasta ahora no existen programas temáticos sobre el asunto en la sociedad civil emergente. Iniciar y sostener el debate será el estímulo inicial que desate las propuestas.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1377074055_4725.html

Share

Las sanciones hacen caer en picado la prostitución de carretera

La presión policial aleja a las meretrices a 50 metros de las vías principales

Una prostituta en la N-II a su paso por Tordera (Maresme). / PERE DURAN

La presencia de prostitutas en las carreteras catalanas ha descendido casi un 60%, tanto en las vías de titularidad estatal como en las de la Generalitat y la Diputación, donde desde hace un año que se aplica la normativa que permite multar a prostitutas y a sus clientes.  El descenso es atribuible, según el departamento de Interior, a las sanciones de la policía en las vías autonómicas.

Sin embargo, en la N-II, donde los agentes no pueden multar pero si levantar acta, el descenso se atribuye a las obras, a la desaparición de los camiones —que desde abril tiene prohibida la circulación— y a la presencia policial. Pero la crisis también afecta.

En el primer año de aplicación de la denominada Operación Voral, el Servei Català de Trànsit (SCT) ha puesto 1.061 multas de las que por el momento sólo ha cobrado 30 y ha levantado casi 300 actas en vías estatales. Ahora ya no multan ni levantan actas porque las meretrices se han ubicado a unos 50 metros de las vías. Algunas de ellas explican que la policía les dijo que alejándose esta distancia de la calzada no tendrían motivo para actuar.

El perfil de la trabajadora sexual en las carreteras de Girona es una chica de entre 20 y 35 años procedente de Rumania y Bulgaria, sin pareja, con hijos pequeños y que abandonó un trabajo poco cualificado para venir a España. Una vez aquí dijo a su familia que trabajaba en la restauración.

La realidad es otra. Bajo mini tangas, bikinis o vestidos sedosos de colores chillones, esperan a pie de carretera que algún cliente pare y les dé 20 euros por una felación o 30 por un “completo”. Si piden 40 euros “se van”, aseguran. Este es el caso de Ana María. Hace sólo una semana que está en Girona. Se instaló en Figueres, pero “el primer día me multaron y decidí venir aquí”, a la N-II en Tordera (Maresme). Sobre unos zapatos satinados de 10 centímetros, Ana María, con los hombros quemados por el sol, quiere probar fortuna en su metro cuadrado, pero sólo tiene unos tres clientes diarios, y cree que ellos “tienen miedo de la policía”.

En las vías estatales, como la N-II, se han levantado 288 actas

También en la N-II, unos kilómetros más al norte está Asha, una búlgara curtida de pelo rubio: “Yo de aquí no me voy”. Tiene 30 años y hace 12 que ofrece sus servicios en el mismo lugar. Está contenta porque tiene clientes fijos: «Si no les conozco no hago nada, por seguridad”. Reconoce que paran menos coches. Nunca le han levantado un acta, aunque la policía aparcó varios días junto a ella para convencerla de que se fuera. “Querían convencerme para que me fuera, pero ellos ya no vienen y yo sigo aquí”, mantiene con sonrisa pícara. Ahora trabaja, como todas, en un camino a unos 50 metros de la N-II, en un camino en el que los mossos, como en tantos otros, pusieron una cinta de precinto policial para dejar huella de paso. “Trabajo sola, pero hay muchas que tienen miedo y están de dos en dos”.

A pesar de la presencia de una decena de chicas en sus sillas en la N-II entre Tordera y unos 10 kilómetros más al norte, la imagen de la carretera dista mucho de la de un año antes, cuando ocupaban gran parte del arcén de la vía separadas por escasos metros. Desde Interior han contabilizado en Girona una gran disminución. De las 109 prostitutas que tenían censadas en junio del año pasado se ha pasado a las 40-45 de este, teniendo en cuenta un ligero repunte en verano.

“Hacía unos diez servicios al día; ahora solo cuatro o cinco”

Este descenso se percibe fácilmente en las vías de titularidad autonómica. Entre la salida 5 de la autopista y l’Escala, lugar donde eran habituales, ya no hay, y de la quincena que podían encontrarse en la C-260 entre Figueres y Roses antes de la aplicación de esta medida punitiva, se ha pasado a media docena. Cristina, que está en una de las rotondas de Castelló d’Empúries, es una rumana morena con mucho sentido del humor que reconoce que la han multado “muuuuuuchas veces”, a ella y a sus clientes, “pobrecitos, que pena, —dice sonriendo— uno pagó 300 euros en mano”. La clientela le ha bajado mucho, “hacía unos 10 servicios diarios y ahora solo 4 o 5”. Aunque la han multado muchas veces, no ha pagado nunca “porqué ya no vivo en mi antigua dirección”. Asegura que “el cliente al que pillan no vuelve”, pero también que su clientela es fija.

El director de los servicios territoriales de Interior en Girona, Albert Ballesta, explica que el procedimiento de este tipo de sanciones “es muy complicado porque aplica la normativa de carreteras y el régimen sancionador general”. En las vías estatales, como la N-II, paraíso de la prostitución en tierras gerundenses, se han levantado 288 actas. Con estos resultados, el SCT ha conseguido recaudar, a 2.000 euros cada expediente, un total de 60.000 euros. Por provincias, en Barcelona se pusieron 613 denuncias, 349 en Girona, en Tarragona 94 y sólo 4 en Lleida. Los datos muestran que el 59,5% de los multados son extranjeros y el 23,7% tiene permiso de residencia.

Cristina: “Me han multado “muchas veces, a mi y a mis clientes, pobrecitos”

En las comarcas gerundenses, Ballesta asegura que “la presencia policial en días puntuales ha funcionado tan bien como las sanciones”. A diferencia del resto de Cataluña, donde se han multado más prostitutas, el director de Interior asegura que en Girona, se ha sancionado más a los clientes, en un 60%, “porque vimos que si haces desaparecer la demanda, cae la oferta” y mantiene, con un punto de orgullo, “nos ha dado buenos resultados. Aquí existe cierta moralina o punto moral que hace que un cliente de la provincia que sea pillado una vez, no vuelva”, apunta. Además, también asegura que solo pagan los clientes y que para evitar que la sanción llegue a sus casas, “muchos de ellos lo hacen efectivo en el mismo lugar y también hemos detectado que gran parte dan una dirección diferente de la del carné de conducir”.

Ballesta reconoce que la normativa establece que si no hay afectación viaria, lo que está determinado a partir de 50 metros de distancia del eje de la vía, no se puede multar ni levantar acta. No obstante, se muestra convencido que “no ha sido la policía la que da estas explicaciones a las meretrices”.

Por su parte, los agentes de Extranjería de la Policía Nacional también realizan periódicamente controles a las chicas para tomar los datos a las nuevas, comprobar que todas tienen los papeles están en regla, y tener al día su censo. Normalmente, todas ellas se encuentran en situación legal en el país, teniendo en cuenta que proceden en más de un 90% de Rumania y Bulgaria, países de la Unión Europea. El objetivo principal de los agentes, explica el inspector jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras en Girona, Antonio Bragado, es que “en una de estas visitas rutinarias alguna de las chicas se atreva a denunciar que es víctima de una red que la explota y podamos detener a sus responsables para llevarlos delante de la justicia”.

 

Cámaras para La Jonquera

El contrapunto a esta situación es La Jonquera (Alt Empordà). En esta localidad fronteriza es muy difícil actuar contra la prostitución. La Jonquera tiene en la actualidad unas 40 prostitutas censadas, aunque a diario contabilizan unas 25 en activo. El descenso puesto de manifiesto en el resto de puntos del territorio no ha llegado a esta localidad.

Fuentes de Interior aseguran que estas chicas cada vez actúan “de una forma más agresiva”, se sitúan a pie de carretera, o en las entradas de los aparcamientos, ofreciendo sus servicios a los conductores. Uno de los proyectos que el ayuntamiento de la Jonquera pondrá en marcha tan pronto como la burocracia lo permita, serán las cámaras de video-vigilancia que el Consistorio pidió a principios de año al departamento de Interior poder instalar para combatir las diferentes actividades delictivas y la prostitución en la vía pública.

Estas cámaras, que ya están presupuestadas, se instalarán en la N-II a su paso por el municipio y en otros puntos conflictivos como los aparcamientos privados y públicos de camiones, polígonos industriales o la zona de tienda de Le Pertus.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/08/10/catalunya/1376161227_817710.html

Share

La policía ahuyenta a un núcleo de prostitución masculina en una playa de Estepona tras recibir quejas vecinales

Los profesionales del sexo, que incordiaban a bañistas nudistas al ofrecer sus servicios y realizarlos, se fueron tras ser vigilados

La policía ahuyenta a un núcleo de prostitución masculina en una playa de Estepona tras recibir quejas vecinales

Imagen de la playa de Cosa Natura

Ejercían su actividad entre unos cañaverales. Un núcleo de prostitución masculina se reunía a principios de este verano en la zona de la playa de Costa Natura, en un terreno abandonado de Arroyo Vaquero. Según ha podido saber este periódico, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local recibieron quejas vecinales que afirmaban que los profesionales del sexo incordiaban a bañistas nudistas y residentes de áreas cercanas al ofrecer sus servicios y al mantener relaciones sexuales en zonas visibles.

De esta manera, se puso un dispositivo de vigilancia en la zona a diario, por la mañana y por la tarde, lo que terminó por ahuyentar a quienes pretendían mantener relaciones sexuales a cambio de dinero o sin cobrar. Actualmente las patrullas siguen pasando por el lugar periódicamente para que el problema no vuelva a producirse, y prácticamente se ha erradicado. Por otra parte, los agentes se encontraron con dificultades para poder detectar alguno de estos ofrecimientos en el acto porque los prostitutos no estaban en el lugar permanentemente, sino que lo ocupaban algunas horas al día.

Hay diversos puntos en el municipio donde se intenta disuadir de la práctica de la prostitución. Según las fuentes, cada vez se ven menos personas ejerciendo esta actividad en la ciudad porque los agentes de la policía les advierten de que no lo hagan en lugares visibles, por lo que se van a sitios apartados.

La Comunidad de Propietarios Costa Natura, a través de su abogado, presentó quejas ante el Ayuntamiento de Estepona por las prácticas sexuales realizadas en el terreno abandonado de Arroyo Vaquero. Desde el complejo quisieron hacer hincapié en que estas actividades no se desarrollaron bajo ninguna circunstancia dentro del recinto de la comunidad. Por otra parte, los vecinos habían solicitado al Ayuntamiento la limpieza del terreno para evitar incendios, además de las patrullas de policía para hacer frente a estas prácticas sexuales.

http://www.diariosur.es/20130815/local/marbellaestepona/policia-ahuyenta-nucleo-prostitucion-201308151555.html

Share

El BOP publica la ordenanza sobre la prostitución que prevé multar hasta con 2.000 euros a clientes

Como infracciones muy graves contempla «ofrecer, solicitar, negociar y/o aceptar, directa o indirectamente, servicios sexuales retribuidos en el espacio público»

El BOP publica la ordenanza sobre la prostitución que prevé multar hasta con 2.000 euros a clientes

El Boletín Oficial de la Provincia de Valencia publica este lunes el anuncio del Ayuntamiento de Valencia relativo a la aprobación definitiva de la ordenanza municipal sobre el ejercicio de la prostitución en la vía pública, un texto que prevé multar hasta con 2.000 euros a los clientes que soliciten servicios sexuales en la calle mientras que no contempla la aplicación de sanciones a las personas que ejerzan la prostitución en ese ámbito.

El pleno del Ayuntamiento de Valencia aprobó el pasado 26 de julio la ordenanza, que salió adelante con el voto a favor del PP, al frente del gobierno local, y del PSPV, principal partido de la oposición, mientras que contó con el rechazo de Compromís y Esquerra Unida (EU) que entendían que el texto requería mayor consenso, de vecinos y colectivos que trabajan para atender a las prostitutas y entendían que no solucionará el problema de la prostitución en la ciudad y, en especial, en barrios como el de Velluters.

La ordenanza explica que pretende que los ciudadanos «puedan hacer uso de los espacios públicos sin las limitaciones y/o exclusiones que el ejercicio de la prostitución en la vía pública provoca», al tiempo que busca «proteger a los menores de edad alejando de los centros de estudios y parques infantiles cualquier conducta relacionada con el mundo de la prostitución», conductas que califica como «infracción muy grave».

Tipos de infracciones muy caras

Como infracciones muy graves contempla «ofrecer, solicitar, negociar y/o aceptar, directa o indirectamente, servicios sexuales retribuidos en el espacio público situados a menos de doscientos metros de distancia de centros docentes o educativos en los que se imparten enseñanzas del régimen general del sistema educativo así como de parques infantiles» y en lugares que impliquen «una mayor vulnerabilidad para las personas en situación de prostitución y/o explotación sexual por su aislamiento, escasez de alumbrado, cercanía a vías de circulación de vehículos y espacios que impidan la huida».

Asimismo, incluye la promoción de servicios sexuales en soportes publicitarios y la realización de servicios sexuales retribuidos en el espacio público, aunque sea en el interior de un vehículo, en las mismas circunstancias que las expuestas. Las infracciones muy graves se sancionarán con multa entre 1.001 a 2.000 euros.

http://www.lasprovincias.es/20130812/comunitatvalenciana/valencia/ordenanza-prostitucion-valencia-multas-201308121728.html

Share

Las sanciones reducen un 40% la prostitución en las carreteras

Los Mossos multan más a la meretriz que al cliente. Los usuarios de la vía constatan el descenso de chicas en el arcén

 

Una prostituta en la autovía de Salou a Reus, uno de los puntos donde, según los conductores, se ha reducido la práctica en el último año. Foto: Pere Ferré

La guerra a la prostitución de carretera empieza a dar sus frutos, a juzgar al menos por el balance del Servei Català de Trànsit y los usuarios del asfalto tarraconense. La mano dura prometida por la Generalitat hace un año para erradicar esta práctica en toda Catalunya surte efecto a base de denuncias, presión policial y sanciones que disuaden. En este tiempo, se han puesto 95 denuncias en Tarragona, del total de 1.018 multas tramitadas a prostitutas y clientes tras un año de aplicación de la normativa. Esos 95 expedientes, por un valor medio cada uno de 2.000 euros, supondrían la recaudación de 190.000 euros, sólo en Tarragona. Sin embargo, esa cantidad no se ha recaudado aún. Del total de 1.018 multas, hasta el momento sólo se han cobrado 30, lo que se traduce en una caja de 60.000 euros.

Más allá de las cifras, la llamada Operación Voral (arcén) se puso en marcha el 13 de junio de 2012 con el desafío de erradicar de las carreteras la prostitución. Los datos del Departament d’Interior son contundentes. Aseguran que en todo el territorio se ha registrado un descenso de meretrices de entre el 40 y el 60%.

En algunas carreteras, se ha detectado que las prostitutas se han desplazado a más de 50 metros de la línea del arcén. Ese régimen estricto de sanciones parece tener éxito, según comentan los conductores que circulan por tramos donde proliferó más o menos la práctica. Joaquim Olivé, presidente provincial de la asociación de taxistas, ha notado la reducción de personas que ejercen la prostitución en los arcenes: «Se nota que hay menos desde hace unos meses. Ha ido en descenso. Nosotros nos movemos por todo el Camp de Tarragona, de mañana, tarde y noche, y vemos que hay mucho menos».

 

Críticas muy duras

Mucho más contundente se muestra Josep Lluís Cusidó, alcalde de Vallmoll. Vías cercanas a su municipio han sufrido esta práctica. «Es una aberración del siglo XXI que se permite cuando todos sabemos qué se esconde detrás. No da buena imagen a las carreteras ni a la comarca», comenta el edil, que añade: «Estaban saliendo de Vallmoll en dirección Tarragona, en un tramo de carretera. Va por rachas, pero ahora parece que hay menos».

Hace un año, en un tramo de seis kilómetros de Perafort a Vallmoll se podían contabilizar hasta 15 prostitutas. «Como ayuntamiento no hicimos presión pero si hubiera continuado sí habríamos hecho algún tipo de queja. Vemos con buenos ojos toda la mano dura que se aplique. Y aún se queda corta», cuenta Cusidó, que reclama una regulación: «Debería ser una actividad regulada de manera adecuada y profesional. En cambio, es una forma de explotación, además de que es un problema de seguridad vial. Por esas carreteras no circula sólo gente adulta. Paso a veces con menores que me preguntan y les digo que son chicas que están esperando el autobús. Es triste que tengan que ver ese espectáculo».

 

Una cuestión de seguridad

Para algunos, es cuestión de impresiones negativas. «No nos molesta, siempre que las chicas no estén colocadas en lugares peligrosos, donde el coche pueda coger velocidad. Todos los sectores son respetables. Puede ser que haya veces en los que sí se genera mala imagen», dice Joaquim Olivé.

También Carles Olivé, presidente del gremio de autoescuelas en Tarragona y buen conocedor de las carreteras, constata el descenso: «Me muevo básicamente de día y ahora se ve poca cosa. Antes se ponían dos o tres en la rotonda del aeropuerto. Ahora quizás se ve a una. Ha bajado la presencia».

José Luis Ramírez, presidente de la Agrupació Radio Taxi Cambrils, también cree que la lucha está resultando efectiva: «Ya no es como antes. En la carretera de Salou a Reus ya no hay ninguna prostituta. Entre Cambrils y Reus hay alguna, pero esporádicamente. Donde sí veo alguna más es por Sant Carles de la Ràpita, pero en general hace meses que hay menos». Ramírez ve bien que se combata la práctica: «Yo vi con buenos ojos que quitaran la prostitución de las carreteras. Genera mal efecto. Las chicas donde tienen que estar es en los clubes o en lugares regulados. Además, eso a los taxistas nos da negocio. Antes había tres clubes por la zona de Cambrils y ahora ya no queda ninguno. Las chicas tienen que estar fuera de la carretera».

 

Ellas, las más multadas

La normativa pretende sancionar tanto a prostitutas como a clientes, aunque en el último balance el Servei de Trànsit no especifica cuántas multas corresponden a cada colectivo. Eso sí, se ha multado mucho más a meretrices que a clientes porque es más fácil dar con ellas en las carreteras y están más expuestas.

La estadística del año pasado, cuando la normativa sólo se llevaba aplicando dos meses constantemente la tendencia. En agosto de 2012, de las 18 multas impuestas en las carreteras de Tarragona, 14 afectaban a prostitutas y sólo cuatro a demandantes de sexo.

Parecidos porcentajes mostraban las otras provincias. En Barcelona, de las 130 denuncias, 123 fueron a mujeres que ofrecían servicios sexuales. Por entonces, el que era director del Servei Català de Trànsit, el tarraconense Joan Aregio, ya alertaba de un «problema real en las carreteras» y de que estas actividades «son un peligro para el tráfico».

 

Una infracción grave y cara

Prostituirse y comprar sexo en la carretera es una infracción considerada grave y muy cara. Las multas pueden oscilar de los 300 a los 30.000 euros. Según fuentes policiales, la variación atiende a criterios de gravedad, de peligro para los otros conductores y de reincidencia.

Si en Tarragona han impuesto 95 multas, en Barcelona han sido 613, en Girona 349 y en Lleida 4. El 59,5% de los multados son extranjeros, el 23,7% tienen permiso de residencia y el 13,6% de nacionalidad española. En ocasiones, las multas a las prostitutas son más difíciles de cobrar, ya que muchas no tienen ingresos oficiales, ni propiedades, ni domicilio y en ocasiones ni siquiera permiso de residencia.

http://www.diaridetarragona.com/noticia.php?id=6525

Share

La prostitución se mantiene en Alcalá de Henares

A pesar de la «superordenanza» dictada por el Ayuntamiento hace tres años, que la «castigaba» con hasta 3.000 euros de multa, en la M-300 se pueden ver meretrices a diario

La prostitución se mantiene en Alcalá de Henares

BELÉN DÍAZ

El verano de 2010 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares fue pionero entre las administraciones de la Comunidad. Aprobó en el Pleno municipal una «superordenanza», como así se llamó, por la que «castigaba» la prostitución con hasta 3.000 euros de multa. Tanto a las mujeres que la ejercían, como a los clientes que pagaban por sus servicios, siempre que se encontraran a menos de 200 metros de zonas residenciales, centros educativos o comerciales, incluidos los polígonos industriales.

La medida tenía el objetivo de que la prostitución desapareciera de los aledaños de la ciudad. Pues bien, tres años después de aquella decisión tomada por el Gobierno municipal del PP, el resultado no ha sido lo más satisfactorio posible. Sigue habiendo prostitutas. Aunque eso sí, cada vez menos.

Dos factores, explican testigos que pasan a diario por la carretera M-300 -donde se concentran-, son la causa de su menor presencia. El primero, la «superordenanza»: «Es verdad que gracias a ella se logró frenar un poco». Y el segundo son las obras que hasta hace unos meses había en la carretera. Esto, dicen los mismos testigos, «dificultaba tanto a las prostitutas como a los clientes que paraban a recogerlas».

La M-300 es la carretera que conecta la A-2 con Alcalá. Incrustada en el barrio de Los Gorriones, las prostitutas se sitúan entre el polígono industrial El Juncal y el Auditorio de Música. Son, fundamentalmente, de origen africano y rumanas. Su presencia es mayor durante la noche, aunque por el día también hay. Están a la vista de cualquiera. Incluso, dicen personas que circulan por la zona, «la Policía y la Guardia Civil también las ven, pero no hacen nada».

http://www.abc.es/local-madrid/20130811/abci-prostitucion-alcala-multa-201308101755.html

Share